Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

martes, 11 de noviembre de 2014

"Relatos salvajes" Damián Szifrón


La película argentina de Damián Szifrón

Pocas películas tienen un comienzo tan contundente y original como esta. Darío Grandinetti, grande, enorme, como siempre. A continuación, comienzan los créditos y después... comienza otra cosa y nada de lo que esperabas acontece.
No estoy criticando la película. La crítica va más bien hacia mi misma. No sabía que eran historias independientes y, tras el comienzo, durante los créditos, me estaba haciendo tremendas ilusiones sobre cómo continuaría semejante pedazo de historia. Por eso, cuando, a modo de salto mortal, te lleva a otro escenario, otros personajes y otras peripecias, me llevé una decepción de tamaño apreciable (cuando menos).
Por otra parte, y también es problema mio, no me gustan las historias cortas, ni en cine, ni en novela. Pocos relatos o cuentos me han gustado lo suficiente como para tener ganas de repetir y, normalmente, suelo huir de dicho formato. A no ser que aparezcan nexos de unión entre unas historias y otras porque entonces todo cambia. La relación entre los distintos episodios se materializa como un pequeño milagro de la técnica de narrar y podría aplaudir como un niño ante la más luminosa y colorida de las sorpresas (podría, pero a lo más que llego es a dejar que se me empañen un poco los ojos). No hay nexo argumental en estas historias, no, más allá del tema.
Pero una cosa son mis decepciones particulares y mis gustos caprichosos, y otra cosa, la película "Relatos salvajes" y sus seis historias duras, irreverentes, violentas, desinhibidas como solo puede serlo la venganza. Porque de eso trata la película: de la venganza, con motivos o sin ellos; venganza que, a veces, casi nos parece justicia y venganza cruel, desmedida, gratuita si no fuera por lo que algunos tienen que pagar.
Las historias son muy buenas, son originales, espantosas, por momentos, horripilantes y, por momentos, hilarantes. Están muy bien contadas y dirigidas por Damián Szifrón, quién además firma el guión. Y están muy bien interpretadas por actores de todos conocidos (Leonardo Sbaraglia, Darío Grandinetti, Ricardo Darín), pero también por otros que lo son menos, o que son perfectos desconocidos, al menos para mi (destacaría a Érica Rivas, la novia "humillada"; Germán de Silva, el casero "fiel"; Rita Cortese, la cocinera con ansias de justicia).
No quiero destriparle a nadie la película, que tiene su intriga y, realmente sorprende. Yo, aparte de manías propias, solo le veo un fallo: haber empezado por la historia más fuerte, la más insólita, la más irreverente. Aunque eso es solo mi opinión y tal vez, más que un fallo sea un acierto. No lo sé. Tendré que pensarlo. Tal vez, lo piense mañana.
Por cierto, el sitio web de la película  ganó el premio a mejor diseño de sitio web ("Site of the day", sitio del día) por el jurado internacional de Awwwards.
Por cierto, también, la película es en Argentina la más vista desde que existen registros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...