"Revancha" Kiko Amat

Revancha
me llegó como libro nominado al Premio a la Mejor Novela Negra en el festival Valencia Negra de este año. Figuraba nominado junto a El oscuro adiós de Teresa Lanza, de Toni Hill; Un tío con una bolsa en la cabeza, de Alexis Ravelo; Los buenos hijos, de Rosa Ribas y Bajo la piel, de Susana Rodríguez Lezaun. Había leído los otros cuatro y me llevé una sorpresa cuando vi que Revancha, tan desconocido para mí, era el que se llevaba el premio. Evidentemente, tenía que leerlo.

Revancha es una novela muy dura, con personajes duros, porque no les ha quedado más remedio que serlo para sobrevivir a sus duras condiciones. Revancha cuenta un presente ubicado en 2019 y un pasado que recorre el último tercio del siglo veinte. Ambientada en Barcelona y en el delta del Llobregat, el Baix Llobregat, cuenta dos historias que, aparentemente nada tiene que ver, pero que terminan por encontrarse.

El presente. Dos protagonistas: Amador y César. La historia de Amador se nos cuenta en segunda persona (el narrador le habla al propio Amador) en los capítulos impares; la de César, en tercera persona, nos llega en los pares. 

Amador pertenece a los Lokos, el grupo ultra del Futbol Club Barcelona. Es uno de los capitanes a las órdenes del kapo, El Cid, Alberto de nombre. Tiene un gran secreto que oculta a la la banda: es gay. Nada más alejado de lo que se puede compartir con un grupo de salvajes de extrema derecha que tiran de cuchillo, puño americano, bate y demás instrumentos. Aparte de los huevos, claro, que es de donde sacan la fuerza porque de la cabeza... En semejante ambiente, machista donde los haya, poco iba a durar Amador de saberse sus preferencias sexuales, aunque tampoco es el único de la banda con esos gustos. 

César era jugador de rugby y ha devenido en matón a sueldo y por venganza. Le encargan ajustarle las cuentas a tipos demasiado abominables como para que los remordimientos puedan llegar a visitarle. Bueno, los casos se los encargan a Fundador, su jefe, y este, a él. Tampoco se trata de cualquier caso de venganza sino que esta debe ser proporcional a la falta que se venga. 
«¿Cómo ha ido?
Según lo previsto.
¿De qué nivel de justicia estamos hablando?
El castigo se ha ajustado al crimen. No te preocupes por eso.»

Pero ahora un caso personal viene a interferir en el trabajo de César. Un caso relacionado con su hermana Paloma y su sobrina Lucía. Ambas mujeres tienen sus dosis de problemas físicos. Paloma padece un trastorno bipolar de tipo 1 con rasgos psicóticos que mantiene a raya a base de medicación. Lucía padece sordera desde los dieciocho meses debido a un mal efecto secundario de un antibiótico. Ahora ambas corren peligro, un peligro debido al último ligue de la madre que se largó dejando alguna deuda a deber a matones muy peligrosos.

César tratará de ponerlas a salvo buscando al ligue de su hermana y poniéndose en contacto con los matones para "convencerlos" como sea de que su hermana no sabe nada ni está implicada de ninguna manera en el robo del que han sido objeto.

El pasado. A la vez que la trama del presente en la que César y Amador se van a encontrar, se nos va narrando con continuos flashbacks el pasado de los dos protagonistas. Ambos proceden del mismo pueblo. Ambos vienen de familias  de las que lo único que han recibido ha sido abandono y ausencia de seguridad y calor. «Te das cuenta ahora de que, incluso en aquella calle, tu familia debía ser lo más arrastrado y lamentable. Famosos por ello; eso es lo que más te costó entender, y luego aceptar. Que en tu calle vosotros erais la familia que las otras familias de mierda se alegraban de no ser».

Amador además fue víctima de un episodio que lo dejó marcado de por vida a partir del cual, con sus padres ausentes por distintos motivos, pasó a la custodia de la Administración y a diversas casas de acogida. Salió de ellas cuando conoció a Alberto, El Cid. Tenía entonces catorce años y empezaba su incursión en los ambientes ultras. Unos ambientes en los que sentirse arropado por el grupo, en los que sentir que se tiene en las manos la integridad física y hasta la vida de los demás, de los que se considera enemigos; unos ambientes en los que se puede gozar de lo que nunca se ha tenido: respeto, orgullo, poder. Una incursión que aún no ha terminado. De momento. Una incursión que tampoco le ha proporcionado lo que en principio esperaba.

