Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

martes, 12 de marzo de 2019

"Sangre en los estantes" Paco Camarasa

"Éramos una librería de recomendaciones. Los lectores venían a buscar lo que no encontraban habitualmente en otros lugares. Siempre decíamos irónicamente que teníamos los clientes más queridos por sus amigos. La última novedad de Camilleri o de Mankell, justo se la acababan de regalar el día anterior. Nuestro papel era el de libreros".
Dudé mucho sobre cómo empezar la reseña de Sangre en los estantes. Tenía ese párrafo anotado como posible principio. Me parecía adecuado presentar la librería tal como lo hace el librero en el libro. El librero, la librera, la librería... Paco Camarasa me ha cautivado; Montse Clavé y sus mejillones y su forma de ver la vida y la gastronomía y la amistad, me ha conmovido; la Negra y criminal me ha emocionado hasta las lágrimas. Y alguna de esas lágrimas eran de rabia, de esa imposibilidad de vuelta atrás, de tiempo ido con todas sus oportunidades a cuestas. 

¿Dónde estaba yo antes de 2015 que no supe de la existencia de esta librería? Dos veces fui a Barcelona con la Negra y Criminal en pleno funcionamiento y dos veces pasé por la Barceloneta sin saber que allí, en la calle de la Sal número 5, estaba la librería que podía haber colmado mis ansias de uno de mis géneros favoritos.

De muchas cosas no he llegado a enterarme hasta que he tenido mi blog y he empezado a moverme por las redes sociales. Por desgracia, menos de un año después de que yo abriera "Cuéntame una historia", cosa que hice el 26 de octubre de 2014, cerraba la librería. Había durado, en contra de los pronósticos más optimistas, casi trece años. Por entonces empezaba mi andadura por las redes. Leí del cierre, pero no fui consciente del significado exacto. No había sido consciente del significado de la vida de la librería y no era consciente del 
significado de su muerte. 

Así se despedía en su propia web, "Negra y criminal", en catalán y en castellano.


El tres d'Octubre la llibrería ha tancat definitivamente les portes
4 de Decembre del 2002
3 d'Octubre del 2015
estaba feta del material amb què es construexen els somnis

**************

El tres de Octubre la librería ha cerrado definitivamente sus puertas.
4 de Diciembre del 2002
3 de Octubre del 2015
"estaba hecha del material con que se construyen los sueños"

Luego supe de Sangre en los estantes y lo apunté y lo compré y no sé cómo he podido tardar tanto tiempo en leerlo. Bueno sí lo sé: mi preferencia por la novela sobre el ensayo fue la causa. A pesar de que hay ensayos que valen todo un mundo de novelas; a pesar de que hay ensayos que me han entusiasmado como pocas novelas lo han hecho; a pesar de todo eso, este ensayo tardó mucho, demasiado, en ser leído. 

Ya lo tenía en mi estantería de pendientes, ya conocía el nombre y la cara de su autor, Paco Camarasa, cuando leí consternada acerca de su muerte hace casi un año, el 2 de abril de 2018. Tenía 67 años y no era un halcón maltés, pero estaba hecho del puritito material del que están forjados nuestros más negros, preciosos y brillantes sueños. 

También tenía anotado este otro párrafo para comenzar la reseña. Un auténtico dilema:
"En ocasiones, en la librería nos encontrábamos con lectores o lectoras que proclamaban, casi con orgullo, que no leían novelas negrocriminales, que ellos leían Literatura. Lo pronunciaban así, con mayúsculas, con voz más o menos engolada, pero siempre en un tono pedante. Nunca he entendido vanagloriarse de no leer o no conocer un género o un autor".

Yo tampoco lo entiendo. Hay géneros que gustan más que otros. Yo no tengo mucha simpatía por la ciencia ficción, la novela romántica, el terror... pero en todos esos géneros he encontrado maravillosas obras y sé que el que me gusten más o menos, es solo una cuestión personal de gustos. Jamás se me ocurriría despreciar ningún género. Pero el desprecio del negro-criminal-policíaco-thriller (no la preferencia o la no preferencia) viene del desconocimiento, de pensar que es mero entretenimiento, que no aporta nada a los problemas del ser humano. Craso error. Pocos géneros bucean en la condición humana hasta pringarse de miseria y dolor como el negro. En pocos se ponen de manifiesto las contradicciones de las sociedades, las injusticias y los abusos del poder como en el criminal. Puedo entender que no guste, pero nunca que se considere un género menor.

