Tres eran tres 10


Tres géneros se dan cita en esta décima entrega de Tres eran tres: las memorias, el policíaco y el terror. Cualquiera de los tres libros es muy recomendable, cualquiera merece la pena de dedicarle unos días de lectura. No sabría decir cuál me ha gustado más, aunque Richard Ford... 


"Entre ellos". Richard Ford.
«En alguna parte profunda de mi infancia, mi padre llega a casa de la carretera un viernes por la noche. Es viajante de comercio. Estamos en el año 1951 o 1952. Trae abultados paquetes envueltos en papel blanco de carnicería llenos de gambas cocidas, tamales u ostras sin concha que ha comprado al peso en Louisiana. Las gambas y los tamales sueltan un vaho húmedo y caliente cuando abre los paquetes. Las luces de nuestra pequeña casa adosada de North Congress Street, en Jackson, están todas encendidas. Mi padre, Parker Ford, es un hombre grande, suave y de aspecto robusto, de sonrisa muy abierta, como si supiera un chiste muy bueno»

Richard Ford escribió las dos partes de este libro, como bien dice, con treinta años de diferencia. «[...] escribí estas dos «memorias» con treinta años de distancia. La que habla de mi madre la escribí casi a continuación de su muerte, en 1981. La otra la he escrito recientemente, cincuenta y cinco años después de la muerte de mi padre en 1960. Las he situado en el orden que figuran aquí porque los recuerdos reseñados y compartidos de la vida de mi padre se remontan a un pasado más lejano que aquellos asociados con mi madre». La parte relativa a su madre, My mather, in Memory, se publicó en solitario en 1988 y, posteriormente como parte de alguna antología de relatos y novela corta. Sin embargo, la parte del padre, escrita en 2015, solo se ha publicado junto a aquella, en Entre ellos.

Richard Ford nos habla de su infancia y de sus padres, pero también de sus abuelos, tíos, etc. «La madre de mi padre, Minnie, emigrante inflexible y presbiteriana de County Cavan —una mujer viuda en una localidad pequeña—, sostenía que mi madre era católica. ¿Por qué, si no, había estado interna en un colegio de esa confesión? Católico significaba «abierto de mente», no de mente estrecha y retraída. Parker Carrol era el tercero de sus hijos. El benjamín. Su marido, el padre de mi padre, L. D. júnior, se había suicidado. Un granjero con ínfulas de dandy y bastón con empuñadura de oro en una pequeña población de Arkansas. Dejó a su viuda todas sus deudas y los chismorreos sobre su persona»La abuela paterna, no muy contenta con su nuera, supuestamente católica, hace que las relaciones de la joven pareja, se vuelquen hacia la familia de ella.

Los padres de Richard tardaron muchos años en tener a su hijo, años de libertad en la que los dos recorrían el sur de Estados Unidos obligados por el trabajo de viajante del padre. Eso se terminó en 1944 cuando nació Richard y les obligó a establecerse. Lo hicieron en Jackson, Mississippi. Vivían allí la madre y Richard. El padre tan solo pasaba los fines de semana. Años después, el autor se pregunta hasta qué punto su existencia alteró la vida feliz que llevaban sus padres. «¿Cómo iban a arreglarse ahora? [...] ella iba a ser lo que no había sido nunca: un ama de casa sola con un hijo. [...] Para él también sería diferente. [...] Echaría de menos esa vida. Ella era abierta de mente. Él no tanto. Todo había sido casi perfecto. ¿Sintió él que estaban renunciando a algo importante? ¿Estaba preparado para eso?».

Si todos los escritores son testigos de las vidas ajenas, Richard Ford se hace en este libro testigo de las vidas de sus padres y, de esa forma, testigo de su propia vida en relación a ellos y como consecuencia de ellos. De la forma más objetiva posible, tratando de ser fiel a la verdad y no adornarlas con las virtudes con que nos tienta la pérdida, ha escrito unas memorias hermosas que seguramente hacen más humanos y creíbles a sus padres en su realidad más prosaica. «En manos de otro hijo, una memoria tal vez haría eso, tratar de otorgar una «dimensión» extra allí donde no parecía haberla. Yo, por el contrario, he tratado de no hacer grandes reivindicaciones de mis padres. En todo caso, he intentado ser cauto, de forma que mi propio acto de contar sus cosas y su influencia en mí no distorsione quiénes eran realmente». Un libro que, al igual que sus novelas y relatos, nos narra, esta vez desde la memoria y la realidad, lo más esencial del alma estadounidense.

