Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

lunes, 1 de julio de 2019

Julio 2019


A ese sentimiento desconocido cuyo tedio, cuya dulzura me obsesionan, dudo en darle el nombre, el hermoso y grave nombre de tristeza. Es un sentimiento tan total, tan egoísta, que casi me produce vergüenza, cuando la tristeza siempre me ha parecido honrosa. No la conocía, tan sólo el tedio, el pesar, más raramente el remordimiento. Hoy, algo me envuelve como una seda, inquietante y dulce, separándome de los demás.
Aquel verano yo tenía diecisiete años y era completamente feliz. Los «demás» eran mi padre y Elsa, su amante. Antes que nada quiero explicar esa situación, que puede parecer falsa. Mi padre tenía cuarenta años y era viudo desde hacía quince. Era un hombre todavía joven, lleno de vitalidad, de posibilidades, y, al salir yo del internado, dos años antes, no me costó entender que viviese con una mujer. Más difícil me resultó aceptar que tuviese una distinta ¡cada seis meses! Pero pronto su encanto, esa vida novedosa y fácil, y mi propia predisposición me hicieron adaptarme. Era un hombre despreocupado, hábil en los negocios, siempre curioso y enseguida cansado, que gustaba a las mujeres. Lo quise de inmediato, y de todo corazón, porque era bueno, generoso, alegre y cariñosísimo conmigo. No cabía imaginar mejor amigo ni más jovial.

Para este  mes de julio quería una novela que transcurra en verano, que nos haga sentir el calor sobre la piel y esa sensación de molicie y tedio que contagian las historias a la orilla del mar o al borde de una piscina. "Buenos días tristeza", de Françoise Sagan, transcurre durante un verano y, aunque no hay piscina, o no se menciona, está ambientada a orillas del Mediterráneo, en "una gran casa con jardín, blanca, apartada, preciosa, con la que soñábamos desde los primeros calores de junio. Se alzaba sobre un promontorio, dominando el mar, rodeada por un bosque de pinos que la ocultaba desde la carretera. Un sendero descendía hasta una cala dorada, bordeada de rocas rojizas, donde se mecía el mar". Un paraíso en el que se disponen a pasar sus vacaciones familiares Cécile, una joven de diecisiete años que es quien nos cuenta la historia, y Raymond, su padre, un hombre seductor y adorable al que acompaña su amante actual, Elsa.  

El verano discurre con la lenta somnolencia del ocio veraniego: horas de playa y sol, noches en los casinos, viajes a distintos lugares. Despreocupación e indolencia a las que colabora el no tener nada que hacer y el tener un lugar maravilloso para (no) hacerlo. Las relaciones de los tres ocupantes de la casa son cordiales, y divertidas. La vida y el verano les sonríen.

Hasta que esa calma se ve interrumpida por la llegada de Anne, una atractiva y elegante mujer, amiga de la madre de Cécile y una madre sustituta para la propia Cécile que le debe en gran parte lo que es. "Anne Larsen era una antigua amiga de mi pobre madre y tenía escaso trato con mi padre. Sin embargo, dos años atrás, al salir yo del internado, mi padre, que no sabía qué hacer conmigo, me había enviado a vivir con ella. Y ella, en una semana, me había vestido con gusto y me había enseñado a vivir". La admiración de la joven por la bella y elegante Anne se cambiará en resentimiento cuando ve que la relación de la mujer con el padre va más allá de la que corresponde a un hombre y la amiga de su difunta mujer. Desde ese momento, Cécile empieza a verla como una intrusa que se entromete en todos los asuntos del trío inicial. 

Entre los pinos, a la orilla del mar, bajo el tórrido calor del verano, comienza a dibujarse un escanario que nada tiene que ver con el original. Los celos, las suspicacias, los intentos por parte de Cécile por recuperar la alegría y la serenidad del principio, llevarán la estancia del grupo a transurrir por un sendero inesperado con un final más inesperado aún.

Se trata de una historia de iniciación, una educación sentimental que marcará a la protagonista para toda su vida. La narración la hace Cécile al año siguiente, al final del invierno. La acción transcurre en la misma época en la que el libro fue publicado, a mediados de la década de los cincuenta del siglo XX y es una novela de poca extensión, pero muy intensa. 


