Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

lunes, 18 de enero de 2016

"Rams (El valle de los carneros)" Grímur Hákonarson


Creo que es la primera película islandesa que veo. Había leído algunas novelas, un par de ellas o tres, y la sensación que me ha transmitido tanto una como otras, es de una vida dura hasta la estenuación, un paisaje frío y agreste, un clima desapacible y hostil. Nada, en todo caso, compatible con la felicidad. Y sin embargo, allí viven y trabajan y son felices muchas personas. Islandia tiene una población de alrededor de trescientos cincuenta mil habitantes y, aunque la mayoría vive en Reikiavik y alrededores, hay una parte de ellos repartida por los pequeños pueblos de las montañas y costas del resto del país.
Kiddi y Gummi son dos hermanos que viven en un valle de Islandia dedicados a la cría de ganado ovino, concretamente de una raza ancestral que les ha sido legada por sus antepasados. Los dos hermanos, que además son vecinos, no se hablan hace más de cuarenta años. Kiddi es violento y alcohólico, Gummi, más tranquilo y responsable, pero ambos comparten el amor pos sus ovejas y la preocupación porque sus rebaños sigan siendo reconocidos y premiados.
Cuando se declara una epidemia de scrapie (una enfermadad degenerativa y mortal, muy contagiosa, similar al mal de las vacas locas), el universo de estos dos hermanos y de sus vecinos 
se derrumba. El valle vive, o más bien sobrevive, del ganado; muchos necesitan satisfacer los pagos de préstamos e hipotecas, pero es que, además de ser su supervivencia económica, los rebaños son su modo de vida desde generaciones, toda su actividad se relaciona con el cuidado de las ovejas a las que quieren como si se tratara de mascotas. Este cariño por los animales es más decisivo en los dos hermanos y otros como ellos. Solteros, "no hay muchas mujeres por aquí", le dice Gummi a quien le pregunta si no tiene esposa, su único afecto se traslada a los seres con los que más tiempo pasan, los que representan los únicos seres vivos que estos hombres ven durante muchos días. 
Ante la enfermedad, la alternativa es drástica: sacrificar todos los rebaños del valle, desinfectar todos los establos y lugares donde hayan estado los animales, deshacerse de todo el heno y esperar dos años para volver a comprar animales y reiniciar la actividad. Aun así, no hay garantías. Se sabe de valles donde "tuvieron que sacrificar las ovejas tres veces".
Ante tan dolorosa perspectiva, los dos hermanos reaccionan de forma muy diferente: Kiddi se niega a matar a los animales y se encierra en una decisión de la que le tienen que disuadir los veterinarios encargados a la fuerza. Gummi acata la decisión sin protestas... Finalmente, ambos hermanos no tendrán más remedio que entenderse por necesidad y por la consecución de un objetivo común más importante que su enemistad.
Una película muy humana, que muestra una vida eminentemente rural que uno se extraña de ver en uno de los países más prósperos y avanzados de Europa. No hay adornos, no hay historias superfluas. Se trata del hombre frente a su supervivencia, frente a lo que el medio le pone delante, de bueno y de malo. Y ese medio proporciona a la película una fotografía espectacular que nos envuelve hasta hacernos sentir la hostilidad del clima y el paisaje en nuestra propia piel (el frío y el viento casi incesante), en nuestros ojos (una blancura agresiva para la vista, con nieve levantada y movida hasta nublar la visión por una violenta ventisca, en invierno; unos relieves esculpidos en pura lava apenas disimulada por las hierbas que intentan cubrirla y por los contados árboles que logran penetrar sus raíces en esa roca dura y poco acogedora, en verano, cuando la nieve se funde y continua el viento), en nuestro ánimo (acostumbrado a unas condiciones más benignas y acogedoras, a un sol más generoso, a un paisaje más apacible).
Una película que se mueve entre la comedia y el drama; que nos ofrece escenas de gran comicidad, situaciones hilarantes y uno de los finales más logrados que he visto en los últimos tiempos, de una ternura abrumadora, de una tristeza angustiosa, de una fatalidad insalvable. 
Una cinta premiada como Mejor película en la sección Un certain regarde del Festival de Cannes 2015,  con la Espiga de oro en la SEMINCI 2015 y que, además, estuvo nominada a Mejor película del Cine Europeo.
Una película de muy recomendable visión.


