Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

sábado, 14 de noviembre de 2015

Serie Michael Ohayon. Batya Gur













Desde "Asesinato del sábado por la mañana" (1988), hasta "Asesinato en directo" (2004), el superintendente de la policía de Jerusalén Michael Ohayon, de la mano de la escritora israelí Batya Gur, y a lo largo de seis novelas, nos acompaña en un viaje sumamente interesante por las calles y barrios de la ciudad, y nos introduce en ambientes muy variados que Ohayon va analizando y diseccionando con su habilidad para comprender a las personas y sus respectivos mundos: la psiquiatría y el psicoanálisis, los ambientes literarios del país, la cerrada e idealizada vida en un kibbutz, los ambientes musicales de las selectas orquestas de música clásica, un barrio normal de Jerusalén donde Michael se encuentra con una parte de su pasado y, finalmente, el mundo de la Televisión pública israelí y las sombras de una guerra (la de Yom Kippur) que ha dejado heridas abiertas en el país.
Michael Ohayon, de origen marroquí, llegó a Israel con sus padres a los tres años. Licenciado en Historia y doctor cum laude, hubiera podido abrirse camino en el mundo universitario si no hubiera tenido que mantener una familia al quedar su novia embarazada y tener que casarse. De la mano de Shorer, amigo de la familia, entró en la policía y ahí sigue, ya divorciado y con un hijo adolescente.
Michael es un hombre tolerante, un judío laico y amante de la paz al que le podemos ver decir cosas como esta: "en su momento, nos asentamos en lugares que ya estaban habitados, [...] el problema es que, como judíos, esperábamos tener un comportamiento más moral…, mostrarnos más comprensivos con el prójimo…, y resulta que somos exactamente iguales a los demás [...]aquí no estamos tratando bien el asunto del territorio, sobre todo desde la Guerra de los Seis Días, y [...] peor no lo podíamos haber hecho. En realidad, una verdadera vergüenza [ ...]Pero ahora ya no se puede hacer nada al respecto. Lo único, reconocer que les arrebatamos las tierras y que los expulsamos, pero es imposible devolvérselas. ¿Cómo lo harías tú? ¿Echando a los judíos de sus casas? Cuando exista un Estado palestino y haya paz, entonces se podrá empezar a hablar también de eso…, o por lo menos reconocerlo… ".
Michael Ohayon, como es natural, sólo transcribe las ideas de su creadora. Batya Gur nació en Tel
Batya Gur
Aviv en 1947, en una familia que había sobrevivido al Holocausto recién perpetrado hasta hacía sólo dos años. Ella también era partidaria de un país laico y de un estado palestino en el que convivir en paz. Sus planteamientos, le hacen poner en boca de Yuval, el hijo de Michael, un  muchacho ya de veinticuatro años en la última novela de la serie: "yo no quiero participar en la defensa de los colonos ni tampoco en su evacuación, y me parece que no es justo que todos los jóvenes de mi edad tengan que perder su tiempo defendiendo a un grupo de judíos cerrados de mollera que se han instalado en las tierras de los árabes [...] Nuestro comportamiento ha sido vergonzoso desde el principio [...] porque aquí había árabes desde el principio y ésta era su tierra". 
Empezó a escribir novela muy tarde, con más de cuarenta años, tras haber trabajado de crítica literaria y autora de ensayos. Estaba licenciada en Literatura Hebrea y murió en 2005 de cáncer. Eso nos privó de recibir más entregas de Ohayon y nos dejó con ganas de saber si finalmente, consigue dejar de fumar, si Yuval se ha ido a Canadá... y tantas otras cosas.
No se trata de la serie negra más entretenida que he leído. A veces su pormenorizada narración de acontecimientos la hacen un poco densa, pero jamás he tenido la tentación de abandonar uno de sus libros. Son interesantes las tramas, las habilidades de Michael Ohayon para meterse en el alma y las circunstancias de sus investigados, la visión crítica con la situación del país y, sobre todo, el ambiente exótico, entre religioso, laico y mítico en que se desenvuelven los argumentos. Bien se puede pagar el precio de unas situaciones descritas con un poco más de minuciosidad de lo debido, lo que, por otra parte, les da un toque cinematográfico que no deja de agradarme.



