Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

domingo, 19 de agosto de 2018

Sin reseña X


Esta es la décima entrega de "Sin reseña". Cincuenta libros por tanto, con un pequeño comentario que no llega a reseña, al menos no a las que yo acostumbro a hacer. 
En esta ocasión, como ya viene siendo habitual, las cinco novelas son policíacas. Dos pertenecen a series que estoy siguiendo; otras dos, de momento que yo sepa, no forman parte de ninguna serie y de la última me consta que  ya se debe de estar escribiendo la segunda parte.
Vamos con ellos.
"Primavera cruel". Luis Roso.
La segunda entrega del inspector Ernesto Trevejo pierde con respecto a la primera, "Aguacero", y es que buenas y sorprendentes novelas se convierten en más de lo mismo cuando se alargan sin demasiado sentido en una serie que no pasa de ser una serie más.
Ernesto Trevejo es inspector de la Brigada de Investigación Criminal en el Madrid de los años cincuenta. Trabaja en íntima colaboración, y muy cerca físicamente, de la Brigada Político-Social (los sociales de infausta memoria para los que tenemos una cierta edad), pero se ve que no simpatiza con sus métodos salvajes. No sabemos mucho de su pasado, pero por algunos comentarios vemos que, a pesar de su condición de defensor de la paz del Régimen, es bastante crítico con todo lo que supone "¿Cuántos asesinos hay libres caminando por las calles de este país? ¿Cuántas manos sucias de sangre inocente?"
"Pues si lleva detenido desde hace dos días, me imagino que estropeado lo estará bastante".
Se trata además de un hombre culto, leído, que al llegar a Barcelona por primera vez siente cierta emoción al "saber que atravesaríamos la calle Aribau y que pasaríamos junto a la Universidad de Barcelona, ambos escenarios principales de la novela Nada, que había leído hacía más de una década".
Así, entre comentario y comentario, va mostrándose crítico con un Estado que ha mantenido al país en un erial social, económico y cultural durante casi veinte años, si bien es cierto, que empieza a despertar. "Gracias a o a pesar del Caudillo, según cada cual".
A raíz del asesinato de un joven comunista cuyo cadáver aparece en los terrenos de "El Pardo", Trevejo viajará a Zaragoza, al Pirineo leridano, a Barcelona... y nos irá metiendo en una trama compleja, con un final sorprendente, aunque quizás demasiado rocambolesco para mi gusto.
Lo que más me atrae es la época en la que está ambientada y lo bien escrita que está, y la curiosidad por saber algo del pasado de Trevejo durante la Guerra Civil tal vez me haga caer en la tentación de seguir con la serie, pero no estará entre las prioritarias.

"Un mar de problemas". Donna Leon.
Esta es la décima entrega de la serie sobre el comisario de la questura de Venecia, Guido Brunetti.
En este caso nos trasladamos a Pellestrina, una de las islas que cierran la laguna de Venecia separándola del mar Adriático. Esta concretamente se encuentra al sur de Lido. 
Dos pescadores de almejas aparecen muertos en su barco que se ha incendiado de madrugada amarrado al muelle. Enseguida se dan cuenta de que los pescadores, padre e hijo, han sido asesinados por lo que los carabinieri avisan a la policía de Venecia y Brunetti entra en acción. 
Pronto se encontrará con el rechazo manifiesto de todo un pueblo desconfiado y cerrado, receloso de todo lo que venga de fuera y más aún si está relacionado con el orden y la ley. Ni siquiera es capaz de entender bien el dialecto que hablan.
Como en todas las novelas de la serie, la investigación y la trama le sirven a la autora para hablarnos de otras cosas. En este caso, el medio ambiente y su precario estado en la Laguna (concretamente, los vertidos contaminantes que la envenenan con metales pesados y todo tipo de sustancias peligrosas que se acumulan en peces, crustáceos y moluscos, y se transmiten a los humanos que los consumen pensando que comen productos de la zona y, como es tradicional pensar, de elevada calidad), el más precario estado de la honradez de políticos y autoridades varias (los inspectores que deberían controlar ese estado del entorno natural y se embolsan los sobornos mientras callan y se tapan la nariz, en sentido literal), la condición humana poco proclive a compartir y comprender (las envidias tradicionales de las gentes que comparten los mismos recursos cuando estos escasean y ven que la supervivencia de cada uno se pone en peligro con la supervivencia ajena).
Para darle mayor emoción, Elettra, la signorina secretaria del vicequestore Patta, se infiltrará en el pueblo y adquirirá un protagonismo que hasta ahora nunca había tenido.
Como en otras ocasiones, nunca son los verdaderos culpables, los situados más arriba, los que más ganan con el delito, los que terminan pagando con su libertad. En ese aspecto Donna Leon se sigue manteniendo escrupulosamente fiel a la realidad.

