Feliz cumpleaños


Con este microrreto colaboro en la convocatoria de mayo de El tintero de oro, en la que se nos reta a escribir un microrrelato inspirado en una o varias emociones de las interesantes paletas de emociones que se exponen en el artículo, debidas a Robert Plutchik. Él clasificó las emociones. En principio eran ocho, pero teniendo en cuenta la intensidad, la mezcla de unas y otras, etc. salieron bastantes más. Os invito a leer el artículo del enlace anterior si queréis saber más acerca de la variedad de emociones.

Siguiendo el consejo de David Rubio en su convocatoria, he escogido siete emociones de las mencionadas y voy a hacer pasar a mi personaje por cada una de ellas. Las emociones son: sorpresa, alegría, decepción, ansiedad, miedo, enojo y agresividad. Espero haberlo conseguido.


Mamá me ha dicho que vamos a celebrar mi cumpleaños, aunque papá no pueda estar. ¡¡¡Genial!!! Por fin, una fiesta de cumpleaños. Y solo faltan dos semanas.  ¡¡¡Voy a hacer la lista de invitados!!! Vaya, me dice que ya se encarga ella. Pues no sé cómo va a poder hacerla. No conoce a mis mejores amigos de clase, ni siquiera conoce a mi tutora. A ver qué fiesta prepara.

De nuevo he empezado a morderme las uñas y a estar distraída en clase. No puedo concentrarme en nada y ya me han castigado dos veces. Estoy deseando que pase la pesadilla de mi cumpleaños.  Vienen los hijos de sus amigas. O muy mayores o muy pequeños. A algunos no los aguanto. Temo que llegue el día y ya solo faltan dos.

Ahí están las cuatro amigas de mamá con sus siete hijos y dos, con marido. Conocía a todos los niños menos a uno. ¡¡Tiene un año!! Viene con su padre, un hombre al que no había visto en mi vida que se acerca a mamá y le pone una mano en la espalda, muy abajo, mientras le habla al oído. Mamá se ríe muy alto.

Mamá sí parece disfrutar de la fiesta, ¡¡maldita sea!! Ahora entiendo que la haya querido celebrar. Y con papá de viaje por trabajo. Esto parece una fiesta de parejas. Y yo cuidando al bebé llorón del desconocido. Claro que tal vez dejaría de llorar si yo dejara de pellizcarle. 

245 palabras

Comentarios

  1. Genial! Me ha encantado. A ver cuándo llega la novela!🥰

    ResponderEliminar
  2. Ese anónimo soy yo:Irene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días Irene. Me alegro de que te haya gustado el relato. La novela aún se hará esperar como veinte o treinta años, ja ja.me desenvuelvo mejor en los formatos cortos.
      Veo que sigues con problemas para identificarte. Qué lata.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Qué bueno, Rosa. Un relato muy divertido y logrado, y no solo por hacer caber todo un rango de emociones, sino también por la interpretación que das a entender de ese interés inusitado de la madre por organizar una fiesta de cumpleaños de su hija a su gusto y necesidad, je, je.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay madres (y padres) que utilizan a sus hijos para conseguir sus fines más ocultos. Lo que no saben es que a veces los hijos ven más allá de lo que nadie cree. Son niños, pero no idiotas.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Vaya dos, madre e hija. Ambas con secretos. Y la madre, invasiva total; egoísta donde las haya. Lo único bueno de esta fiesta: que la niña sale conociendo mucho más la calaña materna, lo que le servirá para el futuro.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El futuro de la niña se está poniendo un poco crudo: desconfiada, vengativa, resentida hacia su madre y quién sabe cuántas cosas más le vendrán de propina.
      Un beso.

      Eliminar
  5. ¡Eres una artista, Rosa! ¡Enhorabuena!

