Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

sábado, 18 de febrero de 2017

"Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado" Maya Angelou

"¿Acaso no había pensado yo siempre —pero lo que se dice siempre— que la vida era un gran riesgo para los vivos?" Todos lo hemos pensado alguna vez, todos lo tenemos en mente desde algún momento en que la vulnerabilidad de la vida se abre paso a través de nuestro espeluznado conocimiento. Pero para haberlo pensado siempre, lo que se dice siempre, es necesario haber sido negro en el profundo sur de Estados Unidos en las décadas treinta y cuarenta del pasado siglo. 
Marguerite y Bayley son enviados a Stamp, Arkansas, a vivir con su abuela paterna, tras el divorcio de sus padres. Desde entonces vivirán su vida de negros en la "la segregada parte meridional" del país. Allí, desde muy pequeña, sin ser consciente de todo el terrible significado del hecho, Marguerite sueña. Sueña que despierta de un feo sueño negro, y un pelo largo y rubio y unos preciosos ojos azules embellecen su piel blanca. Y eso a pesar de que durante una gran parte de su infancia, no creyó que los blancos fueran reales de verdad y es que "la segregación en Stamps era tan completa, que la mayoría de los niños negros no tenían pero lo que se dice la menor idea sobre el aspecto de los blancos".
En Stamps vivirán con la abuela Annie, una mujer hecha a sí misma que, tras la venta ambulante de comida a los aserradores del almacén de maderas y a los trabajadores de la desmotadora de algodón, mandó construir una tienda en el centro de la zona negra de la que vive desde hace veinticinco años. La situación económica de la familia es, por tanto, mejor que la de muchos otros; de hecho, la abuela "tenía más dinero que todos los pelagatos blancos", es decir, los blancos pobres o blancos que viven como negros, clase muy extendida en la década de los treinta, tras la Depresión, y que aparece mucho en las novelas de William Faulkner. Con ellos vive el tío Willie, inválido desde la niñez y referente masculino en la infancia de los niños.
Maya Angelou escribe en esta novela la primera parte de su autobiografía; desde que los hermanos llegan a Stamps a vivir con la abuela Annie y el tío Willie hasta que tienen dieciséis y diecisiete años y viven ya con su madre en San Francisco. 
Entre tanto, han ido y han venido, y las emociones sentidas y los hechos vividos responden a la dureza de quienes han tenido que luchar por cada pequeño logro conseguido; de quienes han tenido que asumir como normal más horror del que otros pueden siquiera imaginar.
Maya Angelou
Han echado de menos a sus padres y han sentido un abandono que no entienden "¿Por qué nos habían enviado lejos de ellos? ¿Y qué delito habíamos cometido? ¿Qué delito? ¿Por qué, cuando teníamos tres y cuatro años de edad, nos habían puesto marbetes en los brazos para enviarnos solos por tren desde Long Beach (California) hasta Stamps (Arkansas), a cargo exclusivamente de un mozo ferroviario? (Que, para colmo, se apeó en Arizona)"; han envidiado a sus padres que viven en California comiendo cuantas naranjas quieren, aunque Marguerite no puede creer que su madre sea feliz comiendo naranjas sin sus hijos; han pensado que están muertos y por eso no han sabido nada de ellos en varios años, nada hasta aquella Navidad en que ambos mandaron regalos para los niños y, un año después, su padre se presentó en Satmps para llevarlos con él; han vivido con su madre en San Luis, y han vuelto a Stamp y han vuelto a vivir con su madre en San Francisco. Marguerite ha sufrido abusos sexuales y ha recibido el don maravilloso de los libros que la acompañará desde entonces haciendo su vida un poco más luminosa. 
