"Relatos sin rumbo fijo" Francisco Javier Morales Orozco

A poco de iniciar la andadura de mi blog, conocí a un bloguero que por entonces (2014) compaginaba los relatos con reseñas de libros en su blog Abrazo de libro. Se llamaba Francisco Moroz y fue uno de los primeros blogs que seguí y él, uno de mis primeros seguidores. Más tarde tuve la oportunidad de conocerlo personalmente y entonces supe que su nombre bloguero era una especie de apodo formado por Francisco, la parte menos usada de su nombre compuesto, y por la fusión de sus dos apellidos. Así, Francisco Moroz pasó a ser para mí Javier. 

En su blog poco a poco las reseñas de libros fueron quedando atrás y cada vez se especializó más en relatos y poesías de su propia autoría. Siempre me gustaron mucho sus relatos, microrrelatos más bien. Escritos con una prosa clara, sencilla y precisa; muy poco extensos, pero con mucho contenido condensado en unas pocas frases; con finales sorprendentes, aunque una, tras mucho leerle y llegar a conocer un poco su estilo, alguna vez era capaz de adelantar ese final. Alguna vez, muy pocas, porque la capacidad de Javier para sorprender y su imaginación para crear finales inesperados son quasi infinitas.

A principios de este año, nos sorprendió con la noticia de que publicaba su primer libro de relatos. Y sí, sé que he tardado mucho en leerlo, demasiado ir y venir de una ciudad a otra, un confinamiento de cuatro meses, la memoria que va dejando cosas en el arcén hasta que se da cuenta y vuelve a por ellas... circunstancias que hicieron que fuera retrasando el momento de abrir la página de Amazon y solicitarlo. 

Sorprende del libro, nada más cogerlo, una portada muy hermosa. En tonos azules ya me tiene ganada (qué tendrá el azul en todas sus variedades, qué despertará en mí para producirme sensaciones tan variadas y todas tan luminosas), esas botas que mezclan el rojo al azul y que se continúan en una sombra humana que agrisa el azul. Aunque puede que sea la sombra la que se resume en las botas; el hombre resumido en su caminar sin rumbo fijo a lo largo de ese camino que es la vida. 

Francisco Javier Morales Orozco
Nada más abrir el libro nos encontramos con una foto de Javier en la solapa.. Con polo azul para no desentonar con el color de la solapa que mantiene el de la portada. Una foto con el ceño ligeramente fruncido, pero enseguida vemos que no es por enfado porque un poco más abajo, su boca quiere sonreír, levemente, sin excesos. Y la imagen se queda tímidamente congelada entre la seriedad y la sonrisa, en un gesto que es muy de Javier.

Y entramos ya en el contenido abandonando las páginas de cortesía, las hojas de crédito, la dedicatoria ("A mis padres que me lo dieron todo. Incluso lo que no está escrito"), las citas (William Shakespeare y Baltasar Gracián) y lo primero que vemos es un A modo de prólogo escrito por otro amigo bloguero, Juan Carlos Galán, cuyo blog, El blog de Juan Carlos, es también de los primeros que seguí. Y entre otras muchas cosas de nuestro común amigo Javier, Juan Carlos menciona que "es un autor alegre, divertido, desinhibido, que envuelve la mayoría de sus composiciones en un humor elegante y sorpresivo, sin duda uno de los rasgos más señalados de su estilo literario"

Y paso ya a hablar de los relatos porque si pensáis que lo estoy rehuyendo, tenéis razón. Me cuesta hacer una entrada sobre relatos. No sé si debo hablar de cada uno (imposible, son más de setenta) o hablar de lo que todos tienen en común (poco posible, son de lo más variado). Aunque sí hay algo que tienen en común y es que todos me han gustado. Todos tienen una chispa muy de Javier. Los hay tiernos y macabros y muy negros. Hablan de la vida y de la muerte, del amor y del desamor, de la grandeza y de la miseria del ser humano, de la naturaleza y del arte. Casi todo cabe en estos más de setenta relatos, pero sobre todo cabe la gran humanidad que todos ellos destilan.