    En cuanto al relato, no sé ni cómo definirlo. Me parece muy bueno, para la brevedad que se te exigía. Creo que esta inquietante historia (menudo cumple infantil), daría para una novela que podría haber firmado Anita Brookner-

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Anita Brookner. Leí hace unos años Un debut en la vida y me pareció maravillosa la novela. Por entonces no encontré nada más traducido, ya va siendo hora de que haga otra búsqueda por el Asterisco.
      Sí, esa relación madre e hija puede recordar aquella de la protagonista de esa novela con su madre. Aunque la relación con el padre no era mucho mejor. menos mal que tenía abuela...
      Un beso y muchas gracias por tus palabras.

      Eliminar
  6. ¡Simplemente genial! …Me encantó. ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marita. No sabes cuánto celebro que te haya gustado.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Hola Rosa. ¡Qué bueno! Me has recordado a una niña que iba al cole con mis hijos, ella acudía a los cumples de otros niños pero el de ella lo celebraban sus padres con sus amigos y los hijos de amigos que no eran de su edad, y un día, durante un cumple, la niña le dijo a la madre que ella quería un cumple así, pobrecita.
    Te ha quedado redondo, y es muy difícil con tan pocas palabras.
    Muy feliz tarde.
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre criatura. Algo así le pasa a la protagonista de mi cuento. Lo que pasa es que ella nunca había celebrado un cumpleaños. No sé si habría asistido a alguno. Al menos en el cumple de esa niña no parece que hubiera intereses inconfesables... ja, ja.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Vaya con la mamá de la niña. Si que tenía ganas de celebrar, podía ser más discreta, su hija no es tonta y más adelante puede complicar las cosas si comenta algo a su papá. Las frustraciones es lo que tienen.
    Me ha encantado Rosa. Podías empezar a escribir más cosillas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la niña es lo suficientemente lista como para no comentar nada con el padre. A nadie le gusta ser hija de padres separados. Claro que en un momento dado, ante una buena bronca con la madre...
      Creo que con estos retos de El Tintero de Oro, tengo bastante de escribir ficción. Al menos me dan la idea servida.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Telita la madre... Sentía pena por su hija hasta ver que estaba dándole pellizcos al pobre bebé...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La niña no se queda atrás en ideas malvadas, aunque yo la entiendo, pobrecita, con los mayores no se atreve... ja, ja.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Silvina Ocampo, esposa de Bioy Casares y hermana de Victoria Ocampo, fue una genial cuentista con un estilo al que tu historia me ha recordado mucho. La refinada maldad, el humor negro, negrísimo, un sufrimiento infantil que se muestra pero no se declara. Escelente, Rosa. Me ha encantado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído a Silvina Ocampo, pero la maldad refinada y el humos negro me encantan, así es que buscaré algún cuento suyo. Menudo honor la comparación. Muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  11. ¡Hola, Rosa! No es la primera vez, ni será la última, que te comentó lo bien que narras. Tus historias crecen desde la primera frase y utilizas de cine la información entre líneas. Este micro es un ejemplo de ello, de inicio el lector se enternece con el niño que celebrará su primera fiesta gracias a que su padre autoritario abandonó al fin el hogar. Pero de manera progresiva vemos que hay algo más, que la historia del cumpleaños tiene sombras que el menor empieza a vislumbrar. Llegando a ese final que da la vuelta al lector y, además, le hace completar en su cabeza toda la historia completa de esta madre un tanto libertina y los affaires extramaritales que rodean la fiesta. Una mamá que pasa de ser dulce a sibilina. Magnífico micro. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias David, por tus comentarios sobre el micro. La verdad es que una vez lo empiezo, se puede decir que va solo. Ya sé que hay gente que se ríe de eso cuando lo comentan los escritores, pero puedo asegurar que tienen razón. Los personajes a poco que les dejes, te llevan por donde quieren.
      Me encanta la sensación que te ha transmitido el micro. Dices cosas que ni yo sabía que estuvieran en él. Has hecho tu lectura y es genial porque enriquece la pequeña ficción que yo escribí. Muchas gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Hola, Rosa.
    Qué mala leche me ha entrado.
    Pobre bebé... Pero entiendo a la niña perfectamente ¿Y la madre? 😈
    Si es como lo cuenta la niña... Podría chivarse al padre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si se chivará. No la veo muy amante de los conflictos familiares. Si lo fuera le hubiera montado uno a su madre cuando no le dejó hacer la lista de invitados. Claro, que en otro rebote puede vengarse soltándolo todo. El único realmente inocente es el bebé, pero ciertamente, se entiende a la niña.
      Un beso.

