"Tomás Nevinson" Javier Marías.

«‘En el restaurante casi desierto podría haberle metido un tiro con facilidad. De haber tenido el menor atisbo del papel que esa inmundicia iba a desempeñar, y de los años de sufrimiento que iba a infligirnos, lo habría hecho sin pensármelo dos veces. Pero lo vi como a un personaje salido de una tira cómica, y así no le disparé’.»
Esta cita extraída de Diario de un desesperado, del escritor alemán Friedrich Reck-Malleczewen, se podría considerar el tema (el tema principal al menos) que sobrevuela toda esta maravillosa novela, la última de Javier Marías. Sobre todo si le añadimos la reflexión que a continuación hace el propio Javier Marías: «El 11 de agosto de 1936 aún había visto muy pocos sufrimiento y horror en comparación con los que vinieron después, y aun así Reck-Malleczewen piensa que no habría dudado en matar a sangre fría a un hombre ridículo que se disponía a almorzar a solas en 1932, de haber sabido entonces lo que sabía cuatro años más tarde y ocho y pico antes de morir, a la edad de sesenta, en el campo de concentración de Dachau.» Como ya habréis sospechado, el hombre ridículo salido de una tira cómica no es otro que Adolf Hitler.

No es que el libro trate de Hitler, aunque se le menciona varias veces. No. El libro trata sobre esos seres que hacen daño; esos seres sin los que el mundo solo mejoraría y se convertiría en un lugar más vivible. De esos seres y de la conveniencia (o no) de terminar con ellos. De eliminarlos para evitar males mayores. De eliminarlos incluso si para ello hay que terminar con la vida de algún inocente. De expulsarlos del mundo aun cuando ya nunca vayan a hacer más daño a nadie «[...] es posible que quien haya cometido un crimen, o haya incurrido en traición o en delación, no tenga intención de volver a hacer daño nunca a nadie más; que no sea un peligro permanente y que su conducta punible fuera producto del miedo o de la debilidad o el trastorno, una excepción». Es posible, pero ¿se puede uno arriesgar? Quién tiene sobre sí la responsabilidad ¿puede arriesgarse? Si alguien cometió crímenes terribles antes ¿es lícito eliminarle ante el miedo de que vuelva a cometerlos aun a sabiendas de que puede haberse reformado e integrado en la social de forma definitiva? Se trataría entonces más bien de venganza  o de castigo y no de evitar males mayores. «Cuando se trata de venganza, lo que lleva a aniquilar a ese individuo es el rencor, la necesidad de resarcimiento, el odio perseverante o el incontenible dolor; cuando se trata de castigo, es más bien una advertencia fría para los demás, el deseo de sentar ejemplo, de escarmentar, de dejar bien claro que eso tiene consecuencias y no se va a consentir».

En estas disquisiciones morales, éticas, prácticas, se entretiene Javier Marías durante las casi setecientas páginas del libro. Pero que nadie piense que puede resultar aburrido o lento. Tal vez sí algo repetitivo, pero es que hay reflexiones a las que hay que dar muchas vueltas porque la salvación ética de este mundo depende de ellas. Javier Marías es un mago de las palabras, de las tramas, de los personajes... y sus análisis de la realidad presente, pasada y hasta futura son apasionantes. 

Tomás Nevinson, el marido de Berta Isla al que conocimos en la novela del mismo título, lleva viviendo una vida tranquila en Madrid desde que volvió en 1994. Ha recuperado la relación con su mujer y sus hijos tras doce años de ausencia en parte de los cuales se le dio por muerto. «Había regresado a Madrid, a mis remotos orígenes y a mi mujer y a mis hijos, cuya infancia me había perdido y a cuya primera juventud me incorporaba con tiento, como pidiéndoles permiso. Ella, milagrosamente, no me había rechazado del todo». Pero es muy difícil mantenerse fuera cuando se ha estado dentro. Dentro de dónde se preguntará quien no haya leído Berta Isla. Dentro de los Servicios Secretos británicos, del MI5 o del MI6. Persiguiendo, infiltrándose, disponiendo de vidas y carreras ajenas, decidiendo destinos y circunstancias de amigos y enemigos. 