"El beso de Tosca". Nieves Abarca y Vicente Garrido.
Las dos entregas que he leído protagonizadas por la inspectora Valentina Negro me han gustado y tenía ganas de leer este libro que nada tiene que ver con dicha serie,  aunque algún guiño se hace a Javier Sanjuán, el perfilador y criminólogo valenciano que es mencionado un par de veces y que se supone que colabora con la policía en el esclarecimiento de los crímenes que suceden en esta novela.
Todo comienza con una prostituta que se escapa de sus explotadores con la ayuda de dos cantantes de ópera, Marc Roselló y Miguel Sanchís. Ambos amigos celebran el final de una representación de Don Giovanni con una juerga que culmina en un local de juego ilegal. Allí serán testigos de la fuga de Tatiana y no dudarán en ayudarla. No se imaginan que su gesto altruista les llevará a un mundo en el que nunca desearían haber entrado: tráfico de mujeres y de armas, juego ilegal, combates de boxeo amañados, locos rubios que juegan a ser dios decidiendo con sus ataques terroristas quien debe morir, asesinos psicópatas. Y todo ello controlado por un prohombre poderoso, supuesto altruista, amigo de políticos e imprescindible en cualquier sarao que se precie, bien sea en el Liceu para una representación de ópera o en un hotel de lujo para la presentación de una nueva colección de novela negra.  
Una novela entretenida y además interesante, con una trama bien llevada y bien resuelta y tan bien escrita como es habitual en estos dos autores.

"Tres minutos de color". Pere Cevantes.
Esta ha sido una novela muy desconcertante. No voy a decir por qué porque la gente que no la haya leído merece llevarse la sorpresa y desconcertarse como yo lo hice.
Coque Brox es un inspector de policía cuya tragedia iremos descubriendo poco a poco. Sabemos que está separado de su mujer y que trata de recuperar una relación normalizada con su hija de doce años, sabemos que ha sufrido no hace mucho algún tipo de herida, accidente o trauma que de daltónico, lo ha convertido en acromatópsico. Si ya como daltónico tenía que fingir una visión normal, aunque la cosa no fuera ningún secreto para su comisario -"mis contactos han averiguado que eres daltónico de nacimiento pero que algún policía inepto o corrupto, incluso podría ser las dos cosas a la vez, en su día te dio el visto bueno para que entraras al Cuerpo"-, como persona que ve la vida en blanco y negro tiene que fingir aún más, porque ahora ya no son aquellos tiempos y no iba a poder permanecer en su puesto de descubrirse el tinglado. 
Coque investiga la desaparición de su compañero, Palma, lo que le llevará a un mundo de proxenetas y pederastas, mientras intenta solucionar los problemas de su familia y recuperarse de las trampas que la vida le ha ido poniendo en el camino. Pero deberá cruzar algunas fronteras inimaginables para llegar a resolver el caso. Y es a partir de ese cruce cuando la novela alcanza altas cotas de originalidad y desconcierto para el lector.
Una interesante, curiosa y original novela que me ha sorprendido y dejado con muchas ganas de leer alguna más del autor.