Antes de leer el libro, había visto la película dirigida por Otto Preminger en 1958. David Niven interpreta a un Raymond seductor, siempre rodeado de mujeres que no le duran demasiado, como la que ocupa su vida cuando empiezan las vacaciones, Elsa, una mujer tan divertida y despreocupada como él mismo, interpretada por Mylène Demongeot. Anne es una mujer elegante como solo Deborah Kerr sabía serlo: con su exclusiva presencia serena y rubia. Y, por último, Cécile es una jovéncisima Jean Seberg que destila inocencia, pero también determinación para conseguir llevar a cabo sus planes, aunque terminen por no salir cómo ella hubiera deseado.

Mylène Demongeot, David Niven, Jean Seberg y Deborah Kerr
Hace ya mucho que vi la película y que leí el libro (no estoy muy segura, pero creo que lo he leído dos veces; la última en todo caso fue en 2002), pero nunca he olvidado la historia terrible que nos cuenta y cómo unas perfectas vacaciones se pueden venir abajo por unos hechos que debieron evitarse y que marcaron la vida de sus protagonistas para siempre. 

Y así termina "Buenos días, tristeza":

Cuando nos vemos, mi padre y yo nos reímos, hablamos de nuestras conquistas. Seguro que le consta que mis relaciones con Philippe no son platónicas, y a mí me consta que su nueva amiga le sale muy cara. Pero somos felices. El invierno toca a su fin, no alquilaremos la misma casa, sino otra, cerca de JuanlesPinsPero cuando estoy en la cama, al amanecer, sin más ruido que el tráfico de París, a veces me traiciona la memoria: vuelve el verano con todos sus recuerdos. ¡Anne, Anne! Repito ese nombre muy quedo y durante mucho rato en la oscuridad. Entonces algo sube por mi interior y lo recibo llamándolo por su nombre, con los ojos cerrados:

Buenos días, Tristeza.

Las novelas que aparecen en esta sección, "Bienvenido nuevo mes literario", no están recién leídas*, pero están leídas. Se trata de novelas con las que quiero comenzar cada mes. Cada entrada comienza con el principio del libro y termina con su final. No pretende ser una reseña, sino el comentario sobre una historia que me marcó lo suficiente como para poder hablar de ella aunque haga ya muchos años que la leí. Por ello, espero que me perdonéis si incurro en algún error.

*las citas están sacadas de las que anoté en el momento de la lectura y que me ayudan mucho a recordar.

Fecha de lectura: 2002
Título del libro: Buenos días, tristeza
Autora: Françoise Sagan
Título original: Bonjour tristesse
Traducción: Javier Albiñana
Editorial: Tusquets
Año de publicación: 1995
Año de publicación original: 1954
Nº de páginas: 184

35 comentarios:

  1. Me has trasladado con tu reseña a mi lectura de Agua salada de Charles Simmons. Tal vez no tengan nada que ver ambas novelas excepto su ambientación estival. En cualquier caso, me has dejado pillada con esos celos de Cécile hacia su padre y quiero saber qué es lo que ocurre y cómo ocurre. Apunto sin dudar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te parecerá mentira, pero yo también he recordado "Agua salada" al hacer esta reseña. La novela le leí hace muchos años, pero al recordar los hechos, me venía continuamente a la cabeza el libro de Charles Simmons, del que tengo un recuerdo buenísimo. Tienen más en común de lo que pueda parecer. No quiero destripar la trama más de lo necesario, pero si la lees te darás cuenta.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Gracias, Rosa, por tus reseñas, estaba buscando un libro donde "desaparecer" unos días :-)

    Y gracias por tu blog.
    Susana Tomás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por visitarme y por dejar un comentario. Espero que te guste el libro.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Hola! Feliz Julio.muy buena propuesta! Ansiosas por llevarnosla a la Morada! Saludosbuhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz julio a vosotras también. Espero que disfrutareis de esta novela y también de la película. Muy buenas ambas.
      Un beso.

      Eliminar
  4. ¡Hola Rosa! No conocía el libro, pero me has dejado con mucha curiosidad por querer saber más de esta historia y cómo puedan cambiar la vida de las personas después de unas vacaciones...La película también me llama la atención, pero como siempre, prefiero leer el libro antes que verla, así no me hago ideas. Que tengas una maravillosa semana. ¡Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay vacaciones que se recuerdan toda la vida, porque toda la vida queda marcada por ellas, en efecto. Esta es una de las historias que nos lo cuentan y tanto la novela como la película son muy recomendables. Yo también prefiero leer primero el libro. No es muy largo.
      Un beso.