Desde 1841, cuando comienza el género con Edgar Allan Poe y "Los crímenes de la calle Morgue", hasta los más jóvenes autores españoles, Paco Camarasa nos hace un recorrido, por orden alfabético, por lo mejor del género. Tras 1841 y Poe vendrá 1887 con "Estudio en escarlata" de "Arthur Conan Doyle, antes de ser Sir", la primera vez que Sherlock Holmes asoma entre las páginas de un libro; y 1920, en que  Agatha Christie publica "El misterioso caso de Styles" y nos da a conocer a otro clasico: Hercule Poirot, el detective belga.

A partir de esos inicios, Sangre en los estantes nos irá contando la historia del género, o los géneros, porque es difícil de acotar todo lo que puede caber en un género demasiado grande para caber dentro de sus propias costuras. "En la librería, [...] queríamos señalar la máxima amplitud del género, y acoger incluso novelas que están en la frontera, pero que amplían los límites y los puntos de vista y sensibilidades acerca del crimen y los criminales".

Veremos los nacidos en la frontera de los siglos XIX y XX: Dashiell Hammett y  Raymond Chandler, y el tercero de la trinidad, discutido, pero que para el autor es Jim Thompson y yo no puedo dejar de estar de acuerdo; James McCain y su cartero que siempre llamaba dos veces, y hasta Borges que hizo sus pinitos en el género y con Bioy Casares dirigió "El Séptimo Círculo, la mejor colección de novela detectivesca o policial en castellano que ha habido hasta ahora"

No quiero hacer esta entrada eterna, pero en Sangre en los estantes se habla de mis autores favoritos del género: los europeos, Jean Claude Izzo, Henning Mankell, Philip Kerr (todos muertos de forma prematura), Petros Márkaris, Pierre Lemaitre; los americanos, Chester Hymes, James Ellroy, Michael Connelly, John Connolly, Dennis Lehane, la trinidad mencionada más arriba (todos ellos están en mi blog); los españoles, Manuel Vázquez Montalbán, Francisco González Ledesma, Francisco García Pavón, Lorenzo Silva, Alicia Giménez Bartlett. Menciono solo los que conozco y he leído. Hay muchos más: los que conozco y no he leído; los que ni siquiera conocía hasta verlos aquí nombrados. Muchos de ellos ya han entrado en mi lista de pendientes.

Philip Kerr con la camiseta de la Negra y Criminal
Casi todos ellos estuvieron en la librería y se hicieron la foto con la camiseta, y algunos tenían una botella de su bebida favorita en el mueble negro de la Negra y Criminal"Philip Kerr ha venido algunas veces por la librería. Siempre sonriente, muy elegante y muy bien acompañado. Tiene una botella de Talisker esperándolo en el mueble negro". Philip Kerr murió unos diez días antes que Paco Camarasa, el 23 de marzo. No sé si Paco llegó a enterarse. El libro, naturalmente, no lo recoge. En la nota sobre el autor escocés, creador de Bernie Gunther, solo aparece su fecha de nacimiento. Jaen-Claude Izzo tenía su botella de Lavagulin en el mueble negro.

Casi todos se hicieron la foto con la camiseta. No así Vázquez Montalbán "«Bajo un día, cuando vuelva de Australia». Casi siempre cumplía lo que decía. Pero esta vez nos falló". No volvió vivo de Australia. No se lo perdonaron nunca. No se lo perdonaremos nunca.

Encuentro en Sangre en los estantes detalles que me tocan la fibra y la nostalgia y casi me sacan las lágrimas, como la mención a "Manuel Vázquez Montalbán, que fue el primero, eso sí, en narrarnos una receta de principio a final de manera que cualquiera que tenga hábito de acercarse a los fogones pueda hacerla: la caldeirada gallega en Tatuaje". Esa maravillosa caldeirada de rape, langostinos, almejas y patatas que yo hice varias veces hace muchos años y que todavía mi marido me pide de vez en cuando, aunque yo me resisto. Tengo que complacerle y resucitar viejas y buenas costumbres. Mi ejemplar de "Tatuaje" se abre de manera natural por las páginas en las que se describe la receta. 

