Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

sábado, 24 de febrero de 2018

"Blonde" Joyce Carol Oates

Hoy voy a rescatar una reseña antigua. La publiqué  el 28 de febrero de 2015 por lo que en unos días va a hacer tres años.
En aquel momento, el blog no tenía apenas seguidores ni visitantes y esta entrada se quedó con dos comentarios (y uno fue mi respuesta). 
Haré las mínimas modificaciones. Tal vez no debería hacer ninguna, pero soy incapaz de releer un texto sin cambiar alguna cosa. Espero que os guste la reseña una pequeña parte de lo que a mí me gustó la novela.


En el año 2000, la escritora norteamericana Joyce Carol Oates publicó esta novela sobre la vida de Marilyn Monroe. Según dice la propia autora, quien busque datos biográficos de la actriz deberá consultar alguna de las biografías que se han escrito al efecto, porque esto no es una biografía. Esto es una novela y, como tal, solo es fiel a la verdad hasta cierto punto y se toma muchas licencias. Se han resumido algunos de los episodios de la vida de la actriz porque probablemente enumerarlos todos habría añadido poco interés y hubiera lastrado una obra extensa (tiene más de ochocientas páginas) sin añadir nada nuevo al retrato que nos hace del personaje. Y eso es lo que verdaderamente importa, el retrato de una mujer que era, por una parte, como aparecía en las películas: tierna, vulnerable, ingenua, buena... pero por otra parte, era todo lo contrario. No era la tontita guapa e ignorante; rubia y sin cerebro; alocada y un poco casquivana que nos mostraban la mayoría de sus personajes.
Era una mujer sensible que leía y escribía poesía, que asistía a cursos de Poesía Renacentista en la Escuela nocturna de la Universidad de Los Ángeles, que leía a Schopenhauer, a Darwin y a Freud, a Dostoievski y a Chejov; una actriz entregada, con un enorme talento, que intentaba entender a los personajes que interpretaba y siempre estaba dispuesta a repetir las escenas porque "Estoy segura de que lo puedo hacer mejor".
No voy a tratar aquí de la biografía de Marilyn, ni de lo que hay de verídico o de inventado en la novela. Esto es un comentario acerca de un libro y, por lo tanto, del libro, sea o no verídico, va a tratar.
Norma Jeane había nacido con las cartas marcadas en contra y fue incapaz de cambiarlas a lo largo de su corta vida: su madre era una mujer inestable, y enferma; alocada, fantasiosa e irresponsable. Pasó la mitad de su vida en hospitales psiquiátricos. Ni tenía recursos para mantenerla ni tuvo fuerzas para enfrentarse a los problemas sociales de una madre sola en 1926 por lo que dejó a la niña al cuidado de su propia madre, la abuela Della. Solo unos meses vivirían juntas madre e hija. Al tener la primera casa propia, quiso, por fin, hacerse cargo de la niña, pero una crisis nerviosa terminó con ella en el psiquiátrico y con Norma Jeane al cuidado de unos amigos. La abuela había muerto y, ante lo que se presentaba como una ausencia prolongada de la madre, deciden dejarla en un orfanato. Allí pasará varios años hasta pasar a una familia de acogida (sus reiterados sueños de ser adoptada se vieron siempre frustrados ante la negativa de la madre a ceder su custodia).
Aparentemente, comienza una vida normalizada  para la niña: va al colegio y al instituto, hace deporte, sale con amigas y con chicos... hasta que determinadas circunstancias la llevan a casarse a los dieciséis años. El matrimonio es feliz hasta que el marido se alista para luchar en la Segunda Guerra Mundial.