Cuando leo libros de relatos con idea de hacer una entrada y dado lo que sé que me cuesta, suelo agruparlos por temas, así es que hablaré de algunos temas o aspectos que he visto repetirse en "Relatos sin rumbo fijo". Lo que más se repite es lo que yo he llamado confusión. No es un tema, sino más bien esa forma con que Javier juega con el lector a confundirlo, a hacerle esperar algo totalmente distinto de lo que se va a encontrar en el final, en las últimas frases. Alrededor de cuarenta de los setenta y dos relatos del libro le hacen un guiño al lector en sus últimas palabras y lo dejan con dos palmos de narices mientras escucha en su fuero interno las carcajadas de Javier que le dice: "otra vez te he pillado" . 

Pero esa confusión como digo no es un tema y en ella caben todos los temas. Si a estos nos referimos, encontramos que el más frecuente es el amor. Amor de pareja, de amigos, de padres a hijos y de hijos a padres; amor por el fantasma o el  recuerdo del que se fue, incluso el amor entre un gato y su amo. Con el del amor se mezcla otro tema también muy recurrente y es el de la incapacidad, la enfermedad mental o física, la entrega del que aún pude valerse por sí mismo y lo da todo por el otro, por el ser amado que está impedido y que sigue manteniendo viva, si no en sí mismo al menos en el otro, la llama del amor que un día pudo ser pleno entre ellos. Mucho amor hay en los relatos de Javier porque como escribe ya en su primer relato "[...] después de muchos años haciéndonos los encontradizos, pasó lo que tenía que pasar sin remedio: unimos nuestras vidas con un ¡sí, quiero! Y a partir de ese momento los problemas fueron siempre la mitad de problemáticos, y las alegrías el doble de alegres".

El resto de los temas que he identificado están menos representados que los anteriores, pero son importantes. Relatos derivados de modas, costumbres y lacras actuales como el acoso y/o el engaño por las redes sociales, terrorismo islamista, la crisis con todo su dolor y sufrimiento (paro, desalojos, mendicidad suicidio...), los juegos de ordenador que a veces se confunden con la realidad...; las minusvalías y las enfermedades en general y, de manera importante, el Alzheimer. Hay relatos anclados en los recuerdos del pasado y otros que se basan en el destino y se proyectan hacia adelante; hay relatos de guerra, relatos de género negro, de venganza, de fantasía; los hay que mezclan la realidad con la ficción pasando de una a otra sin que casi lo notemos y los hay metaliterarios que toman como base personajes tan emblemáticos como Alicia o El Quijote (Javier es un enamorado de El Quijote como bien sabemos los que le conocemos) o que juegan con personajes que se salen de las obras para contarnos sus peripecias y sus desencuentros con otros personajes, aunque todo tiene solución "Puso remedio de manera drástica. El intruso fue eliminado sin contemplaciones. Desapareció desde el momento en que con un elegante movimiento de muñeca, borró con típex esa "e" que figuraba plasmada descaradamente sobre mi nombre en lugar de la "a" que correspondía". Y así Pepa volvió a ser Pepa tras la equivocación de la autora que la había convertido en Pepe (perdón por el destripe, pero uno de setenta y dos creo que es asumible).

Hay relatos con moraleja (pocos) y sin ella; sobre la adicción, la naturaleza, los milagros, la casualidad y la causalidad. Los hay muy cortos, apenas media página y los hay de varias páginas. Pero resumiendo, hay mucho amor, mucho optimismo, mucha humanidad, porque así es Javier: humano, amable, optimista, amigo de sus amigos aunque sean solo virtuales (lo pude comprobar mientras fui una amiga virtual a la que siempre estuvo dispuesto a ayudar en distintas cuestiones técnicas o no técnicas).

Me ha encantado poder hacer una reseña de un libro de Javier como me encantará hacer reseñas de todos los libros que tenga a bien seguir publicando. No te hagas esperar demasiado, amigo. Incluso, aunque no es mi especialidad en lecturas, se admite un libro con tus preciosos poemas.