Por eso, cuando el 6 de enero de 1997 su pasado le sale al paso en la persona de Tupra, su antiguo jefe y quien lo introdujo con engaños en el mundo del espionaje, le resulta imposible negarse a lo que se le pide. Aunque lo intenta, aunque se niega a mirar las tres fotos que se le ponen delante, aunque sabe que nada es nunca tan inocente, tan fácil, tan inocuo como se le vende, termina cayendo en la tentación y es que «resulta insoportable estar fuera una vez que se ha estado dentro y allí se ha creído poder despeinarle, de tarde en tarde, una pestaña al universo. Uno no se resiste a ejercer influencia, por mínima que sea, a alterar el curso de alguna diminuta existencia. En este caso, lograr que quien vivía alegremente tras haber participado en crímenes repugnantes, una mujer que tal vez los había justificado en su día y los había borrado de su recuerdo, pagase algo por ellos cuando se consideraba otra persona, y a salvo.»

Sí en eso consiste el encargo. En desenmascarar a una mujer que había participado en dos atentados terribles, a saber, Hipercor en Barcelona, en junio de 1987;  la casa cuartel de Zaragoza, en diciembre del mismo año. La mujer en cuestión fue un «préstamo» del IRA a ETA y no participó personalmente en los actos, pero fue colaboradora necesaria. El problema es que no se sabe cuál de tres candidatas es exactamente el objetivo de la investigación. Se trata de tres mujeres que viven en una ciudad del interior del noroeste de España. Una de ellas es responsable de tan terribles atentados. Las otras dos son inocentes. Lo malo es que no se sabe, ni se sospecha, su identidad. Tomás deberá infiltrarse en la ciudad y en sus vidas y descubrirla, encontrar pruebas inequívocas que la lleven ante la justicia y aseguren la condena o eliminarla él mismo. 

Mirará las fotos más tarde en su casa y terminará aceptando el encargo porque es muy difícil estar fuera cuando se ha estado dentro, pero también por otra causa: «la única manera de no preguntarse por la inutilidad de cuanto uno ha hecho en el pasado es continuar haciendo lo mismo; la única justificación de una vida turbia es seguir enturbiándola; la única de una existencia sufrida es perpetuar el sufrimiento, cuidarlo y alimentarlo y quejarse, de la misma forma que las trayectorias delictivas sólo se sostienen si se persevera en el delito, las malvadas si se insiste en el mal y en hacer daño a discreción, primero a unos y después a otros hasta que no quede nadie sin perjuicio.» De la misma forma que los terroristas nunca abandonan de forma tranquila y voluntaria. Eso sería reconocer su error. Aceptar que los cientos o miles de muertos provocados lo han sido para nada, que nada se ha conseguido más que destrozar las vidas ajenas y enfangar la propia. Abandonar supone «el reconocimiento espantoso de Lady Macbeth, a lo que casi nadie está dispuesto, se requiere gran entereza y ésta ha desaparecido del mundo: ‘Todo se ha gastado, nada se ha obtenido’. O lo que viene a ser lo mismo: ‘Hemos cometido infamias, sin sacar ningún provecho’». Para Tomás sería aceptar que su vida lejos de su familia, las víctimas mortales y sentimentales que ha dejado tras sus años de espía, toda una vida dedicada a una actividad, no han servido para nada; que todo ello se lo podía haber ahorrado y el resultado hubiera sido el mismo.

Y Tomás acepta y se va a la ciudad del noroeste, a la que llama Ruán, a trabajar y a conocer a las tres mujeres, tan distintas, tan humanas, tan inocentes en su apariencia, tan amigables. Y a lo largo de lo que queda de curso Tomás se hará pasar por profesor en un colegio de la ciudad e irá estableciendo relación con las tres, y, a lo largo de unas vacaciones de verano marcadas por el atroz asesinato de Miguel Ángel Blanco, se enfrentará a un dilema terrible y tendrá que tomar terribles decisiones y enfrentarse a sus consecuencias. Y todo ello, ¿como forma de evitar el mal? ¿Un mal cierto o tan solo imaginado? ¿No será más bien un acto de castigo y venganza? «Mi encargo era de esta índole, un castigo o una venganza, no la evitación de un crimen individual ni de una matanza (no al menos de manera inmediata), y así me costaría más llevarlo a cabo. Y si se trataba de una venganza, no era mía. Se había delegado en mí, se me había ordenado ponerla en práctica, y en las estructuras jerárquicas uno se acostumbra a obedecer las órdenes sin cuestionarlas —en realidad se presta a ello desde el principio: se compromete—, por mucho que albergue dudas o le produzcan repugnancia (siempre es libre de sentirlas, pero no le toca manifestarlas ni aducirlas).»
 