Hasta aquí, la vida de Norma Jeane ha sido la crónica de un abandono proporcionado en pequeñas dosis: abandono por parte de su padre al que nunca conoció ni llegó a saber quien era; el abandono de su madre que deserta de la niña, de sí misma y de la cordura; la dejación, en forma de orfanato, de los amigos que se quedan a su cargo; la expulsión, en forma de matrimonio, de la casa de acogida en la que había conseguido, casi, ser feliz; la huida de su marido, que siente la necesidad de aportar su granito de patriotismo y heroicidad contra los japoneses, pero también, de huir de una mujer que lo asfixia con su exceso de amor y su necesidad de atención y cariño. Demasiados abandonos en diecisiete años de vida.
A partir de la marcha del marido, por primera vez, Norma Jeane toma las riendas de su vida y empieza a ser dueña de su presente y de su futuro.
Vive sola y empieza a trabajar en la cadena de montaje de una fábrica. Por primera vez "¡Era libre! ¡Estaba sola!... No como huérfana. No como hija adoptiva. No como la hija, la nuera o la esposa de alguien"Y Norma Jeane ama la guerra porque "...era tan constante y fiable como el hambre o el sueño. La guerra siempre estaba ahí"Para una joven que ha sido dejada de lado tantas veces, algo inmutable, predecible, tiene que resultar un asidero lo suficientemente deseable como para no desear soltarse jamás. Aunque sea la guerra.
Se sorprende deseando que la guerra dure eternamente ya que su trabajo depende de la escasez de mano de obra masculina: a la guerra le debe su trabajo y su libertad. A su trabajo le deberá todo su futuro cuando aparezca un hombre que la observa desde la puerta, con una cámara de fotos en la mano, mientras vestida con mono trabaja en la cadena de montaje. Y una de las fotos se convierte en portada de un artículo sobre la mujer que trabaja por su patria. La foto llamó la atención y la futura actriz empezó a trabajar como modelo para la Agencia Preene. Era  1945 y Norma Jeane tenía 19 años. 
Por aquella época, de la aspirina Bayer que tomaba para aliviar las molestias de sus dolorosas menstruaciones, pasó a tomar codeína que le recetaba el médico de la Agencia. Así se inicia su idilio con las pastillas. Primero para el dolor; más tarde, para dormir, para tranquilizarse, para estimularse y trabajar más horas y en mejor forma. Un círculo de sensaciones químicas, auspiciado siempre por los médicos de Agencias y Productoras, que la llevaría, intencionadamente o por error, al final que todos conocemos (o puede que no).
De la Agencia de modelos, pasa a trabajar para la Productora y se pone en manos de un agente, I. E. Shinn. De esta manera comienza la carrera de actriz que la llevará a ser conocida por todos.
Se tiñe el pelo y se convierte en Marilyn Monroe, un personaje más, un personaje del que casi nunca estuvo satisfecha; siempre reivindicó su propia identidad de Norma Jeane; siempre se sintió poseída y un poco fagocitada por el personaje de Marilyn ("Marilyn no es más que una carrera. No tiene bienestar" le dice en una ocasión a Shinn cuando éste le recuerda que él se preocupa por la carrera y el bienestar de Marilyn). Siempre... hasta que, en sus últimas películas, se encuentra reivindicando el personaje antes detestado; busca a Marilyn en el espejo a medida que su maquillador va intentando el milagro; quiere ser Marilyn porque Marilyn es hermosa y alegre y querida; Marilyn es, en realidad, lo que ella está dejando se ser.
A lo largo de su carrera, con todos sus personajes se sintió identificada, de todos ellos pretendió conocer las motivaciones de sus actos, su más profunda psicología; a todos intentó darles un toque personal; con todos se implicó más allá de la pura interpretación de un papel. Y todos la fueron poseyendo; poco a poco fue siendo devorada por cada uno de ellos hasta que de ella ya no quedó nada.


