Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

lunes, 10 de junio de 2019

"El matrimonio amateur" AnneTyler

 novela norteamericana"Pensar era lo que hacía que las noches se hicieran tan largas. Todos los malos pensamientos del pasado se agolpaban en su mente. Se había equivocado tanto en la vida; lo había estropeado todo". Muchos años han pasado desde el inicio de "El matrimonio amateur" cuando Pauline hace estas reflexiones al levantarse un sábado, más tarde de la cuenta, tras un sueño tardío en una noche en vela. Para entonces, Pauline es abuela tres veces, vive sola y tiene mucho tiempo para reflexionar sobre el tiempo pasado. 

Cómo entiendo a Pauline. Yo no soy abuela ni vivo sola, pero sí que paso muchas noches, como ella, tratando de ponerme de lado. Ponerme boca arriba. Buscar un trozo fresco de almohada. Noches de insomnio que, yo sí, combato con pastillas o con un libro, porque sé, como ella, que ponerse a pensar en el pasado es peligroso, aunque yo no sienta que me he equivocado en todo o que lo haya estropeado todo o que me haya casado con quien no debía y descubra que tal vez sí debía un poco más tarde de la cuenta.

Pauline y Michael se casaron muy jóvenes. Eran los días previos a la Navidad de 1941 cuando se conocieron. Pearl Harbour acababa de ser atacado por los japoneses y Estados Unidos había entrado en la Guerra. "En el barrio cualquiera habría podido contar cómo se habían conocido Michael y Pauline. Ocurrió un lunes por la tarde, a principios de diciembre de 1941". El barrio era St. Cassian, un barrio polaco en la zona este de Baltimore. Pauline entró herida y sangrando en el colmado que la señora Anton sacaba adelante con Michael, la única ayuda que le quedaba tras haber perdido a su marido en 1935 y dos años después a su hijo mayor al que "una enfermedad degenerativa que se lo llevó centímetro a centímetro y músculo a músculo". 

El caso es que allí entró Pauline de la mano de unas amigas, con su abrigo rojo y un pañuelo apretado contra la sien izquierda para restañar la sangre de una herida. El fervor patriótico y los desfiles de los jóvenes para alistarse la habían hecho saltar de un tranvía en marcha para unirse a la multitud. Multitud a la que pronto se unirá Michael que saldrá de la tienda con las chicas y volverá habiéndose alistado para disgusto de su madre y susto propio en cuanto sea consciente de lo que ha hecho. Y es que nada enardece tanto el patriotismo de un chico como la compañía de una chica guapa dispuesta a admirarle y a convertirlo en su héroe. 

Poco después Michael volverá a casa sin haber abandonado los Estados Unidos, herido por otro recluta mientras hacían la instrucción y con una cojera que lo acompañará de por vida. Para entonces, Pauline es su novia, anhela casarse con ella y todos esperan que lo haga. "Cuando Michael soltó sin pensarlo el bastón y la abrazó y le preguntó si quería casarse con él, ¿a quién podía extrañarle que ella dijera que sí? Todavía no era demasiado tarde para echarse atrás. ¡Pauline todavía podía rectificar! Y estuvo a punto de hacerlo, media docena de veces, incluida la última, solo minutos antes de la boda".

Cuántas bodas se han llevado a efecto por pura inercia, porque llegado un momento es más fácil seguir adelante que volver la vista atrás y desdecirse. Cuántas veces Pauline, durante esos años, se habrá arrepentido de no haberlo hecho, de no haberse echado atrás, incluso unos minutos antes de la boda. Lo he imaginado muchas veces: las invitaciones entregadas, el banquete encargado, los regalos que van llegando, las flores, los vestidos, los padrinos... y a uno le entran dudas, y se da cuenta de que no quiere pasar el resto de su vida con la otra persona... Y ¿qué hace? Se convence de que son los nervios de la ocasión, de que serán felices, de que lo podrá soportar. Todo antes del bombazo que supone cancelar la boda en vísperas. No es algo que yo haya vivido. Mis "bodas" han sido de las que se cancelan y, salvo padres y hermanos, nadie se entera.