César venía de una familia que jamás valoró a sus hijos ni les sirvió de apoyo. César y Paloma tan solo se tenían el uno al otro y cuando se declaró la enfermedad de la hermana los padres lo achacaron a rebeldía y mala fe. El hecho es que César se convirtió en el cuidador y protector de Paloma. Él se encargó de proporcionarle los cuidados que sus padres les negaban. «La halló bajo la arcada interior que tenía el techo desplomado. Desnuda. Se reía, hablaba sola. Arañazos en la cara y brazos. Descalza, los pies con cortes. Muy borracha. Perdía la conciencia, no se entendía nada de lo que decía. La iluminó la luna, pudo verla mejor. Aquel cuerpo, que él siempre intentaba no mirar cuando ella salía de la ducha, envuelto en toallas, pero acababa mirando. Esta vez era distinto. Estaba lleno de arañazos y sangre tierna.» Hasta que en una de esas actuaciones de César para proteger a su hermana todo se fue de madre y terminó por diseñar el camino que de aquel pasado los ha traído a este presente.

Kiko Amat

Revancha es una novela dura, como he dicho, pero también es una novela bella. Me lo había parecido a pesar del mundo cruel y descarnado que describe, de sus personajes sin esperanza, con un pasado tan negro como negro se prevé su futuro y se contempla su presente. Bella a pesar de todo. Y leyendo una entrevista con el autor en elDiario.es, me reafirmo en mi idea. A la pregunta de dónde está la belleza en esta novela, Kiko Amat responde: «En la venganza. Considerarla innoble es un invento moderno, para los romanos la venganza era uno de los actos más nobles que existían, era ecualizar un daño. Un puñetazo en la cara de un 'bully' es encontrar la belleza donde no la esperabas. Ya sé que habrá belleza en una puta peli de Sam Mendes, pero la sorpresa es que la haya en una pelea callejera». Alguno ya me habréis oído opinar que la venganza está infravalorada. Pues eso.

Hay algo de lo que no he hablado aún y es el lenguaje que utilizan para comunicarse los componentes de los Lokos. Lo busqué en la red, no encontré nada. Ñatos, nursa, clepsa, naka, nodos, machino, bachi... lector, resígnate a ir entendiendo su significado por el contexto. Terminarás haciéndolo tras varios errores. Y no, no se encuentra en ningún sitio porque... Bueno, el autor lo explica en la entrevista citada. «Se me ocurrió casi al terminar la novela, no estuvo al principio. Primero, me la he inventado y segundo viene de haber utilizado una jerga juvenil pero que era otra. Si vives en un entorno cerrado de pandilla, de barrio, inevitablemente surgen unos localismos y un slang íntimo que viene de juegos, de conflictos, peleas y de personajes exóticos del barrio. Yo de adolescente, sin intelectualizarlo en absoluto, desarrollé una jerga con mis colegas. Al final esas palabras son un código muy reconfortante, he de decir». Y una jerga que dota de gran realismo las escenas en que se emplea. 

No había leído nada de Kiko Amat, pero tras leer Revancha, seguro que alguna más caerá. Ya tengo echado el ojo a Rompepistas y a Antes del huracán, de las que habla en la entrevista de elDiario.es. Es este un autor que ha sido para mí todo un descubrimiento y que recomiendo.

Título del libro: Revancha
Autor: Kiko Amat
Nacionalidad: España
Editorial: Anagrama
Año de publicación: 2021
Año de publicación original: 2021
Nº de páginas: 328

Comentarios

  1. Hola Rosa!! Me alegro de que te haya gustado tanto y gracias por el descubrimiento, creo que podría estar bien. ¡Fantástica reseña! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí también ha sido un descubrimiento. Conocía al autor de nombre, pero nunca lo había leído y esta novela me ha gustado mucho
      Un beso.

      Eliminar
  2. Desesperanzada y oscura pero atrapante por lo que cuentas. Esa forma alterna de narrar y la mezcla de pasado y presente resulta muy interesante. No conocía al autor pese al premio. Lo tengo en cuenta. Buen finde, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí desde luego me atrapó. También me gusta mucho esa alternancia de presente y pasado y esas historias que se mezclan.
      Conocía al autor de nombre, pero de no haber sido por el premio, no creo que lo hubiera leído y hubiera sido una pena.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Pues no conocía al autor. No pinta nada mal, pero ahora mismo tengo tanto pendiente que lo voy a dejar pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo. No se puede apuntar todo, pero es una novela tan adictiva...
      Un beso.

      Eliminar
  4. ¡Hola Rosa!
    tengo esta novela pendiente para leerla pronto, porque ya había leído que era dura y ya sabes que yo es ver esa descripción sobre un libro y allá que voy sin pensarlo. Que curioso que el autor se haya inventado una jerga pandillera particular para su novela ¿verdad? También me parece curioso que a pesar de su dureza la describas como bella, sin duda todo ello lo hacemuy atractiva a mis ojos
    Me alegra que la hayas disfrutado tanto
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te gustará. Desde luego si te gustan las historias duras, esta lo es y mucho.. Son dos personajes vengándose de un mundo que no ha sido nada amable con ellos, pero se vengan de forma muy distinta. En todo caso, el título le va de maravilla a la novela.
      Un beso