      Eliminar
  13. La madre recibiendo pellizcos igual que el niño pequeño , jajajaja. Una narración acorde con la edad de la protagonista. Me gustó. Un abrazo, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unos pellizcan de amor y otros de rabia, jaja. Sí, a ciertas edades solo queda el derecho al pataleo... o al pellizco sibilino.
      Un beso.

      Eliminar
  14. ¡Qué buen micro, Rosa! Muestras estupendamente el carácter y la intención de la madre sin explicitar nada en ningún momento. El tránsito de la alegría a la decepción de la niña también lo plasmas muy bien y la rabia con ese pellizco al bebé. Una historia muy bien contada, con muchas aristas pese a la brevedad que impone el reto. Me ha encantado. También el tono que das a la voz de la niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marta. Creo que la brevedad exigida, más que una dificultad, supone evitar que nos vayamos por las ramas y estropeemos los relatos. Yo soy muy propensa a eso. Lo que más quería mostrar era el paso de la niña de una a otra emoción. Si lo he conseguido, misión cumplida.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Hola Rosa, vaya joyita de historia, amiga mía. Con la inocencia del principio y el giro final que desentraña una historia que da mucho más de sí si la autora quisiera y con el empeño de la niña, claro. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los personajes van adaptándose a la situación y la niña de este relato se ve que aprende rápido.
      Me alegro de que te haya gustado.
      Un beso.

      Eliminar
  16. ¡Hola Rosa!!!
    me sigue fascinando tu capacidad para contar tanto con tan pocas palabras. ¿Sabes? he encontrado en tu relato cada una de tus siete emociones elegidas.
    ¡Vaya con la mami!!!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi objetivo fue que el personaje fuera pasando sucesivamente por las emociones indicadas y en ese orden. Si lo he conseguido, me sentiré feliz.
      La mami es un personaje aparentemente detestable, pero a saber lo que tiene detrás.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Hola Rosa, me encanta tu microrelato. No hay duda que sabes condensar muchas emociones en pocas líneas.Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como digo más arriba, es mejor que haya limitación de espacio. Así se obliga a narrar los hechos concretos sin florituras. Aunque la verdad es que cuesta...
      Un beso.

      Eliminar
  18. Genial, Rosa.
    Un micro que se lee con mucho gusto y con una sonrisa en los labios. Al final cada uno se busca la vida como puede y pellizca también a quien puede o se deja jajaja.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay alguien más indefenso en el que volcar las frustraciones y sospecho que esta niña tiene muchas cuentas pendientes con la vida. Y con su madre.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Excelente micro Rosa, muy bien narrada la trama entre divertida y sorpresiva al final, realmente me ha gustado mucho, un abrazo.
    PATRICIA F.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro de que te haya gustado. Quise darle un toque de humor que siempre viene bien para destensar.
      Un beso.

      Eliminar
  20. Hola Rosa, una historia muy bien contada y la protagonista sin duda ha pasado por un monton de emociones, y que mal celebrar el cumpleaños haciendo de niñera. Buen finde y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ainhoa. Un cumpleaños frustrante, pero muy esclarecedor. Creo que esa niña ya sabe a qué atenerse con respecto a sus padres y al mundo.
      Un beso.

      Eliminar
  21. Maravilloso relato, Rosa. Cuántas emociones y qué despierta la protagonista. A veces las grandes fiestas que montan algunos padres acaban siendo más para su disfrute personal que persiguiendo que sus hijos lo pasen en grande.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántas fiestas de cumpleaños, comuniones, etc. se han montado para invitar a gente que interesaba a los negocios de los padres. Por no hablar de las bodas arregladas que, afortunadamente, ya no se estilan. Los hijos a veces son peones en los planes de los padres.
      Un beso.