"El matrimonio amateur" es una de estas historias. Y es un título clarividente. Todos somos aficionados en eso del matrimonio (léase vida en pareja), nadie va aprendido, todo se aprende sobre la marcha. Aún en el caso de que se haya vivido otro matrimonio, otra vida en pareja, tan solo se conocen las generalidades, y ni siquiera es seguro que sirvan (cuántas veces se tropieza en los mismos errores que terminaron con la anterior vida en pareja, cuántas veces los mismos fallos terminan con la nueva); hay que volver a especializarse en la nueva persona, que será distinta de la anterior, conocer sus características y adaptarse a ellas. Cuando el matrimonio se produce empezando la veintena todo es desconocido acerca de lo que supone la vida en pareja, se desconoce todo de uno para otro y los errores pueden se cruciales. "¿Cómo iba a saber yo lo que querías que te regalara por tu cumpleaños? ¡Tengo veintidós años! ¡La única mujer a la que le he comprado regalos es mi madre! ¡Y a mi madre siempre le ha encantado que le regale cosas útiles!". No, la cazuela de tamaño familiar para hacer conservas no ha sido el regalo más adecuado para una chica que acaba de cumplir los veintitrés años. 

El matrimonio entre Pauline y Michael, tal vez nunca debió celebrarse, pero siguió adelante ni peor ni mejor que otros muchos. Llegaron los hijos, llegaron y se superaron los problemas; la situación económica fue mejorando y llegaron otros problemas que también se superaron. Hasta que empezaron a llegar otros conflictos de esos que no se superan, que hacen que se vea a la otra persona con unos ojos que habían estado ciegos o tal vez es que, ante ciertas dificultades, cada uno saca facetas que estaban escondidas y muestra su lado oculto. Michael irá viendo cosas en Pauline que le harán percibirla de modo distinto a como la había visto en su enamoramiento incondicional. Llegará a avergonzarse de ella. "Sintió que se volvía insensible ante su esposa. Confiaba en que el oficial de policía comprendiera que ellos dos no se parecían en nada".

Michael y Pauline tendrán que enfrentarse a muchas cosas. Tendrán que ir aprendiendo sobre la marcha a sacar adelante su matrimonio y lo harán con éxito hasta cierto punto y hasta cierto momento.

La novela avanza por la vida de la familia Anton a saltos. Cada uno de sus diez capítulos nos muestra una etapa de su historia. Entre uno y otro pasan un puñado de años de manera que, desde que Pauline y Michael se conocen en 1941, acompañaremos a la familia hasta el presente siglo. Les veremos tener hijos y nietos y biznietos, les veremos amarse y desamarse; cambiar los papeles pasando el adorador a ser adorado y viceversa; sufrir con los hijos, ser felices con los hijos, ocuparse de los nietos. Finalmente, llegaremos a la conclusión de que hemos asistido a una vida normal y corriente, como tantas vidas, a un matrimonio que, como todos los matrimonios, aprende a serlo a fuerza de serlo, y que aprenda con mayor o menor fortuna puede que ni siquiera dependa de ellos, porque al final, como casi todos los matrimonios, "lo hicimos lo mejor que pudimos. Hicimos lo imposible. Lo que pasa es que no estábamos… bien preparados; nunca llegamos a dominar el asunto. Y no fue porque no lo intentáramos".

Anne Tyler
Este ha sido mi primer, y muy recomendable, encuentro con Anne Tyler, una autora estadounidense nacida en 1941 en una familia cuáquera. La conocía de nombre, por supuesto, y por la famosa adaptación de su novela "El turista accidental". En mi afición por la literatura de ese país, añado un nuevo nombre a la ya larga lista. Lo próximo que leeré de la autora será la novela con la que obtuvo el Premio Pulitzer en 1989, "Ejercicios respiratorios". 

Título del libro: El matrimonio amateur
Autora: Anne Tyler
Título original: The amateur marriage
Traducción: Gemma Rovira
Editorial: Debolsillo
Año de publicación: 2017
Año de publicación original: 2004
Nº de páginas: 424

34 comentarios:

  1. Una reseña atractiva. Lo cuentas tan bien, Rosa, que se hace irresistible.
    Ya no digo más que lo apunto, pero vamos, que apuntar lo apunto ¿eh?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te gustará, seguro. Es una novela muy revolucionaria para su época y para estar escrita por una mujer en aquella misma época.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Ann Tyler, una de mis eternas pendientes, cuántas veces habré estado apunto de leer "El turista accidental".


