Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

martes, 1 de diciembre de 2015

Diciembre 2015


"Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Li. Ta. Era Lo, sencillamente Lo, por la mañana, un metro cuarenta y ocho de estatura con pies descalzos. Era Lola con pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. Pero en mis brazos era siempre Lolita"
   Este es un comienzo tan sugerente como pueda serlo un comienzo de novela; un comienzo musical, pictórico y de un estilismo literario que me hace imaginar al autor depurando la frase durante horas hasta sacarla al papel limpia de todo aditamento no imprescindible. Uno de esos comienzos en los que no hay una coma de más ni de menos.
   Todo el mundo conoce la historia, si no del libro, al menos de la excelente película que Stanley Kubrick realizó en 1962, apenas siete años después de publicada la novela en París en una editorial especializada en novela erótica y pornográfica. La puritana sociedad estadounidense de la época hizo que en USA fuera rechazada por varias editoriales.
Este autor que dijo: "La literatura y las mariposas son las pasiones más dulces de la humanidad"  y "No es improbable que, de no haberse producido la revolución rusa, me hubiese dedicado exclusivamente a los lepidópteros y nunca hubiese escrito una novela", imaginó un personaje dulce y embaucador como una mariposa y puso tras su pista a un profesor, un tanto pedófilo, con tendencia a las menores, al que hizo bailar al son de la más bella Papilio que se pudiera imaginar.
Lolita, a pesar de sus doce años, no es inocente, juega con Humbert Humbert hasta volverle loco de deseo y llevarle a cometer actos que nunca hubiera pensado. Pero Lolita tiene doce años y está en manos de una madre egoísta que sólo aspira a cazar al profesor, pasando por encima de las necesidades e intereses de su hija adolescente, casi una niña en realidad.
La novela está escrita con tal sutileza y habilidad que en ningún momento resulta grosera ni, mucho menos, pornográfica. Hace del deseo por una menor pura poesía. No hay escenas escabrosas, ni, por supuesto, pornográficas. Humbert Humbert, tal como se le retrata en el ficticio prólogo de la novela, donde se le achaca la autoría de las hojas que siguen (la novela en sí) "es un anormal. No es un caballero. Pero, ¡con qué magia su violín armonioso conjura en nosotros una ternura, una compasión hacia Lolita que nos entrega a la fascinación del libro, al propio tiempo que abominamos de su autor" 
Y así, entre el deseo perverso de Humbert Humbert, la histeria egoísta y parlanchina de Charlotte Haze y la inocencia herida y manipuladora de Lolita, nos vamos adentrando en una de las novelas más hermosas y transgresoras del siglo XX.


Si te ha gustado mi entrada, haz +1 en hispablogger, en la columna derecha, arriba. Muchas gracias.

39 comentarios:

  1. Es una niña de 1,48 m de estatura , en manos de una madre horrible y objeto de deseo de un pedófilo.
    Leída en su momento y vista la película, admiradas ambas.
    No sería capaz de volver a acercame a ellas tras haber tenido dos hijas.
    No podría

    ResponderEliminar
  2. Es una niña de 1,48 m de estatura , en manos de una madre horrible y objeto de deseo de un pedófilo.
    Leída en su momento y vista la película, admiradas ambas.
    No sería capaz de volver a acercame a ellas tras haber tenido dos hijas.
    No podría

