"Marya" Joyce Carol Oates

Mirad esa imagen y ahora leed esta sinopsis de la editorial en la contraportada del libro:

«Durante la infancia de Marya, en una noche siniestra y desapacible, su padre muere en una pelea y la madre huye con sus tres hijos...
[...] Con esta estructura casi mitológica, Joyce Carol Oates nos introduce en su particular universo de una América poblada de monstruos, muertos vivientes y asesinos, repugnantes pobladores de un país desatinado, histérico y obsesionado por la sangre y el crimen, enfermo de superstición y rechazo».

Compré el libro hace cinco años y esos son los que lleva en mi estantería de pendientes. Para comprarlo me bastó ver quién era la autora, cuando lo tuve en casa leí esa sinopsis y me enfrié un poco. ¿Muertos vivientes? ¿Monstruos? Será una de esas novelas un tanto góticas, un tanto distópicas y de terror que tiene la autora y que no son mis favoritas. Y ahí quedó. Pero ahora he decidido ponerme al día con lo que tengo por casa de Joyce Carol Oates y le ha tocado a esta novela. Tras leerla, de verdad que pienso que en la sinopsis y en la portada se han confundido de libro. Tan solo la primera frase se corresponde con la realidad, por lo demás es la historia de una mujer desde su infancia, una historia ambientada a partir de mediados de los cincuenta y hasta los ochenta del pasado siglo. Una historia sencilla de esas que nos regala la literatura estadounidense, de esas que tan magistralmente nos cuenta Joyce Carol Oates.

«Era una noche poblada de retazos de sueños y voces de extraños; la lluvia repiqueteaba sobre el cercano techado de tela asfáltica. Antes de despertar por completo, Marya vislumbró a través de sus trémulos párpados la vacilante silueta de su madre en el umbral. Oía un murmullo ronco, sin palabras, sólo sonidos irreconocibles. La voz entrecortada de su madre, enfadada y casi llorando, tosiendo. Durante gran parte de la noche, Marya había oído voces y pasos en el exterior de la casa, el ruido del motor de varios coches, las puertas de éstos al cerrarse, el chirrido de las ruedas en la gravilla. Esperaba oír a su padre alzar la voz: a menudo gritaba si alguien, al hacer marcha atrás en el tortuoso camino, corría el riesgo de caer en la profunda zanja que había junto a la carretera. Pero no había oído a su padre, sino a su madre en su lugar».

Así, con retazos de sueños y recuerdos y escenas reales nos cuenta Marya cómo transcurrió la noche en que desapareció su padre y toda su vida cambió. Su padre había muerto esa noche, no está muy claro cómo, una paliza tal vez, una pelea. Marya nos cuenta cómo van andando bajo la lluvia hasta la granja de los Kurelik. Ella y el pequeño Davy caminando y el bebé en brazos de la madre. Jerry Kurelik los llevará a los cuatro hasta Shaheen Falls donde estaba el cuerpo del padre que la madre debería reconocer. A partir de entonces la madre siempre diría «Le han dado una buena paliza, ¿verdad? [...] Mierda, ni yo misma lo habría re conocido».

Tampoco lo reconoció Marya a quien su madre obligó a entrar con ella a pesar de que tan solo tenía ocho años. Nada le hubiera podido contar a Davy si le hubiera preguntado, cosa que no hizo. Hay niños que desde muy pequeños saben que no deben preguntar, que muchas preguntas nunca van a tener respuesta y de otras es mejor no conocerla. Pero en este caso Marya no habría podido contar nada «Había visto un hombre que debía estar desnudo, cubierto con una tosca tela blanca que colgaba más de un lado que de otro. Pero no había tenido tiempo de verle la cara porque tenía los ojos empañados; o tal vez porque no tenía la cara reconocible. Tenía la piel hinchada y descolorida y le pasaba algo raro en el ojo izquierdo, además tenía un corte profundo en la mejilla y la mandíbula parecía estar fuera de su sitio, porque la boca quedaba abierta... A Marya le recordó un conejo desollado que un día su padre dejó caer sobre el fregadero de la cocina; también le hizo pensar en el róbalo que los chicos pescaron en el riachuelo y que se retorcía mientras lo lanzaban contra el suelo y le daban patadas».