Título del libro: Relatos sin rumbo fijo
Autor: Francisco Javier Morales Orozco
Nacionalidad: España
Editorial: Círculo Rojo
Año de publicación: 2019
Año de publicación original: 2019
Nº de páginas: 226

Comentarios

  1. Vaya sorpresa me he llevado y en estos momentos sorpresas así le saca una sonrisa a una.
    Intentaré hacerme con él y leerlo, porque los relatos me gustan pero si vienen de un compañero bloguero mas todavía.
    Espero que no sea el único y nos haga mas regalos como este. Enhorabuena Francisco
    Gracias Rosa por este bonito regalo, que en estos tiempos vale mucho mucho la pena.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha hecho esperar mucho la lectura del libro de Javier. me alegro de que te haya gustado la sorpresa de encontrarte en mi blog con su libro. Javier siempre ha escrito relatos de calidad en su blog y encontrar todos juntos en un libro (y en un libro tan hermoso en su exterior) un buen número de ellos es todo un regalo y un lujo para cualquier estantería. Yo también espero más libros de Javier. Desde luego, relatos tiene para varios más y poesías para alguno.
      Te lo recomiendo.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Ahora doy sentido a esa frase manida de que hay cosas que no tienen precio, siendo consciente de que esta puede ser una de ellas.
    Y es que esta referencia al libro es todo un regalo con muchos matices viniendo de quien viene; una gran lectora con criterios muy bien delineados a la hora de elegir títulos y autores. Por demás, merito añadido es, el que los relatos cortos no sean de tus lecturas más recurrentes. Por eso mismo, que llegue a mi una reseña de mi propio libro de tu mano es lo dicho al comienzo: Algo a lo que no podría ponerle precio jamás. algo que solo se comprende por esos años virtuales de amistad con un pequeño encuentro compartido con otras buenas personas, que éramos hasta entonces, perfectos desconocidos, aunque ya nuestras letras nos fueran definiendo.
    Cierto que contactamos enseguida creando vínculos amistosos de colaboración mutua, pero seguro que nada hubiera perdurado en el tiempo si no hubiera sido por tu fidelidad, tenacidad y honestidad para los que estábamos cerca.
    No voy a entrar en un bucle de parabienes y halagos fatuos pues sobran entre nosotros, lo importante lo damos por hecho y por mi parte sabes que me tienes a tu disposición para lo que necesites.
    Te reitero mi gratitud junto con mi cariño personal. Permíteme desde aquí, agradecer también a todos aquellos que leen mis historias y dejan sus comentarios; también a los que se hicieron con el libro. De esas pequeñas cosas se nutren los escritores que no pretenden más que compartir parte de su creación. Pues os confieso que beneficios económicos no tenemos ninguno.
    Abrazos para todos y un beso para ti, mi querida amiga.
    Por cierto, eliminé el comentario anterior para añadir en este que ese ceño fruncido no es tal, la explicación es prosaica. El sol me deslumbraba y en el momento de la foto amusgué los ojos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso porque a mí también, en un principio, me pareció que tu ceño fruncido era por el sol, pero me fijé más en la foto y me pareció que estabas en sombra. Desde luego estaba claro en la foto que el ceño fruncido no era de enfado. Por cierto, esa expresión de "amusgar" los ojos me encanta. Es de lo más descriptivo La primera vez que la leí, la entendí perfectamente. No tuve que buscar nada en el diccionario.
      No suelo leer libros de relatos, o no solía, porque la verdad es que cada vez leo más. Ahora suelo compaginar un libro de relatos con los otros dos que leo, policíaco o negro por la noche y de género variado por el día, con lo que ya son tres los libros que leo a la vez.
      El libro es precioso, tanto en su exterior como en las letras que encierra. pero bueno, en la reseña ya has visto lo mucho que me ha gustado y estoy muy contenta de que consideres que esta entrada sobre tu libro no tiene precio. No tiene más precio que el de disfrutar con un buen libro, disfrute que es doble por venir de un amigo. Así es que puede decirse que pagaste el precio con creces: con tus hermosos relatos y la humanidad que encierran.
      Y como bien dices, vamos a dejarnos de parabienes y halagos (no voy a emplear la expresión de "Pulp fiction" porque es un tanto grosera), que hay confianza y todos nos conocemos. Gracias por tu libro, gracias por tu amistad y gracias por tu ayuda siempre que la he necesitado y por la que puede que necesite en un futuro.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Me acabas de descubrir un nuevo blog que seguir y un nuevo escritor al que leer. Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Descubrirás en el blog de Javier muy buenos micro relatos y ayer mismo inauguró una sección sobre palabras que empiezan a oírse con mucha frecuencia. Seguro que disfrutarás con sus letras.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Felicidades y buena suerte con el lanzamiento y buenas ventas del primer libro de tu amigo del blog, Javier.

