Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

viernes, 19 de febrero de 2016

"Sobre mi madre" Richard Russo


Hace ahora unos tres años, cayó en mis manos un libro titulado "Alto riesgo". No conocía nada del libro ni del autor, pero al ser un escritor norteamericano y estar el libro tirado de precio, decidí darle una oportunidad y lo compré. Fue una de las decisiones más acertadas que he tomado en los últimos tiempos porque el libro me gustó mucho y me aficioné al autor. Supe además que era el autor de la novela "Ni un pelo de tonto" y que había escrito el guión de la película del mismo título, una película magníficamente interpretada por un Paul Newman tan atractivo en la ancianidad como lo fue en la juventud y que me había entusiasmado en su día. También es autor de otros guiones de películas que me gustaron como "Al caer el sol" y "Secretos de familia". Vamos, que, sin conocerlo, lo conocía más de lo que hubiera podido imaginar.
Éste que me dispongo a comentar es ya el tercer libro de Richard Russo que leo y lo he disfrutado mucho. El anterior, "El verano mágico en Cape Cod", ya lo reseñé en este blog y mereció mis alabanzas.
"Sobre mi madre" sigue indagando en las relaciones familiares, sobre todo en la relación con la madre, pero lo más interesante de esta historia es que es autobiográfica, de manera que, a la vez que la disfrutamos como una novela, vamos conociendo la vida del autor y la loca y agobiante  dependencia que su madre desarrolló hacia él. 
Se podría leer como una novela (es una novela), y quizás ciertos pasajes nos parecieran inverosímiles, pero en esta novela, la verosimilitud no es necesaria. Son las ventajas de la realidad.
Richard Russo pasó su infancia en Gloversville, en el norte del estado de Nueva York. El nombre del pueblo no es casual "En sus buenos tiempos, nueve de cada diez de los guantes que se usaban en Estados Unidos habían sido fabricados allí". Allí llegaron sus abuelos, cada uno proveniente de lugares tan dispares como Vermont (abuelo materno) o Salerno, Italia, (abuelo paterno). La ciudad conoció su esplendor entre finales del siglo XIX y la primera mitad del XX. Luego, en pocos años, todo se derrumbó porque "después de la Segunda Guerra Mundial, para cuando los hombres dejaron de llevar sombrero, las mujeres dejaron de ponerse guantes" y, además, la fabricación dejó de producirse en el país para ser trasladada a otros lugares donde la mano de obra era más barata. Así es que el pueblo empezó a languidecer durante la infancia de Richard. 
Y en ese lugar en decadencia es donde viven atrapados Richard y su madre, Jean, viviendo en el piso
Dibujo de Gloversville a mediados del
siglo XX
de arriba de la casa de sus abuelos. La madre presumía de independencia porque trabajaba en General Electric, pagaba un alquiler por el apartamento a sus padres y tenía que mantener sola a su hijo (legalmente separada del padre del autor, pocas veces consiguió que contribuyera a la manutención que ambos habían acordado). Pero tal independencia no era más que una fachada

