Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

miércoles, 4 de abril de 2018

"La vegetariana" Han Kang

"Yeonghye había empezado a comportarse de un modo extraño unos tres años atrás, cuando repentinamente se volvió vegetariana. Ahora hay mucha gente que es vegetariana, pero lo particular en su caso era que no estaban claros los motivos que la habían llevado a aquello".
Nadie sabe por qué Yeonghye se ha hecho vegetariana. Ella no nos lo cuenta, o no nos lo cuenta explícitamente. Cuando le preguntan, lo achaca a sus sueños, y sus sueños es lo único que nos relata la propia Yeonghye en primera persona. Sueños que la hacen sentir angustiada, sueños de violencia, de gritos, de sangre, de opresión, de dolor... Sueños en los que siente que ha comido demasiada carne, en los que la sangre le mancha las encías y no se reconoce en esa mujer que tiene la sensación de desgarrar carne cruda con los dientes.
Yeonghye solo nos cuenta sus sueños porque su historia nos la cuentan terceras personas. Personas cuya vida dio un vuelco a raíz de la decisión de Yeonghye de no comer carne. Su marido, su cuñado y su hermana son los narradores.
El marido nunca la ha apreciado lo suficiente, pero le ha resultado muy cómoda hasta ahora su vida en común. "Si me casé con ella fue porque, así como no parecía tener ningún atractivo especial, tampoco parecía tener ningún defecto en particular. Su manera de ser, sobria y sin ninguna traza de frescura, ingenio o elegancia, me hacía sentir a mis anchas. No hacía falta que me mostrara culto para atraer su atención ni tenía que andarme con prisas para llegar a tiempo a nuestras citas". Un hombre mediocre que busca en la mediocridad de su mujer la manera de no tener que sentirse inferior. Lo malo es que, de pronto, descubre que su mujer no es tan mediocre como pensaba. A veces resulta imprevisible y cuando deja de comer carne, cuando no puede soportar que nada de origen animal entre en su casa, empieza a sentirse inseguro. No entiende su actitud y además le resulta inconveniente para sus aspiraciones laborales, El "qué dirán" y las murmuraciones no convienen a sus deseos de ascenso en su empresa. 
Yeonghye tiene otras rarezas. No soporta la presión en el pecho por lo que no usa sujetador, y aún tiene la mancha mongólica, esa mancha gris verdosa con la que nacen algunos niños, así llamada por poseerla alrededor de un 99% de los bebés de raza asiática, y que desaparece normalmente en la infancia. Es esa mancha, o el conocimiento de esa mancha, lo que atrae hacia ella la atención de su cuñado.
El cuñado es artista. Prepara instalaciones de vídeo y ahora una idea lo obsesiona. "El hecho de que su cuñada tuviera todavía la mancha mongólica en el trasero y la imagen de un hombre y una mujer copulando desnudos y con los cuerpos pintados de flores se le imprimieron en la cabeza en una incomprensible y a la vez clara relación de causa y efecto". Buscará en Yeonghye la figura perfecta a la que convertir en su lienzo viviente y en una de las figuras de su próxima obra con la que piensa poner fin a dos años que sequía creativa. "Dos años no era un intervalo de descanso que se pudiera llamar «fatal», pero era suficiente tiempo como para poner ansioso a cualquier artista".
Cuando todos han desaparecido, la única que permanece es la hermana que lucha por mantenerla aferrada a este lado de la vida y de la cordura. Yeonghye sigue luchando por mantenerse libre de opresiones y de repugnancias; sigue luchando por parecerse lo más posible a la naturaleza y, en su afán por fundirse con ella, quiere ser árbol. Inhye, la hermana, no puede evitar sentirse culpable y las preguntas se agolpan en su cabeza. ¿Hubiera podido evitarlo? ¿Las cosas serían diferentes si...? Todas las circunstancias de la vida de las hermanas le parecen a Inhye hitos en el camino que han llevado a la situación actual. En cuál de esos hitos debieron tomar un camino distinto es una duda que no puede resolver.
Aunque tal vez no haya más culpable que Yeonghye. Tal vez Yeonghye quiere huir de la vida de los humanos y de sus convenciones y reglas. "Si no comes carne, todo el mundo te devorará". O lo que es lo mismo: si no acatas las normas y te adaptas no serás nada. Serás devorada por los que han triunfado, por los que han sabido adaptarse y cada tarde de domingo celebran sus barbacoas y comen trozos de carne sangrante en sus viviendas de triunfadores.