    Las cejas de Javier se curvaron en un ceño fruncido como si estuviera conteniendo el resplandor del sol :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, él nos confirma que fue el sol el que le hizo amusgar los ojos, pero el caso es que me pareció que la foto estaba en sombra. Se ve que no me fijé bien en el brillo del sol en su frente.
      Yo también espero que tenga mucho éxito con su libro porque se lo merecen él por trabajador incansable y el libro por sus buenos relatos.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Hola Rosa, pues no conocía a Javier ni como bloguero ni como escritor. Gracias por descubrirmelo. Me apunto el libro que cada vez leo más relatos. Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que te pasa como a mí. estamos reconciliándonos con el género. este verano llevo cuatro libros de relatos y estoy con uno de Joyce Carol Oates. Aunque me sigue gustando más la novela, los relatos me van ganando para su causa.
      Tanto el blog como el libro de Javier son muestra evidente del buen hacer en el género.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Adquirí (y leí, claro está) esta recopilación de relatos de Javier, o Francisco Moroz, que suena mucho más serio, en cuanto tuve conocimiento de su publicación. Debo decir que me gustaron mucho. Claro que jugaba con la ventaja de conocer su estilo y algunos me resultaron familiares.
    Yo no llegué a conocer sus inicios en reseñas literarias: cuando descubrí su blog ya se dedicaba a los relatos breves que, como bien dices, siempre, o casi siempre, intentan engañar y sorprender al lector con un final inesperado. Y eso no es fácil. Pero él domina el arte del engaño como pocos, je,je.
    Otros relatos sorprenden por su humanidad y sensibilidad, tratando temas dolorosos como son la vejez, enfermedad y la muerte. Y aun así, nos llena de satisfacción leerlos, porque sabe utilizar las palabras en su justa medida y convertir algo muy triste y duro en prosa poética.
    Un beso para ti y una fuerte abrazo para él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su forma de tratar la vejez es admirable. Debo confesar que algún relato suyo me hizo replantearme mi actitud hacia los ancianos, sobre todo mi impaciencia hacia su torpeza en la cola de la panadería o su dificultad para cualquier movimiento. trata a los ancianos con tal cariño, empatía y humanidad que contagia una actitud muy positiva.
      Sus reseñas literarias eran muy buenas, aunque poco las disfruté porque enseguida fueron desapareciendo para dejar paso en exclusiva a sus propios escritos tanto de relato como de poesía.
      Me gusta mucho esa característica suya de confundir con sus finales. es todo un arte que él domina a la perfección.
      Un beso.

      Eliminar
  7. ¡Anda! Así que el compañero Francisco Moroz ha escrito un libro recopilación con más de sesenta relatos. ¡Yo quiero leerlos...! Desde que pueda me hago con un ejemplar.
    De entrada te felicito Francisco, y también a la compañera Rosa, a ti, Rosa, por tu generosidad al compartir este trabajo de Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente setenta y dos relatos que te recomiendo leer. Ya conoces sus letras por los concursos en los que ambos soléis participar y por su blog. Ahora, concentrados en un libro tan bello y azul, creo que los disfrutarás mucho más. Al menos eso me ha sucedido a mí.
      Gracias por tus palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Yo también me he liado de mala manera perdida en un montón de frentes abiertos, y aún no he adquirido mi ejemplar, pero voy a poner remedio enseguida.
    Preciosa y emotiva reseña, algo que nuestro común amigo se merece sobradamente.
    Enhorabuena y besos a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que lo leas y publiques tu reseña. Me encantará leerla.
      Desde luego que los relatos de Javier se merecen sobradamente cualquier buena opinión que se tenga de ellos. Los que lo conocemos y lo apreciamos, sabemos de qué hablamos.
      Un beso.