    Rosa, vengo de comentar a nuestra amiga Lorena, y el libro que nos trae tiene grandes similitudes con este de Tyler, así que haré un copia y pega, jaja.

    Es un tema fascinante, como van soportando los matrimonios, especialmente con hijos, el paso y el peso del tiempo, cual es la vida que manifestamos hacia afuera para los demás, y cual es la que llevamos por dentro, esa cuya voz secreta nos incita a enfrentarnos a una existencia ya ordenada, pactada de algún modo… responsabilidades paternas/maternas, trabajo, convivencia matrimonial y todas esas cosas.

    He tenido una larga y deseada vida de soltero, la estiré hasta los treinta y muchos años. Aún así recuerdo esa etapa y a veces siento añoranza por la “libertad” (una quimera) perdida. Pero luego pienso en lo que soy y tengo ahora como padre y marido, y no lo cambiaría.

    No obstante siempre hay renuncias que nunca hubieras querido asumir. No puedes ser padre, esposo y soltero a la vez. Solo te queda hallar el equilibrio en esa tesitura, sabiendo que es inevitable confrontar pasado y presente, convivir con lo que sientes por dentro y lo que muestras hacia afuera.

    No hay secretos para la convivencia, más allá de ser un dilema que debemos resolver día a día.

    Una propuesta que, con tu manera de abordarla, siempre incitándonos a la reflexión, es muy seductora, buena muestra de la gran literatura norteamericana.
    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el comentario que le hago a Lorena, menciono esa misma casualidad. Yo también les veo muchas coincidencias a estas dos novelas, sin haber leído "Ataduras".
      Yo, al contrario que tú, empecé muy pronto mi vida en pareja, quizás demasiado pronto como los protagonistas de esta novela, pero nosotros no duramos tanto. Vivir en pareja supone muchas cosas que hay que saber o aprender y para las que no te preparan las películas o los libros a no ser que sean de gran calidad, como esta novela. Y aún así, te encuentras al volante de esa vida a dos, sin tener carnet y sin la menor idea de cómo conducirlo. Y, por desgracia, no ay escuelas que instruyan y den carnet.
      Otra autora para mis estadounidenses.
      Un beso.

      Eliminar
  3. NO he leído nada de la autora,pero me ha gustado tu forma de contar la novela, no me importaría leerla.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí, ha sido la primera lectura de Anne Tyler, pero no será la última. Me ha gustado mucho y seguiré profundizando en ella.
      Un beso.

      Eliminar
  4. He oído hablar de la autora, no se si fue mi madre o mi tia quien me la recomendó y ahora leyendo tu reseña me apetece más leerla, de modo que tomo nota en la lista de libros.
    Yo el insomnio parece que gracias al Orfidal lo tengo superado, alguna noche me desvelo pero son pocas afortunadamente, y ahora con el buen tiempo, procuro pasear mas y así hago por llegar cansada a la cama, aparte de que no paro por las mañanas uf, en fin, afortunadamente y espero que así sea lo tengo dominado.
    Un beso y muy buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi insomnio no debe de ser muy grave porque con media dormidina de las pequeñas, lo combato (más o menos), pero sin esa media pastilla, me pueden dar las cuatro de la mañana. El viernes me terminé casi un libro del que me quedaban 150 páginas. Cuando me dormí, me quedaban unas diez.
      Buena recomendación la que te han hecho de esta autora. No la dejes.
      Un beso.

