Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

lunes, 4 de febrero de 2019

"Reina roja" Juan Gómez-Jurado.

Esta es otra novela que viene recomendada por el entusiasmo general que provoca en las redes sociales. Pues a pesar de todo, no me ha llegado a convencer.
Entiendo el por qué de su éxito porque tiene cosas buenas, pero no puedo obviar las malas que también las tiene.
Tiene una trama original que nos lleva a toparnos con una serie de asesinatos, secuestros y peticiones de rescate que se pueden considerar novedosos; tiene un personaje, Antonia Scott, cuya extraordinaria inteligencia la lleva a ser seleccionada por un grupo de gente muy especial, que pretende resolver ciertos casos criminales de una forma más especial aún. "Antonia Scott sólo se permite pensar en el suicidio tres minutos al día. Para otras personas, tres minutos pueden ser un período minúsculo de tiempo. No para Antonia. [...] La mente de Antonia Scott es más bien como una jungla, una jungla llena de monos que saltan a toda velocidad de liana en liana llevando cosas. Muchos monos y muchas cosas, cruzándose en el aire y enseñándose los colmillos.".
Tiene otro personaje, Jon Gutiérrez, expedientado por pensar que con tal de castigar a un culpable cualquier método puede ser válido. "Jon no está tan gordo como para que su jefe le regañe, y el comisario tiene mejores motivos por los que echarle la bronca, además. Para echarle la bronca y para echarle del cuerpo. De hecho, Jon está suspendido de empleo y sueldo, oficialmente".
Ambos personajes serán sacados de su realidad atormentada, más o menos convencidos, más o menos presionados, para resolver un caso que afecta a las más altas esferas de la sociedad de consumo: la directora del banco más prestigioso del país (que recuerda mucho a Ana Patricia Botín) y el empresario estrella de la industria textil, uno de los hombres más ricos del mundo (que no puede dejar de traer a nuestra mente a Amancio Ortega). 

Ilustración de Fran Ferriz para "Reina roja"
La novela está bien escrita y tiene un montón de frases muy buenas, lo que, junto a lo entretenida que es, ayuda mucho a que se lea con suma facilidad. Las ilustraciones, de Fran Ferriz, sencillas y en blanco y negro, son hermosas e inquietantes. Y debo decir que mi trabajo me ha costado averiguar la autoría, porque en ningún lugar del libro aparece mención ni de las imágenes ni de su autor.
Sí aparece en los agradecimientos Joaquín Sabina, de cuyas canciones el autor entremezcla frases a lo largo de toda la novela. Conozco la obra de Sabina creo que en su totalidad por lo que no es probable que se me haya escapado ninguna de las citas. "Casi todos se miran al espejo por las mañanas, sin reconocer la cara que les devuelve el reflejo y se preguntan quién les ha robado el mes de abril, cómo ha podido sucederles a ellos"Siempre es un aliciente añadido encontrar por ahí diseminados los versos del cantautor. 

Juan Gómez-Jurado
Hasta aquí la parte buena que, no cabe duda,la tiene. Vamos ahora con los fallos, o lo que para mí constituye los fallos.
Tanto Antonia como Jon son personajes que viven atormentados por episodios de su pasado más o menos reciente. Y ya me voy cansando de protagonistas de series policíacas que viven en el infierno de sus culpas y desgracias personales, familiares o profesionales. Se han puesto de moda estos personajes a modo de anti héroes y, si al principio resultaban conmovedores y originales, terminan resultando un tostón, y una añora a los detectives guapos, honrados y con éxito profesional y sentimental. 
He dicho ya que la novela está bien escrita, pero de repente, entre acierto y acierto sintáctico, surge el fallo que chirría, el que me pone los ojos atravesados y hasta el oído siento que se me queja: una serie de leísmos que, desde mi punto de vista, son imperdonables en un autor que tiene tal cantidad de obra escrita y publicada. 
Y ya, el colmo en un escritor de novela negra que degüella, apuñala y exanguina sin recato a sus personajes ha sido situar la aorta en el cuello. Me ha conmovido hasta las lágrimas, pero de estupefacción. Alguien a quien clavan un objeto punzante en la aorta, intenta quitarse del cuello el objeto extraño. No pongo la cita literal por miedo al destripe. ¿Habrá confundido la aorta con la carótida? Si es así, el error debió subsanarse en la primera corrección, porque no solo es de cultura general conocer las arterias más importantes del cuerpo, es que hay que tener unas mínimas nociones de anatomía cuando se pretende escribir acerca de traumatismos de todo tipo sobre cuerpos humanos.
Y ya, para terminar, aunque el autor nos ruega encarecidamente que no hablemos con nadie del final de la obra, no dice nada de hablar del futuro de la obra, y sí, habrá una segunda parte y a saber cuántas más. No me cabe duda de que tendrán el éxito asegurado