      Eliminar
  9. ¡Qué bonita reseña, Rosa! Todo un regalo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un regalo ha sido la publicación de Javier. Te gustará.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Hola, Rosa
    Dices que no se te da bien eso de hacer reseñas de libros de relatos. Pues te diré que se te da divinamente y que esos 72 relatos de Javier los has agavillado a la perfección en unos cuantos temas que a quienes no los hayan leído les van a servir de perfecta guía por ellos.
    Naturalmente agradezco mucho la cita que haces del prólogo que escribí para nuestro común buen amigo que, afortunadamente, según acabo de leer en su blog, tras una temporada de alejamiento retorna a la escritura que desde hace ya unos meses sus lectores echábamos en falta. Este retorno es una muy buena noticia porque los relatos que nos vaya ofreciendo quizás en un futuro podamos verlos impresos en forma de libro. ¡Ojalá!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus alabanzas hacia mi reseña. Puede que el resultado haya sido bueno, pero cuando las empiezo (las de relatos) me siento más confusa que con las novelas.
      Mencionarte era una obligación. Tu prólogo es muy bueno y resume muy bien la personalidad y la obra de Javier.
      Sí retorno es una buena noticia y más con es nueva sección sobre palabras que cada vez se oye más.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Ay qué bonita reseña Rosa, Javier (Francisco en el blog) es una persona entrañable dentro y fuera del mundo virtual. Mientras te leía he recordado esa mano tendida en los inicios también de mi blog, y esas reseñas que abandonó para centrarse en su escritura y fruto de eso este libro.
    Esta vez aún tengo pendiente su lectura y espero hacerlo lo más pronto posible. Como has dicho más de una vez he escuchado esas risas en mi cabeza cuando llego al inesperado final de uno de sus sorprendentes relatos y es que se ha especializado en esa confusión buena, que te arranca el asombro por su imaginación desbordante.
    Felicidades Javier, muchos éxitos y enhorabuena Rosa por esta cálida reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que la reseña haya salido cálida porque calidez es lo que se desprende de Javier, tanto de su obra como de su trato, como todos los que lo conocemos hemos podido comprobar.
      Sus relatos son muy buenos y su forma de confundir, un guiños sus lectores y un reconocimiento de su presunta inteligencia, cosa que es muy de agradecer.
      Esperemos que tenga éxito con el libro y que no sea el último.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Magnífica reseña Rosa.
    Mi enhorabuena a Francisco Moroz, conseguir publicar un libro es un gran logro pero conseguir llegar a la gente con él lo es más. Espero que sigas cosechando éxitos.

    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil ver un libro publicado y es difícil ser capaz de escribir tantos relatos, todos tan originales. A mí me cuesta escribir la escasa media docena que puedo escribir cada año. No imagino escribir estos setenta y dos y muchos más que sé que Javier tiene, porque conozco muchos que no aparecen en este libro. Espero verlos en el próximo.
      Un beso.

      Eliminar
  13. ¡Hola, Rosa! Sin duda que es una lectura muy recomendable a juzgar por el nivel de los relatos que publica en su blog. Comparto plenamente que Francisco siempre intenta sorprender al lector llevándolo por aquí y terminándolo por allá, pero siempre de manera verosímil. También cuenta con una vena humorística... Bueno, en realidad tiene muchas venas entre ellas la sensibilidad con temas más sociales. Y todo ello con una prosa exquisita y clara. Siempre es una gran noticia la publicación de un primer libro, pero si además es de un compañero de las letras que, además, ofrece al lector la posibilidad de conocer sus letras de manera pública en su blog, para mí ya es un valor seguro y una lectura que no defrauda.
    ¡Ah! Y la reseña de diez, tanto por exponer el estilo del autor como agrupar los temas que podemos encontrarnos. Un fuerte abrazo a los dos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas que fue fácil clasificar los relatos por temas. Javier es un hombre muy prolífico y sus relatos son muy variados.
      Son relatos muy creíbles y, como dices, verosímiles aunque traten de temas de fantasía situados más allá del mundo real. La prosa es otra de las características de los relatos. Es muy sencilla, pero muy precisa e imagino que eso que parece salido de un tirón, le ha llevado su trabajo de depuración.
      En resumen, un libro muy recomendable al igual que el blog de Javier.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Hola, Rosa.
    Una reseña muy atractiva. Que el autor, Javier, sea un apasionado del Quijote es un aliciente, y señal de que es un enamorado de la escritura y de la lectura... hay jóvenes escritores que pretenden llegar alto con un paupérrimo bagaje lector, y para quienes el nombre del Quijote apenas les dice nada, o les suena vagamente.
    beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un gran lector aunque en su blog haya dejado las reseñas en favor de los relatos y poemas. De hecho, fueron las reseñas lo que me atrajo de "Abrazo de libro" en primer lugar.
      Creo, como tú, que no se puede ser escritor sin haber leído mucho y de muchos estilos. Se ve que Javier lo ha hecho y eso se nota en sus relatos. Hay una cultura que solo da la lectura de buenos libros y que se transparenta en lo que se escribe.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Regreso de nuevo porque no me dio tiempo suficiente como para leer esta otra entrada, a la que tampoco quería dejar de comentar.
    Coincido contigo en muchos aspectos que comentas acerca del peculiar estilo de nuestro compañero y amigo Francisco Javier, precisamente esa facilidad que tiene para "jugar al escondite" con sus letras, es algo que me fascina, siempre tan perspicaz y procurando mantener el listón alto a la hora de manejar la lengua castellana y sorprendernos con sus acertijos tan ocurrentes como naturales.
    Con mucho interés adquirí el libro al poco de publicar él mismo una entrada en su blog anunciando la nueva y ya con calma lo he terminado durante el verano, aunque se lee muy rápido.
    También quiero recomendárselo a quienes aún no lo hayan leído, siempre es bueno conocer un poquito mejor a nuestros escritores de los blogs a través de sus propias creaciones en papel o formato digital, algo que para mí es muy valioso.

