Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

domingo, 14 de febrero de 2016

Carta de desamor


La celebración de San Valentín como patrón de los enamorados, no es algo reciente ni mucho menos importado de los USA como sucede últimamente con muchas de las celebraciones más exitosas. No voy a contar la historia porque cualquiera la puede encontrar navegando un poco por internet o yendo directamente a la Wikipedia como he hecho yo que, aunque me sabía la historia, no recordaba exactamente la fecha en que se instituyó la fiesta por parte de la Iglesia Católica. Pues bien, fue en el remoto año 498, por el Papa Gelasio I.
Sí es cierto que la fiesta ha adquirido especial relevancia en los países anglosajones donde se celebra regalando tarjetas, compradas o elaboradas personalmente, a las personas amadas.
Con motivo del día de San Valentín y como no quiero pecar de melosilla, voy a publicar una carta de desamor que escribí a raíz de una invitación del blog de Carmen Pinedo para verbalizar una de las pinturas propuestas que me resultó particularmente sugerente.

James Carroll Beckwith, La carta (1910)
Me voy. No es mucho lo que queda por decir. Tras estos años de amor y resentimiento, de felicidad y pesar, todo mezclado y formando parte de lo mismo, he encontrado la paz.
Nuestro amor ha sido más como una droga, necesaria pero destructora, que el remanso tranquilo en que debe descansar la vida de los que han encontrado el amor. 
Por fin, me veo con fuerzas para abandonar tanto dolor y tan excesivo placer. Tal vez encuentre más monotonía que pasión, pero descansaré en los brazos de una relación más relajada que me traerá la serenidad que anhelo.
Solo siento darte la noticia cuando tan penosos momentos te llenan de amargura. Perdona la ocasión y comprende el motivo. 
Nunca te olvidaré."


26 comentarios:

