"1280 almas" Jim Thompson


También en Octubre, pero de 2016, publicaba en este blog la reseña de "1280 almas". Ahora, con motivo de la nueva temporada de "El tintero de oro", retomo aquella publicación para rendir homenaje a uno de los grandes más grandes. Es tan grande que forma, junto a Dashiell Hammett y Raymond Chandler, la santísima trinidad de la novela negra americana, lo que significa lo mejor, universalmente hablando, de la novela negra. Traigo a colación unas palabras del añorado Paco Camarasa uno de los que más sabía y que mejor entendía el género negro. "Una vez, en la librería, alguien me preguntó si yo era hammettiano o chandleriano. Hay personal que matiza mucho. Para mí es imposible elegir entre ellos dos. Todos los que disfrutamos con la novela negra, diferenciándola siempre de la novela enigma, policial o detectivesca, reconocemos que sin esos dos escritores nada sería lo mismo. Ambos forman parte siempre de la «santísima trinidad» (con Jim Thompson), de una de las sensibilidades del género o de las posibles clasificaciones que se hagan". Los he leído a los tres y no sería capaz de decir que Jim Thompson sea el tercero de tan excelsa trinidad. Jamás me atrevería a clasificarlos dentro de la trinidad que, indiscutiblemente, componen.

Otros blogs participarán en este homenaje a Jim Thomson y a su novela más conocida, "1280 almas", con relatos relacionados con la historia, con semblanzas del autor o puede que con la reseña de la película "Coup de torchon" basada en el libro (creo que es la única adaptación que existe). Yo rescato del blog esta reseña que espero que dé una idea, aunque solo sea aproximada, de la grandeza del libro.


A la entrada de Potts County hay un cartel que dice «1.280 almas» y, como se supone que las almas están dentro de los cuerpos, Nick Corey, el jefe de policía del lugar, piensa que esa debe de ser la cantidad de habitantes de la localidad. Aunque claro, como le hacen ver sus amigos Ken y Buck, "los mil doscientos ochenta comprenden también a los negros, porque los leguleyos yanquis nos obligan a contarlos; pero los negros no tienen alma". Y ahí ya, Nick no sabe que decir. Porque Nick por más que piensa y piensa y vuelve a pensar, generalmente termina por no saber ni qué pensar ni qué hacer ni qué decir. 
Nick es un hombre necesitado de que alguien le solucione los problemas, de que alguien decida por él y le diga cómo tiene que proceder porque él, por sí mismo, vive inmerso en una maraña de confusión.
Ahora su mayor preocupación es seguir en "el reino de los cielos", es decir, seguir siendo el jefe de policía lo que le supone dos mil dólares al año y alojamiento gratis con cuarto de baño incluido. Pero se acercan las elecciones y Nick tiene la preocupación de ganarlas y volver a salir elegido porque, de lo contrario, será expulsado del paraíso y puede que de los brazos de su mujer Myra. De manera que, como Nick nos cuenta "me puse a pensar y pensar, y luego pensé un poco más. Y decidí que no sabía qué mierda hacer".

Con tanta preocupación, Nick casi no come ni duerme... pero casi no hace otra cosa en todo el día más que comer y dormir.

Nick se nos muestra en esta novela, escrita en primera persona, como un hombre de una indolencia que nos duele; su falta de opinión y criterio ("No me atrevería a decir que se equivoca, pero tampoco estoy seguro de que diga usted la verdad" repite con demasiada frecuencia) nos enerva; su holgazanería y falta de respuesta, salvo para intentar averiguar como puede seguir viviendo sin preocupaciones y con el menor trabajo posible, termina por despertar nuestro nerviosismo. 
Jim Thompson

Y es de este deplorable personaje de quien se sirve Jim Thompson para hacer la crítica de una sociedad que vive anclada en su más rancios y tristes rasgos de distinción (?): el desprecio a los negros que, sin serlo ya, siguen siendo esclavos de la ignorancia y la arrogancia de los blancos; los privilegios y los abusos de los caciques ayudados por quienes deberían defender el orden y la justicia; la miseria de los blancos pobres, casi tan desesperada, pero algo menos, que la de los negros. Y así, hace una crítica que va mucho más allá de la acción de la novela, porque si el desprecio a los negros lo traducimos (y generalizamos) por racismo; el abuso de los caciques lo ampliamos y le añadimos las corruptelas del poder y la política y a la miseria de los blancos pobres la llamamos simplemente pobreza, podemos extrapolar la crítica de esta novela y hacerla universal y atemporal.