      Eliminar
  5. ¡Hola!
    Yo vi la peli de Preminger hace mcuho, y me parece qu eeste libro va directo a la lista y se salta algún puesto porqu eme apetece un libro que transmita calor y tedio, como has dicho.
    Muy feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las vacaciones al comienzo de este libro son todo descanso, sol, y despreocupación. Esa idea se transmite tan bien que se me quedó grabada a pesar del tiempo que hace que leí el libro y que vi la película. Seguro que lo disfrutas.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Desde luego que el libro clava perfectamente muchas de las sensaciones que sentimos en el profundo verano, aquel en el que desconectamos de nuestra vida rutinaria y nuestro ritmo vital se vuelve un tanto reptiloide. Una lectura ideal para estas fechas, o un poquito más adelante hasta fin de junio. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela para leer en cualquier momento, pero es cierto que en verano, como que se siente más empatía por los personajes, aunque el idilio vacacional, pronto da paso a sentimientos más tormentosos.
      Hasta final de junio ya no. Ja ja.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Mira que es famosa esta novela y la película, al menos para los cinéfilos, pero no tengo el gusto. Me gusta la idea de escoger lecturas que encajen con cada estación, podrías iniciar una serie. Una que me gustó bastante, siguiendo el hilo del verano y las vacaciones, fue "El mar" de Banville (¿lo llegaste a reseñar?).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo leí "El mar" de John Banville en 2011 y no empecé con el blog hasta 2014 por lo que no tengo reseña. Y he de decirte que tampoco me gustó mucho. Tengo una amiga para la que es un libro de referencia, pero yo no llegué a pillarle el punto.
      Creo que nada tiene que ver con este que es mucho más vital y trágico (en el sentido clásico y el el moderno).
      Intentaré hacer coincidir las entradas del mes literario con la estación. Ya lo he hecho en alguna otra ocasión de forma puntual. Lo difícil va a ser encontrar libros, no porque no los haya, sino porque se me tienen que ocurrir y me suelo quedar en blanco. menos mal que tengo mi infalible lista de leídos.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Como este lo leí hace años, y me gustó, además de que me parece muy apropiado para el cometido del post, te diré que justo hoy he empezado "Tigres tristes" que me descubriste hace poco, y mi libro de principios de julio será también una recomendación tuya.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería decir "Tigres de Cristal", que me lío con Cabrera Infante...

      Eliminar
    2. Ja ja. Yo también suelo confundir títulos en que se repiten palabras. Un poco más arriba he tenido que corregir (menos mal que me di cuenta a tiempo) porque en vez de "Higiene del asesino" había puesto "No acosen al asesino".
      Pues, que quieres que te diga, me siento halagada de que mis recomendaciones tengan tierra fértil en la que caer. Espero que te gusten y que me lo cuentes.
      Disfruta de tus lecturas.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Hola Rosa, el verano es con diferencia mi estación preferida para la lectura. Y no sabría explicar el porqué. El caso es que me entran muchas ganas de leer. De hecho, este libro que reseñas me gustaría leerlo antes de ver la película. No la he visto tampoco y el reparto y la propia historia me parecen muy interesantes.
    Besos, y bienvenido sea julio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo un amante del cine como tú no se puede perder esta película. Estoy segura de que te gustará, pero yo también creo que antes debes leer el libro. Así verás la película juzgando ya la calidad de la adaptación. Cuando lo hagas, me lo cuentas.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Ya me encontré con este libro de F. Sagan en blog de nuestro amigo Marcelo, hace tiempo. La historia, como bien dices, tiene esa pátina veraniega, cuyo final siempre nos parece el fin de un ciclo, dejando atrás el marco idílico de las vacaciones que concluyeron. Los personajes son muy atractivos, un padre "bon vivant" que sería el deseo de cualquier hija adolescente, entregada a un vida frívola y desenfadada, un padre que elude su responsabilidad paterna para convertirse en un colega cómplice... pero eso tiene consecuencias no deseadas, un lado oscuro, claro.
    La película tampoco la he visto, tiene muy buena pinta también.
    Beso, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué años tenía yo cuando vi esta peli. Puede que quince o dieciséis. Luego debí de leer el libro antes de tener mi lista y en 2002 lo volví a leer. Como ves es una historia que me sigue desde hace mucho.
      La relación entre el padre y la hija es muy curiosa y sí hay un poco de eso: más cómplice que padre y creo que esa circunstancia (la educación un poco laxa de la chica) influye en la historia, pero desde 2002 se me han ido muchos detalles.
      Te recomiendo ambas: novela y película. En verano, la época ideal para encararlas.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Las novelas cortas suelen ser así de intensa, esta merece la pena mucho. Me da un poco de risa la actitud de Cecile y deseo saber cuál es el plan que no sale bien.

