Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

jueves, 22 de diciembre de 2016

"Falcó" Arturo Pérez-Reverte


"—¿Simpatiza usted con la causa falangista?
Le sostuvo Falcó la mirada, impasible.
—Yo simpatizo con varias causas.
El otro dirigió una breve ojeada a la carpeta del expediente. Después apoyó un dedo en ella.
—Según tengo entendido, sobre todo con la suya propia… Su causa, sea ésta la que sea.
—Principalmente".
A partir de ese momento, a poco de empezar la novela, ya no pude imaginarme a Falcó más que con la cara de Humphrey Bogart en su papel de Rick Blaine, aunque Falcó mata más y es menos romántico... aunque lo es más de lo que parece.
Lorenzo Falcó, es un hombre con un pasado que merecería una precuela de esas que ahora están tan de moda. Un pasado que se ambienta en medio mundo, en un montón de causas más o menos perdidas, con una enorme variedad de actividades entre las que destacan el asesinato y el tráfico de armas. Un tortuoso pasado desde que "en 1918 había sido expulsado con deshonor de la Academia Naval de Marín tras un escandaloso asunto con la mujer de un profesor y una pelea a puñetazos con el marido en el aula, en plena clase sobre torpedos y armas submarinas". Un pasado del que se nos dan unas someras pinceladas que nos dejan con la intriga y las ganas de saber más.
Ahora, en el otoño de 1936, en plena Guerra Civil, trabaja para el Almirante, el jefe del SNIO (Servicio Nacional de Información y Operaciones) en Salamanca donde tiene establecido su cuartel general el bando franquista, aunque lo de trabajar en Salamanca es un decir, pues los trabajos que le encargan le llevan con frecuencia a infiltrarse en zona republicana, a trenes nocturnos en el sur de Francia... "Desde la rebelión militar no había tenido un día de reposo".
Su nueva misión es muy delicada. Le es encargada por el SIIF (Servicio de Información e Investigación de la Falange), concretamente por el jefe del Servivio, Ángel Luis Poveda. Y ya el asunto no le hace ninguna gracia a Falcó pues la fama que precede a Poveda se la labró a pulso en los primeros momentos tras la sublevación "fusilando a sindicalistas y maestros de escuela bajo las órdenes del general Queipo de Llano".
Arturo Pérez-Reverte
Pero su fidelidad al Almirante, al que debe algo más que su reincorporación a la Armada para facilitar su trabajo en esta guerra, lo llevará a aceptar la misión y a enfrentarse a ella con el escepticismo que le caracteriza.
Se mezclará con falangistas, anarquistas, militares, comunistas, indeseables, héroes, mártires. Nos dará su visión de una guerra sin sentido en la que hay héroes y villanos en ambos bandos, sin que podamos olvidarnos de quién y cómo la inició. Nos hablará de la represión feroz, auspiciada desde el mando y la autoridad en un bando y de la improvisación casi suicida del otro que, entre héroes con más corazón que pericia, oportunistas esperando sacar algo del río revuelto en que se encontraban, dudas entre revolución y disciplina, deseos de un mundo que solo en la imaginación se puede forjar y mucho enfermo de incurable romanticismo revolucionario, parecía lo que se ha dado en llamar el ejército de Pancho Villa. Si a eso unimos la actitud de los supuestos partidarios de una parte y los decididos defensores de la otra, nos está hablando de una guerra en la que uno de los bandos estaba condenado desde que empezó, aunque entonces, tal vez, nadie lo hubiera dicho.
En ambos bandos de esta guerra ha visto Falcó enfrentarse jóvenes valientes, que creían en lo que hacían y que cerían que luchaban por un mundo mejor; jóvenes que "habían sido compañeros en universidades o fábricas y compartido bailes, cines, cafés, amigos y hasta novias. Los había visto asesinarse a conciencia, represalia tras represalia. Unas veces con odio, y otras con el frío respeto hacia un adversario al que se conoce y se valora pese a la diferencia de trinchera. O él o yo, era la idea. El móvil. O ellos o nosotros. Así que lástima de todo eso, concluyó. De la hoguera donde se iba a consumir, o se estaba consumiendo, la mejor juventud de una y otra parte".
Tras leer esta novela, me doy cuenta de que he tenido impresiones cambiantes a medida que avanzaba la lectura. Empezó por aburrirme un poco, haciéndome dudar de si sería capaz de terminarla; pero, sin tardar demasiado, con Lorenzo Falcó metido en faena para llevar a cabo la delirante misión que le han encomendado, me enganchó de tal forma que estaba deseando cogerlo, cosa que estos días no ha sido fácil por ser de los que más trabajo proporcionan a lo largo de un curso académico. Ya en plena misión, como digo, la historia gana mucho, sobre todo con el golpe de mano que se nos presenta casi al final y que hace la historia más real y la misión menos delirante. Y aún nos esperan sorpresas y cuando acaba el libro, me doy cuenta de que me he quedado con ganas de más y no sé de qué más, pero tengo la sensación de que el autor ha terminado la novela con demasiada premura, como si tuviera prisa; la ha mimado poco. Nos ha dado un personaje heroico, legendario, muy bien perfilado, perfectamente construido, pero le ha dado poco papel. Se ventila en poco más de doscientas páginas una historia que, normalmente, le hubiera ocupado muchas más. 
A no ser que Falcó inaugure una serie como ya hizo Alatriste y aún nos esperen más aventuras del espía, creo que está poco explotado, que puede dar mucho más de sí y me hubiera gustado que lo diera en este libro. Libro, por otra parte, escrito con la pluma magistral a la que Pérez-Reverte nos tiene acostumbrados, sin pelos en la lengua, con una prosa ágil y depurada, pero sencilla y de fácil lectura. 
Una novela agradable de leer, con su particular y escéptica visión de aquella guerra en particular y de la vida en general, pero que no se olvida de los héroes, de los románticos, de los valientes y demás personajes que, en medio del cinismo y de la desconfianza en el ser humano, hacen que merezca la pena escribir novelas y asomarse a la historia.


