"Perseguidoras" Clara Usón

Es una historia que corría por Barcelona hace unos meses. Tiene su parte trágica y su parte cómica y, también, su parte escandalosa, la que interesa a la gente. Una madrugada de octubre del año 2003 una abogada barcelonesa recibió una llamada en su móvil. Estaba durmiendo, pero la melodía del aparato la despertó y corrió a cogerlo, descalza y a oscuras por el pasillo de su apartamento, con el sobresalto y el miedo que produce siempre una llamada intempestiva («¿Quién se habrá muerto?»). Le contestó una mujer desconocida. No llegaron a tener una conversación propiamente dicha; la mujer, que tenía un acento raro —quizá estuviera resfriada, tal vez fuera extranjera—, no se identificó; se limitó a informarle, con voz vacilante, de que un tal señor Viladrau estaba muy mal, puede que muriéndose, y le dio la dirección del lugar donde al parecer se hallaba ese hombre. Luego colgó.

Así comienza esta novela de Clara Usón que nos atrapa desde el principio. La dirección donde Viladrau está muriéndose es la de una casa de citas de Barcelona. El tal Viladrau es un cliente del bufete en el que la abogada, Ana, trabaja. Y mientras Ana y Adrover, uno de sus jefes del bufete, se hacen cargo del cliente y del escándalo que nunca debe producirse, Ana se mete sin querer en un trastero y allí tiene un encuentro inesperado. Un encuentro que nos relata al final del primer capítulo, cuando Ana toma las riendas de la narración. «[...] el denodado trabajo de Adrover en esa noche infausta fue premiado con una vicepresidencia en el Consejo de Administración de su despacho de abogados. No consta que la abogada, su ayudante, recibiera ninguna recompensa y puedo certificar que no la tuvo, porque yo soy la abogada y la mujer a quien vi en el trastero de la casa de citas era mi hermana»

Y es que Ana tiene dos hermanas. Maite es la mayor y padece esquizofrenia; Alicia, la mediana, lleva media vida enganchada a las drogas y se la pasa entrando y saliendo de centros de desintoxicación que le sirven de muy poco. Alicia tiene un hijo, Diego, que vive al cuidado de la madre de las tres chicas. Es con Alicia con quien Ana se encuentra en el trastero de la casa de citas y es un encuentro casual con una hermana de la que lleva mucho tiempo sin saber nada. Ana también tiene un pasado duro. Si la enfermedad y las adiciones respectivas de sus hermanas, la dejan como única de la familia sana y capaz de hacerse cargo del resto de las cargas (nunca mejor dicho), el pasado tampoco le ha dejado un bagaje más luminoso. «Mi padre se suicidó, creo que ya lo he dicho. Tenía treinta y seis años y tres hijas, la mayor, Maite, de doce años, la pequeña, yo, acababa de cumplir cinco»

Pero Ana irá cediendo el protagonismo y la primera persona en capítulos posteriores para que conozcamos a sus hermanas. Los capítulos dedicados a Maite están escritos en segunda persona. Maite se dirige a diferentes interlocutores (que nunca le responden). Interlocutores que se reparten entre Dios, la virgen, el Gran Rabino de Barcelona... Maite está en una de sus épocas descompensadas. Ha dejado la medicación y, para colmo, está a cargo de su sobrino mientras su madre se recupera en Andorra de una operación de cadera. La narración sobre Alicia se escribe en tercera persona, pero siempre desde su propio punto de vista. Y también en tercera persona y desde el punto de vista del personaje, se nos narran los capítulos dedicados a Diego que va tomando protagonismo mientras sufre las locuras de su tía Maite.

Y así avanza la novela y vamos viendo los miedos, las debilidades, los egoísmos y la entrega de los distintos personajes. Maite dominada y anulada por su locura que la pone en peligro a ella y a Diego. Alicia en las manos del camello al que debe dinero, en su enésimo intento de desintoxicación, esta vez en condiciones de lujo y con una nueva amiga que tal vez la salve... o termine de condenarla, y Ana que se ve prisionera de las condiciones familiares como única responsable en la situación caótica del resto de su familia. 

