Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

miércoles, 14 de junio de 2017

"Cinco esquinas" Mario Vargas Llosa

Cinco Esquinas, en el corazón de los Barrios Altos de Lima, en otro tiempo "estaba lleno de peñas criollas y allí vivían muchos bohemios, artistas, músicos, y hasta los blanquitos de Miraflores y San Isidro amantes de la música criolla venían a oír a los mejores cantantes, guitarristas y cajoneadores, y a bailar con los cholos y los negros". Pero eso era antes, cuando Juan Peineta era joven y Perú no se encontraba sumido en el caos en que lo encontramos ahora. Corre la década de los noventa y Fujimori gobierna el país apoyándose en su más fiel colaborador, el Doctor, Vladimiro Montesinos. Los asesinatos, secuestros, estorsiones y todo tipo de desmanes de Sendero Luminoso y del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, tienen al país hundido en el terror, y los apagones son continuos cada noche. Ahora Juan Peineta es un anciano y el barrio de Cinco Esquinas no es lo que era. Ya nadie viene de San Isidro o de Miraflores y cuando Juan camina hacia el cruce de las cinco calles ve como en un viaje en el tiempo pasar ante sus ojos, calle a calle, el deterioro en que se ha ido hundiendo el lugar al paso de los años. "La ciudad se iba empobreciendo y envejeciendo a su paso, entre los puestos de las vendedoras que ofrecían flores, comida, frutas, toda clase de chucherías, las viejas casas coloniales que parecían a punto de desmoronarse, los chiquillos desarrapados, mendigos o vagos que dormían todavía tirados en los zaguanes o bajo los postes de luz"
Pero no todos los personajes de esta novela viven en Cinco Esquinas. Marisa y Quique viven en un ático en San Isidro. Chavela y Luciano tienen una casa con piscina y hasta cine privado en La Rinconada. Ambas parejas llevan una vida feliz interrumpida solo por los molestos apagones, el toque de queda o la amenaza de secuestro que pende sobre toda la gente acomodada en Perú. "Por momentos, en medio de su excitación, qué absurdo, pensaba en el toque de queda, los apagones, los secuestros —sobre todo el de Cachito— y las bombas de los terroristas. ¡Qué país, qué país!" La excitación corre a cargo de Marisa que, tras diez años de casada, ha descubierto que el sexo puede tener más facetas placenteras de las que ella conocía e imaginaba. No obstante, cuando las cosas se ponen difíciles o el hartazgo se hace poco llevadero, siempre se puede encontrar refugio en la casa que Luciano y Chabela tienen en Miami, en Cayo Vizcaíno. Allí pueden salir de compras, asolearse en la playa y disfrutar de veladas de cena y baile sin el miedo al atentado o a quedarse sin luz en cualquier momento.
Mario Vargas Llosa
Mientras Marisa y Chabela descansan en Miami de una de esas etapas de empacho peruano, una bomba estalla en la vida de Quique. Una bomba metafórica lanzada por la mano de Rolando Garro, el rey de la prensa amarilla, un sujeto pequeño y escurridizo como un reptil y con unas intenciones igual de aviesas y retorcidas (si es que se puede adjudicar intención a los actos de los reptiles). Rolando ha encontrado una mancha en el pasado de Enrique y quiere sacar tajada y beneficio para el semanario que dirige, "Destapes", una bazofia que sobrevive a duras penas publicando toda clase de libelos y mezquindades que entierran famas y labran desgracias a mayor gloria de quien mueve, en la sombra, los hilos de los que pende Rolando.
Enrique se ve obligado a confiar en Luciano, amigo desde los tiempos del Colegio de la Inmaculada y su abogado en la actualidad. Este pondrá en marcha un mecanismo de defensa para su amigo que desencadenará toda la trama y será decisivo para la vida de varios personajes y estará a punto de serlo también para la de Quique. "No se te ocurra abrir la boca sobre el tema, con nadie. Si es necesario llegaremos hasta Fujimori. O al mismo Doctor. Y, naturalmente, no vuelvas a recibir a Garro. Ni siquiera hables con él por teléfono".
Entre los descubrimientos eróticos de Marisa y la agonía de su marido, que ve peligrar todo su futuro por un error del pasado, se mueven otros muchos personajes dignos de Vargas Llosa. 
Julieta Leguizamón, La Retaquita, la redactora más descarada, eficaz y brillante de "Destapes". Dispuesta a todo para triunfar, excepto a hacer alarde de escrúpulos; capaz de improvisar soluciones a todos sus problemas y sacar la cabeza de cualquier agujero cuando está a punto de ahogarse; capaz de hacer caer las más altas cabezas del país con su audacia y su valor. Ceferino Argüello, "el fotógrafo de Destapes era un cholito sin edad, escuálido, con unos pelos lacios que le chorreaban hasta los hombros, de espesas cejas, embutido en un viejo blue jeans y sayonaras. Miraba al director de la revista con sus ojos saltones muerto de susto"
Ceferino es todo lo contrario a la Retaquita, o es lo que sería la Retaquita de haber tenido hijos y no poder permitirse perder el sueldito escuálido que gana en el semanario. Por eso se traga las humillaciones de Rolando, por eso y porque es tan cobarde como Julieta valiente.
Juan Peineta, una anciano solitario, que vive con Serafín, su gato, en el hotel Mogollón. Un hombre desmemoriado que se pasa la vida tratando de rescatar entre los mecanismos de su deteriorada cabeza, palabras, caras, anécdotas, nombres. Lo que nunca olvida es el nombre de Rolando Garro que terminó, a base de insidias, con su brillante carrera en Radio Libertad.
Con todos estos personajes y alguno más, Vargas Llosa ha escrito una novela de crítica social que se va convirtiendo en una novela negra, o una novela negra que, como todas, abunda en la crítica social. Una novela en la que la prensa amarilla sirve al poder y se sirve del poder y en la que el poder utiliza a la prensa amarilla y se la quita de encima cuando no le sirve. Aunque siempre hay que contar con que las cosas no siempre salen como uno ha planeado. 
El cruce al que debe su nombre
el barrio de "Cinco Esquinas"
Vargas Llosa nos vuelve a hacer testigos de la sociedad y de los asuntos de Perú en una época que, por fuerza, tuvo que ser dolorosa para él: la que surge del primer triunfo electoral de Fujimori en las elecciones de 1990 en las que se enfrentó, y derrotó en segunda vuelta, al propio Vargas Llosa. Cuántas veces se habrá preguntado el autor cómo habría evolucionado el país si los resultados electorales hubieran sido otros. 
Si en "Conversación en la Catedral" nos retrató el Perú de la dictadura del General Odría en las décadas cuarenta y cincuenta, en "Cinco Esquinas" nos trae, en sus propias palabras, "una historia policial, casi un thriller, y el thriller se fue transformando en una especie de mural de la sociedad peruana en los últimos meses o semanas de la dictadura de Fujimori y Montesinos".



