Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

viernes, 8 de julio de 2016

"La víspera de casi todo" Víctor del Árbol


Esta novela fue escogida en el blog "El club de los 1001 lectores" como lectura del mes de mayo. Tuve el honor de ser invitada a hacer la reseña que se publicó en dicho blog  el 1 de Junio.
Con permiso del administrador de "El Club de los 1001 lectores" la publico ahora en mi blog.


**************
"No solía nevar tan cerca del mar. Pero aquella nevada de diez años atrás fue antológica. Los niños y los adultos de Punta Caliente amontonaban la nieve recién caída como si quisieran acapararla para llevársela a casa".
Fue entonces, hace diez años, cuando cayó aquella terrible nevada a orillas del mar, cuando tal vez empezó todo. O empezó una parte. O quizás fue antes, en los años cincuenta, cuando una pareja argentina emigró a Alemania. O años después, cuando volvió de nuevo a la Argentina para encontrarse con la traición y el destino.
No lo sabemos, pero para el inspector Germinal Ibarra todo pudo haber comenzado en Málaga en el verano de 2007, cuando tuvo que investigar la desaparición de Amanda, una niña de diez años a la que terminó por encontrar muerta y violada y cuando, preso de la rabia y la impotencia, mató a su asesino a golpes de pistola "Sacó la Beretta y golpeó con la culata al hombrecillo en la cabeza. Una, dos, tres, cinco veces consecutivas… pero la rabia no aflojaba. Así que siguió golpeándolo una y otra vez, con saña, como si se tratara de una venganza. No pensaba ya en esa niña asesinada. Pensaba en otro niño, en otro lugar y en otro tiempo. Un tiempo lejano pero que lo atormentaba cada día de su vida"
Pudo haber comenzado entonces, pero en realidad empezó mucho antes, en un bosque gallego cuando el ahora inspector no era más que un niño, también de diez años, también asesinado y herido y renacido del dolor para volver a recaer en él tantos años después.
Para Germinal Ibarra todo pudo terminar esta madrugada del 20 de agosto de 2010 en que, como tantas otras noches, "abre la boca y abraza el estremecimiento que provoca el metal al entrar en contacto con la lengua. Muerde el cañón para que no tiemble e inclina la mano que sujeta el arma. Un disparo, un fulgor y el fundido al negro". Pero, también esta, como todas las noches, acaba por soltar la pistola e increparse a sí mismo su cobardía.
Ahora Germinal Ibarra lleva tres años en una comisaría de A Coruña a donde pidió el traslado tras el caso de Amanda.
La novela sigue una técnica similar a la de otra que reseñé hace poco, "La luz que no puedes ver" de Anthony Doerr. En unos capítulos se va narrando el presente que transcurre todo en una noche, la del 20 de agosto de 2010. En otros, se cuentan unos hechos que comenzaron tres meses antes, a principios de junio en Punta Caliente, un pueblo de la Costa da morte, y que, poco a poco, irán avanzando hasta llegar al amanecer de dicho viernes 20 de agosto. La distribución de dichos capítulos es aquí más aleatoria que en la novela de Doerr donde se alternaban rigurosamente. 
Los acontecimientos de Junio nada tienen que ver, en apariencia, con los de agosto. En esa noche de finales de verano Germinal Ibarra  se encuentra
Faro de Cabo Touriñan
con una mujer herida que es como un fantasma de su pasado. Averiguar lo que le ha sucedido a la mujer, le enredará con un asesinato cometido esa mañana en Barcelona.