A ello ayuda el hecho de que no se especifica ni el espacio ni el tiempo de la acción. Transcurre en un lugar indeterminado (se trata de algún estado del sur de Estados Unidos que no llega a nombrarse) en un tiempo inconcreto, lo que hace que se pueda aplicar a cualquier situación, entorno y época.

A pesar de sus reiteradas declaraciones, no tardamos mucho en descubrir, no tarda mucho Nick en ir descubriéndonos, que si hay algo que realmente sabe es qué hacer en cada momento y cómo hacerlo; si hay algo que Nick tiene son convicciones y las cosas muy claras.

Nick Corey es uno de los personajes más fascinantes con los que me he encontrado últimamente. Sus pérfidos y bien calculados planes se ocultan tras una aparente holgazanería, una tan irritante como falsa indolencia y una totalmente irreal ineptitud. 

Nick es todo lo contrario de lo que nos quiere mostrar con sus palabras, aunque son sus palabras las que nos van mostrando quien es en realidad y cómo piensa, porque tras su falta de criterio, su no saber qué hacer, su falta de convicciones, se nos va manifestando, como sin darle importancia, el verdadero Nick Corey. Ese que se siente realmente molesto porque "a algún idiota se le había ocurrido pensar que «hay que dar una lección a los negros», y habría hecho correr la voz entre otros idiotas" y eso le va a dar trabajo; el que decide que tiene que ganar las elecciones para no perder sus privilegios y decide hacer todo lo posible para ello. "De veras que voy a ponerme a castigar sin contemplaciones. Todo el que a partir de ahora infrinja la ley se las tendrá que ver conmigo. Siempre, claro esta, que sea un negro o un blanco desgraciado que no pueda pagar sus impuestos". Nick Corey es un psicópata al que no le tiembla el pulso a la hora de disparar, calumniar y golpear, pero es un psicópata con sentimientos y con un peculiar sentido de lo justo, capaz de hacer justicia con más éxito que otros con métodos más convencionales.

Nick es una persona capaz de hacer reflexiones
que nos dejan con el alma temblando como cuando define a su padre como una de esas "personas que buscan soluciones fáciles a problemas inmensos. Individuos que acusan a los judíos o a los tipos de color de todas las cosas malas que les han ocurrido. Individuos que no se dan cuenta de que en un mundo tan grande como el nuestro hay muchísimas cosas que por fuerza tienen que ir mal. Y si alguna respuesta hay al porqué de todo esto —y no siempre la hay—, vaya, es probable entonces que no se trate sólo de una respuesta, sino de miles". Y nos quedamos pensando que Nick sabe de lo que habla, que Nick, además de un malvado astuto e inteligente, es un personaje entrañable, con una sensibilidad especial para atinar con las verdaderas respuestas a los problemas, aun cuando estas sean inexistentes; un personaje que actúa con contundencia, resignado e impotente ante su propia imposibilidad para entender algunas cosas complicadas de esta vida, porque, como termina su discurso, "me puse a pensar y pensé, pensé y luego pensé otro poco; y por fin llegué a una conclusión: que en cuanto a saber qué hacer, no sé más que si fuera otro piojoso ser humano".

