Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

miércoles, 28 de octubre de 2015

"Hombres buenos" Arturo Pérez Reverte


A finales del siglo XVIII, en vísperas de la Revolución Francesa, dos "hombres buenos", académicos de la Lengua Española, son comisionados por la Academia para viajar a París y traer con ellos un ejemplar de la Encyclopédie "la obra que compendiaba la mayor aventura intelectual del siglo XVIII: el triunfo de la razón y el progreso sobre las fuerzas oscuras del mundo entonces conocido". Bueno, más bien tenían que traer un ejemplar de cada uno de los veintiocho volúmenes que la componen. 
La Encyclopédie se editó por primera vez en "MDCCLI avec approbation et privilege du roy. [...] Cuarenta y dos años después de aquel MDCCLI, en 1793, el nieto del roy que había concedido su aprobación [...] era guillotinado en una plaza pública de París, precisamente en nombre de las ideas que, desde aquella misma Encyclopédie, habían incendiado Francia y buena parte del mundo". Para ironías, las de la Historia.
En España reina el Ilustrado Carlos III, pero la ilustración derramada por su Católica Majestad no se aleja demasiado de los círculos que rodean al rey y a una pequeña parte de la población culta y educada. Una gran parte de la nobleza y la aristocracia, e incluso gran parte de las personas con cierta formación permanecen ajenas a las luces que empiezan a brillar y a sacar de la oscuridad y el oscurantismo a parte de las sociedades de los países vecinos.
L'Encyclopédie está prohibida en Francia y en España. En Francia hay cierta tolerancia y circula bajo el marchamo de estar imprimida fuera del país, pero en España la prohibición es total. La Santa Inquisición aún tiene mucho poder "pese a la política ilustrada de los gobiernos de Carlos III". Y es que "Carlos III era uno de esos reyes con magníficas intenciones, pero sujetos a escrúpulos de fe…".
L'Encyclopédie
Sólo reciben permiso real para leer la obra (de la que el propio rey tiene un ejemplar) los académicos de la Lengua a los que se supone la formación suficiente como para que las luces que derraman las ideas ilustradas no deslumbren su entendimiento moral y religioso.
De manera que, con permiso del rey y seleccionados por sus compañeros académicos, Don Hermógenes Molina, bibliotecario de la Academia, y Don Pedro Zárate, "brigadier de Marina retirado [...] a quien todos en la Academia tratan de almirante", son comisionados para hacerse con la obra. Pero ni siquiera todos los ilustres, cultos y, se supone, ávidos de conocimiento académicos de la Ilustre Academia de la Lengua están de acuerdo en que la obra prohibida traspase las fronteras y contamine nuestra pureza. Parece ser que lo de Reserva Espiritual de Occidente, le viene a España de antiguo. 
De ambos extremos del espectro ideológico parten los desacuerdos: de un extremo, Don Manuel Higueruela que "es comediógrafo vulgar y poeta mediocre, pero edita el ultraconservador Censor Literario [...]. Desde su tribuna periodística lanza feroces ataques contra cuanto huela a progreso y doctrinas ilustradas"; del otro extremo, "Justo Sánchez Terrón es lo que se conoce en España como un ilustrado radical. [...] En lo que se refiere a autores modernos y filósofos, el asturiano pretende ser único mediador entre ellos y la atrasada sociedad española, de la que se proclama sin complejos faro e intérprete. Y salvador, si lo dejan". En su afán de salvador único y exclusivo de la cultura del pueblo, don Justo no admite rivalidades, ni soporta que nadie le haga sombra a la hora de ser antorcha iluminadora de tanta oscuridad hispana.
L'Encyclopédie de la Real Academia
de la Lengua Española
Por eso Higueruela y Don Justo Terrón, acaban coincidiendo en intereses ya que no en motivaciones. Y como los santos intereses aguantan cualquier método, aunque no sea muy santo, no dudan en contratar a un sicario capaz de poner todo tipo de trabas a la labor de nuestros hombres buenos. Así es que contratan a "un tipo de recursos, no le quepa duda. Y con los escrúpulos justos. Raposo, se llama… Pascual Raposo"
Perseguidos por Raposo, Hermógenes Molina y Pedro Zárate parten hacia París y a partir de ese momento, lo que impera en la novela no son las aventuras y desventuras que sufren en la realización de su misión, sino sus conversaciones y las conversaciones que tienen con otros personajes; da la sensación de que la novela no es más que un pretexto para analizar la situación de España y su diferencia con la de otros países europeos -Francia en especial- durante el siglo XVIII, en vísperas de la Revolución Francesa.