Han Kang

Han Kang es una escritora surcoreana. En Corea del Sur, uno de los países en los que el capitalismo ha entrado de forma más salvaje (tal vez por el ansia de diferenciarse lo más posible de su vecino del norte), la competitividad es enorme desde la escuela. El estar a la altura de lo que se espera de uno, somete al individuo a una presión que eleva el índice de suicidios y el consumo de alcohol a cotas desconocidas en los países de Europa occidental. Para ahondar en este tema, resulta de lo más interesante el prólogo del libro escrito por Gabi Martínez y que resulta de imprescindible lectura.
Según la traductora al español, Sunme Yoon, la novela fue recibida por la crítica con gran dureza e incomprensión. "La pulverizaron. La crítica también está dominada por hombres. A las mujeres les gustó, les impactó, pero los hombres perdían el hilo".  La novela se puede entender como una lucha de la mujer por elevarse sobre la dominación de los hombres. Yeonghye tuvo una infancia muy marcada por la severidad de su padre, que incluso de adulta se atreve a darle una bofetada, y vive complaciendo a un marido que no la valora, pero no creo que pueda ser entendida como una novela feminista. 
La rebelión de Yeonghye puede ser la de cualquier ser humano incapaz de adaptarse a la dureza de una sociedad competitiva y cruel que le impide mostrase como individuo, que enmascara cualquier atisbo de diferenciación entre unos y otros y mantiene una uniformidad que puede llegar a ser opresiva si no se asume con todas sus consecuencias. Yeonghye no la asume y, ante la fuerza de la imposición, se revuelve con otra fuerza callada pero inquebrantable. Irá renunciando a todo lo que la ata, pero, tal como yo lo veo, más como ser humano que como mujer. Aunque no podamos obviar las servidumbres adicionales a las que nos vemos sometidas las mujeres, la angustia de Yeonghye me parece universal, propia de todo el género humano.
La autora con
el premio
Man Booker International
La novela consiguió el Premio Man Booker International 2016, uno de los más prestigiosos del mundo. Aunque en España se publicó en 2017, la publicación del original data de 2007.
Antes, HanKang había escrito un cuento titulado "El fruto de mi mujer" y según la autora, "Se puede decir que fue la semilla que dio origen a La vegetariana".
Voy a terminar la entrada con las palabras con las que Sunme Yoon nos da su propia opinión de la novela. Coincide con la mía, pero yo no sabría expresarlo tan bien.
"Me pareció una novela singularmente lírica y bella, pero no con la belleza serena y placentera que nos transmiten las cosas convencionalmente bonitas y agradables sino con esa belleza perturbadora e inusitada que nos corta el aliento y nos deja temblorosos, como cuando nos asomamos a un precipicio sin fondo o experimentamos la finitud bajo las incontables estrellas del universo". Una atracción al vacío que nos arrastra y nos hace leer hasta el final sintiendo dolor, sintiendo empatía con Yeonghye, sintiendo que la carne nos devora y los árboles se alejan y la lectura se hace suicida, pero inevitable.