      Eliminar
  22. Hola, Rosa
    Muy bien lograda la evolución desde esa ilusionante fiesta de cumpleaños a una decepcionante reunión de parejas en la que tu personaje no puede evitar mostrar su fastidio vía pellizco. Relato que va creciendo y girando al mismo tiempo para mostrarnos la paradoja de la protagonista de sentirse una extraña en su propia fiesta. ¡Muy bueno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero haber transmitido esa evolución que va desde las ganas de que llegue el día a temerlo con gran ansiedad y a la materialización, peor aún de lo esperado. La niña pasa de ser la homenajeada a ser criada y testigo de lo que nunca hubiera deseado ver. Veo que la madre me ha salido más mezquina de lo que pensaba, ja, ja.
      Un eso.

      Eliminar
  23. Pues creo que has salido muy bien parada en cuanto a expresar los siete sentimientos que te habías propuesto.
    Con fiestas de cumpleaños así, mejor no celebrar nada, jaja.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hubiera gustado emplear más lenguaje corporal para expresar las emociones, pero no había espacio material. Por lo demás, creo que están todas las emociones.
      La pobre niña, para una vez que le permiten celebrar el cumple, se ha llevado el chasco de su vida, pero seguro que ha aprendido mucho acerca de la realidad.
      Un beso.

      Eliminar
  24. Destacó la evolución de ña slegroa impresa, a ls urgencia, a la decepción, hasta llegar a la decepción mayor de que sea una fiesta de mayores. Debería dejar de pellizcar al futuro hermano, podría ser rencoroso y generarñe un trauma, traducible en futura venganza.
    Abrszoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, los sentimientos que se pueden generar en ese bebé, serían cuestión de otro relato ambientada años después. No se me había ocurrido, aunque igual lo considero. Eso y la venganza que la niña aún tiene pendiente con su madre.
      Un beso.

      Eliminar
  25. Contar mucho en pocas palabras. De eso se trata. Tú lo haces genial. Vaya madre y vaya, también, la hija. Buen micro, Rosa. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre e hija son para echarles de comer aparte, pero sobre todo la madre. La hija sólo responde al egoísmo de la madre como sabe y se le ocurre. Muchas gracias por tus palabras, Marisa.
      Un beso.

      Eliminar
  26. Una historia ambientada en otro tiempo, difícil no tener en cuenta los deseos de los niños hoy en día. Me ha gustado como se manejan los tiempos y los detalles que llevan a intuir más que a saber.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que hoy en día se suele tener mucho más en cuenta los deseos (y caprichos) de los hijos, pero cuando los padres se empeñan en utilizarlos para sus planes pueden ser muy sibilinos. A esta le ofrecen algo que lleva tiempo deseando sin conseguir como es celebrar su cumpleaños. Me alegro de que te haya gustado.
      Un beso.

      Eliminar
  27. Muy bueno, a la niña se la dio con queso su madre. Desconozco los detalles del reto porque ando muy desligada de la blogosfera estas últimas semanas, espero, poco a poco, retomar el ritmo y ponerme al día.
    El micro te ha quedado genial, el lenguaje muy propio de una niña pequeña. Enhorabuena.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Paloma. El reto va como siempre. En el enlace que dejo al principio, al Tintero, puedes verlo. Seguro que te gustaría participar y tendrías muy buenas ideas para esos micros que cada dos meses elaboramos. Luego se publican en una revista que David se curra como él sabe hacerlo.
      El micro fue saliendo solo a partir de la idea inicial y la verdad es que a mí misma me sorprendió el final. Que sí, que ya sé que se me ocurrió a mí, pero no esperaba terminarlo así para nada.
      Un beso.

      Eliminar
  28. Respuestas
    1. La verdad es que no. Ya no hay niños en la familia y no engo ni dea.
      Un saludo.