Título del libro: Reina roja
Autor: Juan Gómez-Jurado
Editorial: Ediciones B
Año de publicación: 2018
Año de publicación original: 2018
Nº de páginas: 568

34 comentarios:

  1. Tienes razón, últimamente todos los investigadores/protagonistas de estas novelas tiene problemas personales y están atormentados. Aun así, la novela me parece muy entretenida y se lee muy bien. A mí me gustó, pero entiendo tus peros, los leísmos hacen daño y en la correción deberían haberse dado cuenta de lo de la aorta, yo para ser sincera no me di cuenta... la anatomía no es lo mío jejeje.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí son fallos imperdonables. Un leísmo se le puede escapar a cualquiera, puede ser hasta un fallo de dar a la tecla incorrecta sin querer, pero cuando se repite al menos cinco veces, ya no se puede achacar a la casualidad. Fallo por parte del autor y también por parte del corrector.
      Entretenida es, desde luego y, salvando ese fallo (que para mí es muy gordo) está bien escrita. Se lee bien y eso es un mérito.
      Lo dicho, un libro con sus luces y sus sombras.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Yo también estoy hasta el pirri de personajes que viven en el infierno. Le tenía muchas reticencias a este libro, dada el apoyo mediático, es un prejuicio, ya lo sé, pero el tiempo me da la razón en muchos casos. Los fallos anatómicos dicen mucho, más de lo que parece. En fin, paso palabra y de esta novela. Gracias. Me has ahorrado tiempo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un prejuicio que yo también padezco. Cuando un libro empieza a copar las redes y los blogs, me suelo mosquear. la verdad es que alguna vez me he equivocado, pero la mayor parte de las veces que me he decidido, mis reticencias se vieron plenamente justificadas. Lo que pasa es que siempre me queda la duda y la curiosidad.
      Los fallos anatómicos en un autor de novela negra que produce heridas a sus víctimas creo que son imperdonables. Creo que es como pretender escribir de cualquier tema sin controlarlo mínimamente. Si vas a herir a tus personajes, tienes que saber dónde lo haces y en el cuello es imposible pillar la aorta.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Haces una excelente ponderación de la novela, Rosa. Ya quisiera yo tener ese "ojo de halcón" al que no se le escapa nada.
    Admito que aún sin defectos no me hubiese decantado por su lectura, pero leerte a ti ya es un premio.
    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo despistada que yo soy, me hace gracia lo de "ojo de halcón" y la duda que me queda es cuántas cosas se me habrán escapado y cuántos fallos habrá de los que no me haya dado cuenta. Pero en fin, ya es bastante criticar los que se ven, no vamos también a achacar al autor los fallos que no vemos.
      Desde luego, no es una novela que yo recomiende y menos a los que no sois amantes del género.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Me encantan tus críticas constructivas, Rosa. Yo me lo he pasado bien leyendo la novela, que es lo que importa, a pesar de estar llena de personajes clichés, pero es que hoy en día no hay un thriller en el que su protagonista no sea un borracho o esté atormentado por un oscuro pasado. Y si te digo que soy de letras puras entenderás por qué se me pasó ese error de la aorta
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me lo he pasado bien leyendo esta novela porque es muy entretenida y dejando aparte esos leísmos que me han herido, está bien escrita.
      Lo de la aorta no es algo que todo el mundo tenga que saber, pero si escribes novelas en las que los personajes reciben heridas y quieres mencionar los órganos afectados tienes que documentarte un poco. No puedes darle un golpe a alguien en la cabeza y romperle una pierna, de la misma manera no puedes clavarle algo en el cuello y herirle en la aorta. Todas esas cosas hacen que la novela, para mí, no pase de entretenida, sin más.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Hola Rosa, ¿qué opinión tienes de la extensión de la novela hasta las 568 páginas? No sé si esto le resta algo de ritmo, o por el contrario no afecta a la argumentación central. Por otra parte, no entiendo como se puede cometer un error tan garrafal como el de la aorta sin que los correctores, la editorial o alguien de confianza del autor se haya percatado. ¿Sería posible corregir el error en futuras ediciones de la novela?
    Buen ojo crítico Rosa, un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es incomprensible que, tras los fallos del autor, los correctores los hayan pasado por alto. No es una autoedición, ni una editorial menor y se supone que el equipo de correctores es bueno. Tanto el fallo anatómico, como los gramaticales debieron ser detenidos por algún filtro.
      Me imagino que si les llegan noticias de esos errores los corregirán en sucesivas ediciones, pero como solo se leen maravillas de la novela, dudo que lleguen a percatarse.
      La longitud no me ha llamado la atención especialmente. Estoy acostumbrada a leer libros extensos y, como es entretenido, no me he fijado en ese detalle. Puede haber sido fallo mío o que la longitud es adecuada a la trama. Más bien creo que es esto último.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Me había emocionado con el libro y estaba deseando leerlo al llegar a la mitad de tu reseña. De ahí en adelante he ido perdiendo las ganas :(

