Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

viernes, 20 de abril de 2018

Recomendaciones para el día del libro.


Como se acerca el 23 de Abril, día del libro, en este 2018 he decidido seguir una iniciativa que he visto en "El blog de Juan Carlos" y que copio con su permiso. 
Se trata de algo tan sencillo como recomendar algunos de los libros que hemos leído. Él lo ha hecho solo con libros leídos en lo que va de año. Además ha hecho un apartado de narrativa y otro de poesía. Yo como principalmente me dedico a la narrativa voy a sugeriros diez novelas de las leídas desde el día del libro de 2017 y que me han gustado especialmente. 
De día de libro a día de libro, diez de las mejores novelas que he leído en un año.
Os dejo con ellas los enlaces a las respectivas reseñas. Todas, excepto una, están publicadas en este blog. La excepción lo está en la Revista MoonMagazine de la que sabéis que soy colaboradora y que creo que también prepara algo especial para ese día. 
Estas son las novelas:
  1. "La vegetariana" de Han Kang.
  2. "Tú no eres como otras madres" de Angelika Schrobsdorff.
  3. "Americanah" de Chimamanda Ngozi Adichie.
  4. "Los demonios exteriores". David Rubio.
  5. "Alcohol de 99º" de Manu López Marañón.
  6. "Francamente, Frank" de Richard Ford.
  7. "Cuando gritan los muertos" de Paco Gómez Escribano.
  8. "Vida hogareña". Marilynne Robinson.
  9. "Yo te quise más". Ton Spanbauer.
  10. "Lo que nos queda de la muerte". Jordi Ledesma.
No siguen ningún orden especial de preferencia. Las he ido escogiendo un poco al azar y he tenido que ir descartando, cosa que me ha costado, porque ha habido muchas buenas lecturas a lo largo de estos doce meses y dejarlas en tan solo 10 ha sido laborioso. Tan solo he procurado que sean libros relativamente recientes.
Espero que a alguien le pueda servir esta pequeña guía. 


¡¡Feliz día del libro!!


martes, 17 de abril de 2018

"Prudencio Calamidad" Manuel Cerdá.


Después de las reseñas de "Adios, mirlo, adiós, (Bye, bye, blackbird)", en la Revista MoonMagazine, y "El corto tiempo de las cerezas", en Cuéntame una historia, Manuel Cerdá me regaló su siguiente libro, "Prudencio Calamidad", que rompe totalmente con la línea histórica del autor en sus dos anteriores novelas. Y es que Manuel Cerdá es historiador y escritor y, aparte de libros de su especialidad que es la Historia Social y la Arqueología Industrial, también escribe novelas. 
Su primera novela "El viaje", aún no la he leído, pero la tengo para muy pronto. En cuanto termine con lo que tengo entre manos y alguna reseña pendiente. Si en "El corto tiempo de las cerezas" y "Adiós, mirlo, adiós", nos contaba la historia de España y del mundo en los últimos 150 años, en "Prudencio Calamidad" nos traslada a nuestros días para contarnos el cuento de unos seres desfavorecidos por el hada que eligió su lugar en el mundo. Pero esto es un cuento y nuestros personajes, el Johnny, el Tomate y Robin, se van a encontrar un genio en una botella, un genio un poco desastroso, un poco calamidad, pero genio al fin y al cabo... aunque no es un genio, que es un esente, y no me preguntes qué es eso porque tampoco yo lo sé muy bien, pero te recomiendo que leas la reseña completa en la Revista MoonMagazine que es donde está publicada y así sabrás más acerca de esta "novela por momentos, social; por momentos, filosófica; por momentos, negra; bastante cuántica, pero en todo momento, muy divertida".


Una reflexión acerca del mundo en el que vivimos. Una reflexión un tanto disparatada porque disparatado es este mundo y tal vez desde el propio disparate sea la mejor manera de entenderlo.
Quiero dar las gracias a Manuel Cerdá por su amabilidad al hacerme llegar esta novela con la que he aprendido y disfrutado mucho.


sábado, 14 de abril de 2018

"Atapuerca: 40 años inmersos en el pasado". Eudald Carbonell y Rosa M. Tristan.

