"Prometeo americano" Kai Bird & Martin J, Sherwin

En aquel mundo de promesas nació J. Robert Oppenheimer, el 22 de abril de 1904, en el seno de una familia de inmigrantes alemanes de primera y segunda generación que volcaron todo su afán en ser estadounidenses. Pese a ser de etnia y cultura judías, los Oppenheimer de Nueva York no pertenecían a ninguna sinagoga. Sin repudiar sus raíces, optaron por construir su identidad en el marco de una rama singular del judaísmo, la Sociedad por la Cultura Ética, [...] Sin embargo, a Robert Oppenheimer le ahondaría la ambivalencia que sintió toda su vida respecto a su identidad judía.

Tal vez fuera esa identidad judía ambivalente la que le llevó a querer, por encima de todo, ganarle a los nazis al menos una batalla, la de la construcción de la primera bomba atómica. Y puede que su educación en la Sociedad por la Cultura Ética le llevara hacia un humanismo que le hizo estar siempre a favor de ideas que podían considerarse de izquierdas. Así, era contrario a la segregación racial, partidario de la República Española a la que ayudó con donaciones económicas, simpatizante del New Deal, el conjunto de decisiones que la administración de Franklin Delano Roosevelt puso en marcha para combatir la pobreza y el paro que trajo la Depresión. En los años treinta las simpatías comunistas de Oppie no se veían tan mal como una o dos décadas después. Nunca se deben juzgar los acontecimientos de un momento con el punto de vista de otro. Esa descontextualización le haría mucho daño a Oppenheimer. En palabras de un amigo y colaborador «Consiguieron su objetivo. Lo mataron».

He de reconocer que sabía muy poco de Julius Robert Oppenheimer. Que había dirigido la Operación Manhattan y que, por lo tanto, se le considera el padre de la bomba atómica; que había sufrido posteriormente una especie de caza de brujas por haber tenido simpatías izquierdistas en su juventud... Y creo que eso era todo. La película estrenada el año pasado me dio mucha más información, pero la lectura de esta biografía ha sido todo un revulsivo. Nunca imaginé las contradicciones que vapulearon a este hombre desde el principio, su debatirse entre la necesidad de construir un arma mortífera antes de que lo hicieran los nazis y las consecuencias de usarla y de usarla contra la población civil. 

«Era el Prometeo de Estados Unidos, "el padre de la bomba atómica", el hombre que había liderado la empresa de arrebatar a la naturaleza el impresionante fuego del sol para dárselo a su país en tiempos de guerra». Y sin embargo, de héroe pasó a víctima de una de las épocas más negras de la historia de Estados Unidos: la época McCarthy y su caza de brujas. Curiosamente, no fue McCarthy el que lo encausó en 1954. Todo el proceso se hizo al margen del senador y auspiciado por Lewis Strauss quien había sido humillado por el científico y se la tenía jurada desde hacía tiempo. En aquella vergonzosa causa Lewis Strauss consiguió que se le retiraran las credenciales de seguridad y el acceso por tanto a las investigaciones posteriores sobre todo lo relacionado con la fisión y fusión nuclear. 

Las mismas razones que no fueron impedimento para que dirigiera la Operación Manhattan y las instalaciones de Los Álamos donde se desarrolló la bomba atómica entre 1943 y 1945, fueron la causa de que en 1954 se le apartara de la presidencia del gabinete que asesoraba a la Comisión de la Energía Atómica. Mientras se le necesitaba fue apto, cuando ya no era tan necesario se prescindió de él.

La psicología del hombre tal y como se retrata en el libro está llena de matices que me resultan apasionantes. Lo veo vanidoso en su empeño por dirigir las investigaciones y adaptar su confianza a lo que posibilitó ese nombramiento. Lo veo ingenuo al creer en algunas personas y en algunas promesas. Lo veo amedrentado y doblegándose demasiado a lo que se exigía de él. Hubo científicos que se negaron desde el principio a participar en la Operación Manhattan, hubo otros que fueron mucho más fuertes y se negaron a dar nombres y denunciar simpatías de amigos y colaboradores. Lo veo demasiado plegado a los deseos de militares y políticos. 

Como científico, no podía resistirse a investigar, a conseguir, a hacer algo por el simple hecho de que se puede hacer. «Si eras científico, afirmó "crees que está bien descubrir cómo funciona el mundo, […] que es bueno entregar a la humanidad en su conjunto el mayor poder posible para dominar el mundo y ocuparse de él según sus puntos de vista y sus valores"». Pensaba que la bomba podía ayudar a terminar la guerra y salvar muchas vidas; pensaba que un arma tan mortífera disuadiría al mundo de generar ocasiones en las que pudiera usarse terminando así con las guerras. Pero sobre todo quería construirla, a toda costa. Cuando él comenzó a trabajar en Los Álamos el país estaba gobernado por Roosevelt y su New Deal, pero el fallecimiento de éste y la subida al poder de Truman crearon un escenario muy distinto para el futuro de la bomba. ¿Qué hubiera pasado de haber seguido con vida Roosevelt?. Presiento que algo muy distinto.