Joyce Carol Oates

A todos sus personajes se entrega: las jóvenes simplonas y  alegres; tontitas y superficiales; ingenuas y vulnerables que destilan bondad y ternura, sensibilidad y un enorme y frágil corazón; la mujer adúltera, que desprecia a su marido (un héroe de Guerra al que intuimos impotente) y planea matarlo para huir con su amante; la loca niñera; la enternecedora intérprete de ukelele; la corista de viaje en autobús; la maravillosa Roslyn Tabor, su último papel en Vidas rebeldes, escrita por su marido (el Dramaturgo) y que es ella misma... hasta cierto punto; ("¡No una cosa rubia!, una mujer, por fin")
Cuando interpretó a  Lorelei Lee en"Los caballeros las prefieren rubias" (1953), tras leer el guión, insinuó que se le diera más profundidad a su personaje al que veía banal y poco elaborado. No le hicieron caso "...tú eres la rubia, Marilyn. Tú eres Lorelei".  
Y es que la gran desgracia de Marilyn fue ser rubia y tener un cuerpo escultural (el título de la más célebre canción de la película, "Diamonds are a girl's best friends", puede resumir el personaje). Su ignorancia (la de sus personajes) era el motivo cómico de sus comedias. Su belleza fue una cortina demasiado brillante que impidió que se viera lo que había detrás: un enorme talento y una intuición excepcional para entender las dimensiones de sus personajes.
Y qué decir de su vida privada. En la novela se le atribuyen, explícitamente varios amantes, tres maridos y dos abortos, pero se insinúa un sinfín de relaciones y varios abortos. Cada uno de estos episodios la fue dejando más magullada, vulnerable e indefensa. 
Sus otros dos maridos fueron "el ex Deportista" y el "Dramaturgo" (evidentemente Joe DiMaggio y Arthur Miller, aunque en ningún momento se les nombre). El primero la maltrataba físicamente y su matrimonio no dura ni un año. El segundo, un hombre pacífico, casi veinte años mayor que ella, la adoraba y ella a él, pero no pudieron superar la pérdida del hijo que esperaban y se terminan divorciando en 1961, apenas un año y medio antes de la muerte de Marilyn. 
A partir de ahí, la trayectoria de la actriz comienza la caída en picado. Sus amores con el "Presidente" (J. F. Kennedy?) y el trato que recibe de él (vejatorio y humillante hasta escocer el alma del que lo lee), no parecen ser ajenos a su declive psíquico.
El final de la novela es sensacional. Se van dando claves, pinceladas, nada se asegura, pero todo queda abierto: ¿tiene realmente un nuevo aborto de un hijo del Presidente o es solo un sueño? ¿su muerte corre a cargo del Francotirador? de ser así, ¿lo contrató el Ex Deportista, aún enamorado de ella y celoso? ¿lo contrató la Agencia (CIA) para proteger al Presidente? ¿tal vez lo contrató para hacer daño al Presidente una vez se hiciera pública toda la historia? ("Porque el Presidente y la Agencia no siempre eran aliados; la Presidencia era un poder efímero y la Agencia un poder permanente")
O sencillamente se suicidó al no poder soportar la última pérdida, la última traición: su antiguo amigo y amante, Cass Chaplin, muere ahogado en su vómito de borracho y ella descubre, en medio del dolor, lo que el amigo ha sido capaz de hacer por ella, a lo largo de los años: ¿una cruel broma o un acto de compasión mal entendida por parte del amigo?
Aunque puede que todo sea más simple y que en un descuido de alcohol y una sombra de fármacos, se confundiera con la cantidad de Nembutal necesario para conciliar el sueño una noche más.



33 comentarios:

