Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

miércoles, 21 de octubre de 2015

"Irrational man" Woody Allen


Por fin Woody Allen, nos regala una película de las buenas; de esas en las que su genio indiscutible se nos muestra como tal. Es uno de esos filmes con una parte de thriller que tan bien le salen y en los que profundiza con acierto y, a veces con humor, en la conciencia, la culpabilidad, los remordimientos... o la falta de todo ello.
No está a la altura de "Delitos y faltas" "Misterioso asesinato en Manhattan" y mucho menos de "Match Point" -por hablar sólo de películas de crímenes- pero, desde luego es su mejor película desde hace varios años.
Woody Allen realiza una película al año prácticamente desde 1969 (si se ha saltado algún año, el siguiente o el anterior, estrenó dos); realiza cada año una película genial, una película buena o, sencillamente, una película correcta, pero nunca se ha podido decir de él que nos haya entregado una mala película.
La de este año es de las bastante buenas. Por primera vez, creo recordar, a sus créditos sobrios, puro blanco sobre negro, no acompaña, al comienzo, la típica melodía de jazz a la que nos tiene acostumbrados, sino un tenue ruido de tráfico que aparece poco a poco, rompiendo el silencio anterior, y va in crescendo suavemente hasta desembocar en un hombre conduciendo un coche y empezando a contarnos una historia.
Joaquin Phoenix
Abe Lucas es un profesor de filosofía al que las cosas no le han salido muy bien últimamente... ni casi nunca. Su madre se suicidó cuando él era pequeño, su esposa le abandonó por su mejor amigo y otro buen amigo murió en Irak, no queda muy claro si degollado o en una explosión. Viene a una universidad de la costa este, cerca de Providence, Rhode Island, para impartir un curso de verano y para terminar un libro que intenta escribir hace años sin conseguir avanzar. 
Abe Lucas está gordo, bastante desastrado, bebe más de la cuenta y padece una desgana vital manifiesta y aniquiladora que le lleva de la impotencia a la ruleta rusa. 
Dos mujeres tratarán, sin saberlo, de
Joaquin Phoenix y Parker Posey
redimir a Abe de su angustia vital y de redimirse ellas. Una, compañera de trabajo, pretende (sabiéndolo) librarse de un matrimonio aburrido y amortizado y necesita una ayuda para hacerlo. Otra, alumna brillante, aunque no lo sepa y no lo pretenda conscientemente, quiere liberarse del novio perfecto y de todo el tedio y los sinsabores que un novio perfecto (de los que comparten cenas y comidas familiares) puede ocasionar.

Pero lo que finalmente devuelve a Abe las ganas de vivir es decidir, planear y ejecutar un crimen. Un crimen que no le va a reportar más beneficio que el de pensar que, más que el libro que pretende terminar, ese crimen hará que el mundo sea un poco mejor.
Con estas premisas, Woody Allen reflexiona sobre la moralidad y la necesidad, planteando preguntas que están en el acervo humano desde el principio de los tiempos: ¿es inmoral el crimen o los beneficios que comporta lo hacen necesario?, ¿un gran fin justifica unos medios abominables?. A todo ello responde Jay con un enorme convencimiento, sin el más mínimo atisbo de duda. 
He leído en alguna crítica que la película trata sobre la culpa. No encuentro el más mínimo asomo de culpabilidad en el protagonista. Todas las voces discrepantes, acusadoras, vienen de fuera. 
Cuando las cosas se complican, no queda
Joaquin Phoenix y Emma Stone
más solución que la huida hacia adelante y, como ya le había dicho su alumna, un crimen lleva siempre a otro crimen y Abe tiene la absoluta necesidad de salir indemne ahora que ha recuperado su vida, su alegría y sus ganas de escribir. 

Como todas las de Woody Allen, nos gusten más o menos, la película está realizada con un gusto exquisito. Está ambientada en un entorno idílico como solo los campus universitarios americanos de la costa este saben serlo; la propia costa, aunque poco mostrada, está siempre presente. Los diálogos son ágiles, divertidos e inteligentes. La interpretación está perfectamente conseguida por actores (salvo Emma Stone a quien ya vimos en "Magia a la luz de la luna") desconocidos en la filmografía de Allen, pero que responden a lo que el director nos tiene acostumbrados, señal de su buena dirección de actores: sabe lo que quiere conseguir y lo consigue dejando siempre en ellos su sello inconfundible. 
Joaquín Phoenix transmite de manera impresionante su inicial apatía y desesperanza que, poco a poco, va sustituyendo por una fuerza y optimismo que vemos materializarse en la pantalla a través de toda su persona. 
Emma Stone ya me había gustado mucho en "Birdman o la inesperada virtud de la ignorancia". Aquí, con un papel de una dulzura totalmente opuesta a la dureza y
Emma Stone
escepticismo que manifestaba en aquélla, vuelve a demostrar ser una actriz de amplios registros y muy a tener en cuenta en un futuro.

