"Propios y extraños" Anne Tyler

El avión llevaba retraso. […]

Una mujer asiática elegantemente vestida salió por la puerta con un bebé en brazos. El bebé debía de tener cinco o seis meses, y ya podía mantener la espalda erguida. […] La futura mamá extendió ambos brazos y dejó que la grabadora colgara del extremo de su correa. Pero la mujer asiática se paró en seco con un aire autoritario que la protegía de cualquier aproximación. Se irguió y preguntó:

—¿Donaldson?

—Sí, Donaldson. Somos nosotros […]

Y entonces apareció otra mujer asiática, […] Llevaba un portabebés cogido por el asa, y parecía obvio que el bebé que iba dentro no pesaba mucho. Ese bebé también era una niña […]

La joven dijo algo que sonó como «¿Yaz-dan?».

«Yaz-dán», la corrigió una mujer desde la parte de atrás.


Dos niñas coreanas llegan a Baltimore una noche de verano. En el aeropuerto las esperan sus familias adoptivas. Una de las familias ha montado toda una fiesta en el aeropuerto, una de esas fiestas que se celebran con motivo del nacimiento de un bebé en Estados Unidos. Globos, regalos, chapas identificativas en las solapas con las leyendas correspondientes: PAPÁ, MAMÁ, PRIMO, PRIMA ABUELO, ABUELA, TÍO... La otra familia permanece discretamente en un rincón, nadie se ha fijado en ellos. Se trata de tres personas que se habían mantenido tan apartadas que nadie se había fijado en ellas. Ahora «se acercaron en fila india: una pareja joven, con aspecto de extranjeros, atractivos y de piel aceitunada, seguidos de una mujer mayor, delgada, con un moño de cabello lacio y negro en la nuca. Debía de ser ella la que había pronunciado su apellido, porque volvió a repetirlo con la misma voz, clara y resuelta. "Somos nosotros. Los Yazdan."».

Estamos en los últimos años del siglo XX. Los Yazdan son de origen iraní, mientras que los Donaldson son genuinamente estadounidenses. A pesar de las diferencias entre ambas familias, la adopción de las niñas las pondrá en contacto y hará que surja la amistad entre ellas. Una amistad propiciada por los Donaldson que no quieren que su hija, Jin-Ho, pierda las referencias sobre su país natal. La idea de que ambas niñas se hagan amigas les parece una buena forma de que mantenga la relación con su origen. 

«La madre de Jin-Ho llamó por teléfono en octubre para invitarlos a cenar. Lo hizo un día que Maryam estaba cuidando a Susan, de modo que fue ella quien contestó. "Ven tú también —le dijo Bitsy—. Seremos sólo nosotros, las dos familias, porque creo que las niñas deberían conocerse, ¿no crees? Eso las ayudará a conservar su herencia cultural. Hace tiempo que quería proponéroslo, pero entre una cosa y otra... He pensado que podríamos cenar pronto, el domingo por la tarde"».

Y así fue como las dos familias entraron en contacto. Los Donaldson, Bitsy y Brad, y los YazdanZiba  y Sami. Pero también los abuelos más cercanos, como Maryam, la madre de Sami, o Dave, el padre de Bitsy. Se forma así una gran familia que comparten fiestas reales o inventadas, como la Fiesta del Día de la Llegada que decide celebrar Bitsy todos los años. Y es que van pasando los años y cada vez se ven con más claridad las diferencias que existen entre ambas familias. 

Los Donaldson, sobre todo Bitsy, parecen regirse por normas escritas y rígidas. Mantienen el nombre de la niña y quieren mantenerla anclada a sus costumbres de origen. Practican una alimentación sana, exenta de carnes rojas. Presumen de su absoluta falta de racismo y todo en ellos, al menos desde mi punto de vista, resulta un tanto impostado. Como un pack completo de normas que tiene que cumplir cierto tipo de gente para responder a una imagen muy determinada. Los Yazdan resultan más normales y relajados. Están felices por haber podido huir del Sha y también de la revolución que vino después. 