Hace muchos años, cayó en mis manos un libro que me contagió una nueva afición: "Lucy: el primer antepasado del hombre". Estaba escrito por Donald Johanson, uno de los científicos que, en 1974, descubrió en Etiopía los restos de aquel ejemplar de Australopithecus afarensis al que llamaron Lucy por la canción que sonaba en el campamento en la campaña de aquel año, "Lucy in the sky with diamonds" de los Beatles. Aquel ejemplar, con unos tres millones y medio de años de antigüedad, sería considerado eso, el antepasado más antiguo del hombre. Y es que, en aquel momento, A. affarensis era el homínido más antiguo que nunca se había encontrado. Y aún lo sería durante casi veinte años más. Habría que esperar a que, en 1992, Tim White descubriera, también en Etiopía, los restos de un nueva especie y un nuevo género, Ardipithecus ramidus que, con 4,4 millones de años, destronaría a Lucy como abuela de la humanidad.
Ahora ya tenemos antepasados homínidos de más de seis millones de años. En realidad, ahora sabemos que, posiblemente, Lucy tampoco es antepasada nuestra. 
Me conmovió Lucy en aquellos años. Ella resolvió una de las dudas más candentes de la paleoantropología hasta entonces: ¿Qué fue antes, el desarrollo del cerebro o la postura erguida? ¿Se desarrolló el cerebro y eso hizo que se seleccionaran individuos con más capacidad para usar las manos y llevar a cabo las ideas que surgían? ¿Fue así el ser humano elevando la vista y soltando las manos a medida que su cerebro le exigía ver y manipular? Pues no. Lucy fue la primera que nos lo contó porque con su cerebro minúsculo (inferior al de algunos chimpancés actuales), andaba totalmente erguida sobre sus dos patas traseras (¿piernas?). Por si alguien no se lo terminaba de creer, de A. affarensis se encontraron hasta huellas de sus pisadas sobre cenizas volcánicas fosilizadas. Algo que no fue la inteligencia hizo levantarse a unos primates y empezar a caminar erguidos, algo que aún no está totalmente claro, que posiblemente tenía que ver con el sexo y la reproducción y que posibilitó el que yo esté aquí ahora escribiendo y tú, leyendo.

Huellas de Laetoli, reconstrucción de Lucy y los restos encontrados en 1974

Me fascinaron los pasos que, según el autor, se habían ido dando para echarnos de los árboles, ponernos a caminar sobre dos patas y dejarnos las manos libres y preparadas para llegar a construir bifaces, ruedas y minúsculas computadoras; y cómo el cerebro había ido poniéndose a la altura para posibilitar tales hazañas. 
Después vinieron otros descubrimientos y llegó Atapuerca donde se ha descubierto al europeo más antiguo; y llegaron los libros de Arsuaga y maravillosos documentales como "Caminando con cavernícolas" o "La odisea de la especie" y, para entonces yo estaba enamorada de la evolución humana. 
Había estudiado Antropología en la carrera y me había gustado porque además tuve un buen profesor, pero como otras muchas asignaturas con otros muchos profesores. Jamás habría sido mayor mi interés de no haber sido por aquel libro de Donald Johanson. 
Juan Luis Arsuaga con "La especie elegida" y "El collar de neandertal" terminó de engancharme. Él me contagió su amor por esta otra especie, más cercana, la más cercana de hecho; la única con la que, hasta hace poco, se creía que habíamos convivido; la especie que, hasta hace poco, se creía que no había dejado ninguna impronta genética en nosotros, cosa que hizo afirmar a Arsuaga con cierta pena en "El collar de neandertal": "Tal vez hubo casos de mestizaje, pero no se dieron en una cantidad suficiente corno para que sus genes hayan llegado hasta nosotros. Nada me haría tanta ilusión como llevar en mi sangre una gota siquiera de sangre neandertal, que me conectase con esos poderosos europeos de otro tiempo, pero temo que mi relación con ellos es sólo sentimental". Hoy, casi veinte años después de escritas esas palabras, Arsuaga puede estar satisfecho. Por fin se sabe que aproximadamente un 2% de nuestro ADN procede de los neandertales. Nuestra relación con ellos es algo más que puramente sentimental.