«[...] mi madre comenzó a dejar caer que ella ya estaba vieja para cuidar de Diego. Tenía graves lesiones en las caderas que le dificultaban el movimiento, sólo podía caminar con ayuda de un bastón. Mi hermana Maite se ocupaba de la casa y de llevar al niño al parvulario, pero por desgracia tenía ese problema que hacía que no fuera del todo de fiar. Cuando estaba «compensada», Maite era una persona responsable y seria, pero cuando sufría un brote… Y los brotes venían sin avisar. Todos los dedos me señalaban a mí, la normal, la abogada y cuasipropietaria, como la candidata ideal para ocuparse de mi sobrino».

La locura, la adicción, la soledad son las tres líneas por las que avanzan las tres hermanas en su caminar por la vida. Las tres viven con la esperanza de que todo se resuelva. La curación es la esperanza de Maite cuando está sin brotes, porque en pleno brote se siente interlocutora de la divinidad y absolutamente sana y poderosa. La desintoxicación mantiene a Alicia ilusionada y haciendo planes para una vida plena y feliz en la que poder disfrutar de una hipotética riqueza y de un muy cierto atractivo que no ha llegado a perder en ningún momento a pesar de la mala vida. El teatro, la gran ilusión de Ana, ya ha dejado de ocupar sus ilusiones. Lo que ahora la mantiene colgada de la esperanza es el encuentro con alguien que se convierta en un novio más duradero que los anteriores y que dé a su vida aliciente y estabilidad.

Clara Usón

Como en novelas anteriores, el suicidio forma parte importante de la trama y de las preocupaciones de los personajes. Si el padre se suicidó y dejó a las hermanas marcadas para siempre, Ana ve el suicidio como una liberación, aunque no sea, de momento, un personaje suicida; «Sólo el suicida es dueño de su destino. Él resuelve cuándo y cómo abandona el mundo. No hay castigo que valga frente al suicida, es más fuerte que todos, más que el propio Dios». También en Maite se ven pulsiones suicidas, y a ella la vemos más proclive al acto de lo que vemos a Ana; «La muerte, Dios, es sueño y olvido, pero un sueño sin sueños, un sueño tranquilo. No sabes de qué te hablo, porque estás siempre despierto, eres el insomne eterno. La muerte es una bendición y me atrae, como un hilo de agua que mana al sediento».

En una entrevista concedida a El Mundo en 2007, fecha de publicación de Las perseguidoras, Clara Usón declaraba que ella era un compendio de las tres hermanas. «Cuando se le pide a Clara Usón que desarrolle su frase de que ella es las tres hermanas de la novela, no tiene problemas en explicar que su profesión, aunque le gustaría vivir sólo de la escritura, es la abogacía; hace unos años tuvo problemas con las drogas, pasando, incluso, por un centro de desintoxicación, y agrega que durante ese período tuvo una crisis obsesiva compulsiva». Nunca ha tenido Clara Usón reticencias a la hora de desvelar los episodios más dolorosos de su vida. Ya en El asesino tímido nos contó de sus adicciones «¿Cómo iba a desintoxicarme, si sólo intoxicada era capaz de soportar la vida?»;  sus intentos de suicidio; «No fue una ambulancia ni un ingreso de urgencia ni una carta de despedida, fueron siete ambulancias y siete ingresos y siete veces veinticinco pastillas y siete cartas de despedida en el plazo de seis meses, aunque puede que en las últimas intentonas ya ni me molestara en escribirlas».

Perseguidoras es otra magnífica novela de Clara Usón quien, desde que la conocí con su maravillosa y dura novela, La hija del este, jamás me ha decepcionado y siempre me ha aportado algo interesante sobre la vida y sobre la muerte.

Estas son las novelas que he leído de la autora junto al año de publicación:
La hija del este, 2013
Valor, 2015

Este libro participa en el Reto Autores de la A a la Z que organiza el blog  Lecturápolis. Con él relleno la letra U.