pues siempre estuvo dependiendo de alguien y por aquella época, no hubiera podido subsistir de no haber sido por el apoyo de los abuelos. "Era libre, pero no podía hacer lo que le apetecía. Aunque podría ir adonde quisiera, no tenía modo de llegar allí. Contaba con su propio dinero, pero se le acababa antes de poder gastarlo en algo que de verdad deseara. Gustaba a los hombres —cómo era físicamente y cómo bailaba y se reía—, y en diferentes circunstancias no le habría costado mucho encontrar a alguien. Pero las circunstancias no eran diferentes; siempre eran la misma".
Desde niño, el autor empezó a intuir, sin entenderlo del todo, lo que constituía "el estado" de su madre, lo que se describía en la familia con una sola palabra: "nervios". Desde muy pequeño, Richard vive condicionado por "el estado" de Jean, con miedo a ser el causante de una "crisis nerviosa" que la alejara de él y la obligara a vivir en un sanatorio "Su salud estaba en mis manos. Otros niños eran buenos porque no querían que los castigasen si se portaban mal; yo era bueno porque tenía miedo de que si me portaba mal, la castigada sería mi madre". Cuando Richard tiene veintiún años, su padre le insinúa algo que, inconscientemente, él ya había supuesto en su niñez "Tú sabes que tu madre está chiflada, ¿no?". Para entonces, el autor ya sabe que aquella
Richard Russo
sensación de responsabilidad y culpa que adquirió de niño, lo acompañará
toda su vida y limitará sus movimientos y los de su familia porque, desde el momento en que abandona la casa de los abuelos para ir a la universidad, tendrá que admitir que su madre ahora depende de él, irá con él a donde él vaya y nunca estará a gusto en ningún sitio. Inestable, caprichosa, maniática, condicionará la vida de su hijo y de la familia de éste hasta el día de su muerte. 
Los cambios de trabajo y de ciudad de Richard, las mudanzas, cualquier modificación lleva la complicación añadida de encajar a la madre, suegra y abuela con los problemas de toda índole que ello acarrea. 
Tuvieron que pasar muchos años, ya muerta Jean, para que un penoso acontecimiento permitiera al autor poner nombre a la afección que había acompañado a su madre y entonces, el sentimiento de culpa se hizo mayor si cabe, porque comprendió que todo lo había hecho mal, todos sus esfuerzos por hacer que su madre llevara una vida razonablemente sensata habían sido, probablemente, justo los menos indicados, justo lo contrario de lo que debió hacer.
Una novela que muestra el amor de un hijo por su madre que depende de él ("Ricko-Mío [...] Siempre ahí. Siempre mi apoyo, mi roca"), pero también su resentimiento por una compañía de la que no puede librarse jamás y su frustración por no poder conseguir, lo haga como lo haga, que su madre se encuentre a gusto, disfrute de la vida y sea feliz con una situación en la que no hay más problemas que los que ella se crea y crea a todo su entorno. Recomendable de veras.
Como guionista, para los forofos de las series, es autor del guión de "Empire falls", una miniserie de HBO basada en su novela del mismo título ganadora del Premio Pulitzer. Aún no la he visto porque quiero leer el libro primero.

Si te ha gustado mi entrada, haz +1 en hispablogger, en la columna derecha, arriba. Muchas gracias.

24 comentarios:

  1. Una magnífica reseña, Rosa, y qué buena pinta tiene el libro. Leí la que hiciste sobre "el verano mágico en Cape Cod" y me gustó, pero ahora que veo que ha escrito los guiones de pelis que me encantan, sobre todo "secretos de familia" (buenísima, muy divertida y con una chispa de humor negro que me fascina) me llama más aún la atención.
    Voy a ver si me organizo de manera que pueda leer de nuevo como hacía antes, desde que empecé con el blog apenas leo libros (sí muchos, muchos blogs), pero quiero volver a recuperar el ritmo. Tengo ya una lista de libros para leer que no veas.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me sorprendió muy agradablemente ver que había escrito guiones de películas que me habían gustado mucho, sobre todo "Ni un pelo de tonto" que si no la has visto, te la recomiendo.
      Sus novelas me parecen muy buenas, tanto que recién terminada ésta, voy a empezar "Empire falls" y eso que no me gusta leer dos libros del mismo autor seguidos, ni siquiera de la misma nacionalidad, pero haré una excepción.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Veo que tu fascinación por las historias familiares, y especialmente si son norteamericanas, sigue.
    Es interesante esa relación madre-hijo que a veces sobrepasa los límites de lo normal y se convierte en dependencia y/o chantaje. Ese miedo a que la madre se ponga peor de su "dolencia" evita que el hijo vuele libre. A veces, confundiéndolo con amor filial, se desarrollan vínculos que no hacen felices a ninguna de las partes.
    Interesante argumento, aunque no sé si tendré paciencia para captar todo lo que encierra, me temo que esa madre me puede poner a mí de los "nervios". De momento con tu reseña ya me doy por satisfecha.
    Un beso, Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que te acaban dando ganas de coger a la madre y mandarla de vuelta al pueblo. Sí que pone un poco de los nervios, pero está tan bien escrito el libro y resulta tan ameno, que con todo y los nervios, se lee muy bien.
      ¿Por qué me da la impresión de que no compartes mi fascinación por la literatura norteamericana?
      Un beso muy fuerte, Kirke.