Título del libro: Entre ellos
Autor: Richard Ford
Nacionalidad: Estados Unidos
Título original: Betwenn Them: Remembering My Parents
Traducción: Jesús Zulaika
Editorial: Anagrama
Año de publicación: 2018
Año de publicación original: 2017
Nº de páginas: 168


"Nenúfares negros". Michel Bussi.
Una novela ambientada en Giverny, alrededor de la casa de Monet y su jardín, con su estanque y sus nenúfares, con asesinatos y la correspondiente investigación, es más de lo que una puede resistir en cuestión de tentaciones literarias, así es que nada más tener noticia del libro, lo apunté, y casi nada más apuntarlo lo tenía en mi Kindle y lo leí.

«Tres mujeres vivían en un pueblo.
La primera era mala, la segunda era mentirosa, la tercera era egoísta.
Su pueblo tenía un bonito nombre de jardín: Giverny. 
[...] La tercera, la más joven, se llamaba Fanette Morelle; la segunda se llamaba Stéphanie Dupain; la primera, la más vieja, era yo».

Porque si además es así el inicio del libro, una vez lo empiezas aunque sea solo por ver cómo lo hace, ya no puedes soltarlo. Todo sucede en trece días, entre el 13 y el 25 de mayo de 2010. El 13 aparece el cadáver de Jérôme Morval en el arroyuelo del Epte. Nos lo cuenta la vieja narradora que al parecer lo descubre. Aunque se marcha sin decir nada y deja que otros se hagan con los laureles. Ella se conforma con subir a su casa en la torre del Molino de Chennevières y contemplar el espectáculo desde allí.

El inspector Laurenç Sérénac ha llegado con otros tres agentes desde la comisaría de Vernon para llevar a cabo la investigación.  Y esa investigación le llevará a conocer a Stéphanie Dupain, la maestra del pueblo, que podría haber sido amante de Jérôme Morval o al menos eso hubiera pretendido él. Y es que Jéròme Morval era un mujeriego impenitente y entre sus amantes habrá que centrar una parte de la investigación. Otra parte se centrará en el tráfico de obras de arte, del que Morval parece ser miembro activo, y una tercera parte, finalmente, en niños de once años porque en el bolsillo del muerto aparece una postal de los Nenúfares de Monet con la leyenda «Once años. Feliz cumpleaños».

Fanette Morelle es la tercera mujer, una niña de once años en realidad que asiste a la escuela y quiere ser pintora. Su talento es alabado y reconocido por todos. Quiere ganar el premio que la Fundación Robinson convoca entre niños de todo el mundo para premiar el talento pictórico. Si gana podrá estudiar en una ciudad del mundo. «Un concurso mundial, señor James. Sí, mundial… ¡El premio Robinson! Si gano, me voy a Japón o a Rusia o a Australia… Ya veré… Todavía no lo he decidido… [...] Por no hablar de los dólares…». Dólares que vendrían muy bien en su casa donde su madre a duras penas mantiene a ambas limpiando casas.

Una interesante novela, escrita con una prosa muy hermosa y con un final que nos enseña cómo el lector se engaña y tira por los caminos más fáciles cuando nadie le ha dicho que las cosas sean sencillas. Un final que nos hará replantearnos la forma de leer y nuestra costumbre de dar por sentadas cosas que se mantienen muy de pie y en movimiento. Hay autores que engañan al lector. Esos no vuelvo a frecuentarlos. Pero hay autores que consiguen que el lector se engañe a sí mismo. Esos son dignos de mi respeto y admiración. Entre ellos está Michel Bussi. Una delicia.

