Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

viernes, 1 de septiembre de 2017

Septiembre 2017

En la apacible costa de la Riviera francesa, a mitad de camino aproximadamente entre Marsella y la frontera con Italia, se alza orgulloso un gran hotel de color rosado. Unas amables palmeras refrescan su fachada ruborosa y ante él se extiende una playa corta y deslumbrante. Últimamente se ha convertido en lugar de veraneo de gente distinguida y de buen tono, pero hace una década se quedaba casi desierto una vez que su clientela inglesa regresaba al norte al llegar abril. Hoy día se amontonan los chalés en los alrededores, pero en la época en que comienza esta historia sólo se podían ver las cúpulas de una docena de villas vetustas pudriéndose como nenúfares entre los frondosos pinares que se extienden desde el Hôtel des Étrangers, propiedad de Gausse, hasta Cannes, a ocho kilómetros de distancia.

Cuando se publicó esta novela, su autor llevaba más de nueve años sin publicar. Fue también la última novela que llegó a escribir entera. Se publicó en 1934 en cuatro entregas y es la más autobiográfica de Francis Scott Fitzgerald. Sí, estoy hablando de "Suave es la noche", una novela compleja de relaciones más complejas aún. Estamos en lo que se ha llamado el período entreguerras, la época convaleciente de los felices y locos años veinte. La guerra haba terminado y la gente con dinero quiere olvidar las penalidades sufridas. Es la época del charlestón y el champagne, las fiestas hasta el amanecer y el olvidarse del mañana que aún no ha llegado y, visto lo visto, tal vez no llegue nunca.
Un grupo de estadounidenses guapos desocupados, ricos y famosos disfruta de todos los lujos con la alocada indiferencia que proporciona el dinero en la Riviera Francesa de la época.
Comienza la novela en un día de playa luminoso y alegre que culmina en una interminable noche de fiesta. Es el cuatro de julio y los norteamericanos celebran su día de la Independencia, pero...
Antes de seguir, hay que aclarar que la novela tiene dos versiones. En la primera, la de 1934, Scott Fitzgerald nos presenta a sus protagonistas en la Riviera, de juerga playera a juerga nocturna, de fiesta en fiesta. Días de sol, playa y desenfado; noches de bebida, baile  borrachera. Después vendrá un flashback y seremos llevados a 1917, a un hospital psiquiátrico en Suiza. 
Ante la escasa acogida del libro (en plena Depresión no estaba la economía de la gente para libros), parece ser que el propio autor empezó a escribir notas con idea de alterar la novela dándole un orden cronológico y haciéndola más accesible. Años más tarde, en 1951, el editor y amigo del autor, Malcolm Cowley, aprovechando dichas notas, decidió publicar la novela de manera lineal. Se dice que Fitzgerald, que había muerto en 1940, se había arrepentido y había decidido dejar la obra tal y como estaba en la versión de 1934.
Yo prefiero esta, la primera, la original. Es la que tengo y la que he leído las dos veces que me he acercado a ella. 
En ella encontramos a Dick Diver y su mujer, Nicole, en su preciosa casa de la Riviera, Villa Diana, en la que reciben amigos y conocidos. Él es psiquiatra, ella, joven y millonaria, aporta los recursos suficientes para vivir sin trabajar. Una eterna luna de miel ociosa y lánguida, disonante por la presencia de dos niños de corta edad.
Pienso que es todo un acierto empezar la novela mostrando esa vida de gente desenfadada, un poco indolente, que bebe para no aburrirse y se aburre de tanto beber. 
Poco a poco, vamos viendo que el desenfado y la indolencia esconden esquinas oscuras, contradicciones, sombras; hay más problemas escondidos y menos felicidad de la que se muestra. Hay dolor, dominación, sumisión, entrega, mucho amor, mucha desesperación.
Y, de pronto, en el segundo libro (la novela está organizada en tres libros), vuelves atrás y te encuentras con el pasado, con lo que ha llevado a la situación actual, con todas las dificultades que han vivido sus protagonistas; con todo el pesado lastre que arrastran desde hace años: la locura de Nicole y su atormentado pasado cuando Dick la encuentra como paciente en la clínica Suiza donde él trabaja; su enamoramiento y su empeño en sacarla de las redes de la enajenación; su felicidad a lo largo de los años... El derrumbe de un hombre que no puede más, que, tal vez, ya lo ha dado todo y no tiene nada más que dar. Dick necesita encontrar la vida que dejó aparcada cuando se casó con Nicole, una vida que cada vez se aleja más, que parece jugar con él al escondite y escapa cuando parece que está a punto de alcanzarla. Y, por otra parte, está el desengaño de Nicol cuando descubre que su marido, al que ha elevado a la categoría de un dios, no es más que un hombre débil, asustado, incapaz de enfrentarse a sus propias insatisfacciones, incapaz de seguir siendo el soporte que la ha sostenido durante tantos años porque ahora es él el que necesita un soporte al que agarrar sus despojos.
Mientras el autor escribía la novela, Zelda, su mujer y su gran amor empezó a tener problemas mentales. En 1930 le diagnosticaron esquizofrenia. Mientras el autor escribía "Suave es la noche", Zelda pasaba de un hospital psiquiátrico a otro y los problemas económicos hicieron que la novela se fuera postergando en beneficio de relatos breves y comerciales que permitieron subsistir a la pareja y pagar los tratamientos de Zelda. 
Le llevó nueve años escribirla. No conocería su éxito en vida. Realmente, la única novela que triunfó mientras vivía el autor, fue la primera, "A este lado del paraíso". Ni siquiera "El gran Gatsby", la considerada su obra maestra, vio la fama hasta después de su muerte. Con su primera novela se hizo rico y famoso, consiguió que Zelda lo considerara digno de casarse con ella... y, como él mismo afirmó a principios de los años veinte, 'Tenía todo lo que quería y sabía que nunca volvería a ser tan feliz'

