Tres eran tres 19


Van ya diecinueve entregas de Tres eran tres. En esta ocasión, como ya es habitual, traigo tres novelas negras, alguna más que otras. Las tres muy interesantes y de las que se pegan a las manos sin remedio. Dos, españolas; una, estadounidense. Dos, actuales; una, ya un clásico. En todo caso, tres novelas con las que he disfrutado mucho.


"Si esto es una mujer". Noemí Trujillo y Lorenzo Silva.
«Cuando vi a Guadalupe cruzar la puerta del comedor de mi casa con una caja de bombones artesanos supe que algo no marchaba bien».

Manuela Mauri lleva siete meses de baja por motivos que iremos conociendo a lo largo de la novela. Vive con sus dos hijos y con Alberto, un médico al que conoció a raíz de los acontecimientos que la han llevado a esa situación y con quien forma una pareja casi perfecta. La visita de Guadalupe va a dar fin a esa situación envidiable pero con fecha de caducidad en la que vive desde hace siete meses. Guadalupe es de origen guineano y una de las pocas agentes negras de la policía nacional. Tal vez es por eso por lo que ha sido especialmente sensible al crimen que viene a contarle a Manuela y que lleva tres meses sin avances manifiestos.

«—Hace tres meses que se encontró la cabeza de una mujer de origen subsahariano en el vertedero de Valdemingómez». Parte del resto del cuerpo apareció en el vertedero de Pinto. «Sonó raro en su voz ese eufemismo, subsahariano. Antes de que Guadalupe me diera más detalles, acepté la confirmación de mi más oscuro presentimiento: la cazadora que había dentro de mí estaba de vuelta, para bien o para mal. Para mal, más probablemente»

El caso ha caído en manos de una inspectora a la que no parece importar mucho su resolución y que se ha ido de vacaciones dejándolo a medias. Para más información, la inspectora encargada, Rosario Mañas, es enemiga declarada de Manuela. Nadie en realidad ha mostrado demasiado interés por darle al caso la relevancia que para Guadalupe y algún policía más debería tener. Una mujer negra y probablemente prostituta no le quita el sueño a casi nadie. Lo de que se dedicaba a la prostitución lo deducen de las tres muestras de ADN distinto encontradas en la vagina de la mujer. Ella no ha podido ser identificada, pero sus probables asesinos han dejado su firma. 

Si esto es una mujer es una novela dura, reivindicativa, muy crítica y adictiva así como muy bien escrita. Si una pega le puedo poner es que esta Manuela Mauri me recuerda mucho a mi querido Rubén Bevilacqua que hace aquí un importante cameo y pone a Manuela en la dirección correcta para la resolución del crimen. Contada en primera persona por la propia Manuela, continuamente me veo recordando la forma de expresarse y de pensar del famoso benemérito. Fallo pequeño, en mi opinión, pero que le resta a la serie un tanto de originalidad. Por lo demás, la novela me ha gustado mucho y espero leer en breve la segunda de la serie. Si el título de la primera hace homenaje a Si esto es un hombre de Primo Levi, novela que se cita un par de veces, el de la segunda es La forja de una rebelde. Tengo curiosidad por ver cómo enlaza la historia con la novela de Arturo Barea de título similar.

Título del libro: Si esto es una mujer
Autores: Noemí Trujillo y Lorenzo Silva
Nacionalidad: España
Editorial: Destino
Año de publicación: 2019
Año de publicación original: 2019
Nº de páginas: 320


"Los animales de ciudad no lloran". Graziella Moreno.
Nadia planea algo. Lo sabemos desde el principio, desde que la vemos acariciando un cuchillo, mirando el Paseo de Gracia desde la ventana del apartamento que Quique le ha comprado. También sabemos que esta mujer fue en otro tiempo «aquella niña de seis años, de pie ante los escombros, la mochila del colegio colgada a la espalda, cubierta por una nube de polvo espesa que se le metía en la garganta, en los ojos, en los oídos. Que le impedía llorar o gritar. Paralizada por la angustia de no saber. Por la certeza de que su vida cambiaría para siempre». Sabemos que ha salido de la nada y que ahora, gracias a Quique, es alguien. Y sabemos que tiene unos socios que no le permitirían dar marcha atrás en sus planes. Todo ello lo sabemos ya cuando termina el primer capítulo. 

