"La sal de todos los olvidos" Yasmina Khadra

Adem se fue del pueblo ese mismo día, con una bolsa de hule por único equipaje, y dentro algo de ropa interior, tres pantalones, cuatro camisas, un cuaderno de escolar y un viejo libro de un autor ruso. No se despidió de los vecinos ni de su hermana. Tomó el primer autocar que pilló para Blida, cenó en un restaurante barato, rodeado de pobres diablos, y pasó la noche en un hammam que hacía las veces de albergue durante la noche.

Cuando su mujer, Dalal, abandona a Adem el mundo del hombre se derrumba. Ni casa ni familiares ni amigos ni su trabajo como maestro tienen ningún sentido ante el descalabro de su vida doméstica y Adem renuncia a todo y se lanza a los caminos como un vagabundo. 

Argelia renace entre las cenizas de la Guerra de Independencia, mientras Adem se hunde; Argelia vive la borrachera de asumir las riendas de su destino, mientras Adem cede su destino al azar de los caminos y de lo que se vaya encontrando en ellos. Pero tanto una Argelia con la ilusión intacta como un Adem recién expulsado a los infiernos se irán hundiendo en la realidad que los rodea y los esclaviza. 

Adem se irá encontrando con todo tipo de experiencias. La violencia de una pandilla de adolescentes que lo deja sin sentido una noche de borrachera le hará despertar en un hospital psiquiátrico. 

«Adem no comprendió de inmediato sus intenciones. Una patada lo tumbó de espaldas; otra le alcanzó la barbilla. Los chavales se ensañaron con él con una rara ferocidad, insultándolo y escupiéndole encima. Cuando vieron que el hombre había dejado de moverse, se abrieron la bragueta y se mearon sobre él».

En el hospital conocerá a un grupo de seres que hilvanan su locura con una lógica que a veces nos sorprende por su sensatez, pero no dejan de estar locos. DestacLaïd que ha perdido la memoria de algún suceso escabroso que protagonizó durante la guerra. Inconscientemente, se niega a recordar. «Le puedo asegurar que, en su caso, es preferible que no recuerde nada» le dice a Adem un enfermero, el mismo que le despide a la puerta cuando el médico decide que no hay razones para seguir con el encierro. Y es que la guerra ha terminado, pero en ella mucha gente perdió la alegría de recordar, mucha gente se hundió, y otra mucha hubiera deseado hundirse, en las tinieblas del olvido. Demasiado dolor, violencia y horror para querer recordarlo, para no poder evitar el recuerdo. 

En su camino Adem se irá encontrando con mucha gente y descubriremos su carácter bronco; desagradable y desagradecido con quienes le ayudan, se nos irá haciendo antipático. Quien le da cobijo y alimento, quien lo transporta en su carro, todos se encontrarán con su gesto adusto y sus palabras ásperas e ingratas. El lector se siente incómodo, como si presenciara unas escenas que no se justifican con las palabras del narrador omnisciente: «Desde la traición de Dalal, no quería deber nada a nadie ni tampoco volver a dar las gracias, como si esa palabra amenazara la escasa integridad que le quedaba».

En su periplo por los caminos de Argelia se encontrará con varios personajes que buscarán su amistad y a todos ellos los irá alejando con su desprecio y falta de empatía. El enano Mika en cuya caverna encontrará refugio, comida, cuidados y una amistad cuyo único interés es la compañía, también se verá abandonado y será víctima del comportamiento injusto del hombre. No entendemos muy bien a qué se debe tanto desabrimiento en quien está solo y más necesitado.

Y Adem seguirá su camino y, tras algunas vivencias en las que su anhelo de soledad seguirá manifestándose, llegará a una casa en la que encontrará refugio, con unas gentes a las que ayudará a luchar contra la injusticia. Allí parecerá que es sensible al acercamiento humano y a las necesidades ajenas, pero será un espejismo. No sabrá responder a la generosidad de Hadda y Mekki, ni a su agradecimiento. De nuevo su único interés y su ceguera lo llevarán a un final que, en cierta manera, enlaza con el principio; un final esperanzador en el que Adem va a recibir, con las formas perversas con que a veces nos sorprenden los hades, mucho más de lo que merece. El autor se apiada del personaje porque él mismo nos dice en una entrevista: «Mi libro es un sismógrafo del alma, si no tienes compasión por el personaje es que no eres plenamente humano».