Título del libro: Nenúfares negros
Autor: Michel Bussi
Nacionalidad: Francia
Título original: Nymphéas noirs
Traducción: Ana Romeral
Editorial: Harper Collins
Año de publicación: 2021
Año de publicación original: 2011
Nº de páginas: 400

"Después". Stephen King
La única novela de Stephen King que había leído hasta ahora era Carrie. Ni siquiera sé cuándo la leí. No figura en mi lista de libros leídos que se remonta a 1978, por lo que fue antes, cuando yo podía tener unos quince años, y aunque me gustó bastante, nunca volví a leer nada del autor. Tengo varios libros apuntados en mi lista, y algunos comprados, pero me cuesta animarme. El terror no es un género que practique mucho, algo más en cine que en literatura. Pensé que si me animaba con King sería con una de sus novelas policíacas de la serie de Bill Hodges o con otra que duerme el sueño de los justos en mi estantería de pendientes desde ya ni recuerdo cuándo (es un decir, desde noviembre de 2013, que para algo pongo fecha a todo lo que compro), 22-11-63, sobre el asesinato de Kennedy, o con Mientras escribo, sobre el hecho de escribir. El caso es que lo que finalmente me ha llevado a Stephen King ha sido esta corta novela que últimamente aparece mucho en los blogs y que, no sabría decir por qué, me atrajo hasta convencerme.

«Me llamo Jamie Conklin y, en cierta ocasión, dibujé un pavo de Acción de Gracias que me pareció la bomba. Después —y no mucho después— me enteré de que sí, era una bomba, pero de las fétidas. A veces la verdad es un auténtico asco.
Diría que esta es una historia de terror. Tú juzgarás».

Jamie Conklin en un niño de seis años cuando lo conocemos y tiene una característica sobrenatural. Eso podría parecer una ventaja, y lo es en algunos casos, pero a nadie se le conceden dones sobrenaturales sin que tenga que pagar un precio mayor o menor. Su madre es una mujer soltera que solo vive para ese hijo con esa particular capacidad, para su hermano encerrado en una clínica con poco más de cuarenta años por un alzhéimer de inicio temprano, el para su novia, Liz Dutton, inspectora de la policía de Nueva York, y para su trabajo de agente literario. «Gracias a Regis Thomas y a unos pocos escritores más (pero, sobre todo, gracias al bueno de Regis), vivíamos a cuerpo de rey. No duraría, por una serie de sucesos deprimentes de los que hablaré en breve».

Y sí, fue gracias al poder sobrenatural de Jamie como pudieron salir adelante cuando las cosas se torcieron y la agencia se vino abajo. Es cierto que, durante un tiempo, el don de Jamie le reporta beneficios a él y a su familia e incluso al Departamento de Policía de Nueva York, pero finalmente caerá víctima de su propio don y lo que ha podido resultar curioso y favorable, aunque un tanto macabro, se volverá contra el adolescente que ya es Jamie y no sabrá cómo librarse de unos poderes que él ni pidió ni desea.

La historia la cuenta el propio Jamie ya de adulto. Tiene veintidós años y empieza disculpándose por utilizar demasiado a menudo la palabra después, pero también tiene sus motivos: «En la actualidad tengo veintidós, así que en cierto modo esto es después, ¿no? [...] Siempre existe un después, eso lo sé ahora. Al menos hasta que morimos. Supongo que a partir de entonces todo será antes»

Después de leer la novela he de decirle a Jaime que sí, que es una historia de terror, aunque yo no he pasado miedo; que la he disfrutado mucho, a pesar de estar demasiado próxima a la literatura juvenil, otro género que tampoco suelo frecuentar; que me ha dejado con ganas de seguir con el autor y que espero hacerlo pronto.

Título del libro: Después
Autor: Stephen King
Nacionalidad: Estados Unidos
Título original: Later
Traducción:  José Óscar Hernández Sendín y Ana Isabel Sánchez Díez
Editorial: Plaza y Janés
Año de publicación: 2021
Año de publicación original: 2021
Nº de páginas: 248