Del resto de actores cabe destacar a Parker Posey, que interpreta a Rita la
Parker Posey
profesora alegre, deseosa de diversión y con necesidad de un empujón que la ayude a abandonar a su marido. Hace a la perfección su papel en el que de mujer desenfadada, traviesa e insinuante en los momentos alegres, se transforma en una mujer indefensa, herida y frustrada, y todo ello con una enorme credibilidad.

Una película que me ha hecho reencontrarme con el Woody Allen que nunca ha dejado de ser. Con una película al año, no podemos pretender que cada una sea una obra de arte, basta con que sean correctas y que, de vez en cuando, nos regale una como ésta. Y eso, mientras siga haciendo cine, nunca dejará de hacerlo.



Si te ha gustado mi entrada, haz +1 en hispablogger, en la columna derecha, arriba. Muchas gracias.

6 comentarios:

  1. ¡La tengo que ver, la tengo que ver...! A mí el me tiene "que si sí, que si no", pero después de leer tu post ésta no me la pierdo por los temas que indicas: conciencia, culpabilidad...Si en general siempre es curioso saber cómo los demás tocan estas cuestiones, en película de Woody Allen puede estar muy bien.
    Me ha encantado tu reseña Rosa ;-)
    Un beso

    Fd: Indícame, por favor, el enlace de tu post sobre "Matar un ruiseñor". He estado "revolviendo" por tu blog pero no lo he encontrado ;-(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho, Chelo. La verdad es que esperaba menos de esta película. Las de los últimos años no han sido especialmente buenas y pensaba que esta sería por un estilo, pero me ha sorprendido muy gratamente. No dejes de verla.
      Los enlaces que me pides son: de la novela.
      http://elblogdelafabula.blogspot.com.es/2015/08/matar-un-ruisenor-harper-lee.html
      de la película:
      http://elblogdelafabula.blogspot.com.es/2015/08/matar-un-ruisenor-robert-mulligan.html
      Y por si te interesa, te pongo el de la supuesta precuela.
      http://elblogdelafabula.blogspot.com/2015/08/ve-y-pon-un-centinela-harper-lee.html
      Ya me dirás.

      Eliminar
  2. Hola Rosa, estoy de acuerdo contigo en que es una de las mejores películas suyas en los últimos años, pero así todo, a mí no me ha llegado a convencer. Puede ser cosa mía, ya que últimamente no consigo leer un libro que me entusiasme y lo mismo me está pasando con el cine. Espero que pase esta racha y vuelva a encontrar buenos libros y películas.
    Sigue animándome con tus comentarios. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo esperaba menos y salí muy contenta del cine. Desde luego no es de las mejores, pero esos temas en los que se reflexiona sobre un crimen, creo que los trata muy bien y nunca cae el lo políticamente correcto, y eso es lo que más valoro de él. En ese sentido, me quedo, sin lugar a dudas con "Match point".
      Lo de las rachas existe, pero cambiará no te preocupes.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Pues habrá que verla. Yo fui seguidora de Woody Allen con las películas de sus inicios (tengo grabada en la memoria La última noche de Boris Grushenko como una de las mejores comedias que he visto) y de las últimas he tenido un poco de todo, algunas me gustaron y otras ni fú ni fá.
    Esta no sabía ni que existía pero con tu reseña no me la pienso perder.
    Gracias!!

    ResponderEliminar
  4. "La última noche de Boris Grushenko" fue la primera película que vi de Woody Allen. Yo ni sabía que existía tal director y además iba a ver otra película, una española que ya ni recuerdo. La anunciaban en el periódico y no miré más. Saqué las entradas, entré, me senté en la sala... y empezó "La última noche...". Maravillosamente, por sorpresa, descubrí a Woody Allen y me enamoré de él.
    Esta está bastante bien y trata temas que me interesan mucho. Creo que te gustará. Me cuentas.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...