Alexis Ravelo, In Memoriam


Nunca el título de una reseña me había dolido tanto. Nunca pensé que tuviera que escribirlo. Al fin y al cabo, él era mucho más joven que yo. Nos conocíamos virtualmente, de esa manera que ahora se conoce mucha gente. Cada vez que publicaba la reseña de uno de sus libros y lo etiquetaba en Facebook o en Twitter, siempre me respondía de manera similar, «me mimas demasiado», y yo le respondía que no, que le mimaba lo justo porque su novela así lo merecía. Y fueron diecisiete, diecisiete novelas que disfruté sin reservas. Ninguna me decepcionó. En todas comprobé que nuestra manera de ver la vida era muy similar. Todas eran buenas, muy buenas. 

Sus novelas eran muy negras, eran muy críticas. Siempre tomaba partido por los más débiles, los desfavorecidos. Siempre se ponía en contra de los poderosos, los corruptos, los que convierten el mundo en ese lugar injusto y despiadado en el que habitamos.

Creó un personaje tan entrañable como él mismo. Eladio Monroy fue el que me lo dio a conocer. Desde la primera novela de la serie, Tres funerales para Eladio Monroy, hasta la sexta y ya última, Si no hubiera mañana, he ido siguiendo a este personaje y disfrutando con sus aventuras. Creo que tenía mucho de Alexis Ravelo, tenía sobre todo su gran humanidad. Eso aparte de la calva.

Y creó el que para mí es uno de los mejores personajes y de los más curiosos de la literatura española de los últimos años, Un tío con una bolsa en la cabeza, el político que nos cuenta su vida, cómo llegó a la corrupción, cómo se hizo un mal tipo, mientras se muere con una bolsa de plástico anudada al cuello viendo cómo se le termina el oxígeno. Pero no es cuestión de enumerar. Todas y cada una de sus novelas tenían una calidad por encima, muy por encima de la media. Duele pensar a dónde habría llegado y lo que nos hemos perdido los lectores que le apreciábamos y le seguíamos sin condiciones.

No llegué a conocerlo en persona, pero no hay más que mirarle a la cara y fijarse en lo que dicen los que sí lo conocieron para darse cuenta de que era un buen tipo. Sí lo conocí por entrevistas en podcasts. Escuché bastantes. Si algo lo caracterizaba era su carcajada explosiva, su potente vozarrón. Hablaba alto, hablaba con franqueza, hablaba entre risas y, de repente, explotaba su carcajada y le cortaba la palabra y lo convertía todo en alegría.

Como otros antes que él, se me ha muerto como del rayo que decía el poeta. Cuando menos lo esperaba, cuando lo que sí estaba esperando era su próxima novela, que pensaba que ya no tardaría mucho en salir. Sí, se me ha muerto como del rayo. Un infarto es como un rayo. Atraviesa el corazón, lo ilumina y lo deja quieto y en paz, como queda el bosque después de la tormenta. Los demás nos quedamos mojados, fríos, ateridos. Sin saber qué decir ni cómo reaccionar. Más tristes. Más solos. Más indefensos.

Escribo esto con el dedo índice de la mano izquierda. Me ha llevado tiempo. No lo tenía planeado. En unas semanas, hasta que me quiten la escayola, no pensaba escribir más entradas en el blog. Pensaba alimentarlo tan solo de las que ya tengo escritas. Pero Alexis Ravelo se nos muere y no puedo permitir que no aparezca en mi blog, en esta sección de In Memoriam que cada vez me duele más hacer porque cada vez se me lleva autores más queridos, más necesarios, más imprescindibles para mí. 

Donde quiera que estés, por favor, sigue riendo.

Sit tibi terra levis.

Comentarios

  1. Conocía a este autor de oídas, pero nunca he leído una obra suya. Podría repetir lo que le he comentado a Pedro Fabelo, que también ha dedicado una entrada a Alexis Ravelo en su blog Absurdamente, o podría hacer un copia y pega de lo dicho, pero no es necesario para afirmar que cuando un lector sintoniza y sigue la trayectoria escritora de un autor al que admira, su marcha crea un vacío que duele, pues entiendes que ya no podrás seguir leyéndole y disfrutando de sus novelas. Y no hace falta haberle conocido personalmente, pues el vínculo "sentimental" que ha unido a lector y autor es lo suficientemnete fuerte como para sentir profundamente su ausencia. Eso es que que me ocurrió con el fallecimiento de Henning Mankell.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Henning Mankell xue ltra de misnperdidas u otrade mis entradas in memoriam. No tan triste como esta, pero bastante también.
      Un beso.