También Argelia, como Adem, se nos va mostrando sola y necesitada. Se ha librado de los franceses, pero no de sus propios hijos desnaturalizados y codiciosos, los nuevos amos del país que, si se ha librado de la dominación francesa, ha caído en la de los corruptos que tuercen las leyes a su favor. La independencia no consiste solo en echar al colonizador.

«[...] Una vez expulsados los franceses, todos nuestros sectores neurálgicos están gestionados por patriotas cuya única competencia es su fe, y con eso no basta.
 —Hoy el pueblo es libre, ¿no es eso lo que quería?
—La libertad no es un fin en sí mismo, no pasa de ser una ilusión. Si esperamos que vengan tiempos mejores, debemos centrar nuestro esfuerzo en nuestros hijos. Son la Argelia de mañana. Están mucho más capacitados que nosotros para consolidar la libertad».

Yasmina Khadra

La sal de todos los olvidos es una historia desconcertante dentro de la narrativa de Yasmina Khadra. Es un libro muy simbólico, muy metafórico. En él las vivencias de Adem corren paralelas a las de una Argelia aún bajo los efectos de la exaltación pletórica de la independencia. Una independencia muy reciente en la que ya empieza a verse alguno de los vicios que la lastrarían y la llevarían a los terribles sucesos y a la guerra de los años noventa. Me refiero a la corrupción. También se muestra la situación de la mujer mediante dos personajes sumamente interesantes y contrapuestos. Como dice el propio autor «Aborda el tema de la mujer en un país como Argelia en el que están marginadas. [...] para los frustrados, la mujer es un objeto de desahogo. La mujer es algo esencial, a su lado cualquier hombre es un accesorio. Feliz es el que se siente en deuda con su madre y su esposa. Mi madre era analfabeta, pero una auténtica maga de las palabras»

No es el libro de Yasmina Khadra que más me ha gustado, pero al autor le parece «el mejor que he hecho». Mis gustos me llevan por otras historias, menos metafóricas, menos simbólicas, pero salvado ese gusto personal, hay que reconocer que La sal de todos los olvidos es una gran novela.

Por si a alguien le interesa, dejo aquí las novelas que he leído del autor con la fecha de lectura entre paréntesis y los enlaces de las reseñadas en el blog:
"Lo que sueñan los lobos" (2001)
"El escritor" (2006)
"La parte de l muerto" (2007)
"Las sirenas de Bagdad" (2008)
"El atentado" (2010)
"Lo que el día debe a la noche" (2010)
"Las golondrinas de Kabul" (2011)
*"Morituri" (2011)
*"Doble blanco(2011)
*"El otoño de las quimeras(2011)
"La ecuación de la vida" (2013)
"Los ángeles mueren por nuestras heridas" (2014)
* Trilogía de Argel

Título del libro: La sal de todos los olvidos
Autor: Yasmina Khadra
Nacionalidad: Argelia
Título original: Le sel de tous les oublis
Traducción: Wenceslao-Carlos Lozano
Editorial: Alianza
Año de publicación: 2021
Año de publicación original: 2020
Nº de páginas: 280

Comentarios

  1. Un libro que con sus metáforas y esa visión sobre Argelia me interesa bastante.
    Tu reseña siempre esclarecedora y cuidada.
    Besos, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yasmina Khadra me gusta más en unas novelas que en otras, pero nunca baja de una calidad muy alta. Un gran autor al que sigo hace años.
      Un beso.

