Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

domingo, 29 de octubre de 2017

"Los pacientes del doctor García" Almudena Grandes

"...yo no me llamaba Rafael Cuesta Sánchez, sino Guillermo García Medina. [...] Había ido a buscarla para ayudar a Manuel Arroyo Benítez, un amigo mío que había suplantado la identidad de Adrián Gallardo Ortega. [...] Mientras tanto, el verdadero Adrián Gallardo mendigaba en Berlín, y cuando le paraba una patrulla, enseñaba la documentación de un hombre llamado Alfonso Navarro López.
Mi historia es la historia de tres impostores".
Y es la historia de una impostura, la que con España y su República cometieron los países "democráticos" de Occidente al mantenerse neutrales en el conflicto español mientras las dictaduras europeas alemana e italiana ayudaban a los rebeldes golpistas de forma evidente. Una impostura que se mantuvo tras la Segunda Guerra Mundial cuando los rusos, hasta entonces amigos, se convirtieron en enemigos y, en aras de la máxima "los enemigos de mis enemigos son mis amigos", Franco, y hasta los nazis, se convirtieron en amigos a proteger. 
Desde noviembre del 36, en uno de los momentos más crudos de la guerra en Madrid donde por primera vez se ensayó en un conflicto armado el bombardeo de población civil ("La verdadera matanza empezó el día 16. En la Puerta del Sol, una bomba alemana de quinientos kilos abrió un agujero que dejó a la vista los raíles del metro sembrados de cadáveres"), Guillermo García y Manuel Arroyo, a veces juntos y otras veces por separado, nos acompañarán hasta enero de 1977, en una España que, más de cuarenta años después, aún se lame perezosa e impotente las heridas sin cicatrizar. 


Durante esos cuarenta años, los dos amigos se han jugado la vida, las ilusiones y lo que debió ser una existencia apacible y normal, primero luchando en la guerra, cada uno desde su ámbito particular, para devolver al país la legalidad que suponía la República, y luego, perdido ese primer objetivo, intentando demostrar la connivencia del régimen de Franco con los nazis que escapan a la justicia internacional, muchos de ellos implicados en la matanza salvaje y tan increíble como cierta que supuso el Holocausto. 
Después de perder en la guerra intentarán ganar en la paz y arriesgarán su vida y su libertad en la creencia de que demostrando dicha alianza convencerán a los estadounidenses de intervenir en España. El resultado histórico de este intento novelesco ya todos lo conocemos: Franco murió en la cama como caudillo de España por la gracia de Dios y miles de nazis acabaron como pensionistas privilegiados en la costa mediterránea o huyeron a la Argentina con ayuda del régimen.
Pero además de los dos amigos, Guillermo García y Manuel Arroyo, está el otro impostor, Adrián Gallardo, que luchó en el otro bando con la misma ilusión y las mismas ansias de justicia y que, tras ganar la guerra, transformó la paz en otra guerra y, perdida esta, perdió definitivamente todas las batallas. La fe la había perdido mucho antes. "Le habría gustado hablar bien alemán para explicarle que él ya no rezaba, que en la guerra de España había perdido la costumbre y en Krasny Bor, la fe. Allí había dejado de creer que pudiera existir un Dios capaz de contemplar aquella carnicería sin detenerla, y había pensado después que, si existía, no era digno de la adoración de nadie".
Clara Stauffer
En la novela, como es habitual en estos "Episodios de una guerra interminable", los personajes históricos se mezclan con los de ficción. Almudena Grandes parte de hechos históricos, todos titulados en mayúsculas y de forma que queden claros fecha, lugar y personaje "ES 6 DE ENERO DE 1937 Y CLARA STAUFFER ESTÁ EN SALAMANCA". En esos hechos, doce en total, irán luego encajando los episodios de la novela. Y lo harán con la naturalidad, la prosa limpia y precisa como el bisturí del doctor García y la crítica insobornable y nostálgica de justicia con la que Almudena Grandes se enfrenta, y nos enfrenta, a las horas más negras de la historia de España: sin dogmatismos sectarios, pero sin equidistancias injustas; dejando a cada uno en su lugar y dejándonos a nosotros el sabor agridulce cuando nos vemos en la tesitura de comparar lo que debió ser y lo que realmente fue.
Ubicada la ficción en esos doce cuadros históricos, nos encontramos en una novela de espías profesionales o coyunturales; de infiltrados que, habiéndolo buscado o no, porque les tocaba o porque les cayó en suerte, se encuentran de la noche a la mañana jugando a ser agentes dobles y jugándose en consecuencia la vida como todo agente doble.
Asistimos a sus andanzas con la estúpida esperanza de que la jugada les salga bien, a pesar de saber que es imposible, a pesar de saber algo de historia, a pesar de saber de antemano el desenlace, al menos el desenlace de los hechos reales. Y es que, a pesar de saber, no podemos dejar de desear, y el deseo nos lleva a esperar un final distinto. Pero ni nuestra guerra terminó con justicia, ni la guerra mundial nos la devolvió. España se quedó sin justicia, ni divina ni humana   porque, como dice la propia autora en "Inés y la alegría", para que eso sucediera "no sólo haría falta que Dios existiera, sino que además hubiera decidido cambiar de bando"
Lo que no sabemos, de lo que mantenemos la intriga, es de lo que sucederá en la ficción. Cuál será el destino de nuestros personajes, aunque mucho nos tememos que, vivos o muertos, lo que es seguro es que terminarán siendo perdedores de casi todas sus batallas.
Almudena Grandes
En esta novela, Almudena Grandes nos saca de España y nos invita a recorrer escenarios geográficos e históricos que se alejan mucho de nuestras fronteras. Asistiremos al horror en un bosque en Estonia;  pasaremos una navidad en un palacio de los zares de Rusia; estaremos en una trinchera en Wilhelmstrasse a pocos días de la toma de Berlín por las tropas rusas; iremos hasta el despacho de un congresista en Washington y le acompañaremos después hasta un pueblecito de la costa de Massachusetts; perseguiremos hasta Buenos Aires a un montón de nazis huidos de  la justicia y ayudados en España por la red clandestina de Clarita Stauffer con la connivencia total del régimen.
Y volveremos a España, cansados, aturdidos, desesperanzados, con las ilusiones perdidas y derrotados de tanta realidad para asistir al final de una novela que se ha hecho esperar mucho tiempo. Esta es la cuarta entrega de esa serie que la autora empezó hace ya siete años con "Inés y la Alegría" (2010) a la que siguen "El lector de Julio Verne" (2012), "Las tres bodas de Manolita" (2014). La que ahora se termina de publicar, "Los pacientes del doctor García" (2017), no será la última porque se nos han prometido dos entregas más. Aunque Almudena Grandes pensaba tenerlas terminadas para 2017, el final de la serie se hará esperar aún un tiempo. De momento disfrutamos de esta novela tanto como con sus predecesoras y sufrimos con sus personajes y sus desilusiones que no dejan de ser las nuestras, al menos, os lo puedo asegurar, son las mías.
"Su cuerpo estaba bordado de cicatrices y eran mis manos las que lo habían cosido. Ninguno de los dos usaba su verdadero nombre, aunque cada uno llamaba al otro por su nombre auténtico. Yo le debía la vida, él me la debía a mí. Al vernos, sanos y vigorosos todavía, [...] nadie habría adivinado que nos habíamos hundido juntos, que habíamos tocado el fondo de la última derrota con las plantas de los pies".


