"La última misión Apolo" Ruy Vega

«- ¿Edad? -repite.
- Treinta y ocho -responde, nerviosa, mientras golpea el suelo con los pies repetidas veces. Sus manos comienzan a sudar. Resopla
- Treinta y ocho. ¿Sabe qué día es hoy?
- ¿Once de diciembre?
- Exacto, once de diciembre. ¿Año?
- Estamos en el año dos mil veintinueve, ¿verdad?
Susurran entre ellos. Uno, el más joven, se levanta y se aleja tras la puerta.
- ¿En qué año nació usted?
- En mil novecientos treinta y ocho.
- Y estamos casi en el año dos mil treinta y dice que tiene treinta y ocho años».

Elena Patison, la comandante de Apolo XX, la última misión Apolo, salió de la Tierra en los años setenta para alunizar en la cara oculta de la Luna. Ahora, cuando para ella han pasado unos meses, se encuentra en una base militar en Nevada, Estados Unidos, en el año 2029. En agosto la Estación Espacial Internacional se encontró con el módulo Columbia New Horizons y dentro estaba la comandante Patison con los treinta y ocho años que le corresponden o mas bien le correspondían en 1976. La única explicación plausible es que Elena Patison ha viajado en el tiempo. 

Lo malo es que Elena no recuerda nada. Han pasado cuatro meses y ahora, en diciembre, Elena sigue encerrada en la base Edwards, con la mente en blanco y sintiendo que todos sospechan de ella. «Solo recordaba algunos días previos al lanzamiento, nada más. Su misión, clasificada en su momento como de alto secreto, implicaba un gran riesgo. Pero los tres astronautas a bordo del Apolo XX la habían aceptado, sabían a lo que se exponían. En su memoria, solo los días de entrenamientos infinitos, de estudios y de preparación hasta altas horas de la madrugada, de instrucciones para afrontar situaciones inesperadas. Nada más. Luego, solo una mente en blanco que volvió a despertar cuando, ya en la Estación Espacial Internacional, alguien había logrado despertarla de un profundo sueño. ¿Realmente podía estar en el año dos mil veintinueve?».

Para ayudar a resolver el enigma, se convoca a la doctora Shanaya Landázuri, doctora en Física y uno de los grandes talentos del país. Tras mostrarse cautelosa por si le iban a pagar o no, cuando se entera del verdadero asunto para el que se la solicita, Shanaya no se lo piensa. El reto es demasiado tentador (también hay recompensa pecuniaria) y saber, o creer, que tan solo ella es capaz de resolver el enigma es más de lo que puede soportar como tentación.

Junto a Shanaya, los personajes más relevantes serán Mark Mulder, representante de la NASA, y David Blue que representa al ejército. Entre los tres tratarán de que Elena recupere la memoria y, Shanaya en particular, de emitir alguna hipótesis sobre el increíble viaje que la astronauta ha realizado. Y si increíble era la pretensión de viajar a la cara oculta de la Luna, el viaje en el tiempo que finalmente realizó, resulta además de increíble inverosímil. Pero allí está Elena para demostrarlo con sus indudables treinta y ocho años.  

Si en el presente el motivo de la operación Apolo XX es un misterio, en el pasado no fue más claro. La misión, que empezó como una carrera con la URSS para conquistar la cara oculta de la Luna y se había vendido a todos los medios, pasó a ser de pronto de alto secreto. Una operación Z. ¿Qué transformó una misión mediática en un secreto? ¿Qué fue lo que en realidad fueron a buscar a la Luna? 

Las hipótesis de la doctora Shanaya pronto empiezan a surgir, sobre todo tras revelar las pocas fotos que se han salvado y que Elena Patison tenía consigo. Unas hipótesis que tan solo son la demostración de la teoría de la Relatividad General que Einstein publicó en 1915. 