Título del libro: Perseguidoras
Autora: Clara Usón
Nacionalidad: España
Editorial: Alfaguara
Año de publicación: 2007
Año de publicación original: 2007
Nº de páginas: 296

Comentarios

  1. Buenas tardes, Rosa.
    Ya sabes que este no es el género narrativo que suelo leer. Sin embargo, el principio argumental de la novela y sus implicaciones autobiográficas me despiertan curiosidad. No descarto leerla en algún momento. Muchas gracias por acercarme a esta historia.

    Un abrazo, y enhorabuena por la estupenda reseña!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, Undine.
      La verdad es que no he asignado la novela a ningún género narrativo, pero veo que tanto tú como Norah habláis de ello. Algo habré dado a entender de lo no soy consciente yo misma.
      La novela es muy del estilo de Clara Usón y trata los temas que siempre le rondan.
      Muy recomendable.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Uy, Rosa, aquí pintan bastos. No soy muy del género pero de vez en cuando sí me gusta, porque es diferente a lo que leo habitualmente pero tiene que ser una novela con cosas interesantes y esos tres personajes me parece que tienen mucho que contar. Me la guardo para cuando toque.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le digo a Undine justo encima, ambas mencionáis un género y no sé bien en qué momento he dado a entender un género para esta novela. La verdad es que no sabría muy bien asignárselo a Perseguidoras. Lo que está claro es que los tres personajes tienen mucho que contar y la autora nos dice mucho de sí misma mientras nos cuenta la historia.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Hola, para mí es novela negra. Pero yo la llamo novela negra con chicha. Manías mías, jeje.

      Eliminar
    3. No se me hubiera ocurrido llamarlo novela negra, igual por la crítica social, pero no creo que eso baste para adjudicarle ese género. Lo que sí tiene es mucha chicha.

      Eliminar
  3. Justo estaba pensando —sabiendo como sé de sus intentos de suicidio por El asesino tímido, así como que practicó la abogacía antes de dedicarse a la escritura— que Clara Usón sabía muy bien de lo que escribía al escribir esta novela. Veo que ella misma no tiene problema en reconocer que es las tres hermanas.
    A mí también me deslumbró la escritora con La hija del este. Creo que va llegando el momento de volver a ella y esta novela me ha llamado mucho la atención. Desde luego ese comienzo invita a seguir leyéndola.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con cada libro suyo que leo me confirma lo buena escritora que es y la delicada sensibilidad que posee.
      Ahora me quedan sus tres primeras novelas que iré leyendo poco a poco y que seguro que no me van a decepcionar para nada.
      Habiéndote gustado La hija del este y El asesino tímido, te recomiendo que sigas con clara Usón.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Hola Rosa, fue una de las primeras novelas que leí de la autora y me gustó mucho, la he ido recordando a medida que leía tu reseña, en todas hay temas recurrentes que marcaron su vida como la de las protagonistas . Clara Uson me parece una magnífica escritora y a mí tampoco me ha decepcionado nunca. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además, es sincera y no tiene problemas para contar episodios de su vida que cualquier otra persona mantendría ocultos. Estaría en su derecho de no hablar de su vida, pero se agradece esa sinceridad. Sus novelas son muy interesantes.a ver si me voy poniendo al día con las tres que me quedan.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Me gustan las historia que, tras un encuentro o revelación fortuita se desarrolla toda una trama de largo alcance y que implica a diversos personajes que tejen una tela de araña llena de sorpresas.
    No conocía a esta autora y tomo nota de ella y de sus obras.
    Me ha resultado muy llamativo que reconozca que sus protagonistas sean una especie de alter ego. Se dice que muchos autores plasman en el protagonista de sus novelas una parte de sí mismos, muchas veces sin darse cuenta. En este caso, en cambio, la autora no duda en declarar que tiene muchos puntos en común con las tres protagonistas de "Perseguidoras".
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues esta novela que describes tiene todo eso y más. Además, y creo que no lo he mencionado, transcurre en Barcelona. No es que tenga importancia en la trama, pero siempre es un plus para los que vivís ahí.
      Te recomiendo que leas a Clara Usón. Creo que te gustará.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Una historia dura y llena de aristas, por lo que cuentas. Conocía a la autora por alguna otra reseña tuya pero la sigo teniendo pendiente. A ver si me animo con ella. Un beso, Rosa. Estupenda tu reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la conoces por mis reseñas, sabes de lo mucho que me gusta. No la dejes pasar porque creo que también a ti te gustará lo que cuenta y cómo lo cuenta.
      Un beso.