Javier Marías

Con esta novela Javier Marías «amenaza» con entregarnos la última. Si es así, no hay que negar que se despide por la puerta grade y muy dignamente. Si Berta Isla me gustó, Tomás Nevinson, esta especie de continuación (que no tiene por qué serlo, aunque haber leído aquella viene muy bien) para mi gusto la supera.

 No es Marías un autor que se prodigue mucho a la hora de publicar. Pueden pasar varios años entre una novela y otra, en este caso, cuatro desde Berta Isla, la anterior. No obstante, me he acostumbrado a esperar la siguiente desde que en 1994 leí Mañana en la batalla piensa en mí y quedé totalmente cautivada. Desde entonces, he seguido cada nueva publicación y también me he ido haciendo con las anteriores. De las siete que había escrito antes tan solo he sido incapaz de encontrar El monarca del tiempo que es la única novela que no he leído del autor. Las ocho que se publicaron después las he ido leyendo a medida que salían. Algunas las he releído hasta dos veces y también he leído un libro de relatos, Cuando fui mortal, y un ensayo sobre la parte más desconocida de algunos escritores muy conocidos, Vidas escritas.

Todo ello me ha gustado muchísimo. Sé que hay mucha gente que tan solo conoce a Javier Marías por sus columnas de prensa. Yo no suelo leerlas aunque cuando lo hago lo disfruto. No siempre estoy de acuerdo con él, pero tampoco lo necesito para que alguien me guste y despierte mi admiración. Yo recomiendo que se le conozca por sus novelas. No son de las más fáciles que podemos encontrar, pero para quien sucumba a su mundo serán realmente fascinantes. Una adicción de la que no querría curarme y por eso, si no hay más (aunque haya más), releeré toda su narrativa en orden de aparición.

Otros libros de Javier Marías con reseña en el blog:

Título del libro: Tomás Nevinson
Autor: Javier Marías
Nacionalidad: España
Editorial: Alfaguara
Año de publicación: 2021
Año de publicación original: 2021
Nº de páginas: 688

Comentarios

  1. Aunque Javier Marías me da un poquito de respeto (algunas de sus obras me han levantado dolor de cabeza) creo que, gracias a tu reseña, esta me la apunto. El tema del castigo y la venganza es muy atractivo, del mal y de los "malos" también.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí, Javier Marías es de no dejar pasar ni una novela. De hecho, he leído todas las que he podido que, como digo, han sido todas menos una. Sus temas son de lo más interesante y les da muchas vueltas en un estilo que me fascina. Si te animas, espero que no sea de los que te levantan dolor de cabeza, ja, ja.
      Un beso.

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    Javier Marías es uno de esos autores que siempre quiero leer, pero que nunca leo, me da la sensación de que me va a aburrir, de que me va a resultar espeso, pero vete a saber..., igual luego lo disfruto. Desde luego viendo los párrafos que has elegido se ve que escribe muy bien, que es de los que da gusto leer. Me tengo que animar con él de una vez, pero creo que igual empezaría por Berta Isla
    Respecto al tema de los malos bichos que hay por el mundo, pues yo si te soy sincera siempre he pensado que no nos hacen ninguna falta, las personas que lo único que hacen en el mundo es hacer daño a los demás, asesinar, matar impunemente, pues mira, por mí mejor que no existan (por eso me gustó especialmente la serie Dexter, ese personaje justiciero que libra del mal y al final salva tantas vidas), pero claro, luego realmente ¿como nos das una oportunidad de reinserción a algunos que probablemente sí tendrán dicha voluntad? el riesgo es alto
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que hay gente a la que le aburrirá, pero si consigues que no lo haga y te atrapa, no podrás salir de sus redes.
      Escribe como ya casi nadie lo hace. Su manejo del idioma es asombroso, su cultura y erudición abarcan todas las materias. Pero no escribe de una forma ilegible. Al contrario. Su prosa es muy clara y fácil de entender. Otra cosa es que sus reflexiones y las vueltas que le da a todo, lleguen a aburrir, aunque para mí es justo ahí donde está lo apasionante de su obra.
      Los malos deberían desaparecer, pero ¿y si se han arrepentido y reformado y son padres de familia honrados? ¿y si nunca vuelven a hacer el mal? ¿hay que destruirlos por la sospecha de que tal vez lo hagan? ¿se puede aniquilar a gente inocente para evitar males mayores? ¿es más lícito el castigo que la venganza? ¿es lícita alguna de las dos cosas? En setecientas páginas no se hallan las respuestas, pero por el camino... Las novelas de Javier Marías son puro camino. No importa no llegar a ninguna parte porque lo interesante está en ese camino.
      Si te animas, me encantará saber tu opinión.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Yo descubrí a Javier Marías a través de un relato largo (Mientras ellas duermen) que luego fue llevado al cine y también le he leído en prensa. Y fíjate que tomo buena nota de que las casi 700 páginas del libro huy reseñado no se te hayan hecho pesadas. Quizás sea su despedida o reaparezca como los toreros je, je. Tomo buena nota y te agradezco como siempre las reseñas tan especiales que nos regalas.
    Un beso, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese relato no lo he leído. Tampoco sabía de su adaptación al cine. Solo he visto una adaptación de novelas de Javier Marías, me refiero a la que hizo Gracia Querejeta de Todas las almas, El último viaje de Robert Rylands, que a pesar del pleito que le puso Marías a mí me fascinó.
      Buscaré Mientras ellas duermen en cine y en libro..
      Ojalá vuelva como algunos toreros. Me cuesta renunciar a sus nuevas novelas.
      Un beso.