Molina es un hombre religioso, pero con ideas progresistas, "estima que el hombre debe alcanzar su bienestar y salvación en la tierra [...] y no aplazar esa plenitud para otra existencia no terrena que compense los sufrimientos de ésta". En una palabra, Molina cree en la justicia social y no en que los pobres heredarán la Tierra... cuando estén en el cielo.
Don Pedro Zárate es además de "un hombre culto, digno, honrado, como tantos que acabaron con escaso reconocimiento oficial, muertos en combates navales sin esperanza, o de simple miseria […] Porque el país en el que vivían no deseaba cambiar. Había demasiadas fuerzas oscuras tirando en dirección contraria", además de todo eso, como decimos, es un hombre ilustrado que no necesita de dioses que le justifiquen la existencia.
De esta manera, el diferente talante de ambos viajeros da lugar a interesantes coloquios en los que se analiza casi todo lo divino, gran parte de lo humano y todo acerca de la situación española: la religión, las bárbaras costumbres, la necesidad de más ciencia y menos misas, la escasez de una burguesía trabajadora de agricultores, comerciantes, marinos; el exceso de nobles que no trabajan y no pagan impuestos porque el trabajo se considera una maldición, y una vergüenza tener antepasados que hayan realizado oficios mecánicos; la tristeza que acompaña al pueblo español "en contra de lo que cree mucha gente" porque "lo único que se le tolera es ir a misa los domingos, la romería a la ermita del santo y el poco esparcimiento que acompaña a bodas y bautizos", porque los reglamentos policiales prohíben el baile y la música, y la Iglesia prohíbe la mayoría de los libros en contra del "dejad leer y dejad danzar que pedía Voltaire".
Vemos la diferencia entre la sociedad francesa y la española, a pesar de sus semejanzas "En Francia [...] el Estado arruina la vida de muchos de los que cultivamos las letras y las ideas [...] pero no ha podido arrancar la raíz de la libertad. Y eso es precisamente gracias a los libros" mientras que en España los libros son considerados algo peligroso y subversivo. "París tiene sus modas y Madrid sus devotas tradiciones". Pero gracias a las modas de París y gracias a los libros "pocos años más tarde prendería, con saña popular, la chispa revolucionaria que iba a incendiar Francia, derribar un trono y estremecer al mundo". Y, sin poder aplaudir la medida, ni estar de acuerdo con ella, decapitar a un roy iba a llevar a Europa de la Edad Moderna a la Edad Contemporánea y a abrir la puerta a los Derechos Humanos.
Arturo Pérez Reverte consultando
 un tomo de l'
Encyclopédie de la RAE
El otro personaje al que merece la pena no perder de vista es el Abate Bringas, un ilustrado español exiliado en Francia. Allí destacó "como sanguinario orador durante el Terror, y acabó guillotinado con Robespierre y sus amigos, ocupando exactamente el tercer lugar de esa jornada". Parece ser que antes de morir, sus últimas palabras fueron: "Iros todos al carajo".
Este personaje acompaña a nuestros buenos hombres, sin separarse de ellos, en todas sus correrías por París, comiendo, bebiendo y disfrutando de lujos a los que no está acostumbrado.
Aventuras, duelos, reflexiones... éste es el libro que iba a reconciliarme con Pérez Reverte, como ya vaticiné en la reseña que hice de "El francotirador paciente". Aquí vuelve a ser el autor al que estamos acostumbrados, de verbo fácil y cortante como un bisturí bien afilado, nada condescendiente, crítico sin concesiones; utilizando una curiosa técnica en la que, siendo los personajes de la novela históricos, el autor se nos presenta como un personaje ficticio que nos cuenta su labor de documentación y los problemas que ésta le creó; un autor de novelas inexistentes, pero en cuyos títulos y temas podemos rastrear las verdaderas novelas del Pérez Reverte real; arropando la novela con un final noble y emocionante en que hasta los bandidos sienten la llamada de las luces y llegan a pensar que  "es posible que [...], de vez en cuando el género humano necesite irse un rato al carajo. Irse bien ido, y que alguien dé un empujoncito para facilitar el viaje".
Tiene tantas frases memorables, como ya ha quedado patente a lo largo de esta entrada, que tengo que reprimirme para no pecar de exceso de citas (si es que no lo he hecho ya) y, sólo para terminar, me voy a permitir hacerlo con esta gran frase, del prólogo de l'Encyclopédie:
"Son los hombres inspirados los que iluminan al pueblo, y los fanáticos quienes lo extravían. Pero el freno que debe oponerse a los excesos de estos últimos no debe, en absoluto, coartar la libertad tan necesaria a la verdadera Filosofía".