En realidad Marya no nos cuenta nada directamente. Nos lo cuenta un narrador en tercera persona, pero que  siempre adopta el punto de vista de Marya. El primer capítulo deja claras partes del presente y del pasado. El resto lo puede suponer el lector, imaginar o incluso inventar. No importa. No importa lo que lleva a una madre a desaparecer tras dejar a sus tres hijos en casa de su tío paterno para que se críen junto a sus primos Lee y Alice. A Davy, de unos tres años, y a Joey, un bebé, puede que el abandono y el encaje en casa de los tíos Everard y Wilma no les cause un mayor trastorno. Poco sabremos de ellos, pero lo que sí sabemos es que a Marya esa desaparición, ese abandono, le marca la vida. No importan las causas de la madre para su claudicación como tal, pero veremos las consecuencias en la vida de su hija. Desde las conversaciones oídas en la infancia y raramente entendidas, todo para Marya ha sido desconcierto y dolor. «Fueron años de miradas furtivas que se cruzaban sobre la cabeza de Marya, de misteriosas alusiones e insinuaciones. A veces se hacía referencia a un "problema" o a "la mala suerte", palabras embarazosas que se desvanecían en el silencio. [...] Era algo relacionado con su madre: su madre, denominada simplemente «Vera» o, de tanto en tanto (en ocasiones que Marya escuchaba cosas que se suponía que no debía oír) la llamaban "esa zorra" o bien "esa zorra de Sanjek"».

Marya irá creciendo y siempre se sentirá extraña. Sin familia propia, se siente anexada a una familia en la que nunca ha encontrado su encaje ideal; una familia a la que quiere, pero en la que se extraña. Se propondrá salir adelante y salir de Innisfail y de su parte más pobre en la carretera del Canal, al igual que la muerte de su padre y el abandono de su madre la habían sacado de una chabola miserable en Shaheen Falls, y lo conseguirá y terminará viviendo en poblaciones con universidades más o menos prestigiosas porque triunfará en sus estudios a partir de la beca que consigue para la universidad; triunfará en su trabajo: profesora ayudante, profesora titular, traductora en conferencias y congresos literarios. No así en su vida privada. No tiene éxito con los novios y amantes, tampoco con las amigas. La veremos con varias relaciones a lo largo de su vida, pero ninguna terminará de materializarse en algo duradero. Se convertirá en una mujer fuerte que siempre seguirá un consejo de su madre que no ha podido olvidar. «En cuanto empiezas a llorar, les había advertido su madre, no puedes parar. Marya nunca había podido comprobarla veracidad de esta tajante afirmación porque nunca se había permitido empezar».

Y es que siempre sentirá sobre ella la sombra de su madre y de su ausencia. Siempre, en determinados momentos de su vida, volverá la vista hacia el recuerdo de su madre sobre la que no puede dejar de preguntarse una y otra vez. «[...] tendría cincuenta y tres o cincuenta y cuatro años. Si todavía vivía. Hacía veintiocho años que no se veían»

Joyce Carol Oates

Esta es otra de esas novelas de la autora que me ha cautivado. También dice la contraportada del libro que «es una novela de marcado carácter autobiográfico». No lo sé, pero visto lo visto, y por lo que he podido averiguar de la vida de la autora, mucho me temo que la similitud se deba tan solo al hecho de haber estudiado con beca en la universidad y de haber trabajado como profesora en Princeton. Hay editoriales que con tal de vender... 

Las otras novelas que he leído de la autora son (con enlace las que aparecen en el blog):

"Puro fuego".
"A media luz".
"Las hermanas Zinn".
"La hija del sepulturero".
"Ave del paraíso".
"Una hermosa doncella".
"Mamá".
"Bellefleur".
"Un jardín de placeres terrenales".
"Hermana mía, mi amor".

Título del libro: Marya
Autora: Joyce Carol Oates
Nacionalidad: Estados Unidos
Título original: Marya. A life
Traducción: Carmen Francí Ventosa
Editorial: Versal
Año de publicación: 1988
Año de publicación original: 1986
Nº de páginas: 368