    Gracias, Rosa, por dedicarle esta publicación tan merecida y que ha quedado muy completa.

    Un beso a cada uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier maneja el lenguaje de tal modo que se nota que ha leído "El Quijote" y otras obras cervantinas y del Siglo de Oro. Habiendo leído el libro, igual recuerdas un relato del mismo escrito en esa forma compleja, pero maravillosa que tenía el genio manchego, manchego es al fin y al cabo nuestro Javier y a lo mejor eso imprime carácter. Aunque no sé porque León ha dado muchos y muy buenos escritores y a mí no me han imprimido nada. Aunque a ti sí. Igual es cosa mía, que soy dura de influir.
      Los de relatos y los de poesía son libros para leer con calma. A mí me ha llevado varios días, pero es cierto que he vuelto sobre algunos relatos para degustarlos con la delectación que merecen.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Hola Rosa!! Me encantan los libros de relatos, así como las historias de este género, me lo llevo bien anotado. ¡Gran reseña y gracias por el descubrimiento! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana, Seguro que disfrutas de los relatos de Javier. Es su primer libro, pero él ya es experto en el género. En su blog lleva muchos años demostrándolo.
      Un beso.

      Eliminar
  17. A mí también me cuesta hacer reseñas de libros de relatos. No me gusta ir uno por uno como si no tuvieran nada que ver entre ellos y no hubieran salido de la misma fuente. Al final (aunque no siempre lo tengan) siempre encuentro uno o varios denominadores comunes y un hilo del que tirar. Para mí el universo literario de cada escritor se compone de ciertas inquietudes recurrentes y pienso que en los relatos es donde mejor se detectan estas.
    Creo recordar que en mis primeros tiempos con el blog visité alguna vez el de Francisco Moroz y él el mío. Supongo que la publicación de este libro ha de ser algo así como un sueño cumplido, así que me alegro por él.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que en los relatos de un autor y, dentro de un autor, de un mismo libro, tienen un hilo del que tirar que termina poniendo de manifiesto algún punto en común.
      También es cierto que lo de Javier, más que relatos son micro relatos y, al ser más de setenta, es muy difícil encontrarles algo que los una a todos. Pero resumiéndolos en unos pocos temas se engloban casi todos.
      Yo no escribo, pero imagino que sí tiene que ser un sueño el tener en las manos un libro con tu nombre en la portada y más con una portada tan bonita.
      Un beso.