Comentarios

  1. ¡Hola Rosa!
    Como me alegra que hayas disfrutado de los Nenúfares, ya sabes que yo también la disfruté mucho. El final es la caña, de esos que te dejan con la boca abierta, y piensas que deberías releerlo porque no te enteraste de por donde iban los tiros. De hecho yo la releí por encima, algunos capítulos.
    Respecto a los otros dos, te cuento que no soy muy fan de King, aunque he leído varios de ellos y abandonado unos cuantos también (con decirte que abandoné "Cementerio de animales"...),y ahora no consigo que me atraigan sus novelas. Quizás el de la memoria sí lo leería, porque el autor es bueno y me suelen gustar los argumentos autobiográficos novelados. La tendré en cuenta
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo por ti y por comentarios posteriores que no soy la única poco fan de Stephen King. Aunque me gustó este libro y leeré alguno más.
      Nenúfares negros me encantó. Su lenguaje poético, la sombra de Monet, esos tres personajes femeninos, Giverny... ese final inesperado. Precioso.
      De Richard Ford he leído todas sus novelas y algunos relatos y, para mí, es grandioso.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Pues había descartado yo Nenúfares negros por los comentarios de una amiga y ahora tu opinión despierta mis ganas sobre todo porque comparto ese gusto por los autores que me hacen engañarme. Sobre los otros dos a King ni me acerco, nunca me atrajeron sus libros y para uno que me animé por aquello de opinar con algún fundamento y no solo con un "no me gusta porque no", resultó ser un fiasco. Y a Richard Ford no lo he leído nunca, pero tengo en casa recomendadísimo El periodista deportivo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que cada lector opina distinto. A mí me gustó mucho Nenúfares negros. Creo que es una historia original con un final inesperado y un lenguaje y un ambiente poéticos.
      Y Richard Ford a mí me encanta. He leído todas sus novelas. Son muy buenas. Al menos a mí me me gustaron mucho, pero entiendo que no a todo el mundo le guste.
      Veo que tampoco eres muy fan de Stephen King.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Hola Rosa. Me gustan las tres propuestas. La primera porque todo lo relativo a la memoria y el pasado es un tema que me atrae mucho. La segunda porque la referencia a Monet y esa trama me parece atractivas. La tercera porque es King. Yo también hace mucho que no lo leo. Pensaba leer esta pero si tiene aires de novela juvenil me lo pensaré. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a pesar de que no soy muy aficionads a King ni a la novela juvenil, esta la he leído muy a gusto y me han quedado ganas de leer algo más.
      Las otras dos también son recomendables. De Richard Ford no me pierdo una novela. Y Nenúfares negros ha sido un descubrimiento. También quiero leer algo más del autor.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Me has tentado muchísimo con Nenúfares negros. Me lo apunto. Y también el de Ford, que de este autor no he leído nada. El de King lo he leído y me gustó. No es de sus mejores novelas pero se deja leer. Y no, no da miedo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste Nenúfares negros. Me sorprendió mucho.
      Richard Ford es uno de mis imprescindibles.
      De Stephen King espero leer algo más en breve.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Las tres pequeñas reseñas muy interesantes. De King he leído algo más que tú. osea, más de uno. Je,je. Te recomiendo "Mr Mercedes" no es de terror y merece la pena. La novela negra de los nenúfares la apunto, pues como tú, frecuento el género. La tercera en discordia que es la primera que nos presentas la dejo pasar, con tu permiso.
    Un beso grandote, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mr. Mercedes es el que tenía pensado leer por ser el primero de la serie policíaca. A decir verdad, lo compré antes de que saliera el segundo y luego, en al ver que era una serie me dio pereza, pero quiero leerlo.
      Nenúfares negros te gustará y te enganchará. Creo.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Hola. Con Ford suscribo cada palabra que dices, es tan conmovedora y hermosa...fue lo primero que leí del autor y tengo muchas ganas de repetir. Quizás con Canadá.
    Después es casi un relato largo, aunque tiene alguno de los puntos fuertes de King, aún te queda por descubrir lo mejor. Ya que tienes 22/11/63, anímate con él, es una auténtica joya. Para mí el mejor.

    Los nenúfares negros lo tengo apuntado y me apetece mucho, por el ambiente, y porque aunque lo de los asesinatos no me va mucho a esta novela se le intuye algo más.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Canadá creo que es la novela que más me ha gustado de Ford, aunque la tetralogía de Frank Bascombe tampoco tiene desperdicio.
      Acepto tu consejo sobre 22/11/63. La he tenido en la mano varias veces y no me he animado. A ver si ahora es la definitiva.
      Seguro que Nenúfares negros te gusta.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Voy a empezar por los Nenúfares negros....Me encanta ese título.
    Luego iría por King y luego por Ford que no conozco.
    Gracias por compartirlo.Abrazobuho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que Nenúfares negros tiene un título precioso. Muy acorde con el contenido y la forma.
      Ford es un autor muy recomendable.
      Un beso.