En Punta Caliente, en junio, se dan cita Paula, una mujer que viene huyendo de algo y de alguien, conduciendo desde muy lejos; Dolores la dueña de la Pensión donde se aloja Paula, una mujer con un pasado triste que se inicia en Portugal y un presente más triste aún que tendremos que descubrir; Martina, la hija de Dolores, una extraña muchacha; Daniel Luján, un joven cuyos padres y hermano murieron hace dos años en el incendio de su casa; Mauricio, el abuelo de Daniel que vino desde Argentina para hacerse cargo del menor, al que no conocía, cuando éste abandonó la clínica "La primera imagen que tenía de su abuelo era la del día que este vino a buscarlo a la clínica. Un asistente social le comunicó a Daniel que aquel hombre con un sombrero de película era su único pariente vivo y que, en adelante, sería también su tutor. Hasta entonces, Daniel apenas había oído hablar de él".
Con estos personajes iniciaremos una historia que irá avanzando hasta encontrarse con la noche del 20 de agosto. Iniciaremos una historia hecha de muchas historias, cada una con su herida, su dolor, sus deudas que cobrarle a un pasado más o menos lejano. Varias décadas, en el caso de Mauricio, una década, dos años... Historias con sus paralelismos, con sus simetrías; pérdidas que se repiten como en un espejo, dolores simétricos de otros dolores.
Además de los acontecimientos del 20 de agosto y de los que se suceden a partir de junio, de cada personaje se nos va contando su pasado, las peripecias que los han arrastrado hasta el punto en el que los encontramos, remontándonos a hechos sucedidos hace veinte, treinta, cuarenta años. Todas las historias acaban encajando en el mismo puzzle  porque todas son parte de una historia más grande que las comprende y las engloba a todas.
La novela se lee casi sin poder desprenderla de las manos. Ya lo dije en la reseña de "La luz que no puedes ver": me encantan esos saltos en el tiempo, esas novelas en las que el pasado avanza hacia un presente conocido con el que tiene que encajar y al que tiene que explicar. La he leído muy a gusto y me he sentido enganchada desde el
Víctor del Árbol
principio. Está muy bien escrita, con un lenguaje que por momentos se hace poético, que añade belleza a la desolación y a la violencia con una naturalidad pasmosa, relajando el espíritu y aislándolo, parcialmente de la catástrofe y la angustia. Las tramas pasada (los cuatro meses), pasadísima (los episodios que vienen de más atrás) y presente van encajando perfectamente sin dejar cabos sueltos, imbricando todas las piezas en su lugar hasta constituir el mosaico total de la historia con sus luces y sus sombras (más sombras que luces)

Y sin embargo... no sé, pero hay algo que no me ha acabado de convencer en esta novela. Quizás la enorme cantidad de cosas que pasan, quizás las similitudes de algunos episodios que superan lo que se le puede permitir a la casualidad; quizás la coincidencia de tantos personajes enfermos, locos, asesinos, traumatizados. Y a la vez todas esas cosas, son las que hacen que la novela resulte apasionante. Me cuesta calificarla. ¿Cómo poner pegas a algo que me ha proporcionado tanto placer y disfrute?
Con esta novela, Víctor del Árbol, nacido en Barcelona en 1968, obtuvo el Premio Nadal 2016. Yo no lo conocía de nada y puede que hubiera seguido sin conocerle de no ser por este premio y, sin embargo su obra, sin ser demasiado extensa, tampoco es escueta. Otras cinco novelas han sido publicadas por el autor desde 2006. Tiene además el Premio Tiflos de Literatura de la ONCE 2006 por su primera novela, "El peso de los muertos". Con su segunda obra, "El abismo de los sueños" (que permanece sin publicar), quedó finalista del Premio Fernando Lara.




21 comentarios:

