"Un amor" Sara Mesa


Aunque la publico ya pasada la mitad de Octubre, es la primera novela leída en este mes y la primera de la iniciativa #LeoAutorasOct. Todas las publicadas hasta ahora en octubre fueron leídas en septiembre.


"Todo ha ocurrido en muy poco tiempo. Tan poco que se asombra cuando lo piensa. Estrenó un tubo de pasta de dientes cuando llegó a La Escapa, un tubo que ha estado usando dos o tres veces diarias y, aun así, todavía no lo ha terminado de gastar, aún queda como un tercio. Es increíble, se dice: removerse por dentro por completo, sacudirse, darse la vuelta y volvérsela a dar, en menos de lo que se tarda en gastar 125 mililitros de dentífrico". Este párrafo está casi al final de "Un amor". Cuando aparece, llevamos ya leído el noventa por cien del libro. Podría parecer raro tomarlo como inicio de la entrada, como empezar por el final, pero es que resume de maravilla lo que puede cambiar una persona en unas semanas. Las que se puede tardar en gastar dos tercios de un tubo de dentífrico. Las que tarda una persona en meterse en un mundo que le es extraño y que, por extraño, se le vuelve hostil.

Natalia es traductora. Por primera vez se enfrenta a una traducción literaria encargada por una editorial. Hasta ahora tenía un trabajo de oficina. "Traducciones comerciales, correspondencia con clientes extranjeros, cosas así. No un empleo mal pagado, pero sí muy alejado de sus intereses". Pero no fue la falta de interés lo que le hizo abandonar su trabajo y venir a sepultarse en La Escapa. Fue un asunto turbio, un error de esos que se cometen sin saber muy bien por qué. Aunque tal vez, inconscientemente, solo tal vez, lo cometió para tener el pretexto de dejar un trabajo que no le gustaba. 

Nat se ha trasladado a un lugar que en nada se parece a la ciudad en la que siempre ha vivido. No es el lugar que le hubiera gustado, pero era el que se podía permitir. Hubiera preferido el mar, pero salía muy caro. Así es que se ha quedado en La Escapa, en un paisaje reseco en el que "se diseminan olivos, alcornoques y encinas. Las jaras, pegajosas y humildes, son las únicas flores que salpican la tierra. La monotonía de los campos se rompe únicamente por el contorno de El Glauco, un monte bajo de arbusto y matorral que parece dibujado a carboncillo sobre el cielo desnudo".

Ha alquilado una casa, que se empeña en adecentar, a un casero malencarado, grosero, machista y que no está dispuesto a colaborar con los arreglos que su propia casa requiere. Un hombre que la mira con suspicacia por ser mujer, por vivir sola, por una independencia que adivina amenazadora para sus prejuicios de macho dominante. Y sin embargo, Nat le teme. Lo encuentra violento y esa violencia la asusta. 

Al inicio de "Un amor" encontramos a Natalia llena de proyectos, ilusionada con su nueva vida como todos nos ilusionamos cuando los proyectos solo están dibujados en nuestra mente con los rasgos firmes y coloridos que queremos darles. "Cuando consiga el perro será más fácil. Cuando organice sus cosas y coloque su mesa y adecente los terrenos que rodean la casa. Cuando riegue —qué seco está todo— y limpie —qué descuidado—. Cuando refresque. Será mucho mejor cuando refresque". Pero poco a poco, la realidad se hace presente y los trazos alegres con que se dibujan los proyectos, se emborronan de realidad y nada termina resultando como se había imaginado. El perro es arisco y no responde a los juegos y muestras de cariño que la joven le manifiesta. El casero no está dispuesto a asumir los cambios y reparaciones que la casa precisa para ser más cómoda y poco a poco todo se irá modificando en la mente de Natalia con respecto a sus planes iniciales.  

