Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

martes, 11 de octubre de 2016

"Me llamo Lucy Barton" Elizabeth Strout

"Pero ésta es mi historia.
Y sin embargo, es la historia de muchos [...]. Y me llamo Lucy Barton".
No sé si es la historia de muchos, pero desde luego, es mi historia. No toda, pero sí una parte. Y creo que así, parte a parte, a cada uno nos toca lo nuestro, porque si algo es la historia de Lucy Barton es la de una persona normal que va pasando a lo largo de su vida, como todos, por una serie de etapas. Tristes y pobres, unas; felices y luminosas, otras; normales hasta el aburrimiento y la monotonía, la mayoría - aunque no son las que más aparecen en el libro -. Y en alguna de esas etapas, cada uno de nosotros se puede encontrar con ella porque las vidas normales es lo que tienen, que todas acaban por parecerse como las familias felices.
"Hubo una época, hace ya muchos años, en la que tuve que estar en el hospital durante casi nueve semanas. Era en Nueva York, y por la noche tenía desde mi cama una vista clara, justo enfrente, del edificio Chrysler, con su esplendor geométrico de luces". Así comienza "Me llamo Lucy Barton" a contarnos su historia, con un acontecimiento que sucedió mediada la década de los ochenta. En el hospital recibe la visita de su madre a la que no ve desde hace mucho tiempo y durante cinco días y cinco noches, en conversaciones dolorosas o tiernas o ambas cosas a la vez, irán recordando la vida extraña de la infancia de Lucy. "Éramos raros, los de nuestra familia, incluso en aquel pueblecito minúsculo de Illinois, Amgash". Sí, incluso en aquel pueblecito donde casi todos vivían más o menos con lo justo, ellos eran más pobres, más sucios, más hambrientos. Cuando desde pequeña tus compañeros se han alejado de ti tapándose la nariz porque "vuestra familia da asco"; cuando jamás has recibido una caricia, un beso, un gesto de cariño por parte de tu madre; cuando has vivido hasta los once años en el garaje prestado de un tío abuelo, no es extraño que, si tienes oportunidad, salgas corriendo para no volver, y olvides que allí has dejado una familia con la que lo único que has compartido es miseria y resentimiento. Y sin embargo "al recordar ahora aquellos primeros años, a veces me da por pensar que no estaba tan mal".
A Lucy la oportunidad de dejar atrás el pasado le llegó por los libros, le llegó por el frío. Nunca se sabe de dónde te puede llegar la salvación, el caso es que en su casa (a la que se mudaron desde el garaje cuando su tío abuelo murió) el frío era tan intenso que Lucy permanecía en la escuela al calor de los tibios radiadores de las aulas que un conserje compasivo le abría tras la jornada escolar. Allí empezó a leer cuando terminaba los deberes porque en aquellas aulas había libros y además se podían llevar a casa. Lucy descubrió que los libros acompañan y deseó escribir para poder, ella también, hacer que la gente no se sintiera sola. Y yo me siento Lucy, aunque mi infancia no haya sido tan negra como la suya, pero también yo descubrí un día que los libros ahuyentan la soledad y la tristeza y hasta el hambre (leyendo me olvidaba de merendar y de cenar), todo menos el frío (el frío ahuyenta el placer de la lectura).
Los libros abren la mente de Lucy y consiguen que unas notas inmejorables le abran el camino al futuro "una universidad a las afueras de Chicago me ofrecía una plaza con todos los gastos pagados. Mis padres no dijeron gran cosa al respecto".  Y Lucy normaliza su vida y empieza a tener amigos y a ser una más allí donde va. Y su vida empieza a ser un sueño del que no quiere despertar y cuando vuelve a casa por Acción de
Elizabeth Strout
Gracias, no puede dormir temiendo que el despertar suponga también el final
 de su sueño. 
Lucy nos contará su pasado, evocado por la presencia de su madre, pero también nos irá contando su vida posterior a la estancia en el hospital. La única vez que volvió a ver a su madre y a su padre. Su relación con su hermano. Las hijas que crecen y se van de casa "Cuando Chrissie fue a la universidad, y Becka al año siguiente, creí –y no es sólo una expresión: digo la verdad–, creí que me moría". Y vuelvo a ser Lucy porque hubo una semana del otoño de 2005 en que yo también creí que me moría. 
El libro va derivando hacia unos capítulos cada vez más cortos, son como fogonazos, anécdotas sueltas de la vida de Lucy y vuelvo a encontrarme con ella en varias ocasiones y cada vez es como un latigazo en la nostalgia y hay cosas que duelen mucho porque se sobrevive a base de encerrar cosas en los baúles del recuerdo y este libro, en varias ocasiones, me desbarata todos los baúles y los abre y saca el contenido y lo esparce por la alfombra y me quedo inerme mirándolo todo y cierro el libro y me revuelco en mis recuerdos antes de volver a encerrarlos, aunque no sé cuanto tiempo tardará Lucy en sacar otro y otro más.
"Muchos años más tarde, después de haber dejado a mi marido, paseaba hasta el East River por la calle Setenta y Dos, por donde se puede llegar justo hasta el río, y mirando el río pensaba en los partidos de béisbol a los que habíamos ido hacía tiempo y tenía una sensación de felicidad, una sensación que no tenía con otros recuerdos de mi matrimonio: lo que quiero decir es que los recuerdos felices me dolían. Pero los recuerdos de los partidos de los Yankees no eran así: hacían que se me llenase el corazón de amor por mi marido y por Nueva York, y sigo siendo hincha de los Yankees, aunque ya no volveré a ir a un partido, lo sé. Aquella era una vida distinta". Y
Edificio Chrysler
vuelvo a sentirme identificada con ella porque es cierto que los recuerdos felices duelen tras el paso del tiempo y de los momentos y las personas que los acompañaron. Es cierto que desaparecidas esas personas y esos momentos, la vida es otra y no tiene sentido querer volver a los partidos de los Yankees porque nunca recuperarás aquella vida, aunque te siga gustando el 
béisbol y sigas siendo hincha de los Yankees.
Una novela que me ha tocado muchas fibras. No sé si se las tocará a todo el mundo, aunque por las muchas reseñas de ella que he leído, parece que sí.
Elizabeth Strout, la autora de "Me llamo Lucy Barton", es además la autora de otra novela que no he leído, pero de la que he visto una miniserie de cuatro capítulos muy recomendable, "Olive Kitteridge" que obtuvo el Premio Pulitzer en 2009. Recomiendo la serie porque es la vida normal de una mujer normal, pero cuánta pasión y cuánto interés transmiten las vidas normales cuando están bien contadas.
*En twitter hay una iniciativa que podéis consultar en #LeoAutorasOct y que pretende dar a conocer y promocionar la literatura escrita por mujeres. No me he apuntado porque no quería comprometerme. Tengo varias reseñas pendientes, libros para retos y tertulias y muy poco tiempo por lo que no sabía lo que iba a poder hacer, pero pensé que, por mi cuenta, intentaría leer libros de autoras. "Me llamo Lucy Barton" es uno de ellos.