Si te ha gustado mi entrada, haz +1 en hispablogger, en la columna derecha, arriba. Muchas gracias.

lunes, 26 de octubre de 2015

Primer aniversario de "Cuéntame una historia": desde el 26-Octubre-2014 hasta el 26-Octubre-2015


Hola a todos. Hoy se cumple un año desde que se publicó la primera entrada de este blog. Era una cosa muy simple que, con el título de "Saludos", manifestaba una serie de intenciones. Algunas se han cumplido con creces: las entradas han sido más numerosas de lo esperado porque ha habido tantas historias que parece mentira la cantidad de ellas que pueden caber en un año (y eso que no están todas).
Otras tan sólo se han cumplido con moderación: los lugares no han sido demasiado numerosos, pero están los más míticos, los más literarios (tampoco están todos). 
Otras no se han cumplido en absoluto: no hay cocina (otra de mis aficiones, aunque más humilde) que nos transporte a y desde las historias (aunque en cualquier momento puede haberla).
Por otra parte, ha habido algunas cosas con las que no contaba en esos saludos, algunas muy tristes como la despedida de dos de nuestros mejores escritores y otro extranjero que me han apenado especialmente por lo que significaban para mí: Ramiro Pinilla, recién estrenado el blog; Rafael Chirbes, hace poco más de dos meses y Henning Mankell hace tan solo veinte días; Otras muy agradables como los premios y las iniciativas. Pero sobre todo, lo más inesperado y estimulante ha sido el haber conocido a una serie de gente con la que ya considero que tengo amistad, con la que me une una fidelidad cotidiana, de la que no me pierdo nada en sus blogs y a la que sigo lealmente. 
Para todos vosotros es este premio que me he inventado y he diseñado yo misma. La ranita de fieltro, me la hizo mi hijo hace ya varios años. El libro que lee lo hice yo hace unos días. Creo que algunos de vosotros no hacéis mucho caso a esto de los premios, pero estáis todos entre los premiados porque os habéis colado por alguna rendija entreabierta en mi blog y ya, en mi vida. 



Dedico este premio a los siguientes blogs amigos (por orden alfabético, que de amistad sería muy difícil) porque nos seguimos con fidelidad, porque con cada una de vuestras entradas, me enseñáis, me emocionáis, me entretenéis o me divertís (y a veces varias cosas a la vez). Por todo eso:
¿Cuáles son las normas de este premio?
Las normas son que no hay normas. Sólo una: debe ser dado de corazón, a blogs que realmente se consideren amigos. Puede ser uno, o pueden ser cientos. Ni siquiera hay que avisarles porque ellos se enterarán, y se darán por enterados, o no, según prefieran. No importa dárselo a alguien que ya lo tiene porque uno recibe regalos de todos sus amigos y cuantos más se reciben es que más amigos se tienen. 
Un beso a todos y gracias por haber enriquecido mi vida a lo largo de este año.