Comentarios

  1. Pues otra que me apunto, Rosa. Ya te dije el otro día que tengo a esta autora muy pendiente pero quiero ponerme con ella. Me encanta lo que cuentas de esta historia, las heridas familiares, el dolor de la ausencia... y sé que me va a gustar. Qué curiosa también esa sinopsis de la editorial, engañosa y yo creo que perjudicial, también a mí me habría echado para atras así de entrada. En fin... Besos y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dejes pasar a la autora. Creo que luego te pesará no haberla leído antes. Es fabulosa y todas sus historias tienen algo que engancha aunque sean duras. Hasta esas novelas un poco góticas o de terror, me terminan enganchando. La pena es que más de la mitad de su obra está sin traducir, pero con la que hay traducida hay para toda una vida. A mí aún me queda muchísimo.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Hola, Rosa.
    Después de leer El legado de Maude Donegal - El hijo superviviente, esta sin ninguna duda me la apunto. Me da la sensación que la autora crea a sus personajes con una soledad y necesidad afectiva que de alguna manera dan ganas de abrazar a sus protagonistas, de comprenderlos.
    Un beso, y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los personajes y situaciones que crea Joyce Carol Oates no tienen desperdicio. Si lees Un libro de mártires americanos, te encontrarás con una historia dura, muy compleja, en la que la autora no llega a tomar partido y te muestra hasta el más pequeño matiz, y me refiero al tema de las clínicas que practican abortos en Estados Unidos y sus peleas con los antiabortistas. . En realidad, da lo mismo, cualquier novela de la autora está muy por encima de la media en cuanto a calidad.
      Veo que te animaste con El legado de Maude Donegal/El hijo superviviente y veo que te gustó porque repites con la autora. Esas dos novelas son muy buenas y, sin embargo, las tiene mucho mejores.
      Un beso.

      Eliminar
    2. Te haré caso, Rosa, aunque 800 páginas me han asustado un poquito, pero confió plenamente en tu criterio, :) Me lo reservaré para las vacaciones.
      Un beso.

      Eliminar
    3. Para mí las mejores novelas de la autora son las más extensas, aunque las cortas también me gustan mucho.

      Eliminar
  3. Mira que me da rabia lo de las sinopsis que, o bien te desvelan trama-spoiler o bien te cuenta milongas que luego no son reales (lo del carácter autobiográfico seguro que es otra milonga para atraer a los lectores). A mí no me habría echado para atras leer lo de los muertos vivientes, jeje, pero es verdad que leer esa sinopsis me hablar dejado también algo fría. Me alegra comprobar que al final es una novela de las más típicas suyas, con los temas que más abundan en sus novelas que se disfrutan tanto por venir de quien vienen. Si te soy sincera, esta en particular no la conocía, puede que acabe leyéndola, antes creo que me pondré con la que te comenté el otro día
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela que me ha recordado a algunas otras que cuentan historias de estudiantes de instituto o de universidad, o profesores. Es la vida de una mujer que ha sufrido pérdidas y abandono. Vamos que nada de muertos vivientes ni asesinos sanguinarios ni... Una novela muy de Joyce Carol Oates que te recomiendo.
      Yo conocí la novela porque la vi en Amazon y la compré en el acto y en papel porque no estaba en Kindle. No debe ser fácil de encontrar en librerías convencionales.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Aunque parece una novela dura que tien que serlo, por la situación tiene algo que a pesar de todo ello me atrae, y la verdad de la autora creo que una que una vez, recomendaste pero ya no recuerdo cual y la leí, por tanto a esta la pongo en la lista de pendientes.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una autora que recomiendo muchas veces porque me gusta mucho y ha venido al blog en numerosas ocasiones. Te animo a que la conozcas.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Hola Rosa!! Es una autora que llevo mucho queriendo leer, así que me alegro que te haya gustado este título suyo. Tomo buena nota de tu experiencia lectora. ¡Estupenda reseña y gracias por tu recomendación! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues anímate y léela. No te vas a arrepentir. Tanto sus novelas largas como las más cortas son todas muy buenas.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Pues desde luego no es para nada la obra que esperas al leer la sinopsis. Tomo buena nota, que me has dejado con ganas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las editoriales a veces cuesta entenderlo a no ser que se haga por motivos plenamente comerciales. Imagino que por ahí irá la cosa. Pero nunca había visto algo tan llamativo como el caso de este libro.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Pues sí que se lució le editorial a la hora de incluir una sinopsis que nada tiene que ver con la historia que se narra en esta novela. Se debieron confundir con otra. Vete tú a saber si en una novela de muertos vivientes se imprimió una sinopsis sobre la historia de Marya, je,je, una historia, por otra parte, muy dura, como la vida que su protagonista tuvo que soportar hasta la edad adulta. El pasado, sobre todo cuando es disícil de asimilar por un niño, marca toda su vida y moldea su carácter según pueda y sepa sobreponerse a la desdicha de su infancia. Me gusta esta historia, la encuentro muy "humana".
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que no hay tal confusión de libro. hay detalles claros que muestran que el libro al que se refieren es Marya, pero le han dodo un toque que no sé a quién quiere atrapar y decepcionar, porque si te atrapa la sinopsis, menudo chasco después.
      La historia es muy humana, como todas las que nos cuenta Joyce Carol Oates, porque ella siempre está poniendo el foco en problemas y circunstancias que rodean al ser humano y que resultan problemáticas moralmente. Lo que nunca hace es juzgar y eso me encanta.
      Un beso.

