Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

sábado, 1 de octubre de 2016

Octubre 2016


- No perdamos la perspectiva, yo ya estoy harta de decirlo, es lo único importante.
Doña Rosa va y viene por entre las mesas del Café, tropezando a los clientes con su tremendo trasero. Doña Rosa dice con frecuencia "leñe" y "nos ha merengao". Para doña Rosa, el mundo es su Café, y alrededor de su Café, todo lo demás. Hay quien dice que a doña Rosa le brillan los ojillos cuando viene la primavera y las muchachas empiezan a andar de manga corta. Yo creo que todo eso son habladurías: doña Rosa no hubiera soltado jamás un buen amadeo de plata por nada de este mundo. Ni con primavera ni sin ella. 

Esta novela, a pesar de ser de un escritor español, tan español como las gachas, se publicó antes en Buenos Aires (1951) que en España. La censura no permitió que el libro viera la luz en el suelo patrio de su autor hasta 1955. Cosa curiosa si tenemos en cuenta que Camilo José Cela había sido censor a su vez. 
Nunca he entendido la dualidad de este autor. La personalidad y la ideología que se derivan de su actividad y sus relaciones - confidente del régimen, censor, amigo y protegido de falangistas y franquistas reconocidos - se contradicen totalmente con el hombre que supo captar de una manera tan precisa las miserias de la España de 1943; las miserias a las que había sido conducida por una guerra provocada y una posguerra mantenida por quienes eran sus amigos y protectores. 
Sea como sea, "La colmena", considerada entre las 100 mejores novelas en español del siglo XX por la famosa lista del diario "El Mundo", es un auténtico ejercicio de empatía con las víctimas de aquel desastre.
Alrededor de un café madrileño se va tejiendo una madeja de personajes y situaciones. El núcleo es el café donde, en torno a la partida o a la tertulia de viejas y hambrientas glorias o a los negocios más o menos turbios, se nos van presentando los personajes sentados a unas mesas confeccionadas con lápidas del cementerio que esconden en su reverso los nombres y las fechas de la muerte que en otro tiempo cubrieron, o deambulando entre ellas en su afán por buscarse una vida que cada ves se les da la espalda con más descaro. Aunque no a todos. 
Pero partiendo de ese núcleo que es el café, también se nos muestran las calles de Madrid, los pisos elegantes donde se sitúan las "casas de citas" a las que acuden jóvenes que precisan dinero para su novio enfermo o alcahuetas que venden a muchachas para poder llegar a fin de mes o, simplemente, para seguir engordando sus ahorros a cuenta de la desgracia ajena; los billares donde matan el tiempo, entretienen el hambre o van a ver posturitas unos personajes con más desencanto por el presente que ilusiones en el futuro; unas calles en las que asistimos al mercadeo y a la venta de toda clase de mercancías, porque mientras algunos venden lo que pueden para obtener lo que necesitan, otros se enriquecen controlando el mercado negro y vendiendo lo que roban o lo que obtienen por medios ilícitos.
Cada uno sobrevive como puede o se rinde como sabe. Entre cerca de trescientos personajes y casi otras tantas situaciones, encontramos de todo, pero casi todo se puede resumir en pocas palabras o en muchos sinónimos: miseria, a veces más moral que económica; desesperanza, necesidad, opresión. 
Y todo ello contado con humor, sin juicios de valor, sin victimismos, mostrando una realidad que se juzga a sí misma y se condena sin compasión. Y con un impecable y maravilloso dominio del lenguaje.

*Pido disculpas si alguno de los detalles que indico de la novela se debe más bien a la película que en 1982 hizo Mario Camus. Para estas entradas no releo los libros, pues no son reseñas sino un homenaje a su comienzo. El tiempo transcurrido desde que la leí por última vez puede haberme llevado a esa confusión. De ser así, sirva también de homenaje a la película.

Las novelas que aparecen en esta sección, "Bienvenido nuevo mes literario", no están recién leídas, pero están leídas. Se trata de novelas que empleo para comenzar cada mes. Por ello comienza la entrada con el inicio del libro. No pretende ser una reseña, sino el comentario sobre una historia que me marcó lo suficiente como para poder hablar de ella aunque haga ya muchos años que la leí. Por ello, espero que me perdonéis si incurro en algún error.