Si te ha gustado mi entrada, haz +1 en hispablogger, en la columna derecha arriba. Muchas gracias.

domingo, 25 de octubre de 2015

Trilogía de Samuel Esparta de Ramiro Pinilla



1- "Sólo un muerto más"







2- "El cementerio vacío"









3- "Cadáveres en la playa"

Corre el año 1945, la Guerra Civil ha terminado hace apenas seis años y, en Getxo, Sancho Bordaberri languidece mientras se ocupa de su librería, Beltza, y escribe novela negra a imitación de sus adorados autores americanos "¿Qué soy yo al lado de los Hammett, Chandler, Cain, Himes, Ambler y todo ese Olimpo? Ni me respondo. [...] Ellos escriben con las tripas y yo con la linfa". 
Cuando la última editorial le devuelve la decimosexta novela, decide no seguir escribiendo. Hace un paquete con el libro y se acerca a la playa de La Galea con la intención de ahogar en el mar sus aspiraciones frustradas.
Pero de repente, sus ojos tropiezan con una peña. No es una peña cualquiera, es la Peña de Félix Apraiz, donde hace diez años murió uno de los gemelos Altube, Leonardo, mientras el otro, Eladio, salvaba la vida de milagro. El crimen ha quedado sin resolver. Los gemelos no eran muy queridos en el pueblo y entre que quizás no se pusieron todos lo medios y que pocos meses después "vino la Guerra con su montón de muertos y todos olvidamos al Altube. ¡Es que era un solo muerto!", el caso quedó olvidado.
De manera que nuestro escritor, en vista de que no parece dársele muy bien lo de escribir crímenes, decide vivirlos. Se viste con traje, sombrero y gabardina; se cambia de nombre, adoptando el más sonoro de Samuel Esparta (¿adivináis en honor de quién?) y decide ponerse a investigar la muerte de los gemelos Altube.
Ramiro Pinilla. Al fondo Punta Galea con el 
Molino y la playa abajo.
La resolución de este caso y la consiguiente publicación de la novela que se fue escribiendo a medida que se investigaba, no trae más que problemas a Samuel Esparta, por lo que relega al armario traje, gabardina y sombrero, y regresa a Sancho Bordaberri, su librería y su vida de ciudadano normal. 
¿Pero cómo resistirse a volver a sacar del armario a Samuel Esparta dos años después cuando dos mocosos de unos once años vienen a contratarle (por cincuenta pesetas al día más gastos) para que demuestre la inocencia de su amigo Pedro, un "maqueto" al que han encontrado sobre el cadáver de la muchacha más bella de Getxo, y al que han apresado, juzgado y condenado, antes de llegar a la celda donde lo retienen?
En esta novela Samuel Esparta tendrá que enfrentarse a la superstición y a las leyendas populares más delirantes, como la que preconiza que los cementerios costeros se vacían por abajo porque los cadáveres escapan de ellos hacia el mar para vivir otra vida de libertad. 
Como en la novela anterior, tendrá que luchar contra muchos de sus vecinos, acérrimos defensores de la "esencia vasca" según la cual lo vasco es bueno por definición y los crímenes han venido a cometerlos de fuera (de ahí que "el maqueto", aparte de haber aparecido junto al cadáver, sea el asesino perfecto que librará y mantendrá a salvo la pureza de la raza)
El caso se resuelve, pero sólo Samuel Esparta y su empleada y secretaria Koldobike (a la que ha hecho teñirse el pelo de rubio y acortar y ceñir sus faldas hasta bordear el límite de lo considerado decente) tienen las claves de su solución. Sólo la fuerza mayor de salvar a un inocente, persuade al investigador de escribir la novela y revelar sus descubrimientos. 
Todo un mundo el creado por Ramiro Pinilla
Han pasado 25 años y estamos en 1972 cuando nos volvemos a encontrar con la gabardina y el sombrero de Samuel Esparta. Es ahora un cincuentón que sigue regentando la librería Beltza ayudado ahora por Manuel, un sobrino de Koldobike, que se ha casado y ahora se dedica a labores más prosaicas que la investigación criminal.
Por lo que se insinúa, Samuel no ha permanecido en el armario todos estos años. Se hace alusión a varias novelas publicadas y todo hace sospechar que son más de dos. 
En esta ocasión se trata de desenterrar de manera simbólica un cadáver que las corrientes están a punto de desenterrar de manera totalmente real. Bueno, en realidad hay diez cadáveres en la playa, pero a Samuel sólo le han encargado desenterrar la historia y al culpable de uno de ellos. Volvemos a 1937, paseos de madrugada con un final de tiro y enterramiento, escondidos huyendo de la Guerra, amor, celos, venganza... una carretilla que chirría y un pescador escondido que ve más de lo que le gustaría.
Tres novelas ambientadas en el mundo mágico que Ramiro Pinilla ha creado a lo largo de su obra, pero tres novelas muy diferentes en las que se tratan muy distintos temas, aunque puedan parecer similares. No son la quintaesencia de la novela policíaca, pero su candidez a la vez que sus críticos planteamientos y la ingenuidad de su antihéroe, las hacen muy recomendables.