      Eliminar
  8. La novela me encanta. Rosa, pero no había visto esta edición ¡La necesito! Seré muy muy muy desgraciada si no la tengo ¡Cuánto sufro! 😅😅😅

    Buena reseña.
    Besos 💋💋💋

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco sé si hay ediciones más modernas. Esta la descubrí en Amazon y no dudé en comprarla. La autora es de las de no dejar pasar. Te la recomiendo.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Pues ya te comenté recientemente lo que me ocurre con esta autora así que no me voy a repetir. Bien anotadas tengo las recomendaciones que me hiciste y ahora voy a añadir esta.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tan solo te diré que te animes con la autora. Estoy casi segura de que te gustará.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Es una pena lo de algunas sinopsis. Bueno, en realidad más que tristeza provoca enfado, porque quien espera encontrarse lo que la sinopsis promete se lleva un chasco y quien rechaza la novela por buscar otra cosa, como fue tu caso, corre el riesgo de perderse una lectura que podría gustarle mucho, como finalmente ha resultado ser.
    Por lo poco que conozco de la vida de la autora, tampoco la veo yo una novela muy autobiográfica, pero sí una novela muy en la línea a lo que me tiene acostumbrada Oates, así que seguro que me gusta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una novela que recuerda a otras que he leído como La vida de las mujeres de Munro y o Stoner de Williams, sencilla pero contundente y siempre con el toque especial de la autora. Y Además es una novela de las más desconocidas de Joyce Carol Oates. Nada más lejos de lo que la sinopsis promete (o con lo que amenaza, depende)
      Un beso.

      Eliminar
  11. Buenos días, Rosa:
    Desde que vi en redes que habías publicado esta reseña estaba deseando poder pasar por aquí a leerte y comentar. Primeramente, debo decir que la novela me parece muy interesante, pese a que los norteamericanos nos ofrecen muchas historias parecidas, con personajes enfrentados a problemáticas de este tipo. Quizá a eso se referían los editores con lo de "monstruos"...vetú a saber :) Pero, desde mi punto de vista, el matiz que siempre aporta Oates a sus obras es único. Por eso sus novelas resultan siempre tan originales y distintas. Está claro que me la llevo, ya que conocer toda la narrativa de esta autora es como abrir la puerta al imaginario literario norteamericano.