«La gravedad es muy poderosa, capaz de sostener planetas, estrellas o galaxias en un único conjunto. Imagíneselo, una galaxia entera. Es tan fuerte que es capaz de deformar esa especie de cama elástica, explicada en la teoría de Einstein, que engloba las dimensiones del espacio y el tiempo. Así, la deformación de esa elasticidad mantiene las dimensiones espaciales, pero es capaz, al igual que lo podría hacer yo misma con una cuerda, de deformar el tiempo hasta lograr que dos puntos espaciados X años se encuentren en un único instante. Hoy en día un fenómeno así lo habríamos detectado con la instrumentación del laboratorio Virgo, que existe en Italia desde hace ya unos cuantos años, pero no en aquel momento. 
-Un paso espacial se convierte en un paso temporal. Deformando la línea temporal por una enorme fuerza, la de la gravedad, logramos que un año y otro estén en el mismo instante».

Esquema sencillo de cómo la gravedad deforma la malla espacio/tiempo acercando
dos momentos temporales alejados.

Poco a poco, más personajes irán ganando relevancia encontraremos a Michael Gorbenhort, un millonario que tentará a Shanaya con una buena cantidad de dinero y la seguridad del Nobel si le filtra información. Un hombre que guarda secretos que tendremos que ir descubriendo.

De la base Edwards en Nevada, la acción se irá trasladando a Kourou, una isla en la Guayana Francesa en la que la investigación sobre el misterio del viaje en el tiempo de Elena Patison se irá llevando a cabo de manera paralela... hasta que llegue a confluir con la investigación en Nevada por mor de los intereses políticos y económicos.

Ruy Vega

La Ciencia, el miedo a lo desconocido, la ambición, la venganza y la traición se mezclan con el amor, la amistad, la búsqueda de la verdad, el trabajo en equipo... Y junto a todo ello el personaje de Elena Patison perdida en un mundo que ya no conoce, que le es ajeno, en el que ya casi nadie sobrevive de quienes fueron sus amigos, compañeros y familiares. Y por si fuera poco con eso, se siente bajo sospecha, sabe que no todos creen su total falta de memoria para los acontecimientos que sucedieron a partir del supuesto alunizaje y la desaparición de la nave.  «... yo nunca volveré. ¿Dónde?, ¿cómo? ¿Voy a volver a mi ciudad y decir "ey, chicos, ya estoy aquí"? venga ya. Mis días acabarán en esta base, quizá en otra todavía más aislada. Tú lo sabes mejor que yo. Solo soy un caso a estudiar. estaré viva, pero mi vida murió en aquella misión». Y la cosa no mejorará cuando empiece a recordar o cuando por fin se vea libre de la base Edwards.

El final, que resulta tan sorprendente como poético y esperanzador, es el broche perfecto para la historia. De esos finales que me reconcilian con el género de la Ciencia Ficción, un género que nunca ha sido mi favorito. Bueno, lo fue en cine cuando yo andaba entre los diez y los catorce años. Ahora, con ciertas novelas, vuelvo sobre el género con una mirada más madura y me doy cuenta de por qué ciertos autores me pillan en sus redes: la Ciencia Ficción tiene mucho que enseñarnos acerca de nuestra propia naturaleza.

Otras novelas de Ruy Vega: 


Este libro participa en el Reto Escritores de la A a la Z que organiza el blog  Lecturápolis. Con él relleno la letra V.

Título del libro: La última misión Apolo
Autor: Ruy Vega
Nacionalidad: España
Editorial: Más Madera
Año de publicación: 2021
Año de publicación original: 2021
Nº de páginas: 386