      Eliminar
  7. ¡Hola Rosa!
    Conozco a la autora, claro, aunque no le he leído todavía. Algo sabía de sus adicciones y el tema del suicidio. En esta novela, por lo que nos cuentas lo que mas destacan son esos personajes, esas tres hermanas tan distintas y cada una con sus problemas. Me apasiona el tema de la esquizofrenia y de las enfermedades mentales en general y ese encuentro entre hermanas que hace tiempo no tienen contacto, pues me resulta de lo mas atractivo, esas cosas dan mucho juego en la literatura. Supongo que en algún momento la leeré, a la autora, digo y esta novela.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomendaría empezar por La hija del este. Fue mi primer acercamiento a Clara Usón y fue maravilloso. También podrías hacerlo con El asesino tímido. Ambas tienen una mezcla de ensayo y novela muy lograda. Las otras son novelas solo, pero tan buenas... A mí me encanta cómo escribe, lo que cuenta y su honestidad a la hora de mostrarse ante el lector tal cual es. Me gusta y, lo que es más importante, la admiro como escritora y como persona. Anímate.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Me apunto esta novela que, según tus palabras, se muestra tan interesante. Principalmente me atrae el tratamiento que se hace del suicidio, es increíble cómo marca de forma indeleble que alguien en la familia decida tomar esa vía para acabar con todo. Conozco a gente cercana con un familiar que se ha suicidado y es algo que deja un poso de amargura enorme y hasta de culpa. En fin, un tema complejo.
    La leeré.
    Gracias por la recomendación.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también viví un suicidio cercano y es terrible. Siempre había pensado que es una opción válida, que cada uno tiene derecho a decidir cuándo llega el final, pero viendo el sufrimiento que dejó alrededor, me lo ha replanteado. No es que haya cambiado de opinión, pero ahora tengo mis reservas.
      Las novelas de Clara Usón, al menos las que he leído, tratan todas, en mayor o menos grado, el tema del suicidio. Se ve que es algo que está siempre presente en ella, bien como tema que la obsesiona, bien como una opción que en algún momento ha tomado para ella misma. Una autora apasionante.
      Un beso.

      Eliminar
  9. De la autora sólo he leído su magnífica La hija del este. Me recuerdas que debo volver a ella, así que tomo buena nota de esta interesante novela.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, después de leer La hija del este, una sabe que tiene que seguir con la autora. Yo tardé varios años en hacerlo, pero después han ido cayendo regularmente. Con ésta o con otra novela, vuelve a ella.
      Un beso.

      Eliminar
  10. ¡Hola, Rosa! Quizá, leyendo los primeros comentarios, podría incardinarse en el género negro, pero no creo que vayan por ahí los tiros. Me gusta el azar en las tramas y ese primer encuentro en el burdel me ha parecido un arranque estupendo. El ser humano es un cúmulo de muchas miserias y algunas grandezas, se ha percibido claramente a través de tu reseña los miedos de la protagonista abogada a que esas adicciones o locuras de sus hermanas también se encuentren dentro de ella misma. Quizá, ese miedo es lo que la repele de ellas y vencer el sentimiento de culpa intentando ayudarlas sea el motor de la novela.
    Veo muchas situaciones e historias que me hacen predecir una buena lectura, de esas historias que crecen conforme las lees. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Crece mientras la lees y crece luego en el recuerdo. Ana, la abogada, se debate entre el deber con su familia y el deber con su propia vida. Alguien (mucha gente) la tildaría de egoísta por no querer asumir los problemas de sus hermanas y sobrino, pero también tiene el derecho y la obligación de vivir su vida sin tantas trabas como parece ofrecerle. Y sí, en esas diatribas se mueve la trama: egoísmo (?), miedo, culpa... Muy, muy interesante. Todas sus novelas, tan distintas por cierto, lo han sido.
      Un beso.