27 comentarios:

  1. No me gustó esta novela. En mi blog le hice una crítica (ya no hago por ahora, por cierto)un poco dura, pero creo que se la merecía. Me pareció un bestseller vulgar y que no estaba a la altura de la categoría de un premio Nobel. Desde mi punto de vista no consiguió reflejar ningún tipo de mural social aunque sé que la publicidad que le dieron así lo decía. Pero, bueno, entre que es muy amigo de algunos periódicos, y las editoriales no quieren perder, no me extraña que hayan escrito eso. En tu reseña dices que es de crítica social. Yo no vi ninguna crítica social, pero bueno, ya sabemos que no todos apreciamos lo mismo, por suerte. En mi blog está más detallado todos los defectos que le vi, que fueron la tira. Un beso, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, me salió la redacción un poco repetitiva. Algunas coletillas como "pero, bueno" que parecen un mantra. En fin, hay días que no debo escribir.

      Eliminar
    2. Pues esta vez no puedo estar de acuerdo contigo. Es cierto que no es la novela de un premio Nobel, pero también tiene alguna otra que no lo es. Sin ir más lejos, la anterior, "El héroe discreto", me gustó menos que esta. Creo que el Nobel se lo dieron por maravillosas novelas que tal vez no llegue a superar nunca.
      Es cierto que es una novela de lectura fácil y más ligera que otras, pero creo que es una historia buena, bien contada y centrada en su época, con crítica social y política, donde muestra cómo el poder se aprovecha de la prensa para sus fines y como tapa los crímenes que le interesa; cómo cierta clase de gente nunca es víctima y siempre sale victoriosa. Además está muy bien escrita y tiene su punto de humor y personajes entrañables o deplorables, pero muy bien dibujados.
      En fin, que me ha gustado más de lo que esperaba. De hecho, tenía la novela un poco abandonada tras leer tu reseña, pero como te dije allí, a Vargas Llosa le debía el leer "Cinco esquinas" y todo lo que publique. Esperaba mucho menos y la sorpresa ha sido agradable.
      Pero, como dices, no todos vamos a opinar lo mismo pues sería muy triste y poco variado.
      Un beso, guapa.