Atapuerca: una vista general

"Atapuerca: 40 años inmersos en el pasado", más que de evolución humana, habla de la historia del yacimiento, o mejor dicho, de los yacimientos, porque en Atapuerca hay varios yacimientos y algunos de ellos han puesto a España, con todos los honores, en el mapa de la paleoantropología mundial. En Atapuerca se ha descubierto el homínido europeo más antiguo, que no es Homo antecessor, como se creyó durante mucho tiempo con sus 900000 años de antigüedad y que se encontró en La Gran Dolina. Ese título lo ostenta ahora el dueño de unos restos, encontrados con posterioridad y que se han datado en 1,2 millones de años. Aún no se ha descrito la especie a la que pertenecen por lo que lo llaman Homo sp. Fue encontrado en la Sima del Elefante. 
En Atapuerca se han encontrado los signos más antiguos de canibalismo en homínidos por parte de H. antecessor y también, los más antiguos indicios de ritos funerarios con otra de las especies de la zona: Homo heidelbergensis (unos 430000 años), hallado en la Sima de los Huesos. A esta especie y a sus ejemplares de Atapuerca le debemos el ADN secuenciado más antiguo que se conoce, tanto mitocondrial como nuclear. Se ha esperado durante mucho tiempo a que aparecieran los primeros restos fósiles de Homo neanderthalensis en Atapuerca. Había restos de su industria y de las presas que cazaban, pero los huesos se hacían esperar. En este libro me he enterado de que, por fin, dos restos, encontrados respectivamente en 2016 en la Cueva Fantasma y en 2017 en la Galería de las Estatuas, pertenecen a la especie con casi total seguridad, aunque aún están sin estudiar en profundidad. 
El libro nos explica cómo se formó el sistema kárstico que cobija los yacimientos y cómo está estructurado. Cómo influyó la trinchera del ferrocarril, un ferrocarril que nunca llegó a construirse, pero cuyas obras preparatorias, con la famosa trinchera, dejaron ante los ojos de quien supiera mirar, la historia de varios millones de años al descubierto. Veremos cómo ha sido el clima a lo largo de los tiempos, cómo han variado la fauna, la flora y el curso de los ríos.
También se nos cuenta la relación del ser humano con este lugar desde que lo pobló H. sp hace 1,2 millones de años, hasta la actualidad. Sabremos toda la historia de las cuevas y de la búsqueda de restos en ellas, que se remonta mucho más atrás de lo que podemos pensar. Veremos cómo ha ido evolucionando su importancia científica hasta convertirse en lo que es hoy en día. Uno de los yacimientos más importantes a nivel mundial en lo que paleoantropología se refiere y un hito en los descubrimientos sobre la evolución humana.

Rosa M. Tristán y Eudald Carbonell

El libro está escrito por Eudald Carbonell, uno de los codirectores de Atapuerca junto a Juan Luis Arsuaga y José María Bermúdez de Castro, y Rosa M. Tristán, periodista que trabaja sobre todo temas de divulgación científica y ambiental. 
Las palabras de Eudald Carbonell a propósito de "Atapuerca: 40 años inmersos en el pasado"son las que mejor explican y resumen de qué trata este libro: "No queríamos dejar nada fuera y por ello uno a uno los yacimientos fosilíferos son diseccionados y abordando todos los aspectos (la geología, la  estratigrafía, la fauna, las arqueología, la historia, la antropología, la botánica, la genética) como si se tratara de un paseo con guías expertos en cada asunto. Si bien es verdad que dedicamos mucho espacio a explicar la historia de estas cavidades desde que se descubrieron en el siglo XVII, sobre todo hemos querido destacar las aportaciones más importantes de un proyecto español que ha cambiado muchos paradigmas en lo referente a la evolución humana".


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...