      Eliminar
  2. ¡Ay, Rosa! Fíjate que cuando escuché la noticia me acordé de ti. Sabía que te gustaba mucho y que habías escrito un montón de reseñas sobre él. Este último homenaje que le dedicas me parece precioso y, sí, qué triste que hayas tenido que escribirlo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, son ya montones de reseñas de sus libros. Ha sido una sorpresa muy dolorosa.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Desde luego su cara y gesto confirma que es una buena persona, dices que se nos muere, espero que cuando llegue el momento vuele hacia un lugar mejor. No conocía Alexis Ravelo, buscaré en internet para saber más de él. Gracias por la noticia y el excelente homenaje que le dedicas. Feliz día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era de esas perdonas que van anunciando lo buena gente que son. Y sinndarse impotencia. Buenos y humildes.
      Un beso.

      Eliminar
  4. ¡Hola!
    imagino lo que te habrá costado escribir esta reseña, con un dedo, pero entiendo el esfuerzo realizado. El autor lo merece y mas si lo conocías aunque de forma virtual. La verdad es que cuando me enteré de la noticia me impactó mucho. En abril del año pasado, leí "Los nombres prestados" y me gustó mucho, evidentemente volveré a él, pero me da mucha pena saber que ya tendré que tirar siempre de lo escrito, que no habrá nada nuevo. Es un lujo que los autores nos dejen su legado cuando fallecen, ¿verdad?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después del in memoriam de mi padre. El que mas me ha costado. Han sido tantos libros leídos que ya casi era como un amigo o familiar.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Siempre contestaba, ¿verdad? Siempre tenía palabras de agradecimiento y hasta hablaba un poco contigo cuando escribías una reseña. Sólo lo conocía virtualmente, como tú, pero me dolió muchísimo cuando me enteré de su pérdida. Demasiado pronto... Es injusta esta vida, demasiado...
    Precioso homenaje el que le has hecho.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, siempre agradecía, siempre contestaba. Era bueno, humilde y agradecido y un escritor de primera.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Hola, Rosa, como lo siento y eso que yo no lo había leído ni lo conocía tanto como tú. Es una pena.
    Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me he perdido ni uno solo de sus libros. Era muy bueno.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Saludos, Rosa.
    Como dejé escrito en mi blog, a mí la noticia también me dejó helado: por inesperada, porque, por edad, "no tocaba", y porque apenas un par de días antes lo había visto en un programa de televisión canario de ámbito regional presentando un homenaje a una escritora fallecida (qué ironía más extraña).
    Al leer la noticia me preocupé de buscar algunas semblanzas y entrevistas que circulan por Internet, y ahí fui descubriendo ciertos paralelismos conmigo, lo cual me iba uniendo más a él.
    Hace años tuve la suerte de hacer un curso bajo el tutelaje de un escritor y guionista de prestigio que lo trataba de manera personal y estrecha (eran amigos), y me hablaba maravillas de él, de su cercanía, de su campechanía, de sus amplios conocimientos literarios, de su franqueza, y me confirmaba un rasgo suyo que muchos de los que lo trataron destacan por encima de todo: que era "un buen tipo". En un mundo como este, tan lleno de competencia, celos, envidias, rencores, zancadillas traicioneras y actitudes deleznables, resulta reconfortante encontrarse, de vez en cuando, con buena gente. Hace que no pierdas la fe en el ser humano.
    A partir de aquí, lo único que nos queda a los que amamos este noble arte de contar historias a través de la palabra escrita es homenajearle leyendo su obra. Yo apenas he empezado (el único libro suyo que he leído ha sido "La otra vida de Ned Blackbird". En mi lector aguarda "Los perros de agosto".

    Besos, Rosa. Por cierto, tu post es precioso. Muy sentido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me atrevo a recomendarte: Un tío con una bolsa en la cabeza, Los nombres prestados, Los milagros prohibidos. Aunque cualquiera es una maravilla.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Preciosa la descripción del infarto, Rosa.
    Me imagino lo que te habrá costado escribir esta entrada, y no tanto por tener que hacerlo con el índice izquierdo como por la pérdida tan enorme que sé ha supuesto para ti la de este escritor al que tanto admirabas. Solo he leído un libro suyo. Sabes que a Alexis Ravelo lo conocía por ti. Es ver su nombre o algún título suyo y no poder evitar acordarme de ti. Espero que te pueda servir de algo el consuelo de saber que has hecho llegar este escritor a muchas personas. Y más allá de la pérdida literaria que supone su muerte, qué conmoción que se haya ido tan joven, con tanto aún por escribir y sobre todo por vivir, como si, efectivamente, un rayo hubiese partido su vida por la mitad.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un orgullo haberte dado a conocer a este autor. Y más aún el que su nombre y su obra te recuerde a mí.
      Un beso.