"La novia gitana". Carmen Mola.
Es imposible no hacerse eco de esta novela que últimamente nos asalta desde blogs, redes sociales y cualquier medio que a difundir la literatura se dedique. Ya he comentado en este blog y en algún otro sitio que estas novelas tan mediáticas que producen un tremendo mosqueo y, en principio, suelo ser remisa a leerlas. 
No sé por qué, con esta lo tuve muy claro desde el principio: quería leerla y quería leerla ya. Así es que, cuando tan solo han pasado dos meses desde su publicación, tengo que decir que es una buena novela, una muy buena novela negra a la que solo le veo una pega y es que, confirmado por su misteriosa autora, tiene una continuación. 
La pega radica en que procuro no empezar más series mientras no vaya terminando las muchas que tengo empezadas y cada poco, sin quererlo ni saberlo, me meto en otra nueva. La pega se amortigua porque ya estoy deseando leer esa segunda parte y es que tal y como termina la primera las expectativas, que creo (espero) que se cumplirán, son muy elevadas.
Que nadie se deje disuadir por el hecho de que sea una serie. El caso que se investiga queda perfectamente resuelto por lo que nadie está obligado a leer la continuación para saber el desenlace.
Por lo demás, ¿qué decir de esta novela? Que es brutal en cuanto a sus acontecimientos, que está muy bien escrita, muy bien tramada y muy bien resuelta, que el nombre de la autora es un seudónimo por lo que bien podría ser autor y es que por momentos me parece que una mujer no es capaz de sentirse a gusto con las escabrosas escenas que recrea, y por momentos me parece que un hombre no es capaz de llegar a retratar un personaje femenino tan complejo como la inspectora Elena Blanco. 
Es posible (casi seguro) que antes o después, por voluntad de la autora (fiémonos del género que denota el seudónimo) o en contra de ella, como le sucedió a Elena Ferrante, lleguemos a saber su identidad. De momento, yo he disfrutado de su novela y el anonimato de la autoría no ha disminuido para nada ese disfrute.

8 comentarios:

  1. Me llevo apuntada Tres minutos de color. La verdad que venía un poco predispuesta hacia ella porque me llamaba la atención tanto el título como la portada aunque no sabía muy bien de qué iba. Lo que comentabas al principio sobre el desconcierto que te ha provocado su lectura no sabía si tomármelo para bien o para mal, pero veo que ha sido lo primero y que incluso barajas repetir con el autor. Pues nada, que la apunto, a ver si cae entre tanto pendiente.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he querido apuntar nada para no desvelar más de lo debido, pero realmente, hacia la mitad de la novela, me dejó totalmente descolocada, con un giro asombroso que, desde mi punto de vista, está muy bien gestionado y lo resuelve de maravilla.
      Si lo lees, ya nos darás tu opinión.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Hola.
    Mi madre es muy fan de Bruneti y le hemos ido regalando los libros, bueno, es fan de onna Leon.
    Y respecto a La novia Gitana, matatía por publicar con seudónimo y desde el anonimato, esmi sueño, te lo prometo, publicar, vender y que nadie sepa quien eres.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si yo escribiera también me gustaría permanecer desconocida. Mi timidez patológica no soportaría la fama y tener que hacer promoción del libro con entrevistas y todo tipo de actos llenos de gente que pretende hablar contigo. Esperemos que le dure el anonimato cuanto desee y no le pase como a Elena Ferrante por obra de un periodista bocazas.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Me gustan todas tus reseñas y lo sabes, pero estas dedicadas al genero policiaco o genero negro mas he tomado nota de todas ellas y me las leeré, eso si, si consigo acabarme la de David Safier, que esta semana no he podido entre unas cosas y otras, entre ellas esta mi hijo conmigo una semana y hay que disfrutar de hijo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leí hace bastante un libro de David Safier y no me gustó. Y eso que era sobre la revuelta del ghetto de Varsovia durante la Segunda Guerra Mundial, tema que me interesa muchísimo, pero me pareció una novela muy floja.
      Disfruta de hijo que en breve termina el verano y hay más tiempo de leer.
      Un beso.

      Eliminar
  4. me apunto unos cuantos que vengo con todo leido! muchos besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte. Yo tengo aún mucho por leer y aun así, no hago más que apuntar y apuntar.
      Un beso.

      Eliminar

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...