Por si a alguien le queda la duda de a quién
homenajea Samuel Esparta


Si te ha gustado mi entrada, haz +1 en hispablogger, en la columna derecha, arriba. Muchas gracias.

sábado, 24 de octubre de 2015

Sorteo en el blog de Juan Carlos



Próximas a cumplirse las 100000 visitas a su blog, "El blog de Juan Carlos", Juan Carlos Galán nos invita a participar en un sorteo de cinco libros en papel.
Los libros son:

  • "El misterio del carruaje" de Fergus Hume.
  • "Ocaso en Shangai" de Juan Torregrosa Pisonero.
  • "El funeral de los Aristeguide Juan Torregrosa Pisonero.
  • "Colgados del suelo" de Ramón Betancor.
  • "Bajo el cielo amazónico" de Leoncio Robles.

"El blog de Juan Carlos" se dedica sobre todo a las reseñas de libros y como Juan Carlos es profesor de Lengua, se trata de las reseñas más completas que he visto, pues no sólo da su opinión, sino que hace un análisis más autorizado, propio de una persona especialista en el tema. Pasaros por el blog y tendréis más información sobre el concurso y un montón de reseñas para leer.




Si te ha gustado mi entrada, haz +1 en hispablogger, en la columna derecha, arriba. Muchas gracias.

jueves, 22 de octubre de 2015

"Intimidad" Hanif Kureishi


Cuando una persona se dispone a dejar atrás todo aquello que ha constituido su vida cotidiana durante seis años, la mujer de la que se enamoró hace diez y a sus dos hijos, no puede hacerlo sin antes reflexionar y reflexionar mucho. Eso es lo que le pasa a Jay. Desde que la novela empieza "Mañana por la mañana, cuando la mujer con la que he convivido durante seis años se haya ido a trabajar en su bicicleta y nuestros hijos estén en el parque jugando con su pelota, meteré unas cuantas cosas en una maleta, saldré discretamente de casa, esperando que nadie me vea, y tomaré el metro para ir al apartamento de Victor", hasta que termina, Jay nos va contando sus motivos, sus inquietudes, el pasado que le marcó y todos los acontecimientos que lo han empujado hasta tomar esa decisión.
Una decisión que no ha comunicado a Susan "porque las palabras son acciones y provocan acontecimientos. Una vez pronunciadas, no puedes retirarlas". Por eso pasa su última noche como si de una más se tratara: baña a sus hijos, les acuesta, les cuenta un cuento, cena con su mujer... y se pone a elegir las cosas que va a llevarse.
Jay ha tenido que huir muchas veces: de su casa, cuando era pequeño y sus padres se peleaban, huía tapándose los oídos; de su madre que parecía incapaz de quererle y a la que tenía miedo de acercarse, siempre "sentada en su silla, inerte y obesa. Apenas hablaba, excepto para discutir; jamás tocaba a nadie, y rompía a llorar a menudo; se odiaba a sí misma y nos odiaba a todos: era un pedazo de carne muerta en vida".
La novela transcurre en una noche; la noche previa a la supuesta marcha de Jay. A lo largo de esas horas, por medio de un monólogo, nos va relatando sus motivos, sus frustraciones, sus recuerdos... sus infidelidades continuadas, su deserción de los hijos cuando estos eran muy pequeños,
Hanif Kureishi
cuando no dan bola, ni conversación, ni cariño explícito y sólo exigen comida, limpieza, sueño.

