Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

lunes, 22 de abril de 2019

"Una maldita historia" Bernard Minier.


"Más vale que se lo diga de entrada: lo que voy a contarle le parecerá increíble. No es una historia banal, se lo aseguro. No, no. Es una maldita historia. Sí, una maldita historia..."
Bernard Minier es un escritor francés de novela negra, autor de una serie policíaca protagonizada por el comandante de la Brigada Criminal de la Policía de Toulousse, Martin Servaz. Yo no he leído ninguna de esas novelas, aunque he visto una serie televisiva, "Glacé", basada en la primera novela de la serie literaria, "Bajo el hielo". 

"Una maldita historia" no está protagonizada por Servaz ni ambientada en el sur de Francia. Se trata de una historia que transcurre en una de las muchas islas situadas en la bahía de Seatle, en el estado de Washington, al noroeste de Estados Unidos. La isla, en concreto, es la isla de Glass, una isla imaginaria que el autor construyó basándose en cuatro islas reales, tres del estado de Washington, isla Orcas, isla San Juan e isla de Whidbey, y otra de la Columbia Británica canadiense, isla de Bowen. Esto lo cuenta el propio autor al final del libro.

En "Una maldita historia" se mezclan en realidad varias historias más o menos malditas. Por una parte tenemos el eje central, el asesinato de una adolescente y su investigación, que nos es contado en primera persona por Henry. Lo cierto es que Henry se lo cuenta a alguien a "este hombre que es mi padre"

Sabremos que Henry vive en la isla de Glass a donde llegó hace siete años con sus madres, Liv y France. Se han mudado muchas veces hasta llegar a ese lugar perdido en el que regentan un bed and breakfast. Henry acude todos los días en ferry al instituto de la isla de Pencey y tiene a sus amigos, Charlie, Kayla y Johnny, y a su novia Naomi. 
Recreación de la isla imaginaria de Glass
Se trata de un escenario idílico. Al menos era idílico, cuando "sentado en el kayak de mar, observo la capa de bruma. Silencio. La luna ilumina las aguas a mi alrededor. Contengo la respiración. Aparece una aleta negra, luego dos, tres, cuatro... hasta once...[...] La orca nómada es el más cruel de los mamíferos marinos, pero el hombre nómada es el más cruel de los mamíferos en general. Es una verdad bien conocida, que yo todavía no había descubierto". Pero está a punto de descubrirla, porque después de esta noche de agosto, "antes del comienzo", viene una noche de octubre, en la que todo un mundo de horrores comenzará a aplastar el idilio de Henry con el mundo.

El asesinato de Naomi hará madurar a Henry y le hará toparse de pronto con un mundo que le empieza a ser hostil. Su mirada perderá la inocencia de la infancia y la primera adolescencia, y adquirirá las suspicacias con las que la vida nos va regalando a medida que crecemos. Perderá la confianza sin paliativos que tenía en sus madres, en sus amigos, en su existencia. Por si algo faltaba, las pistas llevan a la policía a considerar a Henry el principal sospechoso del asesinato y él y sus amigos comenzarán una investigación paralela para demostrar su inocencia. 

En el transcurso de esa investigación los jóvenes irán descubriendo que la isla no es el lugar paradisíaco que todos creen. La basura irá saliendo de debajo de las alfombras y tocará muy de cerca el ambiente familiar de algunos de ellos. Y es que en la isla de Glass no todo es la tranquilidad y la paz que tratan de transmitir. Hay asuntos turbios y un chantajista que pretende sacar beneficio de todo ello.

Por otra parte, un narrador omnisciente nos irá contando otros acontecimientos ocurridos con anterioridad (días, meses o años antes), o simultáneamente, pero a los que Henry no tiene acceso para actuar como narrador. Uno se esos hechos, de esas historias que quedan fuera del conocimiento de Henry, es lo relativo a un poderoso hombre, dueño de una empresa de tecnología que trabaja para la Agencia de Seguridad Nacional (NSA). Este hombre busca a su hijo que perdió antes de que naciera y del que por fin ha tenido una pista.