      Eliminar
  29. Un cuento muy real, bien podría ser el "pan de cada día" de muchos niños. Muy bien empleada la "paleta de emociones". Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay padres que hacen difícil la vida de sus hijos por puro egoísmo,pero esta madre es manipuladora hasta límites excesivos.
      Un saludo.

      Eliminar
  30. ¡Qué bueno! Y qué real, tantas veces. Algunas fiestas de cumpleaños pueden llegar a ser una pesadilla. Recuerdo algunas... propias y ajenas.
    Me ha encantado tu manera de meternos en ambiente. En qué poco espacio se pueden llegar a ver tantas cosas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que nunca disfruté de mis fiestas de cumpleaños. Lo pasaba mal por pura timidez y aversión a ser el centro de atención. Quería celebrarlas, pero a medida que se aproximaba el día me iba dando más miedo.
      Al menos mi madre hacía todo lo posible para que disfrutara.
      Un beso.

      Eliminar
    2. No sabes cómo te comprendo. Con eso de ser el centro de atención. Aunque yo no me tengo por tímida, pero siempre temo —o temía— hacer el ridículo. Y lo de los cumpleaños... el mío es el 28 de diciembre, encima en mala fecha y en medio de la Navidad.
      De mi hija recuerdo uno que fue horroroso. Invitó a unas niñas que le hicieron pasar un verdadero infierno. Menos mal que con el tiempo dejaron de ser amigas porque eran muy tóxicas ellas y su familia —eran hermanas.
      Un beso.

      Eliminar
    3. Menos mal que te deshiciste de ellas. Niñas tóxicas, pase, pero si las familias también lo son... nada que hacer. Irán a peor.

      Eliminar
  31. Muy bueno, Rosa, un especie de karma, aunque, ¿qué es un pellizquito con la suplantación de un padre?, Jejej. Las emociones al poder, y aquí hay unas cuantas.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras no le arranque la nariz, poca es la venganza de la niña. Por desgracia para el bebé, la niña no se atreve a vengarse en los verdaderamente culpables. Son muy grandes para ella. Pero esa rabia por algún lado tiene que salir.
      Un beso.

      Eliminar
  32. Una fiesta no tan alegre sobre todo para la niña, la madre parece ser que lo está pasando mejor sobre todo con ese marido que está de viaje je je je.
    Graciosa situación
    Un abrazo Rosa
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve que la madre está empezando una nueva relación y no ha tenido empacho en celebrar el cumple de su hija como pretexto para atraer a su nuevo enamorado. Entiendo que en el amor todo vale, pero utilizar la fiesta de tu hija para citarte con él en sus propias narices...
      Un beso.

      Eliminar
  33. Un micro desenfadado y a la vez ingenioso con ese decir entre líneas. Y la criatura sufriendo... ¡no es justo!
    Muy buen aporte, con esas emociones frustadas de la niña, su rabia y su inocencia traicionada...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería que, además de las emociones mencionadas, el relato destilara un toque de humor, aunque fuera amargo, y que contrastara con el dolor de la niña. Es en conjunto una situación muy injusta, como bien dices.
      Un abrazo.

      Eliminar
  34. En la infancia sufrimos un torbellino de emociones sobretodo en situaciones y de personas de las que esperamos más, y en ocasiones en momentos que no sabemos como procesar lo que está ocurriendo! Muy bien reflejado! un abrazote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cantidad de recuerdos de mi infancia que los tengo archivados como una pesadilla y deberían haber sido felices: fiestas de cumpleaños mías o de algún familiar, viajes a visitar familiares, navidades... Cuando lo comento con mi madre, ella no recuerda nada especialmente negativo. Se ve que, como dices, los niños procesamos algunos acontecimientos de forma poco acorde con la realidad y más acorde con la percepción infantil un tanto distorsionada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  35. Esa relación de la madre pone a dudar jajaja y quién sabe si esa niña, ese desconocido será su padre...toda una mezcla de emociones y sentimientos que allí se generan jajaja "Claro que tal vez dejaría de llorar si yo dejara de pellizcarle. " me hizo reir mucho esta parte. jajaja. Abrazos desde Venezuela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no se me había ocurrido que el papá del bebé lo fuera también de la niña del cumpleaños, aunque todo podría ser. Ya sabes que los personajes no se lo cuentan todo al autor.
      Un beso.