  1. He leído reseñas muy dispares de esta novela, de ahí que aun no me haya hecho con ella. Yo de Victor tan solo he leído Un millón de gotas y quedé prendada de su prosa. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La prosa es muy buena y tiene párrafos y frases memorables. La historia me enganchó y me tuvo prendida, pero no prendada. Como comento, trata demasiados temas. Tiene material para dos novelas por lo menos.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Yo tampoco lo conocìa, pero comparto contigo aquello de los saltos en el tiempo pues me hace desear leer màs para comprobar como el pasado determina el futuro o el presente. NO a todos los autores les sale bien. Y me llama la atenciòn que sea una novela no tan extensa porque ahora mismo estoy para ese tipo de historias y menos si son de una temàtica tan fuerte como la que reseñas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trata temas bastante fuertes, la verdad. Hay mucho muerto y loco y enfermo.
      Pero la verdad es que te engancha y la lees de seguido.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Yo leí antes "Un millón de gotas" y quedé prendada de la novela aunque al final hay un giro de la trama que no me convenció. Sin embargo, "La víspera de casi todo" me decepcionó, y mucho, sobre todo por que desde el principio se aprecia la repetición de varios elementos de la trama. A veces tenía la impresión de que el autor cambió de nombres de protagonistas y lugares y copió lo demás. Pero parece que soy la única con esta impresión, jaja. Y estoy totalmente de acuerdo contigo: demasiadas desgracias en el caso de algunos protagonistas. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído "Un millón de gotas. Tengo ganas por ver si también me engancha o repite los mismos temas. Tengo mucha curiosidad por leer algo más del autor, aunque por lo que cuentas, parece que es más de lo mismo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Rosa, enhorabuena por esa reseña, ahora reconocida por el público. Me queda con algunas expresiones que has dejado en el post () que me han llegado: Una historia hecha de muchas otras onde hay paralelismo en las vidas y simetría en dolor" No cabe duda que parece interesante. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es interesante y se lee muy bien porque, al menos a mí, me, enganchó y estaba deseando retomarla, pero debería haberse ceñido a 7no de los episodios y haber dejado otros para otra novela. Aquí hay material, al menos, para dos, aunque yo creo que podría sacar tres.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Hola!!!!1
    Pues se ve muy interesante, la verdad es que hasta que ganó el Nadal yo no lo conocía y aún no he leído nada suyo, así que no la descarto.
    Como siempre una reseña genial, de las que dan ganas de leer el libro.
    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo conocí a partir del Nadal que suelo séguir porque es un premio prestigioso que suele caer en buenas novelas, a diferencia del Planeta.
      Esta novela es muy entretenida, pero le sobran temas, asuntos y muertos. Ahora, se lee de un tirón.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Esto del predictor del móvil es terrible. Pone acentos donde quiere.

      Eliminar
  6. hola! es una lectura intensa por lo que dices dela variedad de historias y saltos tiempo,habra que conseguirla,ademas nombra a argentina!por tu excelente reseña sabes lo que aprendo leyendote.un besobuho con cosquillas por las plumitas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una parte de la novela que trata de personajes argentinos, su emigración a Alemania y su vuelta en plena dictadura. Sólo esa parte daba para una novela. Aparte está la trama central del policía que, para mí es lo mejor.
      Una novela muy entretenida.
      Deliciosas cosquillas con las plumillas. Un beso buhítos.

      Eliminar
  7. Muy buena la reseña Rosa, pero me hace dudar tu frase "Me tuvo prendida pero no prendada" y que los temas que se traten sean fuertes, no sé si es el momento o prefiero temas más ligeritos y es que tengo tantos pendientes de lectura que dudo sobre si apuntarla en las lecturas del descanso en la piscina.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prendida porque me enganchó y la leí de un tirón, pero no prendada porque para mi gusto, y no sólo el mío, trata demasiadas cosas y hay un exceso de todo.
      Como digo en otros comentarios, tiene para dos 9 tres novelas buenas y lo echa todo en la misma lastrándola con demasiadas cosas. Dicho esto, creo que escribe muy bien. Habrá que esperar a ver qué hace en el futuro.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Leí de este autor Un millón de gotas y aún no sé si quiero repetir con él. Aquel libro me dejó un sabor agridulce, creo que es lo que tú tan bien has expresado "me quedé prendida pero no prendada".
    Puede que lea esta novela que nos traes, o puede que no...
    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído "Un millón de gotas" y es lo próximo que quiero leer del autor. Su capacidad para engancharme aun con los fallos que le veo, me tiene sorprendida a mí misma y no se puede negar que escribe bien. Veremos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. ¡Ahhhh! lo malo de leer tus reseñas es que contagias el entusiasmo y el gusto o disgusto de habr leído ciertos libros.
    esta temática me gusta y lo sabes, pero es que eso de que todo parece ocurrir de golpe, a la vez y de seguido, parece convertirse en herramienta literaria recurrente para enganchar al lector sin mucha lógica argumental.
    Si la prosa es buena y los personajes creíbles, se gana mucho.
    ¿La leeré? no sabría decirte todavía.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso porque la estaba leyendo muy enrollada, me costaba soltarla y a la vez le veía los fallos. Si algo tiene de bueno es que sabe captar la atención y pillar al lector. Pero los fallos, los tiene. No se puede negar.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Lo tengo esperando en la estantería, debo ser de las pocas que no ha leído a este hombre aún...

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues anímate y ya nos contarás. Creo que, críticas aparte, lo que no se puede negar es que es muy entretenido.
      Un abrazo.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...