«¿Quién apoyaba al Sha? ¿Quién no lo apoyaba? Y después de la Revolución, podías tener la seguridad de que la mayoría de los recién llegados eran partidarios del Sha, y que incluso habían tenido cargos elevados en la policía secreta, y era mejor evitarlos. Además, Kiyan ya había muerto y ella no se sentía cómoda en aquellas reuniones, rodeada de parejas.
—¡Ojalá tu padre hubiera vivido para ver al Sha derrocado! —le dijo a Sami—. Habría sido muy feliz.
—Durante unos tres minutos y medio —replicó Sami.
—Bueno, sí.
—No le gustaría nada saber lo que está pasando allí ahora».

Los Yazdan le han cambiado el nombre a la niña, pero la llaman Susan, que se parece al suyo original, Sooki, y que los iraníes pueden pronunciar sin problemas. En ellos todo resulta más relajado, menos impostado que en los Donaldson.

Anne Tyler

Propios y extraños está narrada en tercera persona por un narrador omnisciente, la novela transcurre de forma lineal, salvo cuando nos lleva a los recuerdos del pasado de algunos personajes. Como en las novelas anteriores que he leído de Anne Tyler, Ejercicios respiratorios y El matrimonio amateur, la autora hace una profunda reflexión sobre la familia, aunque en este caso a las relaciones intrínsecas de cada una se unen las relaciones entre dos familias muy distintas. Una que lucha por integrarse en un país de adopción y otra que trata de liberarse de prejuicios y abrirse a lo nuevo y extraño para acogerlo en su casa y en sus vidas. Ambas familias cometerán errores, se sentirán agraviadas en algún momento y muy gratificadas en otros. Surgirá la distancia entre ellas, los malentendidos, las diferencias de criterio, la suspicacia de lo ajeno y la reivindicación de lo propio. Y es que el título es la más clara exposición de lo que aquí se trata: de mantener lo propio mientras hacemos entrar en nuestra vida a lo extraño; de dejar que lo propio y lo extraño convivan y se complementen y se enriquezcan.

Y eso cuesta. «Pensándolo bien, eso de celebrar el Año Nuevo iraní pero no el nuestro; y lo de llamar a todo el mundo "june" y "jon"; y ese harén en la cocina preparando arroz cada vez que hay una fiesta... No sé, a veces tengo la impresión de que los que se adaptan a este país somos los americanos». 

Este libro participa en el Reto Autores de la A a la Z que organiza el blog  Lecturápolis. Con él relleno la letra T.
 
Título del libro: Propios y extraños
Autora: Anne Tyler
Nacionalidad: Estados Unidos
Título original: Digging to America
Traducción: Gemma Rovira
Editorial: Alfaguara
Año de publicación: 2007
Año de publicación original: 2006
Nº de páginas: 312