39 comentarios:

  1. Me ha encantado este post, Rosa, tan emotivo y sincero...Dando pinceladas del libro y de Lucy has hablado y mucho de ti, y yo que te conozco sé es muy sentido todo lo que has dicho. Y me gusta que mezcles reflexiones tuyas con las de la autora, como que los momentos felices duelen (yo también opino igual, amiga).
    No dudo que el libro estará bien, tratándose de una vida la de Lucy con sus sombras y sus luces, pero yo esta vez me quedo con lo que 'transmites' sobre ti a raíz del libro.
    ¡Un besazo, y que tengas un buen día!

    ¡Un

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con ser un personaje nada parecido a mí, sobre todo en lo que a su infancia se refiere, ha sabido con su historia ponerme los pelos de punta varias veces porque me estaba viendo reflejada como pocas veces me había visto y, sin querer, me he visto mezclando la vida de Lucy con la mía propia y he encontrado muchas similitudes. Creo que a cualquiera le puede pasar, con otros pasajes del libro o con los mismos.
      He sido sincera porque así lo he sentido. Lo he pasado mal leyendo algunos episodios pero para esos e lee, para emocionarse y dejar el alma. Y pocas veces se consigue.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Creo que es la reseña tuya que he leído en la que has puesto más corazón. Se nota mucho cuando una novela llega a remover el alma y donde ves una parte de tu vida. Novelas así se encuentran pocas, cada uno encuentra las suyas, y a veces no sé si merece la pena, porque como bien dices, los momentos pasados felices duelen a veces. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es la novela que más me ha gustado de los últimos tiempos. Alguna que me ha gustado más, pero ninguna ha llegado tanto como esta a tocarme alguna fibra por ahí dentro que me ha desbaratado en algún momento.
      Toda una experiencia que cada uno, como dices, encuentra con "su" novela que no es la misma para todos.
      Un beso.