    Un abrazo y enhorabuena por la reseña!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que la literatura estadounidense ofrece novelas de este tipo. Como le digo a Lorena, está me ha recordado a otras leídas y a alguna canadiense, pero siempre es un placer leerlas porque son sinceras, sin pretensiones y siempre muestran vidas normales, pero con toda la riqueza de esas vidas.
      Como di es la autora siempre aporta su propia visión y con cualquier historia es capaz de hacer una novela de gran calidad. Es lo que vuelve a hacer con Marya que espero que disfrutes tanto como yo.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Pues nada, mi lista sigue creciendo y mi tiempo menguando.
    Gracias por una reseña tan detallada y completa, es un gusto pasarse por aquí.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti. Espero que te guste el libro. Es una autora que siempre recomiendo.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Hola, Rosa. A veces pasa con las sinopsis de las películas o de las series que lees algo que cuando terminas de verlas te dices que quien escribió las líneas de resumen o no vio la peli o no se enteró de nada. Hay veces que toman las dos primeras frases y las dejan ahí como si eso lo resumiera todo. Otras te dices que no han visto ni el comienzo. Pero con los libros eso me ha pasado menos aunque algunas editoriales pecan de desvelar demasiado lo que hay dentro y cargarse la intriga.
    Yo pienso que esas tareas se las encargan al becario de turno que no tiene idea de lo que está haciendo porque si no no se explica.
    Ayer leí un artículo que hablaba de que era imposible llegar virgen a ninguna lectura, que de una forma u otra siempre teníamos pistas del contenido. Sé que hay quien se niega de plano a leer las sinopsis y la verdad es que algunas o te destripan el libro o te dan una idea equivocada de lo que hay dentro, pero luego también está el hecho de que cada cual tiene su propia experiencia cuando lee y que la misma lectura no dice lo mismo a todo el mundo. Eso siempre me ha fascinado. Será que leemos cargando con la mochila de nuestras propias experiencias a cuestas, o que nuestras ideas influyen en nuestra percepciones o que los cerebros funcionan de diferente manera.
    A mí siempre me llama la atención alguna gente que comenta sus lecturas y que no tienen nada que ver con las propias. Y ese tipo de obras que provocan reacciones opuestas a lectores diferentes son, para mí, las que inequívovamente valen más la pena.
    Puede que algunas de estas cosas hayan sucedido con el resumen de este libro, ni idea, porque no lo he leído como tampoco he leído a la autora, a pesar de verla apuntada en las reseñas de un montón de blogueras. Caerá algún día seguro porque por lo que aquí me has mostrado creo que vale bastante la pena.
    Un beso.

    PD: A mí me gusta más leer la primera página de los libros para saber si me gustará leerlos o no. El resto se trata de ir descubriéndolo con nuestra propia lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando me regalan un libro o cuando me llama la atención alguno en la librería, nunca voy a la contraportada o a las solapas. Lo primero que hago es leer el primer párrafo.
      A mí también me resulta fascinante que cada lector haga una lectura diferente de la misma novela y leer reseñas muy diferentes. Incluso yo misma, ante dos lecturas de una misma obra con varios años entre ambas, hago muy diferentes interpretaciones. eso es normal, pero es que de verdad, la sinopsis de este libro da idea de una novela de terror. Te juro que no hay ni monstruos ni muertos vivientes ni asesinos ni repugnantes pobladores ni, por supuesto, un país desatinado, histérico y obsesionado por la sangre y el crimen. No falta la crítica al país, pero desde luego la cosa no va por ahí.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Hola.
    Oates es una narradora genial. Dura, porque sus historias lo son, no se anda con paños calientes pero crea unas atmósferas y unos personajes que dejan huella. Tengo pendientes unos cuantos suyos pero este se suma a la lista, aún queda hueco.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Joyce Carol Oates siempre hay hueco. Yo también tengo varios pendientes, y eso contando solo de los que tiene traducidos y conozco, porque tiene obra para estar leyendo años. Si le dieran el Nobel, la traducirían más.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Me pregunto quién hace las sinopsis y diseña las portadas de las novelas cuando aparecen casos como este. A mí también me ha pasado alguna vez y llego a la conclusión que los responsables no se han leído el libro, pero, por lo que se ve, nadie del entorno editorial tampoco porque si no alguno daría la voz de alarma.
    O puede que ocurre como con los titulares de prensa que, para llamar la atención, se inventan el título con algo que nada tiene que ver con la noticia/historia.
    Compruebo que esta autora no te defrauda, a pesar de los diseñadores gráficos de portadas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más bien me ha defraudado la editorial. Bueno, tampoco, porque no la conocía así es que expectativas no había para defraudar. Yo creo que lo hacen para atraer lectores. Hoy día no creo que sea necesario porque Joyce Carol Oates se vende sola, pero en 1988 no era así y tal vez se les ocurrió eso para vender su libro.
      Las estrategias de marketing, de todas formas, son siempre sorprendentes por lo que pueden llagar a hacer.
      Un beso.

      Eliminar

Publicar un comentario

Con tus comentarios reflexionamos, debatimos y aprendemos más.

Lo más visto en el blog este mes

"El año del pensamiento mágico" "Noches azules" Joan Didion

"Sinántropos" Carlos Bassas del Rey

"La mujer en la ventana". A. J. Finn.

"Vera" Elizabeth von Arnim

"El halcón maltés" Dashiell Hammett

Tres eran tres 17

Dos cuentos de Edgar Allan Poe

"El sueño del árbol" Sara Mañero

"El secreto de Maximilian" Alicia Lakatos

"Lágrimas en la lluvia" Rosa Montero