    A mí que el pasado de los protas sea "tormentoso" y los marque, si es creíble y justifica con coherencia su presente, no me importa; pero lo de los leísmos y fallos de cultura general, eso me puede, aunque de lo primero, creo sinceramente, tiene más culpa el corrector que el autor. Se supone que conoce su oficio y que para eso le pagan, para corregir ese tipo de fallos.

    En fin, de todos modos parece una novela entretenida, quién sabe... :)

    Un placer leer tus estupendas reseñas de nuevo, Rosa.

    ¡Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría volver a verte por el mundo bloguero.
      A mí, al principio, ese pasado (o presente) tormentoso y atormentado del policía o detective, me parecía un detalle original, pero se abusa tanto de él, que ya llega a resultar caricaturesco.
      Yo creo que la culpa de los errores la podemos dividir en partes iguales. Al corrector le pagan para eso y en esta novela ha dejado pasar errores de bulto, pero a un autor consagrado y con mucha obra publicada tampoco se le pueden perdonar ciertos fallos.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Jo, la verdad es que la extensión ya me echa para atrás. Como dices el detective atormentado comienza a ser un poco cliché. Últimamente estoy viendo mucho documental de asesinatos y de investigación policial. La verdad es que ninguno de esos detectives tuvo un pasado perturbador. Son gente normal abocada a tratar lo peor de la sociedad y lo hacen volviendo a sus vidas, con su mujer e hijos. Lo de la aorta, bueno, lo curiosos es que en los procesos de revisión, los correctores no se percataran de ello. Pero son errores que a veces pasan. Recuerdo una anécdota que explicaba P.D. James cuando en una de sus novelas conseguía que una moto fuera marcha atrás. La pregunta es ¿cuántos lectores se darán cuenta de ello? Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que poner un protagonista normal, que vuelve a casa por la noche a hacer la cena y bañar a los niños hace que haya que poner mucha calidad y originalidad en la trama y eso es más difícil que correr tras los traumas de un detective atormentado. También hay maneras y maneras de hacer desgraciado a un personaje. Las hay muy originales y/o rompedoras y más simples.
      Es cierto que errores tiene cualquiera, pero el leísmo se repite muchas veces y lo de la aorta es imperdonable en este tipo de novelas. Que se les haya pasado a los correctores es incompresible.
      Un beso.