La idea del huerto que planeaba hacer en los terrenos adyacentes termina por ser desechada cuando se dispone a comprar las herramientas necesarias y Píter, el primer amigo que hace en el pueblo, se ofrece a prestarle las suyas justo antes de añadir "que a lo mejor debería desechar la idea del huerto. En su parcela no se ha cultivado nada durante años; la tierra está completamente estéril; se necesitarían días y días de trabajo duro para adecentarla, además de un dineral para fertilizantes y abonos. Si ella sigue empeñada —Nat se detiene en la palabra empeñada—, podría echarle una mano, pero definitivamente no se lo aconseja". Píter, al que llaman el hippy, vive en el pueblo hace años y se dedica a hacer vidrieras. En principio se entienden bien, pero él es demasiado protector y muy dado a decirle lo que tiene que hacer y cómo debe comportarse. Del mismo modo que Natalia no se enfrenta al casero y acepta que todo se lleve a cabo como él plantea, tampoco se enfrenta a Píter. La idea del huerto será abandonada.

Por lo que a su trabajo se refiere, Natalia está ilusionada con sacar adelante su primera traducción literaria, unas piezas teatrales cortas cuya autora no escribió en su idioma original sino en el idioma del país al que se exilió. Y ese idioma es el francés y me viene a la cabeza Agota Kristof, la escritora húngara que escribió toda su obra en francés, el idioma del cantón suizo en el que encontró refugio. Ese escribir en un idioma que no es el materno hace que el lenguaje no sea demasiado complicado sino "rudimentario, incluso plano. Al principio Nat pensó que sería una ventaja para la traducción, pero se le está empezando a revelar como lo contrario, como una dificultad"

Las dificultades empiezan a ser muy abundantes en la vida de Natalia y no solo en lo que a la traducción se refiere. Aunque tal vez rodo sea lo mismo al fin y al cabo. Natalia no habla el mismo idioma que los demás vecinos de La Escapa. Al menos, no el mismo idioma sentimental. Ella no les entiende y ellos no la entienden a ella. Ni siquiera con los otros forasteros, los que también se refugian en el pueblo, bien indefinidamente, o bien como lugar de vacaciones, existe un entendimiento. Ni siquiera cuando surge el amor, surge con él el entendimiento o el compañerismo. Ni siquiera surge el amor. Es una relación que a Natalia la absorbe por completo, pero que nunca llega a entender. Así pasa de "preservar el encanto de lo ilícito, verse interrumpidamente, con clandestinidad" a sentir que él "excava en su indefensión, sacando paletadas y paletadas de confianza. Ella se vuelve cada vez más pequeña, y él más fuerte. Ella más dependiente, y el más libre".

Y a pesar de todos, de los vecinos de la ciudad que la invitan a sus fiestas, de Píter obsesionado por ayudarla, de Joaquín y Roberta para los que termina trabajando en la limpieza de la casa ya abandonados sus intentos de traducción; a pesar de de todos y de todo, Natalia está sola. Y vuelvo sobre la portada que ya me había gustado antes de saber de qué iba la novela y entonces la entiendo. Y me gusta más aún. Aunque me inquiete, aunque tanta soledad (solo el árbol, sola la casa, sola la mujer, sola y majestuosa la luna en el cielo) resulte perturbadora, me fascina.

Sara Mesa

No había leído nada de Sara Mesa y me pareció buena idea aprovechar la reciente publicación de "Un amor" y la iniciativa #LeoAutorasOct, para acercarme a la obra de la autora. No sabía qué podía encontrarme entre sus páginas, pero no esperaba para nada lo que he encontrado. Una novela sobria, de corta extensión, dura como el paisaje en el que transcurre. Ese paisaje resecado por el sol y la sequía en el que, más que vivir, Natalia siente que "estuviese representando una escena en un decorado y con unos actores: una gran mentira". Estamos ante una novela del desencuentro, de personajes que se desconocen y nunca llegan a conectar y lo malo es que la falta de sintonía con el idioma que se habla en La Escapa no se soluciona con una labor de traducción. Es un idioma totalmente desconocido para Natalia. No logra traducirlo. Los malentendidos se van acumulando y llega un momento en que parece que tan solo Sieso, el perro, es capaz de darle algo de calor y confianza. Pero hasta eso le será arrebatado.