      Eliminar
  4. A mí Javier Marías me gusta mucho. He leído varias de sus novelas, entre las últimas "Berta Isla" y "Así empieza lo malo"; algo más lejana en el tiempo es "Los enamoramientos" pero la recuerdo mucho porque me encantó. "Tomas Nevinson" la tengo en lista de espera, pero sus 688 páginas hacen que novelitas más finitas se cuelen y se le adelanten. A ver si me pongo serio y me zambullo en ella porque por lo que leo en tu reseña, la historia merece mucho la pena y más cuando resulta una continuación o especie de continuación de "Berta Isla" que me gustó mucho.
    No he citado entre mis lecturas de Javier Marías las que hice antes de iniciar el blog entre las que se cuentan "Mañana en la batalla piensa en mí", "Todas las almas" o "Corazón tan blanco".
    Un beso, amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casi todo lo leí antes de tener el blog y es que en casi siete años que hace que lo inauguré, tan solo ha publicado tres novelas, Así empieza lo malo, Berta Isla y Tomas Nevinson. No es que se prodigue mucho el autor con sus novelas. de tanto en tanto se publica una recopilación de artículos, pero ese es un género que me interesa menos.
      Anímate. Son casi setecientas páginas, pero las he disfrutado todas y cada una. Seguro que también te pasa.
      Un beso.

      Eliminar
  5. A mí también me gusta mucho Javier Marías. Es muy polémico como columnista y por eso mucha gente lo rechaza sin haberlo leído pero como novelista es magnífico. No son novelas fáciles, sus historias son siempre muy reflexivas y con muchas digresiones respecto a la trama principal pero a mí también me enganchó casi desde la primera. Esta aún no la he leído, la tengo en cola. Muy buena reseña, Rosa. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a veces leo sus columnas y, como digo, no siempre estoy de acuerdo con él, pero siempre me hace reflexionar. Quien busca que le reafirmen en sus ideas y solo acepta lo que le da la razón nunca aprenderá nada de los demás. Pero, independientemente de eso, como novelista es realmente genial, aunque imagino que es de esos a los que odias o adoras y creo que los que le adoramos tenemos la suerte de disfrutarlo.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Hola Rosa. Voy por partes. Al autor no lo he leído nunca. Viendo este libro del que nos hablas, me ha parecido original y muy curioso la disposición de la historia. Me refiero, que sea protagonista el marido de un personaje de novela previa. La temática de esta me encanta, pero en mi caso, y aunque no sea necesario como apuntas, creo que me animaría a leer primero la anterior y luego continuar. Me encantan estos juegos que hacen algunos autores es como hacer una carambola literaria. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también te recomendaría que leyeras primero Berta Isla. De esa forma, se tiene conocimiento de cosas que se mencionan en Tomás Nevinson. Yo soy muy maniática de leer las cosas en orden.
      Los temas de Javier Marías siempre son muy interesantes y él los analiza desde puntos de vista originales y muy inteligentes. No me canso de repetir que para mí es uno de los mejores escritores de la España actual y, para mí, un imprescindible.
      Un beso.