  1. A veces la pasión desbocada puede traer más sufrimiento que alegría. A veces necesitamos relajarnos en una relación tranquila y sosegada.
    Bonita carta aunque llena de tristeza y dolor.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que escribo, y lo he hecho siempre ante la sugerencia de Carmen, me salen escritos muy tristes y melancólicos. No sé por qué porque yo no soy así, aunque este cuadro tal vez lo requería.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Ese amor tan destructivo no se si llamarlo amor. Quizá las novelas románticas nos han acostumbrado mal, pero creo que el amor siempre tiene que aportarnos algo y hacernos felices (al menos la mayor parte del tiempo). Es una buena interpretación de la pintura, que es misteriosa y lúgubre. De hecho, la mujer parece de luto, ¿quién sabe? Feliz domingo, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé muy bien a qué se puede llamar amor. Desde luego, debería ser algo positivo y que nos hiciera felices y nos facilitara la vida, pero por otra pare, suele ser un sentimiento egoísta con el que, en más ocasiones de las deseadas, se causa dolor; no sé si es algo puramente biológico, puro instinto de supervivencia, o si también interviene el espíritu (que tampoco sé lo que es). En fin, demasiadas dudas e ignorancias.
      La mujer está de luto. De ahí las últimas palabras de la carta. Una mala noticia que, encima, llega en un mal momento.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Una carta muy triste de desamor, Mirando el cuadro es lo que parece . Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cuadro transmite tristeza. Mi interpretación es una pérdida (el luto) a la que se suma otra pérdida (la carta). Una pintura muy sugerente.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Cuando el amor acaba no necesariamente lo hace la vida.
    Estamos acostumbrados al amor empalagoso y dulzón, al amor pasional de continuo arrumaco, caricia y sexo salvaje. Pero al amor paciente y cotidiano, al amor del detalle y las miradas, ese, nos parece insulso y rutinario, pero cuando llega el momento es ese remanso conocido el que echamos e menos.
    Un sentido y reflexivo escrito.
    Feliz día del amor. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, el amor salvaje y pasional es propio de una edad que no dura demasiado y de ciertas personas con ciertos temperamentos y suele producir más dolor que alegría. Por eso el remitente de la carta sale huyendo. Lo malo es que pilla a la mujer abandonada en un mal momento (tal vez se ha quedado viuda) Ojalá lo supiera, pero solo tuve tiempo de leer la carta, no pude enterarme de por qué estaba de luto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. El amor cuando destruye, cuando se agarra al dolor llevando al alma al luto, no puede ser sostenido. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería terrible que esos amores tan locos, tensos y pasionales duraran en exceso. No hay ser humano que lo soporte. mejor sufrir de una vez su fin que sufrir permanentemente su presencia.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Es muy doloroso pero hay veces que es necesario llegar al desamor, para encontrar otro que nos aporte muchas mas tranquilidad y sosiego que el anterior y amor visto con la mirada muchas veces de una madurez mucho mas completa quizás que el anterior, o simplemente escogemos no amar mas para quedarnos solo con lo bueno de ese amor, ahora también es cierto que cuando el amor intenta destruir y amargar al de enfrente cuidadin a ese hay que dejarlo de inmediato. un beso Rosa, me ha gustado mucho. TERESA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá se tuviera la capacidad intacta para ser capaz de huir de inmediato de los amores infelices, pero a veces, uno se aferra a ellos como si no hubiera más alternativa que sufrir de amor para no sufrir de desamor o soledad. Habría que darse cuenta de que nos hay mayor soledad y desamor que un amor enfermizo o dominante o... hay muchos tipos de amores negativos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Estoy con Gerardo y Francisco. Hay amores que no lo son en realidad. Cuando se sufre continuamente, cuando ese "amor" nos hace daño no es amor.
    Amor es aquel que todos los días te da serenidad, paz, comprensión; aunque a veces haya malos momentos (no creo que exista el amor perfecto) el amor de verdad, el bueno, tiene que ser placentero, nos tiene que aportar felicidad.
    Entre todos los que celebráis, de una manera u otra, San Valentín vais a conseguir que me aficione yo a este día que nunca me ha gustado.
    Preciosa carta, Rosa, aunque ya la conocía de cuando la publicaste en el blog de Carmen.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que varía mucho según el concepto de amor que consideres. De hecho los amores sin su poquito de dificultad y sin sus inquietudes y problemas puede resultar un tanto previsible y aburrido. Como le decía a Gerardo, no sé muy bien lo que es el amor. Y ya no te cuento si metemos consideraciones biológicas. No sé quien dijo que el amor es la sublimación del sexo y poir ahí creo que va la Biología. Ya ves que manera tan romántica tengo de celebrar San Valentín.
      Un beso, Kirke.

      Eliminar
  8. Creo que estamos todos de acuerdo. A pesar de la tristeza del momento (un momento especialmente difícil, por su luto), parece ser que esa mujer se ha librado de un hombre egoísta, cobarde y superficial: en esencia, de un amor tan falso como la persona que le ha escrito esa carta. Así que casi habría que darle la enhorabuena, aunque ella no pueda verlo aún con claridad. ¡Ay, esas cosas del amor, de los amores...! Ha sido una buena idea publicar una historia sobre el desamor, o sobre el amor mentido, en este día, Rosa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No cabe duda de que una vez puesto en manos del lector, el texto ya no es propiedad del autor, sino que cada lector lo reescribe e interpreta a su manera. Quiero decir con esto que la mayoría habéis interpretado el texto de manera distinta a como yo lo hice. Conste que me parece perfecto y para nada quiero corregir vuestras sensaciones al leerlo, pero ya que tengo oportunidad, voy a decir lo que yo escribí: él no es un hombre egoísta y cobarde, al contrario, es ella la que es bastante inestable y muy absorbente y posesiva. Él la ha querido mucho, pero las inseguridades de ella son lo que han llevado la relación a una locura de la que él, por fin, se ve capaz de liberarse.
      Gracias por haberme dado otra visión de los personajes.
      Un beso, Carmen.