En esta primera parte de su autobiografía Marguerite sufre y se ve sometida a todas las discriminaciones posibles. Hay discriminación en ser niña, en ser menor y, por lo tanto, estar al albur de lo que los mayores decidan. Hay discriminación en ser negra y tener que padecer todas las penalidades inherentes al hecho: el miedo a la noche, a caminar por los caminos solitarios, a equivocarse o simplemente parecerlo, al mal humor de los blancos, porque todo eso "era otro linchamiento, otro negro más colgado de un árbol, otra mujer víctima de una emboscada y violada, un niño negro azotado y mutilado. Eran sabuesos siguiendo la pista a un hombre que corría por ciénagas. Era una mujer blanca abofeteando a su criada por haber olvidado algo". Hay discriminación en ser mujer y estar sometida a los hombres en forma de padre o tío o padrastro o simple amante de la madre. En esta primera parte de su autobiografía Marguerite es una niña negra y con eso tiene todas las papeletas para que el destino se le presente esquivo y poco favorable.
Finalmente Maya conseguirá estudiar en un colegio de blancos, el Instituto George Washington en San Francisco donde "tuve la decepción de no ser la estudiante más brillante ni la casi más brillante siquiera. Los blancos tenían mejor vocabulario que yo y —lo que era más consternador— menos miedo en clase". Los años de estudiante en escuelas exclusivamente para negros habían hecho su labor. No obstante Maya se sentirá a gusto y terminará obteniendo su título de Bachillerato, pero para entonces, nuevas circunstancias en su vida, la llevarán por un camino que nos quedaremos con ganas de conocer, pero para ello, tendremos que leer la segunda parte de sus memorias. O consultar la Wikipedia, porque no deja de ser una persona real con una vida real, pero yo lo leí sin querer saber nada de su biografía y entiendo a quien lo quiera así.
La novela no es muy original. Al fin y al cabo, las vidas reales nunca, o casi nunca, lo son. Las penalidades de los negros en Estados Unidos las hemos visto y leído muchas veces en cine, series y novelas. El estilo es directo y sencillo. Va contando acontecimientos, unos penosos, otros no tanto, algunos alegres. Pero en ningún momento cae en el victimismo, sí en la reivindicación; no se deja llevar por el lamento, sí por la exigencia de justicia. Me ha recordado en su forma de expresarse a la Scout Finch de Harper Lee en "Matar un ruiseñor". Tiene la misma forma de transmitir lo que no entiende, lo que debería ser en lugar de lo que es, con una inocencia rotunda, con un lenguaje sencillo, pero claro, con la seguridad de quien sabe lo que pretende decir y aún no tiene la malicia suficiente para disimularlo. Esa capacidad de escribir con la ingenuidad transparente de la infancia, pero desde la experiencia y el bagaje emocional de la persona adulta, me parece muy difícil y, cuando está tan bien conseguido, me conmueve y me emociona. Por eso, aunque no sea muy original, no puedo dejar de recomendar "Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado".
Maya Angelou murió en 2014 a los 86 años de edad. Aparte de sus siete novelas autobiográficas escribió poesía, ensayo, teatro, guiones de cine y televisión. 
De las siete novelas autobiográficas que escribió, solo esta primera y la segunda se han traducido al español. La segunda, con el título de "Encontraos en mi nombre", la he buscado, pero en todas partes me pone que está descatalogada. La editó Lumen en el año 2000. Si alguien sabe como hacerse con ella, le agradecería que me lo diga. Si no, lo intentaré en la Biblioteca pública.

