Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

"Chocolat" Joanne Harris

Hace unos cuantos años, una película protagonizada por Juliette Binoche y Johnny Deep adquirió una enorme fama. Se trataba de "Chocolat" dirigida en 2000 por el director de origen sueco Lasse Hallström. 
Al final hablaré de la película. Antes lo haré del libro.

Se trata de una novela en la que se enfrentan la luz y la oscuridad, la vida y el aburrimiento, la intolerancia y el "vive y deja vivir", la alegría y la tosca desdicha autoimpuesta. 

Estamos en los años cincuenta en un pueblo imaginario llamado Lansquenet-sur-Tannes, a orillas del igualmente imaginario río Tannes, un afluente del Garona. El pueblo se encuentra cerca de ciudades como Agen, Montauban, Toulousse, un lugar, en todo caso, situado en algún punto cercano a la frontera entre Aquitania y Occitania, no se sabe muy bien a qué lado de la misma. En realidad, ni siquiera se sabe muy bien si existe o es solo una aparición, "Dos horas más tarde, Lansquenet-sur-Tannes vuelve a ser invisible, un pueblecillo encantado que hace acto de presencia una sola vez al año. A no ser por el carnaval, nadie habría advertido su existencia". Tal vez Lansquenet es un pueblo fantasma al que solo la presencia de una bruja sin escoba le ha insuflado algo de vida mientras permanece en él.

En Lansquenet vive un reducido grupo de personas, unos cientos de seres que parecen tan eternos y perdurables como la torre Saint-Jérôme; allí viven, o más bien existen por siempre aquellas personas; a orillas del río, alrededor de la iglesia, casi todas profundamente católicas, practicantes y muy amantes de los ritos y de mantener las tradiciones. Y quienes no lo son permanecen a la sombra de la corriente religiosa, en silencio y tratando de no dejarse ver ni oír más de lo necesario, pero tan inmutables y eternas como todo el resto. 

Un 11 de febrero, llegan al lugar Vianne Rocher y su hija, Anouk. "Llegamos con el viento de carnaval. Un viento cálido para el mes de febrero, impregnado de los aromas grasos y calientes de tortas y salchichas fritas, de gofres espolvoreados con azúcar de lustre que cuecen en una plancha a nuestro lado". Vianne y Anouk llegan en pleno Mardi Gras, cuando el muy católico pueblo, dominado más que animado por el celo redentor de su cura párroco, Francis Reynaud, y del bienpensante grupo de mujeres que cacarea a su alrededor, se dispone a entrar en las privaciones de la Cuaresma y a prepararse con sacrificio y rigor, durante los cuarenta días que dura, para la explosión de alegría contenida del Domingo de Pascua.
Joanne Harris

Lo malo es que ni Vianne ni Anouk son religiosas, y sus ansias por permanecer definitivamente en un lugar que termine con su vagabundeo, las empuja a hacerse cargo de la panadería abandonada del viejo Blaireau. Vianne la alquila, junto con la vivienda aneja, con la intención de convertirla en una chocolatería. Allí instala La Céleste Praline y a base de chocolate, dulzura y sonrisas, empieza a cambiar la vida de la gente ante la mirada colérica y culpablemente golosa del curé Reynaud enfrente de cuya iglesia está situada la chocolaterie. "La Céleste Praline. Hasta el nombre parece un insulto premeditado", piensa el cura, o una tentación difícil de superar, añadimos los lectores.

En La Céleste Praline se dan cita y encuentran refugio y chocolate los habitantes de Lansquenet. Al menos los que son conscientes de las limitaciones de sus vidas y desean unos cambios que no se atreven a enfrentar: Josephine Muscat, Armande Voizin, Guillaume, Luc Clairmont. El resto considera un insulto y un pecado contra las privaciones de Cuaresma el dulzor del chocolate y el Festival que Vianne prepara para celebrar la Pascua.

La historia se nos cuenta desde dos puntos de vista, ambos en primera persona: el de Vianne y el de Reynaud. Ella representa la vida, con sus alegrías y sus tristezas; representa el ansia por vivir y aprovechar cuanto la vida le pueda ofrecer. Él representa la represión y la intolerancia, una manera de estar muerto en vida, de anticipar en la vida el hieratismo y la rigidez de la muerte. Nada demasiado original, por otra parte; una lucha y unas actitudes ante la vida demasiado manidas ya a estas alturas.