27 comentarios:

  1. Me encantó La Colmena y comparto contigo lo que afirmas de la dualidad de Cela. Nunca lo entendí. Habría que conocer al hombre en la intimidad (no muy íntima, porque no tenía visos de ser muy agradable) para saber qué pensaba realmente. Muchas gracias por recordarme esta estupenda novela que tan bien supo Mario Camus llevar al cine. Un abrazo, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo muy sorprendente porque uno se retrata en lo que escribe y el retrato que me sale del Cela de "La colmena" o "La familia de Pascual Duarte" no tiene nada que ver con el cela, censor, adepto al régimen y demás. No es algo en lo que quiera pensar mucho pues sin conocer a la persona es inútil hacer cábalas.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Este escritor ha sido muy particular y descarnado. Pareciera ser un oportunista que se acoge a un régimen opresor, por otro se codea con la parte más miserable de la población. No conozco si fue honesto con sus principios, lo que sí se, y estoy de acuerdo contigo; es que en su obra se ven reflejados todos aquellos personajes que poblaban las calles y los campos de una España rota y desgarrada.
    Un buen homenaje al autor y a esta magnifica obra. La colmena es ya un patrimonio del mundo literario de este país.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela alucinante en su retrato, más bien álbum de retratos, de todas las miserias que se paseaban por Madrid en los años cuarenta. En Madrid y en cualquier sitio del solar patrio.
      Otro día tal vez me anime y traiga a esta sección "La familia de Pascual Duarte" otra obra descarnada como pocas. Mentira parece que salieran de la pluma del Señor Cela, aunque tal vez lo que debería parecernos mentira son sus simpatías políticas. No sé qué pensar. Tal vez hay más matices de los que imaginamos.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Vaya Rosa, no sabía que Cela había sido censor. Una cosa más que aprendo de ti. Un abrazo. Por cierto, la película una de las grandes de Camus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me enteré cuando ya llevaba varias novelas suyas leídas y me quedé perpleja porque no cuadraba nada con su obra.
      La película es de las que muy poco tienen que envidiar a la novela.
      Un beso.

      Eliminar
  4. A pesar de haber leído varias de sus obras hace años, con el tiempo lo único que me ha quedado del escritor es que no me gustaba nada como persona, me parecía soberbio y desagradable y eso ha hecho que sus libros no me atraigan nada, ni pensar en hacer una relectura. Es un problema porque separar escritor y persona es fundamental pero hay casos en que se me atragantan y no puedo con ellos.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo leí mucho al autor entre los quince y los veinticinco años y me gustaba muchísimo. Más tarde supe de su ideología y lo vi en la tele lanzando sus típicos exabruptos y me desencantó bastante, pero como autor ya me había pillado. Lo malo es que cuando intenté leer sus últimas novelas ("Madera de boj", "El asesinato del perdedor"), fui incapaz de hacerlo. Y no por la ideología del autor. Es que llegué a dudar de su salud mental. Verdaderamente ilegibles, al menos, para mí.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Te he leído muchas veces que te gustan las historias de "gente normal", protagonistas que ven sus vidas expuestas con tantos matices como la propia realidad concede. Siendo así no me extraña que te guste tanto esta novela, y la verdad es que coincido plenamente contigo.

    No recordaba el comienzo, pero si mi vista se lo tropezara casualmente por ahí, seguramente no sería capaz de desasirse de él de ninguna de las maneras :)

    Gracias por hacernos estrenar el mes de una forma tan original, Rosa. Así de gusto.

    ¡Un beso y feliz domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela de un realismo apabullante, que retrata una realidad tremenda además. Y lo hace con sentido del humor, sin juzgar a ninguno de sus personajes, ni a los buenos y honrados, ni a los que sucumben por pura necesidad, ni a los ladrones chupasangres y victimarios de casi todos.
      Una novela que nunca pasará de moda y que es ya un cláisico.
      Un beso y feliz domingo también para ti.

      Eliminar
  6. cuando he comenzado a leer tú reseña me ha venido precisamente a la memoria como no, la película de Camus, me impacto y me gusto muchísimo. Fue una película que con muy buen criterio nos llevo a ver mi padre a mi hermana y a mi y todavía con los años guardo un grato recuerdo de ella.
    Cela no era santo de mi devoción y quizás por ello no he leído mucho de él, como escritor sería bueno pero lo siento Rosa como persona no podía con él. Un beso y buen domingo de primero de este mes que hemos comenzado. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te recomiendo que leas sus novelas más antiguas. Esta y, por supuesto "La familia de Pascual Duarte" son de lo mejor. Yo tampoco lo soportaba como persona, pero intento distanciarme de esas impresiones porque si no, me hubiera perdido grandes novelas.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Cuando es con mayúscula lo se, que comienza un texto con mayúscula pero el teclado me ha jugado una mala pasada, agrr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa continuamente. Suelo repasar los textos y aún así, alguna se me cuela. Es el error favorito de los teclados: poner mayúsculas cuando les apetece.

