Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

miércoles, 13 de abril de 2016

Mi escritorio



Desde que Julia en su blog "Palabras y latidos", propusiera la idea de que fueramos enseñando nuestros lugares de trabajo por nominación de otros blogueros, sabía que me iba a tocar antes o después (y menudo mosqueo me hubiera entrado si nadie se hubiera acordado de mí). La idea la tomó Julia de una entrada que hizo María Campa  en su blog "Escritora mamá", enseñando su escritorio y el lugar donde escribe sus cosas. Julia, inspirada por esa entrada, decidió que era una buena idea invitar a hacer lo propio y así ir conociendo los escritorios de todos los que solemos coincidir por aquí.
Yo fui invitada por Chari en su blog "La voz de las olas" y aunque ya hace bastantes días de ello, por fin puedo abordar la tarea. Vamos a ello.
Yo trabajo en la mesa del salón, la misma que usamos para comer. Lo hago desde que tengo el portátil (unos seis años, calculo). Antes mi marido y yo nos turnábamos en el ordenador de sobremesa que tenemos arriba, en el ático (vivimos en un chalet en Mortera, un pueblo a unos once kilómetros de Santander), pero a mí, me da mucha pereza subir las escaleras y encima mi marido que es un amante de la música en general y del jazz en particular, trabaja con lo que para mí es un ruido infernal. Por lo que es muy difícil trabajar juntos y me he acostumbrado a quedarme aquí abajo.
En ese taburetito de cuerda es donde descansa el ordenador mientras comemos o se usa la mesa para otros menesteres.


A veces, pocas, Sheldon, nuestro gato, decide serle infiel al amor ilimitado que le profesa a mi marido y se viene conmigo. Le gusta ponerse detrás de la pantalla. Me imagino que ésta desprende calor y además se siente protegido. 



Tengo que tener cuidado con lo que dejo a su alcance. Aquí, en un descuido se llevó a su refugio un trabajo de un alumno de los que yo estaba corrigiendo.



También tengo que tener mucho cuidado con los cables pues, como a todo minino, le gusta jugar con esas cosas finas que cuelgan o asoman.

Balda de abajo

A mi espalda tengo un mueble con las cosas que necesito. Empezando por la estantería de abajo: los libros de papel que están pendientes de leer (cada vez compro más en digital, por lo que la lista gorda la tengo en el ordenador). Los tengo en una lata marrón de "El tiempo entre costuras", regalo hace unos años de "El círculo de lectores" y a la derecha de ésta; una caja verde de madera, regalo de mi exsuegra hace como 25 años a la que tengo mucho cariño y en la que guardo cables de conexión de diversos dispositivos al ordenador y cargadores; lata de bombones con fotos, colección de posavasos, costurero de madera con bobadas encima (casi solo lo usa mi madre cuando viene); dos cajas de cartón de Ikea (se ven abajo a la derecha un poco) donde guardo todas las fichas de todos mis libros de papel.

Balda central

En la balda central: montón de películas en DVD entre dos altavoces del equipo de música (se ven mejor en las otras fotos de la balda de abajo y de arriba); a la derecha, algún libro de texto para cuando preparo clases, las libretas de tomar notas y otra lata, esta vez de "El perfume". Dentro, detrás de la tapa, así como a su derecha, libros de cocina.

Tercera balda
           
En la tercera balda, el equipo de música a la izquierda y un montón de CD de música clásica (la única que aguanto cuando trabajo) y del algún otro tipo; un bote de leopardo con bolis, una cajita con gatitos y un vaso de vidrio con los pen drives.
Ya encima hay una cuarta balda que es de uso familiar con vasos, bebidas, tazas. Ahí lo único mío es la estación meteorológica porque me gusta saber la temperatura, la presión y esas cosas. 
Eso en invierno porque en verano me traslado con el ordenador y cuatro cosas (entro veinte veces porque lo olvido todo), al porche. Allí puedo pasar el día entero entre escribir en la mesa y leer en una tumbona.