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la niña tampoco era una santa. Yo creo que la calidad de un libro o película no se pueden medir por el tipo de historias que cuentan, sino por como las cuentan. El libro, en ningún momento se muestra a favor de la pedofilia o la alienta de alguna manera. Sólo cuenta una historia muy buena, con gran sutileza y cariño por sus personajes y la cuenta de manera maravillosa. Eso es lo que yo valoro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es una novela excelente, como dices: una novela cuya lectura me hizo detestar a los tres personajes; una historia de deseo, sí, pero sobre todo de manipulación. Cuando Kubrick -otro grande, como Nabokov- rodó la película, Sue Lyon tenía ya quince años: si hubiese tenido doce, como Lolita en el momento en que empieza la historia, imagino que habría encontrado más dificultades para estrenarla. Por cierto, ¿habéis leído "La librería", de Penelope Fitzgerald? ¿Os acordáis del escándalo que la protagonista produce en el pueblo al poner a la venta, en su librería, la edición de "Lolita" de Olympia Press? Me gustó mucho la novela de Fitzgerald. ¿Veis? Ya estamos: una novela nos lleva a otra novela. Siempre. Un abrazo, lectoras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí, en realidad, el único personaje que me cae mal es la madre, Lolita me parece un encanto de chica ambiciosa y Humbert, un hombre enamorado que adora a Lolita y la trata con todo respeto (salvando las posturas morales). Me parecen personajes arrastrados por la fuerza de sus pasiones, amorosa en un caso, y de ambición en otro. Por cierto, esa que dices, "La librería", no la he leído, pero intentaré ponerle remedio.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Pues en esta ocasión no comparto contigo la misma opinión. A mí no me gustó la novela.
    Reconozco que el estilo literario es muy bueno pero la temática me hizo sentir incómoda. No hay escenas pornográficas, como tú bien resaltas, pero el que un hombre maduro se enamore de una niña no me resultó agradable. Además el que Lolita "juegue" con este hombre me pareció perverso. Pero esa fue mi percepción; quizás me pase de susceptible.
    Un beso, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que no sea una novela cómoda y, si tienes hijas, como le pasa a Felicia, más arriba, (y más si aún son pequeñas), puede resultar excesivamente agresiva. pero su prosa es sublime y ese comienzo no podía dejar de aparecer en mi sección. A mí me parece una gran novela.
      Besos.

      Eliminar
  5. Ese inicio creo que es mi favorito de todos los que he leído y el único que soy capaz de recitar (casi) de corrido. Si existe la perfección, debe andar muy cerca.

    Entiendo las reservas de Kirke respecto al tema, es provocador y esa perversión, para mí es un punto a su favor: quiero decir que la desazón, incomodidad y casi rechazo que provoca la historia es una manera eficaz de enganchar y perturbar al lector; de perdurar al fin y al cabo (sesenta años después se sigue hablando de Lolita).

    Nabokov no está contando una historia amable, sino que encara un tabú (un delito en nuestros países) y crea a un ser atormentado como Humbert y a una adolescente, que lejos de ser víctima inocente, presenta casi como inductora o quizá víctima, sí, pero con matices o cierta ambigüedad. No me extraña que levantará polvareda, todavía lo hace a día de hoy.
    Es un libro del que se hablará siempre, incómodo y molesto, pero literatura de primera. Entiendo la susceptibilidad que puede despertar en las madres o padres de hijas en esa edad, pensar que hay hombres como Humbert. En fin, da para un taller de lectura y posterior debate.

    Un abrazo, me ha encantado tu entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí, si no el favorito, es un comienzo de los mejores que conozco. Como bien dices, formalmente, raya la perfección. Y también me atrae su temática transgresora el que trate un tabú, que quizás en otros lugares o en otras épocas, no lo sea tanto. Lolita no es pervertida, ni violada, ni forzada de ninguna manera. eso sí sería un delito objetivo. El hecho de que se dé una relación mutuamente consentida con una menor (o un menor), es un delito según la legislación y, por tanto, no es objetivo. Ufff! nos van a excomulgar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Ser o no transgresor está en función de las normas ético-morales reinantes. "Lolita" no hubiera sido un libro transgresor en el Imperio Romano; ni lo hubiera sido en los EEUU antes del Código Hays. Yo no creo que Humbert Humbert sea un pedófilo, simplemente ama a una mujer joven, y Lolita es una mujer en todos los sentidos. La historia de amor del profesor y la adolescente es áspera y desgraciada, pero no creo que sea perversa. Es muy posible que Nabokov previese que su libro iba a resultar provocador en la puritana atmósfera de los años 50, pero no creo que lo escribiese con intención de escandalizar. Todos los escrúpulos acumulados sobre esta novela, provienen de una deformación judeo-cristiana de la realidad. Lamentablemente esos escrúpulos impiden a muchos disfrutar de la calidad literaria de este libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, Manuel. Siento no haber leído tu comentario antes de responder al anterior. Los he leído y contestado en orden. Hoy se me han acumulado por haber estado muy liada. De acuerdo contigo al cien por cien. Si trato de deseo perverso el de Humbert es mirándolo desde el punto de vista imperante en la sociedad, pero como digo más arriba, si la relación es consentida, no hay delito objetivo, sólo el que deriva de leyes más o menos restrictivas. En otras épocas, en otros lugares, no sería delito. Lo que es delito es obligar, forzar, violar. Sobre el sexo siempre he pensado que cuando los jóvenes lo practican libremente, es porque están preparados para ello, unos antes y otros después.
      Esta novela da para una tertulia muy jugosa.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Por cierto, que me olvidé, hoy he compartido un post de Josevi Blender, de su blog "Todo negro" hablando del Código Hays. Es curioso porque hacía años que no oía hablar de él y en un día, dos veces.