Paco Camarasa y Montse Clavé, en la puerta de Negra y Criminal (Antonio Moreno)
Tan solo una objeción puedo hacerle al libro de Paco Camarasa: mi lista de pendientes ha engrosado de manera alarmante. Las notas que más se repiten en este libro son: "buscar",  "leer" y "releer". Demasiada tarea incluso para varias vidas. Creo que no me moriré nunca. No tengo tiempo.

Varias vidas parece que hubiera vivido Paco Camarasa porque además de librero, tal vez lo que más le gustaba, y mantener viva la librería con sus firmas de libros y sus presentaciones, fue comisario de BCNegra hasta 2017, era constante en la Semana Negra de Gijón, sabía más que nadie de novela negra y criminal, sabía tanto que no sabe una por donde empezar a seguir sus recomendaciones. Y lo más importante, era, según todos los que le conocieron, un buen hombre. Era, "en el buen sentido de la palabra, bueno".

Termina Paco Camarasa aconsejando los nueve novísimos (nunca le gustaron los números redondos) de la literatura negra y criminal española; los nacidos entre 1963 y 1973, los que publicaron su primera novela entre 2005 y 2014. A la mayoría los he leído y comparto la recomendación: Víctor del Árbol, David Llorente, 
Alexis Ravelo, Rosa Ribas (sola o con Sabine Hofmann), Carlos Zanón (mi favorito entre todos ellos). A algunos no los he leído aunque los conozco de nombre como Tony Hill y Berna González Harbour. Otros sí, y no termino de tenerlo claro. De Dolores Redondo leí la Trilogía del Baztán. Me gustó porque además yo viví un año en Elizondo, pero con el tiempo ha ido perdiendo en el recuerdo. De Juan Ramón Biedma he leído una única novela y no me convenció mucho. Tendré que leer su Premio Dashiell Hammett, "El imán y la brújula".

Esos son los nueve novísimos de Paco Camarasa que termina la recomendación y "Sangre en los estantes" diciendo: "Decía Groucho Marx: «Estos son mis principios, pero, si no les gustan, no se preocupen, tengo otros». Soy un ferviente marxista, pero en este caso no estoy de acuerdo con Groucho. Estos son mis nueve novísimos. Si no les gustan, lo siento, pero no tengo otros; no pienso cambiarlos.
Compruebe la riqueza de lo que se está escribiendo en el género negrocriminal. Aquí y ahora. Decir que siempre escriben lo mismo, que todas las novelas se parecen es, simplemente, una necedad".

Título del libro: Sangre en los estantes
Autor: Paco Camarasa
Editorial: Destino
Año de publicación: 2016
Año de publicación original: 2016
Nº de páginas: 464

31 comentarios:

  1. Sin duda Paco Camarasa fue uno de los grandes, tuve el placer de conocerle en uno de los encuentros de BCNegre. Muy buena reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué envidia! Tras conocerle en este libro, me hubiera gustado conocerlo en persona, haber paseado entre los estantes de la librería y haberme comprado una camiseta. Bueno y otras muchas cosas. Hay personas que dejan huella y un enorme deseo de haberlas tenido cerca y creo que Paco Camarasa es una de ellas.
      Gracias por tus palabras.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Bueno, acabo de ver que publicabas la reseña de este libro y para acá vengo a iniciar la ronda bloguera de hoy. Me ha pasado como a ti, con mayor delito viviendo en Barcelona. Descubrí este Sangre en los estantes en la biblioteca, cuando me planteé publicar en el blog una pequeña historia del género. Esperaba encontrar en el libro algo así como un simple ensayo o listado de autores.
    Ni qué decir que encontré mucho más. Encontré el Amor, con mayúsculas, de un librero por el género negro; encontré anécdotas en primera persona; lecciones de vida y montones de motivos por los que leer el género negrocriminal.
    También, como te ha pasado, he sentido cierta tristeza. Todo el apoyo que Paco dio al género, a los autores, todo su trabajo por promocionarlos, por fomentar la lectura del género... Todo eso no le fue devuelto cuando los números de la librería adquirían el color rojo. Ahí percibí cierto resentimiento, cierta sensación de abandono cuando Paco explica el porqué del cierre. Y es que a veces, de nada sirve darlo todo para conseguir el éxito. Aunque sí sirve para ser recordado.
    Te felicito por la reseña, Rosa. Has sabido darle ese toque emocional que te ha transmitido en un libro de consulta sobre autores.
    Por supuesto, una lectura imprescindible para amantes del género y de la literatura en general. Su conocimiento y las anécdotas que cuenta son impagables.
    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que tiene delito viviendo en Barcelona. Lo que pasa es que uno se entera de las cosas cuando se entera. Yo hasta que tuve el blog y, casi un ño después, empecé e moverme por las redes, me había dedicado a leer mucho viendo lo que había en librerías y lo que salía en los suplementos culturales de los periódicos. Por desgracia, nunca me topé con noticias sobre la Negra y criminal.
      Paco Camarasa me ha parecido un hombre tan sabio como sencillo, de los que se hacen querer y de los que hay mucho que aprender. Para los que nunca lo conocimos, este libro es el mejor legado que nos podía haber entregado. Lo tendré siempre a mano.
      Por cierto, creo que le idea de comprarlo y leerlo la saqué de algún comentario tuyo o de algo que ponías en tu blog. Mil gracias sea como sea.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Me gusta! Me lo apunto, no lo conocía.

