"La casa de los espíritus" Isabel Allende


Con esta reseña colaboro con el concurso de relatos correspondiente a junio, de El tintero de oro dedicado a "La casa de los espíritus" de Isabel Allende. La reseña no participa en el concurso. Tan solo pretende contribuir al homenaje que a la obra y a la autora rinde El tintero de oro en este mes de abril. 

 
Barrabás llegó a la familia por vía marítima, anotó la niña Clara con su delicada caligrafía. Ya entonces tenía el hábito de escribir las cosas importantes y más tarde, cuando se quedó muda, escribía también las trivialidades, sin sospechar que cincuenta años después, sus cuadernos me servirían para rescatar la memoria del pasado y para sobrevivir a mi propio espanto. El día que llegó Barrabás era jueves Santo. Venía en una jaula indigna, cubierto de sus propios excrementos y orines, con una mirada extraviada de preso miserable e indefenso, pero ya se adivinaba -por el porte real de su cabeza y el tamaño de su esqueleto- el gigante legendario que llegó a ser.

Así empieza una de las historias más disparatadas y emotivas que ha dado la literatura sudamericana. También una de las más bellas y duras.

Es la historia de una niña nacida con el don de la clarividencia, "Clara, clarividente", de hablar con los muertos, de mover objetos a voluntad y hasta de decidir el momento de su propia muerte; una niña que a los diez años escandalizó a todos los asistentes a la misa de doce de un Jueves Santo, "¡Padre Restrepo! Si el cuento del infierno fuera pura mentira, nos chingamos todos…"; la misma niña que dejó de hablar tras ver algo que nuca debió haber visto y que tras nueve años de mudez recuperó el habla para decir que se casaría con Esteban Trueba, el prometido de Rosa la Bella, su hermana muerta.

«Clara vivió ese período ocupada en sus fantasías, acompañada por los espíritus del aire, del agua y de la tierra, tan feliz, que no sintió la necesidad de hablar en nueve años. Todos habían perdido la esperanza de volver a oírle la voz, cuando el día de su cumpleaños, después que sopló las diecinueve velas de su pastel de chocolate, estrenó una voz que había estado guardada durante todo aquel tiempo y que tenía resonancia de instrumento desafinado.
—Pronto me voy a casar —dijo.
—¿Con quién? —preguntó Severo.
—Con el novio de Rosa —respondió ella».

Es la historia de una mujer tozuda y despistada, tan enajenada del mundo real, tan abducida por un más allá hecho de espíritus y fantasmas, que tras dejar a su marido gritar hasta cansarse, ofuscado por uno de sus ataques de rabia, le preguntó inocentemente si sabía mover las orejas; una mujer capaz de encontrar la cabeza de su madre, perdida en el accidente que le costó la vida a ella y a su marido, "Hágame el favor, señor, métase allí y páseme una cabeza de señora que va a encontrar". La mujer que, tras una pelea épica con su marido juró que nunca le volvería a hablar y lo cumplió.

Pero además "La casa de los espíritusde Isabel Allende nos cuenta la historia de dos familias. Los Valle son los padres de Clara, Nívea y Severo. Clara tiene varios hermanos aunque tan solo se nos da a conocer a Rosa la Bella. Los Trueba, Esteban y Esther, son los padres de Esteban Trueba, quien sacrificó su vida en una mina por amor a Rosa y reconstruyó la hacienda familiar para poder olvidarla y pedir a Clara en matrimonio. Aunque ni el dolor por la muerte de Rosa ni, posteriormente, su boda con Clara le impidieran dejar Las Tres Marías llena de hijos bastardos. Férula, la hermana soltera de Esteban, terminará siendo como una hermana para Clara a pesar de las reticencias iniciales.

Se nos narrará además toda la historia de Chile hasta los años setenta del siglo XX por medio de los descendientes de Clara y Estaban y, sobre todo, por la línea femenina. Blanca la hija del matrimonio, será a su vez la madre de Alba, la que heredó el pelo verde de su tía abuela, Rosa la Bella, quien encuentra los «cuadernos de anotar la vida» de su abuela Clara. Alba es la narradora de parte de la historia familiar en primera persona, como se ve en el inicio del libro y en la cita que abre esta entrada. Otras partes, también narradas en primera persona, se deben a Esteban Trueba y, finalmente, hay un narrador omnisciente en tercera persona.