42 comentarios:

  1. Preciosa reseña, Rosa, pero no creo que sea una novela para mi y por eso la voy a dejar pasar. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno tiene sus gustos y, desde luego, esta novela no es para todos. Puede resultar muy dura.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Desde luego es una novela singular, no te deja indiferente.
    Irene me recomendó una novela corta de Herman Melville, El escribiente,que trata un tema muy similar. Estoy terminando de leerlo a ver si me aporta más datos para comentar en la tertulia.
    Dicho todo esto, no es un libro que me haya gustado demasiado. Espero que vuestros comentarios me hagan cambiar de opinión. Un a

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando la empecé, me desconcertó totalmente. recuerdo que le dije a Irene que no sabía muy bien lo que me estaba contando, pero que me tenía enganchada. A partir de un determinado momento, le cogí el punto totalmente y me ha dejado fascinada. Es de las novelas que ganan al avanzar y vuelven a ganar en el recuerdo. Me ha encantado realmente.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Hola.
    He leído varias reseñas de esta novela y la verdad es que me apetece,pero voy tan lenta que no sé cuando podré hacerlo.
    Besos y como siempre una gran reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merece la pena y se lee bastante rápido porque es corta. Luego ya lo que cada uno quiera demorarse es cosa suya. Yo releí bastantes trozos. Es una novela extraña, pero fascinante.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Desde luego, un libro que haya conseguido esta reseña tan hermosa merece una oportunidad. En mi caso en el apartado "lecturas no habituales para salir de la zona de confort". Viendo la primera novela parece que esta autora recurre a la Naturaleza como metáfora de su mensaje. Un fuerte abrazo, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, es una novela que te saca de tu zona de confort, aunque yo, leyendo, siempre estoy confortable.
      Es posible que en una sociedad tan mecanizada, tecnologizada y consumista como la sur coreana, pero con un pasado totalmente opuesto no muy lejano, el volver a la naturaleza sea la meta de los que no están contentos con el discurrir de las cosas.
      Una novela muy metafórica, en efecto.
      Un beso.

      Eliminar
  5. He visto buenas impresiones de esta novela y tu reseña lo confirma, a pesar de ello no es una novela para mí, por lo que no creo que la lea.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me animé a leerla porque todas las reseñas que había visto la ponían como una novela muy especial. Desde luego lo es. Pero es cierto, que no es una novela de gustar a todo el mundo es dura, puede resultar un tanto críptica y exige la colaboración del lector para terminar de escribirse.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Es interesante esa alegoría escondida en el acto de comer carne (o de no comerla). Como me muevo en el terreno de la nutrición y además tengo un contencioso particular con los vegetarianos no sé si sabría sacarle partido a esta novela, creo que me podría la casta y no sabría entresacar las conclusiones que tú tan bien has reseñado.
    Puede que esa inquietud y/o malestar de Yeonghye se deba a la falta de vitamina B12 o de algún aminoácido esencial propio de la carne y de los que estará deficitaria por su vegetarianismo.
    Es posible que si no comes carne todo el mundo te devore, pero lo que es seguro es que si no la comes no tienes una dieta adecuada (si no lo digo, reviento).
    Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, realmente, el no comer carne solo es la primera renuncia de Yeonghye. Y, como dices, es una metáfora. Es una rebelión con la que pretende ser dueña de su vida y de su cuerpo, incluso hasta el punto de renunciar a ambas cosas. Pretende defender su parte de individualidad, su derecho a ser diferente. La novela encierra muchos matices que trascienden al hecho de comer o no comer carne, pero hay que leerla. Esta es una novela imposible de contar. Tal vez esas son las mejores.
      Yo, por mi parte, adoro los entrecot sangrantes, y por el chorizo de León, ni te cuento lo que siento...
      Un beso.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Hola, Kirke. Cómo vegetariana, discrepo totalmente de tu opinión. Es cierto que necesitamos suplementarnos con la B12 (también lo necesitan algunos omnívoros).
      En los alimentos de origen vegetal podemos encontrar todos los nutrientes esenciales, excepto la B12. Sólo hay que informarse bien para llevar una dieta completa y no tener carencias.
      En esta estupenda reseña, Rosa menciona muchas claves que, aun viniendo de otras motivaciones, muestran las dificultades a las que nos enfrentamos si no seguimos el comportamiento de las masas. Una mentira repetida muchas veces se convierte en una verdad y eso es lo que ha ocurrido con el tema de la dieta omnívora. Hay demasiados intereses económicos detrás como para promulgar lo contrario.
      En general parece que hay más preocupación por el que tiene una dieta basada en vegetales que por el que incluye en ella productos ultraprocesados, azucarados a gogó o contaminados con pesticidas, antibióticos, metales pesados, etc, algo, para mí, inexplicable.
      Además, como nutricionista, supongo que sabrás que la mayoría de los animales que se consumen son suplementados con B12, ya que esta vitamina sólo la adquieren a través de microorganismos que se encuentran en la tierra. Así, todo el ganado que es alimentado en establos o granjas con pienso no pueden acceder de manera natural a estos microorganismos, por lo que su pienso suele estar suplementado.
      Además, nuestro cuerpo acumula reservas de B12 y se estima que éstas pueden durar años, por lo que no es muy probable que en un cambio repentino a una dieta vegetariana pueda haber déficit en los primeros meses si no lo había ya anteriormente.