      Eliminar
  5. Hola. No puedo con este tema y con todo lo que está pasando ahora lo llevo aún peor. No le arriendo la ganancia a ese muchacho por ser gay entre gente que como dices tú, de la cabeza no sacan nada. Ni idea de ese vocabulario que mencionas, no lo había oído nunca ¿será una jerga que se ha inventado el autor? También te digo como anécdota ridícula de las mías que cuando busco ciertos temas en Google o por ejemplo palabras de esas relacionadas con alto turbio me da un poco de miedo.
    Ya te digo, que yo este libro ahora mismo y probablemente nunca, no me lo llevo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hecho de que Amador sea gay en un mundo intolerante con ese tipo de cosas no es el tema de la novela. Es un detalle más. El tema es el resentimiento hacia un mundo que no ha hecho el más mínimo derroche de amabilidad con los protagonistas, la revancha que sienten como algo necesario para cobrarse las deudas que sienten que se les deben.
      La jerga sí, es inventada por el autor como él mismo explica en la entrevista.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Conocía el nombre del autor, pero nada suyo he leído. Desde luego esta "Revancha" suena pero que muy bien. Tomo nota y espero leerla más pronto que tarde. Tus reseñas, Rosa, hacen lectores, y en esta lo bordas.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela que te gustará seguro. Ojalá haga lectores con mis reseñas. Si mucha gente leyera un libro de vez en cuando, habría menos Lokos y más sentido común y respeto por las circunstancias ajenas.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Lo de la jerga, aunque supongo que puede resultar confuso al principio, creo que puede ser un acierto, por ese hacer sentir al lector un poco como cuando alguien completamente ajeno a ese mundo se topa con él y se encuentra un poco perdido y desorientado y sin entender sus códigos. Me gusta también lo que comentas sobre lo de sentirse parte de un grupo, aunque el grupo no sea muy recomendable, como es el caso. Puede ser muy difícil resistirse a la fuerza del grupo y para alguien que nunca ha sentido que nada le pertenezca ni que él pertenezca a algo puede ser muy tentador.
    A Kiko Amat lo conozco de nombre. Me encuentro muy de vez en cuando con alguna valoración sobre alguno de sus libros siempre muy a tener en cuenta. Por ello precisamente ya me había fijado en él y por ello precisamente lo olvido una y otra vez. Así que te agradezco tu reseña, porque normalmente son opiniones más escuetas las que he leído sobre él y así con la tuya lo conozco un poco más. A ver si esta vez no se me olvida.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo lo conocía de nombre, pero nada más. No había leído nada acerca de sus libros. Ni siquiera sabía qué tipo de novela escribía. la verdad es que no sé de qué me sonaba su nombre. de no haber sido por el Premio Valencia Negra creo que hubiera seguido sin conocerlo. Desde luego, ha sido un premio muy merecido. De haber tenido que dar yo el premio me habría costado mucho decidirme entre cuatro de ellos y este es uno de los cuatro.
      la jerga le va muy bien porque le da realismo a las escenas y sí, te hace darte cuenta de que son grupos cerrados en los que nadie entra sin permiso; te hace sentirte excluido nada más asomarte a su realidad. Una novela y un autor muy a tener en cuenta.
      Un beso.

      Eliminar
  8. una entrad muy interesante
    felicitaciones

    ResponderEliminar
  9. Una novela dura, y tiene pinta a pesar de ello, de estar bien escrita y bien narrada, aunque no se si ese lenguaje inventado por el escritor me va a traer de cabeza.
    La dejaré en la lista de pendientes, que algunas tengo y así me da tiempo a pensar si la< leo o no jeje.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela que me ha gustado y sorprendido. El lenguaje inventado se va sacando por el contexto aunque al principio cueste un poco.
      Un premio muy merecido y yo no había leído nunca al autor por lo que el descubrimiento ha sido doble.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Kiko Amat es un escritor que al menos a mi siempre me ha dado una de cal y otra de arena, pero este lo voy a leer, y no exáctamente por el premio, es novela negra y cuando me han gustado sus novelas me han gustado bastante, y parece que este puede ser de estos.
    Si te sirve de orientación te diré que la novela suya que más me ha gustado es "Cosas que hacen BUM".
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca había leído al autor como he dicho por lo que agradezco tu recomendación. Esta novela me ha gustado mucho. Creo que ha sido un premio muy merecido. No sé si es la que más me ha gustado de las cinco, pero desde luego no desmerece para nada.
      Ojalá te guste.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Lo más visto en el blog este mes

"Florence Foster Jenkins" Stephen Frears

"¿Te acuerdas, Candela?" Alicia Lakatos

"Independencia" Javier Cercas

"Las flores no sangran". Alexis Ravelo

"El reino" Jo Nesbø

"El hombre perdido" Jane Harper

"En casa" Marilynne Robinson

"Tan poca vida" Hanya Yanagihara

"Los buenos amigos" Use Lahoz

"No hay lugar seguro" Tana French