Isabel Allende

Es una novela donde se encuentra magia, sentido del humor, generosidad, ira, frustración... Una novela clasificada dentro del realismo mágico que nos cuenta el destino poco mágico de Chile y los chilenos en el último tercio del siglo XX; con personajes fácilmente identificables con la realidad como "el Candidato", más tarde "Presidente, "el Poeta", "el Cantante", "el Dictador". ¿Quién puede resistirse a ponerles nombre?

Nívea, Clara, Blanca, Alba... cuatro mujeres que evocan la claridad y la inocencia. Cuatro mujeres con las que he pasado algunos de los mejores momentos literarios de mi muy dilatada vida literaria en una novela que nadie debería perderse y que, por si fuera poco, años después se completó con dos precuelas preciosas: Hija de la fortuna, escrita en 1998, y Retrato en sepia, de 2000. Las tres novelas constituyen una de las obras más atractivas de la literatura hispana. 

Si queréis saber más acerca de la vida de Isabel Allende, clicad en el enlace de El tintero de oro y encontrareis un vídeo muy completo sobre su biografía, obra, premios, etc. Las autoras son Ainhoa García y Guille Blanc y lo han publicado en su canal de YouTube Todo lo que tiene nombre, existe.

Yo, por mi parte, estoy tentada de leer la trilogía entera por tercera vez, aunque para La casa de los espíritus sería la quinta y es que es una novela cuya relectura ya me ha sacado de algún bloqueo lector. 

Título del libro: La casa de los espíritus
Autora: Isabel Allende
Nacionalidad: Chile
Editorial: Plaza y Janés
Año de publicación: 1982
Año de publicación original: 1982
Nº de páginas: 380

Comentarios

  1. ¡Hola! Este libro lo leí hace muchos años y mientras leía tu reseña, iba recordando algunos pasajes que ya había olvidado, por lo que no dudaría en releerlo. Espero tengas una linda semana. ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una maravilla que nunca deja de sorprender por muchas veces que se haya leído. Y si recuerdas poco, lo disfrutarás mucho.
      Un beso.

      Eliminar
  2. ¡Ufff Rosa! ¿en serio que leerías la trilogía por tercera vez?? de eso sí que yo soy incapaz por mucho que me encante algo, con tanto nuevo por descubrir. Te cuento que leí La casa de los espíritus hace mucho, casi no recordaba de qué iba (tu reseña y leerte me lo ha recordado), pero sí sé que me encantó (fíjate que esa no me importaría leerla por segunda vez, pero tengo muchas ganas de hincarle el diente a la última de Allende)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como creo que ya te habré comentado, los viejos amigos son más queridos que los nuevos (con alguna excepción). Hay mucho que nunca llegaremos a leer. Un libro o dos o treinta más no tienen demasiada importancia, pero me costaría mucho pensar en tan buenas lecturas ya conocidas como algo que nunca volveré a abordar. Y ciertamente hay muchas que nunca volverán a mí, pero de entrada, no las descarto. Miedo me da el último libro de Isabel Allende y, desde luego, estoy segura de que se quedará muy atrás en comparación con los de esta trilogía. Ojalá me equivocara.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Ahora me has dejado con ganas de leer este libro otra vez. Lo leí hace años y apenas lo recuerdo. Y mira que me gustó. Lo curioso es que he leído Retrato en sepia, también hace algunos añitos y no sabía que formaba parte de esta trilogía. A despistada no me gana nadie. Me tendré que plantear leer la trilogía al completo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Retrato en sepia aparecen los padres de Clara, pero ya en Hija de la fortuna aparecen antepasados de la familia del Valle. Es una gran saga familiar escrita con esa magia de la primera Isabel Allende que, para mi desgracia ha perdido casi totalmente.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Has realizado un retrato perfecto, preciso y sutil de una de las grandes obras de Isabel Allende. Siempre me ha gustado cuando un autor recorre la historia de un país, Chile en este caso, pues de alguna manera se siente una emotividad y una parcialidad -no exenta de justicia- que por lógica un libro de texto no debe contener. Me alegro también de que ese Tintero siga tan vivo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tintero sigue vivo aunque yo este año haya fallado a algunas convocatorias.
      La historia de Chile en esta novela está muy viva, sobre todo lo relativo a la subida al poder de Salvador Allende y su derrocamiento por el golpe de Pinochet que tanto descalabro supuso para el país. Y sí, hay parcialidad porque no se puede ser imparcial ante tanto desastre, no se puede uno amparar en el "todos son iguales" y hay que tomar partido. Y más teniendo en cuenta la relación de parentesco que une a la autora con el "presidente".
      Un beso.