      Eliminar
  8. En los distintos talleres de escrituta a los que he asistido siempre se nos ha dicho que el inicio de una novela, las primeras líneas o, como mucho, el primer párrafo, es fundamental, pues ya nos indica si lo que le sigue tendrá o no interés. Siguiendo esta premisa, que casi siempre me ha funcionado, sólo con leer el principio de Nenúfares negros, ya me ha enganchado, y dado que este género me gusta mucho, intentaré leerla. De Stephen King he leído bastantes novelas, con mayor o menos acierto. Algunas me han entusiasmado y otras aburrido. Para mí, la mejor que ha escrito (creo que lo he repetido hasta la saciedad, pero hasta ahora nadie me ha dado la razón) es Un saco de huesos, pues no es la típica historia de terror (como Cementerio de animales, otra de sus obras notables), aunque sí da bastante miedo, je,je. Es más bien un thriler psicológico paranormal. La que aquí reseñas tiene visos de ser muy interesante. Finalmente (aquí el primero será el último), de Richard Ford solo he leído El periodista deportivo y es de las pocas novelas que he abandonado a medias, pues tiene toneladas de paja, cosa que sabes que odio. Como me habían hablado muy bien de él, tenía también previsto leer El día de la independencia y Acción de gracias, pero, visto lo visto, abandoné esta pretensión. No sé si debería darle una segunda oportunidad y si esta biografía familiar podría reconciliarme con él.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las tres novelas de Ford que mencionas forman la trilogía de Frank Bascombe que luego pasó a tetralogía con Francamente Frank. A mí me gustaron mucho todas, pero si quieres leer algo del autor con muchas probabilidades de que te guste, te recomendaría Canadá.
      El principio de Nenúfares negros es buenísimo y es cierto que engancha sin necesidad de más.
      A ver si pillo algo de King que me atrape.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Muy atractivas las tres propuestas, especialmente la de Ford. Las tengo en cuenta, Rosa. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante la novela que has escogido. Ojalá te guste.
      Un beso.

      Eliminar
  10. De los tres, por orden, me quedo con Nenúfares negros, Después y Entre ellos que, sinceramente, no me atrae nada. Los dos primeros me parecen interesantes, aunque con King me pasa exactamente lo mismo que a ti y me da pereza. No sé cuándo llegará el día que me estrene con él..

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que Nenúfares negros te guste y atrape tanto como a mí.
      Por lo que he visto en los comentarios, King gusta casi tanto como disgusta y a veces a la misma persona. Imagino que es cuestión de dar con el libro adecuado para cada uno.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Creo que de los tres el que más me va es el de Richard Ford. Me parece un acierto haber juntado los dos textos memorialísticos respecto a los padres del autor en un mismo volumen, así como el enfoque del escritor de no mitificar la figura de sus progenitores. Solo he leído Canadá y me gustaría leer algo más del autor, pero, bueno, lo de siempre, más apetencias que tiempo.
    Nenúfares negros podría ser una buena opción para cuando me da por hacer incursiones por géneros que no frecuento mucho.
    En cuanto a Stephen King es un autor cuyos libros nunca me han llamado lo suficiente como para animarme con él. Aun así no descarto que algún día me de la ventolera de leerlo aunque solo sea por curiosidad. No obstante hay títulos que me atraen más que este que reseñas, el cual veo que te ha convencido aun estando destinado a lectores más jóvenes. Hace tiempo me hubiera decantado por Carrie, aunque desde que leí Basada en hechos reales de nuestra común admirada Delphine de Vigan, Misery ha sumado puntos. A saber lo que acabaré leyendo si es que lo acabo leyendo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya he dicho más arriba, Canadá es la novela que más me gustó de Richard Ford. La verdad es que me gusta todo de él. pero la tetralogía de Frank Bascombe resulta un poco más árida de leer. Tiene otra titulada Incendios que también me gustó mucho. Me recordó a Canadá, pero en más corto.
      De Misery vi la película y me resultó tan agobiante que no me he planteado leer el libro. Carrie sin embargo me resultó más asequible, aunque tiene tela también, pero me gustó, tanto la peli antigua de 1976 como el libro. La película nueva no la he visto.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Hola Rosa, de Richard Ford leí hace años Incendios y no volví a repetir, espero volver a animarme con alguna otra que las tengo en pendientes.
    A mi King me encanta, soy muy Fan de sus novelas de terror, en su faceta negra aún no me animado, aunque 22-11-63 me llama mucho.
    Me apunto Nenúfares negros que no la conocía y por lo que cuentas pinta interesante. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer terminé el libro que estaba leyendo y creo que empezaré 22-11-63. Es uno de los que tengo hace más tiempo y de los que más me han tentado.
      Richard Ford me gusta mucho. Incendios es una novela buena, pero Canadá, que cuenta cosas que me la recuerdan mucho, me gustó más.
      Nenúfares negros creo que es una novela muy especial. Quiero leer más cosas del autor para ver si es así en toda su obra.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Hola, Rosa.

