Entradas

"Los impostores" Pilar Romera

Imagen
Leo una reseña de "Los impostores" en el Blog de Irunesa, En tus libros me colé, blog que sigo desde hace años y del que he sacado buenas lecturas. No conozco a la autora ni por supuesto la obra, de la que no he visto nada antes de ese momento. Algo en la sinopsis y en la estupenda reseña que se le hace en el blog me da buen pálpito y tomo nota, a pesar de que es tanto lo que se me acumula entre las lecturas pendientes que me he propuesto atender a muy pocas tentaciones. Pero en esta caigo y de nuevo constato que hay que dejarse llevar por los pálpitos, caer en las tentaciones, olvidar (un poco) lo pendiente y liarse la manta a la cabeza.

Empieza el libro, que no la novela, con ese precioso poema de Rudyard Kipling titulado "If...", "Si...", y aunque no es mi traducción preferida (sí la más literal), me sumerjo en sus versos y ya me tiene la novela medio ganada. Pero entonces, empieza la Primera parte, Barcelona principios de mayo de 1949, y empieza con un…

Sin reseña XX

Imagen
La vigésima entrega de Sin reseña nos trae cuatro novelas de sendas series policíacas españolas. Este año me he propuesto indagar en el policíaco español actual porque se están haciendo cosas muy buenas y, aunque me supone meterme en nuevas series, también me permite conocer nuevas propuestas.
Junto a este tipo de novelas incluyo la última de Isabel Allende que, aunque se lee bien y es entretenida, me ha parecido prescindible, en algún momento me ha llegado a aburrir un poco y creo que, en su mayor parte, no aporta nada interesante.  


"Inspector Solo". David Jiménez, el Tito.
Esta es la segunda entrega del Inspector de la Policía Nacional de Cartagena, Marcial Lisón que, tras los sucesos de la primera parte, "Muertes de sobremesa", ha decidido borrar el Lisón incluso de la puerta de su despacho y dejarlo solo en Marcial. Colean en esta segunda novela de la serie los acontecimientos de la anterior, por lo que poco se puede escribir porque, sin destripar esta, sí se pue…

"Pura pasión" Annie Ernaux

Imagen
"Sin duda, una acaba por acostumbrarse a ver estas cosas, pero la primera vez resulta profundamente trastornadora. Han pasado siglos y más siglos, centenares de generaciones, y tan solo ahora se puede contemplar algo así, un sexo de mujer y un sexo de hombre que se unen, el esperma; lo que no se podía contemplar casi sin morir se ha convertido en algo tan fácil de ver como un apretón de manos". Así empieza "Pura pasion", tal vez antes de empezar, con esa constatación de lo turbadora que resulta la primera visión de una escena de sexo, más aun para la gente de mi generación que tardamos tanto en poder verla; más para las mujeres de mi generación que tuvimos que esperar a que aparecieran en televisión porque jamás hubiéramos ido a un cine "de esos". Y continúa (y sigue casi sin empezar) "Me ha parecido que la escritura debería tender a eso, a esta impresión que provoca la escena del acto sexual, a esta angustia y este estupor, a una suspensión del juic…

"Absurdamente. Antología del absurdo, Vol 2" Pedro Fabelo

Imagen
Hace casi exactamente un año, el 15 de marzo de 2019,  terminaba de leer Absurdamente.  Antología del absurdo I de Pedro Fabelo. Escribo esto el 18 de marzo de 2020 en que recién termino de leer el segundo volumen. Esto es algo que no es la primera vez que me sucede. Me refiero a que muchas veces, cuando releo un libro, al ir a apuntar la fecha me encuentro con que la vez anterior lo leí en el mismo mes, con pocos días de diferencia, e incluso en varias ocasiones en el mismo día del mismo mes. Son de esas cosas que, tras repetirse más allá de lo razonable, le hacen pensar a una que se tiene que deber a algo más que a la casualidad. No sabría decir a qué puede deberse, pero me cuesta pensar que sea algo casual. Seguro que Pedro sería capaz de convertir este hecho en motivo para un chiste de esos que a él le salen como sin pensar.

Y es que si Pedro Fabelo es maestro en sacarles a las frases un doble sentido que jamás se nos habría ocurrido, con más facilidad será capaz de sacar un chiste…

"La madre de Frankenstein" Almudena Grandes

Imagen
"[...] en los buenos momentos, cuando lograba aproximarse a la mujer que había sido una vez, Aurora Rodríguez Carballeira me devolvía a una mañana calurosa de junio de 1933, al despacho de la consulta, a mi padre. En su altivez y en su desamparo, en la brillantez de sus expresiones, en sus aires de grandeza y la ternura con la que cogía en brazos a alguno de los gatos que pululaban a su aire por el jardín, doña Aurora me regalaba retazos de una alegría pasada, irrecuperable ya. Era la única persona de este mundo con ese poder, yo lo sabía". Y la mañana calurosa a la que Germán Velázquez se siente devuelto es la mañana del 9 de junio de 1933 cuando aquella mujer, que a aveces vuelve a ser Aurora Rodríguez Carballeira, entró con su abogado en el despacho de su padre, Andres Velázquez, para decirle que había matado a su hija esa misma mañana, mientras dormía, hacía poco más de una hora, de cuatro disparos. Y es que a los que no reconozcan el nombre de Aurora Rodríguez Carballei…

"Las sillitas rojas" Edna O´Brien

Imagen
He visto blogs cuyos autores se preguntan qué nos ha querido contar Edna O'Brien con esta novela, o que empiezan a leer y no saben muy bien lo que están leyendo. En este grupo me encuentro yo. Empiezo a leer y me distraigo, cierto es que en mi cabeza otros problemas pugnan por llevarse mi atención, vivimos momentos duros en los que la incertidumbre ante un futuro incierto nos distrae y tiende a acaparar todos nuestros pensamientos,  pero la novela no ayuda. No sé qué me cuenta, me cuesta enterarme de qué va. Ayuda un poco el texto que aparece en el libro, justo antes de empezar la novela:

El 6 de abril de 2012 se colocaron en filas 11.541 sillas rojas a lo largo de los ochocientos metros de la calle principal de Sarajevo con el fin de conmemorar el vigésimo aniversario del inicio del asedio de la ciudad por parte de las fuerzas serbobosnias. Una silla vacía por cada habitante de Sarajevo asesinado durante los 1.425 días de sitio. 643 sillitas representaban a los niños asesinados po…

"Aquella tarde dorada" Peter Cameron

Imagen
"Somos infelices porque no vemos de qué manera puede terminar nuestra infelicidad, pero lo que realmente no vemos es que la infelicidad no puede durar siempre, porque incluso la duración de una misma situación traerá consigo un cambio de humor. Por la misma razón, tampoco puede durar la felicidad". La frase no pertenece a la novela en sí, sino a la dedicatoria, y la firma William Garhardie. La leo y ya antes de empezar a leer propiamente "Aquella tarde dorada" empiezo a pensar. Alguien me dijo una vez que la tragedia de la depresión es que el enfermo, con toda su carga de sufrimiento encima, no cree posible salir de él. Esa desesperanza es la que conduce al suicidio a muchas personas aquejadas de esa terrible enfermedad. Pero nada perdura. Debemos estar preparados para ver brillar la alegría de nuevo en nuestros ojos al mirarnos al espejo, y debemos ser conscientes de que la alegría, y la autocomplacencia que suele acompañarla, llegará a su fin y nos quedaremos ine…