Kai Bird y Martin J. Sherwin

Prometeo americano obtuvo el Premio Pulitzer de Biografía en 2006. Es una biografía muy extensa, es inútil tratar de dar una idea de lo que se desarrolla en más de setecientas páginas (no he leído ni la bibliografía ni las notas), a lo largo de veinticinco años que les costó a los autores escribirla, pero es la visión humana de un ser humano propio de una tragedia en el más puro sentido. Tragedia y mito. Le robó el fuego a los dioses y éstos le castigaron sin piedad por su atrevimiento. 

Nunca consiguió el premio Nobel, pero sembró ideas en compañeros y discípulos que hicieron que ellos sí lo obtuviesen. Pero no fue ese su mayor castigo. El mayor castigo fue sentirse responsable durante toda su vida. «Lejos de ser indiferente, Oppenheimer era muy consciente del sufrimiento que había causado a otros en su vida, y aun así no se permitiría sucumbir a la culpa. Aceptaría la responsabilidad; nunca había intentado negarla». La culpa limpia conciencias, la responsabilidad las muestra en toda su cruda suciedad. Se necesita más valor para ser responsable que para sentirse culpable.

Título del libro: Prometeo americano. El triunfo y la tragedia de J. Robert Oppenheimer
Autores: Kai Bird & Martin J. Sherwin
Nacionalidad: Estados Unidos
Título original: 
American Prometheus. The Triumph and Tragedy of J. Robert Oppenheimer
Traducción: Raquel Marqués García,
Editorial: Debate
Año de publicación: 2023
Año de publicación original: 2005
Nº de páginas: 864

Comentarios

  1. No sé yo si la culpa limpia conciencias. Me parece uno de los sentimientos más corrosivos y devastadores que se pueden experimentar. Pero eso de que «Se necesita más valor para ser responsable que para sentirse culpable» tal vez sea cierto. Nunca se me había ocurrido pensarlo, pero me parece un reflexión y una frase muy buenas, además de un magnífico cierre para la reseña de un libro que, por toda su amplitud, es difícil de condensar y tú has sabido hacerlo muy bien.
    Bueno, ya sabes lo muchísimo que me fascinó esta biografía de J. Robert Oppenheimer. Yo también creo que es un gran desconocido. En parte sigue siéndolo aun después de leer tanto sobre él. Pero es muchísimo lo que se aprende con este libro y mucho más lo que hace pensar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acababa de ver la película cuando leí tu reseña y me entraron muchas ganas de leer la biografía. Se veía que daba mucho más de sí que la película, como no podía ser de otra manera. Creo que es una de las lecturas que más tiempo me ha llevado. La he ido compaginando con novelas y creo que se me ha alargado más de un mes. Había tantas cosas de las que quería hablar que me ha costado mucho condensar. La personalidad de Oppenheimer era tan contradictoria que hubiera dado para mucho más, pero no quería alargarme en exceso. Muchas gracias porque supe del libro y lo he leído gracias a ti.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Hola, Rosa. Tengo muchas ganas de leer esta biografía. Que no soy de leer muchas pero esta me interesa desde que vi la mejor peli del cine del año pasado. A Oppenheimer sí lo conocía pero solo lo del Proyecto Manhattan y poco más, como persona no tenía ni idea de su historia. Tengo este libro apuntado para comprármelo cuando pueda, aunque lo tienen en la biblio, me parece demasiado para leerlo así del tirón.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he tardado más de un mes en leerlo. Es cierto que lo he compaginado con novelas. Hay que leerlo con calma un capítulo o dos cada día. La verdad es que la vida y la forma de ser de Oppenheimer son apasionantes. Era un hombre muy contradictorio. Difícil de explicar. Es mejor leerlo.
      Un beso.

      Eliminar
  3. ¡Hola! De Oppenheimer solo sé que dirigió la Operación Manhattan y que eso lo atormentó por años, pero no sé nada más. Me encantaría conocer más detalles sobre su vida y todo lo que pasó después de la creación de la bomba atómica. Gracias por tan buena reseña y espero tengas una excelente semana. ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en esta biografía tienes mucha y muy interesante información
      Yo antes de la película tampoco sabía mucho más
      Un beso.