Por ello sabemos casi seguro que Quique, Enrique Rosado, un prestigioso empresario hotelero, dice la verdad cuando se declara inocente  de la agresión a base de cuchilladas de la que le acusa Nadia. Víctor, tras algún suceso turbio que iremos conociendo, acaba de volver de Gijón, donde ha trabajado unos años, y será el abogado de Enrique. En realidad el abogado de Enrique es el bufete Albiñana y Asociados, al que se acaba de unir Víctor, el único abogado penalista de un bufete que, por lo demás, se dedica en exclusiva al Derecho Mercantil.

Por otra parte, Olivia será la representante de Nadia como acusación particular. Olivia es socia de Virginia en un despacho que, a diferencia del bufete de Albiñana, acumula deudas y necesita clientes adinerados que puedan pagar elevadas sumas que compensen a los clientes que no pueden hacerlo, aquellos a los que defienden de forma altruista. Olivia siempre se ha preocupado de las víctimas más que de lo que pueden pagar. Olivia fue compañera de estudios de Víctor y ahora está casada y tiene una hija, aunque su matrimonio no pasa por su mejor momento.

Olivia y Víctor retomarán su amistad y tratarán de defender sus intereses contrapuestos sin que ello afecte a su relación. Por el camino se irán encontrando con sucesos inesperados, venganzas del pasado y del presente, traiciones previsibles e imprevisibles,  negocios sucios a cuyas necesidades cambiantes deberá plegarse Víctor por orden de Albiñana. Habrá muertes más o menos sospechosas y los dos abogados, mientras recuperan su pasado y van solucionando los flecos de su presente, se encontrarán con un turbio complejo de intereses que les pondrá por delante las miserias humanas. Como recuerda Albiñana que le decía su padre, «lo peor del ser humano es su propia esencia. Dios no lo echó del paraíso; se marchó él solo cuando se dio cuenta de quién era». Y cuando se dio cuenta, además, de que el paraíso no estaba hecho para él.

Una segunda novela tras El salto de la araña que me confirma que a Graziella Moreno no hay que perderle la pista.

Título del libro: Los animales de ciudad no lloran
Autora: Graziella Moreno
Nacionalidad: España 
Editorial: Alianza
Año de publicación: 2022
Año de publicación original: 2022
Nº de páginas: 328


"El último coyote". Michael Connelly.
Hacía muchos años que no visitaba a Harry Bosch, desde octubre de 2014, días antes de inaugurar el blog. Sí había visitado a Michael Connelly en dos ocasiones más, la última en 2018, pero con otros personajes, concretamente Mike Haller y Jack McEvoy protagonistas de otras dos series del autor.

Ha sido el capítulo del podcast El rincón criminal dedicado a Michael Connelly el que me ha hecho volver a este detective con nombre de pintor. « —Hyeronimus Bosch, pero me llaman Harry.
—Como el pintor.
—A veces me siento tan mayor que creo que a él lo llamaron así por mí. Ésta es una de esas noches. ¿Puedo entrar? No estaré mucho rato».
El nombre se lo debe a su madre y es que «pensaba que Los Ángeles se parecía mucho a sus pinturas. Toda la paranoia, el miedo. Una vez me regaló un libro de pinturas suyas».

En El último coyote Harry está de baja involuntaria y visitando a una psiquiatra por orden del Departamento. Poco a poco iremos sabiendo qué fue lo que llevó al detective a esa sanción que podría terminar con su carrera. Harry está en uno de los momentos más bajos de su vida pues a todo lo dicho se une el hecho de que un terremoto ha dejado su casa inhabitable. Ha sido calificada con etiqueta roja, es decir, sentenciada de demolición. No obstante él sigue viviendo en ella a escondidas de todo el mundo.

Aprovechando el tiempo libre que le dejan su situación laboral y los arreglos de reconstrucción de su casa decide sacar de nuevo el expediente del asesinato de su madre y tratar de resolverlo. Está convencido de que el asesinato de su madre quedó impune por el hecho de que era una puta más de las que mueren cada año en circunstancias más o menos claras. Es a ese suceso al que Harry debe su profesión de policía y su empeño por hacer justicia siempre, sea el caso que sea y sea la víctima quien sea y es que según repite como un mantra «Todos cuentan o no cuenta nadie»

Las investigaciones de Harry le llevan a descubrir que no solo la condición de prostituta de su madre hizo que no se investigara. No solo la indolencia policial ante una víctima sin importancia dejó el caso sin resolver. Además intuye una acción directa y dirigida a que el caso quedara sin cerrar. Parece que alguien tenía mucho interés en darle carpetazo. Harry visitará a todos los que tuvieron relación con su madre en aquel momento, hace treinta y cinco años, mientras él estaba en un orfanato tras haberle sido arrebatada a su madre su custodia.