Esta novela entra además en el reto "Nos gustan los clásicos" por estar publicada antes de 1990, concretamente, "Sé por qué canta el pájaro enjaulado" es de 1969.



27 comentarios:

  1. La américa profunda y segregacionista donde los negros eran considerados como animales para uso exclusivo de sus amos. Y estamos hablando del siglo pasado. creo que en la roma clásica los esclavos eran en muchas circunstancias mejor considerados.
    dices que no es una novela original, pero me figuro que al ser una narración de hechos reales tendrá un valor documentativo muy interesante.
    Como siempre una reseña muy ilustrativa de un libro de autora desconocida para un servidor.
    Da gusto tener amigas que te ilustran.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su valor como documento es interesante. Cierto que no es muy original, pero la autora quería dar testimonio de lo sufrido y de lo vivido y, como digo, pocas vidas son muy originales. Desde luego la suya lo es mucho más que la de la mayoría, pero es un tema ya muy tratado. En todo caso tiene un interés innegable.
      Un beso.

      Eliminar
  2. A mí no me importa que las historias no sean originales si, a cambio, son sinceras, transmiten algo, enseñan. Lo propiamente humano de cada personaje es lo que lo hace atractivo para mí, y qué más humano que una autobiografía. Quizás en conjunto se trate de una novela algo dura por la temática, pero aún así merece la pena saber acerca de situaciones y personas que no merecieron nunca lo que la vida les había adjudicado sin consultarles.

    Seguro que no voy a poder leer todo lo que nos recomiendas, Rosa, pero si pudiera no me saltaría este libro. ¡Mil gracias!

    Un beso grande y feliz fin de semana :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Prefiero que me transmita y me haga sentir cosas a que sea una historia muy original. No es original la historia, tampoco la manera de contarla, pero es emotiva e interesante y trnasmite muchas sensaciones y eso es lo importante.
      Un beso.

      Eliminar
  3. No hace falta que una historia sea original para que llegue, lo que más suele impactar es la cruda realidad contada con esa sencillez y falta de dramatización a las que aludes. Qué pena pensar que estas cosas sucedieron hace relativamente tan poco.
    Por cierto, he buscado la continuación en iberlibro. Todavía estoy flipada con el precio: https://www.iberlibro.com/servlet/SearchResults?kn=encontraos+en+mi+nombre&sts=t. Si lo tienen en algunas bibliotecas. Aunque sea con préstamo interbibliotecario seguro que lo consigues.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me quedaba alucinando cuando veía esos precios hasta que me he dado cuenta de que es algo que sucede, en algunos casos, cuando los libros están descatalogados. Lo he visto también en Amazon. Casi 250 euros. ¡¡Menudo despropósito!!
      Estas cosas sucedieron hace muy poco y lo malo es que siguen sucediendo, si no las mismas y de la misma manera, sí otras equivalentes. Creo que nunca se superarán estos problemas. Somos incapaces de aceptar la diferencia como una riqueza, como algo que suma en lugar de restar. Soy muy pesimista en ese sentido.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Me gusta lo que cuentas, pero me frena mucho el que esté catalogado como Biográfico y memorias porque temo aburrirme. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no te eche para atrás porque, aunque es autobiográfico, es totalmente una novela. No aburre en absoluto. Podría ser ficción de principio a fin... solo que no lo es.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Nos obsequias con una impecable reseña de un gran clásico de la literatura norteamericana, junto a la obra de Harper Lee, "Matar a un ruiseñor", que personalmente he disfrutado mucho también. Dos títulos que son casi un deber para quien desee adentrarse en la literatura testimonial y reivindicativa de la raza negra. Hace poco leí en alguna parte que la esclavitud no se ha terminado, aunque ha adoptado nuevas formas y ya no nos permitimos llamarla "esclavitud". Las memorias de esta gran escritora e intensa mujer nos dejan pensando. Muchas gracias, querida Rosa.

    Un beso!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que lo has leído, Fer. ¿Verdad que en parte, más en la forma, recuerda mucho a "Matar un ruiseñor? Esa forma de contar las cosas con la objetividad resignada de la infancia que se limita a contar lo que ve sin camuflarlo.
      Me gustaría mucho poder leer el resto de sus memorias. A ver si "Libros del Asteroide" se anima y las va editando.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Siento no poder ayudarte en lo último que dices en tu espléndida reseña.
    Me parece una historia dura, pero me he sentido atrapada por ese soñar con piel blanca y ojos azules de Marguerite.
    La alusión a Scouth Finch ya es lo que me faltaba para acabar teniéndola en cuenta.
    Un beso, Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene que ser terrible que tus sueños de infancia supongan el despertar de una realidad que es como una pesadilla. Vidas mucho más duras de lo que nos podríamos imaginar.
      Te gustará.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Recuerdo que leí la reseña creo que en el blog de Ana ya me impresionó y ahora al leerte de nuevo me ha impresionado.
    Creo que es una historia muy dura pero que al mismo tiempo transmite una cierta ternura en la manera de contar, que llega y no te deja para nada indiferente, de las que dejan huella.
    Tengo pendiente leerla y aunque tengo muchas ganas, lo cierto es que el tiempo llega para lo que llega.
    Un beso y feliz sábado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana tiene una reseña magnífica en su blog y fue de allí de donde saqué la información para leer esta novela. Muchas lecturas le debo a ella y su blog. Y esta novela es de las que merece adelantarse a otras en la lista de pendientes.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Tomo nota para hacerla avanzar, aunque ahora estoy con El psicoanalista de John Katzenbach y me tiene completamente enganchada.
      Ya te diré, feliz domingo.
      Besos