28 comentarios:

  1. No pensé ni sabía que este título era predecesor de otros tres, que conforman una obra en su conjunto. Lo había pensado leer, pero tendré que empezar por los otros. Más tarea acumulada de golpe simplemente por leerte con adicción.
    Gracias por descubrir estos libros con temática que me entusiasma como a ti.
    Besos, amiga mía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, este no es el predecesor, es el último de los cuatro. Igual me expliqué mal.
      Si te interesa el tema de la Guerra y la posguerra, estas novelas son imprescindibles. Tratan diferentes temas, algunos personajes pasan de una a otra, pero se pueden leer independientemente.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Al contrario que a ti y a Francisco, a mi la temática no me atrae. Es por ello que con tu estupenda reseña me conformo, pues "Inés y la alegría" no consegui acabarlo, por más que me esforcé.
    De lo leído me quedo con lo que dices de desear otro final aún sabiendo el que es.
    Un beso enorme, pretty.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de desear un final que sabemos imposible me pasa en muchas películas. Aunque ya la haya visto y sepa como termina o aunque sea histórica y sepa lo que sucedió, nunca pierdo la esperanza de que triunfen los atentados contra Hitler, que Ilsa se quede con Rick en Casablanca o que Denys Finch-Hatton no se estrelle con su avioneta y vuelva con Karen Blixen que le espera en su granja de África.
      Tonta que es una.
      Un beso, guapa.

