Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

viernes, 26 de febrero de 2016

"Meursault, caso revisado" Kamel Daoud


¿Recordáis a Meursault? Es aquel hombre absurdo que, al principio de la novela "El extranjero" de Albert Camus, declara "Hoy ha muerto mamá. O quizá ayer". No sé si recordáis "El extranjero" de Camus. Yo lo había léido otras dos veces en 1978 y en 2002. En ambas ocasiones me gustó, pero no me entusiamó. De hecho, cuando lo he vuelto a leer esta vez, no recordaba casi nada de él. Sé que no soy la única a la que le ha pasado. Un compañero me ha dicho: "Se ve que éste era el momento para leerlo", tras coincidir conmigo en lo que os he contado. No es de "El extranjero" de lo que quiero hablar aquí, pero es imprescindible hacerlo, como imprescindible fue leerlo, para dar paso al libro que quiero comentar en esta entrada. 
Meursault es el protagonista de la novela de Camus, un hombre absurdo como digo, un extranjero de la vida a la que siente ajena. Es el personaje en el que se concentra todo el pensamiento filosófico de Camus: un personaje en brazos de la fatalidad, al que todo le da igual porque todo lo que le pasa, le pasa a él y él es un extraño para sí mismo; dice siempre lo que siente y lo que siente es demasiado frío y pragmático "Estuve a punto de decirle que no era mi culpa (la muerte de su madre), pero me detuve [...] De todos modos uno siempre es un poco culpable"; un personaje que sabe que debe enfrentarse a una muerte próxima y que eso no tiene importancia porque todos hemos de morir y "morir a los treinta años o a los setenta importa poco, pues, naturalmente, en ambos casos, otros hombres y otras mujeres vivían y así durante miles de años"; además "todo el mundo sabe que la vida no vale la pena de ser vivida".
De manera que él vive porque está aquí; pasa por la vida, pero la vida no pasa por él y así como hace todo, con esa sensación de que igual podría
Albert Camus
hacer lo contrario, un día del verano de 1942 mata a un hombre, es apresado y condenado a muerte. "No sentía más que los címbalos del sol sobre la frente [...]. La espada ardiente me roía las cejas y me penetraba en los ojos doloridos. ... Todo mi ser se distendió y crispé la mano sobre el revólver [...] y allí, con el ruido seco y ensordecedor, todo comenzó. Sacudí el sudor y el sol. Comprendí que había destruido el equilibrio del día, el silencio excepcional de una playa en la que había sido feliz. Entonces, tiré aún cuatro veces sobre un cuerpo inerte en el que las balas se hundían sin que se notara. Y era como cuatro breves golpes que daba en la puerta de la desgracia". Así explica el momento del asesinato. Luego, en el juicio, preguntado sobre los motivos, dirá que fue a causa del sol.
No se debió cumplir la condena porque es él quien nos cuenta su propia historia, pero tampoco sabemos más. Con la condena termina el libro, esperando que se cumpla su plazo inexorablemente, con unas palabras de una dureza y una desesperanza inmensas: "Para que todo sea consumado, para que me sienta menos solo, me quedaba esperar que el día de mi ejecución haya muchos espectadores y que me reciban con gritos de odio".
Y entonces empieza "Meursault, caso revisado", la novela de Kamel Daoud que lo que hace, efectivamente, es revisar la novela de Camus desde el punto de vista de la otra parte. Porque el muerto, del que no habíamos sabido nada salvo que es "un árabe", que tiene una hermana a la que un vecino de Meursault maltrata y a la que quiere vengar, no vuelve a ser mencionado en la novela, no se le da entidad más que como hombre muerto que desencadena los hechos en "El extranjero". Kamel Daoud en su libro devuelve la palabra a la parte del muerto, concretamente a su hermano Haroun que nos cuenta cómo la fama del escritor, y lo bien que supo contar su historia, hizo que su hermano se quedara sin voz, que de su hermano no se supiera nada, ni siquiera el nombre, ni qué pasó con su cuerpo que quedó así desaparecido para siempre. 
El comienzo de la novela es como una imagen especular del comienzo de la otra, igual pero al revés: "Hoy, M'ma [mamá] sigue viva",  sigue viva, pero él apenas la visita en esa casa en la que vive, por la que "merodean un muerto y un limonero" y es que la madre de Haroun quedó tan
Kamel Daoud
marcada por la muerte de su hijo mayor que toda su vida a partir de entonces, no fue más que un penar tras las huellas del asesinato, merodeando por la playa, buscando el cadáver, y en esos recorridos físicos y vitales arrastró a Haroum cuya vida ya no fue más que un reflejo de la vida que su hermano había perdido. "solía pasarme el día esperándola mientras ella recorría la ciudad investigando la muerte de Moussa [...] no comencé a sufrir por ello hasta que se acercó la edad adulta, cuando aprendí a leer y comprendí la suerte injusta reservada a mi hermano, muerto en un libro". Y es que no sabemos si Moussa muere en un libro porque ese libro es un trasunto de la realidad o si Moussa no es más que un personaje de ficción porque en esta historia la realidad dentro de la ficción y la ficción dentro de la realidad se mezclan de una manera que ya no sabemos cuál es una y cuál es otra; no sabemos si, en "Meursault..." el libro de Camus pasa a ser un reflejo de la realidad o si los propios personajes son ficción dentro de la propia novela. Se trata de un libro que encierra otro libro y no sabemos si el propio libro se encierra a sí mismo como otro libro; se trata de un juego de espejos en que no sabemos cuál es la imagen real, ni siquiera si hay una imagen real: "acabé dudando de la hora del crimen, de que hubiera sal en los ojos del asesino e incluso a veces de la existencia de mi hermano  Moussa".