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Muy bonita reseña y diría que homenaje implícito a Paco camarasa y la librería barcelonesa que regentó. Tomo nota del libro porque siempre viene bien tener una buena y muy fiable historia del género negro que como tú pienso que de género menor no tiene nada.
    Muchas gracias por esta sentida reseña en la que nos cuentas intimidades (ja, ja...) como esa receta tomada de "Tatuaje" que en casa te reclaman y tu te resistes, ¡anda, que ya te vale!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que me hagas este comentario porque me das la oportunidad de explicarme. Pensé hacerlo en la propia reseña, pero creo que es la más larga que he escrito nunca y tampoco era plan de alargarla.
      Por lo que digo de la caldeirada y que mi marido me la pide, podría pensarse que en mi casa cocino yo y nada más lejos de la realidad. La verdad es que casi a diario él hace la comida y la cena. Yo me encargo de que siempre haya repostería casera y de algunas recetas que son especialidad mía. La caldeirada de "Tatuaje" es una cosa que se me ocurrió a mí hacer y las tres o cuatro veces que la he hecho a él le ha encantado, pero es un poco laboriosa (tampoco para asustar a nadie) y me va dando pereza. Pero sí, tengo que hacerla en breve. Ahora que voy a tener más tiempo espero hacerla más de una vez.
      Como un homenaje a Paco Camarasa y a la librería, me he tomado yo la reseña. Y como un homenaje al género negro, por supuesto.
      Un beso.