A lo largo de esas horas, vamos pasando, al menos yo, de comprender la necesidad de fuga del marido, a no comprender como no se fugó la mujer hace ya varios años.
A lo largo de esas horas, buscará qué meter en la bolsa que ha de llevarse, se acostará junto a su mujer, se levantará, se volverá a acostar, cambiará un pañal a su hijo, saldrá en busca de un bar, una antigua amante, volverá a casa, mentirá a su mujer una vez más. Y sobre todo buscará excusas ("si no me lo hubiera pasado en grande con esas mujeres, no habría aguantado tanto tiempo aquí. Las mentiras nos protegen a todos; permiten que las cosas importantes funcionen. Mentir es un acto bondadoso."); reflexionará acerca del abandono ("En una ocasión los padres se fueron a la guerra y regresaron, los que lo hicieron, irreconocibles. Y los padres siguen marchándose y regresando, los que finalmente regresan, irreconocibles. [...] ¿Es cuando sus esposas se convierten en madres cuando deciden marcharse? ¿Qué tienen las madres que hace que sea tan esencial abandonarlas?").
Una novela en la que se analizan todas las relaciones que sustentan la vida de los seres humanos: con los padres y con los hijos, con la propia esposa y con las amantes, con los amigos felizmente casados, con los felizmente separados y los que con gran infelicidad llevan a cuestas su separación o su permanencia.
Una muy interesante reflexión sobre la familia, una institución que da mucho juego a la reflexión porque, aun admitiendo que se basa (o debería basarse) en el amor, a pesar del amor, "se me ocurren pocas instituciones más egoístas que la familia".
Un relato de los pensamientos más íntimos de una persona, de esos pensamientos secretos e individuales en los que nada se oculta; nada excepto lo que ni siquiera nos atrevemos a pensar.


Si te ha gustado mi entrada, haz +1 en hispablogger, en la columna derecha, arriba. Muchas gracias.

miércoles, 21 de octubre de 2015

"Irrational man" Woody Allen


Por fin Woody Allen, nos regala una película de las buenas; de esas en las que su genio indiscutible se nos muestra como tal. Es uno de esos filmes con una parte de thriller que tan bien le salen y en los que profundiza con acierto y, a veces con humor, en la conciencia, la culpabilidad, los remordimientos... o la falta de todo ello.
No está a la altura de "Delitos y faltas" "Misterioso asesinato en Manhattan" y mucho menos de "Match Point" -por hablar sólo de películas de crímenes- pero, desde luego es su mejor película desde hace varios años.
Woody Allen realiza una película al año prácticamente desde 1969 (si se ha saltado algún año, el siguiente o el anterior, estrenó dos); realiza cada año una película genial, una película buena o, sencillamente, una película correcta, pero nunca se ha podido decir de él que nos haya entregado una mala película.
La de este año es de las bastante buenas. Por primera vez, creo recordar, a sus créditos sobrios, puro blanco sobre negro, no acompaña, al comienzo, la típica melodía de jazz a la que nos tiene acostumbrados, sino un tenue ruido de tráfico que aparece poco a poco, rompiendo el silencio anterior, y va in crescendo suavemente hasta desembocar en un hombre conduciendo un coche y empezando a contarnos una historia.
Joaquin Phoenix
Abe Lucas es un profesor de filosofía al que las cosas no le han salido muy bien últimamente... ni casi nunca. Su madre se suicidó cuando él era pequeño, su esposa le abandonó por su mejor amigo y otro buen amigo murió en Irak, no queda muy claro si degollado o en una explosión. Viene a una universidad de la costa este, cerca de Providence, Rhode Island, para impartir un curso de verano y para terminar un libro que intenta escribir hace años sin conseguir avanzar. 
Abe Lucas está gordo, bastante desastrado, bebe más de la cuenta y padece una desgana vital manifiesta y aniquiladora que le lleva de la impotencia a la ruleta rusa. 
Dos mujeres tratarán, sin saberlo, de
Joaquin Phoenix y Parker Posey
redimir a Abe de su angustia vital y de redimirse ellas. Una, compañera de trabajo, pretende (sabiéndolo) librarse de un matrimonio aburrido y amortizado y necesita una ayuda para hacerlo. Otra, alumna brillante, aunque no lo sepa y no lo pretenda conscientemente, quiere liberarse del novio perfecto y de todo el tedio y los sinsabores que un novio perfecto (de los que comparten cenas y comidas familiares) puede ocasionar.

