Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2019

"Ordesa" Manuel Vilas

Imagen
La primera noticia que tuve de esta novela fue a través de una reseña que me hizo sentir hacia ella una mezcla de atracción y rechazo. Atracción por lo que contaba y rechazo por algo que intuía más que otra cosa. La segunda noticia fue por otra reseña que me afianzó en mi rechazo e hizo que dejara "Ordesa" congelada, que no desechada, sine die.

Fue cuando la propusieron para la tertulia del instituto, cuando me di cuenta de que tenía que tomar una decisión (positiva) acerca del libro, pero el tiempo pasaba, la tertulia se acercaba y yo no terminaba de decidirme a leerlo. Por segunda vez en un montón de años fui a la tertulia sin los "deberes" hechos. He de decir que a casi nadie le había convencido la novela. A unos les había gustado más que a otros, unas partes habían gustado más que otras, pero  nadie se manifestaba encantado al cien por cien con ella. No obstante, muchas de las cosas que se hablaron allí, me hicieron darme cuenta de que antes o después, terminarí…

"Mujer de barro" Joyce Carol Oates

Imagen
Como últimamente me he metido con novelas muy largas, me llega el día de publicar (lo hago cada cuatro días) y me encuentro sin ninguna publicación lista por lo que siguiendo una costumbre que empecé hace un tiempo, voy a rescatar una reseña que publiqué hace más de cuatro años, cuando el blog aún no tenía ni un mes de vida (se abrió el 26 de octubre y como podéis ver en la foto con que encabezo esta entrada, aún le quedaban unos días para cumplirlo).

Se trata de una novela de Joyce Carol Oates, la primera que leía teniendo el blog, pero la décima de todas las leídas de la autora.

La voy a dejar tal como estaba. Incluso respetaré el tipo de letra y el tamaño que utilizaba por entonces. Tan solo voy a suprimir alguna cosa que resultaría un tanto anacrónica en la actualidad por estar escrita para aquel momento particular. También cambiaré el orden de las fotos, añadiré la ficha del libro y dejaré mas espacio entre párrafos.

Es la primera novela de la que hice una reseña en serio. Antes tan…

"Un fin de semana" Peter Cameron

Imagen
"Si Tony estaba en una fiesta, había algo que terminaba por suceder siempre, de manera invariable: la gente bailaba o cantaba, o se bañaba desnuda o desfilaba, o jugaba a juegos. Se tiraban y se rompían cosas y, en mitad de aquel furor, Tony era capaz de permanecer relajado. Cuando estaba Tony, era fácil desaparecer. Si Tony estuviera abajo también, John no vacilaría en bajar. Pero Tony estaba muerto".

Hay fines de semana en los que cabe toda una vida porque en ellos se resume el pasado y en ellos se anticipa, aunque veladamente, el futuro. Puede que este fin de semana sea uno de ellos porque muchas cosas van a pasar ante los ojos del lector. Cosas veladas entre las actividades cotidianas y normales, casi vulgares, de un fin de semana en el campo en pleno verano. Comidas al aire libre, siestas al sol, baños en el río, paseos entre los árboles al anochecer...

Robert y Lyle se disponen a pasar un fin de semana en casa de Marian y John. Robert y Lyle se han conocido hace poco. Lyle…

"Lucía en la noche" Juan Manuel de Prada

Imagen
"Mientras había luchado por alcanzar el éxito, había escrito con el entusiasmo y el temblor de quien arroja una moneda al aire, ignorando si saldrá cara o cruz. Pero, tras alcanzarlo y probar su sabor, empecé a renegar de mi oficio, [...] Entonces empecé a buscar lenitivos que supliesen su ausencia: [...] empecé a frecuentar los platós televisivos, donde, a cambio de un estipendio siempre generoso, me juntaban con un hatajo de botarates vociferantes que no paraban de proferir barbaridades (pero ninguno profería tantas como yo, más vociferante que ninguno), disputándose la predilección de una audiencia mentecata".