Si te ha gustado mi entrada, haz +1 en hispablogger, en la columna derecha, arriba. Muchas gracias.

13 comentarios:

  1. Me queda casi toda la serie por leer, pero los dos primeros volúmenes me interesaron por lo que dices: ese trasfondo, esos planteamientos que dotan a esta serie de personalidad propia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha ido interesando cada vez más. Lástima la muerte temprana de la autora porque se ve que pensaba darle más vida a Michael Ohhayon.
      Gracias, Carmen.

      Eliminar
  2. Esta vez me has tentado tú. No conocía ni a la autora ni al policía. Me la apunto. Gracias Rosa.

    ResponderEliminar
  3. Esta vez me has tentado tú. No conocía ni a la autora ni al policía. Me la apunto. Gracias Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hora era, de que yo te tentara. Y me alegro de haberte presentado a esta autora y a su Michael Ohayon. Si te animas, me cuentas.
      Gracias por venir por aquí.

      Eliminar
  4. No había oido hablar de esta saga y la verdad es que se presenta muy interesante. Leer sobre otros paises, otras situaciones políitcas, otras religiones y otros puntos de vista siempre enriquece. Si además la autora es capaz de hacerlo de forma amena e interesante, no hay objeción posible. Me lo apunto ;)

    Muchas gracias por tu estupenda reseña, Rosa!! :)

    Un beso, que tengas una feliz noche de sabado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesantes las andanzas de Ohayon por unos lugares tan exóticos geográfica y culturalmente para nosotros. Gracias por tu visita y por tus deseos aunque es una noche un poco tensa para la felicidad, pero se hará lo que buenamente se pueda.
      Un beso.

      Eliminar
  5. El que sea una serie tan larga me echa un poco para atrás para animarme a leerla pero reconozco que el talante de la autora es muy atractivo. Que una judía descendiente de supervivientes del Holocausto y nacida en Israel ponga en boca de uno de sus personajes que no quiere perder el tiempo defendiendo a unos judíos duros de mollera por ocupar un terreno en el que estaba viviendo ya otro pueblo dice mucho de ella.
    Tolerancia y convivencia, dos términos llenos de lógica y sensatez que precisamente hoy se muestran tan lejanos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debería haber mucha gente como ella en todas partes. ¿Por qué parece tan difícil desarrollarse cada uno sin menospreciar, agredir o ridiculizar al otro? De todas formas el problema en Israel es de muy complejo origen y más compleja solución. Sólo con gente del talante de Batya Gur se conseguiría y esa gente es minoría en todas partes.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Más que hablarte de la saga (que no he leído, pero que tu reseña ha hecho que me parezca fantástica) me quedo con tu cabecera actual de blog, junto a esas palabras tan bien escogidas.
    Un beso, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Chelo. Me alegro de que te guste. Es un montaje hecho con fotos del ultimo viaje a París, recién hace un año. Nunca hubiera imaginado que un año después, la ciudad se hubiera visto sometida a tanto dolor.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Conocía de oídas la serie y a la autora, pero aún no tengo ningún libro suyo, pero pinta bien por lo que cuentas, me parece muy interesante el carácter de Michael Ohayon y creo que me gustarán las novelas. Un beso, Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es terrible pensar que en todos estos países existen personas normales como todos nosotros que deploran los extremismos y, sin embargo, se ven mezclados y amenazados por ellos continuamente. Donde más daño hacen estos fundamentalísimos es en los pases musulmanes donde sucede a diario lo que vimos en París. Por eso novelas con estos mensajes, ambientadas en estos países, son tan valiosas. Creo que te gustarán estas novelas.
      Un abrazo.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...