      Eliminar
  4. Quizás si no se hubiera estrenado la película no hubiéramos sabido de este libro en España. Desde luego que has captado mi atención y esta biografía pasa a mis lista de lecturas pendientes. Lo que parece claro, además, es que cuando este tipo de personalidades u otras ya nos son útiles a los estados son desechadas por mucha importancia que tuvieran los servicios prestados.
    Besos, Rosa, y buena semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gustó la película, este libro será de tu interés porque profundiza en el personaje y creo que complementa muy bien la información que allí se daba y que es tan grande que no cabe más que en letra impresa. Te gustará, creo.
      Un beso.

      Eliminar
  5. ¡Hola!
    vi la peli hace unos meses y me gustó mucho además de parecerme interesante el tema, aunque eso sí, tuve la sensación de que el personaje Oppenheimer se me había quedad corto, como que se podía haber profundizado mucho mas en él y todo se tocaba de forma muy superficial, porque claramente la personalidad de este hombre pues se las trae. Pensé que podrían haber hecho una serie o miniserie
    Por eso el libro creo que viene a completar a la peli, lo sé, aunque también sé que no lo leeré, mas que nada por cuestión de preferencias y tiempo, ya sabes
    Pero me ha encantado tu reseña y como a Lorena me ha encantado esa reflexión final que haces diferenciando la culpa de la responsabilidad
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda te refieres al personaje de Oppenheimer, cierto, pelotudo (aunque no tengo muy claro la acepción de la palabra en este caso) seguro que era, pero también un personaje interesante. Te recomiendo que leas el libro o veas la peli, merece la pena, los personajes pelotudos pueden merecer mucho la pena

      Eliminar
    2. Si, ciertamente, en la película da la sensación de que le faltan matices al personaje, pero es que es tan complejo que no hay película (ni serie creo yo) capaz de transmitir la complejidad del sujeto. El libro tiene 800 páginas redondeando y sin contar notas ni bibliografía. Dar idea de lo que era, de su comportamiento, sus deseos, sus miedos, etc., les costó más de veinticinco años a los autores. Eso solo se hace en un libro. Entiendo que con todo lo que hay por leer no te animes. Hay, como dices, muchas preferencias y poco tiempo.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Buenas tardes, Rosa.
    Esta biografía la leeré seguro. Es de esos temas que me interesan sí o sí. La historia está llena de eses tipo de individuos que pagan por sus pecados y por los que han cometido los demás. Tengo curiosidad por conocer cómo se trata en el libro el aspecto de su sentimiento de culpabilidad. Muy interesante el libro que nos traes hoy. Muchas gracias!!

    Un abrazo, y feliz tarde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, Undine.
      La biografía profundiza mucho en las contradicciones del personaje. Su rechazo a lo que la bomba significaba, pero su deseo de dirigir las investigaciones que llevaran a construirla; su convencimiento de que con ella se terminarían las guerras, etc. Y tuvo que pagar el precio de haber tenido simpatías en su juventud que lo ponían del lado de los que peor lo pasaban. No es un libro para leer de un tirón ni para pasar un rato entretenido, pero da mucha información y hace pensar.
      Un beso.

      Eliminar
  7. ¡Hola, Rosa!
    Tengo pendiente la peli, aún no la he visto. Por lo que cuentas, esta biografía de Oppenheimer luce muy interesante, pueda que a futuro me anime con ella.
    Por ahora solo tomo nota ya que el libro es bastante extenso y tengo unas cuantas lecturas pendientes que creo serán mi prioridad.
    Gracias por la sugerencia, un placer leerte ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película me gustó mucho, pero el libro da mucha más información. Es que el personaje tiene muchas aristas y mucho que analizar y muchas preguntas, algunas se plantean y otras se responden. Al menos eso sentí yo. Hay mucho para reflexionar. Pero entiendo, como le digo a Marian, que hay prioridades lectoras y poco tiempo para atenderlas.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Hola, Rosa. Un personaje muy desconocido que la película ha puesto ahora de actualidad. Tremendas las contradicciones que debió sentir y qué duro debió ser enfrentarse a las consecuencias de su trabajo. Me gustan mucho las biografías y me ha parecido interesantísimo lo que cuentas en la reseña así que también yo apunto el libro. Un beso y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente fue más conocido en los años cuarenta y cincuenta, en los principios de la Guerra Fría y cuando saltó la polémica. Murió en 1967,si mal no recuerdo y a nosotros ha llegado ya desdibujado. Ojalá lo disfrutes.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Qué complejo todo. Me apetece mucho leerla, con calma, sin prisa, en la película, aunque seguramente se ha intentado, no pueden poner tantos matices.
    Muchas gracias por una reseña tan, tan interesante.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cómo se me había pasado responder este comentario. Es un libro para leer con calma, en efecto, y disfrutar de lo bien descrito que está el personaje.
      Un beso.