      Eliminar
    3. Veo que hoy no coincidimos, excepto en cuanto a la calidad literaria de la novela -y también la calidad de la adaptación cinematográfica-. Como "todo es relativo", me pregunto si también cabe integrar en ese relativismo el matrimonio con niñas incluso de ocho o nueve años, como sucede legalmente en cerca de setenta países (matrimonios, por cierto, que llevan a la muerte a muchas de esas niñas). Pero, a fin de cuentas, se trata de otra cultura, ¿no? No, para mí no todo es relativo. No me refiero, obviamente, a Lolita, que es, como dice Manuel Casanova, una mujer. Una mujer en miniatura, y una mujer de un tipo muy especial y, para mí, despreciable: manipuladora y ambiciosa. No sé si Humbert Humbert es un pedófilo o no, pero coincide con ellos en su temor / odio hacia las mujeres.
      Vaya, me he quedado a gusto.

      Eliminar
    4. El contexto cultural importa, pero se puede caer en el relativismo. Por supuesto que en el imperio romano la pederastia era tolerada, ¿eso la justifica? Lolita no es una mujer; Lolita es una mujer en potencia (tiene 12 años). Humbert es un ser adulto y por tanto actúa desde esa posición de superioridad: puede existir el amor, pero también una condición manipuladora. El sustrato judeocristiano nos influye, no lo niego, pero nuestras leyes son claras al respecto y no derivan de la Biblia, ni de la Torá. Así que entiendo que haya gente a la que incomode esta novela. Pero creo que hay leerla con mentalidad abierta porque nos ofrece mucho más.
      Nabokov busca provocar. Busca hacer reflexionar sobre ciertos tabúes, sobre la hipocresía y el puritanismo. No es solo una historia de amor. Es la historia de una obsesión y Nabokov quiere que la sociedad se mire y se pregunte por qué tolera ciertos comportamientos y condena otros. Todo es una provocación, desde el propio nombre: Lo-li-ta.
      Por supuesto, la valoro como una grandísima obra de arte. Pero no se puede soslayar su carácter perturbador, además de su belleza, crítica social e incluso cierto humor-ironía. Nabokov lo dice: recordó en una entrevista con Bernard Pivot, "Lolita es una niña de 12 años, mientras que Humbert es un hombre maduro, y el abismo entre su edad y la edad de la niña produce el vacío entre ellos; atracción de un peligro mortal. (...) Fuera de la mirada maniaca del señor Humbert no hay nínfula. Lolita, la nínfula, sólo existe a través de la obsesión que destruye a Humbert. Éste es un aspecto esencial de un libro singular que ha sido falseado por una popularidad artificiosa".
      Vaya melón acabas de abrir, Carmen!
      Un saludo también para Manuel.