Pero no importa porque lo que el autor nos quiere transmitir a través de Haroun y del absurdo asesinato perpetrado por el absurdo protagonista de "El extranjero" es toda una metáfora de la historia de Argel en la segunda mitad del siglo XX. Si "El extranjero" es la historia del colonialismo, "Meursault, caso revisado" es la historia de la Independencia. Una independencia que no ha venido a solucionar la vida del país ni de sus habitantes. En el libro de Camus, los árabes no tienen nombre, todo el protagonismo es para los franceses, los colonos que ocupan los mejores barrios y la mejor posición en un país que no les pertenece. En la novela de Daoud, el árabe recupera su identidad y, en nombre de todos los árabes y en nombre de Argelia, reivindica su existencia y su orgullo de propiedad de una tierra que se puede usurpar y una cultura que se puede colonizar, pero de las que nunca se podrá apropiar ningún extranjero "El asesinato que cometió (Meursault) parece el de un amante despechado por una tierra a la que no puede poseer. ¡Cómo debió sufrir, el pobre! Ser hijo de un lugar que no te ha engendrado".
Veinte años después de la muerte de Moussa, en el verano del 62, apenas unos meses después del fin de la Guerra de la Independencia, hay un nuevo asesinato. Haroun, impulsado de manera velada por su madre, mata a un francés y con ello venga la muerte de su hermano y todos los años de colonialismo. Pero además, en esta novela Kamel Daoud realiza una crítica explícita de las intransigencias y el fanatismo que domina al mundo musulmán en general y a Argelia en particular "La religión para mí es un medio de transporte colectivo que nunca tomo". Dios ha dejado de ocuparse del mundo y sus habitantes "¿El viernes? No es el día en que Dios descansó, es el día en que decidió huir y no regresar jamás". No se siente muy árabe ni sabe muy bien lo que eso significa y deplora toda la intolerancia y la violencia que se ha apoderado del entorno islámico: "el único versículo del Corán que resuena en mí es este "Si matas a un ser humano es como si hubieras matado a toda la humanidad""En varios momentos habla del alcohol y de los bares que están desapareciendo del país "¡Ja, ja! ¿Qué bebes? Aquí los mejores licores se ofrecen después de la muerte, nunca antes. Es la religión, hermano mío, apresúrate, en varios años el único bar que quedará abierto estará en el paraíso"
Si Meursault era la frialdad y el pragmatismo, Haroun es la pasión y el sentimiento.
La novela tiene varios premios: Finalista del Premio Goncourt 2014; Premio Goncourt 2015 de Primera Novela; Premio François Mauriac en 2014; 13º Premio de los Cinco Continentes de la francofonía. Una fama y un prestigio por los que su autor está pagando un precio, el precio que en ciertos lugares la intransigencia violenta de unos pocos trata de cobrarles a los que, sin dejarse amedrentar, siguen poniendo en práctica su libertad: un imán autoproclamado, el Presidente del Frente del Despertar Salafista, ha proclamado una fatwa contra él pidiendo su muerte. Es muy probable que dicha condena no se cumpla (ojalá no se cumpla), pero la condena de la que, ni Kamel Daoud ni nadie puede librarse, es la de llevar sobre los hombros su propia historia, esa historia que tantas veces desearíamos borrar para poder empezar de nuevo libres de servidumbres que otros nos han adjudicado "¡Podría ser que yo, Caín, hubiera matado a mi hermano! He deseado tantas veces matar a Moussa después de su muerte para librarme de su cadáver, para recuperar el cariño perdido de M'ma, para recobrar mi cuerpo y mis sentidos, para..."