  1. Hola. Odié este libro cuando lo leí hace unos años porque me pareció muy oportunista por parte de la escritora. No entiendo la utilización de un personaje real, como fue Marilyn Monroe, para escribir una novela en la que se tomó muchísimas licencias (pero muchas muchas), hasta el punto de no tener nada que ver el personaje de ficción con el personaje real. Creo que utilizó el personaje para publicitar la novela, porque si se no fuera así la novela no tendría el menor interés. Utilizó algunos sucesos de la vida de la actriz y el resto se lo inventó, dejándola en muy mal lugar. No me quiero extender y siento que mi comentario sea negativo. Un beso, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí se viene a leer y opinar. Tu comentario es tu opinión y tienes perfecto derecho a hacerlo puesto que yo también he opinado sobre el libro.
      No conozco en profundidad la biografía de Marilyn Monroe, pero por lo que sé, la novela, salvando ciertos detalles y episodios, es bastante fiel a lo que fue la vida de la actriz. De todas formas ella ya avisa de que se trata de una novela y no de una biografía.
      Respecto a lo que dices de utilizar el personaje para dar publicidad a la novela, no me parece que fuera algo que la autora necesitara pues para entonces ya era conocida en todo el mundo, con obras más que notables y con toda clase de premios. Yo me imagino que la figura Marilyn la tenía fascinada por la mezcla de personaje y ser de carne y hueso y quiso escribir sobre ella, con sus licencias, por supuesto.
      Sin entrar en el tema de lo mucho o lo poco que es fiel a la realidad de Marilyn Monroe, la novela me ha gustado y creo que trata a su personaje (más o menos verídico) con gran cariño y respeto.
      Soy una gran admiradora de la autora de la que he leído muchos libros y jamás me ha decepcionado.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Un mito, no puedo evitar incluir una mujer rubia en mis series de ilustraciones con personajes y creo que la figura de Marylin tiene mucho que ver en ello. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un personaje de carne y hueso que ha abandonado su cuerpo para pasar a la categoría de mito, efectivamente. Un personaje que esta novela me muestra tal y como yo intuía; con mucha más profundidad de la que muchos de sus papeles dejan entrever.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Marilyn era una mujer de una belleza superior; era de una belleza moderna. Aunque murió hace ya más de 50 años cuando se miran sus fotografías o se ven sus películas lo que aparece ante nuestros ojos es una mujer actual. Yo, todos los años compro la revista Fotogramas de diciembre porque trae un adelanto del cine del año siguiente y regalan un calendario con fotogramas de películas, carátulas de cine y así. Curiosamente el mes de febrero de este año lo ilustran con Marilyn Monroe y Jane Russell bailando en una escena de "Los caballeros las prefieren rubias" del año 1953 (¡¡65 años!!) y se las ve a ambas que parecen chicas de hoy mismo. Es, como dice Josevi, un auténtico mito en todos los sentidos. Además su desgraciada vida la eleva aún más en el escalafón mítico.
    A mí sí que me gustan las biografías hechas de manera novelada. Me resultan más auténticas que aquellas biografías que toman documentos fidedignos, nos los presentan y luego el biógrafo nos larga una interpretación sobre los mismos. Pues si me va a dar una interpretación, casi prefiero que me la den en forma de novela. Me resulta mucho más entretenido.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía lo de fotogramas de diciembre, pero lo del calendario me ha convencido. Además siempre ando falta de calendarios desde que con la crisis dejaron de darlos en cada establecimiento que entrabas.
      Era una preciosidad y transmitía ternura y desamparo por cada poro. Yo creo que lo sufrido en la primera etapa de su vida se le quedó tatuado en la mirada, pero en lugar de hacerla resabiada y perversa, la convirtió en un ser desvalido y que buscaba amor en cada persona a la que se acercaba.
      A mí me gustan las biografías y si están noveladas y se han tomado sus licencias, me basta con que me avisen para saber a qué atenerme. Yo creo que es bastante fiel a lo que fue la vida de Marilyn. Aunque resuma algunos episodios y represente todos sus amantes y abortos en unos pocos, creo que lo que es la esencia del personaje está muy lograda. Al menos por lo que yo conozco de la actriz que tampoco soy experta.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Hola Rosa, a raíz de tu reseña, muy interesante por cierto, me acuerdo de una conversación con un señor, no recuerdo su nombre, si el lugar, ibamos en barco. Era un fanático de Marilyn, lo coleccionaba todo de ella, toda aquella información que viniera del medio que fuera. Me contó que no era la mujer que habíamos conocido en las películas, era mucho más que un sex symbol, era inteligente, empresaria y no se cuantas cosas más. Ahora leo tu reseña, y este libro vuelve a contarnos que ese personaje engulló literalmente a la persona que lo interpretaba. Es un icono que trascenderá así por los tiempos de los tiempos. Un beso, feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El personaje Marilyn se comió a la persona Norma Jeane y terminó por destruirla. En esta novela se nos cuenta su vida y, la verdad es que hay episodios de lo más curiosos que no se sabe si sucedieron realmente o son ficción, pero creo que no cambian la esencia de la historia. Lo que queda claro es lo que cada vez va tomando más cuerpo de realidad: que la actriz era mucho más que la rubia tonta (aunque eso sí, encantadora) que aparecía en la mayor parte de sus películas.
      Un beso y buen domingo para ti también.