    Por esa ambientación y en esa zona de Estados Unidos más esa temática de las relaciones familiares me quedaría con la de Richard Ford. También me interesa cualquier cosa que escriba King por su propia manera de narrar y porque casi todo lo que escribe se acaba adaptando al audiovisual.

    Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Richard Ford es un gran narrador de la vida americana. De hecho dos de sus novelas más conocidas son Día de la Independencia y Acción de Gracias. Títulos más estadounidenses, imposible.
      A King aún tengo que terminar de cogerle el punto.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Hola, Rosa:
    el de Richard Ford y Nenúfares negros no los conocía y me los llevo apuntados porque me gusta lo que nos has contado de ellos; con King llevo mucho retraso y, además, tengo 1963 en casa sin leer así que con ese no me animo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también espero leer en breve 22-11-63. Con King tengo todo el retraso del mundo pues, con la extensa bibliografía del autor, este es el segundo libro suyo que leo. No se puede leer todo y tenemos nuestras preferencias.
      Richard Ford es un autor que a mí me ha gustado como para leer todas sus novelas, y Nenúfares negros ha sido todo un descubrimiento, un libro muy especial.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Buenos días, Rosa:
    Menudo trío literarios nos traes esta semana!! De las tres novelas que nos propones, la que más me seduce es la primera, ya que Richard Ford se acerca más a mis gustos literarios, aunque los otros dos géneros también me llaman la antención. Tengo una cuenta pendiente con King, autor que llevo queriendo leer desde hace tiempo y sin razón alguna no lo hago. Por otro lado, yo tampoco suelo adentrarme en la narrativa juvenil. Como quiera que sea, me ha gustado leer tu reseña de este trio de novelas tan dispar.
    Un abrazo y feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también creo que Richard Ford es el más interesante de los tres autores que trato aquí. King me tiene remisa por su género predominante que es el terror, aunque quiero adentrarme el sus libros fuera de ese género. Nenúfares negros entra dentro de mis gusto por lo policíaco, lo original, los finales sorprendentes, la forma poética...
      Un beso.

      Eliminar
  16. Hola.
    Richard Ford siempre es una apuesta segura. La segunda me la apunto, me parece muy muy original. Y el maestro King...durante años me leí todo de él, me encantaba. luego llegó una especie de saturación y ahora me gusta pero sin esa devoción de la juventud.
    Muy feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Richard Ford nunca defrauda. He leído todas sus novelas y todas me han gustado mucho.
      Nenúfares negros seguro que te gusta y te entretiene y respecto a King, veo que lo conoces mucho más que yo, así es que poco puedo añadir.
      Un beso.

      Eliminar
  17. ¡Hola, Rosa! De la terna te prometo que me ha impactado el comienzo de Nenúfares negros. No se puede encontrar un mejor inicio no solo de novela negra, sino de novela en general. Esa estructura circular en la que la narradora se califica como la mala. Brillante y anotadísimo. De King, la verdad es que he leído menos de lo que debería, Carrie, El resplandor, La zona muerta... Tengo un par en la estantería que a ver si les echo el diente. No obstante, viendo el argumento que comentas de esta nueva, me da que es un poco una repetición de los mismos elementos que aparecen con demasiada asiduidad en sus historias, un poco a caballo de El resplandor. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Lo más visto en el blog este mes

"Florence Foster Jenkins" Stephen Frears

"El corazón helado" Almudena Grandes.

"La buena letra" Rafael Chirbes

"La inquilina de Wildfell Hall" Anne Brontë

"El olor de la lluvia en los Balcanes" Gordana Kuić

Un pequeño viaje por Italia.

"¿Quién se hará cargo del hospital de ranas?" Lorrie Moore

"Pastores del mal" Félix García Hernán

"La solución final" Michael Chabon

"Lejos de Ghana" Taiye Selasi