12 comentarios:

  1. A mí no sé por qué me da que va a haber más novelas con Falcó como protagonista. Y digo que no sé porque ni he leído éste ni ningún otro libro de Pérez-Reverte. Nunca me han llamado especialmente la atención sus libros y con todos los que tengo en lista creo que éste también lo dejaré pasar. Espero que en otros libros puedas seguir disfrutando del personaje.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que con Falcó inicia una serie. He sido muy fan de Pérez-Reverte. Me han gustado sus historias entre aventura, novela negra e histórica y sus personajes, alguno de los cuales es inolvidable (además de Alatriste, que me encanta). hace poco leí un libro suyo que no me gustó nada, "El francotirador paciente", pero luego leí "Hombres buenos" y me reenamoré.
      "Falcó" me ha gustado, pero creo que hay mucho más jugo que sacarle al personaje, por eso pienso que se reserva para más historias con el espía como protagonista.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Vaya pues lo vi el otro día en la Casa del Libro y pensé ¿que tal estará siendo de Arturo Peréz Reverte?. No he leído mucho de Peréz Reverte he de confesarlo, pero este después de leer tu reseña mira por donde me apetece, intentaré hacerme con él, y ya te comentaré, espero que eso si que me enganche a mi también.
    Si he de comentarte que si he leído de él algún articulo de prensa en algún diario, no me preguntes cual, porque ahora mismo no me acuerdo, y la verdad siempre hace que reflexione y tiene un punto de vista muchas veces acertado. un beso Rosa, gracias como siempre por tus magnificas reseñas y recomendaciones. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela muy entretenida con un personaje de esos valientes, románticos, arrogantes con motivo, de los que le cantan las cuarente al lucero del alba, pero muy sibilinamente... en fin, adorable. La novela se lee muy bien. Creo que le falta ahondar un poco más en los temas, pero, aun así, creo que los que somos seguidores del autor no poidíamos dejarla pasar.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Ayyyy haces que me apetezca y a mí no me gusta nada Reverte, y lo peor es que no sabría decirte porqué.
    Apuntado porque lo has descrito de un bien...Besos y felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez te caiga mal por ese aspecto un poco prepotente que tiene. Yo le conocí cuando era corresponsal en Sarajevo, en la guerra de la antigua Yugoslavia y me gustaba mucho como daba sus crónicas. Luego ya supe de sus novelas y "El maestro de esgrima" que fue la primera que leí, me encantó. El resto vino en tropel.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Rosa,
    Aún tengo en el ebook por empezar Hombres buenos y me van pasando por delante otras lecturas y mira no consigo volver a darle la oportunidad y quiero hacerlo pero no debe ser el momento.
    Al leerte he recordado que quería leerlo, que me había gustado Pérez Reverte pero me da pereza, a ver si estos días de fiestas tengo un poco más de tiempo y avanzo en la lectura. Tu reseña fantástica, como siempre.

    Muchos besos y desearte unas muy felices fiestas en compañía de los tuyos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Hombres buenos" es mucho mejor. Esta es una novela de espías que recuerda a "Alatriste", pero transportado al siglo XX. A mí es que esos héroes románticos me encantan.
      Espero que saques tu tiempo para leer. Yo llevo unos días en que me está costando mucho con el fin del trimestre. Espero recuperar ahora también.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Lei los primeros libros de Reverte, El maestro de esgrima, La tabla de Flandes y el Club Dumas (no sé si llegué a acabar estas dos últimas). La primera sí sé que me gustó. Pero luego no sé qué me pasó que perdí interés por la literatura de este hombre, y el escritor se me hizo antipático por sus excesos de opiniones (no todas acertadas). Además, luego se dijo que falseó algunos de sus reportajes, cuando fue corresponsal de guerra. En fin, que pese a tu estupenda reseña, me temo que ese interés por ahora es irrecuperable.
    Feliz Navidad, Rosa, y un gran beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he oído nada de que falseara sus reportajes. Le decía a Marigem que yo le conocí precisamente como corresponsal de guerra en Sarajevo y me empezó a gustar entonces. He leído todas sus novelas. Las tres que mencionas las leí y la que menos me gustó fue "El club Dumas". Me han gustado todas excepto "El francotirador paciente". Sí que resulta a veces un poco prepotente, pero yo separo mucho la persona de su obra y gracias a ello he leído cosas muy buenas que de no ser así, me hubiera perdido.
      Si es cierto lo de los reportajes sería una enorme decepción. Prefiero no indagar y dejarlo correr.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Este libro me pareció corto, el estilo de Reverte es estupendo y por eso se salva la novela pero el desarrollo de la historia me resultó algo pobre, creo que podría haber contado mucho más, aunque sabiendo que es el primer libro de una serie (Lorena, sí va a haber más libros con Falcó de protagonista) puede que deje lo mejor del argumento para sucesivas entregas.
    Un beso y ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos tenido exactamente la misma sensación. La historia resulta algo pobre, no en interés, sino en la sensación de que se le podía haber sacado mucho más jugo. Se podía haber profundizado más en el argumento y en el personaje. Me figuré que tal vez pretendía iniciar una serie y es que Falcó es Alatriste cuatro siglos después.
      Seguirás profundizando en el personaje, pero en esta historia concreta me imagino que ya no. Veremos.
      Un beso.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...