    Sobre la película, últimamente me estoy inclinando mucho por las cintas más antiguas, de los años 40 y 50, si son en blanco y negro mejor. Extraño las maneras de antes, la sencillez de diálogos. tramas lógicas con secuencias previsibles, de humor tranquilo, nada absurdo. HOy en día todo hollywood está saturado de irrealidad y fantasía. Hasta los dramas me suenan exagerados.

    Gracias por ambas propuestas Rosa. Un abrazo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela intensa, como dices, en la que pasan muchas cosas. Algunas son los hechos que suceden, pero otras, no menos importantes, son los sentimientos que se ven o se intuyen en los personajes.
      Esta película tiene partes en color y partes en blanco y negro. No sé si el cine de entonces era mejor o peor que el de ahora, pero era distinto. A mí también me gusta mucho.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Sé que leí esta novela siendo adolescente y que me gsutó mucho, pero, si tengo que serte sincero, no me acordaba en absoluto de la trama, hasta que he leído tu reseña. Incluso me han entrado ganas de volver a leerla, aunque tendría que buscarla entre el montón de libros aparcados en los estantes del trastero, jeje.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la recuerdo porque cuando vi la película se me quedó grabada de lo que me impresionó. El haber leído el libro dos veces también influye.
      Te diré que a mí también me han entrado ganas de leer el libro de nuevo y de ver la peli.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Yo lo leí hace muchísimo tiempo pero no me acuerdo tanto como tú, no me dejaría el mismo poso supongo... También he visto la película porque David Niven es de mis autores clásicos favoritos, igual me animo con la relectura que el libro anda por casa de mi hermana... Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me impresionó mucho mi primer contacto con esta historia, que fue por el cine. La novela también me afectó, pero de no ser por la película, que vi siendo casi niña, puede que también se me hubiera olvidado. También me han entrado ganas de leerlo.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Querida Rosa:
    Con tu nueva reseña me has hecho evocar también el verano de mi adolescencia, cuando sumida en esas calurosas y agotadoras tardes, en lugar de dormir la siesta, como solían hacerlo mis familiares, allí en la casa de mis abuelos maternos, y no se oía ni una mosca, a mi me encantaba buscarme un hueco en una sala o taller, que utilizaba mi abuelo para realizar su trabajo de guarnicionero, muy fresquita y acogedora, especialmente para zambullirte en la lectura y a ser posible que nadie me localizara ...je,je,je Allí me leí esta novela de un tirón, ya que en esa época, sentía mucha curiosidad por adentrarme en esos mundos tan apasionados de las relaciones físicas, un tema tabú por excelencia en esos tiempos de la España rancia.
    En cuanto a la película del mismo título pues también la he visto hace bastantes años, pero ya en esa época no me llamó la atención, por lo que guardo un gran cariño a la novela.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya veo que para ti, no solo trae recuerdos la historia sino las circunstancias que rodearon la lectura. Tener un sitio así, fresquito y silencioso, donde leer en plena canícula, mientras todos duermen la siesta, hubiera sido un sueño para mis veranos lectores.
      Es una historia muy atractiva para los adolescentes, al menos para las adolescentes que éramos nosotras. Los adolescentes de ahora, son otra historia.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Le cobré cariño a esta novela, aunque la he leído en invierno -eso sí, de vacaciones-. Retrata muy bien a la sociedad francesa de clase media alta de su tiempo, sin problemas de recursos, algo superficial y mundana. Conozco a much@s pertenecientes a esa clase social que aún hoy se verían retratados en el texto...
    Gracias por recordárnosla.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es todo un clásico y, como todos los clásicos, retratan la sociedad de cualquier momento, porque retratan la propia esencia del alma humana, que no cambia con el tiempo.
      ¿Has visto la película? Es muy buena.
      Una historia que creo que ha iniciado muy bien el verano (por estas latitudes) y las vacaciones que ahora empezamos muchos a disfrutar.
      Un beso.

      Eliminar
  16. El título de esta novela me resulta muy familiar, y estoy seguro que es debido a la película de Otto Preminger. En esta ocasión, creo que me conformaré con volver a verla. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una película muy buena. La vi antes de leer el libro y me impactó la historia. La novela es mejor, probablemente, pero habiendo visto la película, la sensación que transmite ya no 3s tan fuerte. Me hubiera gustado haber leído antes el libro.
      Disfruta la película. Yo la veré también no tardando mucho.
      Un beso.

      Eliminar

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...