      Eliminar
  5. No me lo apunto porque ya lo he leído jejeje, Me gustó bastante.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú también eres muy amante del género negro y este libro no podía dejar de gustarte.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Yo también he preferido la novela sobre el ensayo, y aunque sigo haciéndolo tengo en cuenta que, como te ha pasado a ti, hay algunas joyas en ese género que merecen ser leídas.
    Aunque no me gusta la novela negra, no creo que sea un subgénero ni nada parecido, es una categoría más del amplio abanico de la literatura, quien la menosprecia puede que no sepa apreciar ni saber leer un libro.
    Bonito homenaje a un personaje peculiar que se nota te ha calado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú no, pero sí que es cierto lo que dice Paco Camarasa en el libro: hay gente que cuando dice que no lee novela negra lo dice dándose mucha importancia y ya si añaden lo de "yo leo Literatura", ni te cuento. Yo puedo menospreciar la mala literatura (y me vienen a la cabeza dos o tres autores de auténticas bombas editoriales cada vez que publican) pero jamás despreciaré todo un género por el simple hecho de que a mí no me resulte el más atractivo. Y por supuesto, hasta en esos géneros que no me seducen, he encontrado grandes obras. Como he encontrado cosas muy malas en los géneros que sí me gustan
      Me ha calado mucho Paco Camarasa, la verdad.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Conocía la librería y a Paco Canarasa de oídas, pero nada más. También supe del cierre del local pero no de la muerte del librero. He conocido y conozco alguna que otra liberería barcelonesa especializada en determinados géneros literarios, pero como cuando compro un libro lo hago siempre en la misma librería o, desde un tiempo a esta parte, por internet, nunca las he frecuentado. Además me considero un lector de gustos muy variados que picotea de aquí y de allí. El ensayo me atrae menos y la poesía (debo reconocerlo) muy poco. Pero nunca he menospreciado ningún género por considerarlo menor y de hecho la novela negra y de terror me encanta, pero no me encasillaría como un lector casi exclusivo de esos géneros. Hasta hace poco, tenía una lista de autores preferidos y siempre me apresuraba a comprar su última novela, sin atender a la crítica, pues ya se sabe que la opinión de un crítico no tiene porqué coincidir con la del lector. Ahora prefiero guiarme por la opinión de amigos y conocidos con los que comparto gustos.
    De todos modos reconozco que visitar una librería y recorrer sus pasillos abarrotadso de libros tiene un encanto especial.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa lo mismo con la novela respecto al ensayo y la poesía. La poesía es lo que menos me atrae, salvo dos o tres autores muy concretos.
      Yo tengo una gran lista de autores favoritos y se reparten en varios géneros, pero yo sigo comprando sus novelas nada más que salen. No espero a saber la opinión de otras personas, al menos hasta que me decepcionan; luego ya me ando con más cuidado.
      Pasear por una librería es de lo más cautivador que existe, lo malo que que suele resultar pernicioso para el bolsillo. Yo lo hacía mucho, pero ahora, aunque de vez en cuando todavía pico, suelo comprar más por internet, porque además vivo en un pueblo y se sale menos por la ciudad.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Hola, Rosa.
    ¡Qué bonita reseña te ha salido! Me ha encantado leerte.
    Alguna vez me había topado con el nombre de Paco Camarasa por la red, pero apenas conocía nada de este librero.
    De entrada me fascina una persona así, a cuestas con su cruzada por mantener en pie su librería, cuando las cuentas ya no salían, según leo a David Rubio en su comentario. Estos defensores de causas tan nobles como perdidas terminan ganándose nuestra admiración.

    Sabes que no soy muy seguidor de la novela negra, aunque también te dije que nunca soy inamovible con los libros, esperando leer algo del género cuando vea vientos favorables.
    Pero este libro, por todo lo que cuentas, me parece una joyita.
    Lo apunto, sin duda.

    Gracias por tu magnífica reseña.
    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si lees este, no podrás dejar de apuntar un montón de libros y autores de los que Paco Camarasa recomienda. Yo, que ya he leído a una gran parte de los autores y una parte más pequeña de los libros, lo tengo todo lleno de anotaciones.
      La verdad es que el personaje (los personajes, porque Montse Clavé, resulta también muy atractiva) y la librería me han llegado a emocionar. Pensar que por allí pasaron a hacerse la foto, firmar libros o simplemente de visita, algunos de mis autores favoritos, no es algo menor.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Sin duda tu reseña es un gran homenaje al libro, pero sobre todo a la librería y a Paco. Desconocía la existencia de los tres, pero está claro que Paco y la librería hicieron algo grande. No suelo leer novela negra, aunque de vez en cuando cae alguno. Si leo este libro, posiblemente me pierda en nombres que no conozco, pero aún así creo que lo disfrutaría. Lo apunto. Si está escrito por alguien que amaba los libros, no puede no gustarme :)

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No era mi intención, pero me ha resultado tan interesante lo que cuenta y tan emotiva la vida del autor y su relación con el género y con los que lo hacen que sí que ha terminado por ser un homenaje. Porque, además, yo adoro la novela negra y todas sus derivaciones.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Apuntadito me lo llevo, Rosa. Estoy totalmente de acuerdo con tu comentario sobre lo que se dice de las novelas de lo negrocriminal, porque en ellas la condición humana está magníficamente reflejada. Está claro que este es un libro para degustar a fuego lento, porque me imagino que estará plagado de anécdotas e historias atractivas que deleitan a los amantes de lo negrocriminal. Muy buena reseña. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está lleno de anécdotas y de la encantadora relación entre libros, librero, librera y librería, pero sobre todo, está lleno de autores y títulos. Muchos más de los que yo conocía, aunque también muchos me eran muy familiares.
      Sí te gusta el género, no te lo puedes perder.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Estoy de acuerdo contigo, Rosa: unos géneros pueden gustar más que otros, pero decir que algunos ni son literatura me parece un disparate.