 Y estos son mis lugares de trabajo al natural. No he recogido nada y está todo como suele estar por lo que podéis ver pilas viejas, flores secas, portatizas, instrucciones de la cámara de fotos (creo) y demás telares.
Perdonad la calidad de algunas fotos. Las he disminuido el tamaño para que se carguen con facilidad y alguna ha quedado mal.
Sabía que se me olvidaba algo y no sabía lo que era. Ahora lo sé: las nominaciones.
No voy a nominar a nadie porque ya he perdido la cuenta de quién lo está y quién, no (es lo que pasa por ser de las últimas), pero todo el mundo que me suele leer o que acaba de pasar por aquí, quiero que se sienta en la libertad de mostrar su lugar de trabajo a todo el mundo bloguero.

Si te ha gustado mi entrada, haz +1 en hispablogger, en la columna derecha, arriba. Muchas gracias.

30 comentarios:

  1. ¡Qué explicación tan detallada, Rosa! Ha sido un placer 'viajar' de tu mano por tu agradable rinconcito, del que salen esas extraordinarias reseñas. Un lugar muy iluminado y con mucho toque personal (y hasta con compañía minina).
    Pero si me quedo con algo es con el porche, ¡vaya delicia! y el jardín que se ve detrás, una maravilla. ¿No te llevas el portátil al césped? yo sí lo haría ;-)
    Muchas gracias por enseñarnos un lugar con tanto encanto.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el jardín es muy problemático. La parte que ves, en verano, está sometida al frío viento del nordeste, que despeja, pero te hielas (esto es el norte). Si no hay ese viento, mueres de calor al sol, además yo nunca tomo el sol. Incluso para pasear a partir de estas épocas me pongo protección 50.
      Soy tan casera que donde mejor estoy es a cubierto.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Vaya casa más bonita, qué orden y que pulcritud. Si es verdad lo del fengshui tu rincón está hasta los topes, rebosa energía positiva. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos orden del que yo querría. Yo me muevo dentro de un caos ordenado que tiende al orden. Tengo que tener cada cosa en su sitio, aunque ese sitio no sea muy ortodoxo. El resto de la familia (mi marido) es más d dejar las cosas donde pilla y luego un día se pasa una mañana restituyendo a su sitio todo.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Me ha ecnatando tu lugar de trabajo.
    Sobre todo tu gato haciendo de las suyas. Me recuerda a la que yo tenía.
    Muy buena entrada.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El gato se prodiga poco, ya os digo. sobre todo está pendoneando por la calle o con mi marido en el ático. Él lo recogió abandonado en la calle y el gato le es fiel. A mí me quiere (imagino), pero por él siente adoración.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Rosa, gracias por compartir con nosotros tu intimidad, mira que somos curiosones, es que nos pierde!!! como conté en el mio descubres un rinconcito de ti misma. Comparto contigo esas imágenes con el gato Sheldon (por cierto me gusta mucho esa serie). Cuando vivía en mi anterior casa, pasaba muchas horas con mis gatos "lunes" y "Felisa" (que ahora ya no están conmigo) y cuando encendía el ordenador se turnaban detrás del ordenador, el ventilador le sacaba ese calorcito que tanto le gusta a los felinos, otras veces le movía el cursor por la pantalla, era muy divertido. Ha sido un gusto compartir contigo estos momentos, ya ves como algo tan personal nos llega. Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a ver el tuyo porque yo también tengo lo mío de cotilla (ja, ja). Sheldon, por supuesto debe su nombre al insuperable Sheldon Cooper de la serie The Big bang Theory. En realidad a veces le llamo Sheldoncooper (todo seguido) y otras veces, Doctor Cooper.
      Es muy agradable ver donde trabaja la gente a la que sólo conoces de sus blogs y mostrarles donde trabajas tú. Es una manera de conocer mejor a todas esas personas que formamos los grupos blogueros. Creo que María tuvo una granidea al mostrarnos su lugar de trabajo y Julia también al hacerlo extensivo a todos.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Hola!!!!!
    Me ha encantado todo, especialmente Sheldon, me recordó a mis aventuras de cada día con los gatos.
    Yo también colecciono posavasos, bueno empezó mi madre y nos aficionamos todos,jejeje.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros empezamos a coleccionar posavasos en los viajes al extranjero, sobre todo a Alemania donde se toma tanta cerveza y hay montones de posavasos distintos. Luego ya seguimos por todas partes recoleccionando.
      me alegro de que te haya gustado mi espacio.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Explicación detallada y entretenida. Yo tengo escritorio en el piso de arriba, pero tampoco lo uso. Prefiero la sala y me siento en un sillón con el portátil o la tableta encima. No me afecta la tele para escribir . Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que parece una bobada, pero da mucha pereza andar subiendo escaleras. Yo además me siento como aislada del resto del mundo allá arriba. Si cambio de casa, me iré a una de una sola planta.
      En mi casa la tele solo se pone para ver el telediario de las tres y, a partir de las nueve para ver pelis o series. Por ahí no tengo peligro.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Rosa, què bonita tu casa. Me fascinan los colores madera, me parecen preciosos. Me reì mucho de que tu gato se llame Sheldon, ¿tiene que ver con el protagonista de The Big Bang Theory? Es un muñeco lindo jajaja parece peluche y ahì acostado.