Vianne es una mujer muy particular. Toda su vida la ha pasado vagando por el mundo, primero con su madre y ahora con su hija. Huye del Hombre Negro (demasiado evidente su representación por parte del cura). "Pasamos años huyendo del cura, el Hombre Negro, y cuando en los naipes aparecía su rostro de forma repetida quería decir que había llegado el momento de volver a echar a correr, el momento de huir de aquel pozo de oscuridad que él había abierto en el corazón de mi madre". Desea establecerse, pero algo la empuja, un viento al que no puede resistirse se la lleva de acá para allá. 

Reynaud es el Hombre Negro que ha vuelto a aparecer, aunque él no lo sabe. Él habla con el curé anterior, al que llama mon pére y al que visita una vez a la semana; con el que le une un pasado turbio, algún secreto inconfesable. A través de los monólogos de Francis Reynaud que le habla sin parar, sabemos de su rencor hacia Vianne, pero sobre todo sabemos de su intransigencia, de esa soberbia de los iluminados que se creen en posesión de una verdad que no existe más que en su mente alucinada.

Todo empeora cuando los gitanos, en sus gabarras, se establecen en el río. Ya vinieron hace años y algo sucedió. Ahora han vuelto y el fantasma de una tragedia pasada, planea sobre el pueblo, y algo en esa tragedia tiene que ver con Reynaud.



Esta novela es todo un desafío para los sentidos, gusto, olfato, vista; todos ellos se ven atacados y excitados por colores, aromas y olores de las sustancias más fragantes: canela, vainilla, naranja, jengibre, chocolate, menta, trufas, nuez moscada, toda clase de frutas... Todo el que quiere encuentra allí su chocolate favorito, el que le hará más fuerte, más feliz, más valiente, según las necesidades de cada cual.

Cuando vi la película en 2001, no me gustó. Ahora he vuelto a verla y sigue sin gustarme. No soy yo de las que valoran que las películas sean fieles al libro, incluso pienso que, a veces, esa fidelidad es un lastre. Solo pido que la película sea buena y esta no acaba de parecérmelo (tampoco me parece mala, pero no consigue convencerme). Desde mi punto de vista, se le ha quitado el alma a la historia y se la ha dejado llena de anécdotas insustanciales y, en ocasiones, demasiado edulcoradas. Desaparece el punto de vista de Reynaud que se nos presenta como un personaje demasiado joven, demasiado inocente, demasiado prescindible. Su papel lo toma un Conde de Reynaud, que difícilmente puede representar al Hombre Negro, idea que, por otra parte, desaparece de la película. 

En mi opinión, es una película muy lejos de alcanzar la calidad indiscutible de "Las normas de la casa de la sidra", del mismo director, pero mucho mejor en todos los sentidos.
La novela me ha gustado, pero cuando supe que era la primera de una trilogía, me di cuenta de que no tenía ganas de leer ninguna continuación. Creo que es una historia que empieza y termina en sí misma y no veo cómo se puede continuar, ni creo que alargarla aporte nada que la mejore. Me ha gustado, pero no me ha terminado de convencer. Falta originalidad, como ya he apuntado más arriba. Es una novela que se lee bien y, creo, se olvida igual de bien.

"Chocolat" ha sido lectura conjunta de octubre en el grupo de facebook Los libros de Carmen y amig@s.




43 comentarios:

  1. Creo que la película la vi, pero apenas la recuerdo. Tengo la teoría, algo muy personal, de que la calidad de una adaptación al cine de una novela es inversamente proporcional a su fidelidad. En este sentido, García Márquez tuvo muy mala suerte en sus adaptaciones. Centrándome en este libro, la verdad es que parece un planteamiento original en la forma, pero un tanto cliché en el fondo con esa contraposición de la alegría y el sabor respecto a la apatía y la represión. Bueno, creo que todos estamos de acuerdo en eso no parece que haga falta una novela para que nos demos cuenta.
    Una reseña con el criterio y sapiencia habitual en ti. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo con tu personal teoría: cuanto más fidelidad guardan con la novela, más planas salen las películas y es que adaptar una historia escrita al cine no consiste en contar todo igual que en el libro sino en adaptarlo al formato cine al que algunas cosas de las novelas no le van nada bien.
      Tuvieron mala suerte, que recuerde ahora, García Márquez, Isabel Allende, Pérez Reverte, Muñoz Molina (salvo el "Beltenebros de Pilar Miró que es una joya). Javier Marías, sin embargo, se quejó mucho de la adpatación de "Todas las almas" que hizo Gracia Querejeta y que tituló "El último viaje de Robert Rylands". Es cierto que se parece poco a la novela, pero creo que es una película formidable.
      Esta novela que reseño, como digo, no está mal, pero no es para entusiasmar. La película me gustó menos porque le falta alma. Tú me entiendes.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Yo solo he visto la película, y dos veces. La segunda por curiosidad, por si me gustaba más que la primera vez, pues se me había podido escapar algo. A veces, según el estado de ánimo, un libro o una película de gusta más o menos. Y es que esa película tenía algo especial. O eso me pareció. En la segunda ocasión me pareció ver irregularidades: momentos francamente interesantes e incluso bellos, con personajes singulares, y otros, los más, francamente sosos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me gustó la primera vez. No podría decir que es mala y, como dices, tiene personajes curiosos y situaciones interesantes, pero tiene también demasiado azúcar para mi gusto y no por el chocolate.
      Después de leer el libro, he vuelto a verla y he visto que carece del interés que tiene la novela. Sé que es una película que levantó pasiones, pero a mí no me acaba de convencer.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Ay pues reconozc que cuadno he visto que hablabas de ella me he entusiasmado. Sinceramente no sabía que existía el libro de la película. Yo me he visto la película sin leerme el libro y me ha encantado. De hecho es una de mis películas favoritas. Me parece muy especial, romántica y que todas las historias tienen algo que aportar, la abuela diabética, la historia de amor de una viuda y su enamorado, incluso el conde que es abandonado por su mujer, y ese cura jovencillo que se deja guiar. Mucha moraleja pero a la vez muy llena de sentimientos.
    Me has intrigado con el libro y ahora quiero leerlo, porque eso de un pueblo mágico que aparece me parece una buena idea. Desde luego en este caso no estamos de acuerdo, en cuestión de la película, en el libro, me lo leeré para saber de primera mano lo que cuentas. Me has intrigado.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno lo del pueblo que aparece y desaparece es un pequeño apunte que sale al principuo del libro (la frase que cito) y luego no se vuelve a saber más de ese tema, pero es un detalle que me llamó la atención por otro libro que leí hace años en que todo un pueblo aparecía solo unos días cada cierto tiempo.
      Respecto a la película, te diré que yo soy un tanto tiquismiquis para el cine. Películas que han entusiasmado a todo el mundo a mí no me gustan. Me pasa con esta y me pasa con "Amélie" y alguna otra. Es una cuestión de gustoa. A esta, para mí, le sobra romanticismo.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Hola! Me ha encantado la reseña, aunque no he leído el libro. Pero al igual que le sucede a María, la película es de mis favoritas, jeje, aunque hace tiempo que no vuelvo a verla. Me has picado la curiosidad con la novela y es posible que caiga, gracias por recordarme que existe! Un fuerte abrazo! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste el libro. Yo creo que es mejor que la película. Lo he leído muy a gusto a pesar de las pegas que le encuentro.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Yo le tengo cariño a la película de "Chocolat", aunque no sea muy allá. En parte es por el guiño al guitarrista Django Reinhardt. Había oído hablar del libro que has desmenuzado tan bien y parece ser de los que no dejan mucha huella, sin ser malos libros. Pasaremos por esta vez, del libro, no del "chocolat", jaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos guiños musicales o de otro estilo pueden salvar una película para alguien que de otra forma no la habría apreciado demasiado. A mí también me pasa, aunque mis guiños suelen ser literarios o cinematográficos.
      De chocolat, imposible pasar. Tengo verdadera adicción. Me tengo que controlar para no ponerme morada porque me salen granos. Bueno, me controlo, pero sin sufrir.
      Un beso.