      Eliminar
  8. No entiendo como esos fallos garrafales (leísmos y el imperdonable error anatómico) no han sido detectados por el corrector (me imagino que todas las editoriales lo tienen) o por otros ojos críticos antes de la publicación. A mí este tipo de fallos también me echan para atrás.
    Me imagino que este caso es como el de muchas películas, en las que el público solo se fija en la forma y no en el fondo, en el asunto y no en los detalles, ese público que va al cine a distraerse y no a pensar, como algunos admiten sin ningún tipo de rubor. Fijarse en detalles y hechos que no acaban de cuadrar y que chirrían, no es, al parecer, algo muy habitual.
    Y es muy cierto lo que apuntas sobre el perfil humano y psicológico de los intrépidos detectives, tanto en el cine como en las obras literarias. O bien son alcohólicos (anónimos o no) o siguen traumatizados por el abandono o la muerte de su mujer, jeje.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego es una novela muy aclamada en las redes. Supongo que pasa eso que dices, que mucha gente lee para entretenerse y esta es una novela muy entretenida.
      Yo también leo y voy al cine para distraerme, pero es que si la obra no me hace pensar, me aburro.
      Esta novela tiene su crítica. Los grandes pilares del capitalismo son el verdadero objetivo del asesino y la trama no carece de originalidad. Eso lo pongo en el platillo de las cosas buenas de la novela. Lo que pasa es que cuando un libro concita tantas buenas críticas,una se siente más tentada de incidir en los fallos.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Ya me imaginaba que la novela no era para mí, pero ahora ya no tengo dudas. Ha habido muchísima publicidad y he estado tentada de leerla pero nunca me acababa de apetecer.
    La extensión para mí no es un problema, de hecho prefiero los libros gorditos a los que tienen unas 200 páginas. Pero veo que hay demasiados clichés.
    De momento lo dejo pasar. Casi siento alivio, porque mi lista de deseos ha descartado un libro jajajaja
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo me dejé caer en la tentación. Suelo mosquearme cuando un libro es tan mediático, pero como siempre queda la duda, a veces caigo. Casi siempre mis impresiones eran ciertas, pero es cierto que alguna vez me equivoco. Este libro no es de los peores, pero creo que está supravalorado.
      Yo también prefiero los libros extensos por lo que a este no es su número de páginas una de las cosas que le reprocho
      Me alegro de dejarte aliviada, jaja.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Este tipo de libros son muy entretenidos, pero a la vez previsibles y suelo dejarlos a la mitad. No son los que más me gustan, pero el autor es solvente y bastante popular: lo respeto. Lo de los fallos resulta extraño, sabiendo que detrás hay una editorial importante. Alguien no ha hecho bien su trabajo, pasa en todos los ámbitos. Parece que últimamente "todo vale".
    En fin, hoy no crece mi lista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no conocía de nada a este autor. Me gustan mucho las novelas policíacas y de intriga desde adolescente y la verdad es que muy malas tienen que ser para que las abandone. Esta no es de lo mejor, pero tiene sus cosas buenas y la he leído a gusto, lo que sucede es que con toda la fama que tiene y las alabanzas que provoca, una esperaría algo mucho más logrado.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Hola Rosa, en cuanto he visto la novela que reseñabas he corrido a tu blog.
    Me ha extrañado la inclusión entre tus críticas ya que, como a tí, me ha parecido bastante floja.
    Ha sido la primera novela con la que inauguré el año ya que fue un regalo de Navidad. Tienes razón, es entretenida y se lee rápido, pero ya me canso de tanto título amparado en una trama policiaca con ingenio y la descripción de la ciudad de turno.
    Ya he visto que anuncia saga, pero creo que no estaré entre sus lectores. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En principio esta novela iba a ir a mis sección "Sin reseña", pero empecé a escribir y entre lo bueno y lo malo que tiene, me di cuenta de que llevaba mucho escrito para esa sección, así es que le ha correspondido una entrada en exclusiva.
      Es cierto que están muy de moda las series ambientadas en ciudades pequeñas: Las Palmas de Gran Canaria, Vitoria, Pamplona, Cartagena... Y salvo la de Vitoria, las otras no están mal.
      Yo estoy segura de que no leeré más libros de esta serie.
      Se está poniendo tan de moda lo policíaco que se escribe demasiado y ya se sabe que lo mucho está en contra de lo bueno.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Reina roja es la primera novela que leeré de Gómez-Jurado. Acabo de leer otra reseña de esta novela que parece no le entusiasmó tanto como a la mayoría de los lectores. Ya adviertes al principio de tu reseña que no te terminó de convencer la trama de esta novela, aunque también comentas que tiene ingredientes atractivos: espero que Sabina sea un aliciente que me incite a afrontar su lectura con las expectativas que tengo puestas en esta novela. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabina alegra el ojo y la mente asomando de vez en cuando entre las frases de la novela.
      No, no me ha entusiasmado y me encantará leer tu opinión cuando la termines. No cabe duda de que tiene aciertos, pero creo que los fallos hacen que pierdan mérito y le restan mucha calidad al producto final. Ya nos contarás. Yo tampoco había leído nada del autor. Ni siquiera lo conocía hasta el punto de pensar que era su primera novela, lo que hubiera explicado ciertas cosas. Cuando vi la cantidad de cosas que tiene publicadas, me fue muy difícil disculpar detalles que se pueden perdonar a un novato, pero nunca a alguien con su trayectoria.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Hola Rosa, a mi esos fallos me molestan mucho porque se supone que han pasado por varios procesos de corrección de profesionales. A todos se nos puede pasar pero el problema más que del autor (que también) me parece del editor. Igual desde el desconocimiento pensaba que cuando se publicaba un libro se pasaban diversas revisiones pero igual es que estaba equivocada.
    De momento este no lo voy a apuntar, tengo demasiado por leer.
    Besos guapísima, un placer leerte como siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que ha habido un fallo de corrección en la editorial, aunque yo no sé cómo se llevan a cabo esas cosas ahora, no sé si siguen existiendo las galeradas que se le daban al autor para corregir y que se corregían en la propia editorial; con esto de que todo este digitalizado no sé si funciona igual. No obstante, un escritor no puede tener una falta gramatical tan notoria y que se repite al menos cinco veces. Creo que si te dedicas profesionalmente a escribir, tienes que controlar tu herramienta de trabajo que es tu idioma.
      Un beso y me alegro de no añadir otra novela a tu lista de pendientes que imagino infinita como todas.