      Eliminar
  3. Es curioso, a veces pasa lo que dices, que conoces más o menos el trabajo de alguien pero no sabes que es suyo. Suerte que ahí están las casualidades para abrirnnos los ojos :)

    Siempre he preferido los argumentos reales a los ficticios, mucho más si están bien narrados. Creo que puestos a aprender la vida que otros han vivido puede enseñarme más que la vida que otros han inventado. ¡Me lo apunto para leer en cuanto pueda! :)

    Muchas gracias por esta estupenda recomendación, Rosa :))

    Un beso grande y feliz finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado eso precisamente: que es una novela o así está escrito, pero lees y sabes que es real, que todo lo que cuenta lo ha vivido una persona y todo cobra otro significado. Este hombre cada vez me gusta más. Si tienes ocasión, no dejes de leerlo.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Este autor no lo conocía pero me lo apunto para leerlo en cuanto pueda, aunque el argumento es duro e interesante al mismo tiempo, creo que a pesar de su dureza me lo leeré, merece la pena después de tu magnifica reseña. un abrazo y gracias por recomendarnos buenos libros que para quienes nos gusta disfrutar de lectura se agradece. TERESA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No resulta duro porque está todo contado de una manera muy ligera y relajada. El libro está muy bien escrito y la historia en ningún momento se hace pesada. Coges cariño al hijo y a la madre, aunque ésta a veces te hace enfadar. Muy recomendable de veras.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Un autor desconocido al igual que sus libros. Soy un inculto en novela americana.Me quedé en Twain,Capote,Hemingway, Jack london, Allan Poe,Stephen King, y algunos más de esos clásicos que hemos leído sobre todo de jóvenes. No doy más de si.
    Creo que ya lo dije en otra ocasión que la cultura del otro lado del charco no es muy de mi agrado aunque algunas de sus formas de vida si me atraigan sobre manera. Sobre todo las sagas familiares las tengo un tanto atragantadas y no me pidas una razón que no te la daré por desconocerla.
    Con tu reseña me basta para estar informado y descubrir lecturas insospechadas.
    Gracias Rosa y Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me atrae muchísimo la cultura norteamericana. Comenzó la fascinación por su cine, después vino su literatura, que me gusta más aún que su cine, pero tenía cierta prevención hacia el país y sus habitantes (la idea que más o menos todos tenemos a este lado del océano) Finalmente, cuando conocí el país, todos mis prejuicios se vinieron abajo. Tienen su parte negativa, por supuesto, pero tienen muchas cosas positivas de las que deberíamos aprender algo.
      Algún día igual cuento las impresiones de mis viajes por los USA porque además... bueno, eso ya os lo contaré en breve.
      Un beso, Francisco.