Las novelas que aparecen en esta sección, "Bienvenido nuevo mes literario", no están recién leídas, pero están leídas. Se trata de novelas que empleo para comenzar cada mes. Por ello comienza la entrada con el inicio del libro. No pretende ser una reseña, sino el comentario sobre una historia que me marcó lo suficiente como para poder hablar de ella aunque haga ya muchos años que la leí. Por ello, espero que me perdonéis si incurro en algún error.




30 comentarios:

  1. No he leído absolutamente nada de este autor y sé que debería, el Gran Gatsby me espera desde hace tiempo pero por una cosa u otra al final nunca lo leo... tarde o temprano tendrá que caer y tomo noto de este título.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cualquiera de las dos novelas, es fantástica. No te voy a decir que sean súper entretenidas y fáciles de leer, pero son muy buenas y se leen relativamente bien. Para mí lo más valiosos es la ambientación en la que consiguen meterte, que termina por rodearte y casi te sientes un personaje más. Es lo que tienen los clásicos.
      Anímate.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Estupenda manera de empezar el mes y el curso.
    Lo que cuentas me recuerda en la ambientación a El gran Gatsby.
    No he leído esta novela pero pienso ponerle remedio porque me la apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la trama ocurre en la misma época. Poco después de terminada la Gran Guerra. Los años veinte que tan fascinada me tienen. Te gustará. Ya leeremos tu reseña.
      Un beso.

      Eliminar
  3. He visto la adaptación cinematográfica de El gran Gatsby y no me gustó el absoluto, y con tanto como tengo por leer no creo que me atreva con este autor. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si viste la adaptación de Leonardo Di Caprio te diré que a mí tampoco me gusta, pero la de Robert Redford es muy buena. Más sencilla, sin tantas alaracas, pero mucho más emotiva. La moderna es lo típico de mucho ruido y pocas nueces.
      La novela a mí me gusta mucho, bueno, las dos novelas, pero son para leer con calma. Yo, de hecho, las he leído hace ya años, eso sí, dos veces cada una.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Me la leí hace años, me gustó mucho y ahora te he leído con ganas (sin saltarme ni un cuarto de línea) para ver si recordaba algo, y no, no la recuerdo, pero me has despertado las ganas y será mi próxima lectura. Reler de vez en cuando es muy bueno.
    Un beso, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro mucho. Yo la leí por segunda vez hace varios años para la tertulia del instituto y por eso recuerdo algo más. Por eso y porque me impresionó mucho la historia, pero suelo ser un desastre. Ahora con las reseñas parece que se me fijan más en la memoria.
      Como verás si te has fijado a la derecha en mi blog, estoy leyendo la primera de la tetralogía de Elena Ferrante. Me terminaste de convencer. La tenía pendiente y me dije "ahora es el momento". Llevo casi la mitad y me esta gustando mucho. Gracias por el consejo.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Jo, precisamente este mes me dio por leer bastante biografía de Scott Fitzgerald. Leí hace años El Gran Gatsby, pero me parece que volveré a este autor en breve, una vez se me pasé la época de Novela Negra. Desde luego el libro refleja mucho de la vida que llevó, de hecho esa relación con Zelda fue un verdadero infierno. En la entrada de este cuento una anécdota con Hemingway que es divertida pero que esconde la enorme carga que supuso para él, quién sabe si de no haber tenido esta relación sus problemas con el alcohol no hubieran sido tan graves. En fin... Excelente reseña, Rosa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Divertida la anécdota. Me olvidé de comentarte con tantas cosas que quería decirte. Se ve que Zelda le marcó mucho. De hecho, no quiso casarse con él hasta que, tras escribir "Al otro lado del paraíso" obtuvo fama y dinero. El ir él a Nueva York a trabajar lo hizo para obtener ambas cosas.
      La historia de cómo se conocieron es la misma que introduce en "El Gran Gatsby" para narrar el encuentro de Gatsby y Daisy. Lo que no sabía es que ella, encima de todo, se permitiera bromear con sus atributos viriles. Menos mal que Hemingway, entendido en la materia, le tranquilizó.
      Un beso y bienvenido de nuevo.