      Eliminar
  3. ¡¡¡¡Hola!!!!! A mí la temática me gusta, en cambio no me gusta nada la autora, creo que son prejuicios de mi época participando en concursos, pero le tengo manía a ella y a su marido.
    Besos y aún así has hecho una reseña genial, si no hubiese visto el nombre de la autora la leía seguro, de hecho quizás lo haga, empezando por la primera.
    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo a qué te refieres con lo de "participando en concursos". Soy un poco lentuca. 😜. Yo conocí a la autora con "Las edades de Lulú" que fue premio La sonrisa vertical de novela erótica. Me gustó cómo escribía, pero el género erótico no es lo que más me gusta. Después leí "Malena es un nombre de tango" y caí enamorada hasta hoy. Lo he leído todo de ella, pero si algo suyo me gusta son estos Episodios de una guerra interminable que tan bien explican y analizan los distintos acontecimientos que la guerra trajo consigo.
      Yo que tú, intentaría leerla olvidándome de quien la escribe.
      Un beso, guapa.

      Eliminar
  4. Me gusta mucho la autora y tengo pendiente ponerme con esta serie, pero quiero empezar por el primero.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se leen muy bien independientemente. Aunque algunos personajes pasen de una a otra, si son protagonistas en una, en la otra son personajes muy tangenciales. Pero desde luego, lo mejor es leerlas en orden.
      Un beso.

      Eliminar
  5. He leído los tres anteriores y ya tengo esperando este cuarto, con ganas de leerlo y ahora más después de leerte. No creo que tarde mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, en cuanto me entero de que los va a publicar, ya les estoy guardando sitio en mi tiempo. En cuanto me hago con ellos, ya sé que es el siguiente que leeré en cuanto termine lo que tenga entre manos. Siempre sé que me van a gustar y, generalmente, me gustan más.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Son varios los libros que he leído de Almudena Grandes, me gusta mucho como escribe y los temas de su libros. "Corazón helado" imprescindible. Pero aún no he leído ninguno de esta serie. Como ya sé que no hace falta seguir un orden, a ver cual acaba cayendo en mis manos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por lo que he sabido ayer, "El corazón helado" se considera el primero, aunque no oficial, de esta serie. Parece ser que fue el que le dio la idea a Almudena Grandes de escribirla, y ya en él salen algunos personajes que luego aparecen en alguno de estos libros de "Los episodios de una guerra interminable"
      Yo lo he leído, pero no recuerdo casi nada y tras saber esto que te cuento, he decidido volver a leerlo.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Me lo apunto sin duda, lo leeré el primero de estos libros
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dejes pasar. Entretiene, enseña cosas, y está maravillosamente escrito. Te gustará.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Parece una novela bastante ambiciosa, he leído mucho sobre esa época, más texto historiográfico que obra de ficción y acabé un tanto saturado. Sobre todo por los revanchismos que afloran aquí y allá. Te parecerá mentira, pero no he leído a Almudena Grandes. Si he visto las adaptaciones que se han hecho de sus películas (Malena y Los aires difíciles) y me parecieron interesantes. En fin, otra de las eternas pendientes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las adaptaciones, no son capaces de mostrar todos los matices que, en cada historia, despliega ante nuestros ojos la autora. No son malas, pero las novelas están a mucha más altura.
      Respecto a la época, yo también he leído mucho ensayo, pero, sobre todo, mucha novela. Es un tema que no me cansa, nunca tengo bastante. En esta historia se tratan algo poco conocido como es la red de ayuda, propiciada desde el régimen, para ayudar a huir o, directamente acoger, a los nazis huidos de la Justicia Internacional. Es también una novela de espías e infiltrados.
      Muy recomendable.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Me gusta muchísimo la autora, no lo he leído todo de ella pero si una gran parte de su obra. El tema de la guerra está un poco "trotado" ya pero es una época que puede dar para mil novelas más. Me apunto el libro!! Gran reseña guapa, como siempre! Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia del siglo XX, ahora que ya el siglo XX es Historia, me parece apasionante, pero la época de la Segunda República y la Guerra son mis temas y momentos favoritos para seguir indagando y poder comprender cada vez mejor "Esta España de charanga y pandereta", que diría Machado.
      Gracias por tus palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Hola Rosa, ya he comentado en otras ocasiones que Almudena Grandes es una de mis autoras favoritas y he leído todo lo que ha publicado pero este aún no.
    El lector de Julio Verne, que no sé si es el segundo de esta serie, me pareció una autentica preciosidad lleno de ternura y muy entrañable.
    Ya te contaré.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El lector de Julio Verne", que sí, es el segundo, es mi favorito también. Es de una ternura y delicadeza que conmueven. Es el menos extenso. Para la autora es un libro muy corto, pero lo que no se le fue en extensión, se le fue en matices y detalles. Maravilloso.
      Un beso.