Título del libro: 1280 almas
Autor: Jim Thompson
Nacionalidad: Estados Unidos
Título original: Pop. 1280
Traducción: Antonio Prometeo Moya
Editorial: RBA
Año de publicación: 2010 
Año de publicación original: 1964
Nº de páginas: 208

Comentarios

  1. Le leí y reseñé en 2015. Fue todo un impacto para mí el llamado "realismo sucio" con que se suele calificar su prosa. La crítica social, el cinismo de que hace gala Nick Corey, el humor, el grave daño que pueden hacer esas personas que son algo tontas, lerdas, vagas o lo que sea.
    Como digo en mi reseña lo leí tras haberlo hecho con Carlos Zanon al que, por entonces al menos, se le califica de 'Jim Thompson' español. Ya te digo, amiga mía, supuso todo un descubrimiento para mí. La novela fue muy difundida en los hard-boiled del momento , en esas publicaciones pulp-fiction que hacían estragos entre las capas populares de la población y que por ello era un tipo de literatura despreciada por los que en literatura dictaminaban y se ecían capaces de separar el bien del mal como si de las aguas del mar Rojo o del Juicio Final se tratase. Se equivocaron de medio a medio como evidencia esta magnífica novela.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya ves que yo lo leí un año después que tú y también me impactó de igual manera.
      La forma da hacer crítica con un personaje protagonista que representa, al menos en apariencia, todo lo que quieres criticar, y encima dejarle hablar en primera persona requiere una habilidad muy lejos de esa literatura de segunda fila que muchos achacaban al hard-boiled y al pulp. También hoy hay mucha gente que desprecia todo lo que huela a género negro y afines. Yo creo que es por desconocimiento. Me refiero a los que lo desprecian, no a los que simplemente no les gusta.
      Carlos Zanón es muy bueno, de lo mejor que hay en España en este género, pero yo no le compararía con Jim Thompson, no por nada relacionado con el mérito o demérito, sino porque no les veo la similitud.
      Si no has leído "El asesino dentro de mí" ahí tienes otro personaje alucinante.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Como le decia a David Rubio, en su Tintero de Oro, solo he leido una novela de Jim Thompson, "El asesino dentro de mí" y parece como si a este autor le gustaran los individuos "extraños", o de comportamientos anómalos cuando no contradictorios. En la novela a la que me refiero es Lou Ford, el ayudante del Sheriff, quien no anda muy fino de la cabeza. Aquí tenemos a otro representante de la ley, que, por una parte, necesita que alguien le diga cómo proceder, es indolente, sin opinion ni criterio, y por otra sabe qué hacer en cada momento y cómo hacerlo, tiene convicciones y las cosas muy claras. Un tipo bastante contradictorio.
    Si "El asesino dentro de mí" me gustó, "1280 almas" también podría gustarme, pero se me antoja una historia un tanto repetitiva en el fondo y eso que ambas novelas se llevan más de 10 años.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leí "El asesino dentro de mí" y me pareció fabulosa, pero al ser "1280 almas" la primera del autor que conocí, la sorpresa fue con ella. Cuando llegué a Lou Ford ya iba preparada.
      Yo creo que "1280 almas" es más completa, el personaje y la trama son más sutiles, pero es cuestión de gustos. Ambas novelas son fantásticas.
      A Nick Corey lo vamos descubriendo poco a poco y es toda una aventura adentrarse en su turbia cabeza. Te lo recomiendo sin dudar.

      Eliminar
  3. Hola, Rosa:
    a Thompson no lo he leído, vamos ni lo conocía pero sí a Hammett y Chandler y me gustaron mucho los dos así que este me lo llevo apuntado para cumplir con la santísima trinidad. Gracias por el descubrimiento.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si Hammett y Chandler te gustan, Thompson te gustará igualmente. Pienso que en algunas cosas los supera (aunque tampoco los he leído mucho), por ejemplo en personajes peculiares.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Elegir entre estos tres es imposible. Como siempre has hecho una reseña espectacular, y David tiene un meritazo, siempre acierta.
    Muy feliz martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David nos pone ante retos ineludibles y de lo más acertado.
      Sí, son tres autores que, cada uno en su papel, no tienen desperdicio. Debería frecuentarlos más.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Qué bien has hilado la reseña Rosa y que bueno poder reactivarla a través del concurso de David. Ya para empezar me ha encantado la portada que eligió RBA para su publicación. Y me ha convencido esa indeterminación en el tiempo que ayuda a que la crítica implícita en el libro pueda ser aplicada de manera universal en el tiempo. También, como curiosidad añadida, me ha sorprendido el relativo pequeño tamaño de esta gran obra.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una obra muy extensa, pero lo que le falta en extensión lo suple con intensidad. La verdad es que refrescar esta obra y esta reseña con el concurso de David es una oportunidad difícilmente desdeñable.
      ¿No haces tú la reseña de la película? Yo estoy tratando de hacerme con ella. Aunque es algo inspirado muy libremente, puede estar bien ese "Coup de torchon".
      Un beso.