Seguiremos a Harry por Las Vegas y Florida, por los barrios más miserables de Los Ángeles y por las mansiones más opulentas, asistiremos a los peligros que corre y que cada vez se van haciendo mayores, y seremos testigos de sus errores, las consecuencias que traen y cómo la culpabilidad le tortura y, probablemente, le torturará de por vida.

Por lo que recuerdo, a pesar de los años pasados desde que lo leí por última vez, esta es la mejor entrega de Harry Bosch por el momento.

Título del libro: El último coyote
Autor: Michael Connelly
Nacionalidad: España
Título original: The last coyote
Traducción: Javier Gimeno Guerrero
Editorial: Roca
Año de publicación: 2012
Año de publicación original: 1995
Nº de páginas: 368

Comentarios

  1. ¡Hola Rosa!
    cuando empezaba a leer tu opinión de la de Lorenzo Silva, tenía esperanzas de que no fuera serie, pero mi gozo en un pozo, ya dices que es la primera. Del autor he leído dos (de no-serie) y me gusta mucho su prosa, su forma de escribir, pero no creo que me anime con sagas, de momento
    Y las otras dos también son sagas, aunque igual con la de Graziella Moreno sí me animo, porque me gustó mucho El salto de la araña (cuando la empecé no sabía que sería serie).
    A Conelly no lo he leído por eso, porque creo que no tiene nada que no sea saga ¿no?
    En cualquier caso me alegra que hayas disfrutado de las tres (por cierto, así, como quien no quiere la cosa, has reseñado 57 libros en tus "tres eran tres"
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he leído toda la serie de Bevilacqua y Chamorro y me encanta. Esta novela es la primera otra serie que también es posible que siga aunque nunca se sabe.
      Respecto a la novela de Graziella Moreno, no pertenece a ninguna serie que yo sepa. Ni esta ni El salto de la araña. Sí que tiene una serie protagonizada por una juez, pero ninguna de estas dos pertenece a la misma. Yo son las dos únicas que he leído y me han gustado mucho.
      Michael Connolly es ya un clásico del negro americano lo que pasa es que tiene tantas obras de tantas series que me lo tomo con calma.
      Un beso.

      Eliminar
    2. ¡Hola de nuevo!
      pues me viene bien saber que el de Graziella no es serie, no sé porqué entendí como que era la segunda de la serie. Me alegra saber que no es así, seguro que acabaré leyéndola.
      Los de Bevilacqua y Chamorro sé que son muy buenas, tengo una amiga que los ha leído todos, como tú y le encantan, perooooo, sagas tan largas no son para mi (a veces me adentro en alguna trilogía como mucho, mejor bilogías, ya me conoces) y de Connolly pues lo mismo, también sé que es muy bueno, de hecho lo recomiendo mucho en la biblioteca, pero tampoco es para mí
      Más besos

      Eliminar
    3. Te gustará Graziella Moreno. Ahora quiero también leer la serie, que creo que son solo dos, y los otros que tiene.

      Eliminar
  2. ¡Hola, Rosa! La verdad es que respecto la primera al verla en las librerías me echó para atrás que aparecieran los dos autores. No sé, era como si pensara en el típico truquillo comercial de reclamo para los lectores de una y otra. Me alegra saber qué hay novela buena detrás. La de Connelly es un valor seguro como siempre. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te diré que Graziella Moreno no es de las que se deba dejar pasar. La descubrí con El salto de la araña que me gustó mucho y con esta me ha convencido del todo. Leeré su obra anterior poco a poco.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Hola Rosa!! Desconocía por completo esta novela y me has picado mucho la curiosidad por ella. Me la llevo bien anotada a mi lista de pendientes, creo que podría estar bien. ¡Genial reseña y gracias por el descubrimiento! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que te guste, aunque no me dices a cuál de las tres te refieres.
      Un beso.