      Eliminar
  11. El extracto inicial, con tanto nombre, me ha descolocado, dándome la (supongo que falsa) impresión de que esta obra sería complicada, de esas que tienen multitud de protagonistas y los acabas confundiendo.
    El tema es extremadamente interesante. Muchas novelas he leído con la guerra española y la segunda guerra mundial como telón de fondo y, hasta el presente, todas me han gustado.
    Viniendo de la mano de Almudena Grandes, no debería decepcionar en absoluto. Y lo digo en condicional porque nunca había leído nada de esta renombrada autora, hasta que leí "Los besos en el pan", que me produjo una tremenda decepción, quizá porque los relatos cortos no sean su punto fuerte. A ver si me atrevo con esta, aunque me pregunto si será imprescindible haber leído las tres novelas precedentes, tratándose, como indicas, de una serie.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es nada complicada la novela. A mí me pasó lo mismo. Ese párrafo lo tuve que leer varias veces con tanto nombre, pero se coge muy rápido cuando te vas metiendo en la historia.
      Almudena Grandes es una gran escritora. "Los besos en el pan" es su novela más floja. Como ya he dicho en algún lugar, creo que fue su granito de arena a los desastres de la crisis, pero esta serie es fabulosa, sobre todo si te interesa el tema y la época. Y no, no hace falta leerlos en orden. Se disfrutan igual me imagino, pero yo soy una maniática del orden en las series.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Dicen que los libros tienen su momento personal para cada lector y el mío, desde luego, no es el adecuado para esta novela. Si además tengo en cuenta que va precedida de otros títulos que debería conocer primero, las probabilidades de que me decida a leerla son muy escasas. Yo, al igual que Josep, leí hace tiempo "Los besos en el pan" y tampoco es que me volviera loca, así que creo que Almudena, de momento, se queda fuera de mi lista de "pendientes".

    Tu reseña estupenda como siempre, Rosa. ¡Gracias!

    Besos de martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se puede juzgar a la autora por "Los besos en el pan", su peor novela y que no tiene nada que ver con el resto. Yo te animaría a intentarlo con "Malena es un nombre de tango" o "Atlas de geografía humana". No tienen nada que ver con esta serie, son historias de mujeres que además de ser muy buenas, enganchan y entretienen (como todo lo de la autora, con la excepción de "Los besos...".
      Un beso.

      Eliminar
  13. De Almudena Grandes sólo he leído hace mil años «Malena es un nombre de tango», libro que me gustó muchísimo (al menos en aquel momento) por lo que ni yo misma me explico por qué no he vuelto a repetir con ella. Estas últimas novelas suyas las voy aparcando porque, aunque independientes, creo que sería interesante leerse toda la serie. La literatura para conocer más de la historia, de nuestra historia, mezclada con ficción para hacerla más humana y cercana, todo ello para hacernos comprender y reflexionar, me parece tan necesario... No sé si sirve para algo desear un final distinto, Rosa, los hechos son los que han sido y nuestro mundo de hoy, con sus virtudes y flaquezas, se sustenta sobre ese ayer. Sí me gustaría pensar que este tipo de lecturas sirven para hacer pensar y para aprender de los errores pasados y, por tanto, no volver a cometerlos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Malena... fue el libro que me dejó enganchada a la autora. Antes había leído "Las edades se Lulú" que es una buena novela, pero como novela erótica no entra en mis favoritas. A partir de Malena, no me he perdido nada de lo que ha escrito.
      Está serie se puede leer desordenada y ta la recomiendo porque es muy buena. El segundo libro, "El lector de Julio Verne", es la más corta y la más especial, aunque a mí me entusiasman todas.
      Mi forma de pensar acerca de esa etapa de nuestra historia es la misma que la de Almudena Grandes, por lo que las leo más interesada, si cabe.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Terminé su lectura ayer y hoy ya escribí la reseña.
    Vengo aquí para comprobar en qué coincidimos y creo que en casi todo. Me llama especialmente la atención tu referencia personal a la muerte de Franco en la cama, algo que yo también he puesto en mi reseña (insisto, te he leído después de escribir mi crónica).
    Almudena es muy grande y escribe fenomenal, incluso esta novela con tanta profusión de datos, que a mí me llegaron a aturdir, no se hace nada pesada.
    Yo también he empatizado y he sufrido con las desventuras de sus protagonistas. Almudena escribe tan bien que es imposible no sentir a sus personajes como algo nuestro. Es una crack.
    Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es normal que coincidamos en mencionar la muerte de Franco, en la cama, con todo su poder en la mano y creyendo que lo dejaba todo atado y bien atado. Cos los esfuerzos de mucha gente para que se restituyera la Justicia y la legalidad en españa, me parece un hecho sangrante.
      La novela es muy buena, Almudena es muy Buena y espero con mucha expectación las dos entregas que nos quedan.
      Un beso.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...