      Eliminar
    2. Me hubiera gustado hacer la crítica pero estoy con mil cosas en los otros medios en los que escribo. Es una buena película en mi opinión. Otro beso!

      Eliminar
  6. Hola, Rosa. Pues resulta que hemos coincidido en la reseña de hoy ;) Yo no conocía la novela ni al autor y me ha sorprendido muchísimo. Una historia muy impactante, entre el humor y la desesperanza y un personaje incalificable pero muy potente. La verdad es que me ha gustado mucho leerla. Una reseña excelente, la tuya. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he visto tu reseña, pero ahora mismo me paso. Es una novela impactante, la verdad, y en los tiempos en que fue escrita, todo un riesgo. Ahora estamos acostumbrados a protagonistas de todos los pelajes, y aún así, nos sorprende. A mediados e los sesenta tuvo que ser un puñetazo virtual en toda regla.
      Me voy a leer tu reseña.
      Un beso.

      Eliminar
  7. ¡Hola, Rosa! Has diseccionado con precisión de cirujano literario las claves de esta lectura imprescindible. Descubrí a Thompson no hace mucho. De hecho, estas 1280 Almas fue la primera novela que le leí, hará poco más de cuatro años. Quedé hipnotizado, hacía ya mucho que no sentía esas mariposas que uno siente cuando comienza a leer una novela y siente que está leyendo algo nuevo, único. Desde entonces, han caído otras diez más de Thompson al que, afortunadamente, están volviendo a recuperar su obra en España.
    Es una novela en la que Thompson cumple la máxima de que solo hay una trama: nada es lo que parece. Corey lo representa a la perfección. Un narrador nada confiable que de entrada nos inspira compasión para evolucionar después a ese personaje de una complejidad tan grande como en definitiva es la propia vida. Todos los personajes de esta novela tienen un solo propósito: sobrevivir. El bien y el mal puede coincidir o no con ese propósito.
    Hoy día, y eso me resulta muy preocupante, tengo serias dudas de que alguna editorial se atreviera a publicarla. En sus líneas lo políticamente correcto no tiene cabida. Porque la propia vida no lo es, porque todos tenemos instintos y sentimientos que escondemos en nuestras relaciones sociales.
    Diálogos brillantes, una creación de personajes tremenda y... un sentido de humor negro que a mi me resulta delicioso.
    Critica social sin papanatismo ni tics moralistas. Aquí os dejo lo que hay, sacad las conclusiones vosotros mismos, creo que algo así nos diría Thompson a los lectores. Demostrando que cree en que somos hasta inteligentes.
    Maravillosa reseña, Rosa. Un lujo para la edición de este mes del concurso. Un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hace cuatro años casi exactos que lo descubrí yo también con esta novela. Yo solo he leído después "El asesino dentro de mí". ¡Jo, diez novelas más! ya eres un experto en Jim Thompson. Yo tengo en lista "La sangre de los King" y "La huida". A ver si los voy sacando del baúl.
      Es muy inquietante pensar en toda la obra artística que hoy no tendría posibilidades de salir adelante por culpa de ese papanatismo de los políticamente correcto. Tantas canciones, películas, novelas... Lo analizas y llegas a la conclusión de que estamos en un mundo carente de esa libertad que tanto se pregona.
      Eso que comentas es de lo que más pareció en los autores, creo que lo he comentado muchas veces. Que me respeten y me presupongan inteligente, capaz de imaginar lo que omiten, capaz de sacar conclusiones por mí misma. hay autores que te lo cuentan todo varias veces por si te olvidas y te explican la moraleja y el mensaje de sus escritos. No lo soporto. Jim Thompson tiene todos los ingredientes para ser un genio.
      Un beso y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  8. ¡Hola Rosa! Pues fíjate que me he quedado sin saber bien qué pensar de este personaje (parece fascinante). Por una parte pareced ser un hombre sin criterios propios, que nunca sabe qué pensar de las cosas, al que le cuesta tomar decisiones por sí mismo, me parecía por lo que contabas de esos (hoy en día hay muchas personas con ese perfil) que se creen todo lo que dicen los demás a pies juntillas , ignorante máximo, sin contrastar, siguiendo lo que dicen la mayoría de los que le rodean. Pero luego sí que parece ser capaz de hacer reflexiones interesantes (aunque imagino que algunas desafortunadas) y que además es astuto e inteligente (curioso eso de que sea un psicópata con sentimientos, ¿también con empatía?