Si te ha gustado mi entrada, haz +1 en hispablogger, en la columna derecha, arriba. Muchas gracias.

22 comentarios:

  1. ¡¡Cómo me ha gustado tu crítica!! No he visto ninguna película islandesa, pero por lo que cuentas estoy más que convencida de que ésta me va a encantar. Me han fascinado tus descripciones del paisaje, y me ha gustado muchísimo el afecto que los hermanos tienen hacia estos animales a los que consideran casi sus mascotas. En cuanto pueda me hago con la peli, a ver si la puedo conseguir para este fin de semana.
    Leer tus críticas y reseñas literarias es un auténtico placer, Rosa. Fantástico trabajo.
    Mil besos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Chari. Si puedes coseguirla, creo que me darás la razón en que es una magnífica película. Ya me contarás.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. No la ocnocìa Rosa, gracias por reseñar. Se acostumbra mucho uno a ver solamente pelìculas estadounidenses perdièndonos de tan buenas historias. Estarè al pendiente. La imagen del animal en la tina del baño dice mucho del amor por esos animales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encanta el cine estadounidense, pero, desde luego el cine de otros lugares tiene un interés enorme porque además es muy distinto y se ven otras formas de contar historias y de abordar los temas. Aparte del carnero en la tina, tiene muchos detalles cómicos y con ser un drama, te ríes bastante.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Una de dos, o tú vas a cines muy raros o yo estoy incomunicada en cuanto a información cinematográfica se refiere. ¿Pero cómo conoces esas películas?
    No la había oído, ni siquiera sospechaba que el cine de Islandia se proyectara en España. Me ha gustado mucho tu reseña pero no sé si sería capaz de extraer tantas sensaciones como tú en el caso de que la viera. No la descarto de todas formas.
    Gracias, Rosa, por abrirme mundos desconocidos también en el cine.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Santander hay tres cines que se mantienen un poco al margen de los circuitos comerciales. Ponen cine comercial (unas semanas después de haber sido estrenado), pero también otro mucho cine desde clásico americano a películas europeas, asiáticas, sudamericanas, etc, y con la ventaja de que a nadie se le ocurriría llevar palomitas, ni nada similar. Esta película se estrenó en cines comerciales por tener la Espiga de Oro de la SEMINCI, pero debió de estar poco tiempo y no creo que recaudara mucho. Te la recomiendo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Me interesé por ella cuando la estrenaron, pero duró tan poco en la cartelera que cuando me di cuenta ya la habían quitado. Además ver si la consigo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Procura hacerte con ella. Yo la vi en la Filmoteca de Santander y el cine estaba lleno. No sé si aquí llegó a las salas comerciales, pero, si lo hizo, fue poco tiempo también. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hey, no le conocía y la verdad es que no me llama mucho pero gracias por la reseña, besos ;3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasarte y leerla. No podemos tener todos los mismos gustos. Sería aburridísimo.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Hola!!!! Pues me la apunto porque me encanta el cine europeo y creo que tampoco he visto ninguna película islandesa.
    Me ha gustado muchísimo como lo cuentas y espero verla pronto.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te ha gustado lo que cuento, creo que la película te gustará más. Yo tampoco había visto películas islandesas y esta la hemos visto por su premio en la SEMINCI, porque si no, aquí no llega. Tampoco creo que se haga demasiado cien en Islandia.
      Un beso.