    YO tengo pendiente hacer este post, supongo que no lo demorarè màs. Querìa mostrarlo luego de la remodelacion del cuarto pero me està tomando màs teimpo del estimado primariamente. Y por falta de presupuesto no he podido comprarme un escritorio. Como el chiste es mostrar tal cual el lugar de donde sacamos nuestros post, creo que el fin de semana me pondrè en ello.

    Saludos y cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como no podía ser de otra manera, el nombre de mi gato es un homenaje a la serie y a su personaje más alucinante y entrañable. Es la única serie en plan comedia que me gusta.
      En mi casa hay mucha madera porque nos encanta.
      Anímate que quiero ver tu lugar de trabajo. Soy cotilla y curiosona.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Me quedo con el porche ése, tiene que se una gozada escribir y/o leer ahí, ¡qué envidia!
    También me quedo con Sheldon, debe de ser más listo que el hambre, cómo va al lugar que más le calienta. Claro que con ese nombre no me extraña que sea tan inteligente, ¿es además tan maniático como el Sheldon de Big Bang Theory?
    Enhorabuena por ese rincón tan especial para trabajar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pobre gatito no es nada maniático. Sólo quiere caricias, a poder ser del amo, psar unas horas al aire cada día y que le abramos el grifo de vez en cuando para beber agua, porque es muy listo, como bien dices y como su tocayo, y sólo bebe agua fresquita. Ah! y que le dejemos dormir en la cama con nosotros (normalmente duerme en un trastero).
      El porche es agradable, pero aquí el clima hace que no se aproveche todo lo que se debiera.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Hola Rosa, me ha gustado mucho tu rincón o rincones, el porche es precioso me encanta con la vista a tanto verde, que envidia, esta muy bien, y las tacitas colgadas son chulisimas y todo tan ordenado, y las estaciones meteorologicas a mi también me gustan mucho.
    Supongo que Sheldon, me a hecho gracia el nombre se nota que te gusta la serie jeje, es muy listo y busca el calor que desprende el ordenador.
    Me ha gustado mucho y sobre todo repito ver el verde que envidia sana os tengo a los que vivis en el norte. un beso. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo ya estoy un pco harta de verde y de la lluvia y los días grises que lo hacen posible. A veces me descubro envidiando chumberas y cactus y el sol radiante y el cielo azul y el calorcito. Por lo demás, el verde es muy acogedor y tranquilizante. No se puede tener todo.
      Sí, la serie es una de mis favoritas y le soy fiel temporada tras temporada.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Me ha gustado mucho tus rinconcitos, sobre todo el porche, Vivo en un piso y aunque es de 100 metros cuadrados. no tengo terraza, tengo dos balcones de herrería. En mi estudio veo la calle y el sol. Me encantan los días de lluvia para estar en el ordenador escribiendo. Cuando tenga mi casa ordenada por que tengo gente en casa pintando y todo está manga por hombro os mostraré mi lugar de escribir. El tuyo me ha encantado . Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi casa tiene poco más de 100 metros, pero en tres alturas lo que es un poco lata.
      A mí a veces también me gusta que llueva para no tener tentaciones de salir y tener la disculpa del tiempo para quedarme con mis libros y mi ordenador. Aunque cada vez cedo menos a las tentaciones y busco menos disculpas.
      Espero con curiosidad cotilla ver tu rincón de trabajo

      Eliminar
  11. Muy acogedor Rosa, las ventajas del portátil son que lo llevas a dónde quieres y tienes muchos rincones en función de los momentos.
    Ese gatito saliendo en las fotos ha quedado divino, cómo se iba a perder salir en algo tan tuyo. En el fondo uno se descubre con un puntito "voyeur" jajaja más bien curiosón, porque ves que te interesa conocer un poquito más a las personas con las que te relacionas en el mundo virtual.
    Un placer conocerte un poquito más a través de tu espacio.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con este tipo de entradas es cierto que nos vamos conociendo mejor y sí que tenemos un punto voyeur, al menos a mí, me encanta lo de ver casas.
      El gatito no es muy mío, como he dicho en algún otro comentario. Tiene una preferencia por mi marido que si no fuera un gato, la consideraría un poco despreciativa hacia mí, pero pobre animalito, sincero que es él, quiere más al amo y no ve la necesidad de disimularlo.
      Un beso.