      Eliminar
    5. Exacto, Gerardo: "Humbert es un ser adulto y por tanto actúa desde esa posición de superioridad". Me he quedado dando vueltas a la frase de Rosa "si la relación es consentida". ¿Hasta qué punto podría serlo desde una situación de desigualdad?

      Eliminar
    6. Por supuesto, me refiero a relaciones, plenamente consentidas. A lo que era la relación de Lolita con Humbert. O a esas relaciones de profesores o profesoras con alumnos que tienen diez y seis o diez y siete años y que se ven con unos problemas enormes cuando lo más adecuado para todos era dejarles mantener su relación mientras durara (y las conozco que han acabado en felices matrimonios). Esos matrimonios que dices, Carmen, no son consentidos por las niñas. A ellos me refería entre otras cosas con forzar o violar.

      Eliminar
    7. Pero yo me refiero justamente a eso, Rosa. Las dos sabemos el componente de seducción que hay en la enseñanza. A lo mejor Manuel y tú me llamáis "puritana" por lo que voy a decir, pero espero que no me tildéis también de hipócrita. Mis alumnos han sido casi siempre adultos: todos ellos lo eran, por supuesto, en la universidad. A pesar de eso, para mí ha existido siempre una barrera: el hecho de ocupar, como profesora, una posición de poder, de privilegio, y la idea muy clara de la seducción que se ejerce como profesor. Acostarme con mis alumnos no me parecía jugar limpio. Y eso que estoy hablando solo de los mayores de edad, aunque también conocí a "Lolitas" y a "Lolitos". Pero cada cual tiene sus puntos de vista, y el mío en algunos aspectos tal vez os parezca demasiado estricto, aunque en otros pueda ser -lo soy- bastante despendolada.

      Eliminar
    8. Yo tampoco sería capaz de tener nada con un alumno, ni mayor ni menor de edad. Pero entiendo que puede haber una relación sin que haya juego sucio ni abuso de poder, sencillamente, puede pasar. Que a nosotras no nos vaya ese tema, no quiere decir que no les pueda suceder a otros.
      En fin, creo que es complicado. La que se ha armado!!
      Un beso.

      Eliminar
  7. Qué sorpresa! Siempre pienso en Lolita como película, cuando (como casi siempre) primero fué la novela.
    No la he leído y, aunque siempre escuchas comentarios adversos, me han hablado bien de ella.
    Me la apuntaré a la gran lista de recomendaciones que, afortunadamente, siguen haciéndome. Gracias

    ResponderEliminar
  8. Qué sorpresa! Siempre pienso en Lolita como película, cuando (como casi siempre) primero fué la novela.
    No la he leído y, aunque siempre escuchas comentarios adversos, me han hablado bien de ella.
    Me la apuntaré a la gran lista de recomendaciones que, afortunadamente, siguen haciéndome. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ves, da para más que la tertulia del otro día. Igual debíamos plantearla para la próxima. Es una novela muy bien escrita y muy buena, la prueba es lo que dice Gerardo arriba: cincuenta años después (casi sesenta) sigue provocando debates encendido y dando mucho de qué hablar. Yo también vi la película antes de leer la novela. Es que Kubrick hizo una película tan genial que casi ha suplantado la fama del libro, pero ¡¡ah, el libro!!
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. A mi me encantó la novela, me gustó mucho más que la película (que también es buena) porque el estilo de Nabokov me fascina, he leído otras novelas suyas y es muy descriptivo, casi resulta poético.
    Aunque la temática no me termina de encajar, le di una oportunidad al autor y no me defraudó.
    Un beso, Rosa, gracias por compartir esta entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he leído alguna cosa más del autor, pero no he vuelto a encontrar nada que me impresionara tanto. Esta, es posible que sea su mejor novela. Es un autor muy poético como dices. este comienzo de Lolita es pura poesía. Claro, adoraba las mariposas ¿hay algo más poético que una mariposa?
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Me parece que Rosa y yo nos quedamos solos. La comparación que hace Carmen con las costumbres árabes no me vale o es lejana: hablamos de nuestra cultura y de una ética cambiante a través de la historia. El imaginar, como hizo Nabokov, una historia entre un adulto y una mujer joven (subrayo mujer) no lo veo como una provocación moral. Sí, tal vez, como una provocación social, como denuncia de la hipocresía del puritanismo. El que Humbert Humbert abuse de su condición de adulto para seducir a Lolita, no lo veo en ningún momento; más bien al contrario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me parece que Lolita sabe lo que hace. De hecho, no es su primera relación. Humbert tiene un punto pedófilo, pero Lolita es una seductora nata y muy manipuladora. Eso es lo bueno de la novela, el manifestar puntos de vista fuera de la moral convencional y manifestarlos sin condena. Es una provocación y transgrede las normas de una sociedad bienpensante. Para mí, ese es su valor.