La historia de Grant Augustine ayudado en la búsqueda del hijo por su amigo de la infancia y hombre para todo, Jay, puede llegar a ponernos los pelos de punta. Tengo una anotación que dice "¿es posible?" en un párrafo que, de serlo, me ha parecido tan estremecedor como revelador: "¿qué nos queda sin embargo de normal cuando nuestras opiniones, nuestras palabras, nuestros arranques de cólera, nuestros diálogos privados, entre familiares y amigos, son interceptados de forma masiva? ¿Qué nos queda de normal cuando la vida de cada ciudadano está expuesta al escrutinio de personas ocultas en la sombra? El equipo empleado por Noah no tenía nada de extraordinario. Hasta el hacker más inepto del planeta habría sido capaz de averiguar sin mayor dificultad la contraseña de una red wifi. Una vez dentro, era como si todas las puertas y ventanas estuvieran abiertas de par en par, como si las paredes fueran de cristal, como si el espía estuviera en la casa, invisible entre los miembros de la pareja, entre familias, personas solteras...". ¿es cierto que con el equipo y los conocimientos adecuados, accediendo a nuestra wifi, se puede acceder a toda nuestra vida? Imagino que parte será, hoy por hoy, ciencia ficción, pero imagino también que no tardará demasiado en dejar de serlo.

Bernard Minier
La novela empezó gustándome mucho y me enganchó, tanto la trama, original y muy intrigante, como la ambientación y los personajes. Pero debo reconocer que, en un determinado momento, un detalle empezó a  cansarme e incluso aburrirme. Se trata de la parte que corresponde a la investigación de los amigos adolescentes. Pensé que el autor, proclive a las historias duras y sin muchas concesiones (por lo que recuerdo de la serie que vi) se la podía haber ahorrado. Solo les faltaba el perro para ser "Los cinco en la isla de Kirrin" (de Glass, quería decir). Cuando la investigación volvía al sheriff Krueger o trataba de otros hechos, volvía a recuperar su interés. 

Finalmente, como siempre, llega el final y me reconcilia con la totalidad de la novela, y me confirma que el autor es tan bueno como yo preveía y como me habían confirmado otros lectores; me reconcilia con lo que me había gustado (casi todo) y con lo que no (el detalle de los cinco en su isla). Y es que el autor, como un experto equilibrista de la narración, da un par de vueltas al trapecio, nos impacta con unos saltos mortales sorprendentes y nos deja atónitos con una vuelta de tuerca totalmente inesperada en la que hasta la increíble actuación de los jóvenes investigadores cobra su razón de ser.

"Una maldita historia" es una curiosa novela de la que ha dicho el propio autor "ésta no es una auténtica novela norteamericana: sí es un auténtico homenaje a la novela norteamericana (y también al cine norteamericano) escrito por un autor francés. Y es sobre todo una novela sobre la adolescencia y el temor a la edad adulta, que siempre comparten rasgos comunes, en cualquier lugar del mundo. En ese sentido sí es auténtica. En ese sentido tan sólo, pese al cuidado con que ha sido escrita". En algo no estoy de acuerdo con el autor. Yo creo que es auténtica en todos los sentidos. Creo que es auténticamente norteamericana.

Tengo que profundizar más en Bernard Minier y en su serie sobre Martin Servaz y la preciosa ciudad de Toulousse. Ya os contaré.

Título del libro: Una maldita historia
Autor: Bernard Minier
Título original: Une putain d’histoire
Traducción: Dolors Gallart
Editorial: Salamandra
Año de publicación: 2019
Año de publicación original: 2015
Nº de páginas: 512


28 comentarios:

  1. No he leído nada de este autor, pero esta novela me llamaba la atención, sobre todo porque no es una serie. Veo que en general te ha gustado, salvo lo de los 5 en su isla, así que le daré una oportunidad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta lo de "los cinco en la isla" cobra sentido con el inesperado final de la novela que es uno de los mejores que he leído en los últimos tiempos.
      Iba mosqueada por el éxito en todas partes de esta novela, aunque el autor era garantía por lo leído acerca de él. Mosqueo totalmente injustificado.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Es un autor del que no he leído nada y esta novela me parece atractiva y una buena opción.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues esta novela sí que es ideal para conocer al autor. Lo otro que tiene es una serie y eso siempre da más pereza, aunque yo quiero ponerme con ella y lo haré en breve.
      Un beso.