      Creo que la idea de que una dieta vegetariana no es saludable es algo completamente obsoleto, a pesar de que aún una mayoría así lo cree.

      Un abrazo.

      Eliminar
    4. Hola, Alma Gatuna. Intentaré contestar a tu comentario de la forma más resumida posible pues este no el foro más adecuado para polemizar.
      Vayamos por partes. Me gustaría aclarar que yo no soy nutricionista, soy una farmacéutica cuya tesis doctoral versó sobre cárnicos funcionales y por tanto me muevo en el mundo de la nutrición, me considero ante todo investigadora y para dar por cierta una premisa me baso en las evidencias científicas. Además, no cobro de ningún estamento sospechoso de trabajar para intereses espurios.
      En una alimentación estrictamente vegetariana (es decir, sin consumir lácteos y huevos) no se encuentran todos los nutrientes, y algunos de ellos no en las cantidades adecuadas. La carne y sus productos derivados son la principal fuente de vitamina B6 y la segunda de niacina, junto con el pescado y otros productos de origen animal (huevos y leche) son la única fuente natural de vitamina B12 (Estudio ENIDE 2012). Los vegetales también tienen proteínas pero de una calidad proteíca inferior.
      Entre los nutrientes que la carne posee y los vegetales no, yo destacaría la carnitina que si bien no es un nutriente esencial pues se sintetiza en el hígado, no lo hace en las cantidades adecuadas para una buena función cerebral (Burke et al., Med Sci Sports Exerc. 2003).
      Decir que una dieta vegetariana no es idónea no es mentir, es basarse en las evidencias científicas que, al día de hoy, se dan. Que haya intereses económicos detrás de estas evidencias a mí me parece manido y exagerado. Cuando la OMS emitió aquel comunicado sobre los efectos adversos del consumo de carne roja (OMS, 2015) algunos vieron detrás, la mano de empresas americanas interesadas en introducir en la sociedad occidental el consumo de insectos (otra fuente importante de proteínas); como ves hay conspiraciones para todos los gustos.
      En cuanto a los suplementos que pueden paliar la deficiencias de una dieta en concreto también existe polémica; se ha demostrado que no es lo mismo ingerir un nutriente en una “cápsula“que en un alimento. Un reciente estudio demostró que los ácidos grasos omega-3 tienen efectos antiarrítmicos cuando se consumen a través de los alimentos (pescado azul, nueces, etc.) mientras que si se consumen en forma de suplementos pueden producir taquicardias severas, especialmente en pacientes con cardiopatías (Lambert et al, Nutrients, 2017). El propio alimento vehiculiza el nutriente de la manera más adecuada para que se absorba y actúe convenientemente. La falta de regulación legislativa de estos suplementos alimenticios es un serio problema que ya está preocupando a las autoridades sanitarias.
      Los expertos en nutrición sí están interesados en reducir la ingesta de cierto tipo de alimentos. Desde el plan de Estrategia NAOS se firmó en febrero un convenio con diferentes distribuidoras de alimentos y de restauración para disminuir la cantidad de azúcar y grasas saturadas en los menús y alimentos procesados. Si los omnívoros padecen obesidad y otro tipo de patologías es porque la dieta no está equilibrada, hay que comer de TODO pero en las cantidades adecuadas y esto, la inmensa mayoría de los omnívoros no lo cumple. Reconozco que los vegetarianos suelen mostrar un estatus más saludable pero por su “forma” de vivir, más que la dieta en sí; la mayoría de los vegetarianos ven esta dieta como una filosofía de vida, algo que lleva implícito muchas más cosas, como el preocuparse por lo que comen que ya es mucho. Por cierto, yo no he dicho que la dieta vegetariana no sea saludable, sino inadecuada (entre comer solo verduras y fruta y atiborrarse a grasas saturadas y azúcares refinados, me quedo con lo primero).
      En cuanto a los contaminantes solo mencionaré que los vegetales de hoja verde oscura (espinacas, acelgas) contienen una gran cantidad de compuestos nitrogenados que proceden del abono natural (el estiércol de toda la vida) y que se absorben por las raíces (EFSA J., 2008).
      Me dejo cosas en el tintero (flora bacterina, estatus microbiano del rumen en animales, etc), pero ya me he extendido mucho y no quiero aburrir. Lo dejo ya.