Cuando leo estas líneas pienso que el autor está haciendo autocrítica, tal vez saldando cuentas con su pasado. A ver, entendedme. No quiero decir que Juan Manuel de Prada haya dejado de escribir para dedicarse a saraos televisivos en compañía de botarates vociferantes (y menos que sea el más botarate y el más vociferante) para una audiencia mentecata. Ni mucho menos.…

Sin reseña XIII

Imagen
Y llegamos a la entrega decimotercera de "Sin reseña". Nunca me he creído eso de que el número trece traiga mala suerte. A pesar de que el año 2013 se podría considerar uno de mis annus horribilis, siempre he preferido pensar que es casualidad y no culpa del trece. Tampoco fue bueno 1999, ni lo ha sido 2018.
Sin más rollo, que empiezo y no tengo donde parar, en esta nueva entrega hay un poco de todo y, como siempre, mucha negritud. Es que me encanta.


"Solo los muertos". Alexis Ravelo.
Esta es la segunda entrega sobre el investigador aficionado Eladio Monroy. La primera, "Tres funerales para Eladio Monroy", me gustó lo suficiente como para meterme el gusanillo y decidirme a seguirlo.
Hablo de investigador aficionado porque Eladio Monroy es un jubilado de la marina mercante que admite encargos varios para completar su pensión y puede que para matar el aburrimiento que la vida de jubilado podría ocasionar en un hombre activo y lleno de vitalidad como él.
En este …

"Sangre en los estantes" Paco Camarasa

Imagen
"Éramos una librería de recomendaciones. Los lectores venían a buscar lo que no encontraban habitualmente en otros lugares. Siempre decíamos irónicamente que teníamos los clientes más queridos por sus amigos. La última novedad de Camilleri o de Mankell, justo se la acababan de regalar el día anterior. Nuestro papel era el de libreros". Dudé mucho sobre cómo empezar la reseña de Sangre en los estantes. Tenía ese párrafo anotado como posible principio. Me parecía adecuado presentar la librería tal como lo hace el librero en el libro. El librero, la librera, la librería... Paco Camarasa me ha cautivado; Montse Clavé y sus mejillones y su forma de ver la vida y la gastronomía y la amistad, me ha conmovido; la Negra y criminal me ha emocionado hasta las lágrimas. Y alguna de esas lágrimas eran de rabia, de esa imposibilidad de vuelta atrás, de tiempo ido con todas sus oportunidades a cuestas. 

¿Dónde estaba yo antes de 2015 que no supe de la existencia de esta librería? Dos veces f…

"Los caminos de la luz" Coia Valls

Imagen
"Revisar las lecciones del día antes de bajar a la sala del piano; sobre todo meditar detenidamente cómo explicar en mis clases de música la ejecución del martelé, ese movimiento que a los estudiantes les resulta tan difícil en cuanto perciben la proximidad del teclado. También podría examinar a fondo la máquina de escribir de Thurber, por si ha logrado superar la que construyó Foucault hace unos años, cosa que dudo. Después, idear la manera de ayudar al nuevo alumno que ha llegado al Instituto Nacional de Jóvenes Ciegos, que se pasa el día haciendo preguntas y que tanto me recuerda a…"

Así empieza "Los caminos de la luz", de Coia Valls. Estamos en Vichy en 1848. Louis Braille escribe en su diario mientras descansa del trajín de París y de su trabajo, para tratar de detener el avance de una tuberculosis que lo matará tres años y medio después, el 6 de enero de 1953, dos días después de cumplir los 43 años.

Todos hemos oído hablar del método Braille de lectura para ci…

"Mamá" Jorge Fernández Díaz

Imagen
"Mimí cosía en el área de los sacos y mi madre en el sector de los pantalones. Se conocieron a la salida y descubrieron que tenían muchas cosas en común. Las dos eran jóvenes, solteras, españolas y sirvientas de sus tíos. Sospechaban ya que sus familias no terminarían de cruzar el mar, que ellas quedarían atrapadas al otro lado del abismo, que la puerta se había cerrado y que el destino estaba jugado y perdido. Se hicieron íntimas amigas. Se confesaron desgarros e ilusiones. Se conjuraron una y otra vez para olvidar lo que no podía olvidarse y para salir de la melancolía. Compraron con gran esfuerzo vestidos y zapatos nuevos, y bailaron pasodobles y valsecitos en el Cangas de Narcea".

Mimí y mamá, son las dos primeras personas conjuradas por el autor para contarnos esta historia verídica de emigración y desarraigo. Cuando empieza la novela, Jorge Fernández Díaz nos habla de su madre que ya no llora al leer las cartas de Mimí, que ni siquiera recuerda ya dónde guardó esas cart…