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    tenía en la cabeza con total seguridad haber leído a Yasmina Khadra, pero he mirado en el blog y no lo tengo reseñado, así que fue antes de tenerlo, leí "Lo que el día debe a la noche", no recuerdo demasiado mas que me gustó mucho, el estilo y la historia. No he vuelto a él (por cierto que ahora en principio me ha pasado lo que ya me pasó en su día, que mientras lo leía y hasta que investigué sobre el autor, estaba convencida de que Yasmina era nombre de mujer y mi sorpresa cuando vi que era un hombre...)
    Me parece superinteresante lo que nos cuentas de esta novela, Argelia en la base de la trama y ese personaje que seguro me caería fatal, me cae mal la gente desagradecida, esos que van por la vida haciendo creer que se les debe algo y son ellos los que deben a los demás (pero en la literatura me encanta encontrarme con personajes que me ven mal y con los que no empatizo, así que me molaría Adem, como personaje curioso), yo no me apiado de ese tipo de gente, veo que el autor sí lo ha hecho con su personaje
    Es muy probable que lo lea, no sé cuando pero creo que caerá en algún momento
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si solo has leído una novela del autor, te recomendaría seguir con El atentado, Las sirenas de Bagdad o Las golondrina de Kabul. Esta novela, con ser muy buena, no me parece de lo más representativo del autor. A mí me lo descubrió mi marido que me regaló Lo que sueñan los lobos cuando yo aún creía que era una mujer, aunque creo que por entonces ya había declarado su verdadera identidad. Para mí es un imprescindible.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Debes haber leído casi toda la obra de este autor. La novela me interesa precisamente por esa metáfora que nombras: seguir la vida del protagonista a la vez que Argelia se va transformando.
    Yo ahora estoy con "Hombres desnudos" de Alicia Giménez Bartlett, y acabo de terminar El monarca de las sombras de Javier Cercas (que me ha gustado mucho), leído de forma simultánea con Los olvidados de David Baldacci.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que novelas he leído todas las publicadas en español. Me encanta.
      A Alicia Giménez Bartlett la tengo un poco abandonada.
      El monarca de las sombras es un libro fantástico. Estoy esperando que Javier Cercas vuelva a ese tipo de libros porque su serie policíaca no está mal, pero...
      Un beso.

      Eliminar
  4. Probablemente sea más difícil construir la libertad que conquistarla.
    Puede que esta sea una novela desconcertante dentro de la bibliografía de este autor. Puede que este sea el libro que menos te ha gustado de este escritor. Pero, de las reseñas que te he leído sobre Yasmina Khadra, esta es la que más me ha llamado la atención, aun asumiendo que esa falta de empatía del protagonista que puede provocar incomprensión en el lector puede ser un hándicap para disfrutar plenamente de la lectura de esta novela. Se me ocurre que tal vez el autor a través de Amed haya intentado más que plasmar la personalidad de un hombre retratar la de un colectivo o la sociedad argelina de la época, no sé. En cuanto a lo de tener compasión por los personajes, me ha recordado a algo similar que apunta Sara Mesa en la introducción a la edición revisada de su novela Un incendio invisible.
    Apuntado queda. A ver si cae o cuándo cae.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ganar una guerra es más fácil que ser capaz de vivir en paz y en libertad, sobre todo cuando hay mucho aprovechado que intenta imitar a los antiguos colonizadores.
      Amed es un personaje que te pone nerviosa. Te dan ganas de zarandearle y decirle "tío, un poco de amabilidad que te están haciendo un favor", pero con todo una no deja de sentir lástima y comprender.
      Aún no me he animado con ese libro de Sara Mesa.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Ay, no sé, Rosa. Yo ya no iba muy convencida y creo que he terminado de desinflarme al leerte que no es el que más te ha gustado. Eso sí, para el reto, este libro viene genial, jejeje. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Yasmina Khadra me gusta mucho y, aunque este no sea su libro favorito de cuantos he leído, no por eso deja de ser muy bueno.
      Lo que pasa es que este año ya llega tarde para los Autores de la A a la Z. Ya tengo la K cubierta.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Los personajes literarios (junto con las personas de carne y hueso) desagradecidos ante quienes le ayudan, se me hace antipático y desagradable, dificultando así sentir empatía hacia él, por muchas desgracias que haya vivido. Pero leyendo tu reseña y tu opinión, no resulta difícil cambiar de opinión. El abandono, la situación política inestable e injusta en algunos casos de su país, una sociedad corrupta, no ayudan a ver con optimismo el presente y menos aun el futuro.
    Una novela interesante para conocer, no solo el alma humana, sino también las vicisitudes de la sociedad argelina recién independizada de los franceses.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que cuesta trabajo empatizar con el personaje, tan solo preocupado por su abandono que acepta, pero no entiende. Tampoco el lector entiende que, teniendo su casa y su trabajo de maestro, se lance a los caminos a vivir como un vagabundo sufriendo burlas y peligros, pero poco a poco se va uno metiendo en la historia y, sin se el libro del autor que más me haya gustado, hay que reconocer que es muy bueno y recomendable.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Hola Rosa!! No conocía este título y la temática me llama, ya que me apetecen lecturas de este tipo. Tomo buena nota de tus impresiones y me la apunto. ¡Genial reseña y gracias por el descubrimiento! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haberte descubierto la novela. Si te apetecen son estos temas, el autor tiene un puñado de historias muy interesantes.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Pues no será el libro que más te haya gustado pero se nota que lo has disfrutado. No he leído aún nada de este autor. Me tientas con éste, sobre todo por conocer más la situación de un país, Argelia, del que sé bastante poco. Pero investigaré en la biblioteca, a ver qué tiene y a ver si me estreno.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he disfrutado, pero es que además es de esos libros que ganan en el recuerdo. Seguro que encuentras libros del autor en la biblioteca, si no este algunos anteriores. Este es de 2022, aún tiene otro de 2023, Los virtuosos, que espero leer pronto.
      Un beso.