      Eliminar
  6. ¡Hola Rosa!
    Me ha gustado tu reseña tan detallada porque yo no conocía la novela, solo la película.
    Yo te voy a confesar que disfruté mucho cuando la estrenaron, me gustó la ambientación, el clima que crean alrededor de la tienda y también me gustó lo sensual de la relación entre los dos. El chocolate y el pasteleo se respiraba en el ambiente, y yo disfrutando ;-))
    De todo esto ya hace bastante tiempo, así que agradezco leerte con la perspectiva que dan los años y te digo que me ha encantado todo lo que comentas.
    Un gran abrazo Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Xus. Yo también disfruté con la película, no creas. Soy una gran amante del chocolate y me encanta la repostería, así es que estaba en mi salsa, pero la historia no me acabó de convencer y ahora, tras leer el libro, que me gustó más de lo que esperaba, al comparar, he visto que la película podría haber sido mejor. Además de las cosas que no me gustaron tampoco en el libro (cierto misticismo, tema y personajes muy manidos, etc) hay cosas que en la novela tienen fuerza (como el personaje del cura) y en la película desparecen.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Pues en mi caso, querida Rosa, si que me gustó la película. Comprendo que si eres bastante exigente respecto a las adaptaciones al cine que se suelen hacer inspiradas en novelas o best seller, puesto que como buena lectora, siempre te fijas en esos detalles que el guionista o el director descuidan o modifican con otras escenas que no son fieles al texto original.
    Bueno es muy respetable tu punto de vista al respecto, aunque en esto no le pongo tantos peros como tú.

    Muchas gracias por compartir esta completísima reseña.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me considero muy exigente con las adaptaciones. Ni siquiera pido que la peli sea lo más fiel posible a la película. Soy más bien exigente con la calidad de la película, independientemente de la novela que la inspire. Claro que esa calidad es determinada por mis gustos y muy subjetiva. Sé que la película le gustó a casi todo el mundo y creo que la rara soy yo, pero es lo que hay.
      Gracias a ti por leerme, guapa.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Yo vi la película y me resultó entretenida pero como bien dices prescindible, de esas que recuerdas con el paso de los años tenuemente y que no tienta el verla de nuevo. No deja de ser otra adaptación de la lucha entre el bien y el mal y las luces y las sombras con mucho chocolate que en este caso aporta dulzor contra la amargura impuesta por unos individuos llenos de tradicionalismos, convencionalismos y mucha hiel.
    No leeré el libro pero la película quizá la vuelva a visionar aunque solo sea por el placer de ver a la protagonista rodeada de ese dulce chocolate.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mi gusto, la película tiene más dulzor que el que aporta el chocolate. Esa es la parte que menos me gusta y lo mencionado en la reseña.
      No son obras para destacar, pero el libro, he de confesar que, tras la película, me ha sorprendido agradablemente. Se puede leer.
      Un beso.

      Eliminar
  9. hola! no puedes poner ese muffin con chocolate !!!!!!!!morimos, que rico!!!nuestra alma golosa no puede con ellos,no es mufin, es una magdalena o rosqilla aqui en argentina, el muffin es mas pequeño, bueno !la película nos gusta por Johnny Deep pero coincido que no fue taaaan buena , me falto algo mas para redondear, la idea no es mala per0....y el libro no lo leímos aun, gracias por la dulce entrada! saludosbuhos golosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí es un bizcocho relleno de chocolate (tarta) y cubierto por chocolate. Quería ponel algo muy chocolatero y en movimiento: que se viera la suavidad untuosa del chocolate.
      Una historia dulce y untuosa, pero lo que en el chocolate está bien, en una novela pude llegar a saturar. No obstante, se lee a gusto.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Comparto contigo la última de tus frases, una novela que se lee bien y se olvida igual de bien. Esa misma sensación es la que a mí me ha quedado después de terminada su lectura. Entretenida pero poco más. La película creo haberla visto en su día, pero no la recuerdo bien, con lo cual tampoco es que me entusiasmara. Eso sí, me he puesto morada a comer bombones según lo leía, parecerá un tópico, pero se me hacía la boca agua literalmente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Es cierto!! Yo también he aumentado la ingesta de chocolate estos días. El chocolate a la taza, calentito y cremoso, hacía meses que no me lo preparaba y mientras leía el libro, lo he hecho un par de tardes.
      Desde mi punto de vista, ni libro ni película son para pasar a la historia, aunque la película lo hará porque gustó mucho en su momento. Yo he repetido y aún me ha gustado menos. Me imagino que algo se me escapa que hace que no llegue a conectar con ella.
      Un beso.

      Eliminar
  11. La película si que la vi, pero como no me gustó, obvie el libro y creo haber hecho lo correcto. Te cuento un secreto? No me gusta el chocolate, así que un aliciente menos para la lectura de la novela. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí he estado en desacuerdo con casi todo el mundo al que le gusta mucho la película. En eso parce que tú y yo estamos de acuerdo, pero aún nadie, en estos comentarios, ha tenido el valor de confesar ¡¡que no le gusta el chocolate!!
      Sé que hay más gente por el mundo a la que le pasa, pero es raro, muy raro. En fin, variedad y variedad, y por mucho tiempo que es lo que enriquece la especie.
      Un beso, guapa.

