Entradas

"Una muerte en la familia" James Agee

Imagen
«Intuía que aunque su padre se encontraba bien en su hogar y los quería a todos, sentía una soledad mayor que la que el amor de su familia podía compensar, y que ese amor aumentaba incluso su soledad o le hacía más difícil no experimentarla. Intuía que cuando estaban sentados allí su padre no se sentía solo; o que si lo hacía, era capaz de llegar a avenirse con su soledad; que echaba de menos su tierra, y que en aquella roca, aunque quizá le embargara esa nostalgia más que nunca, se encontraba bien. Sabía que una parte importante de esa sensación se debía al hecho de permanecer unos minutos fuera de casa, tranquilamente, en la oscuridad, escuchando las hojas si se movían y mirando las estrellas; y que su presencia, la presencia de Rufus, era totalmente indispensable para que ese bienestar se produjera» . Rufus ha salido con Jay, su padre. Han ido al cine y, de vuelta a casa, tras entrar en el bar en el que el padre se ha tomado dos wiskis, se han sentado en la esquina de siempre, esa e

"Hamnet" Maggie O'Farrell

Imagen
«Más tarde, y en lo que le quede de vida, pensará que si hubiera ido en ese mismo momento, si hubiera recogido las bolsas, las plantas, la miel y se hubiera ido a casa, si hubiera prestado atención a la inquietud brusca y sin nombre que sentía, tal vez hubiera podido evitar lo que pasó a continuación. Si hubiera dejado que las abejas se las arreglaran solas e hicieran lo que tuvieran que hacer en vez de esforzarse en obligarlas a volver a las colmenas, tal vez hubiera podido adelantarse a lo que iba a suceder» . Lo primero que se lee en la sinopsis de la editorial es que esta novela trata sobre la muerte de un hijo, el pequeño Hamnet de once años, y el dolor que deja en su familia, sobre todo en su madre. Es también la idea que yo he sacado tras leer varias reseñas de la novela y, sin embargo, cuando muere el niño, llevamos ya casi leído un setenta por cien de Hamnet . Hasta entonces, hemos asistido a la juventud de sus padres, a cómo se conocieron y a cómo su madre, Agnes, forzó la si

"Belinda" Maria Edgeworth

Imagen
«La señora Stanhope, una mujer educada, experta en esa rama del conocimiento que llamamos «el arte de prosperar en el mundo», había logrado, con una pequeña fortuna, vivir rodeada de la más elevada compañía. Se enorgullecía de haber establecido a media docena de sobrinas del modo más venturoso; es decir, casándolas con hombres de renta muy superior a la suya. Solo le quedaba una soltera, Belinda Portman, de quien había resuelto librarse cuanto antes. Esta era bella, graciosa, alegre y muy habilidosa; su tía se había esforzado por enseñarle que la principal tarea de una joven dama era agradar en sociedad y que todos sus encantos y méritos debían supeditarse invariablemente a un gran objetivo: establecerse en el mundo» . Y para establecer en el mundo a una jovencita, a caballo entre los siglos XVIII y XIX, nada mejor que un buen matrimonio. Lo que pasa es que la señora Stanhope no cuenta con el carácter dulce pero irreductible, suave pero totalmente ajeno a cualquier tipo de artificio o

Soluciones inesperadas.

Imagen
Con este microrreto colaboro en la última convocatoria de  El tintero de oro , por este año, en la que se nos reta a escribir una noticia ocurrida en 2032. Se trata de viajar diez años hacia el futuro e imaginar lo que podría pasar en esa fecha mucho más cercana de lo que podemos imaginar. Seguro que las cosas no cambian tanto como hemos supuesto en alguno de los micros, pero imaginar no cuesta dinero y da lugar a ideas de lo más estimulantes (o depresivas). Yo he aprovechado, con su permiso, el micro de Josep María Panadés, Noticias de última hora , y he hecho una continuación a la noticia que él nos proponía. Desde aquí quiero darle las gracias por permitirme la continuación y por aportarme la idea. Dos semanas después del ataque que dejó inoperativos a todos los robots de Europa, la situación que preveíamos ha resultado totalmente equivocada. No ha habido desabastecimiento de productos ni problema a la hora de encontrar mano de obra humana especializada en los distintos trabajos que

"Marya" Joyce Carol Oates

Imagen
Mirad esa imagen y ahora leed esta sinopsis de la editorial en la contraportada del libro: «Durante la infancia de Marya, en una noche siniestra y desapacible, su padre muere en una pelea y la madre huye con sus tres hijos... [...] Con esta estructura casi mitológica, Joyce Carol Oates nos introduce en su particular universo de una América poblada de monstruos, muertos vivientes y asesinos, repugnantes pobladores de un país desatinado, histérico y obsesionado por la sangre y el crimen, enfermo de superstición y rechazo» . Compré el libro hace cinco años y esos son los que lleva en mi estantería de pendientes. Para comprarlo me bastó ver quién era la autora, cuando lo tuve en casa leí esa sinopsis y me enfrié un poco. ¿Muertos vivientes? ¿Monstruos? Será una de esas novelas un tanto góticas, un tanto distópicas y de terror que tiene la autora y que no son mis favoritas. Y ahí quedó. Pero ahora he decidido ponerme al día con lo que tengo por casa de Joyce Carol Oates y le ha tocado a est

Tres eran tres 16

Imagen
Las tres novelas que aquí vienen en esta entrega número dieciséis de Tres eran tres son variadas. Las tres tienen su punto negro, pero la primera es más histórica que negra, la segunda es más de espías y la tercera... más que negra es truculenta y algo gore. Las dos primeras me han gustado mucho y la tercera... es la tercera. " La suite jonda ". Fernando Otero. «"¡Dios mío, qué solos se quedan los muertos!" exclamó el general de división Juan Picasso González, [...] Pero cuando acercó la lupa a las fotografías que salpicaban las mesas de su despacho, no tardó en matizar su primera exclamación. Las decenas de cadáveres que yacían en el interior del blocao o derramados sobre los sacos terreros que conformaban el pequeño fortín militar podían estar en soledad, pero no estaban solos» .  La suite jonda es una novela que mezcla personajes reales e inventados, hechos históricos y ficticios, con una naturalidad que cuesta saber hasta dónde llega la Historia y dónde empieza

"La desaparición" Julia Phillips

Imagen
La desaparición  es una de las novelas más curiosas que he leído en los últimos tiempos y bien podría estar entre mis mejores lecturas del año. Su curiosidad viene, primero, de su ambientación en la península de Kamchatka, una península de 1200 kilómetros de largo en el extremo mas oriental del continente asiático, allí, al sur de donde termina Siberia.  También es curiosa la forma de tratar la desaparición con la que empieza el libro, la de dos niñas hermanas de ocho y once años. Estaban pasando un día de verano, matando el tiempo mientras su madre trabajaba.  «[...] se han pasado las vacaciones de verano solas, la una con la otra. Aliona le ha enseñado a Sofia a hacer la voltereta hacia atrás en el húmedo aparcamiento que hay a las espaldas del bloque donde viven» . Han matado el tiempo en el zoo y en el cine, y en el día de agosto en que comienza la novela pasean por la ciudad de Petropávlovsk-Kamchatski y van a la playa, en el centro de la misma. Y allí un hombre les ofrece llevarl