Comentarios

  1. La trama, de por sí, me parece interesante, aunque no sé si acabaría de convencerme. También es cierto que tampoco he leído nada de esta autora y estoy un poco en blanco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una autora estadounidense que a mí me gusta mucho. Suele tratar temas de familia, pareja, etc. Me parece que escribe muy bien, sus análisis son certeros y sus historias muy entretenidas. Lo tiene todo, vaya. Te animo a leerla.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Pues este libro creo que lo leí hace años, pero leo tanto que no lo recuerdo muy bien. En estas ocasiones me planteo hacer reseñas a nivel particular, porque muchas cosas se me olvidan.
    Gracias por la estupenda reseña, como siempre.
    Feliz lunes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, gracias a las reseñas recuerdo algo más. Soy muy olvidadiza. Si tardo una semana desde que termino un libro hasta que hago la reseña, me cuesta un montón y eso que tomo notas, pero igual me cuesta.
      Digo yo que puedes hacer reseñas para recordar y ya las públicas. Para qué las vas a dejar en particular, ja, ja.
      Un beso y, ya, feliz martes.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Otro libro que se presenta y que haces atractivo con tu reseña. Me has recordado dos pelis que afrontan temas con alguna cosa en común como son 'Gran Torino' o 'Minari' que aunque no tratan las adopciones si centran la mirada en las familias asiáticas y como se produce la convivencia que los estadounidenses arraigados.
    Besos, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No recuerdo haber visto Minari, pero qué buena es Gran Torino. Esta historia es muy distinta, pero también indaga en la convivencia entre distintas razas y entre inmigrantes y nativos. Y lo hace desde dos puntos de vista, con las niñas coreanas adoptadas y entre las dos familias. Muy interesante y recomendable.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Hola,.Rosa. Me hablabas hace poco de esta autora como ejemplo de saber escribir buenas novelas con conflictos familiares de por medio. Conozco familias de los dos tipos, en las rígidas y estrictas creo que muchas veces en vez de impostado, lo que hay es mucha inseguridad y se aferran a todos esos protocolos y normas como para saber qué hacer. Por supuesto, estoy más a favor de la libertad y la flexibilidad. Pero también es verdad que es difícil acertar y que de todas formas vas a cometer errores. Me interesa mucho ver cómo se desarrolla esta historia. Que también me parece muy difícil ese equilibrio entre mantener tu raíz pero al mismo tiempo adaptarte también al lugar que te acoge.
    Me la llevo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que disfrutas con esta novela y con otras de la autora a la que no sé si conoces.
      Recuerdo haberte hablado en un comentario a tu entrada de Los astronautas en la que no estabas muy conforme con el tratamiento de la familia. En Propios y extraños, sin embargo, se trata muy bien y se añade la inmigración, el racismo, etc. Creo que debes leerla.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Muy interesante me parece la novela que hoy traes a tu blog, Rosa. La adopción es siempre un tema que me llama. Sobre la integración del que viene de fuera o la de mantener contacto con los orígenes del adoptado se mueven muchos de quienes adoptan. Hace poco vi plasmado, creo que en la película 'Chinas', ese doble comportamiento. La verdad es que acertar no es sencillo. Lo que sí veo es que las familias más ¿woke?, más interesadas por mantener la ligazón con los orígenes, se pasan en su manera de proceder mostrándose más intransigentes, seguramente por estar en la creencia de que su idea es la acertada; sin embargo, los otros, son como más dúctiles, más adaptables al entorno, quizás en el caso de los Yazdan la razón estribe en querer integrarse ellos mismos en el país -USA- que los ha acogido. No sé, ya te digo, me parece de lo más interesante. La leeré.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que el problema se trata también en Chinas. Los padres de la niña adoptada en la película se parecen a los estadounidenses de la novela. Y sí, es cierto que esa intransigencia probablemente les venga de pensar que tienen razón. En eso y en otras muchas cosas.
      ¿Woke? No lo había oído nunca, pero he indagado en Internet y las explicaciones son perfectas. Me costó describir a esa familia, pero woke les va de maravilla.
      Te gustará la novela.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Dejar que lo propio y lo extraño convivan y se enriquezcan... Qué necesario y qué difícil resulta eso tantas veces. Es un tema muy interesante que también a mí, como dice Miguel, me ha recordado un poco a "Gran Torino" y a "Chinas", una película más reciente que plantea el tema de las segundas generaciones y la sensación de no pertenecer del todo a ninguna de las dos culturas. Una reseña estupenda, Rosa. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se parece más a Chinas que a Gran Torino por el tema de la adopción. Y además de aceptar lo extranjero, trata el tema de aceptarlo de forma un tanto artificial y forzada, lo que puede resultar igual de perjudicial. El respeto por los demás debería ser algo natural, pero se ve que es difícil.
      Un beso y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  7. ¡Hola!