    Interesante lectura
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para captar toda la grandeza y la miseria del personaje hay que leer el libro. Todas las contradicciones que manifiesta creo que vienen de la ironía, una ironía muy sutil que hace que Nick Corey adopte distintas apariencias a lo largo de la novela, aunque más que distintas apariencias es una evolución en la que se va mostrando cada vez con un grado mayor de profundidad para que lo vayamos descubriendo poco a poco.
      Finalmente esconde mucho más de lo que en principio podría parecer. Para lo bueno y para lo malo. Te recomiendo esta novela.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Creo que llegué al libro a través de tu reseña, hace ya tiempo y tiendo a confundir las cosas, con todo, es uno de esos libros que puedes recomendar sin miedo. Ganas me dan de un relectura, la definición que hace de su padre es aplicable a muchas personas y también me estremece. Viene muy bien revisitar voces tan lúcidas en estos tiempos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace ya cuatro años, Gerardo. Ya llovió. Y nevó algo también.
      Es de las historias de las que el núcleo central a mí se me ha quedado grabadas a fuego. Los detalles los he olvidado, pero el espíritu lo conservo entero. Uno de los personajes más alucinantes que he visto en mi vida lectora.
      Una obra maestra y todo un clásico.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Ha sido una gran revelación también descubrir la genialidad narrativa de Tim Thompson y como te sucede a ti, estimada Rosa, con el personaje de Nick Corey, me parece también uno de los personajes más impresionantes.
    Cierto también, que no solo se puede hablar de este escritor, pues también están incluidos: Chandler y Hammett como parte de esa "Santísima Trinidad" de incuestionable raíz americana, ya que si nos referimos a la literatura anglosajona de este estilo hay que definirla como novela policiaca o detectivesca.
    Otra característica de la impresionante personalidad de Nick Corey y que me sirvió bastante para crear mi participación en El Tintero, es su capacidad extraordinaria para el enredo, sabe como pocos manipular la mente de sus "víctimas" por ese natural instinto de supervivencia que demuestra a lo largo de la novela.
    Me ha encantado recuperar el recuerdo tan extraordinario que me dejó este verano la lectura de tan estupendo libro que recomiendo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El personaje de Nick Corey, su evolución, su capacidad para manipular y poner el mundo a su favor es todo un prodigio en la literatura.
      Dicen que Thompson es el tercero de la Trinidad, pero ninguno de los otros dos, al menos la novela de cada uno que he leído, me ha impresionado tanto y me ha dejado un poso tan profundo. Creo que es recomendable sin ningún miedo a equivocarse como dice Gerardo.
      Un beso.

      Eliminar
  11. Estoy en la misma línea que los compañeros para los que Jim Thompson ha sido toda una revelación. No hay nada como salir fuera de las zonas de confort para emprender nuevos caminos, tanto en lectura como en narrativa.
    Muchísimas gracias Rosa, por esta completísima reseña, ahora iré a por la de Marta, y con esto nos vamos a hacer casi expertos gracias a vuestra ayuda. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí es un libro que entra plenamente en mi zona de confort. No voy a negar que igual un poco madoquista sí que soy. Pero siempre me han gustado los libros que duelen.
      Disfrutarás con la reseña de Marta. Es más corta, pero, sin irse tanto por las ramas como yo, es muy certera.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Un clásico del género imprescindible, sus personajes son fantásticos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mejor del autor, esos personajes deleznables, pero con una visión de las cosas tan acertada y despiadada.
      Un beso.