      Eliminar
  5. El título de la novela es buenísimo. Y es que si hay algo amateur por excelencia creo que sería el desarrollo de un matrimonio (y más en la juventud), o de la vida en pareja. Como bien explicas, cada persona es un mundo, y por tanto la adaptación es casi tan importante como el propio amor de la pareja. Una escritora que desconocía y por lo que agradezco especialmente tu reseña Rosa. Besos y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No conoces "El turista accidental"? Yo conozco el título desde su adaptación, pero no recuerdo si la he visto (debí apuntar también las películas vistas). De lo que me enteré hace poco es de la autora de la novela en la que se basa.
      Sí, es muy difícil adaptarse a vivir con otra persona, las renuncias a las que obliga, el asumir que no todo se puede hacer a tu manera, que la otra persona no va a decir o a hacer siempre lo que tú esperas, necesitas o deseas; el asumir que tú tampoco respondes al cien por cien a las expectativas del otro. Aceptar, en definitiva, que el otro no está ahí para hacerte la vida más fácil, sino para compartir la vida, buena o mala o regular, contigo.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Cada matrimonio es un mundo, y cada experiencia es única, o lo que viene a ser lo mismo: cada uno cuenta la feria según le fue en ella.
    Aunque yo no tengo los problemas de insomnio que tenéis la prota y tú, me apunto este título en la reserva porque de momento ando más interesada en épocas pretéritas y con personajes nada habituales para nuestros días.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, al revés que tú, cada vez estoy más pegada a historias ambientadas desde el principio del siglo XX hasta nuestros días y a personajes normales que viven vidas normales.
      Afortunadamente, los gustos son distintos y leyendo a unos y a otros nos vamos enterando de cosas distintas a las que cada uno lee.
      Suertuda. Dormir de un tirón desde que se apoya la cabeza en la almohada es algo con lo que no me atrevo ni a soñar. Leería menos, pero estaría más descansada.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Pues mira, no veo tantas similitudes con Ataduras (esto va para Paco, también). Al menos más allá de tratarse en ambos casos de un matrimonio de muchos años con sus altos y sus bajos. Creo que entre tu Pauline y Michael hay salvación y en cambio con mi Aldo y Vanda no hay nada que rescatar.
    Comparativas aparte esta novela tiene muy buena pinta. Supongo que todos los matrimonios en un principio son amateur y son las ganas que sus componentes pongan para sacarlo adelante las que consiguen o no llevarlo a buen puerto. Muy interesantes también las reflexiones que te ha inspirado esta lectura.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que nadie nos oye, te diré que Michael y Pauline tampoco tienen mucha solución.
      Por supuesto, las similitudes son aparentes, al menos de momento. Espero leer en breve "Ataduras" porque lo que más deseo es ver otra historia de parejas, pero distinta y con otra forma de ver el asunto.
      A veces pienso que las ganas de llevar adelante una vida en pareja son importantes, pero desde luego no basta con las ganas. Hay que saber hacerlo y hay que tener suerte. Sí, creo que la suerte también juega su papel, aunque yo no se lo dejaría todo a su deseo.
      Un beso.

      Eliminar
  8. me ha gustado mucho la reseña y me ha parecido una lectura muy interesante. La tendré en cuenta, aunque tengo muchísimo por leer. Respecto al matrimonio, no me he casado nunca pero sí he tenido relaciones muy formales incluyendo convivencia. No solo cada pareja es un mundo, sino que creo que la propia persona tampoco es la misma dentro de cada relación. No quiero decir con esto que la persona cambie 100%, pero a final el modo de hacer o actuar sí varia un poco. Como cuando alguien dice: cuando x estaba conmigo no hacía tal cosa, y ahora que está con Y, sí lo hace. Pues a eso me refiero. A veces aprendes de algunos errores, pero por desgracia aparecen otros jaja
    Un besito Rosa, tomo nota de esta recomendación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy cierto lo que dices y que yo me había saltado. Aparte del cambio de persona cada vez que se establece una nueva pareja es que también cambia nuestra propia persona. No somos iguales con una u otra persona, con lo que llegar a un punto de equilibrio entre lo aprendido, lo olvidado, quién es la otra persona, quién soy yo... etc, lo raro es que haya parejas que duran.
      Pero como estamos condenados a buscar compañía, tendremos que seguir jugando a acierto/error y confiar en encontrar nuestra situación ideal.
      Un beso.

      Eliminar
  9. No he leído nada de esta autora pero veo que te gustado, a mí también me podría gustar. Me gustan los dramas familiares y los matrimonios con sus recovecos dan para muchas historias ye emociones.

    Que mal lo de tu insomnio, yo cuando no puedo dormir es cuando no acabo de arreglar la casa, lavar la ropa, limpiar la estufa o revisar que todo lo la escuela de mi hijo esté listo para la mañana siguiente; no por falta de sueño. ES más, en todo momento deseo dormir, hasta cuando hago el trabajo en mi oficina. Solo cuando no quiero dormir, porque quiero leer, me duermo.