      Eliminar
  5. Buenos días, Rosa.
    La casa de los espíritus es una novela fascinante. A mí me encantó, y concuerdo con tus impresiones. Sin embargo, no he leído ninguna de las dos precuelas, y creo que me animaré a hacerlo este verano. Muchas gracias por tu estupenda publicación!!

    Feliz miércoles!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Undine.
      Te recomiendo esas precuelas porque son preciosas y nos llevan más de un siglo hacia atrás para conocer a los antepasados de Clara. Son dos lecturas perfectas para las vacaciones porque cuesta dejarlas y es bueno tener mucho tiempo para dedicarles. Ojalá te animes y las disfrutes tanto como yo.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Genial, Rosa. Una reseña preciosa. Yo también he leído "La casa de los espíritus" un montón de veces y me sigue encantado. Las últimas novelas de Isabel Allende son más irregulares pero esta junto con "De amor y de sombra", "Hija de la fortuna" y "Retrato en sepia", son una maravilla. Un beso. Me ha gustado mucho conocer tu impresión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El asunto es que me dio pereza leer la novela y he aprovechado una entrada sobre ella que tenía en mi sección Bienvenido nuevo mes literario ampliándola un poco. Lo curioso ha sido que a medida que releía la reseña me iban entrando muchísimas ganas de releerla. Y ya puestos, pues tampoco sería malo releer la trilogía entera.
      Yo recuerdo como mejores la trilogía y Paula. De De amor y de sombra no tengo un recuerdo tan especial, aunque sé que me gustó.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Pues acabas de recordarme con esta espectacular (que debería escribir en mayúsculas) reseña que yo también quiero hacer una relectura de esta novela y, si me apuras, de alguna obra más de Isabel Allende, porque hay bloqueos lectores que sanan gracias a ciertas novelas, ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier bloqueo lector se derrite ante "Barrabás llegó a la familia por vía marítima...". Cada vez estoy más convencida de releer la trilogía porque por suerte o por desgracia tengo muy mala memoria y a día de hoy de las dos novelas anteriores (o posteriores, según se mire) no recuerdo casi nada, por no decir nada. me gustará leer tu reseña si te animas.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Esta fue mi primera lectura de una obra de Isabel Allende y me entusiasmó, al igual que su versión cinematográfica. Y después de esta novela vinieron unas cuantas más, todas muy buenas, aunque, en mi opinión, con algún altibajo.
    Me ha gustado mucho recordarla. Una muy buena contribución a la propuesta de El tintero de oro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también conocí a la autora con esta novela y también me dejó prendada. es impensable que, tras leer La casa de los espíritus no se vuelva a Isabel Allende, pero en los últimos tiempos creo que ha perdido mucha magia. Dicen que en la última novela recupera algo de ella (tampoco debe de ser mucho), pero las últimas que le he leído me han parecido bastante flojas.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Hola, Rosa! La verdad es que la leí hace tanto... Fue en mi época de instituto, donde teníamos que leer la novela y luego ver la película. La novela me dejó un buen sabor de boca, la película me pareció un horror, el ejemplo perfecto, en mi opinión, de que cuanto más fiel pretende ser la adaptación a la novela, peor suele ser la película. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí tampoco me gustó la película a pesar de su reparto de lujo. Creo que no le hace justicia a la novela. Es difícil hacerla. Se anuncia ahora una serie basada en Cien años de soledad. tengo mucha curiosidad, pero me temo que tampoco me va a convencer. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que cuanto más se parecen las películas a las novelas, peor resultan y es que son dos medios tan diferentes que la adaptación debe adaptarse también al medio, las palabras a las imágenes, y eso, por fuerza, tiene que hacer variar la historia.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Hola guapa! Vaya pedazo de reseña!!!! Creo que todos hemos leído esta novela, pero en mi caso hace tanto que no me acuerdo de mucho! Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues anímate con la relectura. Yo, después de cuatro veces, recuerdo muchas cosas, aunque menos de las que debería si mi memoria fuera un poco más... memoria.
      Un beso.

