Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

sábado, 7 de febrero de 2015

"The imitation Game (Descifrando Enigma)" de Morten Tyldum


"The imitation game" es una película sobre la guerra, pero no es una película de guerra; en ella salen espías, pero no es una película de espías. Ni siquiera es una película de cómo se descifró la famosa máquina Enigma, aunque aparentemente, ese sea el tema. 
"The Imitation game" es una película de personajes y de sentimientos humanos y de duras decisiones ineludibles. Trata de cómo las personas diferentes (como si hubiera personas iguales) acaban siendo destruidas por los demás, por sociedades intolerantes y llenas de prejuicios; de esas de las que Machado decía que "desprecian cuanto ignoran" (él lo decía en singular porque se refería a Castilla que "envuelta en sus andrajos/desprecia cuanto ignora); trata de la soledad demoledora en la que se sumergen esas personas que tienen que ocultar sus diferencias y presentarse siempre como un personaje de ficción, alguien que se les parece, pero no acaba de ser ellos mismos, alguien que vive interpretándose y reinventándose continuamente porque dejar descubrir su realidad es condenarse.

Enigma fue una máquina que, aunque patentada poco después de la Primera Guerra Mundial (el ejército sublevado en la Guerra Civil española dispuso de una veintena aparatos), no se hizo famosa hasta que empezó a ser usada por el Ejército Alemán a partir de 1930. Durante la Segunda Guerra Mundial se consideraba una máquina imposible de descifrar pues cada noche a las doce en punto, los alemanes cambiaban su configuración invalidando así el trabajo de todo un día del equipo que intentaba develar los misterios del artefacto.
Fue por ello por lo que el Alto mando británico contrató un grupo de matemáticos, jugadores de ajedrez, expertos en resolver crucigramas, y otros especialistas para descifrar el código de Enigma.
Alan Turing fue uno de los componentes de este grupo y su director durante un tiempo. Se nos muestra al personaje como un hombre de notable inteligencia, pero escasas habilidades sociales, una persona cuya lógica puede sacar de quicio a cualquiera que tenga que relacionarse con ella (voluntariamente, pocos están dispuestos a hacerlo), totalmente desconocedora del concepto de modestia (sería falsa, en todo caso), que sabe lo que vale y lo admite y manifiesta sin ningún pudor (por momentos recuerda a Sheldon Cooper, el personaje de la serie "The Big Bang theory"). En fin, una de esas personas sin mucho interés o sin mucha capacidad para hacer amigos (era muy popular en el colegio, no? le dice con ironía un miembro del MI6). Pues no, no era popular en el colegio. Fue siempre víctima de las bromas más crueles y solo llegó a tener un amigo. Sólo uno, pero fue fundamental en su devenir futuro porque ese amigo le introdujo en los códigos y en el arte de descifrarlos; ese amigo fue su primer amor inconfesable e inconfesado (desapareció bruscamente cuando Alan se lo iba a revelar) y lo dejó marcado para siempre. 
Una máquina Enigma
Alan construye una máquina con la que, finalmente, descifran Enigma y, posiblemente, ese descubrimiento acortó la guerra, salvó la vida a millones de personas y evitó la destrucción de numerosas ciudades. Y, sin embargo, no sirvió para detener todos los ataques, todos los sabotajes, toda la destrucción que iban descubriendo en los mensajes cifrados porque si algo no podían permitir era que se supiera su éxito y los alemanes cambiaran la configuración de la máquina y todo el trabajo no hubiera servido para nada. 
Y es Alan Turing el primero en verlo y al que se le ocurre utilizar la estadística para tomar decisiones: qué se aborta y qué se permite; qué vidas, ciudades o convoyes se salvan y cuáles se deja destruir; un equilibrio entre utilizar las informaciones de Enigma lo suficiente para ganar la guerra, pero no tanto como para que se descubra que lo han descifrado. Y son, de nuevo las matemáticas las que deciden sobre la vida y la muerte. Lo malo es que las matemáticas las manejan personas que, a la postre, son las que cargan con la responsabilidad de las decisiones.