Comentarios

  1. ¡Hola!
    Tampoco ha sido nunca mi género favorito, en cambio era el de mi padre y tengo colecciones enteras de Isaac Asimov, Ray Bradbury, HG Wells...
    En cine me gusta, aunque a mí me duró más qu ea ti, hasta los 30 años, aprox.
    Muchas gracias por la reseña y la verdad es que me ha apetecido, parece interesante y ese buen final es tentador.
    Muy feliz jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi padre también le gustaba mucho. Yo quiero darle una oportunidad a Ray Bradbury. Isaac Asimov con la serie La Fundación me da un poco de miedo y eso que mi hijo me la ha recomendado muchísimo. Él la leyó de adolescente y le gustó, pero es que mi hijo no lee nada que esté pegado a la realidad. Respecto a H. G. Wells lo intenté hace unos meses con La guerra de los mundos para El Tintero de oro y lo tuve que dejar. No pude con él y me ha quedado una espinita clavada.
      Las novelas de Ruy Vega me encantan porque además son muy dinámicas. Los capítulos son muy cortos y en todos especifica lugar, fecha y hora en que suceden las cosas. Se lee muy bien y sus planteamientos son siempre interesantes.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Hola, Rosa.

    En mi caso la Ciencia Ficción es de mis géneros preferidos comenzando en mi infancia con Julio Verne hasta llegar a las obras de Ray Bradbury que entroncan de manera ideal con la frase con la que cierras la reseña. Desde luego que esta obra de Ruy Vega me la apunto y yendo un poco más allá creo que se podría adaptar al cine sin irse a presupuestos desmesurados al ser una historia más de personajes que de efectos pirotécnicos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Devoré a Julio Verne en la adolescencia y vi muchas películas del género con mi padre, pero crecí y me debí de hacer más seria y aburrida y ahora me gustan más las cosas reales. Dicho esto, cuando las historias están bien planteadas y tienen finales como este, filosófico y poético a la vez, je resultan irresistibles.
      La película no tendría por qué ser cara, desde luego y la historia daría mucho juego en pantalla.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Hola Rosa, gracias por la reseña. Por lo que cuentas no está nada mal, pese a que no leo mucho el género, reconozco que me resulta entretenido y le daría una oportunidad. Todo esto de los agujeros negros y viajes en el tiempo, lo he visto más en películas y me divierten. No soy muy entendida de la ciencia espacial así que cuando me plantean todas las posibilidades de lo que puede llegar a suceder , no me hago rollos. Trato de imaginarlo y ese ejercicio es agradable, por lo inmenso y hermoso del concepto universo y espacio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí la astro física me encanta. He leído muchos ensayos y algo he tenido que explicar también en clase, pero como profesora de Biología es un tema en el que se profundiza poco y sé lo justo. Son asuntos que, como dices, hay que intuir e imaginar y no pretender entenderlos porque eso está al alcance de muy pocos.
      La novela es recomendable y nada compleja de entender.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Hola, Rosa. Pues para no ser fan del género te has leído unas cuantas de este autor que, por cierto, no conocía y que buscaré. Ya había visto en tu apartado de leídos y pendientes de reseña este título y me había llamado la atención. Es que la cara oscura de la luna y los viajes Apolo dan para mucho...
    A mí el género siempre me ha gustado pero reconozco no haber leído tanto del mismo como me gustaría. Esta es una buena oportunidad para leerlo de nuevo y encima con una firma nacional. Tiene una pinta buenísisima. Muy buena reseña, como siempre.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un autor al que sigo desde su primera novela. Aquella estaba construida a base de noticias de radio, prensa y televisión, así como alguna conversación telefónica y algún email. Ne gustó mucho y desde entonces sigo al autor que, además es leonés como yo. Bueno, berciano, que a veces se enfadan si les llaman leoneses ja, ja.
      Todo género tiene obras que me resultan muy atractivas y agradables de leer.
      Un beso.