      Eliminar
  36. Hola, Rosa!! Me ha gustado mucho tu micro. La madre prepara la fiesta de cumpleaños pensando solo en sí misma y la protagonista se da cuenta de ello gradualmente, pasando por diversas emociones, desde la alegría inicial hasta la decepción y el nerviosismo finales. Desgraciadamente hay madres que son así. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que hay madres que son así y mucho peores, afortunadamente la niña ha sido consciente y no creo que la vuelvan a embaucar con fiestas sorpresa.
      Un eso.

      Eliminar
  37. Es de estos relatos que quisieras leer más... Fiel reflejo de una fiesta de cumpleaños que no se parece en nada a lo previsto, por eso quedan claras las emociones que siente la niña, al fin y al cabo no es ella quien va a organizar su fiesta, y la madre, piensa en ella más, que en su hija, pero esta de tonta me parece que no tiene un pelo. El final, super ingenioso, ja,ja.
    ¡Buenísimo! Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería meter algo de humor y ese final creo vino muy bien porque además pone de manifiesto la última emoción, la agresividad. Me alegro de que te haya gustado.
      Un beso.

      Eliminar
  38. ¡Hola, Rosa!
    Es la primera vez que leo un micro tuyo, y ¡qué bien se te da!
    ¡Enhorabuena! Me ha encantado leerte, sin duda una trama muy actual ;)
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo escribo relatos para esas convocatorias de El tintero de oro. Prefiero leer a escribir y lo bueno de esos retos es que me dan el tema y yo sólo tengo que desarrollarlo. Aun así, a veces me cuesta lo mío. Al principio del blog escribí algunos basándome en pinturas que me inspiraban. De todas formas, soy un poco parásito y prefiero escribir sobre lo que antes han escrito otros.
      Un beso.

      Eliminar
  39. Tremenda madre se gasta la niña,,,, mira que ilusionarla para después, como dicen, "matarle el gallo en la funda". De seguro este cumpleaños será el primero y el ultimo que desee que le celebren. Podre niña, y podre del niño pellizcado en represalia...
    Muy bueno el micro, montaste una escena fenomenal, para ir jugando con las emociones.
    Feliz semana y mes de junio, un abrazo Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, nunca había oído esa expresión de "matarle el gallo en la funda". Es buenísima. Sí, el cumpleaños resultó un fiasco y la pobre niña tuvo que pasar por muchas emociones. Y las que le quedarán porque el futuro no se presenta muy halagüeño.
      Un beso y feliz semana y mes para ti también.

      Eliminar
  40. Hola Rosa, muy bueno, la evolución de las emociones y todo lo que se puede desprender en tan pocas palabras. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay veces en que las emociones van a galope y se pasa de una a otra casi sin darse cuenta.
      Un beso.

      Eliminar
  41. ¡Ayy... pobre chiquilla! Su es que la madre ha hecho el cumple a su medida, no me extraña la decepción y el enfado de la niña. Lo has bordado, Rosa. ¡Feliz cumpleaños con atraso, compañera!

    ResponderEliminar
  42. Espero que el tuyo haya ido mejor que el de la niña de tu cuento.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Lo más visto en el blog este mes

"La buena letra" Rafael Chirbes

"Tan poca vida" Hanya Yanagihara

"Después de la derrota" Paco Gómez Escribano

"Hierro viejo" Marto Pariente

"Todas las familias felices" Hervé Le Tellier

"La casa de la orilla" Daphne du Maurier

"La luz difícil" Tomás González

"El asesino dentro de mí" Jim Thompson

Tres eran tres 36

"Mujer en punto cero" Nawal El Saadawi