Su trabajo quedó en secreto y así se mantuvo una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial y hasta finales de los años sesenta. No se sabía en qué guerras futuras, en qué conflictos, convendría utilizar sus conocimientos (de hecho, después de 1945, americanos y británicos vendieron máquinas sobrantes a países de todo el mundo que pensaban que estaban utilizando códigos seguros)
Los hombres que posibilitaron o adelantaron el triunfo de los aliados quedaron sin recompensa ni reconocimiento. 
Alan Turing fue detenido en 1952 y acusado de "indecencia grave y perversión sexual" debido a su homosexualidad. La misma acusación, en virtud de la misma ley, de la que fue víctima Oscar Wilde. Tuvo que elegir entre seguir una terapia hormonal de castración química que lo "curara" de sus inclinaciones, o ingresar en prisión. Ante la idea de no poder seguir con sus trabajos, optó por la terapia que le produjo alteraciones físicas y psíquicas que lo llevarían a suicidarse en Junio de 1954 (lo hizo ingiriendo una manzana contaminada con cianuro y, aunque oficialmente, se declaró como un suicidio, su madre siempre lo achacó a un envenenamiento accidental)). La homosexualidad fue ilegal en el Reino Unido hasta finales la década de los 60. Hubo que esperar a diciembre de 2013 para que la reina Isabel II le declarar libre de toda culpa. Hoy día se le considera uno de los padres de la informática moderna y su "máquina de Turing" como la precursora de los ordenadores.
Benedict Cumberbatch
El papel de Alan Turing está espléndidamente interpretado por Benedict Cumberbatch, que da vida con enorme credibilidad al matemático. Transmite soledad, tristeza, frustración, pero también seguridad en su capacidad, un poco de arrogancia y la cierta falta de empatía que es necesaria para tomar terribles decisiones. No sé lo que la película tiene de real con respecto a los hechos y la personalidad de los personajes (más allá de lo que está históricamente acreditado), pero el personaje de ficción de Alan Turing, tenga más o menos que ver con el real, no podría tener mejor transmisor que este actor que se quedó sin el Globo de oro. Esperemos a ver que pasa en los Óscar.
Pero la película tiene otros personajes y actores. El personaje interpretado por Keira Knightley, una mujer, matemática, que no puede, de manera oficial, trabajar con hombres y compartir con ellos, espacio, comida y alojamiento; que, a pesar de tener 25 años, depende de la voluntad de sus padres a la hora de tomar las más simples decisiones.
De eso trata también "The Imitation game" de unos hombres (y mujeres) que luchan contra los totalitarismos y acaban siendo ellos mismos víctimas de un pensamiento totalitario más oculto, más sutil, del que incluso ellos participan sin ser conscientes, y que sería más peligroso que el otro (por menos evidente) si no fuera porque el nazismo fue tan terrible, que, se compare con lo que se compare, siempre saldrá vencedor en puro espanto.
Alan Turing
Y trata también de los entresijos de los servicios secretos: el MI6 del que, por entonces, no se sabe nada porque ("solo hay cinco secciones de inteligencia militar. No hay MI6" dice uno de los personajes cuando le presentan a un agente como perteneciente a dicho grupo "Esa es la clave" es su escueta y reveladora contestación); los espías que pasan información a los soviéticos porque son aliados y que, sin ellos saberlo, son utilizados por el MI6 que decide lo que pasan y lo que no; el engaño del que parte de los servicios secretos hace víctima a toda la población y a las más altas instancias del Gobierno para disimular los aciertos derivados del ocultado desciframiento de Enigma ("Mantener una conspiración de mentiras en los estamentos más altos del Gobierno... es mi especialidad" contesta el agente del "inesxistente" MI6 cuando le proponen la estrategia).
Una película sin estridencias, sin pretensiones, con un buen guión que mantiene el ritmo y la intriga, aunque todos sepamos de qué va y cómo termina la historia (al menos, la de la máquina); una película sobre una persona "a la que nadie imagina capaz de nada, pero que hace cosas que nadie imagina"

Los Óscar a los que está nominada la película son: 