      Eliminar
  9. De este autor solo he leído "La ecuación de la vida" y me gustó bastante. Ahora me preguntó por qué no seguí leyéndolo... Con respecto a lo que has contado de este libro, me atrae muchísimo la historia de este personaje tan desabrido y saber como terminará, a pesar de que entiendo que pueda ser estomagante por las anécdotas tan antipáticas que mencionas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ecuación de la vida también me gustó mucho, pero no es de sus novelas más típicas. Las más características suelen estar ambientadas en Argelia o en algún otro país del mundo árabe, como Afganistán o Siria, etc. Aunque no importa porque las historias que cuenta siempre enganchan.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Hola, Rosa. Típico autor que anda por la lista de pendientes pero por alguna razón no le llega el momento. Me gusta el comienzo, me preocupa no sentir compasión por él, y que me caiga tan mal de principio a fin, pero creo que algo sí que lo podré entender en algún momento. Sé entre poco y nada de la historia de Argelia, que se independizó de Francia y que luego hubo una guerra y que como pasa muchas veces, las naciones jóvenes tienen que aprender a andar solas y no falta quien se aproveche de la situación para mal.
    No sé si este será el mejor libro para estrenarme. Miraré otras de las reseñas que tienes.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un autor que creo que te gustará mucho. No sólo habla de Argelia en sus novelas. También de otros países donde el fundamentalismo es importante. También habla de la vida de gente normal y hasta tiene una novela ambientada en La Habana. De vez en cuando escribe algo que se sale de lo que le es más característico y siempre merece la pena.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Buenos días, Rosa.
    No conozco al autor y por ello no puedo comparar con otras de sus obras. Sin embargo, tu criterio como lectora suele coincidir con mis valoraciones. Tomo nota de lo que nos cuentas, para interesarme por otras obras de Yasmina Khadra.

