Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

sábado, 17 de octubre de 2015

"En los dominios del agua"


Esta entrada la publiqué hace varias semanas en Blogger House. Algunos ya la habréis leído allí. Ahora quiero compartirla también en mi blog.
***********
La Aceña, Galdames
Bizcaia (foto propia)
Hace como un mes, pasé un fin de semana rodeada de agua. No es que lo pasara navegando, ni a la orilla de un río de aguas cristalinas y caudalosas (aunque alguno hubo), ni siquiera en la playa, aunque el tiempo invitaba a ello. No. Me pasé el fin de semana bajo un influjo mucho más práctico y, desde mi punto de vista, mucho más maravilloso. Asistí al trabajo del agua y a sus resultados.
Primero visité la Cueva Pozalagua en Carranza.
Allí el agua lleva trabajando sola 
desde hace millones de años. Ha disuelto y precipitado minerales a lo largo de milenios para esculpir un paisaje espectacular de estalagtitas y estalagmitas, pero también columnas, cortinas y, especialmente estalagtitas excéntricas, esas agujitas de mineral que salen del techo y, desafiando la ley de la gravedad, se dirigen en todas direcciones y sentidos, sin soldarse nunca, para conformar las más caprichosas y bellas estructuras. 
Estaba prohibido hacer fotos por lo que las siguientes están descargadas de la red. No obstante, es como una alucinación ver y, sobre todo comprender, la labor escultórica, arquitectónica y, en una palabra artística, del agua.  








La siguiente etapa tuvo lugar en la fábrica de boinas "La Encartada" en Balmaseda. La fábrica cerró en 1992 y desde hace unos años, se ha convertido en un museo. Fundada en 1982, funcionaba a base de un pequeño salto de agua. Si en libertad el agua es una artista aventajada, sometida por el hombre se transforma en un obrero concienzudo. Basta elevarla unos metros y dejarla caer después libremente, para que realice trabajos inimaginables. En este caso, mover unas paletas que dan vueltas a una rueda. Esa rueda, mediante una serie de correas de cuero que mueven otros ejes, que mueven otras correas... acaban moviendo todas y cada una de las máquinas que, desde un vellón de lana recién cortado a una oveja, fabrican una boina. 
No sé si estaba prohibido hacer fotos, pero con mi timidez innata, no me atreví a preguntar. Vuelvo a usar fotos de Google.


Por el interior de esta turbina circula 
el agua moviendo un eje que mueve
al motor principal que está justo encima (en el 
piso de arriba)


Los ejes, poleas y correas de cuero que recorren todo el techo, se distribuyen y 
transportan el movimiento a cada máquina. Ellos, a su vez, son movidos por un solo motor impulsado por una caída de agua en una turbina.








Cuando cerró la fábrica en 1992, algunas máquinas habían incorporado un motor eléctrico, pero no olvidemos que la electricidad la creaba el mismo salto de agua en la misma turbina o en una similar.

El final de este acuático viaje tuvo lugar al día siguiente, el domingo 27 de septiembre. En la Ferrería de Pobal en Muskiz, el agua lleva trabajando para el hombre desde mucho antes, concretamente desde el siglo XVI, y además pluriempleada; ora mueve un molino para moler trigo o maíz y convertir el cereal en harina, ora mueve los mecanismos que ponen en marcha los fuelles y el martillo pilón de la Ferrería. Siempre que el río lleve caudal suficiente, se empleará con ahínco en ambas tareas y si no hay para todo, se reservará para la ferrería que para eso es la parte principal. Hoy día es también un museo. 
Aquí vencí mi timidez y como me dijeron que podía hacer fotos, dejo de gorronear a Google y utilizo mis propias tomas.

El molino.

La turbina, como vemos, es muy similar a la de la fábrica de boinas, pero aquí lo que se mueve es la rueda de molino dentada que se encuentra al otro lado de la pared, tras la turbina.






La Ferrería
 Basta retirar la piedra al final de la cadena para que el agua entre y desencadene toda una actividad creativa.




Lo que mueve el fuelle
Recipiente del fuelle

El horno, donde se extrae el
hierro, alimentado por el fuelle.



El martillo

6 comentarios:

  1. El agua al servicio del hombre. Fueron los árabes los que más partido sacaron de ella con sus molinos, batanes y norias para regadío.
    Muy interesante tu entrada que se sale de lo común para los temas literarios que tratas normalmente.
    Y es que: "Agua que no has de beber déjala correr" que ella encontrara caminos para dar rienda suelta a su buen hacer escultórico.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Sí, a veces la literatura y el Arte toman otro formas y su autor no es humano. De esos autores, creo que el agua, tanto en forma de agua, como en forma de hielo, es de lo mejor.
    Gracias por tu visita. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola!!
    Me gustaron mucho las fotos, tienes mucha suerte de haber podido ir a esos maravillosos lugares :)
    Nos leemos, besos ^^

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Sihana, Me temo que las mejores fotos no son las mías, sino las descargadas de Google. La cámara es nueva y aún no le tengo muy pillado el tranquillo. Además, no había mucha luz en los sitios. De todas formas sí que fue un fin de semana un poco mágico.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  5. No hay mayor belleza que la que se encuentra en el arte que realiza la propia naturaleza. Impresionante las filigranas que hace la combinación de agua, el calcio y la gravedad.
    Y los artilugios que el ingenio del hombre idea para facilitar las tareas cotidianas y conseguir energía. Por cierto hoy volviendo a Madrid el agua ha estado dominando todo el camino, en trescientos kilómetros de trayecto he soportado tres trombas de agua. Si hubiera puesto una turbina en la carrocería del coche creo que no hubiera necesitado gasolina para mover el coche. Bromas aparte el poder del agua es increíble; viví una gota fría en Cantabria en los años 80 y uno no sabe la potencia que tiene este elemento hasta que se muestra con todo su poder.
    Original entrada, y como comenta Francisco, se sale de lo normal por lo que ha sido doblemente interesante.
    Un beso y gracias por ilustrarnos tan bién.

    ResponderEliminar
  6. Pues en Santander, ayer y hoy no ha caído ni una gota. Un tiempo espléndido y con veinte grados o más. Viento Sur.
    Me alegro de que te haya gustado. Por cierto, viene de Blogger House, donde la publiqué hace unas semanas. Me ha hecho una enorme ilusión el premio de Francisco. Ya te he visto nominada. Enhorabuena.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...