      Eliminar
  3. A mi me han recomendado precisamente que comience a leer la autora con su novela Olive Kitteridge, aunque tengo que sacar tiempo para ello. Magnífica reseña. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La serie me encantó. Son cuatro episodios que van ganando y los personajes van perfilándose y dando alguna sorpresa. Además Frances McDormand, que interpreta a Olive, hace un papel maravilloso.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Es uh libro que nos extrae pensamientos muchos más profundos de lo que esos pequeños fogonazos en principio revelan... Me alegro de que lo hayas disfrutado! Muy bonita reseña!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está escrito con un lenguaje muy sencillo y fácil, cuenta cosas que tampoco tienen una excesiva trascendencia, pero te va llenando de una carga emocional enorme. Y, como dices, los silencios que se adivinan tras las palabras, son enormemente elocuentes.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Lo de los silencios lo había dicho Marina. Leí todos los comentarios seguidos y no sé por qué se me quedó que eras tú quien lo había dicho.

      Eliminar
  5. Preciosa y sentida reseña en la que nos deslizas retales de tus emociones cuando te ves reflejada en la historia de esta muchacha normal.
    Y es que como has dejado caer en tu entrada hablando de otro de los libros de la autora: Es la vida normal de una mujer normal. Pero cuanta pasión, dolor, nostalgia, tristezas y alegrías puede contenerse en una de estas vidas cotidianas.
    Besos Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las vidas normales, y casi todas lo son, si están bien trasladadas a la literatura, impresionan más que los grandes y excepcionales acontecimientos, porque en la sencillez, nos vemos todos retratados y eso es lo que se te mete hasta el alma. Una gran novela, sin pretensiones.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Preciosa y emotiva reseña de una novela profunda cuyos silencios dicen más que las propias palabras. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los silencios en esta novela dejan adivinar muchas cosas que transmiten muchas sensaciones y emociones. Es cierto que, muchas veces, son más elocuentes que las propias palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Transmite en esta entrad, Rosa, las reacciones (en este caso tus reacciones) que experimenta un lector cuando está metido de pleno en una lectura. Me ha gustado mucho ese descubrirte a ti misma a través de esta Lucy Barton.
    Me apetece mucho leer esta novela después de haber visto su funcionamiento ,¡tan emotivo!, en ti. Además es de autora norteamericana, y tú sabes que a mí, como a ti misma, la narrativa norteamericana me encanta.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela que yo llevaba viendo en montones de blogs. Llegó un momento en que ya me decía "otra vez no, por favor". Pensé que sería un best seller, pero la gente que hacía reseñas es de la que me merece mucha confianza y me animé a leerla. La verdad es que tenían razón. Es una novela para pensar, para recordar, para analizar y, en ocasiones, para quedarte en cueros ante tus propios recuerdos.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Me ha encantado esta reseña, Rosa. La he leído con verdaderas ganas. No sabía nada de la autora, por lo que te estoy agradecida por darla a conocer. Me gustan las historias de las vidas normales, las cuales tienen sus propios vericuetos y su personal caminar dentro de la normalidad. Me gusta también ese propósito que tienes de leer libros de mujeres. Lo apoyo. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo solo he leído esta novela, pero la serie de "Olive Kitteridge" me gustó mucho y va por el mismo camino en el sentido de contar cosas normales, en las que mucha gente se puede reconocer y, por eso mismo, más impactantes para las emociones de cada cual.
      Me alegro de que me hayas leído con ganas y hayas disfrutado.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Se nota que este libro te ha llegado y te ha tocado. Es lo bueno de la literatura, que te devuelve partes de ti y consigue ponerle palabras a lo que no sabemos expresar. Como te comentaba la tengo ya apuntada porque entre todas las buenas reseñas de ella (incluida la tuya) que vengo leyendo no me quedaba otra opción, lo único que la voy a hacer esperar un poquito.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasó en su día con "La conjura de los necios". No había internet, claro, ni siquiera ordenadores personales, pero todo el mundo la leía y todos hablaban de ella y salía en la radio y la tele y los periódicos... y me negué a leerla aun sabiendo que era algo que tenía pendiente. Cuando al cabo de varios años la leí, descubrí lo buena que era y ahora, con Lucy Barton no he querido que me pasara lo mismo y me alegro muchísimo.