      Eliminar
  5. PUes no es mi género favorito, pero me has picado mucho con el argumento de esta novela y me has dejado con ganas de saber cómo acaba todo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por aquí veo que no es un género que entusiasme. Y sin embargo yo la he leído de lo más enganchada y con mucho interés. Como le digo a MJ justo arriba, en cualquier género hay grandes novelas.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Hola Rosa, yo leí bastante Ciencia ficción cuando era joven pero hace ya años que la tengo relegada porque me he inclinado por otros géneros, sin embargo esta novela que traes hoy la tengo apuntada por otra reseña, y lo mismo que aquella la tuya también despierta mi curiosidad. A ver si este año me animo. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había leído ninguna reseña más. Ojalá haya muchas y buenas y la gente se anime. Creo que Ruy Vega se lo merece. Sus novelas siempre son originales e interesantes y cuentan mucho acerca de la naturaleza humana y es que empiezo a ver que este género, junto al negro y policial, son tal vez los que más indagan en las miserias humanas. Cada vez entiendo menos a los que los consideran géneros menores o falsa literatura.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Sigo resistiéndome al género así que en esta ocasión, y a pesar de lo bien que nos la pones, yo la voy a dejar pasar. Y lo cierto es que las pocas incursiones en la ciencia ficción tampoco es que hayan sido desastrosas, pero es que me da una pereza tremenda.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te pasa como a mí con este género y, sobre todo con la fantasía. Da pereza, como me la da la literatura japonesa, el terror, etc. Y sin embargo, cuando la venzo, suelo disfrutar también.
      Un beso.

      Eliminar
  8. ¡Hola!
    ese párrafo que has puesto al principio, ya me ha hecho pensar que esta novela podría ser para mí, eso de los años que no cuadran y el viaje en el tiempo. La ciencia ficción pura y dura, en principio tampoco es lo mío, pero de vez en cuando sí disfruto de algo del género y sobre todo de esos argumentos con toques de ciencia ficción. Mientras te leía me venía a la cabeza la película Interstellar que me gustó mucho y te recomiendo si no la has visto (aunque tiene toque paranormal).
    Pues sí, me atrae mucho esta novela y si encima dices que el final está a la altura, me lo llevo, además no he leído nada del autor.
    Me descubres libros interesantes, siempre
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vi Interestellar y me encantó. Hay un tipo de Ciencia Ficción que me atrae mucho, lo malo es que yo no sé dónde lo voy a encontrar hasta que no me meto y meterme me da pereza. Con autores que ya conozco y sé por dónde van, como en este caso, no hay problemas.
      La novela tiene su intriga, se lee con mucha facilidad porque los capítulos son cortos y uno te lleva a otro y cuesta parar. Y sí, el final me gusta mucho porque plantea una teoría de lo más curiosa e interesante. Ya nos contarás si te animas.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Hola, Rosa. Tampoco yo soy muy de ciencia ficción pero de vez en cuando hay que atreverse. Bradbury y Wells para mí han sido últimamente un descubrimiento así que tomo nota de tu recomendación porque por lo que cuentas merece la pena. Un beso y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Bradbury aún lo tengo pendiente y con Wells no pude, una espinita que tengo clavada. A ver si me animo con las Crónicas marcianas y no me pasa como con La guerra de los mundos. Me fastidiaría mucho que mi experiencia con Bradbury repita la de Wells.
      Un beso.