      Eliminar
  11. ¡Hola, Rosa! Aquí estoy después de mucho tiempo.
    He tenido que revisar mis lecturas porque me sonaba el título y la autora. Pero leyendo tu reseña no recordaba nada, lo cual significa que no lo he leído. Resulta que lo tengo en mi biblio virtual a la espera (alguien me lo recomendaría).
    Como a ti, esos temas me gustan y algunas de las frases que transcribes me dan mucho para pensar.
    Así que no creo que tarde en llegarle el turno.
    Como siempre, sigues haciendo unos bonitos posts.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Hola, Chelo!!! Cierto que hace mucho tiempo que no me visitas en el blog.
      Te advierto que hay libros que sé que he leído porque los tengo apuntados, pero leyendo reseñas no recuerdo absolutamente nada. Éste te lo recomiendo mucho porque además de lo interesante que es, la autora sabe cómo hacer para enganchar al lector. Yo leo sus novelas sin poder soltarlas. Son muy duras algunas, pero se pegan a las manos y además hacen pensar. A eso hay que añadir que Clara Usón escribe de maravilla como, en efecto, se ve en cualquier cita que se coja de sus libros.
      Un beso y no tardes tanto en volver.

      Eliminar
  12. Hola, Rosa. Muy interesante lo que comentas de esta novela. De Usón no he leído nada pero creo que tengo en casa El asesino tímido. La verdad es que, cuando me llegó aquella novela, me entraron muchas ganas de leerla pero, tú sabes, demasiadas cosas para tan poco tiempo. A ver si me pongo a ello. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con todos los libros que te llegan, entiendo que es imposible, materialmente, leerlos todos. Pero Clara Usón es de las autoras que merecen aparcar otras cosas para leerla. Y he de decir que gracias a tu reto, he leído más libros suyos de los que hubiera leído de otra forma. El asesino tímido no es uno de ellos pues lo leí antes de participar en el reto. Puede que después de la hija del este, sea mi favorito. Aunque son todos tan buenos...
      Un beso.

      Eliminar
  13. ¡Hola, Rosa!
    No he leído a la autora, pero le pondré remedio lo más pronto posible. Me gusta mucho lo que nos cuentas de "Perseguidoras", así como los pasajes que has seleccionado para la reseña.
    Esta historia de las tres hermanas me parece magnífica, sin duda que la literatura ha tenido gran desarrollo en lo que a hermanas se refiere, pero en este caso, impresiona que Clara Usón declare que ella es un compendio de las tres.
    Leo que recomiendas acercarse a la autora con "La hija del este" o "El asesino tímido" así que tomo nota.
    Gracias por acercarnos a tan buenos autores ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La descubrí con La hija del este y me fascinó. Es un libro que trata sobre el suicidio de la hija de Ratko Mladić, el militar serbio juzgado en La Haya por el asedio a Sarajevo y por la masacre de Srebrenica. El libro, entre la novela y el ensayo (aunque tirando más hacia la novela) cuenta la relación de la chica con su padre y el impacto que sufre cuando se entera de las "hazañas" paternas. Muy muy recomendable.
      El asesino tímido es un ensayo, con ciertos toques novelescos en el que trata el tema del suicidio con ejemplos más o menos conocidos de la realidad.
      Todas las novelas de la autora me han encantado, pero esas dos en especial.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Hola.
    Al leer lo que nos dices de la autora me ha interesado más todavía. Qué mérito recuperarse de todo eso y escribir tan bien.
    Gracias por la reseña y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es una autora con un bagaje vital tremendo y que le da mucha sabiduría y legitimidad a la hora de narrar ciertos hechos. No se la puede acusar de improvisar o de hablar a la ligera de algo que desconoce. Y, ciertamente, escribe muy bien.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Lo más visto en el blog este mes

"Tan poca vida" Hanya Yanagihara

Tres eran tres 32

"Cervantes para cabras, Marx para ovejas" Pablo Santiago Chiquero

"Heaven" Mieko Kawakami

"Las cenizas de la inocencia" Fernando Benzo

"La buena letra" Rafael Chirbes

"Plenilunio" Antonio Muñoz Molina

Azul oscuro... casi negro.

"La mala costumbre" Alana S. Portero

"Rebeca" Daphne du Maurier