      Eliminar
  2. Después de leer el comentario de Ángeles saco en conclusión que, como ella dice, cada lector ve una cosa diferente en los libros. En eso consiste precisamente la magia de la literatura, ¿no?. El autor propone y el lector interpreta, seguramente aportando cosas en esa interpretación. No he leído la novela y no puedo juzgar por mí misma, pero a priori me parece un retrato social interesante y pintoresto, aunque también duro, qué duda cabe.
    Entre las dos habéis conseguido que me entren unas ganas locas de leer el libro, así que genial.
    Gracias como siempre por una reseña que da gusto leer, Rosa :))
    ¡Un beso de jueves!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Julia por tus palabras. Esta novela la tenía aparcada tras leer alguna reseña negativa y oír la opinión de alguna amiga que me la desaconsejó. Tenía que leerla para opinar por mí misma y, puede que debido a lo poco que esperaba de ella, me ha resultado mucho mejor de lo que esperaba. No es de tirarse de los pelos, como digo yo, pero tampoco me ha parecido tan mala, es más, me ha parecido buena, aunque sin llegar a cotas tan altas como en otras.
      Un beso.

      Eliminar
  3. La tengo ahí aparcada desde hace unos cuantos meses. No sé por qué aún no la he leído. Novelas de muy inferior calidad se me han ido colando. Creo que fundamentalmente comentarios no muy favorables a la misma oídos y leídos por ahí me han hecho no abordarla. Veo por tu comentario que es muy legible y que, en cierto modo, viene a equipararse a "Conversación en la Catedral". Con esta valoración tuya no voy a tener más remedio que tomarla en mis manos y leerla (ja, ja...)
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aparcada la tenía yo tras leer las reseñas de Ángeles y Kirke, pero tenía que leerla sí o sí (hace mucho tiempo que no dejo pasar una del autor), y me ha sorprendido muy gratamente. Como le digo a Julia, el ir predispuesta negativamente ha hecho que la aprecie más.
      Tal vez me he expresado mal. Me ha recordado vagamente a "Conversación en la Catedral" porque está ambientada en Lima, mezcla clases altas con gente más trabajadora y retrata una época concreta. Pero tanto como equipararse, no diría yo. Si a "Conversación..." le di en la reseña cinco ranas sobre cinco (de aquella aún ponía ranas), a esta le daría como mucho tres y media.
      Léela. Tengo curiosidad por saber tu opinión de experto literato.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Hola.
    La verdad es que la tengo pendiente. Me hice fan absoluta de él con La tía Julia y el escribidor y no quiero perderme ninguna aunque debo confesar que ninguna me ha gustado tanto como esa, no sé si fue el momento en el qu ela leí o que pero para mí es la mejor.
    A ver si leo esta para saber si pienso como tú o como Ángeles.
    Besos y feliz jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace tanto que leí "La tía Julia..." que apenas recuerdo nada, pero sé que no es de lo que más me ha gustado. Ese honor lo tienen "Conversación en la Catedral" y "La fiesta del chivo".
      Léela y nos cuentas.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Después de leer la reseña donde haces un análisis estupendo de todos los personajes y de las situaciones que se describen, tenía pensado preguntarte si la novela te gustó o no, pero he leído lo que le contestas a Ángeles y ya veo que sí.
    En este caso coincido con Ángeles, a mí no me gustó nada. Además creo que hasta el nivel narrativo es mucho más bajo que el habitual en Vargas Llosa.
    Para mí esta novela estuvo escrita al rebufo del escándalo de su unión con la Preysler, me pareció como un "vamos a sacar tajada". No sé, me pareció oportunista.
    Está claro que para gustos se hicieron los colores.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pensaba que lo de la prensa amarilla iba del famoseo y esas cosas, pero tiene mucha más carga que todo eso. Es una novela muy fácil de leer, con su parte de thriller que le da interés e intriga, pero en lo que coincidimos ayer en la tertulia la mayoría es en que, aparte de eso, tiene un análisis crítico de una sociedad y una época que va más allá de la simple novela entretenida.
      Desde luego, no es su mejor novela (tampoco creo que su cabeza a su edad esté en su mejor momento), pero es una novela muy digna que me ha sorprendido muy gratamente por esperarla
      mucho más mediocre. Jamás hubiera relacionado esta novele con su affaire con Isabel Preysler y oportunista tampoco la veo. Su anterior novela, es más original, pero me gustó menos.
      No se puede estar siempre de acuerdo.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Hola Rosa,
    Con Vargas Llosa me pasa lo que con otros escritores que tengo dificultades para separar a la persona del escritor y si la persona no me gusta tengo que hacer esfuerzos para que no influya en su literatura y en este caso lo intento porque es un gran escritor.