      Eliminar
  10. No suelo leer biografías pero me gustó tanto la peli que con ésta sí me animaría. Y más tras leer tu reseña. Buena frase la de «Se necesita más valor para ser responsable que para sentirse culpable». Totalmente de acuerdo. Nunca me había parado a pensarlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco suelo leer biografía, pero la película me dejó muy intrigada con el personaje y cuando vi la reseña en el blog de Lorena, la apunté sin duda. Ha sido todo un acierto.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Hola, Rosa. Tengo pendiente la película y la biografía llama mi atención pero sé que no estoy en buen momento personal para saborearla. Mil gracias por tus impresiones, como siempre me animas a lecturas más duritas pero necesarias. Gracias y un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que hay que encarar el libro con tiempo y sin preocupaciones porque requiere atención y ánimo despejado. Encontrarás el momento, seguro.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Veinticinco años para escribir una biografía de 800 páginas demuestra la meticulosidad de los autores a la hora de describir las hazañas, los éxitos y las decepciones, o frustraciones, de un genio como fue Oppenheimer. Vi la película y, a pesar de su extenso metraje, me quedé con ganas de saber más de su vida, y esta obra parece cubrir esta necesidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no hay metraje en el que se pueda meter la vida y la compleja psicología de este hombre. La película te deja con ganas de más y esta biografía es ideal para ello.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Hola Rosa, ni he visto la película ni conocía esta biografía, pero por lo que cuentas en tu reseña el personaje de Oppenheimer me parece lleno de contradicciones, complejo e interesante, y me has dejado con ganas de conocerlo. Me apunto película y biografía. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un personaje que es apasionante y que te recomiendo conocer. El libro da muchos más datos, pero si no, la película, que es muy buena, es mejor que nada.
      Un beso.

      Eliminar
  14. De las películas de los Oscar es la que más me gustó. No sé cuántos se llevará en la edición que está a punto de celebrarse, pero yo le daría más que a Barbie, más que a Los asesinos de la luna y otras que están nominadas. En fin, veremos, el fallo es el próximo 11 de marzo.
    Seguro que el libro descubre más facetas y ángulos del personaje. Suele siempre ser así, y más en un volumen de casi 700 páginas. Eres una lectora digna de ser envidiada. Yo, al menos, envidio tu capacidad de lectura, Rosa.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es la única que he visto de las nominadas a Oscar. Ni vi Barbie ni los asesinos de la Luna, aunque las tengo bien anotadas. Oppenheimer me encantó y esta biografía es el complemento ideal para saber algo más del personaje.
      No me envidies. Alguna otra capacidad tendré mermada, ja, ja.
      Un beso.

      Eliminar
  15. ¡Hola, Rosa! Una figura con claros y oscuros, como lo son las grandes figuras que nos dejó el s.XX y que dudo que en el presente se repitan. Pensar que con la bomba atómica se terminarían todas las guerras sin duda es pecar de ingenuo, aunque he de reconocer que la bomba atómica, el arsenal nuclear al menos sí que ha evitado las guerras a gran escala como las dos del pasado siglo. Esperemos que nuestros líderes políticos tengan el mínimo sentido común para seguir pensando que un exterminio global no es bueno para la especie.
    Una biografía que sin duda es un trozo importante del s. XX y el tiempo que se tomaron los autores para documentarse es una garantía de calidad. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que en algo tenían razón los políticos estadounidenses partidarios de un gran arsenal de bombas y es que si todos los países poderosos la tenían nadie se atrevería a usarla. Así ha sido hasta ahora. Cada vez que hay un conflicto nos sentimos amenazados, pero de momento nadie ha osado utilizar una bomba nuclear con fines violentos. Oppenheimer era una mezcla de ingenuo, vanidoso e incluso soberbio. Un hombre con muchos matices al que merece la pena conocer.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Pues yo no he visto ni la peli, y eso que tiene grandes críticas. Sinceramente, me atraía poco. La verdad es que, gracias al cine y a la literatura, aprendemos un montón. No sé si el libro lo leeré pero sí me han entrado ganas de ver la peli. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gustan mucho las biografías de científicos y la película la disfruté mucho. No conocía demasiado de Oppenheimer y me enseñó unas cuantas cosas que el libro ha completado perfectamente.

      Eliminar

Publicar un comentario

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Lo más visto en el blog este mes

"La buena letra" Rafael Chirbes

"Tinta y fuego" Benito Olmo

"El quinteto de Nagasaki" Aki Shimazaki

"Propios y extraños" Anne Tyler

"Tan poca vida" Hanya Yanagihara

"El ancho mundo" Pierre Lemaitre

"Ethan Frome" Edith Wharton

"Aquellos días de Marzo" Sara Mañero

"Los viajeros de la Vía Láctea" Fernando Benzo

"El final del affaire" Graham Greene