      Eliminar
  10. ¡Hola, Rosa! En mi caso, tampoco la ciencia ficción ha sido un género que haya seguido demasiado.... Je, je, je. Bromas aparte, este género en España siempre se consideró poco serio e incluso infantil. De hecho, pasa lo mismo con el cómic, recuerdo aquel clásico "¡A tu edad y sigues leyendo tebeos?" Es lo que tiene un país en el que durante muchos años se ha confundido profundidad con realismo o costumbrismo o directamente aburrimiento.
    Las nuevas generaciones han cambiado radicalmente el tema y creo que la ciencia ficción hoy día goza de muy buena salud en España, por supuesto compartiendo el estrecho espacio que hoy día tiene la lectura entre las actividades de ocio y entretenimiento.
    La novela tiene muy buena pinta. El lado oscuro de la Luna, el viaje en el tiempo... lugares y situaciones que siempre funcionan en el imaginario del género. Tomo buena nota!! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando hablamos de la buena salud de la novela o de que un género se lee mucho, siempre tenemos que tener en cuenta que todo ello es en el ámbito de la población lectora que es, como siempre, un porcentaje ínfimo.
      Ja, ja. Mi hijo es uno de esos que "a su edad siguen leyendo tebeos". Tiene unas colecciones de comics, sobre todo manga, impresionantes. Creo que nunca ha leído nada que esté mínimamente pegado a la realidad. Con quince años se leyó toda la serie de Asimov de la Fundación que, por cierto, me la ha recomendado mil veces y no ha conseguido que me anime.
      Está claro que no hay ningún género menor, solo géneros que gusten más o menos a cada cual y un así, en todos se encuentran cosas que pueden gustar a unos u otros. Despreciar un género literario por sí mismo demuestra ignorancia. No hay géneros malos, solo hay novelas malas en cualquier género.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Hola. No he leído muchos libros de esta temática espacial y sin embargo las películas me gustan mucho.
    Me atrae la propuesta y si dices que lo cuentan de forma muy amena me lo voy a plantear. Hay misterio. Y además un personaje Mulder ¿qué más se puede pedir?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No fui yo seguidora de Expediente X, pero los personajes de Mulder y Scully son casi de cultura general. No había caído en esa coincidencia. Será un homenaje del autor.
      Hay misterio, hay Mulder y hay teorías muy literarias acerca del ser humano y del Universo. Creo que podría gustarte.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Pocas veces me acerco a la ciencia ficción. Esta misión apolo parece mezclar una serie de temas que si se desarrollan bien pueden dar mucho juego y llevar a reflexiones interesantes. Al fin y al cabo, la ciencia y la filosofía muchas veces son caras de una misma moneda: ambas intentan responder preguntas. Si el final, además, está a la altura, pues mejor que mejor.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta la Física, y sobre todo la Astrofísica, por ese punto filosófico que tiene. No sé si responde a muchas cuestiones, pero desde luego crea preguntas muy interesantes y a veces la respuesta está en la propia búsqueda de la misma; a veces es más importante buscar respuestas que tener certezas. Este tipo de novelas plantea respuestas tan creíbles (o tan increíbles) como las de las propias religiones, pero mucho más atractivas para mí.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Yo soy muy selectivo con este género. Además, en general, prefiero las películas que las novelas. En todo caso siempre busco realismo dentro de la fantasía, es decir una trama que no sea descartable aunque nos parezca imposible en la actualidad por nuestra falta de conocimientos. Los viajes en el tiempo siempre han sido mis preferidos, especialmnete cuando tienen, o pretenden tener, una base científica. En este caso, por lo tanto, parece que la historia y el enigma de la protagonista encaja con este planteamiento. Solo con leer el principio de tu reseña ya he sentido un gran interés por esta obra, interés que ha acabado cuajando cuando afirmas, al término de la reseña, que tiene un final sorprendente, poético y esperanzador. Lo único que me intriga (supongo que en la novela se trata) es qué aspecto físicoi tiene Elena Patison, qué imagen refleja el espejo, si la de una mujer joven o la de una anciana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El final me ha encantado, aunque puede que no a todo el mundo le pase y que haya incluso quien lo consideren aberrante (con la iglesia hemos topado, ya sabes).
      A mí también me gustan mucho las historias de ciencia ficción cuando se basan en teorías reales y la teoría de la Relatividad General en la que se basa esta es una de las más apasionantes. Y dentro de ella, los viajes en el tiempo son perfectamente entendibles a nivel teórico y algún día creo que se demostrará en la práctica, como se han ido demostrando otras teorías del genio que era Einstein. Era tan genial que hasta se permitió sus equivocaciones.
      Elena Patison aparenta exactamente los treinta y ocho años que tiene. Eso queda claro desde el principio.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Lo más visto en el blog este mes

"La buena letra" Rafael Chirbes

"El halcón maltés" Dashiell Hammett

"Sobre los huesos de los muertos" Olga Tokarczuk

Soluciones inesperadas.

"La desaparición" Julia Phillips

Tres eran tres 16

"El legado de Maude Donegal/El hijo superviviente" Joyce Carol Oates

"Marya" Joyce Carol Oates

"Hamnet" Maggie O'Farrell

"La librería ambulante" Christopher Morley