      Eliminar
  8. El argumento que nos traes me recuerda a nuestra España de hace 50 años. El ámbito rural y la dureza de la vida que llevaban los pastores, que se pasaban dos y tres meses incomunicados y tan sólo conviviendo con sus rebaños.
    Eran hombres rudos, ariscos y de poco hablar; era difícil mantener largas conversaciones con ellos y sin embargo, desplegaban ternura infinita para con sus ovejas de tal manera que conocían a cada una por su nombre y las identificaban donde tu sólo veías lana y cabezas iguales.
    Si la película pasa por mis manos la veré gracias a tu referencia. Cines raros los que transitas querida Rosa.Pero muy sugerentes.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me produce mucha curiosidad ver cómo países más avanzados y desarrollados que el nuestro, mantienen formas de vida que nosotros hemos destruido y que consideramos atrasadas. Desde los puestos callejeros de venta de fruta en las más cosmopolitas ciudades de Europa, hasta la vida rural que muestra esta película hecha el año pasado y ambientada en época reciente. Ellos no estaban aislados. hay escenas preciosas en que se les ve atravesando un puente sobre un fiordo para ir al pueblo más cercano. Si puedes hacerte con ella, creo que no lamentarás verla.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Muy original y coincido con Francisco, me recuerda a películas como Tasio o La vida que te espera (esta creo que rodada en el valle del Pas, por cierto), ambientadas en un entorno rural y que nos habla de la vida de sus gentes. Esta todavía parece más especial y tiene el aliciente del entorno. Es difícil que la consiga ver, pero me quedo con el título. Tengo un amiguete asiduo de la Filmoteca en Madrid y lo mismo la consigue.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría recordar a esas películas, pero esta, aparte del entorno que para nosotros es totalmente exótico, se centra en una peripecia muy concreta. Las otras eran más generales. Muy buenas ambas, y sí, "La vida que te espera" está rodada en el Valle del Pas, una zona a escasos treinta kilómetros de Santander, pero con unas características rurales y sociales que podrían alucinar a cualquiera.
      Si puedes conseguirla, te gustará.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. A mí también me encantó la película, me atrae conocer formas de vida tan distintas de la comodidad que rodea la nuestra.
    Coincido,en parte, con tus lectores que recuerdan a nuestros pueblos ganaderos de hace años. Sin embargo, aprecié una diferencia que me llamó la atención: aunque no se dice (o no me enteré) la película se desarrolla en la actualidad, tienen tractores, una buena calefacción,... Y, a pesar de su soledad rodeados de nieve durante largo tiempo, no se ve una televisión en la casa, su entretenimiento es la lectura, la música, los puzles, la marroquinería,...
    Imagináis aquí muchos pueblos sin televisión?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. En España una persona en la situación de estos ganaderos, sola durante tantos meses, sin otra compañía que las ovejas (hasta que desaparecen) tendría la televisión puesta desde el amanecer. Gummi aparece leyendo, haciendo puzles, trabajando madera u oyendo música y, por supuesto aparecen todas las comodidades propias de un país desarrollado en nuestros días. Aquí, como dices serís impensable, salvo en sujetos muy "raros" que no pasaran todo su tiempo libre en el bar o ante el televisor. Ni una cosa, ni otra se ve en la película.
      Besos.

      Eliminar
  11. Hola! Me ha picado mucho la curiosidad por esta película. Seguro que la buscaré para verla.
    Un beso y gracias por la recomendación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte influido y animado a ver esta película. Creo que merece la pena ver cine poco habitual, de países que hacen pocas películas y nos llegan aun menos. Espero que puedas verla y que te guste.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Aunque no tenga que ver con la reseña, Rosa, no me quedo con las ganas de preguntarte si eres consciente de lo bien que escribes. Tengo la sensación de que si alguna vez te decidieras a escribir historias, sería una lectura hipnótica. Jolines, si haces una reseña y me quedo embobada, qué será cuando nos cuentes algo propio. En fin, espero que no te haya molestado, pero es que si me callo me muero, porque ya hace mucho que lo pienso...

    Respecto a la peli, parece que verla sería un tiempo muy bien invertido. Me gustan las cintas donde los protagonistas tiene situaciones adversas en la vida; trato aprender de sus actitudes, de sus formas de enfrentarse a las cosas, y me hace valorar todo lo que yo tengo y lo fácil que en comparación llega a resultar mi vida. Es como que me ayudan a relativizarlo todo :)

    Me parece una sugerencia estupenda, me la apunto para verla. ¡Muchas gracias!

    Un beso grande y feliz velada de miércoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia, por favor, como me va a molestar. Nadie nunca me había dicho algo tan halagador. El problema cuando intento escribir ficción, es que no se me ocurre nada. Creo que tengo poca imaginación. Me gusta mucho escribir, pero dejo que los demás inventen historias y yo las disfruto y las critico.Como ves muy cómodo. Muchas gracias por tus palabras que, viniendo de alguien que escribe unos relatos como los tuyos, son aún más valiosas.
      Respecto a la película, muestra situaciones adversas y a la par cómicas. es una historia original y muy bonita. Triste también.
      Un beso y muchísimas gracias por tus palabras. Me voy más contenta a la cama.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...