      Eliminar
  6. Vaya, desconocía totalmente los hechos tan tristes de la vida del autor. "El gran Gatsby" no es una novela que me haya conquistado, no logró llegarme hondo como otras, pero reconozco que los personajes de la historia están tremendamente bien construidos, pues dentro de esa aparente sencillez, se esconde una complejidad poliédrica en cada uno de ellos. Debería volver a ella y adentrarme también en "Suave es la noche", que con ese párrafo que nos has regalado se ha despertado la intriga por saber cómo continúa la nvela.
    Abrazos, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ambas novelas me parecen fabulosas. Desde luego los clásicos no lo son en balde. Pueden gustar más o menos, cada uno tiene sus preferencias y tolerancias, pero que tienen calidad no se puede dudar. Conocí a Gatsby en la película de Robert Redford (la de Leonardo di Caprio me parece un intento fallido; todo se va en escenografía, pero nada llega al alma, al contrario que la otra que te remueve los sentimientos con cada escena (al menos a mí). Años después leí la novela y el personaje y su historia se redondearon. Maravillosa.
      Esta es muy distinta, aunque trata en parte temas similares. Esta es más compleja en cuanto a la trama y la temática.
      Bueno, que me emociono. Entiendo que cada uno tiene sus gustos.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Leí"Suave es la noche" hace ya bastante tiempo; luego -y anteriormente también leí y había leído "El gran Gatsby". De las adaptaciones al cine me gusta, como a ti, más la de Robert Redfort que la de Di Caprio, aunque esta última tampoco me desagrada.
    La vida de John y de Zelda han dado mucho que hablar, la mismísima Rosa Montero en la serie de perfiles femeninos que publicó primero en periódico y luego en formato libro la salva echándole en cara al escritor el poco cuidado puesto en la enfermedad de ella.
    Desde luego, Rosa, un inicio septembrino magnífico. Tu reseña es tan amena, tan bien escrita y convincente que no te digo yo que no rebusque este título entre los libros de mi biblioteca.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he hablado en respuestas anteriores de las versiones cinematográficas. Añado que creo que la última versión me ha gustado aún menos que a ti. Pobre Leonardo (que, por otra parte me encanta como actor)
      Tengo que leer el libro de Rosa Montero porque ya Kirke me lo había recomendado para leer sobre las Brontë. Lo tengo pendiente hace meses. A ver si lo leo y sigo con la bibliografía de las hermanas que la tengo bastante abandonada.
      Es un autor sobre el que siempre apetece volver. Lo próximo será "A este lado del paraíso"
      Un beso.