    pues me parece una propuesta de lectura muy apetecible por todo lo que cuentas, esas dos familias amigas tan distintas y con costumbres tan distintas, unos tan estrictos de seguir normas, sus normas a rajatabla, esas adopciones y ese intentar mantener lo propio aunque mezclando com lo que no es propio es interesante. Ademas no leí nunca a esta autora
    No es que me apetezca como para colarla ya mismo, pero puede que me anime mas adelante
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una autora a la que yo colaría por delante de cualquiera si no fuera porque me gusta dejar un tiempo antes de repetir. La descubrí no hace mucho y me encanta.
      Es muy interesante el análisis que hace de las dos familias y la relación de cada una frente a la adopción y otros muchos asuntos. El ser una familia inmigrante y otra nativa le da muchos matices a la historia.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Hola, Rosa.
    Cuando uno se esfuerza tanto en aparentar algo, también me resulta impostado y fíjate que, hasta incómodo, porque entonces es cuando te haces preguntas sobre la otra persona.
    Me gusta que digas que hace una reflexión sobre las familias, no existe mayor base que eso para el ser humano, pero no termina de convencerme del todo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le digo a Marta más arriba, el respeto a los demás, por muy diferentes que sean, debería ser algo tan natural que ni siquiera se debería hablar de ello. El hacerlo de forma dogmáticay forzada termina resultando impostado y hasta un tanto hipócrita.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Hola. Otra autora que no he leído y que gracias a ti buscaré. Los temas de familia y pareja me gustan y después de leer tu reseña estoy segura que disfrutaré los libros de Anne Tyler. Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que la disfrutarás. Es una autora que descubrí no hace mucho y que me encanta. Parejas, familias y demás temas de los que me encantan.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Hola Rosa, desde El turista accidental que me gustó mucho y que leí a raíz de la película, no he vuelto a repetir con la autora, esta que traes hoy me llama mucho, el tema de la familia, el racismo y la inmigración me resultan muy interesantes. Me la apunto y a ver si encuentro un hueco para leerla. Que con tanto clásico las novelas más " actuales" se van quedando atrás. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no he leído El turista accidental. Vi en su día la película y me gustó, pero ni sabía que estaba basada en una novela. Cuando hace unos años descubrí a Anne Tyler vi que la historia era suya. la tengo que leer porque tampoco recuerdo mucho de la película. tengo varias en mi lista de pendientes. Ya sabes que yo leo más actual que clásico y debería, al revés que tú, ir metiendo más clásico en mis lecturas.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Trata temas sobre los que me gusta leer así que tomo buena nota, que no conocía la novela.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola, Rosa! Cuando has comentado esa actitud impostada de la familia americana me la has hecho muy apetecible. Me la has hecho ver como una novela valiente y que encara este eterno binomio propio-extraño de una manera distinta. Pienso que cuando una cultura o sociedad mira con recelo a otra en realidad es que es una cultura o sociedad en declive, insegura. Por eso ve a la extraña como una amenaza. Si la sociedad propia está convencida de sí misma no tiene que temer nada.
    Eso ha sido más o menos hasta ahora.
    Lo nuevo, nacido en los USA, es esa actitud condescendiente que parece denunciar la autora respecto a las culturas extrañas. Algo así como yo, que soy tan buena persona, tan moderno y civilizado, "hiperdemuestro" mi tolerancia con esos extraños que, pobrecitos, no tienen culpa de estar tan atrasados. No sé si me explico, es como adoptar un papel de buen amo respecto a su mascota, pero no por ello dejo de considerar lo extraño como mascota. Como algo por debajo.
    Esa es la impostura.
    Por contra, nos encontramos que la familia extraña, satisfecha con su "extrañeza" no necesita que nadie la adopte o le dore la píldora. No tiene complejos ni por tanto entra en juicios de valor. Son humanos que se encuentran con otros humanos. Nada más.
    Eso me parece un enfoque distinto en este tema y, por tanto, mucho más apetecible que el terreno ya trillado habitual en estos temas. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me costó mucho definir a la familia americana aun teniendo muy claro qué tipo de gente eran. Tú lo has clavado y Juan Carlos me puso en la pista de una palabra que los define y que yo desconocía: woke. No me gustan los anglicismos, pero a falta de una palabra en español, creo que es un resumen fantástico de esa gente. Es condescendencia, como dices; es el querer ser buenos y pensar que son los mejores porque... son buenos. Y no solo respecto a las culturas inmigrantes sino respecto a todo: alimentación, medio ambiente...
      Todas las novelas de Anne Tyler tratan temas de familia y relaciones de pareja, y éste además introduces ese análisis y lo hace muy bien.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Me la apunto aunque no la pongo en la parrilla de salida, no sé si estoy para una lectura así, pero no la descarto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela entretenida que se lee muy bien, pero igual es mejor que busques su momento y la disfrutes más. Es cierto que las distintas historias buscan momentos adecuados.
      Un beso.