      Eliminar
  13. ¡Hola, Rosa! Me encanta llegar a tu blog y siempre encontrar lecturas tan interesantes como este libro. Me llevo apuntado 1280 almas, ya que no lo he leído y por los comentarios, sé que me estoy perdiendo de algo bueno. Que tengas un lindo día. ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no conoces el libro ni al autor sí que te estás perdiendo algo bueno, algo que yo te recomiendo sin dudar. Seguro que lo disfrutas mucho y hasta te ríes porque el sentido del humor de Thompson es muy particular, pero divertido al fin y al cabo.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Sobre esa trinidad que mencionas no sabría definirme porque soy una inculta de la novela negra, pero creo que esta novela me la apunto, dada la "relevancia" que tiene entre este mundillo bloguero en el que me muevo y porque tu reseña me anima mucho, aunque no sé yo si esa indefinición sobre el lugar y el tiempo no me incomodará algo, que yo soy muy estrecha de miras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa indefinición no incomoda. Una se imagina un sitio del sur de Estados Unidos y una época que puede ser la de publicación de la novela, años sesenta. Es cuando empiezas a reflexionar sobre el libro, cuando ves que en realidad nada de eso se sabe de cierto.
      Yo creo que te va a gustar porque el humor que tiene, seguro que conecta bien contigo y además, tienes que tener ganas de sacudirte la curiosidad que por El tintero de oro se va transmitiendo.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Hola Rosa. He de confesar que no he leído "1280 almas", pero entre tú, Marta y David me habéis "obligado" a porner la obra de Thompson en la lista de lectura obligada. No sé qué pesar de Nick. Aparentemente no tiene criterio propio, dejándose llevar por la marea siempre que lo lleve a su cómodo y bien pagado trabajo, pero luego hace una reflexiones tremendas, pensamientos que, como bien comentas, pueden aplicarse a cualquier período y lugar, pues la Historia no es más que la continua reiteración de los fallos pasados.
    Muchas gracias por esta reseña. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues para no haber leído la novela, el personaje de tu relato te ha quedado con mucho aire a Nick Corey, aunque él delegue lo más sangriento en otros.
      Te recomiendo que leas "1280 almas", porque es la única forma de hacerse con el personaje, que creo que te encantará.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Hola Rosa, yo he leído a los tres autores aunque más a Hammett la verdad, pero también debo reconocer que últimamente los tengo un poco olvidados, me apunto esta novela de la que hablas que no he leído y veré de retomar a este autor. Besinos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Casualmente yo al que más he leído es a Thompson pues he leído dos novelas frente a una de Hammett y otra de Chandler.
      Si no has leído "1280 almas", te la recomiendo. Para mí es una genialidad total.
      Un beso.

      Eliminar
  17. Me la leí en tres días para poder participar con cierto criterio en el concurso propuesto por David. Mira que estoy acostumbrado a leer novela negra, pero esta me sorprendió por su crudeza argumental y por el personaje que es lo más parecido a un patán, pero uno con una inteligencia e ideas muy claras. Sus únicos problemas parecen radicar en como sobrevivir en un entorno cainita. Y ya lo creo que lo logra, a base de violencia contundente.
    Buena reseña del libro, pero que te voy a decir, si todas las que haces son de calidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Francisco. la verdad es que es una novela sorprendente. Por mucha novela negra que hayas leído, y yo también frecuento el género de continuo, es de las que te dejan sobrecogida y es que un personaje como el que aquí nos presenta Jim Thompson es para dejar perplejo a cualquiera. En su época tuvo que ser todo un escándalo. Y muy arriesgado.
      Un beso.