      Eliminar
    5. Por cierto, gracias a que los australopitecus comenzaron a incluir carne en su dieta hoy existe el Homo sapiens (Arsuaga, La alimentación en la evolución humana, 2002).
      Me gustaría pedir perdón a Rosa y a los otros comentaristas por este rollo.
      Un beso a todos.

      Eliminar
  7. Es curioso que fuera pulverizada por la crítica de su país y en occidente recibiera un premio tan prestigioso. Eso es que pone el dedo en la llaga, sin duda. Me parece buena idea que se incluya un prólogo explicando el contexto cultural y social, es un detalle del editor. Bueno, aunque ya conocía la novela, me ha gustado el enfoque de tu reseña.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juro que te había contestado. No sé a dónde ha ido la respuesta. Intentaré repetirla.
      Decía que además del prólogo de Gabi Martínez, hay al final, un apéndice de la traductora al español y una entrevista a la autora, ambas muy interesantes para una novela tan desconcertante, en principio.
      A mí me ha gustado mucho. Parece ser que en su país disgustó sobre todo a los hombres y gustó a las mujeres. Es curioso porque, como digo, no es especialmente feminista, pero puede que las mujeres, pir sufrir las tiranías de todo tipo doblemente, la entendamos mejor.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Me atrae ese punto de vista feminista, atípicos y quizás más profunfo. Parece una gran metáfora. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. genial reseña no la cnocia gracias por mostrarnosla! besitos!

    ResponderEliminar
  10. Hola Rosa, no se si algún día llegaré a leer esta novela, pero desde luego con tu reseña tan especial de ella, ya me doy por satisfecho de conocer a esta autora y a una narrativa que parece muy interesante. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una novela tan especial se merece una reseña especial. No podía ser de otra manera.
      Una novela muy recomendable.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Hola Rosa, tenía curiosidad por este libro me habían comentado, sin profundidades, sobre él y había leído otras reseñas pero me habían dejado indiferente. Me ha gustado mucho el argumento, es muy atractivo, y acertado ese párrafo último, qué interesante es conseguir leer algo donde "la belleza es perturbadora e inusitada capaz de cortar el aliento y hacernos temblar". Tendré en cuenta la reseña, qué puedo decirte, gracias compañera. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aseguro que la novela no deja indiferente. Es bella, como dice la traductora de manera pico convencional. Es de esas bellezas que duelen.
      Creo que te gustará.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Hola, Rosa. Estupenda reseña que me incita, sin duda, a leer esta novela.
    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste. Ya he visto la polémica con Kirke. Aunque como le digo a ella, el vegetarianismo de Yeonghye no es más que una forma de rebelión, una metáfora sobre la libertad de escoger.
      Un beso