    Este libro lo tenía aparcado en el ebook y al final me decidí a leerlo no hace mucho y me gustó, no me entusiasmó ni me parece una gran obra pero sí que era un libro distraido, con unos personajes bien construidos y una trama interesante y bien llevada.

    Me parece que para un escritor de su talla ha de resultar fácil escribir libros casi por encargo porque tiene tanta técnica y dominio que consigue un buen libro, no sé si realmente es el caso pero entiendo que se lo tildara de oportunista. Yo no puedo decir nada porque hacía tiempo que no leía nada de él y pasé un rato distraída que a veces ya va bien.

    Afortunadamente somos muy distintos también como lectores y un mismo libro provoca sensaciones muy diferentes en función del momento y del lector, en eso está la gracia.
    Un beso acalorado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé por qué este libro va a ser oportunista. Después de leerlo, he visto que la prensa amarilla que aparece en la novela nada tiene que ver con los chascarrillos del corazón que podría uno imaginarse tras su relación con Isabel Preysler. Tal vez si lo hubiera escrito después de perder las elecciones frente a Fujimori, podría ser tachado de tal, pero, tanto tiempo después, no lo veo.
      Yo creo que le tocaba publicar un libro, y escribió este. Suele publicar cada tres años más o menos y ya tocaba. Tampoco sé si lo ha escrito ahora o tenía parte ya escrita de antes. Y no sé por qué digo esto, pero me da la impresión de que se ha sacado una espinita de hace años.
      Por supuesto nunca será una de sus novelas legendarias, pero se lee bien y tiene varios aspectos positivos e interesantes.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Una reseña muy completa. Yo tampoco tenía muchas expectativas. Está bien contrastar opiniones, pero llega un momento en el que lo mejor es leer el libro en cuestión. Además, como merecido premio Nóbel, Vargas Llosa merece cuanto menos el beneficio de la duda.
    Siempre me ha parecido, eso sí, que es un escritor que domina muy bien toda la parte comercial del asunto literario y tiene en cuenta que hay ciertos ingredientes que no pueden faltar para que un libro sea "vendible". Ahora estoy leyendo a John Irving (se que te gusta) y tengo la misma sensación: calidad a raudales, unos personajes fascinantes, pero todo muy bien pensado para que el libro sea comercial (humor sin pretensiones, sexo más o menos explícito, intriga, etc.). Como todavía tengo algún clásico de Vargas Llosa pendiente, tiraré por ahí mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me olvidaba añadir que el hecho de que un libro o escritor aspire a ser comercial no es algo censurable a priori y en cierto sentido, mercado y literatura van de la mano. No quiero sonar tan contundente en lo que no deja de ser una simple opinión.
      Saludos otra vez.

      Eliminar
    2. Como dices, el que un autor busque ser comercial no es negativo. Al fin y al cabo todos (o casi todos) aspiran a vivir de la literatura y para eso tienen que vender. Otra cosa es que pongan las ventas como objetivo prioritario.
      No sé qué libro estarás leyendo de Irving, pero de él si que no diría yo que pretenda ser comercial. Trata temas y crea situaciones que son todo menos cómodas y sobre todo en la sociedad estadounidense que para ciertos asuntos es bastante más pacata y conservadora que la europea: aborto, incesto, transexualidad. Todo ello es tratado sin ninguna complacencia. Nunca hubiera dicho que sea un autor que potencia la parte comercial especialmente.
      Si tiene clásicos de Vargas Llosa pendientes, yo también los leería antes que "Cinco esquinas".
      Un beso.

      Eliminar
    3. Hola, Rosa. El libro de Irving es "La cuarta mano". Es el primero que leo de este autor, que conozco básicamente por tus reseñas. Se trata de una sátira que roza el esperpento, divertida, con momentos para pensar también. Me ha gustado, pero como te decía, le veo ciertas concesiones de cara a la galería. Estoy leyendo sobre ella en Internet y no pasa por ser una de sus mejores obras.
      Saludos.