      Eliminar
  14. No he leído a Anne Tyler. Esta novela podría ser un buen comienzo: una trama original con varias aristas, que apetece leer.
    Yo ahora estoy con una novela de Juan Marsé al que vuelvo después de años sin leerle. Se trata de "Un día volveré".
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff, el tiempo que hace que leí Un día volveré. Creo que debería releer a Juan Marsé, un autor que siempre me ha gustado.
      Te recomiendo a Anne Tyler. La conocerás por la adaptación de su novela El turista accidental. No he leído esa novela en concreto, pero las que he leído son muy buenas.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Un reto complejo y continuo ese de que lo propio y lo extraño convivan, se complementen y se enriquezcan. A veces pienso que cuanto más nos esforzamos en no ser racistas más sale nuestro racismo a la superficie.
    Me he acordado leyéndote de Al pie de la escalera, de Lorrie Moore (tengo, por cierto, que volver a esta escritora). Supongo que es lógico ya que esa novela trata también el tema de la adopción y del racismo. En todo caso esta propuesta de Anne Tyler que nos traes suena muy interesante y tentadora y por ello la voy a tener muy en cuenta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, me he vuelto loca tratando de saber cuál era la otra novela en la que se trataba el tema de la adopción y de la raza y era justo Al pie de la escalera. Sí, tienen cosas en común. Recuerdo que aquellas parejas eran también del estilo de los Donaldson, muy woke (palabra que aprendí de Juan Carlos un poco más arriba y que los define a la perfección). Propios y extraños se escribió unos tres años antes. No sé si serviría de inspiración a Lorrie Moore, pero ambas novelas son muy buenas.
      Volví a Lorrie Moore con ¿Quién se hará cargo del hospital de ranas? y quedé encantada. Yo también tengo que indagar en su obra y volver a ella.
      Un beso.

      Eliminar
  16. ¡Hola, Rosa!
    Una sugerencia apetecible, me gustan las tramas que versan sobre las relaciones multiculturales.
    No he leído a Anne Tyler y la novela se ve muy entretenida por ese choque cultural resultante, esas dos familias tan distintas una de otra.
    Gracias por la recomendación, la llevo apuntada ;)
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mava. Es una novela entretenida y muy interesante, algo que me encanta de esta autora. Sus novelas, al menos las que he leído, tratan sobre la pareja, la familia, la sociedad estadounidense... En fin, temas que como ya sabes me gustan mucho y que esta autora trata de maravilla.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Lo más visto en el blog este mes

"Tan poca vida" Hanya Yanagihara

"La buena letra" Rafael Chirbes

Tres eran tres 34

"Un caballero en Moscú" Amor Towles

Paul Auster, In memoriam

Muerte entre los puentes

"Las herederas de la Singer" Ana Lena Rivera

"El verano que lo derritió todo" Tiffany McDaniel

"La distancia que nos separa" Maggie O'Farrell

"Mujer en punto cero" Nawal El Saadawi