      Eliminar
  7. La apunto, Rosa. Todo lo que he leído de Marías me parece excelente ("Corazón tan blanco", "Vidas escritas". "Todas las almas" y los tres volúmenes de "Tu rostro mañana").

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que este también te guste. Es un autor que no tiene desperdicio y puedo decirlo tras haber leído todas sus novelas (menos una, qué rabia). Tanto es así, que me planteo releerlo entero. A ver si cumplo.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Del autor leí hace años Mañana en la batalla piensa en mí, que me gustó muchísimo. No sé por qué no he vuelto a él. Tomo buena nota de ésta, aunque me gustaría leer antes la anterior, aunque no sea necesaria. Pero creo que la disfrutaría más.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mañana en la batalla piensa en mí fue lo primero que leí del autor y me enganchó de por vida. De hecho, ya hace casi treinta años de aquello y el romance continúa. Leer Berta Isla antes de Tomás Nevinson no es necesario, pero es cierto que cuenta cosas que en esta se mencionan y puede ser bueno saberlas. Ojalá te gusten ambos libros.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Hola. No he leído nada de este autor porque siempre me ha dado la sensación de que es demasiado sesudo para mí. Escribir un novelon de 700 páginas y que no se haga aburrido ni pierda el ritmo es todo un mérito. La vida de los espías o gente de servicios secretos "reales" siempre me ha atraído mucho. El tema del terrorismo, nada, en especial cuando se trata de casos tan cercanos y que están ahí como si hubieran sucedido ayer. Esa es la pega con esta novela. Seguro que está muy bien pensada porque solo con la reseña ya le he dado alguna vuelta al tema ¿venganza o justicia? Igual con otro del autor, con este no me veo ahora mismo. Pero nunca se sabe, es de esas veces que me atrae algo que a priori diría que no.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La novela habla de terrorismo, pero sobre todo habla del mal, de la licitud de impedirlo a toda costa, aun cuando no sabemos si se va a producir, basándonos en el que ya se produjo. Habla de adelantarse en el tiempo, de ver el futuro y prevenir el mal aunque se eliminen personas que nunca llegarán a causarlo.
      Las reflexiones son apasionantes. A mí al menos me lo parecen. No me parece especialmente sesudo, aunque sí requiere una atención. Entiendo que no es un autor que guste a todo el mundo, pero a mí me apasiona.
      Un beso.

      Eliminar
  10. No he leído nada de este autor y, por lo tanto, desconozco su estilo narrativo. Al principio creí que Tomás Nevinson se trataba de un libro de 700 páginas a base de reflexiones filosóficas sobre el bien y el mal, je,je,. pero luego me he dado cuenta de que, en realidad, se trata de una novela "de investigación", en la que el lector se plantea la ética de la venganza o la necesidad de acabar con quien hizo algo terrible sin recibir su justo castigo. Si evitar el mal es algo, si no imposible, sí muy difícil, esxpecialmente cuando no hay indicios de que se lleve a cabo, actuar de justiciero siempre es algo que, por lo menos en el cine y en la literatura, nos resulta comprensible e incluso necesario. La búsqueda que hace el protagonista de esta novela le añade un toque de suspense que parece propio de las novelas de espionaje.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marías siempre mete en sus novelas algo de intriga y suspense. No quiere decir que lo resuelva siempre, pero es que no importa. Como digo más arriba, en la respuesta a otro comentario, lo importante no es llegar sino caminar con él.
      No es la primera novela de espías que escribe el autor. Tiene toda una trilogía, Tu rostro mañana, dedicada al tema. Pero sea como sea, en todas sus novelas hay muchas reflexiones que a mí me lo hacen apasionante. No tengo más remedio que recomendarlo. Al menos para que uno sepa si le gusta o no le gusta. Sé que no va a ser del agrado de todo el mundo, pero si lo es, resulta todo un descubrimiento.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Uff, qué escalofrío! Yo, cuando lo de Miguel Ángel Blanco, estaba rozando la mayoría de edad. Ese verano fue impactante, la verdad, y que una novela esté basada en estos hechos me revuelve las tripas, pero también me atrapa.
    Una novela que parece que lleva grandes mensajes morales. Me ha recordado a la película, Los niños de Brasil, donde se clona a Hitler y se mantiene un pulso por deshacerse de ellos pues, en potencia, llevan el mal adentro, pero también son niños inocentes y nada indica que vayan a provocar muchos genocidios... O sí... Esa idea me parece muy buena para tirar de una gran historia, y si es con el talento que describes (yo tampoco he leído al autor) es un gran conjunto de alicientes para tener en cuenta.
    Gracias por compartir.
    Un abrazo y feliz verano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué joven eres. Yo tenía unos pocos años más cuando lo de Miguel Ángel Blanco. la novela no se basa en esos hechos, pero transcurre, en parte durante ellos y sí que tienen su importancia en los dilemas morales del narrador. Más que en hechos, la novela se basa en reflexiones y análisis, en dilemas y dudas de carácter ético y moral que forman (o deberían formar) el bagaje analítico de toda persona, aunque por desgracia creo que somos más de certezas que de dudas, del blanco y negro que de los matices. Y claro, al interés de lo que se plantea se añade la maestría de Javier Marías para hacerlo.
      El planteamiento sí que puede recordar el de Los niños del Brasil, aunque la vi hace tanto tiempo que recuerdo muy poco.
      Un beso y feliz verano para ti también.