      Eliminar
  8. Leí La colmena en el instituto y me encantó. Por aquel entonces ingoraba la ideología del escritor, y a tenor de lo que escribía pensé que era algo "rojo". Mi sorpresa fue mayúscula cuando un día, en una sobremesa en mi casa, mi padre soltó un exabrupto acerca de Cela y basándose en su apego al régimen franquista, no me lo podía creer.
    Volvía a leer la novela, y ya sabiendo de que pie cojeaba Cela, en la universidad y tengo que admitir que me gustó igualmente.
    Cela es de esos escritores que merece la pena leer a pesar de los "aditamentos" que le afean.
    Por cierto, a mí también me cuesta diferenciar las escenas de la novela de las de la película de Camus.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo me pasó a mí. Yo leí primero "La familia de Pascual Duarte" y después "La colmena" y desde luego, pensaba que el autor era de izquierdas. Si entonces hubiera sabido la verdad, tal vez no lo hubiera leído. Tan joven me hubieran podido los prejuicios. Afortunadamente no fue así. Después de saberlo, seguí leyendo novelas del autor y seguí disfrutándolo hasta que en sus últimas novelas perdió el norte y las dejé a medias.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Hola!
    Este es un libro que siempre he estado en duda de si leer o no, desde luego puede ser una lectura enriquecedora, pero de momento seguirá en posible lectura.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lectura muy interesante acerca de una país que se desmoronaba social y moralmente. Y Cela lo cuenta con la maestría de un premio Nobel. Esta novela ya justifica dicho premio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Qué buen comienzo de mes y que buenos recuerdos me trae! Sobre todo "La familia de Pascual Duarte" leída hace tantos años y releída muchas veces para comentar en clase. El comienzo me parece estupendo:
    Yo, señor, no soy malo, aunque no me faltarían motivos para serlo. Los mismos cueros tenemos todos los mortales al nacer y sin embargo, cuando vamos creciendo, el destino se complace en variarnos como si fuésemos de cera y en destinarnos por sendas diferentes al mismo fin: la muerte. Hay hombres a quienes se les ordena marchar por el camino de las flores, y hombres a quienes se les manda tirar por el camino de los cardos y de las chumberas. Aquéllos gozan de un mirar sereno y al aroma de su felicidad sonríen con la cara del inocente; estos otros sufren del sol violento de la llanura y arrugan el ceño como las alimañas por defenderse. Hay mucha diferencia entre adornarse las carnes con arrebol y colonia, y hacerlo con tatuajes que nadie ha de borrar ya.»
    Es verdad que luego me costó seguir con la lectura de otras obras suyas por la poca empatía que sentía hacia él como persona; y como escritor,, he de decir que alguna de sus novelas no pude ni acabarla, como " Cristo versus Arizona".
    También tengo buen recuerdo de "Viaje a la Alcarria"
    De nuevo, gracias, Rosa, por ayudar a refrescar la memoria. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo leí "Cristo versus Arizona" y "Mrs Caldwell habla con su hijo". Las que he dejado a medias son de las últimas que escribió como "Madera de boj" o "El asesinato del perdedor". Sin signos de puntuación una de ellas, ya no recuerdo cuál. Me sentí incapaz.
      Un beso y gracias por recordar el inicio de "La familia...". No descarto traerla a esta sección dentro de unos meses.

      Eliminar
    2. La de Cristo versus Arizona solo tiene 1 punto

      Eliminar
    3. ¿Sólo tiene un punto en todo el libro? Lo leí hace tanto que de ese no lo recuerdo. Y sé que lo leí porque lo tengo apuntado que si no con esta cabeza...
      Un beso.

      Eliminar
  11. Rosa, como no he leído el libro ni he visto la película, creo que ha sido una estupenda reseña y me despierta curiosidad en el autor. Dicho sea de paso, no lo conocía y es curiosa esa contradicción entre lo que ha sido su vida y lo que ha escrito. Pues... me intimida un libro que tiene intimidor de 300 personajes pero a la vez me asombra que en medio de tanta miseria, no se sienta victimismo en ninguno de los 300.

    Sin duda me dejas con muchas ganas de saber más aunque creo que me decanto primero por la película.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy desde el celular y e correctod automático me saca palabras incoherentes. Donde dice *intimidor debería decir "alrededor"

      Eliminar
    2. Pues creo que te gustará la película y seguro que también la novela. Es un autor muy conocido. Es uno de los cinco Premios Nobel que tenemos en España.
      No te preocupes. Ya todos sabemos el suplicio que es escribir con celular algunas veces.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Un comienzo de mes muy bien traído, teniendo en cuenta que estamos en el año de su centenario. Yo llevo un par de novelas de momento y mi intención es releer "La Colmena", una obra única que he reconocido enseguida al comienzo de tu post, a pesar de mi mala memoria.

    La adaptación de Camus es genial, lógico que te genere confusión, yo todavía recuerdo el escándalo del café cuando se dan cuenta que las mesas son lápidas y el cameo del propio Cela, como "inventor de palabras", jaja.

    En cuanto a su vida personal, quizá el centenario sea un buen momento para revisar ciertos tópicos sobre su persona, no todo es siempre lo que parece y especialmente, rescatar otras obras que han caído en el olvido, no sabemos si con justicia o sin ella.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que nos hacemos ideas acerca de las personas por detalles o noticias que, a veces, fuera de contexto, dan ideas muy falsas de lo que es cada uno. En estos asuntos yo siempre he procurado separar hombre y obra. Conozco gente que nunca ha leído a Cela o a Vargas Llosa porque le caían mal y yo sólo pienso en lo que se han perdido.
      Un beso.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...