Y no pensemos que el libro es derrotista o que trata de transmitir un mundo de incomprensión y falta de empatía. Nada de eso. Lo que trata (lo que consigue conmigo al menos) es de poner a la persona ante sí misma, sin nada que la distraiga, como único personaje de su propia historia. Termina siendo un libro positivo, un canto al descubrimiento de la propia vida. Un canto que entona Natalia cuando tiempo después de lo vivido, contemplando La Escapa desde lo alto del Glauco "alcanza cierta forma de paz, una revelación. Entonces, de improviso, el robo que cometió en el pasado adquiere todo su sentido. Ahora sabe leerlo.
Comprende que no se llega al blanco apuntando, sino descuidadamente, mediante oscilaciones y rodeos, casi por casualidad.
Ve con claridad que todo conducía a ese momento. Incluso lo que parecía no conducir a ninguna parte".

Título del libro: Un amor
Autora: Sara Mesa
Nacionalidad: España
Editorial: Anagrama
Año de publicación: 2020
Año de publicación original: 2020
Nº de páginas: 192

Comentarios

  1. Hola. Me he comprado la novela y tu reseña me ha venido genial para aumentar mis ganas lectoras, en cuanto termine Como polvo en el viento de Leonardo Padura será mi próxima lectura.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La de Padura es una de las que tengo para pronto. En cuanto termine octubre y #LeoAutorasOct me pondré con ella.
      No conocía a Sara Mesa y ha sido toda una sorpresa y un gran descubrimiento.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Tanto la portada, como el título así como todo el trasfondo de la historia me han llamado bastante la atención. Un pequeño tratado -entiendo- sobre la incomprensión o la poca empatía del ser humano. O como las ilusiones se pueden dañar en un entorno hostil.
    Besos, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La portada es preciosa. Respecto al título, como no conocía a la autora, pensé que podría hacer referencia a una novela romántica hasta que empecé a ver reseñas y no parecía muy romántica la historia.
      Has dado en el clavo: un tratado sobre la incomprensión y sobre esos mundos que aparentemente están muy cercanos, pero en realidad es como si estuvieran en distintas galaxias.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Hola.
    Pues tiene una pinta interesante. Últimamente leo muy poco y lo echo muchísimo de menos. Este verano pude leer bastante a ratitos, especialmente en la finca, bajo los manzanos, después de estar en el huerto. Pero estos días me falta tiempo y por la noche estoy tan cansada que no puedo concentrarme y prefiero ver una serie oalgo de eso que no necesita mucha concentración, jejeje.
    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo veo la serie, me meto en la cama y aún tengo tiempo de leer unas dos horas. Ventajas del insomnio.
      Esta novela es corta y se lee en poco tiempo porque además es sencilla en la forma y se lee muy bien, aunque lo complejo está en la historia, pero engancha.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Yo estuve meses con insomnio, ahora estoy en la etapa pesadillas, que es mucho peor, prefería estar despierta.No descanso nada y ando muy falta de energía, no me reconozco. A versi ahora que voy zanjando cosas mejora todo un poco.

      Eliminar
    3. Yo termino durmiendo porque me tomo media pastillita. Lo malo es que siempre trato de dormir sin tomar nada y cuando lo tomo ya son las tantas. Al final me arrepiento de no haberlo hecho antes, pero cada noche repito la pauta... y el arrepentimiento.