      Eliminar
  4. En esta ocasión me quedaría con las tres pues me parecen escritores y premisas muy sólidas para disfrutar de sus lecturas. De todas formas, me interesa especialmente la de Connelly por esa ambientación de en La Vegas, Florida o esos contrates de los que hablas en Los Ángeles. Creo que son lugares perfectos para luego desarrollar lo más importante que es la trama.
    Besos, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Michael Connelly en negro es todo un clásico aunque siga vivo y escribiendo. Sus ambientes son geniales y las tramas mut buenas. También es muy hábil describiendo escenas de acción. En género negro y policial es todo un referente.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Hola Rosa, vuelvo a escribir el comentario que no se que le pasa a Blogger que no me los deja publicar. Si esto es una mujer lo tengo pendiente, porque antes quiero terminar la los que me quedan de Bevilacqua y Chamorro. Lo mismo me pasa con Graziella Moreno, que tengo en casa el segundo de una serie y hasta que lea el primero no qui ero meterme en más. A Harry Block, lo abandoné hace tiempo y no porque no me gustará, sino porque me he liado con otras lecturas. Los tendré en cuenta a los tres. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le digo a Marian, este libro de Graziella Moreno no pertenece a ninguna serie y además está muy bien.
      Yo también tenía muy abandonado a Harry Bosch y es que van ya tantas entregas que cuando pienso en todos los que me faltan me agonio, pero lo mismo me pasa con Brunetti. Habrá que ir poco a poco y sin pensarlo mucho.
      A Bevilacqua, sin embargo, lo llevo al día.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Pues vaya tres libros más tentadores que nos traes hoy. Intento no apuntar, pero es que me ha gustaod mucho todo lo que cuentas, aunque con el de Connolly voy a tardar que es una saga que me gustaría empezar por el principio.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que las series es mejor leerlas en orden a no ser que alguna entrega llame especialmente la atención.
      Las tres novelas que traigo aquí merecen la pena y se disfruta mucho con ellas.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Novela negra pura y dura las tres. La que más me llama la atención es la segunda, me parece que tiene más chicha y da más juego. Como que es la que va más allá de la investigación.
    La de Noemí y Lorenzo no me convence. Lo de meter a Rubén será para atraer más lectores o a lectores indecisos, como que si te gustaban las de Champrrp y Rubén, esta también, no sé. De Connelly no estoy segura de si habré leído alguna antes de tener el blog. No son novelas que me llamen ahora. Me llevo la de los animales para por su acaso.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que las tres van más allá de lo que es la investigación, como toda buena novela negra por otra parte.
      Curiosamente Si esto es una mujer y El último coyote reflexionan sobre el hecho de que lo que les suceda a ciertas personas, como las prostitutas no es tan importante como lo que les pase a otras personas. De muy distinta manera hacen una muy buena crítica del asunto.
      Los animales de ciudad no lloran es una historia original en la que pocas cosas son lo que parecen y también tiene lo suyo de crítica.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Creo que de los tres me quedaría con el de Graziella Moreno. De Si esto es una mujer me escama un poco el que esté escrito por dos autores, aunque me pica la curiosidad el guiño del título al de Primo Levi y también el ninguneo de la víctima como mujer negra procedente de un país pobre. Respecto al de Michael Connelly, supongo que, como clásico, es una apuesta segura.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso, pero he leído varios libros escritos por dos autores y por más que lo he intentado, he sido incapaz de ver las cuatro manos por ningún lado. No sé cómo se organizan y me gustaría saberlo. Es cierto que en Si esto es una mujer, si bien no se nota que esté escrito por dos personas sí que se nota un tanto la sombra de Bevilacqua, más allá de que sea un personaje secundario en la trama.
      Pero sí creo que el que más te puede interesar es Los animales de ciudad no lloran.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Hola Rosa. De los tres solo he leído el de Silva y Trujillo. Me gustó, a pesar de la dureza del caso. Y pensar que se inspira en un caso real estremece. La segunda entrega también está muy bien. A mí es que Manuela Mauri me parece un personaje muy humano. No me recordó a Vila pero será porque de esa serie solo he leído un título y claro, no nos conocemos tanto jejeje. Los otros dos títulos no los leí. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado mucho Si esto es una mujer, aunque es cierto que en algunas de sus expresiones y opiniones me ha recordado a mi querido Rubén Bevilacqua. Imagino que al haberlo leído entero lo conozco demasiado bien, ja, ja. No obstante, le de Mauri es una serie que también voy a seguir.
      Un beso.