      Eliminar
  12. ¡Hola, Rosa! Este es uno de los autores que tengo pendiente y este libro en particular, tiene una trama muy interesante, lo que me da muchas ganas de leerlo, aunque sea bastante largo. Gracias por tan buena recomendación y espero tengas una linda semana. ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es largo, pero yo no lo noté. es un autor que me arrastra y hace que se me peguen sus libros a las manos y me cueste mucho soltarlos. A mí me resulta tan entretenido como interesante, aunque sé que no a todo el mundo le pasa.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Marías es un autor que siempre relego, y no podría darte un motivo claro.
    La cuestión que plantea con esta novela es muy atrayente; la conveniencia de eliminar a los malos potenciales, es un debate ético y moral de mucho calado, y parece que en formato novelado se aborda desde una óptica apasionante.

    Al menos es para tenerlo presente después de tu incitante reseña, amiga Rosa.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo creo que Javier Marías te gustaría, aunque nunca se sabe porque es un autor al que se odia o se ama.
      la cuestión es apasionante. Eliminar a los malos que lo fueron un día, pero puede que no lo vuelvan a ser, o dejarlos libres corriendo el riesgo de que vuelvan a matar a muchas personas inocentes es un dilema difícil de resolver. Y, por supuesto, un dilema al que no se puede dar solución en una novela. El autor no lo pretende, pero las reflexiones a las que nos lleva son de mucho calado y de las que a mí me gustan.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Hola Rosa, Javier Marias es un escritor que sigo muy de cerca aunque con el tengo sentimientos ambivalentes, algunas de sus novelas me encantaron y otras me aburrieron soberanamente. Berta Isla fue una de las que me encantó, no pude soltarla hasta que la termine y eso que es una historia de leer con tranquilidad, en cuanto supe que se publicaba Tomás Nevis on tenía claro que iba a leerla, así que la dejaré para el invierno que estaré más despejada para leerla e igual me releo antes Berta Isla, que no la reseñe en su momento. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca me ha aburrido una novela de Javier Marías. Alguna me ha parecido menor en comparación, pero aburrirme, no.
      No me extraña que te apetezca releer Berta Isla. Aunque la tenía bastante olvidada sí que iba recordando episodios a medida que los mencionan aquí. Espero releerla como parte de mi relectura de todo Javier Marías. Disfrútalo.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Me gustan los libros de Javier Marías ❤

