Entradas

Un pequeño viaje por Italia.

Imagen
Entre el 6 y el 13 de septiembre he realizado un viaje por Italia. Concretamente, he visitado dos ciudades: Florencia y Bolonia. Volamos desde Santander a Bolonia y nada más llegar a la ciudad cogimos un autobús que en hora y media nos dejó en Florencia.   Yo ya conocía esta ciudad que había visitado en 2004. En aquella ocasión fuimos en coche y recorrimos varias ciudades de Italia, un país que aún no conocía y que me pareció una maravilla. No es para menos, Pisa, Luca, Siena, Florencia, Venecia, Verona, Ferrara (terminaba de releer El jardín de los Finzi Contini y encontré hasta la calle en que se encontraba) son ejemplos suficientes de la belleza del país. De aquel viaje dejo una foto de Florencia donde se me ve más joven y con distinto look de pelo. En 2004 me fui de Florencia con la sensación de haber estado poco tiempo. A ello contribuyó el hecho de que no pudimos ir a la Academia a ver el David. El lunes que era cuando decidimos ir, estaba cerrado (Internet no estaba en cada bol

Tres eran tres 9

Imagen
En esta entrega de Tres eran tres, aparecen un ensayo y dos novelas negras muy diferentes. El ensayo data de 2003 y fue escrito cuando su autora, una periodista china se trasladó a Londres y pudo escribir con libertad acerca de lo que ha significado ser mujer en China a lo largo del siglo XX y, sobre todo, durante la Revolución Cultural. De las dos novelas negras, una es europea y está escrita por un mago del género, Jo Nesbø. La otra, española, está escrita por una mujer, Leticia Sierra y es una opera prima . La de Jo Nesbø es una de sus obras que, por estar fuera de su famosa serie de Harry Hole, es menos conocida. La de Leticia Sierra está escrita por esta periodista asturiana y se ambienta en Asturias, parte en Oviedo y parte en Loira y Sandilla, localidades imaginarias (al menos no he encontrado nada acerca de ellas).  " Nacer mujer en China ". Xinran Xue. Este es un libro que tenía en mi lista desde hace varios años y que he rescatado para el reto Autores de la A a la Z

"No hay lugar seguro" Tana French

Imagen
Desde que conocí casualmente a Tana French gracias a que me regalaron el primer libro de la serie, El silencio del bosque , he ido leyendo los siguientes y ninguno me ha decepcionado. La serie trata sobre la Garda , la policía nacional irlandesa, concretamente, sobre su Brigada de Homicidios. Son novelas totalmente independientes, aunque las dos primeras tengan como protagonista a Cassie Maddox. Después desaparece y las dos últimas que he leído están protagonizadas por distintos gardai . Bien es cierto que algunos nombres de policías cruzan de una novela a otra y el que protagoniza una  bien puede haber sido mencionado de pasada en otra anterior, pero nada que impida leer las novelas de forma totalmente independiente. No hay lugar seguro es una dura novela desde el principio. Ya nos lo advierte su protagonista y narrador «Hay muchachos que no soportan los casos en los que hay niños involucrados, lo cual me parece comprensible, pero si no soportas un asesinato desagradable —y perdón por

"Tiempos recios" Mario Vargas Llosa

Imagen
«¿Cómo era posible que periódicos tan prestigiosos como The New York Times, The Washington Post, Time Magazine, Newsweek, Chicago Tribune se hubieran inventado semejante fantasma: ¡el comunismo en Guatemala!? Una mentira de pies a cabeza, que caricaturizaba de manera indigna unas reformas sociales que, precisamente, querían impedir que la pobreza, las injusticias y desigualdades sociales empujaran a los guatemaltecos hacia el comunismo [...] la Reforma Agraria no había nacionalizado un solo pedacito de tierra sembrada por la Frutera, es decir, la United Fruit, o los latifundistas guatemaltecos. Sólo habían sido afectadas las tierras ociosas, aquéllas sin sembrar. Y las tierras nacionalizadas eran pagadas a sus dueños al precio que ellos mismos las habían valorizado en su declaración de impuestos» . Y por fin, la United Fruit Company y otras grandes empresas exentas de ello iban a empezar a pagar impuestos también.  En realidad lo que el presidente Árbenz pretendía era fundar en Guatema

"El palacio de hielo" Tarjei Vesaas

Imagen
«UNA muchacha de once años, de frente tersa y blanca, avanzaba en la oscuridad. Siss. En realidad aún era por la tarde, pero ya todo estaba oscuro. Otoño avanzado y helada. Estrellas, pero sin luna, y nada de nieve que aportase resplandor, por lo que la oscuridad era densa, aunque hubiese estrellas. A los lados se extendía el bosque, sumido en un silencio mortal, a pesar de todo lo que en ese momento estaría vivo y tiritando de frío en su interior. Siss, abrigada para soportar el frío, iba absorta en un sinfín de pensamientos. Se dirigía por primera vez a casa de esa chica a la que apenas conocía llamada Unn, se encaminaba hacia algo nuevo y por tanto apasionante» . Siss vence el miedo y el frío de esa temprana noche de un otoño avanzado. La nieve se resiste a llegar y eso intensifica el frío y la oscuridad. Pero Siss desea ese encuentro con Unn. Lo desea desde hace tiempo. Unn llegó al pueblo en primavera. Se había quedado huérfana al morir su madre y vino para vivir con su tía. Si su

"Los buenos amigos" Use Lahoz

Imagen
«Decía el tío Benigno que el único requisito para ser admitido en el orfanato de Barcelona era llevar tres o cuatro mudas, cubiertos de alpaca y un colchón. Hacía un mes que lo repetía cada noche mientras devoraba la cena, entre tragos de vino y quejas, pringando el porrón con las manos grasientas; y también antes de acostarse, cuando susurraba a solas buscando la cama, ya con el pijama puesto y su mujer acostada» . Sixto tenía nueve años cuando tuvo que abandonar el pueblo y a sus amigos para encontrar acogida en el orfanato de de San José de la Montaña en Barcelona. Una noche de incendio lo dejó huérfano y sin abuelo. Hasta perdió a su hermana Abril de diecinueve meses acogida por unos primos de su padre en una población cercana. Sus tíos, hermanos de su madre, se hicieron cargo de Sixto, pero no tenían para alimentar otra boca y se vieron obligados a llevarlo al hospicio con la promesa de que si no se aclimataba volvería, pero a todo se aclimata uno antes o después. Al fin y al cabo