      Eliminar
    2. Pero es que yo soy un caballero, Rosa. No concibo dejar por mi comodidad a una persona a la que aprecie, sea cual sea nuestra relación (amor, pasión, amistad), justo en el momento en que esa persona sufre por un motivo importante (duelo, enfermedad...). Me parecería una actitud muy egoísta, por mi parte, y consideraría esa urgencia por dejarla como una prueba de mi falta de cariño hacia esa persona, de la superficialidad de mis sentimientos. Tampoco concibo despedirme por escrito, en vez de dar la cara. Me parece cobarde. Creo que un trago así, por difícil y duro que sea, debe afrontarse con los ojos en los ojos, aunque corras el riesgo de que la otra persona te estampe un jarrón en la cabeza o, peor aún, rompa a llorar, lo cual hace que tú, que eres quien se va, también llore, y ahí estáis como tontos, llorando los dos. Por eso digo que la persona que ha escrito esa carta me parece egoísta, cobarde y superficial y, desde luego, sea hombre o mujer, tanto da, no es un caballero. Aparte: ser un caballero es un verdadero fastidio. Un beso.

      Eliminar
    3. Desde luego, en ese sentido sí es como dices. Yo me refería a que la que llevó la situación a volverse insoportable fue ella. La ruptura está justificada, pero no cabe duda de que él es egoísta en los aspectos que tú dices (sin dar la cara y en un momento duro para ella) y en otro muy importante que nadie menciona: deja entrever que ya tiene otro amor más reposado y es que algunos hombres (creo que en mujeres se da menos) solo dejan una rama cuando ya están amarrados a otra: o sea, cobardía. Como dices, ser un caballero es un fastidio, pero ser una dama es aburrido hasta la lipotimia.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Es un amor muy destructivo el que nos cuentas, y yo también creo que el cuadro requería algo así, triste, conmovedor, que expresara todo el dolor de ese luto, de esas pérdidas, de haber encadenado la vida a alguien que no te hace feliz, y a quien no eres capaz de hacer feliz.
    Precioso, me ha encantado. Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era un amor muy destructivo, y va a ser una ruptura muy destructiva pues ella, inestable y dependiente, ya acumula otra pérdida que no sabemos, pero su luto es innegable.
      Un beso, Chari.

      Eliminar
  10. ¡Buenos días, Rosa! pasado ya "el día" y habiendo leído los comentarios anteriores te he de decir que yo lo veo como tú lo has interpretado: él elige no seguir viviendo en esa noria en la que, no cabe duda, lo ha pasado muy bien pero ya acabó mareado y ansía ese 'tranquilo remanso'.
    No veo fácil elegir el momento de tomar esa decisión de acabar y muchas agallas le presupongo para escribir esa carta en un momento en que a ella le llueve sobre mojado, pero no va a tener más remedio que aceptarlo ya que no hay cosa más difícil en el mundo que querer que te quieran.
    Como siempre, en el amor, lo importante es "estar dos de acuerdo".

    ¡Buen día para publicar el post, Rosa, quedó genial!

    Besos ya de lunes ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chelo. Veo que mi sencilla carta ha dado para muchos comentarios e interpretaciones. Él no podía hacer otra cosa, pero pudo hacerlo en otro momento menos crítico para ella. Quizás ya no podía esperar más o su otra relación le puso ante las cuerdas. Trataré de enterarme.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Rosa, me dieron muchas ganas de llorar, he soltado dos lagrimillas. Es tan ... resignado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es un honor despertar esos sentimientos, hasta las lágrimas. Me salió una carta triste, sobre todo para la receptora, aunque siendo la pintura como era no podía ser más alegre.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Una carta perfectamente emparejada con la imagen, potenciándose la una a la otra :)

    Que te dejen nunca es plato de gusto, menos aún si estás atravesando un momento complicado y triste o si quien te deja ni siquiera tiene el valor de decírtelo a la cara. Para mí lo peor de esta historia de desamor son los motivos: la deja porque la relación es demasiado apasionada. Creo que me costaría mucho aceptar algo así...

    Genial, Rosa. Triste pero llena de fuerza, esa carta cuenta una historia en muy pocas palabras y es una historia con mucho trasfondo. Me ha encantado!

    Un beso y feliz noche de martes :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julia. Encantada de que te haya gustado. La verdad es que me salen muy tristes los escritos a los que me invita Carmen, pero con esta pintura no había para muchas alegrías. Es preciosa, pero muy triste.
      Un beso.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...