      Eliminar
  4. ¡Hola Rosa! Que bien que hayamos coincidido en nuestra opinión sobre la novela. Yo ya me he leído tres de sus novelas y no sabría decirte cual me ha gustado más, así que te recomiendo cualquiera de las otras dos. Yo por mi parte voy a leerme todo de ella. Por cierto hoy he leído otra reseña de esta autora en el blog de Gerardo que también ha disfrutado de la lectura como nosotras.
    Me parece una buenísima elección para tu reto Leoautoras y para iniciarte con ella. Sus argumentos me parecen bastante distintos a todo, fascinantes y su forma de escribir aunque no es poética ni complicada me engancha también mucho
    Pues nada, me alegra que la hayas disfrutado
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también he leído la reseña de Gerardo y tu comentario, hasta he aludido a este último en el mío. Tengo ya apuntadas otras tres novelas de la autora y "Cara de pan" en la estantería de pendientes.
      Sí que es original en los argumentos (al menos en esta novela lo es) y sencilla en la forma. No sabía que esperar de ella, porque a veces se leen opiniones fabulosas y luego me decepciono, pero esta ha superado mis expectativas.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Hola Rosa, pues Sara Mesa es una autora que tengo pendiente desde hace un montón de tiempo y la verdad es que me gusta un montón lo que cuentas, mira que el título me hacía pensar en otra cosa, pero creo que me llama más el tema que trata en realidad que lo que yo me imaginaba. La portada es preciosa pero me inspira en realidad sentimientos negativos, frío, soledad y miedo. Me la llevo apuntada. Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí el título me daba un poco de mala espina. Creo que de no haber sido por varias opiniones muy favorables de gente de la que me fío, nunca lo hubiera leído. Ahora me alegro muchísimo y seguiré con el resto de novelas.
      Es cierto que en la novela hay soledad y miedo, pero creo que merece la pena enfrentarse a los fantasmas de Natalia.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Tampoco yo he leído nada de Sara Mesa pero me ha gustado mucho lo que cuentas, esos giros en torno a la incomprensión y la soledad que comentas. Tomo nota, Rosa. Besos y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una historia muy dura, pero muy interesante y muy bien escrita. Tampoco sabía nada de la autora hasta esta novela y he de decir que ha sido todo un descubrimiento.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Hola Rosa!! Siempre me descubres libros estupendos , me has llamado mucho la atención por este título y desconocía a la autora. ¡Fantástica reseña! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo maravilloso de los blogs es irnos descubriendo lecturas unos a otros.
      Esta autora y este libro son de los que me llegaron por blogs y merecen la pena.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Hol Rosa, tengo pendiente leer Un amor, llevo ya tiempo viendo reseñas positivas por las redes. Todavía no he leído a la autora y me pasa como a ti, creo que será un buena elección para empezar con ella.
    Por cierto, has leído a Alejandro Palomas? El otro día vi que pedía que por favor, dejasen de preguntarle por el libro Un amor, que respecto al título le preguntasen a Sara Mesa jajaja (bueno, esto lo he comentado a modo de cotilleo). Un besito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Alejandro Palomas leí "Una madre" y no me quedaron ganas de más. Sé que levanta furor y que es un autor muy leído y que gusta mucho. A mí no me dijo nada. me dejó muy fría y, en definitiva, no me gustó. No había caído en la cuenta de que él también tiene un libro titulado "Un amor". No lo he leído y tampoco pienso hacerlo. Sé que es una opinión muy personal.
      El de Sara Mesa te lo recomiendo. Creo que es una autora para seguir de cerca. Yo, desde luego, ya he apuntado varios libros más de la autora.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Me encanta mucho lo que dices sobre hablar diferentes idiomas sentimentales. Es un poco como sentirse exiliado de los demás.
    Me encanta también la portada de esta novela, y mira que muchas veces las de Anagrama a mí ni fu ni fa.
    Me encanta aún más Sara Mesa y estoy ya acumulando demasiados libros suyos sin leer, así que creo que ya está llegando el momento de reencotrarme con ella.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es una novela sobre el exilio más terrible, el exilio que te aísla de los demás en tu propio país y en tu mismo idioma formal, que no sentimental.
      Entre tú y Juan Carlos me animasteis con esta autora que, de otra manera, no sé si me hubiera animado a visitar, pero con lo que vosotros contabais estaba claro que merecía la pena y, aunque tenía apuntadas otras novelas suyas, me decanté por esta última que me regalaron y estoy muy satisfecha. Seguiré con ella seguro.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Yo tampoco he leído a esta autora y tengo ganas de leerla a ver si con tu reseña me animo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anímate seguro que te gusta y luego sigues con otros de los antiguos. Yo pienso hacerlo.
      Un beso.