      Eliminar
  5. Interesante Rosa la propuesta que planteas.

    No conozco mucho sobre Marilyn más que lo que se ha contado sobre ella en la prensa y sus películas.
    He visto fotografías de ella de mujer de infarto y también otras menos conocidas que son todo ternura y desamparo. Imágenes donde se la veía vulnerable, incomprendida y muy sola, encajada en un espléndido cuerpo de mujer, muy bello y que nadie parecía tomarse la molestia de ver realmente cómo era la persona. Es injusto ver que esa mujer vulnerable acabó siendo un juguete roto en manos de la industria del cine y también de esos hombres que no supieron valorarla ni ver a la mujer que existía detrás. Es triste que a veces la belleza externa sea lo único que se valora.
    Muy buena idea esta recuperación de reseñas.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que he visto que tengo reseñas de libros muy buenos, de una época en que nadie me leía por lo que han quedado ocultas y desconocidas y me da pena. Por eso he decidido recuperar alguna.
      La desgracia de algunas mujeres es, a veces, su belleza. Algo por lo que muchas suspiran y que a ellas solo les sirve para que no se las tome en serio y se las considere solo una mercancía con la que ganar dinero. De paso, ellas también lo ganan (no siempre, pero sí en este caso), dinero, fama, prestigio, pero solo les sirve para ser desgraciadas hasta llevarlas al suicidio.... aunque eso no quede muy claro en este caso.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Yo escribí una reseña también sobre el libro y le encontré deficiencias. A pesar de ser de Carol Oates no me pareció a la altura del talento ya demostrado en su escrituras anteriores. Repetitivo, un rato.Y, sinceramente, no entiendo la mitomanía, para bien o para mal, sobre esa actriz, quien solo fue un ser humano más, con sus miserias y grandezas.Ni siquiera como actriz fue tan fabulosa. ¿Y sus lecturas? No son más amplias que las de muchas otras personas y no son para tanto. ¿Sus tragedias? Inferioriores a las de millones de individuos. ¿Su lado indefenso, humano, desamparado y tierno? Bueno, tuvo una suerte y unas oportunidades que muchas otras mujeres con esos mismos lados no tuvieron. No obstante, el personaje se merece un respeto, como cualquier otro, que Oates transgredió. Coincido mucho con la opinión de tu primera comentarista. Para mí supuso una desilusión esta novela en muchos aspectos.
    Un beso, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Errata: inferiores (se me alargó la palabra).