Pero lo que finalmente devuelve a Abe las ganas de vivir es decidir, planear y ejecutar un crimen. Un crimen que no le va a reportar más beneficio que el de pensar que, más que el libro que pretende terminar, ese crimen hará que el mundo sea un poco mejor.
Con estas premisas, Woody Allen reflexiona sobre la moralidad y la necesidad, planteando preguntas que están en el acervo humano desde el principio de los tiempos: ¿es inmoral el crimen o los beneficios que comporta lo hacen necesario?, ¿un gran fin justifica unos medios abominables?. A todo ello responde Jay con un enorme convencimiento, sin el más mínimo atisbo de duda. 
He leído en alguna crítica que la película trata sobre la culpa. No encuentro el más mínimo asomo de culpabilidad en el protagonista. Todas las voces discrepantes, acusadoras, vienen de fuera. 
Cuando las cosas se complican, no queda
Joaquin Phoenix y Emma Stone
más solución que la huida hacia adelante y, como ya le había dicho su alumna, un crimen lleva siempre a otro crimen y Abe tiene la absoluta necesidad de salir indemne ahora que ha recuperado su vida, su alegría y sus ganas de escribir. 

Como todas las de Woody Allen, nos gusten más o menos, la película está realizada con un gusto exquisito. Está ambientada en un entorno idílico como solo los campus universitarios americanos de la costa este saben serlo; la propia costa, aunque poco mostrada, está siempre presente. Los diálogos son ágiles, divertidos e inteligentes. La interpretación está perfectamente conseguida por actores (salvo Emma Stone a quien ya vimos en "Magia a la luz de la luna") desconocidos en la filmografía de Allen, pero que responden a lo que el director nos tiene acostumbrados, señal de su buena dirección de actores: sabe lo que quiere conseguir y lo consigue dejando siempre en ellos su sello inconfundible. 
Joaquín Phoenix transmite de manera impresionante su inicial apatía y desesperanza que, poco a poco, va sustituyendo por una fuerza y optimismo que vemos materializarse en la pantalla a través de toda su persona. 
Emma Stone ya me había gustado mucho en "Birdman o la inesperada virtud de la ignorancia". Aquí, con un papel de una dulzura totalmente opuesta a la dureza y
Emma Stone
escepticismo que manifestaba en aquélla, vuelve a demostrar ser una actriz de amplios registros y muy a tener en cuenta en un futuro.

Del resto de actores cabe destacar a Parker Posey, que interpreta a Rita la
Parker Posey
profesora alegre, deseosa de diversión y con necesidad de un empujón que la ayude a abandonar a su marido. Hace a la perfección su papel en el que de mujer desenfadada, traviesa e insinuante en los momentos alegres, se transforma en una mujer indefensa, herida y frustrada, y todo ello con una enorme credibilidad.

Una película que me ha hecho reencontrarme con el Woody Allen que nunca ha dejado de ser. Con una película al año, no podemos pretender que cada una sea una obra de arte, basta con que sean correctas y que, de vez en cuando, nos regale una como ésta. Y eso, mientras siga haciendo cine, nunca dejará de hacerlo.



Si te ha gustado mi entrada, haz +1 en hispablogger, en la columna derecha, arriba. Muchas gracias.

lunes, 19 de octubre de 2015

Premio BH Blogosfera


Este premio me lo ha otorgado Francisco Moroz del blog "Abrazo de libro". Es para mí muy importante por venir de un blog como "Blogger House" en el que además participo. "Blogger house" creó este premio, BH Blogosfera, cuyo significado es premiar a aquellos blogs que contribuyan positivamente a la blogosfera manteniendo, al menos, un blog activo, actualizado y con contenido de calidad. Es un "premio a la constancia y la pasión por lo que se publica"
Los requisitos para obtener este premio son:
  • Agradecer públicamente al blog que te ha nominado. Desde aquí mi enhorabuena por haberlo recibido y mi enorme agradecimiento por compartirlo conmigo a Francisco Moroz y su blog "Abrazo de libro"
  • Nominar a los diez blogueros que más contribuyan a este mundo bloguero, también llamado Blogosfera.
  • Notificarlo a los nominados.
  • Poner el logo del premio en tu blog.
No voy a nominar a blogs que ya lo están por Francisco, pero aún me quedan muchos que se lo merecen y por poner sólo diez (por orden alfabético, nominaré a los siguientes:

Si a alguno de los nominados no le va mucho esto de los premios, que pase de todo y no se dé por enterado. Yo os lo entrego porque considero que os lo merecéis.