      Me siento identificada con ella en momentos distintos del libro, y naturalmente no en todo, pero en alguno de esos momentos ha sido bastante doloroso. Y eso es un gran mérito en una novela.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Me ha gustado mucho tu reseña de este libro. No conozco a esta autora, pero lo anotaré y lo pondré en mi lista de lecturas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merece estar en una buena lista de lecturas pendientes. Es muy recomendable.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Hola, qué reseña más bonita has hecho, quería pasar del libro, pero creo que después de tu opinión lo leeré, aunque haya tenido la infancia en el punto opuesto. Gracias por tan magnífica opinión. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pensé en pasar del libro de tanto como salía por todas partes, pero afortunadamente, no lo hice.
      Mi infancia tampoco tuvo nada que ver con la Lucy. Esa es la parte más especial del libro, la única que se sale de lo normal. Pero luego es todo sencillo y muy emotivo. Y es la forma de contarlo lo que interesa.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Veo que te ha impactado esta lectura, que has empatizado con la protagonista en cuanto a sensaciones.
    Es cierto que los recuerdos felices pueden provocar dolor cuando se es consciente de que no volverán a repetirse, pero yo quiero ser positiva e intento recordarlos con nostalgia pero sabiendo que esos momentos de felicidad dejaron una impronta que no se irá nunca.
    También es curioso comprobar que no soy la única que asocia instantes de felicidad con imágenes en principio insustanciales pero que encierran un sentimiento placentero.
    No sabía de la iniciativa que mencionas (ni siquiera tengo cuenta en Twitter) pero estoy ahora mismo con la relectura de una novela escrita por una mujer estupenda que pienso promocionar con la aportación de mi humilde reseña.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me ha impactado bastante en algunos momentos. Soy muy sensible a los recuerdos felices cuando ya son solo recuerdos. Me hunden en la miseria. No soy capaz de verlos con optimismo. Se me come la nostalgia y el dolor. Pero entiendo que es bueno enfrentarse a ello y que sirva de revulsivo.
      La iniciativa la supe por Lorena, pero ando tan liada que preferí no apuntarme oficialmente.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Me ha gustado sobre todo por una cosa, porque a la reseña aportas tus propios sentimientos y los que en si te a proporcionado la novela, gracias por compartir tus sentimientos.
    Tiene buena pinta y si son de esas que esta escrita desde la mirada de alguien normal como tú y como yo en la que fácilmente nos vemos identificadas, es buena, de vez en cuando pienso que hay que leer libros así porque para el ser humano es bueno reflexionar sobre su vida, sus sentimientos y hasta tener esos silencios tan necesarios, me la apunto, ahora me temo que me va a emocionar, pero me da igual me apetece por aportar tanto sentimientos de ella y de ti. un beso. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque duelan a mí me gustan las novelas que te emocionan y te provocan sentimientos. Esta novela tan sencilla está contada de una manera que lo logra a la perfección. Las palabras de Lucy, como se puede comprobar por las que he citado en la reseña, son muy sencillas, pero muy emotivas. Voy a leer "Olive Kitteridge" porque he quedado con ganas de más de esta autora y la serie me gustó mucho.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Quizá sea ésta la reseña de tu blog que más me ha gustado. No te limitas a comentar la novela: te imbricas afectivamente en el análisis. Además, describes muy bien lo que le pasa a la protagonista y tu propio sentir. De verdad, me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juan. Parece que hay mucho acuerdo en esa opinión. Lo único que he hecho ha sido expresar lo que me ha transmitido el libro, como siempre hago, lo que pasa es que este me ha transmitido mucho.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Hola!