      Eliminar
    2. Ángeles tú fuiste quien me comentó la otra vez que publiqué la reseña de "Blonde", aunque lo hiciste más de un año después, cuando tú leíste el libro. Acabo de leer de nuevo tu reseña. Partiendo de que las dos admiramos a la autora y de que algunas de sus novelas nos han parecido muy buenas, es curioso la diferente manera en que hemos interpretado esta.
      Como te dije la otra vez, no es la novela de la autora que más me ha gustado, pero me ha gustado. Yo la he visto como una novela de homenaje hacia un personaje al que ella respeta y al que, por medio del libro, ha querido reivindicar como persona víctima de unas circunstancias muy negativas.
      Por supuesto que todos tenemos nuestras fueron esas mismas oportunidades las que hicieron que pasara al imaginario popular como una persona muy distinta de lo que era. Cierto que solo fue un ser humano con sus miserias y grandezas, pero su cine y la imagen que nos han querido dar de ella nos muestran menos de sus grandezas que de sus miserias. Tal vez Joyce Carol Oates quiso sacar a la luz sus grandezas sin ocultar sus miserias.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Hace tiempo que quiero leer algo de esta autora, y este libro parece un buen inicio. Ya sabía que Marilyn no era una chica simple con el único atractivo de la belleza física, aunque tampoco conozco mucho su vida. He leído más sobre Audrey Hepburn, y hace tiempo salió una biografía de Lauren Bacall, que no llegué a leer pero tengo pendiente.
    Al final, cuando escribes una novela siempre hay aportaciones personales que pueden ser más o menos fieles, pero no creo que diste mucho de la realidad.
    Cuando empiece con la autora quizás elija esta novela!!
    Por cierto, me han echado sin querer del tarro libro, pero me ha escrito Carmen para decirme que ha sido un error y ya estoy otra vez dentro jajajaja
    Un besote guapa, me alegro de que hayas rescatado esta reseña! :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre tantos tarros a la pobre Carmen alguno se le traspapelará. Me alegro de que vayamos a vernos por allí también.
      A mí Joyce Carol Oates me tiene muy enganchada. Ahora tengo pendiente su último libro que leeré en breve.
      Esta novela puede estar bien para empezar o si prefieres empezar por algo menos extenso "Una hermosa doncella" puede estar bien también, aunque yo prefiero los gordos. Tengo varias reseñas de sus novelas.
      Yo soy poco de biografías, aunque he de decir que las que he leído me han gustado por lo general. Este libro ya sabía que no era una biografía sino una novela inspirada en la vida de la actriz por lo que no me he engañado en ningún momento.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Me parece curioso escribir una novela sobre un personaje tan célebre y desvincularse del tono biográfico, incluso transgredirlo. Pero al fin y al cabo Marilyn pertenece a la cultura popular y como tal, está sujeta a esta y otras licencias. Sí, claro que habrá personas con mayores méritos, pero no han trascendido al nivel de mito. Otra cosa sería investigar por qué hay ciertos personajes que acaban mitificados y otros pasan a mejor vida, con mejores méritos, sin pena ni gloria. Esto es más tema de un ensayo que de una novela y no se le puede achacar nada a Oates en este sentido.
    A pesar de algunos comentarios negativos, me parece un ejercicio curioso y Oates es muy buena en lo suyo. La tendré en cuenta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que si el personaje fuera totalmente ficticio, todo el mundo estaría de acuerdo en que es una muy buena novela (sin ser de las mejores de la autora, como ya he dicho). El hecho de que Marilyn sea un personaje histórico y además muy reciente, hace que surjan los reparos y el que muchos lectores se pregunten sobre la necesidad de una novela así. Cosa que entiendo.
      Yo la he tomado como una novela y, como tal me ha gustado.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Solo conozco trazos de la vida de Marilyn por lo mucho, y variado, que se ha dicho de ella. Siempre he pensado que si se convirtió en un mito fue precisamente por su trágico final. Creo que si hubiera terminado sus días de forma plácida, jubilada del cine y haciendo ganchillo en el porche de su casa junto al último de sus muchos maridos, no hubiera llegado a ser y representar lo que ahora todos sabemos. Que las apariencias engañaron, y mucho, está claro. Que la imagen que dio no se correspondía con la realidad está fuera de duda.
    Pero esta novela, si no es una biografía de la actriz, aun estando inspirada en su vida, se me antoja un tanto engañosa. ¿Cómo puedes saber lo que es cierto y lo que no? ¿Qué conclusión se puede sacar de una vida medio inventada? No dudo de que sea una obra literariamente buena, incluso excelente, pero yo prefiero que lo que leo de un personaje que existió sea lo más fidedigno posible; de lo contrario puedes llevarse una impresión inexacta de quién y cómo fue, sin saber distinguir qué parte es cierta y qué otra es pura invención.
    Tu reseña, como siempre, impecable.
    Un abrazo, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón. No hay nada mejor para convertirse en un mito que morir joven y de manera trágica. Lo mismo sucedió con James Dean. La muerte de Marilyn es lo que ha hecho de ella la figura icónica que hoy es, pero creo que también influye el hecho de sus circunstancias, casi de cuento de Dickens, y, sobre todo, lo que se ha ido descubriendo acerca de su personalidad que no parece tan vacua y superficial como se podría creer de fiarse de las apariencias.
      Coincido contigo en que de esta obra puedes llevar una impresión falseada, aunque tampoco demasiado, pero para eso ya se advierte de que no es una autobiografía. Por lo demás, y hecha esa advertencia, creo que un novelista tiene bastante libertad para recrear un personaje y una historia.
      Un beso