      Eliminar
  12. hola! tu casa es tan calida como tu. dale un besote a tu minino que nosotras tenemos al nuestro y hace lo mismo. pequeños malcriados!!! tienes una estanteria super arreglada, la nuestra parece que la paso un huracan. besos.

    ResponderEliminar
  13. Mi gato está más mimado de lo que nunca lo estuvo mi hijo. Claro me pilla con otra edad.
    Mi estantería aún estaría mejor arreglada si solo dependiera de mí, pero siempre hay alguien dispuesto a dejar algo fuera de su sitio. Y digo yo: ¿no cuesta lo mismo ponerlo en su sitio que fuera de su sitio?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. jajajaja mis gatos son igualess!!!!! Me gusta la zona tiene ambiente tranquilo, yo me la cambié y veo por la ventana y la verdad es que me gusta muchísimo más , nos leemos :)
    CDC

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lindos gatitos!! me alegro de que te guste mi lugar de trabajo. Tener cerca una ventana tras la que perderte y dejar perderse la mirada y la imaginación es lo mejor que hay cuando se trabaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. ¿Se han ido ya todas las visitas?
    Por eso llego tarde a tu hábitat de reseñadora.
    Para ser caseras como dices, has elegido para vivir un lugar situado cerca de la naturaleza, que Santander tiene mucho de eso, y me imagino que en un pueblo más todavía.
    Me agrada tu espacio, tu gato y tus cositas bien ordenadas. Lo que me extraña, es que siendo solo dos en casa, haya tanto revuelo y descoloque. El apodo de tu pareja no será: ¿Huracán o tornado?

    Bueno pues solo te resta pasarte por el mio, que con eso del viaje a las américas te lo saltaste.
    "Curiosos semos" como hubiera dicho mi abuela.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. ¿Es posible que se me haya pasado leer tu post sobre el escritorio? Pues me imagino que con el viaje, como tú dices, es posible. Voy ahora mismo.
    No hay "revuelo y descoloque" porque procuro tener todo en su sitio, si no me pongo nerviosa, pero si no fuera por mí... bueno, y por Lucía que es la chica que nos ayuda con la casa.
    Un beso Francisco.

    ResponderEliminar
  17. Tienes una casa chulísima, Rosa. Hasta donde he podido ver me encanta, creo que despide olor de hogar, de calidez, de sencillez, de comodidad. Y el porche, eso de lo que más, ¡qué gustazo!. Sé que el post no va de decoración, pero es que si no te lo digo, exploto jajajjaa.

    Me ha parecido un detalle "de confianza" con nosotros el no haber ordenado nada para las fotos, dejarlo tal cual, al natural. Yo no lo encuentro desordenado, lo encuetro auténtico :)) Tus lugares de trabajo son muy luminosos, algo muy importante para mi, y espaciosos. Creo que lo tienes todo a mano, con cositas preciosas, como esas latas, y también prácticas. No se puede pedir más.

    Muchas gracias por prestarte a este pequeño juego, por contarnos detalles personales (me han encantado) y por mencionarme, ha sido un detalle.

    Un beso enorme y feliz finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podía dejar de mencionarte, Julia porque tú fuiste la artífice de todo este tinglado que ha hecho que nos conozcamos mejor y que sepamos en qué entorno han sido escritas las cosas que leemos de cada uno.
      Mi casa es sencilla porque está "decorada" a nuestro gusto, con cosas que han salido de acá y de allá: de un anticuario, esto; de casa de una tía o abuela, lo otro; de una tienda por la que pasamos un día, aquello. En fin, todo muy a nuestro aire. Nos gusta mucho la madera tosca y natural y eso da un aire muy cálido.
      Me alegro mucho de que te haya gustado.
      Un beso y gracias por esta iniciativa tan agradable.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...