Mejor película 
Mejor director       Morten Tyldum 
Mejor actor           Benedict Cumberbatch
Mejor actriz de reparto        Keira Knightley
Mejor guión adaptado        Graham Moore
Mejor diseño de producción
Mejor montaje
Mejor banda sonora

7 comentarios:

  1. Historia tan grande unica y diversa y crees que es por la pelicula! el Alana Turning de la vida real no se parecia al personaje de la pelicula... elimina este blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que queda bastante claro, se dice explícitamente, que no sé lo que el personaje tiene de semejanza con el real. Yo hago el comentario de una película, no de la vida de un científico al que conozco bastante por encima.
      No sé cuantas entradas del blog habrás leído, pero no creo que las suficientes como para decirme que elimine el blog. No obstante, gracias por tomarte la molestia de leerme y aconsejarme.
      Un saludo.

      Eliminar
    2. Estimado Ricardo. No se si volverás por este blog, lo dudo. Pero considero oportuno dejarte esta respuesta al comentario dejado de manera infortunada a la administradora del blog que ha expresado libremente su opinión en su blog sobre la película a la que se refiere en la entrada.
      1º- Nada de lo poco que comentas es algo que figure en su comentario por otro lado correcto, objetivo y completo.
      2º- Si tu opinión se respeta. ¿Quién eres para decirla que elimine su blog?
      ¿Acaso sabes lo que cuesta crear uno?¿Acaso sabes valorar el trabajo que conlleva el mantenerlo?
      En todo caso el respeto es la regla principal entre blogueros y seguidores. Si no te gusta lo que lees en este, hay otros miles de ellos que escriben sobre dibujos Manga, automóviles, y moda.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Dices que no sabes qué tiene de real el personaje de Turing de la película. Los directores y guionistas siempre tienen un margen para la creatividad, y como bien comentas, es una película, no un libro de Historia y la reseña que haces es sobre la película.
    Sé quién fue Alan Turing aunque poco. Sé que fue un matemático al que le consideran el padre de la informática por desencriptar la máquina nazi Enigma (aunque para otros el padre, o mejor dicho, la madre de la informática fue Ada Lovelace, pero esa es otra historia). También sé de Turing que su homesexualidad le acarreó muchos problemas que, posiblemente, le llevaron al suicidio (dicen que se envenenó con una manzana y que el logo de Apple es un homenaje a él).
    Mis conocimientos no son muy vastos sobre este personaje, al contrario de lo que parece saber el comentarista anterior. Pero mi conocimiento de tu blog sí es grande y puedo asegurar que está bien escrito, es ecuánime y siempre dejas bien claro que lo que plasmas es tu opinión. No me gusta dar consejos, y mucho menos órdenes, pero esta vez me tomo la libertad (y la arrogancia) de darte uno: ¡no elimines este blog!
    Por cierto, Machado era un genio, cuánta razón tenía cuando escribió que el pueblo desprecia cuanto ignora.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo de Turing sabía lo que todo el mundo con un cierto conocimiento científico sabe. me enteré más después de lo que tú escribiste sobre él que lo leí después de ver la película y hacer la reseña. La película me gustó mucho y eso es lo que manifiesto. Me hubiera gustado igual si el personaje hubiera sido totalmente ficticio.
      Gracias por tu consejo. Es la idea que yo tenía también (ja, ja)
      Un beso.

      Eliminar
  3. Interesante la película pero brillante tu reseña, Rosa. Completo comentario el de Kirke, cuyo consejo y última frase (aunque ésta fuera de Machado) suscribo.

    Respecto al primer comentarista, en mi humilde opinión la persona que se atribuye la facultad (-no sólo de de ponerse en el lugar de la autora de este blog con una frase como "crees que es por la película-), sino también de escribir el imperativo final, ella sola se califica. Nada más que añadir al respecto.

    ¡Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Chelo. Desde luego yo no creo que "la historia tan grande, única y diversa" (adjetivos que yo no menciono para nada) lo sea por la película. Más bien la película puede contar una historia de esas características.
      En fin, tiene que haber opiniones diversas.
      Un beso.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...