    Ya me tocará pasar por lo que pasas y te recordaré bonito con este post ja,ja,ja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me tengo prohibido pensar en problemas diurnos durante la noche. Al igual que Scarlett O'Hara me digo "Ya lo pesaré mañana. Mañana será otro día". Por eso leo y leo hasta caer dormida, pero ese leer puede dar para cuatro horas. Cuando caigo anestesiada es en la siesta, justo cuando querría leer más y dormir menos.
      Un autora y una novela muy recomendables.
      Un beso.

      Eliminar
  10. ¡Hola!
    Ay Rosa voy a dejar de leerte porque me creas muchísmas necesidades, jejejeje. Me ha encantado la reseña, y me apetece mucho mucho leer esta obra.
    Muy feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me pasa a mí también. Desde que leo blogs literarios mi lista de pendientes ha adquirido un sobrepeso alarmante, pero ahora conozco mucho más.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Ya te comenté en algún sitio, creo que en Facebook, que de esta autora leí hace años, El turista accidental despues de ver la película. Me gustó pero no leí nada más. No se porque. Me apunto este en mi larga lista de pendientes, para hacerle un hueco en cuanto pueda. Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, fue en Tarro-Libros. Creo que habré visto la película, fue tan famosa que me extrañaría no haberlo hecho, pero la verdad es que no recuerdo nada, aunque teniendo en cuenta cómo está mi memoria...
      Pienso leerla y después ver la peli.
      A mí también me pasa lo de leer algo que me gusta mucho y luego, sin saber por qué, no seguir con el autor.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Todos somos aprendices de todo. Nadie vino al mundo con los conocimientos suficientes como para saber manejarse con soltura en las diferentes circunstancias, muchas ellas de una complejidad desbordante.
    En el matrimonio entran dos componentes: La pareja y tú. Y si muchas veces es difícil comprenderse, soportarse,y convivir con uno mismo, imaginemos esa misma complejidad elevada al cuadrado. Cuando vienen los hijos se triplica o cuadriplica la complejidad de las relaciones.
    Con ello quiero decir que aprendemos sobre la marcha y si utilizamos ciertos ingredientes mágicos como la comprensión, el respeto y la empatía, todo puede simplificarse y hacerse más llevadero.
    Como Paloma, ando metido en otro tipo de literatura más alejadas en tiempo y circunstancias.
    Agradezco tu reseña sobre esta novela.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son muchos los factores que se combinan para hacer que una pareja triunfe o fracase y a veces no se sabe muy bien por qué sucede una u otra cosa. Parejas que parecían incompatibles viven felizmente durante toda su vida y las que vemos más compenetradas duran dos años.
      Lo que está claro es que con ingredientes como comprensión y respeto, todo es mucho más llevadero.
      Un beso.