      Eliminar
  11. Hola Rosa, ya he votado por tí.

    Respecto a este libro, es la segunda vez en menos de 10 días que leo una reseña positiva de ella. Como en la otra entrada comenté, recibiendo yo tantas sentencias en mi trabajo de niños y niñas violados, o embarazadas producto de una relación sexual consentida con hombres adultos que de todas formas terminan en la cárcel, me resulta todo un reto poder mantenerme atenta en la calidad de la obra cuando lo único que medito es que cualquier pensamiento de deseo sexual puede concretarse en una acción.

    Sin embargo, admito que en muchas culturas a los 12 años la mujer ya no es considerada una niña y no es menos cierto que a los 12 años muchas niñas tienen una vida sexual activa, a veces relajada y provocativa. Pero voto por un mundo en donde los adultos cuiden a los niños, piensenn en ellos como padres o hermanos sus hermanos mayores y protejan su tierna infancia.

    Para gustos los colores, me agrada que hayas disfrutado tu lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tú hablas de cosas distintas. En este libro hay una relación consentida y alentada por la niña de forma totalmente consciente. es uno de esos casos que tú mencionas de vida sexual activa, relajada y provocativa. Es una historia muy bella de crítica a la hipocresía de la sociedad, concretamente la norteamericana de los años cincuenta, escrita con una belleza exquisita. Entiendo las reservas que a mucha gente le provoca, pero, aunque sólo sea literariamente, es una gran novela.
      Un beso. Y gracias por votar.

      Eliminar
  12. Aunque he oído hablar de Lolita, no he leído el libro ni visto la película, por tanto me guío solamente por tu post, Rosa.
    No dudo que el principio que has transcrito 'engancha', y que si dices que no resulta grosera ni escabrosa la manera en que se cuenta, pueda resultar, en principio, atractiva, a pesar de que yo piense que si en lugar de ser una niña de 12 años lo fuese de 16, poca diferencia de edad habría y mucha diferencia en cuanto a las reacciones suscitadas por esa cuestión. Es mi opinión, claro.

    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya has visto que reacciones hay para todos los gustos. No se puede generalizar, hay niñas de doce años muy maduras y otras de quince muy infantiles. Lolita es madura, ha tenido más relaciones y, desde luego yo no consideraría a Humbert un perversor. Creo que lo que hay que juzgar es "Lolita", no cualquier relación que pueda surgir entre un adulo y una chica de doce años y que puede ser de lo más variado.
      No creí yo que esto fuera a suscitar tanta polémica.
      Un beso, Charo.

      Eliminar
  13. Está claro, Rosa. Me llevo el beso, aunque sea Chelo y no Charo ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xd, es la tercera vez que me pasa. Una vez a nuestro querido Francisco le llamé Fernando o algo parecido. Y la otra no recuerdo cómo fue, pero fue!!!
      Por supuesto, el beso es para ti, Chelo y otro de propina en desagravio: muak.