      Eliminar
  11. ¡Hola, Rosa!
    He leído varias novelas de Isabel Allende, una autora muy querida acá en Venezuela, ya que estuvo viviendo y trabajando en el país por muchos años. "La casa de los espíritus" fue la primera que leí ya hace años, y me gustó mucho, también vi la peli que lamentablemente no me gustó.
    Después le siguieron "De amor y de sombra ", "El plan infinito", "Mi país inventado", "El Zorro: comienza la leyenda", "El juego de Ripper", "Más allá del invierno" y "Largo pétalo de mar". Unas me gustaron más que otras, ahora tengo pendiente leer "El viento conoce mi nombre" así que ya te contaré.
    Excelente reseña, como siempre ;)
    Un abrazo y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De las que mencionas, la única que no he leído es Más allá del invierno. Tiene una trilogía juvenil que no leí, pero salvo eso lo había leído todo hasta El juego de Ripper que no me gustó nada y estuve años sin leerla. Luego volví a ella y leí El amante japonés y Largo pétalo de mar. Las dos me gustaron, aunque no las encontré a la altura que la autora me había deparado años antes. De Más allá del invierno me hablaron con poco entusiasmo y la dejé pasar y ahora, El viento conoce mi nombre me tienta, pero a la vez me da miedo una nueva decepción. Imagino que la terminaré leyendo. Sea como sea, lo que tengo muy claro es que Isabel Allende nunca volvió a recuperar la magia y la calidad que consiguió con La casa de los espíritus, su primera y mejor novela.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Hola Rosa, lo primero pedirte disculpas, se me pasó tu comentario con el enlace a la reseña y lo he visto ahora... Pero bueno, nunca es tarde si la dicha es buena. Lo segundo agradecerte la reseña y lo tercero felicitarte, ¡pedazo de reseña! ¡Me ha encantado! Me han entrado ganas, incluso, de volver a leer también Hija de la fortuna y Retrato en sepia, de la primera recuerdo algo, de la segunda muy poco. En cuanto a la película de La casa de los espíritus, creo que no la he visto, no soy nada cinéfila, aunque sí recuerdo algún pasaje cuando era anunciada y demás. Me quedo con el libro, bueno, me quedo con todos los libros de Isabel, pocos han sido los que no me han gustado.
    De nuevo, muchas gracias y mis disculpas por no haber visto antes el comentario.
    Un abrazo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienes nada de qué disculparte. Ya imagino lo muy complicado y el tiempo que tiene que llevar organizar estos retos y concursos. Yo este año he participado poco. Cuestiones personales que me han tenido un tanto dispersa, un micro reto del que se me pasó la fecha sin darme cuenta, algún libro que no me apetecía leer y algún micro para el que no me ha venido la inspiración son las causas que han tenido la culpa. Dos reseña, esta es una de ellas, las he recatado de entradas anteriores. Vamos, un resumen de año penoso. A ver si el próximo estoy más al loro.
      No me extraña que te entren ganas de releer esa Trilogía involuntaria como he visto que se llama (me encanta). A mí misma me han entrado al releer y modificar un poco esta reseña. me alegro de que te haya gustado.
      Un beso y muchas gracias por todo.