      Eliminar
  12. A mi te confieso que me gusta el chocolate, pero eso si sin azúcar que he de cuídame que con una familia llena de diabéticos he de cuidarme mucho de abusar del dulce.
    No he visto la película o al menos no lo recuerdo ahora mismo, y no he leído tampoco el libro, de modo que anoto ambas para poder opinar con propiedad, ahora por lo que leo la película merece menos la pena que el libro de modo que es posible que lea el libro primero y luego vea la película y así saque una buena conclusión. un beso Rosa, buen fin de semana, y yo como siempre últimamente llegando tarde.
    Ah y estoy segura que la entrada que voy a publicar te va a gustar, va de ranas de nuevo, jeje. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gusta el chocolate muy negro y amargo, aunque no me importa que tenga un poco de azúcar, pero tiene que ser negro. ¿Has probado la variedad con escamas de sal? Es una delicia, aunque tiene azúcar.
      Espero que te guste esta dulce historia. No es fascinante, pero es entretenida.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Yo soy chocolatera pero me gusta especialmente el que no es negro, lo sé es raro pero a mi me gusta con leche jajaja y mucho. Respecto a la película, la vi y ni siquiera la recuerdo, por lo tanto no me debió impactar y el libro si es prescindible no lo apunto. Voy a quedarme mejor con el chocolate para saborear. De hecho, ahora me están entrando unas ganas tremendas de "pecar". Me voy a hacerlo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo peco casi todos los días y muchos, dos veces. Una pastillita después de comer y/o cenar. Pero como le digo a Tere, yo soy de chocolate negro, muy negro. Con leche hace siglos que no pruebo.
      Es un libro que se puede dejar pasar sin excesiva pena, aunque yo lo leí a gusto y no me arrepiento de haberlo hecho.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Creo que ésta es de las pocas veces, últimamente, en que hablas tan desapasionadamente de una novela, Rosa. Bastante floja tiene que parecerte.
    Yo ví la peli hace muchos años y salvo por el chocolate, que casi podía olerse, no recuerdo que me encantara. Como otros han dicho ya no creo que lea el libro habiendo tanto y tan bueno pendiente, pero ha estado bien conocer tus impresiones y recordar (en la medida que mi mala cabeza lo permite, claro) :P

    ¡Un beso grande de finde!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa es que este año está siendo una maravilla en lecturas. Estoy leyendo cosas muy buenas y descubriendo autores geniales. Lo flojo que he leído, lo he metido en esa sección de "Sin reseña" donde, por otra parte, o todo es flojo.
      Esta, de todas formas, no se puede considerar de lo peor que se puede leer. No está mal, pero tiene sus fallos, al menos para mi gusto y en la tertulia, hemos coincidido bastante.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Muy buena tu frase final. Creo que resume a la perfección lo que ha sido la lectura de este libro, al menos para mí.
    Desconocía que el director de la versión cinematográfica fuese el mismo que el de «Las normas de la casa de la sidra». Desde luego, a mí también me parece ésta muchísima mejor película.
    Tu reseña, aunque no del todo positiva, me ha gustado. Vamos, que me ha gustado cómo lo has contado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que "Las normas..." sea mejor porque el guión es de John Irving. Su novela es muy buena y su guión también lo fue.
      Esta novela es peor y en el guión se han cargado las mejores cosas de la historia.
      Me alegro de que te guste cómo lo he contado. No es una reseña muy positiva por los detalles que ya comentamos en la tertulia.
      Un beso, guapísima.

      Eliminar
  16. He visto la película un par de veces porque me gustó mucho, a pesar de la Binoche (me parece una actriz pésima, inexpresiva e insulsa), pero para compensar estaban Deep y Alfred Molina.
    En cambio, Las normas de la casa de la sidra me pareció soporífera y por más buenas críticas que tuvo a mí me resultó un rollo de mucho cuidado. Seré yo, que no entiendo de cine.
    Por cierto, menudo ritmo llevas publicando, apenas consigo seguirte, de hecho este comentario lo escribo con el móvil, algo que no me gusta pero tengo que aprovechar el rato de espera para la mesa en el restaurante donde vamos a comer ;)
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro teniendo tanto que leer no creo que me lo apunte