    Respecto a la reseña que nos traes hoy, se nota que el libro te "toca" muy de cerca. No es raro siendo como eres una gran admiradora y lectora del género negro :) Yo tampoco soy muy de ensayos pero éste creo que merece la pena ser leído aunque solo sea por adquirir un poco ce cultura general. Sin duda Paco Camarasa era un gran entendido y un gran apasionado que supo transmitir ambas cosas a juzgar por tus palabras :) ¡Apuntado queda!

    Un beso y enhorabuena por otra magnífica reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cualquier género se puede hacer una gran obra o algo prescindible. Pensar que un género, por tal género, es literatura de segunda solo se explica desde la ignorancia o la pedantería. También hay que piensa que si una novela no aburre, no es buena. Pues vale. Cada uno se martiriza como puede.
      Es cierto que este ensayo me ha llegado muy dentro. Habla de autores y de novelas que amo y el autor es capaz de hacerse querer con solo contarnos cosas en un libro. Imprescindible.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Qué interesante, conocía la historia de oídas. El ensayo es un género que, bien llevado, puede ser muy estimulante. De hecho, ahora tengo dos entre manos: son interesantes y sugerentes, grandes lecturas.
    A veces pienso que las cosas que me gustan están en trance de desaparición y todo lo que me enerva o trae al fresco, sube como la espuma y corrompe el cine, la música, la literatura, la política, etc.
    La literatura no encaja en los tiempos de la obsolescencia y parece que lo se puede obtener gratis, además, carece de valor. En fin, me he acordado de los datos que nos dio Pilar Adón sobre el mercado del libro, esto parece que sigue y sigue cuesta abajo. Hace un rato estábamos mi hijo mayor y yo, mano a mano, cada uno con su libro. Al menos he dejado mi semilla, jeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, amigo, perspectiva. No me hundas en la miseria, ja ja.
      Las cosas que te gustan siguen siendo, como siempre, del gusto de una minoría. No creo que estén desapareciendo, lo que pasa es que nos lo parece a nosotros, como hace un siglo se lo parecía a los que estaban en nuestra situación.
      Respecto a lo que sube como la espuma es, en una palabra, la vulgaridad. Y ahí se pueden meter muchas cosas. Como se lee poco, se entiende mal el lenguaje y lo que prima son los mensajes facilones y simples, y ya sabemos quienes son expertos en ese tipo de mensajes.
      Creo que me estoy hundiendo en la miseria yo sola, pero lo que quería decir es que, si bien la situación no es nada halagüeña, no es mucho peor que antes. Tal vez hasta sea mejor, lo que pasa es que ahora se nota más por los medios de comunicación que la muestran en sus aspectos más descarnados.
      Solo nos queda seguir haciendo lo que creemos oportuno y dar ejemplo a los que vienen detrás.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Buen consejo, Rosa. Fue una de las cuestiones que abordó Pilar Adón en la charla de hace unos días, ella cree en la literatura "difícil" porque ayuda a la formación de la persona y una sociedad que solo entiende lo "fácil", no va por buen camino.

      Eliminar
  13. Emotiva y muy sentida reseña Rosa; has conseguido transmitir con fuerza las muchas sensaciones que te ha producido el libro, la historia de la librería y tus referencias al género. Creo recordar que leí algo sobre Paco Camarasa en el blog de David Rubio y también transmitía mucho cariño en sus referencias al autor. Pienso por otra parte que el mejor lector o cinéfilo es a aquel que más géneros le caben en la cabeza y sin despreciar a ninguno de ellos. Luego están los gustos, si claro, pero de ahí a lo que comentas de gente que pueda despreciar un género, y más el negro que es de un alto nivel intelectual, no me parece de recibo.
    Besos y gracias por transmitir ese amor hacia la literatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue en el blog de David donde decidí comprar y leer este libro. Le decía en su comentario, más arriba, que así lo creía. He buscado en su blog y efectivamente, en una entrada hecha unos días después de la muerte del librero, le pongo un comentario diciendo que apunto el libro. Casi un año he tardado en leerlo. Si llego a saber el tesoro que escondía entre sus páginas...
      Y tienes razón, yo también creo que el género negro no solo no es menor sino que tiene un gran nivel literario e intelectual. Como sé que lo tiene la ciencia ficción aunque a mí no sea lo que más me gusta.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Muy bonita reseña Rosa.