      Eliminar
  10. ¡Hola, Rosa! Pues soy lectora habitual de novela negra, pero no suelo traerla al blog salvo muy contadas excepciones. No he leído ninguno de los que traes aquí y el que me atrae más sin duda es del Connelly, autor que tengo muy pendiente desde hace años pero que tiene tantísimos libros y tantas series que al final nunca me animo. Cuando sea su momento lo leeré sin duda.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa un poco lo mismo. Tiene varias series de las que he leído el primero de Michael Haller y el primero de Jack McEvoy. Solo de Harry Bosch he seguido con la serie y voy por el cuarto. Y no es que no me hayan gustado es que son tantas novelas que me disperso. Lo iré leyendo según me vaya apeteciendo sin agobiarme. No hay duda de que es un gran autor del género.
      Un beso.

      Eliminar
  11. No he leído ninguna y la que más me llama es la de Graziella Moreno. Aunque hace tiempo que no leo nada de Connelly, no le haría ascos a su novela
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graziella Moreno es, como digo, una autora a tener muy en cuenta. Solo he leído sus dos últimas novelas, pero me han parecido muy buenas y diferentes. A ver si voy leyendo las anteriores.
      De Connelly, poco que añadir. Es ya, en vida, todo un clásico.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Hola, soy Gemma, ya he perdido la batalla con Blogger.
    Pues vaya tres, imposible elegir uno.
    Me has recordado a Primo Levi, que me encantaba cuando era muy jovencita y me devoraba todo lo relacionado con el Holocausto.
    Muy feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con Blogger es mejor no pelearse y armarse de paciencia.
      Yo también empecé a devorar sobre el Holocausto siendo casi una niña. Debía de tener catorce o quince años (puede que hasta menos) cuando empecé a leer libros sobre el tema. Recuerdo un ensayo titulado Treblinka que me impactó de forma brutal.
      En esta novela de Lorenzo Vila y Noemí Trujillo, se menciona varias veces a Primo Levi y su trilogía, que es magnífica.
      Los tres libros que traigo son muy buenos.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Las tres novelas me atraen por igual. Solo conozco las obras de Michael Connely, y las pocas novelas

    ResponderEliminar
  14. Se me ha escapado el comnetario sin darle permiso. Estaba diciendo, o escribiendo, que lo poco que he leñido de este autor me ha gustado mucho. Así, pues, debo tomar nota de estas reseñas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa las erratas. Ha sido por culpa de la precipitación.

      Eliminar
    2. Me ha pasado un par de veces últimamente que se publica el comentario sin querer. No sé a qué tecla le doy que sale disparado.
      Michael Connelly es un gran autor, pero tiene tanta obra que hay que tomárselo con mucha calma. Las otras dos novelas también son muy recomendables y creo que te gustarían, aunque entiendo que no da la vida para todo.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Buenas tardes, Rosa.
    Ya sabes que no estoy muy versada en el género que hoy nos traes. No obstante, las tres novelas parecen interesantes, pese a su disparidad. Apunto títulos y autores, a ver si algún día me da por la novela negra.

    Un abrazo y muchas gracias por tanta interesante información!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucha gente que nunca lee novela negra y puedo asegurar que es un género ideal para reflejar las miserias humanas y sociales. Entiendo que a todos no nos gustan los mismos géneros. Yo soy muy reacia a la fantasía, el terror o lo romántico, pero reconozco que en todos esos géneros he encontrado muy buenas novelas. Ojalá encuentres tú algo que te resulte maravilloso en género negro.
      Un beso.

      Eliminar
  16. La que más me apetece es la de Trujillo y Silva, que está durmiendo el sueño de los justos en mis estanterías. En cualquier caso me llevo apuntadas las otras dos, sobre todo la de Graziella Moreno que es una autora a la que le tengo muchas ganas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gaziella Moreno fue todo un descubrimiento con El salto de la araña y se ha confirmado con esta última novela que ha dormido en mis estanterías varios meses.
      Si esto es una mujer te gustará. Es una buena novela aunque Manuela Mauri recuerde un poco más de lo deseable a Rubén Bevilacqua. Aunque también podría ser una obsesión mía.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Lo más visto en el blog este mes

"La edad de la ira" Fernando J. López

"La buena letra" Rafael Chirbes

"Vengo de ese miedo" Miguel Ángel Oeste

Tres eran tres 20

"El lugar" y "El acontecimiento" Annie Ernaux

"Los Effinger" Gabriele Tergit

"Pura pasión" Annie Ernaux

"La trenza" Laetitia Colombani

"Los Caín" Enrique Llamas

"Babysitter" Joyce Carol Oates