Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

sábado, 3 de enero de 2015

"El inocente" Michael Connelly (2007) & "El inocente" Brad Furman (2011)

"El inocente" es una novela escrita por Michael Connelly. Es la primera de la serie protagonizada por el abogado Michael Haller y, como todas sus novelas, se desarrolla en Los Ángeles. La leí ya hace un par de meses y no pensaba escribir sobre ella si no hubiera sido porque ayer vi la película que sobre el libro ha adaptado Brad Furman, un director al que no conocía de nada.
"El inocente" es una película que yo había visto hace unos tres años y que no pensaba volver a ver, ni casi recordaba y que no hubiera revisitado si no fuera porque el libro me la recordó y, cuando vi quién la interpretaba (la primera vez no lo conocía) quise ver qué había hecho mi adorado Matthew McConaughey con el personaje de Michael Haller y como se había contado la historia en imágenes.
No tengo que decir que, como siempre, como con cada uno de los personajes que le he visto interpretar (quien haya visto la serie "True detective" lo podrá corroborar), Matthew McConaughey hace sencillamente maravillas. Y aparte de su interpretación, medida y natural, jamás sobreactuado, jamás fuera de papel ni por un milímetro, la película está muy bien hecha y la historia, difícil, con cierta complejidad, muy bien adaptada. 
También está estupendo, como siempre, William H. Macy, aunque su papel no es demasiado importante (si lo es en el libro) y nos quedamos con ganas de más.
Nunca comparo las novelas con las películas; no busco que la película sea igual que el libro ni que la historia esté trasladada del papel a la pantalla con toda fidelidad. Ni siquiera creo que sea bueno. Hay cosas que quedan muy bien escritas, pero que trasladadas a imágenes, contaminan la película con un tono demasiado literario, la lastran de trascendencia, la despojan de dinamismo. Siempre he pensado que las películas son una cosa y las novelas, otra y que independientemente de lo que la película se parezca o difiera del libro en que se basó, puede ser mejor o peor; tiene vida propia y merece que la juzguemos por sí misma, no por las expectativas que nos hayamos forjado tras leer la historia en papel. Al fin y al cabo, nuestras expectativas son solo culpa nuestra.
En resumen, he disfrutado mucho con ambos formatos, me ha gustado la peripecia que cuentan, los personajes que la viven y los actores que los interpretan. Me han gustado las contradicciones del protagonista, un hombre sin escrúpulos ante la culpabilidad de sus defendidos, pero que teme encontarse con la inocencia; un hombre que se enfrenta a un inocente con veredicto de culpabilidad y a un culpable absuelto y decide hacer algo, aunque sea justicia y aunque para hacer justicia tenga que vulnerar la ley. 
Mike Haller es un abogado sin muchos problemas de conciencia. No le importan los crímenes que hayan podido cometer sus clientes, solo quiere verlos libres o, en el peor de los casos, salvarles de la pena de muerte pactando de antemano un reconocimiento de culpabilidad. Su trabajo es ponerlos en la calle, independientemente de lo que hayan hecho y de lo que puedan volver a hacer; para eso le pagan.
No tiene problemas de conciencia y cuando un policía le echa en cara su trabajo, sabe bien qué responder "Cuando alguien es acusado de un crimen, tiene la oportunidad de poner a prueba el sistema. Si quieren hacerlo, acuden a mí. De eso se trata. Cuando uno entiende eso, no tiene problemas para dormir"


Mathew McConaughey

No tiene problemas de conciencia y ríe de buena gana los chistes sobre abogados 
"¿Cuál es la diferencia entre un bagre y un abogado defensor?
—Hum, no lo sé, detective.
—Uno se alimenta de la porquería del fondo y el otro es un pez".
Suele defender a pequeños delincuentes: traficantes de drogas, camellos, prostitutas y anda siempre a la caza de un "caso filón", de esos que caen muy de cuando en cuando y que le permiten mantener sus lujos durante una temporada. 
Mike es hijo de abogado, de un abogado que según él mismo nos cuenta "defendería al mismísimo diablo siempre y cuando pudiera cobrarle su minuta". Y eso mismo es lo que él pone en práctica. Mike es hijo de un abogado y heredó algo de su padre: el miedo a no ser capaz de reconocer la inocencia, a tenerla delante y no verla porque cuando estás ante la inocencia, solo hay un veredicto posible y es el de inocente. 
Michael Connelly
No le importan demasiado los veredictos de sus clientes, casi siempre culpables, casi siempre pobres diablos azotados por todas las miserias de la vida. Le importa cobrar sus cheques, seguir manteniendo su estilo de vida, sus trajes elegantes, su Lincoln con chófer y pagar la hipoteca de su carísima casa con vistas a Hollywood Boulevard, pero teme encontrarse con la inocencia porque entonces el veredicto sí importa; no tiene demasiados escrúpulos respecto a la culpabilidad de sus clientes, pero sí los suficientes respecto a su inocencia y estos escrúpulos no le ayudan a dormir tranquilo cuando descubre que efectivamente, cuando se topó con ella, no supo reconocerla y su cliente acabó entre rejas; estos escrúpulos le impiden conformarse con un veredicto de inocencia si supone que la verdadera inocencia permanezca entre rejas. 
Y sé que lo he liado todo un poco, espero haberlo liado lo suficiente para que nadie sienta que le he destripado la trama, pero no tanto como para que a alguien se le quiten las ganas de asomarse, en libro o en cine, a esta interesante historia. 
En cualquiera de los dos formatos (o en los dos) os recomiendo encarecidamente que os acerquéis a "El inocente". Una buena y entretenida manera de empezar el año.

4 comentarios:

  1. Ni he visto la película ni he leído nada de Michael Connelly, pero mi amigo el detective (alma gemela de Josevi Blender: un día tengo que presentarlos) está entusiasmado con él. Vaya comentario tan tonto el mío, acabo de darme cuenta: ¡pero si no conozco ni la novela ni la película! Yo creo que me ha podido el ansia de comentar. Un abrazo, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De tonto nada. No me extraña que Josevi esté entusiasmado con Michael Connelly porque es un autor muy bueno en lo negro que tanto le gusta a nuestro amigo "Todo negro". Si es de manera virtual, ya nos presentaste hace mucho José Juan Picos Freire mediante. La película tiene el aliciente añadido de ver a mi nunca demasiado admirado Matthew McConaughey.
      Un beso de domingo.

      Eliminar
  2. Hace tiempo que no lo leo. McConaughey desde que hizo True detective pasó a tener mi aprecio. Un saludo a las dos.

    ResponderEliminar
  3. Pues un tándem (película y novela) muy recomendable. Michael Connelly y sus personajes (Harry Bosch, Michael Haller y Jack McEvoy) son de mis favoritos en novela negra americana, aunque también hace tiempo que los tengo un poco abandonados. Buen momento para volver a ellos. Me quedan montones de novelas por leer.
    Un saludo Josevi.

    ResponderEliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...