      Eliminar
  13. Hola, Rosa.
    Como siempre, una reseña de diez. Incitas a leer con tus comentarios y, como dice David rubio, me la apunto en el apartado de "novelas para salir fuera de la zona de confort". Pero seguro que esta la leo, me ha entrado muchísima curiosidad. Gracias por la recomendación.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chari, qué alegría verte por aquí después de tanto tiempo. Es una novela muy interesante y hermosa. Creo que merece la pena, y mucho además.
      Si puedes, no la dejes pasar.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Recuerdo haber leído, hace tiempo, una reseña de esta novela, pero no recuerdo en qué blog. Tampoco recuerdo que dije entonces, así que quizá me contradiga, aunque dudo que mi impresión no sea la misma. Por un lado me produce rareza porque, a simple vista, el comportamiento de la protagonista se sale de lo "normal", y por otro admito su originalidad, pues no se puede negar que el hecho de que la joven traduzca sus frustraciones e incomprensión convirtiéndose en vegetariana, como si eso fuera una forma de castigar a quienes le rodean o de auto-castigarse (eso no lo he acabado de entender) es una idea muy poco común.
    Quizá no la he juzgado adecuadamente pero me da la impresión de que su lectura puede resultar, si no enrevesada al estilo de los autores orientales, difícil de comprender o de empatizar con la protagonista. O quizá es que, al ser hombre, no he sabido valorar la trama lo suficiente, jeje. Desde luego, la única forma de salir de dudas es leyéndola.
    Me temo que seré el único que ponga pegas a esta novela, que no a tu reseña que, como siempre, me ha parecido estupenda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No resulta fácil de comprender en principio, pero te atrapa y de pronto, es como si todo encajara y llegas a entender perfectamente a Yeonghye. Yo creo que más que un auto castigo es una reivindicación de su derecho a la diferencia, de su derecho a decidir sobre su vida y su cuerpo. Es como un canto a la libertad. Y es que en nuestras sociedades, se nos vende la libertad diciéndonos lo que tenemos que hacer para ser libres. Eso es muy típico de la publicidad. Hay anuncios que me ponen los pelos de punta, pero eso sería tema de otra entrada.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Después de leer la interesante conversación entre Paloma y Alma Gatuna, casi pierdo el hilo de lo que quería decir... pero no :)

    Creo que con esta novela y conociéndome, yo podría tener dos reacciones posibles: una que la entendiera tal y como la autora la concibió y que por tanto me encantara; dos que no la entendiera y acabara pensando que la protagonista tiene algún problema mental. Bueno, de hecho creo que lo tiene para padecer una reaccion tan violenta de rechazo hacia la carne. A mí tu reseña me ha encantado y me ha parecido interesantísima, pero con el libro tengo mis dudas a pesar de que a mí la carne en general me de bastante asco y coma poca, solo de algunos animales y siempre preparada con unas determinadas características. Em fin, como tengo tantísmo que leer a lo mejor esta vez dejo correr el título, pero curiosidad me da, y mucha.