      Eliminar
  9. ¡Hola, Rosa! Bueno, me enteré por las redes y te prometo que me acordé de ti, y de tu admiración por este autor y su obra. Precisamente, una semana antes, había sabido de él en el festival de Aridane criminal del que fue comisario y salían algunas fotos. No me lo podía creer y más cuando me enteré que nació en 1971 y por tanto teníamos la misma edad. Sin duda, nunca sabemos qué pasará mañana, ni siquiera dentro de un rato. Queda el consuelo de que Alexis logró una vida plena, aunque lamentaremos siempre todo lo que la muerte nos ha privado de manera tan prematura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le digo a Lorena, me encanta ver que a muchos el autor les haga pensar en mí. La verdad es que me gustaba mucho y me alegro de haberle dado a conocer.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Hola, Rosa. Gran homenaje el que has hecho. A veces , cuando muere un escritor o un musico que nos gusta, parece que una parte de nosotros se marcha con ellos. Eso lo has plasmado muy buen en tu texto. Descubrí a Ravelo con La estrategia del pequinés , después no he podido leer mas novelas suyas porque es imposible leer todo lo que queremos, pero aquel libro es de los que no se me han olvidado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo he sentido como una pérdida personal. He leído casi todas sus novelas y era como de la familia.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Querida Rosa:
    Llegué a Alexis Ravelo (como a tantos otros, por otra parte) a través de tu buen ojo lector. He leído cinco títulos suyos y de todos ellos he quedado satisfecho. El último fue "Un tío con una bolsa en la cabeza" que me pareció excelente. Pero también me gustaron los que tienen a Eladio Monroy como personaje central y mucho "La ceguera del cangrejo" o "Los milagros prohibidos". Sí, he disfrutado mucho con este canarión de aspecto de hombre afable y de buen conversador.
    Agradezco y alabo el homenaje que le haces con esta entrada. Seguiré gozando de la existencia gracias a él que, aunque fallecido, ha dejado con su Obra un testimonio imperecedero. ¡Descansa en paz, Alexis!
    Un beso grande para ti, Rosa. ¡Mejórate, chica! ¡Recupera todos tus dedos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que he dado a conocer a Alexis ravelo a varias personas. Es todo un honor para mí. Cualquier libro suyo es una apuesta segura.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Qué lástima... Un bonito homenaje, Rosa. Recupérate pronto. Besos

    ResponderEliminar
  13. Hola Rosa, conocí a Alexis Ravelo en la Semana Negra de Gijon, fui con una amiga que quería que le firmara una de sus novelas, me pareció un hombre encantador, y muy amable. A partir de ahí empecé a leerlo, solo tres novelas suyas, cada vez que sacaba una nueva siempre pensaba que iba a dar a basto para ponerme al día, ahora me alegro de que me queden tantas, porque tengo aún muchas historias suyas por disfrutar. Una pena su muerte que nos ha dejado a todos un poco huérfanos, y es que estos años hemos perdido a muchos escritores buenos que nos van dejando un poco más solos a todos. Una despedida preciosa Rosa y muy emotiva. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me hubiera gustado mucho conocerlo en persona, pero no ha podido ser.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Me enteré de su fallecimiento al día siguiente y la noticia me entristeció muchísimo. Para mí, una de las prosas más personales y auténticas de nuestra literatura. No me ha defraudado ni una sola de sus novelas y creo que merecía un reconocimiento mayor del que, a mi parecer, tenía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, ninguna de sus novelas defrauda. Un gran escritor y una gran pérdida.
      Un saludo.

      Eliminar
  15. Solo he leído un par de libros de Alexis, pero ya bastaron para conquistarme. Y sí, su bondad traspasaba la pantalla. Gracias por tus palabras, un precioso homenaje, que es lo único que nos queda.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los homenajes son lo último que nos queda y es un triste consuelo. Nos quedan también sus obras. Aunque las he leído casi todas, las releeré.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Lo más visto en el blog este mes

"La buena letra" Rafael Chirbes

"Tinta y fuego" Benito Olmo

"El quinteto de Nagasaki" Aki Shimazaki

"Propios y extraños" Anne Tyler

"Tan poca vida" Hanya Yanagihara

"El ancho mundo" Pierre Lemaitre

"Ethan Frome" Edith Wharton

"Aquellos días de Marzo" Sara Mañero

"Los viajeros de la Vía Láctea" Fernando Benzo

"El final del affaire" Graham Greene