      Eliminar
  10. Se poco de esta actriz, solo lo que se cuenta en la prensa y en la tv. Nos dejó muchas películas que la convirtieron en una mujer fácil y con su característica de Marilyn Monroe se hizo famosa. Era una mujer preciosa y con un cuerpo extraordinario. Según cuenta con una trayectoria de vida muy difícil desde niña. Ella misma no pudo soportar esa vida manipulada o no, que la llevó después de una muerte trágica a ser un mito. Una biografía novelada es más entretenida para su lectura que una biografía estática. Muy buena reseña. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mamen.
      Es un libro que se lee muy bien. Es cierto que al ser novela resulta más entretenida y se lee con más facilidad. Eso se psga con menos verismo respecto a la vivi de la actriz, pero como nos avisan, no podemos llamarnos a engaño.
      Un beso.

      Eliminar
  11. En Marilyn confluye el mito y su contrapartida: la persona. Sin duda, las circunstancias de su muerte conformaron la leyenda. Como con Bruce Lee, James Dean... Parece que morir joven te hace eterno. A mi no me molesta que se aparte de los datos reales, al contrario. Una novela no es una autobiografía y el uso del mito puede reforzar un mensaje o una intención de la autora. Interesante recomendación, Rosa. Me parece estupendo recuperar antiguas entradas que en su momento pudieron pasar desapercibidas. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me tomé el libro como una novela por lo que tampoco le pido excesiva verosimilitud. Otra cosa es que plantee una historia que no tenga nada que ver con la realidad.
      Estuve repasando y tengo varias reseñas de libros muy interesantes sin apenas visitas, por lo que rescataré alguna más.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Ay, esas primeras reseñas... Yo también soy incapaz de leer un texto mío y no modificar nada.
    'Blonde' es una novela que, hace años, siempre me paraba a mirar en la biblio y al final, por su extensión, nunca me llevaba. De Oates tengo pendiente la última reseñada por ti, su nueva novela y algún que otro libro de relatos, que casi me gustan más que sus novelas. Se me acumula el trabajo (y el disfrute). Ansiedad de lectora, ya sabes ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El último lo compre nada más salir. Lo tengo pendiente porque tras las casi mil páginas del de Paul Auster, me da pereza meterme con las ochocientas de este, aunque cada vez me tienta más y no creo que tarde mucho.
      Yo sigo prefiriendo las novelas. De los relatos leí "Infiel" y no me enganchó aunque tampoco estaba yo en mi mejor momento.
      Un beso.

      Eliminar
  13. No me apunto este libro, saber de la vida de Marilyn no me entusiasma. Pero sí he leído tu reseña y creo que ya tengo una buena información sobre la biografía de esta actriz tan controvertida y que ha dado para tanto desde un punto de vista cinematográfico y literario.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco es una vida que me interesara especialmente pero una novela de Joyce Carol Oates es otra cosa y, como tal, no me ha decepcionado en absoluto.
      Aunque se basa en la vida de Marilyn Monroe, es una novela de las de la autora, no de las mejores ciertamente, pero muy buena.
      No obstante entiendo que mi pasión por la escritora es muy mía.
      Un beso, guapa.