      Eliminar
  11. ¡Hola, Rosa! La verdad es que es una lectura muy alejada de lo que suelo leer en los últimos tiempos, pero por lo que comentas estamos ante una autora a tener en cuenta y con una narrativa que va al grano, algo que cada vez valoro más. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a lo que dices, yo añadiría nada autocomplaciente. Una autora de historias duras, aunque deje un atisbo de esperanza al final, aunque no deja de ser una esperanza muy basada en uno mismo y poco en el exterior. Esto lo digo tras haber leído un solo libro. Cuando lea más igual cambio de opinión o la matizo.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Hola Rosa conozco a la autora, creo que la descubrí con unos relatos cortos que me recomendaron y me pareció un gran descubrimiento. Así que anoto esta recomendación sobre todo por esa parte positiva, por ese descubrirse uno mismo, aunque cueste y duela, porque hay momentos en que es necesario hacerlo, no esconderse para poder seguir con más fuerzas.
    Besotes guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el personaje se encuentra a sí mismo cuando deja de buscar su felicidad y su equilibrio en los demás. Cuando descubre que solo cuenta con ella es cuando alcanza la estabilidad y siente que hacia ese objetivo tendía todo. Quiero leer más cosas de la autora porque me tienta la curiosidad de saber qué otras cosas propone en sus argumentos. Creo que es una autora que aparecerá por aquí a menudo.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Porque has dicho que no es una novela derrotista, pues eso era precisamente lo que me transmitía esta historia plagada de desencuentros. Soledad e incomprensión. Ilusiones y desilusiones. Planes abortados. Todo hace pensar en una tormenta de sentimientos negativos. Pero supongo, por lo que apuntas al final, que todo ello tiene una parte positiva y sobre todo una consecuencia lógica y provechosa para la protagonista.
    No solo me ha gustado la trama, por muy triste y agorera que me haya parecido; me ha gustado, y mucho, el modo en que la has presentado. Podrías dedicarte a la novela, seguro que se te daría muy bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El final es positivo, o así me lo parece, aunque no se sacude la soledad de encima. Aprende a vivir en soledad. Es una novela muy recomendable.
      Me enorgullece que mi presentación de la historia te haya gustado y contribuya a hacer que apetezca leerla, pero me temo que si yo me dedicara a la novela, las ganas de leerme no serían muy elevadas. Y no es falsa modestia, es constatación de los hechos.
      Un beso y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  14. Hola Rosa, no hay como tener un proyecto, idealizar un lugar y encontrarte con otra realidad. Pero se aprende, te adaptas, te adaptan. Pena lo del huerto, insensato con estiércol y una motocultor se hubiera arreglado, la lengua es otra cosa. El leer el final que has destacado le da un giro a la historia hacia esa adaptación que decía antes. Muchas gracias, amiga. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una interesante novela en la que las expectativas de Natalia con respecto a la casa, el trabajo, el perro, la amistad y hasta el amor, se van viendo defraudadas una tras otra. Al final hay que renunciar a las expectativas y estar abierto a lo que va viniendo. Puede que, sin haberlo pensado, lo que viene sea mejor que lo esperado.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Muy bien traído lo de "novela del desencuentro", resulta tan opresivo el ambiente cerrado de La Escapa y la incapacidad de Nat para tener una relación sana con cualquiera de sus habitantes (quizá con la excepción de Piter, aunque al principio por su tono autoritario uno espera lo peor). Supongo que en el fondo es todo una metáfora, tu interpretación final ha aportado un detalle a mi lectura que no había tenido en cuenta y la enriquece, como ya te comenté. Me ha encantado que nuestras reseñas coincidan, además. "Cara de pan" me gustó incluso más, también es muy recomendable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las interpretaciones son muy diversas y la mía, aunque podría no coincidir con respecto al punto de vista de la autora, es que Natalia encuentra la paz cuando deja de esperarla del exterior y la busca únicamente en sí misma y es que depender del exterior para el propio equilibrio es algo erróneo, aunque sea lo que casi todos hacemos.
      "cara de pan" es la novela de Sara Mesa que tenía apuntada, pero me regalaron esta y pasó por delante. Ahora ya tengo apuntado todo lo que he visto de la autora.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Bueno, me la apunto porque ya sois dos los que habláis bien de esta novela, Gerardo y tú. Dices que es la primera novela que lees de esta autora, y yo creía que habías reseñado más cosas de ella, así que me debo de confundir con otra.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, esta es la primera novela de Sara Mesa que leo. Igual te confundes con Sara Mañero.
      Esta me vino recomendada además por Juan Carlos de quien sé que también te fías.
      Creo que te gustará. Yo he descubierto una nueva autora.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Lo más visto en el blog este mes

"La buena letra" Rafael Chirbes

"Washington Square" Henry James

"El mal de Corcira" Lorenzo Silva

"El espejo de nuestras penas" Pierre Lemaitre

"1280 almas" Jim Thompson

Tatiana

#LeoAutorasOct 2020

"Versografía maldita" Paco Gómez Escribano

"Ordesa" Manuel Vilas