    Un abrazo, y feliz comienzo de semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Undine.
      Creo que es un autor que te gustaría. Yo procuro no perderme nada suyo. Así como el Extremo Oriente me da mucha pereza literariamente hablando, los países árabes me atraen muchísimo. Te recomiendo a Yasmina Khadra.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Lo leeré, aunque a ti no te parezca el mejor, porque me gusta mucho este autor, que conocí hace ya muchos años con "El atentado".
    Es curioso cómo casi todas las revoluciones independentistas acaban con gobernantes locales muy parecidos en sus comportamientos a los "ocupantes" anteriores. El ser humano es bastante predecible, por lo que ve.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Decía Ryszard Kapuściński en su magnífico libro Ébano, precisamente eso, que los gobernantes de los países africanos cuando se independizaban trataban de imitar a los colonizadores. Les había ido muy bien. Y no iban a ser ellos menos.
      Y no dejes de leerlo. Me pasa como a ti. Me gusta mucho el autor y procuro no perderme nada. No es de los que más me han gustado, pero me ha gustado.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Una reseña estupenda, Rosa. No he leído al autor pero ya veo que a ti te encanta. De esta novela en concreto me llama mucho la atención el paralelismo que surge respecto a la historia del país. Me ha parecido muy interesante. Quizá demasiado metafórica, según dices, pero la anoto. Si no esta, alguna de las otras que tienes reseñadas trataré de leer. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado la reseña. Sí, es de esos autores que te pillan desde la primera vez que los lees y ya nunca los abandonas. Ojalá te guste si te animas con alguna de sus novelas.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Hola Rosa, del autor solo he leído Trilogía de Argel que me gustó mucho, por lo que veo a tí esta no es la que más te ha gustado, aunque el escritor opine que es lo mejor que ha hecho, opiniones ambas igual de válidas, porque las percepciones son personales y dependen de muchos factores. Hace tiempo que quiero volver a leer algo de él pero no tengo claro cuál puede llamarme más. Les echaré un vistazo a sus otras novelas a ver por cual me decido. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso que el autor piense que esto es lo mejor que ha escrito y, sin embargo algunos lectores prefiramos otras cosas. Como dices, eso de los gustos es algo muy personal y tampoco se tiene la misma perspectiva a un lado y a otro de la página, es decir, como lector y como autor. En todo caso es una muy buena novela.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Soy un auténtico desastre. Leí hace años Lo que el día debe a la noche. Me encantó, me prometí volver a leer al autor rápidamente y no perderme nada... y hasta hoy. De tu reseña me llamas poderosamente muchas cosas, pero confieso mi debilidad por lo metafórico así que se viene derecha a mi lista. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay tanto autor en el que fijarse que no da una para todo. A mí me ha pasado lo mismo con varios. Me alegro de haberte recordado a Yasmina Khadra porque creo que es de los que no hay que dejar pasar.
      Un beso.

      Eliminar
  16. ¡Hola, Rosa!
    No he leído nada de este autor, mientras veo que tú sí has leído prácticamente todos sus libros :)
    Por lo que cuentas, creo que el personaje Adem se ubica muy bien en el contexto, si tomamos en cuenta que estamos en la Argelia de los años 1960, recién salida de la independencia pero políticamente inestable e inmadura, un país que aún arde en venganza, impregnado de corrupción y tradiciones antiguas. Lo veo como un antihéroe peculiar, pero también realista, hostil e irritable, ya que de repente se encuentra despojado de sus sueños, del amor, de la amistad.
    Tu sugerencia me ha llamado bastante la atención, aún cuando no sea la novela de Yasmina Khadra que más te haya gustado.
    ¿Qué título recomendarías a los que se acercan por primera vez al autor?
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ysmina Khadra es de esos autores que me compro los libros según se publican. Luego tardo más o menos en leerlos, pero siempre acaban siendo leídos.
      Adem es un personaje muy complejo porque, aunque mayoritariamente resulta antipático no dejas de comprender por lo que ha pasado y de tenerle compasión. No deja de ser un hijo de su país, de su cultura y de su historia, pero llega a límites muy extremos.
      Te diré que, aunque no es de las novelas del autor que más me han gustado, ha ido ganando con el recuerdo. Yo te recomendaría, no obstante, empezar por alguna de estas tres: "El atentado", "Las golondrinas de Kabul", o "Las sirenas de Bagdad". Por lo que recuerdo, son los que más me han gustado.
      Ya me contarás si te animas.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Pues aunque no sea tu favotito del autor tiene muy buena pinta, la verdad.
    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un autor fantástico del que te recomiendo cualquier cosa. Éste como digo en algún otro comentario, ha ido ganando en el recuerdo. Es muy bueno.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Lo más visto en el blog este mes

"La buena letra" Rafael Chirbes

"Tinta y fuego" Benito Olmo

"El quinteto de Nagasaki" Aki Shimazaki

"Propios y extraños" Anne Tyler

"Tan poca vida" Hanya Yanagihara

"El ancho mundo" Pierre Lemaitre

"Ethan Frome" Edith Wharton

"Aquellos días de Marzo" Sara Mañero

"Los viajeros de la Vía Láctea" Fernando Benzo

"El final del affaire" Graham Greene