      Eliminar
  13. No voy a añadir nada de lo que ya se ha dicho hasta aquí sobre el matrimonio, la iniciación a la vida en pareja, el decubrimiento paulatino de la personalidad del otro, de la diferencia entre enamoramiento y amor, etc., etc., etc., pues creo que de eso ya se ha hablado mucho y ya sabemos un poco, sobre todo los que hemos alcanzado (o superado) la madurez, jeje.
    Aun sabiendo lo que sabemos, por experiencia propia y ajena, no estaría mal leer las vicisitudes de esa pareja creada por Anne Tyler, pues seguro que, como buena escritora, sabe plasmarlas en la novela de un modo especialmente atractivo, más profundo y menos prosaico.
    Solo añadir que con esta entrada he experimentado un dejà-vu. No puedo recordar cuándo ni en qué blog leí una reseña de esta autora, pero no solo me suena mucho su nombre sino que la fotografía que has utilizado es exactamente la misma (al menos mi cerebro así me lo indica) que vi en esa otra ocasión. Quizá sea un aviso paranormal para que la lea, jajaja.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja, creo que fue en el blog de Chelo. Ella me lo recordó porque yo ya no me acordaba para nada. Y eso que le dejé comentario y creo que hasta apunté el libro después de ver su reseña de enero de este año. Lo de la foto ha sido casualidad porque hay muchas en la red y estuve dudando, pero esta, no sé muy bien por qué, me gustó mucho.
      Es una autora que recomiendo y de la que yo leeré más cosas porque me ha gustado mucho como analiza los temas.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Vaya! Otro libro sobre conflictos conyugales. Si bien tengo un par de títulos de la autora esperando, quizás sea conveniente incluir a éste con los de Isaac Rosa y Starnone.
    El ingreso al matrimonio es, parafraseando al Nano Serrat, 'sin conocer el oficio y sin vocación'. Muchas veces las elecciones son las adecuadas en su momento, pero devienen inadecuadas con el tiempo. La aceptación de roles -cónyuges, padres- y la negociación que implica respecto de los intereses personales dejan poco margen de supervivencia a una relación que, irreversiblemente, se desgastará.
    Me pregunto en qué momento una pareja adquirirá la madurez necesaria para enfrentar ese desafío con cierta dosis de éxito; máxime, cuando vivimos en esa 'sociedad líquida' de la que hablaba Baumann, donde todo debe 'fluir', sin lugar para vínculos 'sólidos'.
    Buena propuesta de lectura, Rosa. Gracias por tus líneas.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos juntado en poco tiempo varias lecturas sobre conflictos de pareja. También tengo apuntada "Ataduras", la última propuesta de Lorena.
      No todos tenemos hijos, pero todos, más o menos, nos vemos envueltos en relaciones de pareja, sea esta del tipo que sea. Como digo más arriba, a veces una se plantea que lo raro no es que se rompan, lo raro es que alguna sobreviva.
      Muchos factores entran en juego, pero contra todo pronóstico hay parejas que llegan "hasta que la muerte nos separe".
      Iremos indagando. Lecturas no van a faltar.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Hola Rosa interesante el tema que trata la novela, nadie nace sabiendo y mucho menos con la vida en pareja. Las parejas no son las mismas a los veinte que a los cincuenta y a veces se evoluciona por caminos muy distintos y cuando eso pasa y aunque asuste acostumbra a ser el momento de separar esos caminos.

    Anoto la lectura aunque de la autora tengo una lectura a medias (El hilo azul) que en un principio me pareció por el tema que me gustaría y no me acaba de convencer con lo que la leo a trozos y distanciada en el tiempo y todavía me engancha menos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El hilo azul" tiene una sinopsis muy atractiva. Es otro de los que pensaba buscar para leer después de "Ejercicios respiratorios" que es la que obtuvo el Pulitzer. Cuando un libro se atraviesa como a ti ese, no sé si no es mejor dejarlo.
      Es cierto que, sobre todo en parejas que empiezan muy jóvenes, como la de esta novela, y que están sin terminar de formar las personalidades, un factor que influye es la evolución de cada uno que puede ir por caminos muy distintos y hacer que en un momento dado se descubra que no se tiene nada en común con la otra persona.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Una lectura de la que intuyo el tremendo mérito de narrar, como dices, un matrimonio como cualquier otro y hacer de ese tema tan cotidiano algo digno de ser leído y que además resulte atrapante. Me ha gustado ese inicio. La noche es el momento en el que nos reencontramos con nosotros mismos, y con nuestros demonios. Estamos a solas con ellos, sin nadie que nos rescate. Y si compartimos cama con nuestra pareja, y esta duerme como un lirón quizá esa sea una de las primeras grietas de la relación.
    También me ha parecido soberbio el extracto que habla de renunciar a la boda. Pura literatura.
    Un fuerte abrazo, Rosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el mérito de la literatura estadounidense: narrar vidas normales y hacer que resulten apasionantes.
      La cura con la que inicio la entrada no es el inicio de la novela pero me pareció una frase muy reveladora del conflicto que narra. Tienes razón. Es terrible estar en la cama luchando contra el insomnio y ver a tu pareja dormir a pierna suelta. Entra un resentimiento... 😂 Y no te digo nada si ronca. Alguna vez me he sorprendido pensando en ahogar a mi chico con la almohada.
      Bromas aparte, es una novela muy a tener en cuenta.
      Un beso.

      Eliminar
  17. No he leído nada de esta autora, y lo tengo pendiente. Pero me faltan horas.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Faltan días, faltan horas, sobran libros. Esta autora que recién he descubierto, no es de las que me gustaría haberme perdido, pero eso, claro, es muy subjetivo. Yo creo que es para tenerla en cuenta.
      Un beso.

      Eliminar

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...