      Eliminar
  18. Lo que expones es bien cierto, Rosa. Lo tengo. Lo he leído, como me gusta leer los relatos cortos, a pequeños sorbos. Una edición muy cuidada. Además de una portada bonita, con la imagen de unas botas que hablan por si solas, la suavidad del papel refleja la sensibilidad que trasmite en los relatos del contenido. Un buen trabajo de Francisco, del que me alegra le hayas escrito esta reseña.
    Un trabajo digno de ser leído. Os animo a hacerlo.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. Es un libro que hay que recomendar y animar a leer. Un libro que se lee, como dices, a sorbos pequeños, pero muy placenteros, y que tiene una presentación en portada, papel, etc que, ayuda a que ka lectura satisfaga más aún.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Bueno ,bueno, esta publicación no la había visto, me congratulo con Francisco, la verdad con esa cantidad de relatos que tiene no me extraña que los compartiera con un mundo más abierto a este tan reducido que es el bloguero. Pêro también reconozco que el blog ha servido para muchos, yo incluida, para ver más allá y compartir tus historias, tus inquietudes, aprender, reflexionar. Francisco y tú habéis sido de mis primeros seguidores, allá por los comienzos de 2015 , yo comencé en 2014. Aún recuerdo esos encuentros continuos que teníamos y además, con Francisco, llegamos a crear el premio al mejor comentario. Y ahí tuvimos una mayor cercanía, como bien dices, un gran compañero. Me alegra mucho de este, su primer libro de relatos. Y de nuevo, mis felicitaciones. Y a ti , por la reseña. Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo empecé también en 2014. Ya ha corrido el agua bajo los puentes del Sena...
      Javier fue uno de los primeros blogs que seguí, junto al tuyo, el de Paloma, el de Chelo, el de Juan Carlos... Algunos, como Chelo, tienen el blog muy abandonado, pero seguimos en contacto. El resto ahí seguimos y otros muchos blogs que vinieron a sumarse.
      Javier ha dado el salto a la letra impresa. Paloma, creo que no tardará en hacerlo porque algo está escribiendo.
      De lo del premio al mejor comentario no me enteré. Se ve que aún no había llegado a vuestros blogs o que aún no me enteraba de muchas cosas. Las redes sociales las activé un poco más tarde.
      En fin, que sí que es muy satisfactorio ver cómo compañeros a los que sigues desde el principio y cuyos escritos has leído con muchas ganas, dan el salto y vemos sus nombres en la portada de un libro.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Si, claro que te acuerdas, era el "premio co-menta" con una pluma bonita que diseñó Francisco, Javier; los compañeros estuvimos con el premio un tiempo. Lo hicimos conjuntamente para motivar a escribir comentarios con contenido, valorando un poco el trabajo de la publicación. Con respecto a Chelo, si la sigo por instagram, también a raíz de un trabajo que hicimos juntas en el blog, tenemos los teléfonos, así que por wassap, algo nos hemos dicho. A Paloma, también la sigo, a Francisco por nuestra participación en el Tintero, tal vez, menos a Juan Carlos aunque, por la publicación que hice recientemente de mi viaje a El Salvador, me dejó un comentario muy emotivo. Y yo le sigo con algunas porpuestas que él hace por instagram.
      Bueno con respecto a publicaciones, yo he optado por dar a conocer las historias por el canal, me he decidido por el audiovisual. Está resultando muy interesante, más de lo que creía, es una interacción muy rápida con el "oyente", es una forma de hacer llegar los relatos a la gente que no le gusta tanto leer. Para mi es trabajo doble, porque primero la historia la reescribo para ser narrada, la subo al blog y luego, la interpreto para ser escuchada, por eso ahora me ocupa bastante de mi tiempo. Lo importante es que seguimos aprendiendo los unos de los otros, e interactuando. Uf, Rosa, ves, es que no puedo entrar a verte, me enrrollo como una persiana jaja. Un abrazo.

      Eliminar
    3. ¡Es cierto! Cuando has dicho lo de la pluma, me he acordado. Yo tengo ese premio.
      A veces te veo en el canal de Youtube, pero la verdad es que yo prefiero leer. Sí que tiene que darte trabajo. Espero que te merezca la pena y puedas atraer a espectadores a los que se les da mejor la pantalla que las letras. Yo, salvo para documentales, pelis y series, sigo prefiriendo la letra impresa.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Lo más visto en el blog este mes

"La buena letra" Rafael Chirbes

"Washington Square" Henry James

"El tiempo es un canalla" Jennifer Egan

"Ayer no más" Andrés Tarpiello

"El chico de las bobinas" Pere Cervantes

"Los años oscuros" Jordi Sierra i Fabra

"Reina roja" Juan Gómez-Jurado.

"La iniquidad" Alexis Ravelo

"Tierra de luz blanda" Ezequías Blanco