Si te ha gustado mi entrada, haz +1 en hispablogger, en la columna derecha, arriba. Muchas gracias.

sábado, 17 de octubre de 2015

"En los dominios del agua"


Esta entrada la publiqué hace varias semanas en Blogger House. Algunos ya la habréis leído allí. Ahora quiero compartirla también en mi blog.
***********
La Aceña, Galdames
Bizcaia (foto propia)
Hace como un mes, pasé un fin de semana rodeada de agua. No es que lo pasara navegando, ni a la orilla de un río de aguas cristalinas y caudalosas (aunque alguno hubo), ni siquiera en la playa, aunque el tiempo invitaba a ello. No. Me pasé el fin de semana bajo un influjo mucho más práctico y, desde mi punto de vista, mucho más maravilloso. Asistí al trabajo del agua y a sus resultados.
Primero visité la Cueva Pozalagua en Carranza.
Allí el agua lleva trabajando sola 
desde hace millones de años. Ha disuelto y precipitado minerales a lo largo de milenios para esculpir un paisaje espectacular de estalagtitas y estalagmitas, pero también columnas, cortinas y, especialmente estalagtitas excéntricas, esas agujitas de mineral que salen del techo y, desafiando la ley de la gravedad, se dirigen en todas direcciones y sentidos, sin soldarse nunca, para conformar las más caprichosas y bellas estructuras. 
Estaba prohibido hacer fotos por lo que las siguientes están descargadas de la red. No obstante, es como una alucinación ver y, sobre todo comprender, la labor escultórica, arquitectónica y, en una palabra artística, del agua.  








La siguiente etapa tuvo lugar en la fábrica de boinas "La Encartada" en Balmaseda. La fábrica cerró en 1992 y desde hace unos años, se ha convertido en un museo. Fundada en 1982, funcionaba a base de un pequeño salto de agua. Si en libertad el agua es una artista aventajada, sometida por el hombre se transforma en un obrero concienzudo. Basta elevarla unos metros y dejarla caer después libremente, para que realice trabajos inimaginables. En este caso, mover unas paletas que dan vueltas a una rueda. Esa rueda, mediante una serie de correas de cuero que mueven otros ejes, que mueven otras correas... acaban moviendo todas y cada una de las máquinas que, desde un vellón de lana recién cortado a una oveja, fabrican una boina. 
No sé si estaba prohibido hacer fotos, pero con mi timidez innata, no me atreví a preguntar. Vuelvo a usar fotos de Google.


Por el interior de esta turbina circula 
el agua moviendo un eje que mueve
al motor principal que está justo encima (en el 
piso de arriba)


Los ejes, poleas y correas de cuero que recorren todo el techo, se distribuyen y 
transportan el movimiento a cada máquina. Ellos, a su vez, son movidos por un solo motor impulsado por una caída de agua en una turbina.








Cuando cerró la fábrica en 1992, algunas máquinas habían incorporado un motor eléctrico, pero no olvidemos que la electricidad la creaba el mismo salto de agua en la misma turbina o en una similar.

El final de este acuático viaje tuvo lugar al día siguiente, el domingo 27 de septiembre. En la Ferrería de Pobal en Muskiz, el agua lleva trabajando para el hombre desde mucho antes, concretamente desde el siglo XVI, y además pluriempleada; ora mueve un molino para moler trigo o maíz y convertir el cereal en harina, ora mueve los mecanismos que ponen en marcha los fuelles y el martillo pilón de la Ferrería. Siempre que el río lleve caudal suficiente, se empleará con ahínco en ambas tareas y si no hay para todo, se reservará para la ferrería que para eso es la parte principal. Hoy día es también un museo. 
Aquí vencí mi timidez y como me dijeron que podía hacer fotos, dejo de gorronear a Google y utilizo mis propias tomas.

El molino.

La turbina, como vemos, es muy similar a la de la fábrica de boinas, pero aquí lo que se mueve es la rueda de molino dentada que se encuentra al otro lado de la pared, tras la turbina.






La Ferrería
 Basta retirar la piedra al final de la cadena para que el agua entre y desencadene toda una actividad creativa.




Lo que mueve el fuelle
Recipiente del fuelle

El horno, donde se extrae el
hierro, alimentado por el fuelle.



El martillo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...