    Sabia de la historia de Paco Camarasa y de su librería aunque nunca la había visitado. Me pareció precioso su amor por los libros y esa dedicatoria "está hecha del material con el que se construyen los sueños", es una auténtica preciosidad pero por desgracia eso no permite mantenerse.
    En mi caso he descubierto no hace mucho el género y no porque crea que es un género menor sino porque a veces me hace "sufrir" demasiado, ese leer que el ser humano es capaz de auténticas atrocidades hay veces que me duele mucho aunque sea en ficción y de ahí mi resistencia. Tengo varias amigas que son unas fanáticas de la semana de la novela negra y siempre me digo que voy a ir pero todavía no lo he hecho.

    Por desgracia todo ese impulso y entusiasmo de muchos libreros no hace que cuando necesiten la ayuda se les de. Recuerdo con tristeza una librería que tenía muy cerca del trabajo que era una maravilla pero no les salían los números con el aumento del alquiler en una céntrica y carísima calle de mi ciudad y tuvieron que cerrar, pidieron ayuda también a las instituciones pero el resultado fue que tuvieron que bajar la persiana. Personalmente creo que fue una grandísima pérdida pero seguro que era una opinión minoritaria. Las librerías se están convirtiendo en un artículo de lujo, algunas se han reinventado incorporando cafeterías y espacios muy agradables para pasar un rato con los libros o con compañía porque lo cierto es que se lee muy poco.
    Una vez más ha quedado claro tu amor por la literatura.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el mundo del libro las que más ganan son las grandes editoriales. Ni los autores (salvo que sean famosísimos) ni los libreros se enriquecen con los libros. Los autores tienen que vivir de un trabajo ajeno a la literatura y los libreros conformarse con llegar a fin de mes o ser la típica librería de referencia en su ciudad que vende sobre todo libros de texto y toda clase de material de papelería y regalos (como ejemplo en Santander tenemos "Estudio" y en León, "Pastor").
      El resto de las librerías, entre el pirateo y la compra por internet, lo tienen crudo. Yo me acuso de comprar bastante en Amazon porque me gusta leer en ebook y porque como vivo en un pueblo ya no salgo tanto por la ciudad a mirar librerías. La verdad es que es comodísimo.
      Los tiempos cambian y hay que adaptarse y a las librerías también les toca. A lo largo de la historia muchos oficios han desparecido y otros nuevos han surgido. Eso es evolución y desarrollo, aunque da un poco de pena.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Me ha emocionado mucho leerte, Rosa, porque se detecta en tu reseña todo lo que a ti te ha emocionado esta lectura. Ya sabes que no soy muy aficionada al género negro sin por ello menospreciarlo (de hecho ahora mismo estoy terminando una novela con aires de thriller que me está encantando). Hay libros buenos, malos y regulares en todos los géneros y todos son dignos de ser considerados literatura. También debería leer más ensayos, que los hay muy buenos. Siempre me lo propongo y casi siempre acabo leyendo novelas y de tanto en tanto relatos y memorias.
    No creo que hayas llegado tarde a este libro (nunca es tarde para llegar a ningún libro), por mucho que sientas la muerte de su autor o el haber perdido la oportunidad de pisar esa librería por desconocimiento de su existencia. Cada vez que un libro se lee su autor revive porque, como dice el anuncio del cierre de Negra y criminal, también él está hecho un poquito del material con el que se construyen los sueños; y los sueños, aunque de material etéreo, nunca mueren.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegra haber sabido transmitirlo porque es cierto que me emocionó mucho este libro. Mérito exclusivo de Paco Camarasa que ha sabido transmitir su amor por la lectura, los libros, el género, los autores y, sobre todo, la librería Negra y criminal.
      He estado pensando mucho y es curioso lo que un libro te puede hacer sentir por una persona: cariño, admiración, respeto y unas inmensas y desesperadas (por imposibles) ganas de haberlo conocido. Me ha pasado dos veces tan solo con tanta fuerza. En este caso con Paco Camarasa, autor del libro, y hace ya varios años con Antonio Machado personaje de la genial biografía que sobre él escribió Ian Gibson.
      Yo tengo varios ensayos de los que alguno sé que me va a gustar tanto o más que una buena novela, pero me da pereza ponerme. A ver si aprendo de lo mucho que se puede disfrutar con ellos.
      Muchas gracias por tus palabras.
      Un beso.

      Eliminar

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...