      Eliminar
  3. ¡Hola Rosa! Una trama bastante original y un final que sorprende, creo que son buenas razones, para empezar a leer a este autor. Me gustó mucho el párrafo que incluiste. Espero tengas una muy buena semana. ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un autor muy interesante del que tengo que leer su serie de Martin Servaz. Escribe muy bien y ambienta sus novelas en espacios duros y hostiles climáticamente, pero que le dan a las historias un matiz muy real.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Interesante propuesta de género negro la que nos traes, Rosa. Una isla es un lugar perfecto para cometer un crimen y, sobre todo, contarlo. Un lugar pequeño y, si es inventada, al total servicio del autor para jugar con ese entorno para hacer una lectura atrapante.
    La intimidad es el último tesoro que podemos conservar, todos debemos tener ese desván infranqueable en el que poder expresarnos libremente, sin miedo al que dirán. Que alguien sea capaz de entrar en él, puff... La verdad es que con la tecnología actual creo que no es tan de ciencia ficción. Si quieres enviar un mensaje que no quieras que caiga en malas manos, creo que lo más seguro es enviar una carta de toda la vida. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sé si ya se llega a los extremos que se cuentan en este libro para espiar a la gente, pero si aún no se puede, no me cabe duda de que se podrá en breve.
      Las cartas de antes también podían ser espiadas. Recuerdo alguna película de espías, creo que en la República Democrática Alemana, en la que en una habitación había gente dedicada a abrir las cartas con vapor. Pero no cabe duda de que en aquellas épocas saber lo que hacía y pensaba la gente era mucho más difícil.
      Llega a ser un poco asfixiante el ambiente húmedo y lluvioso de la isla, la claustrofobia que te puede acometer al ver que de allí solo se sale en ferry, pero el autor es especialista en ambientes hostiles. Las novelas de Servaz suceden en lugares del Pirineo francés, llenas de nieve y ventiscas, por lo que sé y tiene fama de manejar esos ambientes de maravilla.
      Un beso.

      Eliminar
  5. A priori me parece una novela interesante, aunque se me hace raro que un autor francés escriba "auténtica novela americana". Yo creo que será una novela a su auténtico estilo inspirada en la americana. Bueno, eso carece de importancia si es buena, está bien escrita y es entretenida. No conocía de nada al autor, así que gracias por dármelo a conocer.

    Mi lista de pendientes crece a un ritmo vertiginoso, ya no sé lo que voy a hacer, pero aún así me apunto el título :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, cuando la estaba leyendo, me sorprendía al recordar que el autor era francés y vive en Francia. Continuamente estaba convencida de leer una de esas novelas americanas que tanto me gustan. Puede que alguien más atento, o yo misma si analizo la novela con muchísima profundidad, le saque los toques europeos, pero de veras que cuesta. Bernard Minier ha sabido mimetizarse totalmente y ha escrito una novela no sé si auténtica, pero muy americana.
      No te preocupes las listas de todos crecen y crecen. Hoy en la mía han entrado tres nuevos libros. Teniendo en cuenta que leo uno cada tres o cuatro días, por término medio, imagina la de ellos que se quedarán en el limbo.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Tiene buena pinta. No conocía al autor, pero me ha gustado mucho el fragmento que has puesto del kayak de mar. De esta colección de Salamandra tengo un libro esperando en casa ya demasiado tiempo... A ver si le pongo remedio.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un autor que escribe muy bien por lo que he apreciado en esta novela y tiene párrafos muy bonitos como ese del Kayak.
      Los libros que he leído de Salamandra Black han sido todos buenos.
      Un beso.