    No conocía este libro para nada, pero me ha sorprendido mucho como un libro aparentemente con una trama sencilla, pueda albergar tantas cosas como que para que haya muchas posibilidades de sentirse identificada, así que lo tendré en cuenta para leer en un futuro.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es con las tramas sencillas con las que más gente, y en mayor medida, se puede sentir identificada. No en vano, las vidas de la mayoría son sencillas y en lo sencillo se ven reflejadas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Oh Rosa, muy bonita la reseña sobre todo por esa sensibilidad que muestras entretejiendo con la lectura partes de ti, precioso.
    Cuando un libro hace resonar partes de nosotros es cuando se disfruta como lectora aunque se esté más o menos alejada de las circunstancias del libro, es lo que completamos como lectores lo que nos hace emocionar porque eso es nuestro.

    Hace tiempo que vengo leyendo reseñas de este libro y aún no lo he leído, ahora ya no voy a demorarlo más.

    Un beso guapa, un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se han leído tantas reseñas del libro que una se llaga a hartar, pero cuando conoces a la gente que reseña y sabes que te puedes fiar de ella, decides dejar de lado os prejuicios y lanzarte. Al menos yo tuve que hacerlo así porque tanta reseña y tanto verlo por todas partes me empezaba a recordar alguna novela de infausta memoria. Todo un acierto.
      Si lo lees, me cuentas.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Me ha trasmitido mucho esta reseña, Rosa. Me gustan las historias en primera persona, de alguien que abre su corazón y relata su vida, sin aditamentos y con honestidad. Es algo que automáticamente mueve a la empatía, como humanos que somos y la mayoría sentimos de cerca al prójimo, aunque nos hayan inoculado el virus del individualismo. Es curioso que un libro y su lectura, el acto más solitario del mundo, sea precisamente un antídoto contra la soledad. Pero así es.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no creo que lo malo sea el individualismo. Yo me considero individualista. Cuando me dicen que no debo ser individualista me parece que me están diciendo que me pierda en la masa y no lo soporto. Lo malo es el egoísmo y la insolidaridad. Lucy ha sufrido por esas taras a lo largo de su infancia, por parte de compañeros, profesores e incluso sus padres, pero es un ser solidario y emotivo y muy dispuesto a compartir y a empatizar con quien tiene al lado. Ella nos lo cuenta, para que no estemos solos, comparte sus soledades con nosotros.
      Cuando lees no estás solo. Aunque de hecho lo estés, en tu cabeza hay todo un mundo de personajes y situaciones con los que interactúas y eso te llena de maravillosas compañías.
      Un beso.

      Eliminar
  18. Ostras Rosa, sí que te ha tocado esta novela. Yo la he visto tanto por las redes que me ha echado para atrás en vez de seducirme. Pero ahora después de leerte la veo con otros ojos. Quizás tiene una parte triste que no me apetece ahora por el momento, pero no tiene mala pinta. Para mí los libros han sido mi vía de escape siempre. Y sé lo que dices cuando te olvidas de comer porque a mí también me pasa. Parece que el tiempo sea otro cuando estás entre las páginas de un libro.
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro muy emotivo en el que yo me encontré en ciertos episodios y otras personas se encontrarán en otros o en los mismos, pero creo que a casi todos nos toca nuestro pedacito de Lucy.
      Leer me ha salvado de la soledad, del aburrimiento, de la depresión (aunque si la depresión es muy grande puede con las ganas de leer, como el frío, je, je). No puedo imaginar desgracia mayor que no poder leer en algún momento de mi vida.
      No dejes este libro en el olvido. Creo que te gustará.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Qué bonito comentas los libros y qué especiales son tus reseñas, Rosa. No me canso de decirlo :)
    Esta en concreto la percibo más tuya que muchas otras, quizás porque como dices te ha tocado muchas fibras y te ha despertado muchos recuerdos. Seguramente leer el libro es acercarse un poco a ti: me lo apunto y lo pongo el primero de la lista. ¡Gracias por la recomendación!

    Un beso grande y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un libro muy emotivo que resulta doloroso si te encuentras con la autora en alguna vuelta de alguna página o de algún capítulo. Yo me encontré con ella en varias ocasiones. Creo que todo el mundo debe de encontrarse en algún momento con ella.
      Espero que te guste.
      Un beso.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...