      Eliminar
  8. Me encanta El Gatsby así que apuntada.
    Ayyyyy a mí la versión de Leo Dicaaprio me encanta aunque te doy la razón en lo de mucho ruido y pocas nueces, que la de Robert Redford también me encanta.
    Besos y una magnífica reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, no me dice nada la versión de Di Caprio. Me deja fría entre tanta escena epatante, fuegos artificiales, fiestas majestuosas, etc, etc. Me conmueve más una mirada entre Robert Redford y Mia Farrow que toda la grandiosidad de la otra. Y me encanta Di Caprio, creo que no es su culpa, sino del guión y de la dirección.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Este mes no tenía ni idea y mira que he leído la novela. Pero hace quince años o más. Acabo de mirar y empieza tal y como dices, es una edición de El País, supongo que la idea original que concibió su autor. Respecto a Zelda F. hace un par de años leí una novela francesa titulada "Alabama song" de Gilles Leroy, donde el narrador es la propia Zelda. Me gustó bastante, te la recomiendo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síiii. La mía es la de El país. La verdad es que debo mucho a las colecciones de los periódicos y de los kioscos, sin más, como yo las llamo. Gracias a ellas puede acceder a montones de buenos libros cuando mi economía no era muy boyante. Es la original, sí. Yo me enteré de que había dos versiones porque en la tertulia del instituto había gente que tenía la otra y fue muy divertido. Pensaban que les faltaban páginas. Entonces indagué.
      Mil gracias por la recomendación. Lo voy a buscar porque puede ser de lo más interesante. Me suena el autor, aunque no he leído nada de él. Igual tiene algún premio de los que suenan.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Hola Rosa, la reseña , magnífica como siempre, que traes de este autor que si conozco y además con su gran Gatsby que conozco de cines.Interesante historia, como tantas otras, de triunfo tardío. Gracias. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Triunfo tardío y sin consecuencias para el autor. La verdad es que su vida fue bastante triste. Refleja lo contrario a lo que narró en su relato corto "El curioso caso de Benjamin Button" (igual has visto la peli). Benjamin nace viejo y en su vida todo es ir a mejor hasta que muere bebé en brazos de su mujer, mientras que él tocó la gloria literaria y sentimental con su primera novela y luego todo fue cuesta abajo. Triste de verdad.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Hola Rosa,
    Justo este verano he dedicado mucho tiempo a leer y he releído a algunos clásicos y El gran Gatsby estaba entre ellos.
    Al leerte no he recordado (esto no me pasaba antes) si había leído este libro, así que lo he apuntado para hacerlo. La atmósfera y lo que describes me lo ha recordado mucho, una sociedad de apariencias y sufrimiento detrás de fachadas espléndidas, eso no sé yo si mucho ha cambiado.

    Encantada de leerte de vuelta.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no solo no ha cambiado, sino que ha empeorado, y, encima, no tiene el maravillosos glamour de los años veinte. Fachada, sufrimiento y una vulgaridad que paraliza el pulso.
      Como ves, en este final de verano, no estoy muy reconciliada con el género humano. Estoy más bien escéptica y misántropa. Por suerte, siempre nos quedará la literatura y el cine. Anímate con esta novela. También hay una película de Henry King bastante buena, aunque muy por debajo del libro.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Se me había olvidado esta novela, y eso que recuerdo haberla releído hace poco.
    Tu idea de esta sección me parece estupenda. Me gusta esperar los principios de mes a ver con qué nos sorprendes. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, guapa. Procuro escoger novelas especiales que me hayan gustado especialmente y que tengan ya la clasificación de clásicos o mimbres para llegar a serlo. Y de las que recuerde algo de lo que poder hablar. Esta es la parte más difícil porque novelas con las otras características he leído muchas, la de mantenerlas en la memoria es otra historia.
      Un beso.

      Eliminar
  13. La verdad, tu entrada es buena, la manera en que redactas e invitas a la lectura como muchas veces te he dicho, y no me canso de hacerlo.

    Otra cosa es la novela que traes, no digo que sea mala en absoluto, pero a mi no me llenó. Tal vez esperaba más.

    Besos siempre!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno percibe las novelas de modo distinto, independientemente de que sean buenas o malas. La vivencias propias o los simples gustos hacen que a unos nos fascinen unos temas que dejan fríos a otros y viceversa. También influye el grado de expectativa que se haya puesto en algo; cuanto mayor es, más difícil es alcanzar lo esperado.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Desconocía este autor y con la reseña que acabas de hacer me parece interesante .
    Ya tengo el libro y lo leeré lo mas pronto posible.Gracias Rosa por la recomendación empezando Septiembre con fuerza . Te felicito por la exposición tan clara que haces del entorno en que se desarrolla la historia.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste. No es el libro más fácil de leer, pero tampoco es especialmente complicado y te mete en un ambiente apasionante. Para mí es de los que dejan huella.
      Un beso.

      Eliminar
  15. rosa! me encanta la idea de mostrar libros leidos aunque no reseñados, vamos a copiarla porque me precio de leer muchisimos mas de los que posteo y quedan buenos y entrañables amigos por el camino. gracias y abrazosbuhos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí da pena que algunos libros buenos y que nos han gustado, se queden sin reseña por falta de tiempo. Eso nos pasa por leer mucho.
      Podéis copiar lo que queráis. me encanta que os parezca buena idea.
      Un beso.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...