      Eliminar
  7. ¡Hola Rosa! No he leído a este autor, aunque le conozco bien de oídas. Todo el mundo me recomendaba en su día su otra novela "No apagues la luz", que la tenía en mente, pero al final nunca leí. Con "Una maldita historia" no va a pasarme lo mismo, ya que la tengo en la mesita de noche a la espera de ser leída, con lo que leer tu reseña me ha venido bien y además he comprobado que te gustó, a pesar de lo de "Los Cinco" (que por cierto me deja con mucha intriga)

    Lo de la serie, tengo que investigarlo también
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "No apagues la luz" es la tercera novela de la serie de Martin Servaz, una serie con la que quiero ponerme en breve.
      Te resuelvo la intriga: cuatro amigos adolescentes investigando un misterio, pues eso, que solo les falta el perro para ser "Los cinco". Esa parte no me gustaba porque me parecía muy irreal, pero el final le da su razón de ser y se ve de otra forma.
      Salvo eso de los cinco, el resto me gustaba y me parecía original y muy bien contado y ambientado, pero con el magnífico final, me gustó todo.
      Espero que la leas pronto y nos cuentes.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Con lo fan que soy de Los cinco, jejejeje.
    No he visto la serie aunque la tengo en mi lista de pendientes desde hace algo de tiempo. Me estaba apeteciendo la novela pero concuerdo contigo en que es un poco incongruente que los adolescentes investiguen en plan Los cinco. Me lo pensaré.
    Muy feliz martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero, como digo en la reseña, el final le da sentido a esa actividad detectivesca de los chicos y cierra la novela de una forma muy buena. Creo que ese detalle de "los cinco" no debería echarte para atrás, pero lógicamente tú decides. hay tanto para leer...
      Un beso.

      Eliminar
  9. Como David, me temo que la era de la intimidad ya es historia. Y a mucha gente no parece que le importe, es lo más chocante. Me gusta la historia y la ambientación, aunque no soy muy de novela negra siempre cojo ideas de tus reseñas para futuras lecturas. Y para aconsejar sobre seguro, si me preguntan.
    Un abrazo y feliz día del libro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sabía que en las redes sociales dejas mucha huella, aunque yo solo dejo las publicaciones de mi blog y poco más, lo que me ha puesto los pelos de punta es que accediendo a tu Wifi, acceden a tu cámara y micrófono del portátil y a las cámaras de seguridad que puedas tener y a tus conversaciones y a tu vida más íntima. Eso es lo que quiero creer que es ciencia ficción...
      Yo soy de las que decía que no me importaba porque no tenía nada que ocultar (de lo que ponía de manifiesto en la red; de otras cosas, pues como todo el mundo), pero ya voy viendo que la cosa es más complicada que todo eso.
      Muchas gracias por fiarte de mi criterio en novela negra. Todo un honor.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Bueno, pues otra novela para tener en cuenta, ya que, como he apuntado en bastantes ocasiones, este género me gusta mucho. Es curioso comprobar la cantidad de autores del género policíaco o de suspense que tienen una serie de novelas cuyo protagonista principal es un inspector o un investigador, profesional o amateur, aunque entre las obras de Bernard Minier, esta novela en concreto no sea le caso. Supongo que eso es algo que engancha al lector: ver los distintos casos a los que se enfrenta y las vicisitudes de un personaje al que acaba tomándole "cariño", jeje. Eso es lo que me ocurrió con Kurt Wallander, en la serie Wallander de Henning Mankell (y dale con Markell dirás, jajaja).
    No habría sabido decirlo hasta hace poco, pero sí que creo que hay autores no norteamericanos que escriben novelas que bien podrían ser de esa nacionalidad. Volveré a mentar a Jöel Dicker, del que he acabado hace muy poco de leer "La desaparición de Stephanie Mailer". Tanto esta como sus dos novelas anteriores de éxito bien podrían haber sido escritas por un autor estadounidense, y no creo que mi impresión se deba solamente a que sus respectivas historias transcurran en los EEUU. No sé dónde reside el secreto pero ahí está. Por lo menos esa es mi impresión.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo haber dicho ya por aquí que Kurt Wallander fue la primera serie que seguí de principio a final y creo que me enamoré del bueno de Kurt.
      Leer series tiene esa parte de la complicidad que llegas a establecer con el protagonista. Lo malo es que se abusa mucho y ahora hay tantas series que llegan a cansar. Yo estoy siguiendo bastantes y procuro no meterme en ninguna nueva, pero siempre hay alguna que te pilla y no te puedes resistir.
      Bernard Minier, para mí, está a años luz de Jöel Dicker del que no creo que vuelva a leer nada. Con "La desaparición de Staphanie Mailer" he tocado fondo con el autor. Pero es cierto que ambos se mimetizan a la perfección con el mundo americano y su forma de narrar.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Deduzco tras tu comentario que Minier tenía un as guardado en la manga, ese gran final que resaltas por haberte entusiasmado. Siendo así, parece que la actuación de los jóvenes investigadores es pertinente, aunque no sé como está resuelta en la forma, parece que el contenido da sentido y contribuye al éxito de ese final que te ha gustado.