      Eliminar
  18. Uff, qué personaje más fascinante, Nick, lo has descrito de un modo muy atrayente. Esa dualidad, pusilánime de cara a los demás y malvado, frío, calculador, inteligente incluso empático, hacen del personaje una joyita para el lector... Y qué difícil es crear un protagonista como éste, al alcance de portentos como J. Thompson, Hammett, Chandler y unos pocos más maestros del género negro ( aunque ellos podrían crear literatura de lo que les de la gana).
    Beso, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Son autores que se dedicaron a la novela negra, pero si lo hubieran hecho a cualquier otro género hubieran brillado de igual manera, porque si algo les caracteriza es su profundo conocimiento del alama humana y eso se deja ver en cualquier cosa que se escriba. Eso es lo que le permite a Thompson crear un personaje tan complejo y con tantos matices.
      Un beso.

      Eliminar
  19. Hola Rosa!! Me lo llevo bien anotado este título, podría estar muy bien y gracias por el descubrimiento. ¡Fantástica reseña! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que te gusta. Una gran novela negra. Todo un clásico que seguro que te gustará.
      Un beso.

      Eliminar
  20. Recuerdo la reseña de cuándo la publicaste en su día y tengo la novela en mente. Me atrae mucho el personaje de Nick. Espero no dispersarme en 2021 con otras lecturas y poder conocerlo.
    Suerte en el concurso.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un personaje alucinante. Autor y novela son muy buenos. Yo creo que a cualquier amante de la literatura, aunque no sea especialmente aficionado a lo negro, le tiene que gustar porque su calidad está por encima de los géneros.
      Ojalá te animes y pueda saber tu opinión.
      Un beso.

      Eliminar
  21. Pues habiendo disfrutado ya de las letras de Hammett y Raymond, tengo que agradecer a David el haber puesto en la palestra al para mi desconocido Jim. Con la tríada al completo este género ya no será el mismo para mí.

    He disfrutado de esta entretenida reseña, que con unos acertadas pinceladas del contenido de la novela bosqueja y abre el apetito por lo que se intuye a través de ellas.

    Muchas gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además, Jim Thompson es el complemento perfecto porque sus novelas, al menos las dos que yo he leído, son muy distintas y sus personajes protagonistas nada tienen que ver con Marlowe o Spade.
      Para los entendidos el tercer miembro de la Santísima Trinidad varía, Hammett y Chandler son fijos, pero yo creo que Thompson es un dignísimo miembro del grupo.
      me alegro de que mi entrada te haya abierto el apetito para degustar a este autor.
      Un beso.

      Eliminar
  22. Pues si es el referente de luna de los tipos de novela más difindidos (la novela negra), o uno de los tres, estamos hablando en mayúsculas. Aún no lo leí, Rosa, pero lo tengo ya para empezar. No me suele gustar la novela negra, aunque puede que haya sido por una serie de sucesivas malas experiencias. Con todo lo que he leído de este autor seguro que doy con la horma de mi zapato para con la novela negra.
    Por cierto, una reseña con mayúsculas también. Ha hecho sino potenciar las ganas que ya tenía de devorar a este autor.
    Un abrazo, Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras. Creo que disfrutarás mucho con este autor porque sus personajes son muy particulares, se los va descubriendo poco a poco y nunca dejan de sorprender.
      Yo soy una gran defensora y degustadora de novela negra, policíaca, de suspense y demás. Así como el terror y la fantasía no me atraen demasiado, lo negro y policial me encanta y con este autor estamos, como bien dices, hablando con mayúsculas. Lo que pasa es que son géneros que se han puesto de moda y se escribe mucha morralla aprovechando el tirón, pero hay también cosas geniales.
      Espero que disfrutes de Jim Thompson tanto como yo al menos.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Lo más visto en el blog este mes

"La edad de la ira" Fernando J. López

"La buena letra" Rafael Chirbes

"Vengo de ese miedo" Miguel Ángel Oeste

Tres eran tres 20

"El lugar" y "El acontecimiento" Annie Ernaux

"Los Effinger" Gabriele Tergit

"Pura pasión" Annie Ernaux

"La trenza" Laetitia Colombani

"Los Caín" Enrique Llamas

"Babysitter" Joyce Carol Oates