      Eliminar
  14. Menudas reseñas hacías ya hace todo ese tiempo, Rosa. Excelente es poco. Me ha resultado muy interesante todo lo relativo a Marilyn y sus "personajes". Parece mentira que su belleza fuera su principal enemigo, esa cortina que como bien decías, eclipsaba todo lo que había detrás.

    Buena idea rescatar el post.

    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Ay, gracias, Chelo!! Cada día me dices cosas más lindas.
      Hay muchas mujeres a las que la belleza que, aparentemente les ha dado todos los motivos para ser felices y conquistar la fama, termina por constituir su mayor desgracia. Y es que la belleza como valor es un valor decadente que con la edad desaparece y deja a quien lo ha gozado inerme y desamparado.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Me encantó este libro!
    Disfruté un montón su lectura, me gusta mucho cómo está contado, resulta bastante dinámico =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la autora es una de las grandes maestras. Yo disfruto cada novela suya porque además de contar historias maravillosas, las cuenta maravillosamente y ambas cosas unidas la hacen imprescindible para mi vicio literario.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Tan solo se veían las luces, la sonrisa, la imagen despampanante; pero su vida estuvo rodeada de sombras, alimentadas todavía más por las conspiraciones que aún medio siglo después rodean a su muerte. Se especuló con el suicidio cuando la encontraron desnuda, con el teléfono descolgado y una sobredosis de barbitúricos. Tenía 36 años. «Nunca me pareció más feliz (...) Estaba leyendo 'Matar a un ruiseñor' esos días. Al final me dijo: "Te quiero, te veré el lunes o cuando vengas" (...) Menos de veinticuatro horas después de esta llamada, Marilyn apareció muerta», cuenta Barris en «Marilyn Monroe. Cuando crezcas serás hermosa, feliz y famosa» (Confluencias, 2016).
    http://www.abc.es/play/series/noticias/abci-misterio-ultimos-meses-vida-mito-erotico-marilyn-monroe-

    MI COMENTARIO:
    En una web literaria desaparecida, uno de los ejercicios que se propusieron es “La última carta de Marilyn Monroe” me leí una biografía de ella, en que la definían como inestable psicológicamente, con una niñez marcada con una madre enferma mental que la abandonó, Su inseguridad la hacía tartamudear. Su vida cambió cuando alguien le hizo una fotografía en la fábrica en la que trabajaba.
    La convirtieron en la rubia prefabricada para la industria del cine, una niña bonita, tonta, que sólo tenía que sonreír y mostrar su cuerpo. La usaron, utilizaron, hicieron que la auténtica Norma Jean no existiera para ser Marilyn.
    Se ha escrito mucho sobre la malograda actriz, supongo que la mayoría son leyendas urbanas.
    Sentí vergüenza ajena cuando vi sus fotografías en internet, en el Anatómico Forense. Ni siquiera la respetaron cuando dejó de existir.
    En el filme “Vidas Rebeldes” ella no actuaba, era Norma Jean, desgarradora, sensible, auténtica, con un sufrimiento real. (Escena de caballos salvajes)
    En el blog de la escritora Rosa Berros Canuria, hace la reseña de otro libro dedicado a Marilyn Monroe “Blonde” de Joyce Carol Oates.

    Un abrazo,


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco que añadir, Lola. Maravillosa la escena de los caballos en "Vidas rebeldes". Cualquiera que ame el cine, aunque sea un poquito, la conoce. Tal vez el único papel en que Marilyn fue Norma.
      Gracias por tu valiosa aportación, aunque el enlace no se abre, da error. Y gracias por tus palabras, aunque me queda mucho para ser escritora, me queda... ser escritora.
      Un beso.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...