Si te ha gustado mi entrada, haz +1 en hispablogger, en la columna derecha, arriba. Muchas gracias.

18 comentarios:

  1. Hola Rosa. Me ha gustado mucho la reseña, eso de que un libro analice al otro, desde la otra cara de la moneda, pinta muy bien. LO que dices de este personaje de Camus me recuerda mucho al o que sentì de Oliveira en Rayuela. Era un tèmpano de hielo, incluso ante de la muerte de un pequeño inocente.

    Me ha llamado mucho la atenciòn y seguro va a mi lista infinita de libros por leer. MI mayor temor es que casi nunca encuentro estos libros por acà por mi paìs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay!! me recuerdas que tengo que releer Rayuela del que recuerdo muy poco mas allá de que me gustó mucho. Es que han pasado ya más de veinte años (y de treinta, para qué nos vamos a engañar).
      Me imagino que si a Panamá no te llegan los libros que deseas leer, una buena opción estirar de Amazon o algo por el estilo. Yo ahora lo uso mucho porque compro libros digitales.
      Me alegro de que te haya gustado la reseña. Es muy interesante leer uno y después el otro.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Hola!!!! Pues me ha pasado como a ti, apenas recuerdo nada del libro, quizás lo leí cuando no era el momento y daba volver a hacerlo.
    Lo de los análisis de la obra de otro, no sé, me despista. Por un lado apetece leerla ya que el punto de vista es distinto, el hecho de que los árabes sean árabes ya me atrae, ero no sé yo si me gustará, sino me entusiasmó "El extranjero" quizás esta tampoco.
    Un besito y me ha gustado mucho la reseña, la verdad es que todo lo que reseñas lo haces genial.
    Feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la tertulia del instituto que la tuvimos ayer, hubo de todo. Hubo a quien le gustó más el de Daoud que "El extranjero". A mí me gustó bastante "Meursault, caso revisado", pero es muy difícil superar a Camus y creo que ni de lejos lo consigue. Ahora, la visión que da es muy interesante.
      No son muy largos ninguno de los dos lo que hace que sea más fácil animarse.
      Un beso y buen finde a ti también.

      Eliminar
  3. Hola, Rosa. Una reseña fantástica. Yo no he leído "El extranjero", supongo que si me decido a leer el libro que reseñas, tendré que leer también el de Camus.
    Un beso enorme y feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede leer el que reseño sin haber leído "El extranjero", pero creo que se pierden muchos matices y, desde luego, a mí me gustó mucho más el de Camus. Como le digo a Marigem, son muy cortitos y se leen bien. Yo el extranjero lo leí en tarde y media y lo pude terminar la primera, pero tuve que hacer unas cosas y me quedó un poquito.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Este lo dejaré pasar a pesar de tu reseña. Chica no doy a basto, con lo cual te agradezco que al menos me proporciones la oportunidad de conocer tus opiniones sobre ciertos libros que lo más seguro nunca tendré la ocasión de leer.
    Necesitaríamos varias vidas entre otras cosas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francisco no se puede leer todo lo que reseñan los demás. No queda más remedio que seleccionar. Es una lástima, pero efectivamente no tenemos más que una vida.
      Un beso.