    ResponderEliminar
  16. ¡Hola!
    Pues la verdad es que no he leído nada del autor pero lo primero que te diré es que por tu manera de hablar sobre sus novelas le voy a poner remedio sin falta. La que nos presentas en esta ocasión me parece súper interesante, no sólo por la trama, que ya de por sí me parece súper atractiva, sino por los temas morales que toca. Temas que son súper complejos abordar y que sin duda dan para reflexionar muchísimo. No sé con cual de sus novelas me voy a iniciar pero voy a empezar a realizar una búsqueda para ver cual me atrae más. Aunque como todas presenten argumentos tan interesantes me va a resultar complicada la cosa. Un beso y muchas gracias por la interesante reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi opinión todas las tramas de las novelas de Javier Marías son interesantes y los dilemas éticos que plantea más aún. Efectivamente, son temas que dan para reflexionar mucho y el autor lo hace como nadie. Les da vueltas a todos los aspectos del problema, incluso a aquellos que jamás se nos hubieran ocurrido.
      Espero que encuentres una novela que te atraiga y que el autor te atrape como a mí.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Tengo esta novela en mi lista de deseos y aunque se me cruzaron por medio otras muchas lecturas creo que sea cuando sea conseguiré leerla. Pienso que cada libro tiene su momento y no otro. Dicho esto, una cosa buena que me has desvelado es que debería leer Berta Isla primero. No puedo opinar acerca de este autor que solo conozco de oídas pero cuando alguien crea unas opiniones tan dispares acerca de su obra siempre pienso que merece la pena y como en cuastión de lectura no hay nada que tema, ya estoy deseando leerlo. Seguro que lo haré. Además el espionaje siempre me ha atrído una barbaridad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respecto a su obra o entusiasma o aburre. Afortunadamente a mí me entusiasma y no entiendo cómo puede aburrir a nadie, aunque ellos tampoco me entenderán a mí.
      Respecto a la persona del autor, muchos de los que opinan sobre él, jamás han leído una novela, solo sus artículos de opinión en prensa y si no están de acuerdo con él, lo tachan también como novelista, cosa que solo produce el que nos perdamos grandes obras.
      Sobre espionaje tiene toda una trilogía, Tu rostro mañana, además de esta Tomás Nevinson y Berta Isla.
      Un beso.

      Eliminar
  18. Cuatro años desde Berta Isla... ¡Madre mía! Ya puedo ir desempolvándola de mi lista de pendientes. Quiero leerla antes que esta por eso de que el protagonista está sacado de ella y porque supongo que, aunque independientes, puede ser interesante hacerlo así. Desde luego las preguntas que planteas y que por lo tanto plantea esta novela son un caramelito irresistible.
    Bueno, que tengo que ponerme con Marías de una vez porque, además de estas dos, tengo varias de sus novelas añejas que también quiero leer. No sé muy bien por qué siempre lo voy postergando, porque la verdad que lo que he leído de él me ha gustado mucho y me ha parecido extraordinario.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, han pasado cuatro años y a mí también me sorprendió cuando lo vi. Desempolva Berta Isla y, si te gusta, que yo creo que sí, ponte luego con Tomás Nevinson.
      Creo que es un autor que fascina, pero puede dar pereza. Es lo que me pasa a mí con Faulkner o con Vila-Matas (son los que me vienen ahora a la cabeza); gustan cuando se leen, pero luego, esa pereza hace que se vayan quedando rezagados. Afortunadamente con Marías nunca me ha sucedido.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Ayer mismo la he visto en un escaparate y me pregunté de qué trataría.
    Tengo varias obras de Marías esperando su momento, entre ellas 'Berta Isla' que parece ser necesario leer primero. Sólo lo he visitado dos veces, con 'Mañana en la batalla piensa en mi' y 'Corazón tan blanco', y me ha gustado, pero han sido novelas para tomarse su tiempo de leer. Debe ser por ello que no he vuelto a sus letras.
    Gracias por tan buena reseña, Rosa, y desasnarme sobre su contenido. Habrá que darle(s) una oportunidad.
    Un beso para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo lo has visitado dos veces, pero lo has hecho con sus mejores novelas. Al menos desde mi punto de vista. También puede influir que son las primeras que leí y me sorprendieron y entusiasmaron. Es cierto que es una literatura para disfrutar lentamente y prestarle atención, pero la recompensa supera con creces el esfuerzo.
      No es preciso leer Berta Isla antes de Tomás Nevinson, pero yo me alegro de haberlo hacho y si lo tienes entre tus pendientes creo que es lo más lógico. Hay varios detalles de aquella novela que se mencionan en esta y si se sabe de qué va es mejor.
      Ojalá disfrutes de estas dos novelas tanto como yo.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Lo más visto en el blog este mes

"Matilda" Roald Dahl

Ya estoy de vuelta

Tres eran tres 5

"La ciudad" William Faulkner

"El balcón en invierno"/"El huerto de Emerson" Luis Landero

"La madre de todas las ciencias" Cristina Grela

"El hombre perdido" Jane Harper

"El oscuro adiós de Teresa Lanza" Toni Hill

"Al pie de la escalera" Lorrie Moore