      Eliminar
  14. Ni he visto la película ni he leído el libro, con lo cual no puedo opinar no más que: si la calidad literaria de un relato, o el interés que suscite en un lector potencial es positiva es una buena obra en sí, incondicionalmente del contenido y del argumento.
    Hay lectores que no pueden leer sobre temas escabrosos, otros sobre actos violentos y mórbidos. Pero como es algo que en las comunidades humanas están a la orden del día no hay más remedio que escribir y hablar sobre ellos. La forma de hacerlo es lo que cuenta: Con respeto, con calidad, con delicadeza. Eso sí, sin intentar decantar al lector a una posición o a otra y sin favorecer normas éticas, morales, educacionales, aceptadas o rechazas por esas comunidades culturalmente diferentes.
    Si el respeto es un referente y un criterio a la hora de escribir, hablar o trasmitir un mensaje lo demás depende del criterio personal, de la capacidad de aceptación y del gusto del que recibe los mensajes.

    Rosa la que has armado con un libro-película.
    Aquí podríamos invitar a las blogueras Kirke y Chelo que hagan un "Al- Alimón"
    Besos polémicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya había pensado lo de Al-Alimón, pero no me atrevía a proponerlo. A ver ellas qué dicen y si se dan por aludidas.
      De acuerdo contigo por lo demás. Respeto por el lector y por el tema, y delicadeza para tratarlo. De eso, puedo asegurar, esta novela está sobrada. Y es una magnífica novela.

      Eliminar
    2. Acabo de estar en "casa Francisco" y veo que propone para un Al alimón la futura película de Amenábar sobre la novela de Mikel Santiago. Y ahora aquí Lolita.
      Francisco, ¿a ti te ha poseído el espíritu de mi jefe? porque no paras de pedir!!!
      Chelo, a esta hadita la vara mágica no le funciona y no puede hacer que los días tengan 48 horas para poder realizar todo lo que me gustaría. Lo que no quiere decir que no hagamos algo de lo que nos proponen Francisco y Rosa.
      Cuando leí "Lolita" no era madre de una niña y ya me resultó una lectura incómoda por el tema tratado. No sé si ahora que sí tengo una hija (aunque ya es mayor) mi incomodidad se torne en algo peor. La actitud de Lolita que plasma el autor, repito, me perturba. Es como si quisiera justificar o cargar las tintas en el comportamiento de la niña o así lo interpreto yo.Lo siento pero no me gustó el tema, llamadme puritana si queréis aunque no creo que mi rechazo se base en puritanismo (no me escandalizo fácilmente), es otra cosa que no sé describir bien.
      Rosa, ¡la que has liado!

      Eliminar
    3. Tranquila Kirke. Se hace lo que se puede y lo que apetece. Sólo faltaba que sufriéramos por hacer más de lo que podemos. Esto es para gozar no para padecer.
      Un beso.

      Eliminar
  15. ¡Pues sí!, ¿por qué no? A ver que dice la hadita Kirke. Tendrá que ser después de.............lo que llevamos entre manos, próximamente en sus pantallas ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no pasa nada por la confusión, Rosa. Otro beso para ti

      Eliminar
  16. Leí el libro hace ya algún tiempo y la verdad es que me gustó mucho. No se ajustaba a la idea que tenía de él a raiz de lo que siempre había escuchado acerca de las "lolitas", porque como bien dices es una novela estupenda escrita con gran sutileza y que nos hace compadecer y detestar a un tiempo al profesor. Por otro lado tampoco se puede considerar una completa víctima a la niña, que es bastante manipuladora y retorcida, algo así como una niña al borde de ser una mujer-arpía.

    ¿Provocadora por su temática? Seguramente, pero desde mi punto de vista escrita con muy buen gusto.

    Como siempre una reseña estupenda, Rosa.

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  17. Realmente son personajes complejos que no se adaptan a lo usual en estos casos: niñita inocente pervertida por adulto perverso. Aquí la niña es todo menos inocente y el adulto, como dices, provoca compasión porque, a veces es él el manipulado. Rompe esquemas y esa es una de las cosas que más me gustan de la novela, aparte de estar escrita con un estilo muy poético. la leí hace ya bastante. En realidad no es una reseña, es un escrito que está está más bien basado en el comienzo del libro. Es una sección con la que inauguro cada mes.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...