      Eliminar
    2. Johnny Deep es un gran actor, pero sus películas me aburren soberanamente. Sus piratas soy incapaz de verlos. Juliette Binoche me ha gustado en algunas películas, aunque en otras, pienso como tú.
      Respecto a Alfred Molina, me gusta mucho, pero su personaje usurpa el papel que en el libro tiene el cura y que tiene mucha más fuerza.
      Espero seguir contando contigo, aunque sea entre espera y espera 😂😂.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Ains me había saltado esta entrada, Rosa.
    He visto la película muchas veces, pero porque Johnny Depp me ha gustado siempre, era mi amor platónico en el instituto, así que prácticamente he visto todas sus películas jajaja (A quién ama Gilbert Grape me gustó mucho). He leído que él a ti te aburre, aunque si te digo la verdad, Piratas del Caribe a mí tampoco me gusta, sólo he visto la primera. Pero como actor pues... yo tenía su póster en mi pared hace años (cosas que hacen las adolescentes locas) :))
    Las normas de la casa de la sidra no la he visto, pero me la apunto, porque es una película que tengo pendiente. No sé si leer el libro de Chocolat, es que como tengo idealizada la película, creo que dejo pasar la novela.
    Me ha encantado tu entrada, un besote guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como habrás visto, a mí la película no me gusta. No diría que es mala ni desaconsejaría el verla, pero para mí, le falta alma y le sobra azúcar (no la del chocolate). la novela me ha gustado mucho más, aunque tampoco ha llegado a convencerme del todo y le he encontrado las pegas que indico en la reseña, pero creo que supera a la película con mucho.
      Yo también creo que Johnny Deep es un gran actor, pero las pelis en las que trabaja, no suelen gustarme; Gilbert Grape de las que más.
      Un beso.

      Eliminar
  18. A mí la película me gustó, y de hecho, la he visto en más de una ocasión. Creo que es porque yo, todo lo que lleve la palabra "Chocolate" me atrae ;-)
    El libro no lo leeré seguro, después de lo que comentas. Y ya te vale, Rosa. Mira que poner esa imagen en el post...¡me lo zamparía ahora mismo!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, para eso lo hice. Quería poner algo que llenara los sentidos de chocolate y de ganas de hincarle el diente, algo muy sensual, vaya. Veo que lo he conseguido.
      El libro es bastante mejor que la peli, claro que eso lo digo yo a quien no le gustó la película. Si tienes poco tiempo, pasa a algo que te apetezca más.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Hola Rosa,
    Yo solo he visto la película pero como tu magnífico final porque no sé la razón pero me ha encantado este cierre, 'es una novela que se lee bien y, creo, se olvida igual de bien' Mira, me has arrancado una sonrisa. No le guardo un gran recuerdo, solo algunas imágenes sueltas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre he recordado que no me había gustado en exceso. La novela es mejor, pero no la hubiera leído de no haber sido escogida para la tertulia de facebook. Me alegro de que lo fuera porque así la he leído y, aunque no es una gran novela, se lee bien y es mejor que la peli.
      <un beso.

      Eliminar
  20. ¡¡¡¡Hola!!!!1 Pues a mí la peli me gusta mucho, soy taaaaan fan de Jonnhy Deep, pero aparte de eso me gusta aunque admito que no tiene la calidad de Las normas de la casa de la sidra porque eso es muy muy difícil.
    Besos y como siempre una reseña genial, que no sé por qué no había leído.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se puede estar en todo y a todos se nos escapan entradas de tantos blogs como seguimos.
      Ya ves que a casi todo el mundo le gusta mucho la plícula. Yo es que soy un poco rara. Sin embargo en las "Las normas..." creo que hay más acuerdo: una película de las que hacen historia.
      Un beso.

      Eliminar
  21. La película no está mal, pero tampoco es como para verla varias veces. El libro me gustó, aunque hay algunas cosas que no me han convencido. Ha habido partes que no me he creído (brujería y tarot), y otras que no me han convencido (tanto yin y yan, blanco y negro, bueno y malo...) Yo tampoco me he quedado con ganas de seguir la trilogía.

    Besos! y hasta la próxima lectura conjunta :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve que hemos sacado conclusiones y sensaciones muy similares. Se lee a gusto y se disfruta, pero no acaba de convencer y no deja ganas de más.
      Un beso. A ver que es lo próximo.

      Eliminar

Puedes dejar un comentario si quieres. No es obligatorio, pero hace una ilusión...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...