Entradas

Mostrando entradas de abril, 2020

"Las chicas de campo" Edna O'Brien

Imagen
La primera entrega de esta Trilogía de Kate y Baba  ha supuesto una pequeña y, espero aunque no lo tengo nada claro, transitoria decepción. Me explico. Normalmente, cuando leo una trilogía o tetralogía o serie en general, suelo dejar pasar varias semanas e incluso meses entre una entrega y la siguiente. Esto es posible porque cada una de ellas tiene entidad por sí misma. Otra cosa son las novelas en dos o más volúmenes que a veces sacan las editoriales como sucede con los dos volúmenes de " Los miserables " de Víctor Hugo que sacó en su día El Círculo de Lectores y que como no podría ser de otra manera, leí seguidos. Mi idea acerca de esta trilogía era que, como tal trilogía, se trataba de tres novelas, cada una con su título y publicadas en diferentes momentos. Esa idea es además la correcta. Las tres novelas se publicaron independientemente en 1960, 1962 y 1964 respectivamente. Si tengo que juzgarlas como tales obras independientes, tras leer la primera he de decir que

"Formas de estar lejos" Edurne Portela

Imagen
Este es el tercer libro que leo de Edurne Portela tras " Mejor la ausencia " y " El eco de los disparos ", novela el primero y ensayo el segundo, ambos sobre el mundo de ETA y, lógicamente, de la violencia y el miedo. En " Formas de estar lejos " la realidad del País Vasco y de ETA aparece de forma muy secundaria, pero ya se ve que el personaje de Alicia ha sufrido por esa situación, ha tenido que posicionarse y quedar fuera del posicionamiento de algunos amigos. Pero esta novela, con una ETA muy diluida en lo que es la trama (tan solo se la nombra en una ocasión), sigue hablando de violencia y de miedo, y lo hace en demasiados ámbitos para mi gusto. "No podría decir cuándo empezó todo. Cuándo mi vida comenzó a torcerse y esa que fui dejó de existir y se convirtió en una mujer que se encerraba a llorar en un armario. Y todo lo que vino después" . "Racionalizar el miedo. Se supone que ésa es la receta, poner en perspectiva los peligros

"Casas y tumbas" Bernardo Atxaga

Imagen
Cualquiera que me haya leído un poco sabe que no siento una especial predilección por los libros de relatos, pero siempre ha habido una excepción porque hubo un libro de relatos que me gustó especialmente. Ese libro fue " Obabakoak " que leí ya un poco tarde, en 1996. No recuerdo mucho del libro, pero sé que me dejó esa sensación de que había leído un libro de relatos y de que por primera vez me había entusiasmado. Ya sé que " Casas y tumbas " está clasificada como novela, y tal vez el fallo sea tratar de clasificarlo todo, pero yo no puedo considerar a este libro una novela. Para mí es un libro de relatos en el que los personajes saltan de uno a otro y el que es protagonista en uno aparece en el siguiente de manera anecdótica y viceversa. Y de nuevo puedo decir que otro libro de relatos de Bernardo Atxaga me ha gustado mucho. Consta el libro de seis relatos, de los cuales los tres primeros están a su vez divididos en capítulos, mientras que los tres siguiente

"Lo que el viento se llevó" Margaret Mitchell.

Imagen
Hace unas semanas publiqué en el blog una reseña de la película " Lo que el viento se llevó ". Correspondía a una iniciativa de " El tintero de oro " y para esa iniciativa bastante gente había leído la novela. Leyendo comentarios y reseñas, me fueron entrando ganas de leer yo también el libro. Lo había leído en 1981 y pocas cosas recordaba. El confinamiento, con el tiempo extra que nos ofrece, me dio la oportunidad ideal para enfrentarme a las casi mil páginas de la novela, que he ido compaginando con otras dos; la negra y policíaca de la noche y otra de género variado para el día. De " Lo que el viento se llevó " he ido leyendo un par de capítulos dia rios y me ha llevado bastante tiempo, pero he disfrutado todos y cada uno de los minutos que he empleado. Una novela magnífica (sí, adelanto que me lo ha parecido a pesar de alguna cosa que comentaré) y una película extraordinaria a pesar de su enorme fidelidad a la historia literaria. Ahora he entendid

"La dependienta" Sayaka Murata.

Imagen
Cuando estoy inmersa en la lectura de " La dependienta " de Sayaka Murata, me llega la información de una serie de Netflix, " Unorthodox ", y me llega mediante un enlace que me envía a un artículo de Berna González Harbour en El País titulado " Seamos unorthodox ", donde entre otras cosas muy interesantes afirma que en esta situación de confinamiento que vivimos la crisis nos sirve " para repensar las capas de encierros que afrontamos cada uno sin estado de alarma, los territorios en que cada uno somos ortodoxos al calor de una comunidad que espera tal comportamiento de nosotros a cambio de una idea de pertenencia. La idea entonces de ser “unorthodox”, una “desortodoxia ” inexistente en español pero más interesante que “heterodoxo, nada o poco ortodoxo" [...] es suculenta. Acaso no es preciso romper con el dogma, la secta, la idea fija, la religión. Sino no permitir que te aplaste" . Pero creo que ya me he ido por las ramas y os

"Hôzuki, la librería de Mitsuko" Aki Shimazaki.

Imagen
La librería de Mitsuko se llama  Kitô. No es su apellido como la gente suele creer y tampoco significa oración (rezo) como también se puede interpretar. Los tipos de escritura japoneses son algo que se me escapa y aunque está bien explicado, yo no puedo hacerme a la idea. No puedo distinguir entre  hiragana (escritura silábica japonesa)  y  kanji (ideogramas chinos) , ni soy capaz de entender que una misma palabra se pueda escribir con diferentes ideogramas o con diferentes sílabas y significar distintas cosas. El caso es que el significado oculto del nombre de la librería, el que su dueña no ha confesado a nadie, es hôzuki y es que en sus sueños o más bien en sus ensoñaciones hay una visión recurrente relacionada con la nieve.  "Sigue nevando [...] corro en la nieve estrechando a un bebé entre los brazos. Es un recién nacido y está envuelto en una manta beige. Su manita sostiene firmemente un tallo de hôzuki con dos frutos" .  Indago y descubro que el nombre de hôzuki

"Río revuelto" Joan Didion

Imagen
"Siempre que se acordara más tarde de aquella semana en Reno, [...] sería con una añoranza que ella no era capaz de explicar demasiado bien, una nostalgia que no era ni del todo real ni del todo imaginaria. Era como si aquella semana hubiera transcurrido fuera del tiempo, como toparse con ella un día por accidente y encontrar el mismo aire límpido, eternamente suspendido allí entre el otoño y el invierno; las mismas caras en el bar del Riverside; los mismos patos silvestres posándose en las mismas rocas de la ribera del Truckee, aunque aquella semana los patos ya habían emprendido la ruta hacia el sur; todo intacto, inmune a la erosión, no del todo resplandeciente, ni tampoco inocente, pero preservado exactamente tal como fue, prueba indiscutible de que la corrupción no existía" .  Una nostalgia que, me temo, como todas las nostalgias tendría más de imaginario que de real. Tendemos a añorar momentos intrascendentes a los que con el tiempo vestimos de trascendencia; tendemos