      Eliminar
  5. "El Extranjero" es uno de los libros que he leído varias veces y siempre encuentro algo nuevo y desconcertante en ese personaje que es impermeable a todo lo que lo rodea. Leerlo me produce la angustia de conocer a alguien que tiene agua en las venas. Por algo es un ícono de la literatura existencialista. Argel y los árabes forman parte del contexto que rodea a Mersault y frente al cual experimenta una indiferencia tal, que la causa que provoca el asesinato del árabe es el fastidio ante el sol del mediodía y no, la defensa personal como podría suponerse. Los árabes, los franceses, los curas, los amigos de la madre, María; todos son como objetos que despiertan en él reacciones físicas. Sed, sueño, deseo, ningún sentimiento.
    Por lo que cuentas, la propuesta de Daoud es una metaficción en la que ficciona lo ficcionado por Camus; algo muy actual. Eso tal vez, le da ese elemento humano que "El extranjero" no tiene. De ahí el juego de espejos que tú mencionas.! Felicitaciones por la reseña!, muy clara la relación que has establecido entre las dos novelas, trataré de buscarla aquí, en mi país, y disculpa si me he extendido en mi comentario. De nuevo, !Gracias y saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y por extenderte. No creo que sea difícil encontrar la novela pues fue premio Goncourt de Primera novela. No obstante, yo suelo recurrir a Amazon porque compro libros digitales. También los venden en papel. Por cierto ¿cuál es tu país?
      me gusta esa expresión de ficcionar lo ficcionado. Me ha parecido un juego de espejos total hasta el punto de que llegué a perder de vista lo que era real (no objetivamente real, sino real para el personaje de Haroun) y lo que era fantasía del propio Haroun dentro de la fantasía de la novela. No sé si me explico.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Me parece muy interesante el concepto de partida de esta novela. Tengo "El extranjero" en mi estantería por lo menos diez años o más, pero nunca encuentro el momento de leerlo. ¿Cuántos autores de origen árabe-musulmán se autocensuran o directamente evitan escribir sobre ciertos temas por miedo a los integristas? Es una pena, ya solo por eso voy a tratar de leerlo. pero primero el de Camus, paso a paso.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ambos se leen rápido porque son novelas cortas. La de Camus yo la he leído tres veces, pero se ve que las otras dos era muy joven porque hasta esta vez no he penetrado en todo su significado (o no había penetrado tanto porque penetrarlo todo me imagino que es imposible o tarea de expertos literatos). Trata de un personaje increíble al que cuesta calificar. Supongo que para entendidos de la filosofía de Camus, será más fácil.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Yo también leí El extranjero hace muchos años, cuando me dio también por leer a Sartre y compañía. Tampoco me acuerdo de casi nada, sólo de una cosa: no me gustó, recuerdo que me costó mucho terminar el libro.
    Me ha llamado la atención parte de lo que cuentas al principio porque yo acabo de terminar un libro donde impera de fondo el sentimiento de culpa también. Estoy ahora con la reseña.
    El que un personaje de una novela dé lugar a otra me recuerda a esas series de TV que nacen de un personaje secundario de otra serie famosa: Fraser de Cheer's o Aída de Siete vidas.
    Me temo que esta novela no me la apunto aunque he disfrutado mucho leyendo tu completísima reseña.
    Un besote, Rosa
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le decía a Francisco, no hay tiempo de leer todo lo que reseñan los demás. "El extranjero" no necesita de complementos, pero esta reflexión sobre la novela y la colonización y la independencia y muchas más cosas, resulta sumamente interesante.
      Un beso y feliz finde.

      Eliminar
  8. Hola Rosa,
    Yo también soy de las que leí el extranjero hace años y supongo que tampoco fue su momento, ni lo recuerdo ni me quedaron ganas de releerlo. Es curioso como el momento acaba determinando lo que significa o no un libro para cada uno de nosotros, ya es bien cierto que casi es mejor que los libros te descubran, porque entonces sí estás preparada para hacerlo.

    Me gusta la propuesta de una historia dentro de otra historia, me parece que ese complementar matices tiene que ser muy interesante.
    Tu reseña muy extensa, fantástica, me ha encantado ese último versículo que has destacado, lástima que no se aplique la coherencia y el respeto y que se siga matando en nombre de.
    Un saludo y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ha resultado muy interesante la experiencia de leer "El extranjero" y a continuación "Meursault, caso revisado". Son muy distintos y, a la vez uno refleja al otro, sin perjuicio de que no se pueden comparar, o tal vez porque no se pueden comparar. En todo caso, el libro de Camus es historia de la Literatura y el de Daoud, es un buen libro, curioso, pero no creo que haga historia. A no ser (xd, espero que no) que se acabe cumpliendo la fatwa y algún loco acabe con él. En ese caso, el libro se vendería por millones.
      Un beso.

      Eliminar
  9. En esta ocasión, como en tantas otras, leer tu reseña ya es un disfrute, se lea o no el libro sobre el que trata. Es también una de esas ocasiones en que comprendo que hago muy bien en no intentarlo yo, ¡nunca podría ni acercarme a hacer algo tan bueno! Felicidades, Rosa.

    Respecto a la obra/s que reseñas, lo cierto es que suenan bastante interesantes aunque no precisamente de lectura ligera. Me resulta curioso que diferentes autores hayan escrito una especie de continuación de la historia, es muy orginal. Por lo que he leído en otros comentarios no me animo a poner estos libros los primeros de la lista, pero tampoco los descarto.

    Un beso y muchas gracias por la recomendación!!

    ResponderEliminar
  10. Ha sido una experiencia curiosa, tras conocer "El extranjero" leer esta revisión del caso desde el punto de vista de los árabes (o de un árabe). No son lecturas ligeras, aunque el de Camus tiene muchos niveles de lectura y, si te quedas en la superficie, es casi un librito policíaco de trama simple y fácil lectura. Cuando profundizas, la carga es brutal.
    Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...