    Los buenos escritores, muchas veces, manejan hilos poco perceptibles para los lectores, quiebros y requiebros que nos pueden llegar a descolocar… pero tras la conclusión tenemos la impresión de que el autor tenía todo muy bien hilvanado, algo que no constatamos hasta llegar al balance total, tras la lectura.
    Un gusto leerte, siempre se aprende con tus líneas, Rosa.
    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que hay finales que rematan y terminan de dar cuerpo a una novela y está es de esas. Me estaba gustando la novela con una sola objeción, muy concreta, que el final fue capaz de poner en su sitio.
      Realmente no me esperaba el final para nada. Creo que es magnífico y contribuye a hacer de la novela una obra muy original.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Me gusta la idea de crear una isla imaginaria a través de diversas islas reales. Creo que cierta originalidad es lo primero que se le debe exigir a un autor de ficción. Por otro lado, el gran hermano de Orwell ya está definitivamente en nuestras casas. El Wifi/Internet acabó con nuestra intimidad, y la prueba es que todo lo que hacemos queda registrado en la huella digital. Una novela por tanto pegada a la actualidad y con esa narrativa americana por la que compartimos admiración.

    Un beso Rosa, y gracias por tu gran labor en la divulgación literaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha creado una isla de la que ha dibujado hasta un mapa. Es práctico porque permite gran libertad para describir escenarios.
      Es cierto que la novela es muy actual y trata temas muy candentes. Hay muchas cosas que no cuento, lógicamente.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Cada vez que paso por tu blog descubro autores desconocidos para mi. Pese a esos pequeños altibajos que comentas, es una novela a tener en cuenta. Me llama la atención la referencia que haces a los cinco, de Enid Blyton, o como se escriba el nombre de la creadora de estos míticos personajes. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es una novela muy recomendable para amantes del género. Bernard Minier escribe muy bien y en este su particular homenaje a la novela americana, ha creado una historia y una ambientación muy buenas, con un final muy elaborado que da sentidi a rodo el resto, incluso a esos bajones de los que hablo.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Me he reído con tu mención a Los cinco. Y es una lástima, pues me estaba tentando mucho esta novela con su ambientación y ese fin de la inocencia. Afortunadamente, parece que el final hace que te reconcilies con los pequeños aspectos que no te han gustado de esta novela y que incluso 'los cinco' tienen su razón de ser. Me ha llamado la atención, así que, ya que no forma parte de una serie, tal vez le de una oportunidad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela con un final inesperado que hace que muchas cosas deban ser replanteadas. La parte de la investigación de los chicos, me estaba cargando un poco, pero en cuanto cambiaba de registro, volvía a tener mucho interés y me atrapaba. Menos mal que continué con ella porque mereció la pena.
      Un beso.

      Eliminar

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...