    ¡¡Un beso grande y feliz finde, Rosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco como mucha carne, pero tengo que reconocer que me gusta en casi todas sus variables.
      No sé exactamente cómo concibió la autora su novela, pero lo que yo he interpretado me gusta bastante. No se puede leer intentando entenderla. Yo creo que hay que sumergirse en ella, dejarse arrastrar y disfrutarla. Después llegará el entendimiento que no tiene que ser el mismo para todos.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Pues no seré yo quién entre en un debate polémico sobre la conveniencia de tomar carne o solo verdura. la naturaleza es sabia y actúa por si sola. a partir de ahí creo que todo es decisión personal de cada cual. No seré tampoco de los que lea este libro, según tu reseña (Que esas si que las leo con gusto) me parece un tanto laberíntico y espeso. ¡Es que lees de cada cosa! Je,je.
    Te atreves con todo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando la novela viene avalada por reseñas muy favorables de gente que me merece confianza, me lanzo al vacío con lo que sea y, normalmente, no tengo que arrepentirme.
      Es cierto que me atrevo con todo, pero tampoco tengo problema en abandonarlo si veo que no me convence. Por falta de cosas para leer, no va a ser.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Excelente la definición de la autora de su propia novela. Excelente también tu análisis de la misma, Rosa, yo no atinaba a encontrar las palabras cuando escribí mi reseña.
    Fíjate que, aunque me encantó el prólogo de Gabi Martínez, no estaba muy de acuerdo con centrarse tanto en el país de origen de la autora y en el que se desarrolla la historia, pero, ahora, con lo que comentas de la competitividad le estoy dando una vuelta. Aún así, la veo más una historia universal y creo que, por lo que comentas sobre que cualquiera puede identificarse con la protagonista, en parte estas de acuerdo conmigo. ¿Hombres? ¿Mujeres? Si solo pudiéramos ponernos en el lugar de personas de nuestro mismo sexo qué mal iría (o va) el mundo.
    Inolvidable Yeonghye y brutal el trío de personajes que nos la cuentan y a la vez se cuentan. Ya sabes que me encantó esta novela. Probablemente lo mejor que leí el año pasado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que es una historia universal, al menos teniendo en cuenta el mundo desarrollado. Probablemente sería imposible en un país de África. El capitalismo, coarta las libertades del individuo mientras parece que se las ofrece, hace que todos tengamos las mismas necesidades y que todos queramos ser iguales y tener las mismas cosas. En ese contexto es más fácil que surja una necesidad de protesta, de revolverse contra esa imposición y exigir el derecho a ser uno mismo. Yeonghye lo materializa dejando de comer carne, queriendo volverse árbol, pero se podría materializar de otras formas.
      Aunque se ve que ha sufrido la tiranía de su padre y la indiferencia un tanto despótica de su marido (extras que podemos padecer las mujeres) yo tampoco la veo como una novela feminista. Creo que esas necesidades son humanas, sin más.
      Un beso.

      Eliminar
  18. Hola Rosa, voy retrasada con los comentarios, pero aquí estoy! Había leído otras reseñas de este libro y siempre me ha parecido bastante especial. La verdad es que los asiáticos son bastante raros en cuanto a tomarse las cosas. Yo leo todo de Murakami y a veces, a pesar de que me gusta mucho, pienso que es "especialito". Lo que quiero decir, es que el marido de la protagonista parece tomarse demasiado en serio que ella sea vegetariana, no sé si es que en Korea la gente no suele serlo y es en España que se ha puesto de moda, o es que tienen una manera curiosa de expresar sus emociones. No sé muy bien qué hacer con el libro, por un lado me llama, por otro tengo la sensación de que voy a encontrar en los personajes reacciones desmesuradas ante sucesos cotidianos. Resumiendo, quizás algún día me de por leerlo, pero quizás de momento no me animo. En todo caso, me ha encantado tu reseña. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casualmente, ahora estoy con "1Q84", que era uno de mis eternos pendientes, y lo estoy disfrutando mucho, pero es rarito, sin duda.
      "La vegetariana" tiene su vertiente oriental, pero es una novela que trata temas tan universales como la libertad y el derecho a la diferencia. Me ha parecido una gran novela.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Tengo muchas ganas de leerlo, estoy segura de que me gustará =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te gusta. Una historia curiosa y muy original y reivindicativa.
      Un beso.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...