      Eliminar
  14. Ahora mismo estoy en otra onda en cuanto a lo que leo la verdad. Cierto que es la típica novela que parece que se leerá con facilidad y que es muy entretenida. Yo soy fan del Sabina de los ochenta, veo que la cita que incluyes de aquella época. La tendré presente para más adelante. Gracias.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi opinión es una novela de la que se puede prescindir sin mucha pena. Es entretenida, pero sin más.
      A Sabina se lo va uno encontrando a lo largo de la novela en varias ocasiones.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Evidentemente conozco esta novela de tanto verla por las redes sociales, al igual que pasó con las anteriores de este autor y que pasa con las de otros varios autores. No me llamó la atención a priori. Sigue sin llamármela ahora que leo tu reseña. Ya sabes que no es el de esta novela un género del que lea mucho, así que cuando lo leo prefiero hacerlo con un libro, aunque entretenido, no tan manido y con esos fallos. Al respecto, tirón de orejas no solo al autor sino también a la editorial. Estas no están solo para vender, a ver qué pasa con la labor de corrección. Extraño también que no se haga mención al ilustrador. En fin, que creo que este libro no es para mí, y me da la impresión de que lo que más me gustaría de él son las frases de Sabina, pero para eso mejor me quedo con el original.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no sabía nada del autor hasta esta novela y. de hecho, pensaba que era su primera obra y estaba dispuesta a ser un poco condescendiente con sus fallos, pero cuando vi la cantidad de cosas que tiene publicadas, me pareció imperdonable.
      Me gusta mucho el género negro y aunque tengo bastante buena intuición con lo que se recomienda en las redes, a veces me dejo tentar por algún detalle, eso y que en ocasiones mi instinto me ha engañado, hace que de vez en cuando caiga víctima de mi curiosidad.
      Yo también me quedo con el Sabina original.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Y se les escapó a los editores tambièn jajaja a lo mejor ni se han dado cuenta. ¿Les escribiste un e mail?

    Me recordaste a una escena de la película Girl Interrupted con Angelina Jolie con Whoopie Goldberg. Jolie se pone unas tijeras en la garganta y amenaza con cortarse la aorta y la enfermera le dice que ahí no queda jajajajjaa

    A mí me enseñaron que por ahí está la yugular y ya nunca se me olvidó desde la primaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he mandado una carta a la editorial. Creo que ya son mayorcitos para saber hacer su trabajo.
      No he visto esa película, pero es la demostración perfecta de que como argumento cómico, la equivocación es muy buena, pero cuando va en serio... resulta casi más cómico, pero muy triste también. Algunos escritores de novela negra deberían hacer un curso de anatomía para poder destripar a gusto y con conocimiento.
      Un abrazo.

      Eliminar

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...