      Eliminar
    4. Efectivamente, no es de las mejores, hasta el punto de que siempre me olvido de lo que trata y tengo que mirar la sinopsis. Para mí lo mejor es "Príncipes de Maine, reyes de Nueva Inglaterra", sobre la que se hizo la película "Las normas de la casa de la sidra" con guión del propio Irving (le dieron el Oscar), una gran película, y "La última noche en Twisted River", mi favorita indiscutible. Pero hay unas cuantas más muy buenas.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Para gustos los lectores, digo, los colores. Bueno, también los libros.
    De Vargas Llosa leí todos los de su primera etapa: La tía Julia y el escribidor- la ciudad y los perros- Pantaleón y las visitadoras... Y de verdad os digo que no soy mucho de escritores hispano-americanos. Se que hay que leer de todo, pero con todo no puedo y he de elegir, aunque no siempre elijo lo bueno lo intento con lo que creo que me va a gustar y priorizo.
    Gracias por tu reseña tan completita siempre.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que lo tengo leído entero, salvo sus ensayos sobre literatura que están en pendientes y siempre se les adelanta alguna novela.
      Esta es una historia sencilla, entretenida, bien escrita y, desde mi punto de vista, con más matices de los que a priori podría parecer.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Contestando a Lorena he visto que he mentido. No he leído todas sus novelas "La ciudad y los perros", tras intentarlo varias veces hace mucho tiempo, aún está sin leer, pero no desespero.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Tengo que reconocer que no he leído nada de Vargas Llosa a pesar de ser un escritor tan laureado, pero sus libros a priori no me llaman mucho la atención y siempre termina por colarse otro antes. Supongo que no estaría mal estrenarme con el autor aunque solo sea por acercarme a ese Perú que retrata.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me cautivó a los diecinueve años con "Conversación en la Catedral" y hasta hoy ha durado este idilio solo de ida. Salvo "La ciudad y los perros" que he sido incapaz y tengo que intentarlo de nuevo, he leído todas sus novelas y, unas más otras menos, todas me han gustado. Pero sé que no es para todos los gustos y hay quien no puede con él o no puede con su última etapa. Yo también me quedo con sus novelas de juventud, pero tampoco me disgustan las de madurez (soy incapaz de verle viejo).
      Un beso.

      Eliminar
  10. La primera vez que leí a Vargas Llosa no le pillé el truquillo. Era tal vez muy infantil aún para entender sus "Travesuras de la niña mala". Pero lo leí otra vez hace un par de años y me encantó por su narración, por el contenido, por la perversidad del amor.
    Desde entonces no he vuelto a leer a Llosa, pero quiero. "Cinco esquinas" parece ser una buena forma de retomarlo, así que no descarto esta novela.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde mi punto de vista, Vargas Llosa es grandioso. En breve podré decir que he leído todas sus novelas y algunos de sus relatos cortos pues la novela que me faltaba, "La ciudad y los perros", la estoy leyendo ahora.
      "Cinco esquinas" no es su mejor novela ni siquiera está entre las mejores, pero se lee bien y mantiene la esencia del escritor peruano.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Una reseña a fondo, Rosa. La verdad es que la he disfrutado tanto como con la lectura de los comentarios. Es muy interesante cuando existen disparidad de opiniones y cada uno argumenta su postura. No soy un gran lector de Vargas Llosa, pero sin duda es difícil cuestionar su calidad. Siempre he pensado que un buen libro lo primero que tiene que conseguir es entretener, eso es esencial; si, además, consigue emocionar entonces estamos hablando de un maravilloso libro; y si, además, inspira, es cuando llegamos a la obra maestra. Pero la base siempre es entretener, sin una lectura amena, sin una historia atrapante creo que es imposible ni emocionar ni inspirar. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí Vargas Llosa me gusta mucho. Lo sigo desde los veinte años y he leído todas sus novelas (menos una, pero esa ya la estoy leyendo también, con lo que, en breve, será cierto).
      Creo que escribe maravillosamente y sus historias siempre están impregnadas de vida, de lo que le pasa a la gente, tanto rica como pobre, en Lima o en París; con ambientaciones genialmente descritas, en distintas épocas, pero todas perfectamente documentadas y transmitidas.
      Uno de los imprescindibles.
      Un beso.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...