      Eliminar
  6. La historia (biográfica) pinta interesante y esa historia con la madre suena también un poco a psicoanálisis. No conozco EEUU, pero nada que objetar sobre su literatura, su cine y sobre todo, su música (del s. XX, ojo). La verdad es que no miro la nacionalidad de lo que leo, prefiero autores españoles o en español, mejor dicho, pero hago honor a mi especie y soy un omnívoro, también en lo literario. Excelente reseña, Rosa. No se si llegaré a leer esta novela, pero desde luego iré bastante bien orientado al respecto.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también leo de todo y me gusta sobre todo la literatura española, pero si me tengo que quedar con alguna literatura extranjera, sin duda esa sería la norteamericana. La crítica que son capaces de hacer de sí mismos, es inédita en España y eso que, al contrario que nosotros que pecamos un poco de complejo de inferioridad, ellos se sienten la salvaguarda de los valores democráticos, y aún así, son muy poco complacientes con sus defectos y muy crueles en la crítica. Eso en el fondo. En cuanto a la forma, son sencillos, muy directos y escriben sin pretensiones. Me tienen conquistada.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Pues a mí la novela norteamericana me gusta bastante, pero no conocía a este autor, aunque veo que su influjo en cine y tv es fuerte.
    Me ha gustado la explicación que das sobre cómo lo conociste: por puro azar. ¿Hay algo más bonito que descubrir a un autor interesante por pura intuición? Eso es lo que te sucedió a ti con Richard Russo y veo que te empapaste de él.
    Un beso fuerte
    PD.- Voy a compartir tu reseña siguiendo el sistema que tú utilizabas con las mías, ¿a ver qué sucede?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había leído tu comentario hasta después de contestarte en el Facebook. Eso lo hago con la tablet, pero el blog, no hay manera de que se abra en otro dispositivo que no sea el ordenador, así es que ando un poco dessincronizada (no sé si es válida la palabreja)
      He descubierto muy buenas novelas en los saldos de "El Corte Inglés". Pero novelas aisladas de cuyos autores no he vuelto a saber más. A este autor lo encontré en una librería de segunda mano en León, en forma de su segundo libro, "Alto riesgo", y, como digo en la entrada, uno de los mejores encuentros de mi vida. Te gustaría, creo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Me ha encantado, ese sentimiento de culpa, esos tintes autobiográficos y me gusta como llegó a ti el autor.
    Un besito y feliz finde.
    Al igual que Chari tengo que recuperar mi ritmo de lectura, ha bajado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces pienso que el blog me quita tiempo de leer y que no merece la pena, pero al menos escribo, y si leo menos, se compensa por ese otro lado.
      El autor llegó a mí de la manera que suelen llegar muchas cosas buenas, sin buscarlo. Más bien, él me encontró a mí.
      Feliz finde para ti también.

      Eliminar
  9. Lo desconocía, pero como autobiográfico que es, a la primera de cambio me he topado con la realidad.
    Mientras leía tu (estupenda como siempre) reseña, tenía en mente a un amigo que tampoco supo 'encajar' (como tú dices) en su vida a un padre al que adoraba pero que tenía muchos problemas de salud, y si bien me confesó literalmente "que no empezó a vivir su vida hasta que su padre murió", luego le invadió esos mismos sentimientos de frustración, resentimiento y culpabilidad que nos cuentas respecto a Richard Russo.
    Sin duda escribir este libro al autor le serviría de terapia, y yo me lo apunto, para leerlo yo (si algún día puedo) y, aunque no sé si haré bien, para recomendárselo a él.
    Gracias, Rosa, ¡un beso enorme, buen finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Léelo antes y valora si se lo debes recomendar a tu amigo. Puede hacerle bien o traerle demasiados recuerdos y hundirle. Depende de cómo sea él.
      las personas que sufren una larga enfermedad por parte de los padres, ven su vida muy limitada y realmente se liberan con su muerte. No deberían sentirse culpables porque es muy humano lo que les pasa, pero es inevitable. No hay sentimientos más dolorosos e irracionales que los de culpabilidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Qué gran carga para un pequeño niño. Si además de que me gustan los dramas, este trae plus de realidad, me lo apunto sin lugar a dudas. Me pregunto qué se sentira escribir tan francamente sobre nuestros traumas y eventos triste del pasado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que escribirlo le sirvió de revulsivo. Se ve que en la novela ha vertido todo su sentimiento de culpa y su frustración por no poder ayudar a su madre. Aparte de todo su amor por ella.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Pues lo tendré en cuenta, que no lo conocía y no pinta mal =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro de habértelo dado a conocer. Tiene tan buena pinta como aparenta.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Me suelen gustar esas llamémoslas novelas autobiográficas y me fascina esa compleja relación del autor con su madre. No he leído nada de este escritor, tal vez me anime con este libro.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido el tercero que yo he leído del autor y estoy con el cuarto. Me encantan sus historias de relaciones familiares (ahora veo que muchas son autobiógraficas). Además sus guiones han dado películas muy buenas.
      Un beso.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...