      Eliminar
  13. Hola Rosa muchas gracias por tu reseña me ha gustado mucho y creo que buscare tiempo de nuevo para leer a Isabel Allende. Gracias por citar nuestro video y que tengas un excelente finde. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ainhoa. No podía dejar de citar vuestro vídeo porque hacéis una semblanza de la vida y obra de Isabel Allende muy completa e interesante. La novela es grandiosa. Ojalá encuentres el momento de releerla. Es de las que merecen una o varias relecturas.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Hola, otra vez. Qué bien, esta semana traes dos libros que ya he leído. Y aunque no apunto, me han entrado unas ganas horribles de releer este.
    Es que es la gran obra de su vida, , no sé si ella pensará lo mismo pero partió la pana con este novelón que lo tiene absolutamente todo.
    Además me ha colado la Historia de Chile, que ya sabes que en Historia no voy muy bien.
    Es que le funciona todo, los personajes, los escenarios, las tramas...
    Por cierto, leí Hija de la fortuna y Retrato en sepia en su día sin saber que formaban Trilogía con esta novela.
    Hace poco leí su última novela, en la que hay atisbo de lo que fue, sin llegar a este nivel pero mejor que en las anteriores. Ahora es más escueta y terrenal.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Isabel Allende con su primera novela superó a todos los libros que escribiría después. Y los ha escrito muy buenos, pero ninguno tiene la magia de La casa de los espíritus. En Hija de la fortuna y en Retrato en sepia aparecen antepasados de Clara. En el segundo, de hecho, aparecen ya sus padres Nívea y Severo. Terminaré releyendo la trilogía, ja, ja. cada vez que la menciono me apetece más.
      Tengo la última novela apuntada, pero no me decido a comprarla aunque sé que terminará haciéndolo. Me da miedo cada decepción que me llevo con esta autora.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Hola, Rosa. ¡Qué buena novela es esta! Tengo mi ejemplar en la biblioteca, un volumen con páginas muy amarillas pero lo cuido como oro en paño. Me gustó muchísimo esta historia. Y la película también, con esas dos pedazos de actrices. Bueno, todo el reparto es magnífico. Pero tengo una escena de Glenn Close grabada en la mente. Me han entrado ganas de verla de nuevo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate que la película no me gustó. Tiene un reparto fabuloso en efecto, con Meriyl Steep, Glen Close y Jeremy Irons. Hasta nuestro Antonio banderas estaba allí, pero no me gustó como estaba contada la historia. Yo quiero releer el libro, pero la película no volvería a verla. De hecho la he visto dos veces y ambas he salido con la misma impresión.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Hola, Rosa.
    Es una novela que nadie debería perderse, y leerla en las diferentes etapas de la vida, porque en cada una de ellas visionas cosas que no sentiste la primera vez. Le comenté a Marta que tiene una parte maravillosa y es que nos hace ver también como con el tiempo, se aprende y hace que se comprendan y se reconecten con hechos que creímos impensables. De ahí radica también el perdón de cada personaje. La vida en sí misma.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una gran novela. La he leído cuatro veces y ninguna me ha aburrido o he notado repetición. Como dices, cada vez que se lee, se lee algo distinto. Decía alguien que no hay dos lectores que lean el mismo libro y yo añado que ni siquiera un lector cuando relee está leyendo el mismo libro. Y es que un lector que relee ya no es el lector que leyó. Es por eso por lo que no descarto una nueva lectura porque de la anterior ya hace suficiente tiempo.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Hola Rosa, La casa de los espíritus es mi novela favorita de la autora, la he leído varias veces y como bien dices cada vez que lo haces descubres nuevos matices, las dos precuelas también me gustaron mucho aunque no tanto como esta, tal vez porque fue la primera de Isabel Allende que leí. Me has dejado con ganas de releerla. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay novelas que pienso que me gustan especialmente por ser lo primero que leí del autor, pero con ésta estoy segura de que es porque nunca llegó a superar su calidad. Dio su canto de cisne al nacer en lugar de al morir. Isabel Allende nunca ha superado (ni superará, seguramente) la calidad de La casa de los espíritus. Cada vez estoy más segura de que yo también la releeré.
      Un beso.

      Eliminar
  18. Aunque hace un tiempo que me he divorciado amigablemente de Isabel Allende, durante algunos años me sentí tan acogida dentro de sus novelas que siempre le estaré eternamente agradecida. La casa de los espíritus es una de mis novelas favoritas de la autora. Hace unos veinte años (alguno más, diría) que la leí. Obviamente, la tengo muy olvidada porque yo no la he releído y he de decir que me daría un poco de miedo hacerlo por si no significara lo mismo para mí. En fin, en algún momento tendría que quitarme estos miedos tontos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues veo que te pasa como a mí, aunque mi divorcio no es definitivo y suelo volver sobre ella. Siempre hay quien dice que tal novela recupera la magia de aquellas primeras, pero lo que sucede es que cada vez vuelvo descubrir que no, que no recupera su tono más que en algunas frases y en breves fogonazos. Eso de que una relectura decepciones, suele pasar, pero las cuatro veces que he leído La casa de los espíritus eso no ha pasado ninguna. Y pronto iré con la quinta porque ¡ya he empezado la trilogía con La hija de la fortuna!
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Lo más visto en el blog este mes

"Tan poca vida" Hanya Yanagihara

"La buena letra" Rafael Chirbes

Tres eran tres 34

"Un caballero en Moscú" Amor Towles

Paul Auster, In memoriam

Muerte entre los puentes

"Las herederas de la Singer" Ana Lena Rivera

"El verano que lo derritió todo" Tiffany McDaniel

"La distancia que nos separa" Maggie O'Farrell

"Mujer en punto cero" Nawal El Saadawi