      Eliminar
  8. En http://www.ellibrotecnico.com/autor/maya-angelou/ dice que Encontraos en mi nombre estará disponible en 10 días a 12,32€, espero que sea cierto y puedas conseguirlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas gracias!! Voy a intentar la compra. A ver si es cierto, porque eso de que la portada no esté disponible, me mosquea un poco.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Esta la voy a dejar pasar, no estoy yo para historias duras y eso que el tema me resulta interesante y mucho más según nos presentas esta reseña.
    Genial entrada y que sepas que me da mucha envidia tu ritmo lector.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no veas lo que me he encontrado en el Tarro-libros. Hay quien, solo en enero, ha leído ¡¡más de veinte libros!! Yo leí seis. En Febrero subirá un poco la cifra. Tampoco es que quiera competir con nadie, pero es un desafío que me he puesto a mí misma: a ver qué año consigo llegar a los cien.
      Esta novela está muy bien y en muy tierna y emotiva, pero no cuenta nada nuevo. Tiene el valor de ser autobiográfica y que la vida de la autora es de lo más curioso e inesperado viendo de donde sale.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Es magnifica tú reseña, pero la verdad un tema tan duro no se yo como lo voy a llevar, de modo que me lo pensaré el leerla. No obstante muchas gracias por la recomendación como siempre da gusto asomarse a tú espacio. un beso TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te animas, ya me dirás. Es duro, pero está contado con una naturalidad que le quita mucho dramatismo.
      Muchas gracias por tus palabras. Me encanta que te guste visitarme.
      Un beso.

      Eliminar
  11. ¡¡¡Hola!!! Siento no ayudarte porque ni idea donde encontrarla.
    Según iba leyendo pensaba en Matar un ruiseñor, y ya me has añadido otro a la lista, que crece y aunque voy leyendo ella sigue creciendo, jejejej.
    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las listas se empeñan en crecer y crecer, y por más que vayamos tachando por arriba ellas crecen más deprisa por abajo. Es un agobio.
      Esta novela recuerda a "Matar un ruiseñor" aunque aquí las injusticias narradas las sufre quien las cuenta. Es muy interesante.
      Un beso.

      Eliminar
  12. hola! estamos en deuda con matar a un riuseñoo, asi q ue no puedo decir su apariencia, solo por tus comentarios, pero por lo que cuentas lo visto por ojos de niños sin filtros, ni tapujos ese parecs er uno de los puntos. nos agradara poder leer ambos, si los encruento, te cuento. abrazosbuhos enooormes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser muy interesante leer ambos libros más o menos seguidos. Una experiencia interesante. Ya me diréis.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Su vida me recuerda a Billie Holiday, supongo que debe haber muchos puntos en común en las biografías de mujeres afroamericanas de esa época. Recuerdo haber leído otra reseña de este título, porque anda entre mis papeles, pero no dónde. Seguro que en libros el Asteoride se pondrán las pilas para sacar en breve la segunda paerte. Siempre queda leerla en inglés, vía iberlibro, pero yo por lo menos no tengo paciencia y tirar de diccionario continuamente se me hace pesado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podría leerla en inglés. Me llevaría meses y antes de terminar, la dejaría por aburrimiento. la segunda está traducida y publicada, pero no se encuentra. A ver si esta tiene éxito y al editorial va publicando el resto.
      Tras leer algo en internet de la vida de Maya Angelou, quedan muchas ganas de seguir con su autobiografía.
      Un beso.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...